elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: BCV

Seis aspectos clave sobre el nuevo convenio cambiario por Víctor Salmerón – ProDaVinci – 9 de Septiembre 2018

bolivares-dolares-418x220.jpg
El gobierno ha establecido nuevas reglas para la compra y venta de dólares mediante la publicación en Gaceta Oficial Extraordinaria 6.405 del Convenio Cambiario Número Uno. El texto afirma que “se restablece la libre convertibilidad de la moneda en todo el territorio nacional, por lo que cesan las restricciones sobre las operaciones cambiarias”.

Para llevar esto a la práctica el Banco Central regulará y administrará el nuevo Sistema de Mercado Cambiario, donde las empresas y los particulares del sector privado comprarán y venderán dólares “sin restricción alguna”, permitiendo que el precio de la moneda estadounidense fluctúe libremente “de acuerdo con la oferta y la demanda”.

Al final de cada jornada el Banco Central publicará el tipo de cambio de cierre de acuerdo al promedio ponderado de las distintas transacciones. Este tipo de cambio “será el de referencia de mercado” y “aplicará para todas aquellas operaciones de liquidación de monedas extranjeras del sector público y privado”.

Quienes deseen vender divisas por cantidades iguales o inferiores a 8.500 euros por medio de efectivo, transferencias, encomiendas electrónicas o cheques de viajeros podrán hacerlo mediante las entidades financieras del país y las casas de cambio a un precio que será 1% superior al establecido el día anterior por el Banco Central.

Aun está por verse cómo operará el sistema en la práctica y es posible que el Banco Central publique resoluciones que complementen las normas y aclaren una serie de aspectos que permanecen en una zona gris. Entre las áreas que suscitan controversia destacan cinco aspectos fundamentales.

Libre convertibilidad

Si bien el convenio cambiario señala textualmente que se asume “la libre convertibilidad de la moneda” y se declara “el cese de las restricciones cambiarias”, José Ignacio Hernández, abogado y profesor de la Universidad Central de Venezuela, indica que se mantiene el control.

“No hay libre convertibilidad porque esto supone el derecho de los particulares a intercambiar divisas directamente en los términos y condiciones que pacten libremente y en este caso tienes que pasar por el filtro de un sistema regulado por el Banco Central y a la tasa de referencia que éste indique. ¿Si no te vendo mis divisas por el sistema regulado me van a penalizar? Si la respuesta es sí entonces no es el fin del control de cambio, solo hay una flexibilización”, dice José Ignacio Hernández.

Explica que el gobierno derogó la Ley de Ilícitos Cambiarios, pero con instrumentos como el Código Penal, la Ley contra la Delincuencia Organizada, la Ley del Banco Central de Venezuela y la Ley de instituciones Bancarias cuenta con suficientes instrumentos para sancionar.

Al momento de anunciar el nuevo sistema, el ministro de Finanzas, Simón Zerpa, alertó a quienes compran y venden dólares al margen del mercado oficial: “Aquellas personas o empresas que decidan seguir alimentando el mercado criminal están trabajando en la sombra y con un gran riesgo financiero y legal”.

Miguel Mónaco, director del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Católica Andrés Bello, coincide en que no puede hablarse de libre convertibilidad y solo de una flexibilización del control que permite “a quienes quieran vender dólares hacerlo al precio que deseen a través del mecanismo oficial”.

Cómo operará el nuevo sistema

El nuevo convenio cambiario incluye la derogación de todos los anteriores, incluyendo el 39 que daba piso legal a las subastas del Dicom y en sus artículos 11 y 18 explica cómo se llevará a cabo la compra y venta de dólares mediante el sistema que pondrá en marcha el Banco Central.

Básicamente indica que el mecanismo operará “sin que los participantes conozcan las cotizaciones de oferta y demanda durante el proceso de cotización y cruce de las transacciones”. Luego, al “cierre de cada acto”, el sistema cruzará “las cotizaciones   de   oferta   con   las   mejores   cotizaciones   de   demanda”.

Además, precisa que “el diferencial en bolívares entre las cotizaciones de oferta y demanda registradas en el Sistema de Mercado Cambiario y las cruzadas en el mismo, quedará en beneficio del Sistema”.

Miguel Mónaco resume que “se trata de una cita a ciegas. Cuando ofertas tus dólares lo haces sin saber el precio al que el resto cotiza los suyos, solo tienes como referencia el tipo de cambio que estableció el Banco Central el día anterior. Por ejemplo, puede que ofertes tus dólares a 100 bolívares sin saber que hay otros ofertando a 130”.

“En el lado de la demanda tampoco se maneja la información, solo existe la referencia del día anterior. Entonces, lo que hace el sistema es que, por ejemplo, hace un cruce donde alguien demanda dólares a 150 con el que está vendiendo a 130 y los 20 bolívares de diferencia se los queda el Banco Central”, agrega Miguel Mónaco.

Desde su punto de vista “este diseño es todo lo contrario a lo que persigue un mercado centralizado; aquí nadie sabe lo que está haciendo el otro, la información está en manos del que centraliza las transacciones y el precio de referencia es el precio ponderado de las operaciones. Diría que no es descartable que se propicie el uso de información privilegiada”.

La oferta

En Venezuela 96 de cada 100 dólares provienen de las ventas de petróleo y las divisas ingresan a la caja del gobierno. Como en principio el nuevo mercado cambiario está diseñado para que solo las empresas privadas y los particulares participen, es previsible que habrá una muy baja oferta de dólares y una elevada demanda porque continuamente el gobierno crea nuevos bolívares para cubrir gastos como el reciente aumento de salario.

Una muestra de la sequía de divisas es que entre el 22 de agosto y el 7 de septiembre a través de las subastas del Dicom las empresas y los particulares solo pudieron comprar 4,3 millones de dólares.

Si bien el Banco Central tiene la potestad de participar en el mercado y vender dólares provenientes de las exportaciones petroleras, aún en este escenario el tanque de divisas es bastante limitado. La cantidad de barriles que Venezuela extrae diariamente es 42% menos que en julio de 2015 y se encuentra en niveles similares a 1950.

Al mismo tiempo, las reservas líquidas que tiene disponible el Banco Central de Venezuela, es decir, los dólares en efectivo que puede emplear para ofertar en el mercado cambiario de forma inmediata, se ubican en mínimos históricos y no superan los mil millones de dólares.

La flotación

El nuevo convenio señala que “el tipo de cambio que ha de regir para la compra y venta de monedas extranjeras fluctuará libremente de acuerdo con la oferta y la demanda de las personas naturales o jurídicas”, algo que en las condiciones actuales tendría consecuencias importantes.

En un entorno de alta demanda por la creación de bolívares y poca oferta de divisas, el precio del dólar tendería a aumentar. Omar Zambrano, quien se ha desempeñado como economista principal del Banco Interamericano de Desarrollo en distintos países de Latinoamérica, explica que “va a haber más bolívares en la economía porque el gobierno va a crear dinero en cantidades muy importantes para cubrir gastos. Este aumento de la liquidez elevará la demanda de dólares y si dejas que el tipo de cambio flote, como dice el nuevo convenio cambiario, se va a ir a las nubes”.

Inmediatamente agrega que “como no hay suficientes reservas para incrementar la oferta de divisas y defender la estabilidad del tipo de cambio no quedará más opción que asumir algún tipo de restricción”.

Tamara Herrera, directora de la firma Síntesis Financiera, indica que “a la luz de lo que hemos visto en el Dicom (donde el precio del dólar prácticamente no ha variado) corremos el riesgo de que tengamos un tipo de cambio administrado”.

José Guerra, exgerente de investigación económica del Banco Central y miembro de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional, alerta que “si el Banco Central no deja que la oferta y la demanda actúen y manipula el tipo de cambio, rápidamente quedará en evidencia que no es una cotización de mercado y seguirán las transacciones en el sistema no oficial”.

El control de precios

Una inconsistencia importante es que el gobierno desea mantener los “precios acordados” de 33 productos básicos mientras en teoría permitirá la libre fluctuación del tipo de cambio. José Guerra resume que “si el tipo de cambio es flotante los precios también tienen que ser flotantes”.

No obstante, el presidente de la República, Nicolás Maduro, adelantó el viernes 7 de septiembre que está preparando un ejército de 350 mil brigadistas para que el “13, 14, 15 de septiembre nos vayamos a recorrer todos los barrios a determinar las prioridades de esta nueva etapa y acompañar al pueblo en la lucha por el respeto a los precios acordados, a los precios justos”.

Operaciones con títulos en dólares

El nuevo convenio cambiario abre la posibilidad de que a través del mercado bursátil se vendan en bolívares títulos en divisas de empresas privadas nacionales o extranjeras.

“Las  sociedades  de  corretaje  de  valores  y  las  casas  de  bolsa,  regidas  por  el  Decreto  con  Rango,  Valor  y  Fuerza  de  Ley  de  Mercado de Valores, así como a la Bolsa Pública de Valores Bicentenaria, podrán  realizar  operaciones  de  negociación,  en  moneda  nacional,  de  títulos  emitidos  o  por  emitirse  en  moneda  extranjera  por  cualquier  ente  privado,  nacional  o  extranjero,  que  tengan  cotización  en  mercados  regulados y que sean de oferta pública”, dice el texto legal en su artículo 25.

Agrega que “tales operaciones sólo podrán realizarse a través de la Bolsa de Valores que sean autorizadas al efecto por la Superintendencia Nacional de Valores (Sunaval), y comprenderán   cualquier tipo de transacción autorizada en la normativa a ser dictada por dicho organismo supervisor”.

Miguel Mónaco señala que “como se indica que la Sunaval tiene que dar su autorización, por ejemplo, acciones listadas en la Bolsa de Nueva York no podrían emplearse salvo que la Bolsa de Nueva York venga a inscribirse o que la Sunaval la autorice de manera general, además está pendiente la normativa al respecto”.

Gaceta Oficial Nuevo Convenio Cambiario – 7 de Septiembre 2018

BCV y Ministerio de Finanzas anuncian nuevo convenio cambiario – ProDaVinci – 7 de Septiembre 2018

En la tarde del viernes 7 de septiembre, el Presidente del Banco Central, Calixto Ortega y el Ministro del Poder Popular para Economía y Finanzas, Simón Zerpa, hicieron anuncios referentes a un nuevo sistema cambiario.

Al desarrollar el nuevo convenio cambiario, Zerpa explicó que el mismo “elimina todos los convenios anteriores” y señaló sus objetivos específicos:

1.- Establece la libre convertibilidad de la moneda en todo el territorio nacional.

2.- El Banco Central de Venezuela centralizará la compra y venta de divisas producto de la exportación de las empresas públicas nacionales.

3.- Las empresas exportadoras del sector privado mantienen la proporción 80-20 (ochenta por ciento de las divisas generadas por la exportación queda en la empresa que exporta mientras el 20 por ciento tiene que ser pagado de forma eficiente al Banco Central de Venezuela).

4.- La tasa oficial es el resultado del promedio ponderado de todas las operaciones realizadas.

Zerpa resaltó que hay “elementos adicionales”. Sobre el cambio de divisas “al menudeo”, sostuvo:

“Las transacciones al menudeo que estaban siendo reservadas exclusivamente para las casas de cambio ahora pasan también para la banca pública y la banca privada nacional. Todo el sector financiero permitirá a toda la población venezolana vender y comprar divisas (…) para atender sus necesidades personales”.

Sobre la nueva normativa de los títulos valores, dijo:

“Estamos autorizando en este nuevo convenio cambiario la negociación en bolívares de títulos valores emitidos en moneda extranjera por las empresas privadas nacionales”.

El Ministro del Poder Popular para Economía y Finanzas informó que las empresas podrán recurrir a la Superintendencia Nacional de Valores para conocer cómo estructurar estos mecanismos.

Zerpa invitó a empresas y personas naturales a abrir cuentas en moneda extranjera en la banca pública o privada, destacando que las divisas deben ser transadas desde Venezuela. Afirmó así mismo que la apertura de cuentas y manejo de divisas cumplirán con las normas que rigen el control de legitimación de capitales y financiamiento de terrorismo nacional e internacional.

El ministro cerró los anuncios refiriendo que se darán herramientas adicionales al sector privado nacional. Mencionó que habrá espacio para la recepción de la inversión extranjera, condiciones especiales para la exportación, al igual que la posibilidad de iniciar financiamiento en moneda extranjera. Mencionó que igualmente las divisas generadas por el sector turismo tendrían un régimen especial 80-20.

En la alocución no hubo ninguna referencia al Petro.

11587.jpg

El gobierno de Maduro desfalca el oro venezolano para financiar su régimen por Gabriela Ponte – ABC -3 de Septiembre 2018

 

Las mafias llamadas «sindicatos» son las encargadas de la extracción del metal precioso y de su venta en países como Dubai por miles de dólares

Cuando Venezuela atraviesa su peor crisis económica y humanitaria, los venezolanos se ven obligados a partir de hoy, por mandato de Nicolás Maduro, a ahorrar en oro comprando lingotes al Banco Central de Venezuela. Esta nueva medida tiene más sombras que luces, cuando se tiene en cuenta que el Gobierno chavista es el mayor cómplice del fraude para desfalcar el oro venezolano, según ha podido conocer ABC.

Es prácticamente imposible calcular la cantidad de oro que existe en el Arco Minero de Venezuela. Sin embargo, se infiere que hay más de 8.000 toneladas que representa aproximadamente 243.000 millones de euros, sin contar las reservas de coltán, bauxita, cobre y diamante que también reposan en el lugar.

Estos yacimientos abarcan el 12% del territorio venezolano, es decir, son mayor a la superficie de Portugal, y podrían ser el arma que utiliza el régimen para financiarse. Las mafias criminales llamadas «sindicatos» que operan en la región son los responsables de la extracción del metal precioso y la venta en el exterior en países como Dubai por miles de dólares.

«Cada vez llegan más personas a trabajar como mineros en Bolívar (estado al sur del país), es impresionante como han crecido los asentamientos cercanos a Upata y Tumeremo (dos localidades a pie de las minas) a raíz de la explotación ilegal de oro», dice Juan Sebastián dueño de una panadería en Puerto Ordaz, que además asegura que con la crisis económica hay quienes emigran al exterior y otros a Bolívar. A pesar de que no se tienen cifras oficiales, se cree que hay 40.000 personas involucradas en el fraude.

Un gobierno paralelo

En Venezuela, la ley reserva al Estado las actividades de exploración y explotación del oro y demás minerales, por lo que cualquier actividad de minería sin el consentimiento del Gobierno es ilegal. Pese a la existencia de la norma, los «sindicatos» -con la total connivencia del régimen chavista– están al mando de la zona y han instalado una especie de gobierno paralelo con sus propias reglas.

Miguel Martínez, nombre ficticio para proteger su identidad, es un intermediario en la larga cadena de mando de este negocio ilegal. «Los jefes tienen laboratorios donde se analiza el oro por la ley (su pureza), lo funden en hornos y hacen lingotes de medio kilo o un kilo. Después se lo llevan en avionetas privadas hasta Aruba donde lo certifican y lo venden en el exterior por miles de dólares», relata a este diario.

El oro más puro se rige por la ley 999, es decir que tiene 99,9% de pureza. Según el intermediario, el oro de mina varía entre la ley 990 o 984 ya que tiene otros minerales. También explica que para analizarlo cuentan con unas pistolas portátiles adquiridas en Estados Unidos que identifican las impurezas y otras aleaciones preciosas. Cada pistola de estas tiene un valor aproximado de 25.000 dólares, en un país donde el sueldo mínimo de sus ciudadanos acaba de aumentar de 1,5 a 30 dólares. Martínez asegura que la «movida» es para Dubai porque es donde mejor pagan el oro venezolano disfrazado como arubano. «Producir un lingote puede costar alrededor de 20.000 dólares y se venden por 30.000 al mejor postor», explica. La ley venezolana dice que el Gobierno tiene una participación no menor del55% en las actividades mineras mixtas, pero Martínez apunta que para dejarlos trabajar les piden hasta el 70% de lo que extraen.

Los «sindicatos» y funcionarios del Gobierno venezolano han corrompido a los indígenas (alrededor de 16 etnias conviven en el territorio) para descubrir nuevas «bullas», en el argot minero una veta de oro. El negocio se está extendiendo y todos quieren obtener beneficios, por lo que los conflictos han aumentado en la zona entre bandas armadas, militares venezolanos y el grupo guerrillero colombiano ELN.

«La cúpula militar y el Gobierno están comprometidos con la acción extractivista del oro. Las FARC y el ELN custodian las minas con el aval del régimen», asegura Américo de Grazia, diputado de la Asamblea Nacional por el estado Bolívar, que califica como «explotación de sangre» a la actividad minera porque detrás de ese oro hay decenas de masacres.

La primera que se conoció fue en 2006 en Alto Paragua en Bolívar y desde ahí no han parado. La última hace diez días que dejó seis indígenas muertos y más de 10 desaparecidos en la ciudad de Manipa en el mismo estado. Pero, la que estremeció al país fue la «masacre de Tumeremo» en 2016 cuando al menos 17 mineros fueron asesinados y no se ofreció información oficial al respecto.

Después del suceso, Maduro decretó el Arco Minero como «zona militar especial» y movilizó a más de mil militares de la Fuerza Armada Nacional para restablecer el orden. Ahora forman parte del negocio de la corrupción y cobran «la vacuna» (pago ilícito) para que los mineros puedan realizar con completa normalidad sus operaciones.

Grama, la nueva moneda

Los expertos han alertado del ecocidio que ha suscitado la explotación imprudente del metal sin un estudio de impacto ambiental. También han reportado la contaminación de los ríos y la deforestación en una región que concentra la mayor cantidad de parques nacionales protegidos.

Nada de eso importa. Diariamente armados con picos, palas y cinceles, hombres y mujeres desbordan los camiones hacia las minas en un trabajo que es duro y peligroso. Pero el alza en el precio del oro hace que valga la pena tanto sacrificio. «El oro ya se convirtió en la moneda oficial de Bolívar, la llaman grama por gramo, si quieres comprar un pollo son 5 gramas», comenta Américo de Grazia. Según el diputado, las personas andan con las pistolas portátiles en el bolsillo para verificar si es oro o candado molido. «No hay engaños», sentenció.

 

Así encontró Maduro la economía en 2013 y así la hundió en sólo 5 años por Daniel Gómez – AlNavio – 20 de Agosto 2018

Lo dicen los economistas: hay aciertos en el plan con el que el presidente Nicolás Maduro pretende recuperar la economía de Venezuela. Pero al igual que reseñan los aciertos, también advierten los errores. Y el más grave no tiene que ver con lo económico, sino con la credibilidad. Con la escasa confianza que transmite el hombre que encabezó el colapso venezolano y que defiende el germen de esta crisis: el chavismo. Los indicadores macroeconómicos hablan por sí solos.

Maduro provocó el éxodo de más de dos millones de venezolanos / Foto: Presidencia
Maduro provocó el éxodo de más de dos millones de venezolanos / Foto: Presidencia
Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, asegura que ya tiene “la fórmula” para lograr “el equilibro revaluador de los salarios y conseguir el equilibrio justo de los precios y los bienes y servicios del país”. Eso dijo el viernes en un anuncio televisado en Facebook.

Las líneas maestras de “la fórmula” tienen que ver con la reconversión monetaria que entrará en vigor este martes: el anclaje de la economía al misterioso petro y el desorbitado aumento del salario mínimo -60%- que pretende iniciar en septiembre.

Muchos analistas reconocen que hay aciertos en “la fórmula”. Como la admisión del dólar negro, la fijación a un solo tipo de cambio y los compromisos del Gobierno para cumplir con los objetivos fiscales y de déficit.

Pero al igual que reseñan los aciertos, también advierten los errores. Y el más grave de todos no es de índole económica. Sino que tiene que ver con una cuestión de confianza. Y es que nadie confía en el hombre de “la fórmula”.

El hombre que, tras un lustro en el gobierno, llevó la economía nacional hacia el colapso, devaluó el bolívar a niveles históricos, elevó el desempleo hacia niveles récord (21% en 2017 según el Banco Mundial) y provocó que 2,3 millones de venezolanos se hayan marchado del país desde 2016 hasta ahora, según cálculos de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU.

Pero es que aquí no termina la cosa. El gobierno de Maduro es incapaz de producir petróleo en la nación con más reservas de hidrocarburos de la historia. De hecho, ha convertido a Petróleos de Venezuela (PDVSA), antaño una de las petroleras más poderosas del mundo, en una corporación ineficiente e irrelevante.

Y no es que el problema sea sólo Maduro. Es un problema de modelo. De la revolución socialista que inició el expresidente Hugo Chávez en 1999. Ese fue el germen de todos los males que atraviesa hoy Venezuela. El declive económico y monetario empezó con su gobierno. Y los indicadores macroeconómicos así lo demuestran.

El periplo de Hugo Chávez (1999-2013)

El rentismo petrolero fue la política económica de Maduro / Foto: PDVSA

Economía

El 2 de febrero de 1999, Chávez llegó al poder y no se despegó de él hasta que murió: el 5 de marzo de 2013.

En ese lapso, el Producto Interior Bruto (PIB) creció a ritmo de 2,9% anual. El aumento se explica gracias al boom petrolero de 2004. Ese año el PIB registró una subida de 18%. Los años posteriores, mientras los precios del petróleo continuaban al alza, las tasas de crecimiento rondaron el 10%.

Pese a todo, Chávez no logró superar el buen ritmo de la década anterior. Y es que entre 1990 y 1998, la economía venezolana creció 3,4% anual, según datos del Banco Mundial.

Inflación

Los tiempos jugaron a favor de Chávez. Desde que llegó a la Presidencia, los precios del petróleo no pararon de subir. En 1998, un barril de petróleo costaba 12 dólares. En 2004 ya estaba por 36 dólares. En 2008 se situó en 94 dólares. El máximo histórico llegó en 2012, con 107 dólares.

Los altos precios del crudo, que generaron excedentes de divisas, permitieron cubrir las necesidades de la población con importaciones. Con base en la renta petrolera, Chávez diseñó la política monetaria. Con esta, la inflación bajó 22% en promedio hasta 2013, según cifras del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Reservas internacionales del Banco Central

La primera década de Chávez trajo consigo una cifra récord. Las reservas internacionales del Banco Central de Venezuela (BCV) totalizaron 42.299 millones de dólares, según publicó el propio BCV.

Esto era gracias al excedente petrolero que mantenía a flote la economía nacional. El excedente que pagaba las importaciones de productos para Venezuela. Y el que comenzó a deteriorarse a partir de 2009 hasta alcanzar 28.887 millones de dólares en 2013.

Producción petrolera

Mientras Chávez organizaba la economía alrededor del petróleo, de las reservas de crudo más grandes del mundo, de la Faja Petrolífera del Orinoco, el mandatario tomó las riendas de una PDVSA que producía 3,7 millones de barriles diarios en 1998. Una PDVSA considerada una de las más grandes petroleras a nivel mundial.

Después de que el chavismo se hizo con la empresa, esa PDVSA rebajó la producción hasta 2,6 millones de barriles al día una década después. Y produciendo 2,5 millones diarios la recibió Maduro en 2013.

El colapso de Maduro (2013-2018)

Maduro no pudo controlar el modelo rentista de Chávez / Foto: PDVSA

Economía

Con Maduro, Venezuela sufrió un colapso cocinado a fuego lento en el periodo de Chávez. Colapso no es una simple palabra. Es un término económico que define a un país que acumula tres años de recesión.

Desde que Maduro llegó al poder en 2013, la economía siempre ha estado en rojo. El acumulado hasta 2017 totalizó -36,7% del PIB. Para 2018, este dato puede ser incluso peor. La última estimación del FMI habla de una contracción de 15% para este año, por lo que el mandato de Maduro podría traducirse en un colapso de -51,7%.

Si bien los tiempos jugaron a favor de Chávez, a Maduro le vinieron en contra. Los altos precios de las materias primas comenzaron a caer en 2013.

Inflación

Maduro pagó las consecuencias del rentismo petrolero de Chávez. Con la caída del precio del petróleo en 2013, Venezuela no podía cubrir las necesidades de la población. Ahí comenzó la debacle de los precios, la devaluación de la moneda hasta cifras récord en América Latina. Según el FMI, la inflación venezolana en 2018 aumentará 1.000.000%.

Reservas internacionales del Banco Central

En 2013, las reservas internacionales de Venezuela fueron de 21.478 millones de dólares. En junio de 2018, según datos del BCV, estas totalizaron 8.870 millones de dólares. Es el nivel más bajo de las reservas desde junio de 1994. Entonces se ubicaron en 8.861 millones de dólares, según la firma financiera Rendivalores.

Producción petrolera

Al menos en la PDVSA de Chávez hubo directivos que sabían de petróleo. Es el caso de Rafael Ramírez, quien regentó la estatal entre 2004 y 2014, acompañado de ingenieros y geólogos petroleros. Ahora al frente de la estatal está el general Manuel Quevedo, quien, de la mano de militares y jóvenes revolucionarios, ha llevado la producción a mínimos históricos.

Con Quevedo, designado presidente de PDVSA en noviembre de 2017, la producción no ha parado de caer. 1,8 millones de barriles de petróleo al día se generaron el año de su nombramiento. En junio de 2018 admitió que la producción era de 1,3 millones de barriles diarios. Y los expertos señalan que, a finales de este año, apenas alcanzará el millón.

Fuentes citadas por Francisco Monaldi, profesor e investigador del Instituto Baker de Políticas Públicas de la Universidad de Rice en Houston, apuntan incluso que esta se situará en 600.000 barriles diarios de petróleo en 2018. Eso dijeron en un reciente artículo publicado en Prodavinci.

El plan económico de Maduro

Maduro, el hombre que personificó el colapso económico de Venezuela, ahora quiere cambiar las cosas. Y dice que tiene “la fórmula”. Y reconoce, sin decirlo abiertamente, el fracaso de algunas de sus políticas.

Admite incluso el mercado paralelo del dólar, dado que establece como cambio único el dólar en 6.000.000 de bolívares. Un cambio parecido al que circula por webs como Dolar Today, demonizadas y cuestionadas por Maduro.

Este último detalle es, según el economista venezolano Ricardo Hausmann, profesor de la Universidad de Harvard, otra muestra más del fracaso del chavismo en Venezuela. Y lo prueba con datos en un reciente tuit.

“Cuando Chávez llegó al poder, el dólar estaba a 0,547 bolívares fuertes (547 bolívares de los viejos). Cuando Maduro llegó estaba a 26 bolívares fuertes: 48 veces más caro. Ahora Maduro lo devaluó a 6.000.000: 231.000 veces más caro que como lo encontró y 11.000.000 de veces más caro que cuando llegó Chávez”, comenta.

Ricardo Hausmann@ricardo_hausman

Cuando Chavez llegó al poder, el $ estaba a 0.547 BsF (547 de los viejos). Cuando Maduro llegó estaba a 26 BsF: 48 veces más caro. Ahora Maduro devaluó a 6.000.000, 231.000 veces mas caro que como lo encontró y 11.000.000 de veces más caro q cuando llegó Chávez.

Ricardo Hausmann@ricardo_hausman

Hoy le quitan al bolivar 5 ceros. El gobierno dice que harán falta BS 60 para tener 1$. El dia que Maduro tomó el poder el $ estaba en 26. El 11/9/2013 llegó a 60. El $ ha subido 230.770 veces en su gobierno. Mas de los 5 ceros que le quitan hoy. Los últimos 3 ceros en 1 año.

De acuerdo al nuevo paquete económico de Maduro, para tener un dólar hacen falta 60 bolívares soberanos. Con esta moneda -que tiene cinco ceros menos que el bolívar y que comenzará a circular el martes- el presidente pretende detener la inflación.

En este sentido, Maduro afirmó que el tipo de cambio del bolívar soberano se anclará al precio internacional del petróleo. Lo que ocurre es que el vehículo sobre el que se sustenta el anclaje es el petro, la criptomoneda venezolana, de la cual se desconocen transacciones y cuya confianza internacional está en entredicho.

Otro de los compromisos de Maduro es la “total disciplina fiscal”, así como lograr un déficit cero. Aquí entran en juego algunos interrogantes de los que advirtió en Twitter Luis Vicente León, presidente de la consultora financiera Datanálisis.

“Aunque es una propuesta interesante, resulta inverosímil, pues representaría pulverizar una quinta parte del PIB”, apuntó.

El aumento del salario mínimo

Por otro lado, León advierte que el compromiso fiscal de Maduro entra en conflicto con otra de las medidas: subir el salario mínimo 60%. Dicho de otra manera: que cada trabajador cobre, a partir del 1 de septiembre, 1.800 bolívares soberanos. Eso dijo el presidente.

“El aumento del salario mínimo en miles por ciento es realmente el anuncio más contradictorio con su objetivo de disciplina fiscal y lo hace muy difícil de consolidar. Si añadimos que el aumento de la gasolina se ha postergado, no se entiende cómo cerrará la brecha en breve”, explica León.

Ocurre que el incremento del sueldo mínimo costaría al Gobierno 4.000 millones de dólares, según cálculos del economista de la Academia de Ciencias Económicas y SocialesLeonardo Vera, reseñados por el portal venezolano Efecto Cocuyo.

León: “El aumento del salario mínimo es realmente el anuncio más contradictorio de Maduro con su objetivo de disciplina”

Esta medida trae consigo otra derivada. La asfixia patrimonial de las multinacionales que operan en el país. Si ya hacen peripecias para pagar salarios con una inflación desorbitada, con este nuevo ajuste lo tendrán aún más complicado.

“El brutal aumento compulsivo de los salarios anunciado por Maduro lo que hará es quebrar empresas, agravar la ya dramática situación laboral, azuzar la hiperinflación y depauperar aún más a la población”, comentó en Twitter el economista venezolano Pedro Palma, profesor emérito del Instituto de Estudios Superiores de Administración (IESA).

Otra contradicción de Maduro la explicó en un artículo de ALnavío el periodista Pedro Benítez. “Luego de prometer eliminar el déficit fiscal y la emisión de dinero inorgánico, [Maduro] aprueba aumentar los impuestos sobre una economía que cada vez produce menos y a la que cada vez le cuesta más producir, incluso petróleo”.

Esto es: el Impuesto al Valor Agregado (IVA) pasa de 10% a 16% para bienes suntuarios sin especificar cuáles. También se cambia la periodicidad de la recaudación de quincenal a semanal, se establecen anticipos al Impuesto Sobre la Renta (ISLR) de 1% y 2% mensual y un Impuesto para Transacciones Financieras hasta 2% para contribuyentes especiales.

Lo que no dijo Maduro

Las medidas del presidente, si bien no resultan adecuadas para detener la inflación (de acuerdo con la opinión de los economistas), sí suponen un avance en la retórica del Gobierno.

Por un lado, Maduro admite que han sido irresponsables en materia fiscal. Que el dólar negro era una realidad en Venezuela. Y que el mercado es importante para determinar la estabilidad monetaria de un país.

No obstante, hay cosas que Maduro no dijo y que preocupan. Lo reseña el economista José Manuel Rotondaroen un artículo en KonZapata. Por un lado, extrañó el anuncio de un paquete de ayuda internacional para que el BCV pueda sostener el bolívar soberano. También se echó en falta medidas concretas sobre cómo reducir el déficit público, cómo anclar el petro y cómo determinar la tasa de interés (Leer más: Lea estos puntos que el paquetazo de Maduro dejó en el aire).

No obstante, lo que más preocupó a Rotondaro fue la falta de confianza que hay en Maduro. “La falta de credibilidad de este gobierno es el principal obstáculo para cualquier plan de recuperación económica”.

En otro artículo en KonZapata, este analista habló del plan B de Maduro si “la fórmula” fracasa. Rotondaro advierte que son especulaciones. Predicciones basadas en el historial del gobierno “ortodoxo marxista”. De ahí que la opción sea un mayor control a los flujos de dinero y a las empresas, una vuelta al control cambiario y una asignación de bienes y servicios. Como si de una nueva Cuba se tratara.

La opinión de los empresarios en Venezuela

Vudú economía por José Toro Hardy – El Estimulo – 21 de Agosto 2018

Unknown-1Para enfrentar la crisis Maduro descubre una “fórmula mágica” que “por primera vez se está haciendo en la historia económica del mundo”. Se trata de medidas aisladas, incoherentes, reñidas con la ciencia económica y a veces inconstitucionales.

El síntoma más grave es la hiperinflación. Se origina en la práctica inconstitucional de exigirle al Banco Central que financie el gasto público. El organismo emite, vía digital, cantidades inimaginables de dinero que solo existen en la red. La Liquidez Monetaria en Poder del Público supera ya los 4 Billardos (10^15) de Bolívares Fuertes, causa fundamental del desenfrenado aumento en los precios.

En lugar de enfrentar el problema, el régimen recurre al maquillaje de quitarle 5 ceros y cambiarle el nombre a Bolívar Soberano. Mientras no se elimine el déficit fiscal y no se le devuelva la autonomía al BCV para que no siga financiando el gasto público, la hiperinflación seguirá campeando por sus fueros.

El presidente promete eliminar el déficit fiscal, pero acto seguido ofrece un discriminatorio “Bono de Reconversión Monetaria” de 60 millones de Bs F, supuestamente a 10 millones de portadores del Carnet de la Patria y, además, aumenta el salario mínimo a 180 millones de bolívares que la Administración no puede cubrir sin recurrir a un tsunami de Bs Soberanos emitidos por el BCV. Para colmo le ofrece a las empresas privadas que si ellos no pueden pagar el aumento el gobierno los ayudará.

Y advierte: “No voy a aceptar que aumenten los precios porque aumentaron los salarios”. Pregunto ingenuamente: ¿Y cómo van a pagar el aumento de salarios si no aumentan los precios?

Muchas empresas cerrarán sin siquiera liquidar a sus trabajadores, ya que, como la liquidación se hace en base al último salario, las reservas para prestaciones no alcanzarán.

Anuncia también el nuevo Bolívar Soberano “anclado” al Petro. Pero a su vez vincula el Petro al valor de las reservas de hidrocarburos. Tanto el art. 12 de la Constitución como el 3 de la Ley Orgánica de Hidrocarburos establecen que las reservas de hidrocarburos en el subsuelo son “imprescriptibles e inalienables”. No pueden usarse como garantía, a pesar de la payasada de traspasarle al BCV un campo de la Faja del Orinoco.

Hay países que anclan sus monedas a otra más sólida como el Dólar o Euro. Pero el Petro -que ha sido sancionado por EEUU y declarado ilegal por la AN- no es un “ancla”, es un yunque atado al cuello del Bolívar Soberano. No logra aceptación, entre otras cosas, porque su valor depende de dos temas: escasez y confianza. Nada impide que el régimen haga emisiones ilimitadas de Petros, tal como lo hizo con el Bolívar Fuerte. Un instrumento emitido por un gobierno que ni remotamente entiende el tema de la disciplina fiscal es incapaz de inspirar confianza.

Las medidas anunciadas por el Ejecutivo, materializaron una mega devaluación. José Guerra declaró: “pocas monedas se han depreciado tanto en el universo como este bolívar moribundo … en un día de Bs 240.000 a Bs 6.000.000”.

Al aceptar ese tipo de cambio el gobierno, aunque lo niegue, reconoció que el mercado paralelo no dependía de Dolar Today sino de sus enormes emisiones de dinero “inorgánico” para financiar el gasto socialista.
Me temo que el Bolívar Soberano sufrirá la misma suerte. Su anclaje es una ficción. Antes de un año habrá que quitarle muchos ceros más.

Y está el tema de la gasolina. Es inaceptable que mientras exoneran del pago del ISLR a PDVSA y a las empresas mixtas, pretendan cargarle a los venezolanos un aumento de 70.000 veces al precio de la gasolina. ¡Claro que hay que aumentarla, pero no así! Y además, una vez más, la discriminación que viola el Art. 21 de la Constitución al otorgarle un subsidio a quienes tengan Carnet de la Patria.

Para rematar está el aumento del IVA del 12 al 16% aplicable a consumidores depauperados y adelantos semanales de ISLR a empresas sin utilidades.

La tormenta perfecta. El resultado final de las medidas será un ejército de desempleados, estimado en más de 3,3 millones de trabajadores, y una hiperinflación que ya estaba en fase de aceleración pero que ahora se elevará a niveles que la razón se resiste a comprender.

Reconversion Monetaria – Banco Central Venezuela – Agosto 2018

Carta abierta al IV Congreso del PSUV por Santiago Arconada – 29 de Julio 2018

apo3-logo“O nosotros somos mentirosos o ustedes cómplices “

Ciudadanos y ciudadanas participantes en el IV Congreso del PSUV:

Para quienes creemos que el desfalco al patrimonio público realizado entre el 2013 y el 2018 constituye un elemento estructural de la actual situación venezolana, esto es, que Venezuela no se explica si no se incorpora el hecho de que en cinco años, desde el aparato del gobierno bajo la responsabilidad del presidente Nicolás Maduro Moros, desaparecieron recursos en divisas por un monto que siendo todavía objeto de controversia, dada la imposibilidad de acceder a la información oficial, tiene la magnitud como para haber dejado a adecos y copeyanos de la cuarta República reducidos a la condición de niños de pecho, a insignificantes aprendices de los verdaderos grandes ligas de la corrupción que exhibieron sus dotes en el último lustro, dejando al país en el estado de desgracia en el que hoy se encuentra y, lo que es peor, imposibilitando las rutas hacia la recuperación primero moral y después económica de la nación. Este desfalco sin precedentes en la historia republicana fuerza a definiciones obligatorias. ¿Qué posición se asume? ¿Qué actitud se toma?

La disyuntiva que le da título a esta carta abierta no es una tontería. Le queremos decir al IV Congreso del PSUV que estamos en conocimiento de que él, el PSUV, como partido, como dirección política de una organización nacional de millones de militantes, está en conocimiento desde el 14 de febrero de 2013, faltando 19 días para el fallecimiento del Presidente Hugo Chávez Frías, de la piñata de dólares preferenciales que se estaba llevando a cabo en CENCOEX, siguiendo la inercia de la extinta CADIVI. El ponente de esa información, dada a la instancia reconocida como Dirección Nacional del PSUV, fue Jorge Giordani, el superministro de la planificación económica y las finanzas del presidente Hugo Chávez Frías, y para ese histórico momento, fuente oficial, en tanto que ministro esencial de la Economía. Es desde esa fecha que el PSUV no puede alegar ignorancia. Es desde esa fecha que cualquier ciudadano o ciudadana podría acusar a la Dirección Nacional del PSUV de complicidad. El que sabe de un robo y no lo denuncia es cómplice de silencio.

Pocos meses después, Edmée Betancourt, recién nombrada Presidenta del Banco Central de Venezuela por el Presidente Nicolás Maduro, arranca su gestión denunciando la entrega irregular de 22.5000 millones de dólares a empresas de maletín. Edmée Betancurt es públicamente reconvenida en duros términos por el Presidente Maduro y depuesta de su cargo de Presidenta del BCV. Encubiertos los recipiendarios de los 22.500 millones de dólares, a Edmée Betancourt nadie la llamó mentirosa. Nadie dijo que lo que había denunciado era mentira.

Un año después, en junio de 2014, la carta de Jorge Giordani (“Testimonio y responsabilidad ante la historia”) estremece a la opinión pública en tanto en cuanto profundiza y confirma lo denunciado un año antes por Edmée Betancourt. Hay una verdadera piñata de millones de dólares en la entrega de divisas preferenciales para importaciones. Las descalificaciones contra Jorge Giordani, uno de los poquísimos a quienes Chávez llamaba “maestro”, corrieron a cargo del propio Presidente Maduro, del entonces diputado Presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello y del entonces alcalde del Municipio Libertador, Jorge Rodríguez. Le dijeron de todo menos mentiroso y corrupto.

Después, en el 2015, apareció el llamado bachaqueo, la comercialización masiva de alimentos y productos de primera necesidad, aseo y limpieza, tanto en toneladas de productos mercadeados, como en los centenares de miles de personas, hombres y mujeres, involucradas en esa práctica. Se tiene la convicción de que el bachaqueo manó de la red de Abastos Bicentenario, al punto tal de que el Presidente Maduro, en alocución pública, al desestimar la posibilidad de rehabilitar la red de Abastos inaugurada por el fallecido Presidente Chávez, dijo textualmente que esa red estaba “…podrida, eso está todo podrido…”. Eso dejaba demasiadas cosas sin explicar, y nunca se supo si a los pocos que resultaron privados de libertad como responsables del que podríamos llamar “el desfalco alimentario” les incautaron, para el Tesoro Nacional, los capitales mal habidos.

Pero el último espectáculo, el que viene observando el pueblo de Venezuela desde hace más de un año por los medios de comunicación social convencionales, prensa, radio y TV, pero sobre todo por el periodismo digital y las redes sociales, la confrontación entre el Presidente Maduro, intermediado por el Fiscal Dr. Tarek William Saab, y el ex Vicepresidente de la República Bolivariana de Venezuela para el Área Económica (nombrado por el Presidente Nicolás Maduro), ex Presidente de PDVSA, ex Ministro de Energía y Petróleo, ex Embajador de Venezuela ante la ONU y ante su Consejo de Seguridad, Rafael Ramírez; es el que de una manera más contundente coloca en jaque moral a su IV Congreso, en la medida en que lo confronta con la más crítica de las realidades : El Presidente Maduro, a través del Fiscal Dr. Tarek William Saab, le dice a Rafael Ramírez: ladrón, te robaste el petróleo. Y Rafael Ramírez le contesta, directamente a él, al Presidente Maduro: y tú más, ladrón, que te robaste las divisas preferenciales para importaciones. Por favor, que nadie me pregunte si dijeron eso con esas palabras. Dijeron eso del modo como lo dijeron, y lo que nadie puede negar es que lo dijeron. Que eso fue lo que todo el mundo vio, escuchó y entendió. Es más, en uno de los últimos artículos de Rafael Ramírez, en los que muy cuidadosamente va mostrando sus barajas, llegó a precisar la compra fraudulenta de “Ultimas Noticias” a la familia Capriles y “El Universal” a la familia Mata, como algo que ellos, los del Presidente Maduro, saben que él sabe, que tiene pruebas.

Ciudadanas y ciudadanos participantes del IV Congreso del PSUV:

Ustedes podrían, una vez más, hacerse los locos, barrer bajo la alfombra ese dato estruendoso de la realidad, esa “corrupción corporativizada” que denunció Elías Jaua, y salir diciendo, como dice el hoy Vicepresidente para el Área Económica, Tareck El Aissami , que el 20 de agosto, con la incorporación del nuevo cono monetario, se acaban nuestros problemas de hiperinflación, pero lo que no podrán hacer es negar lo que con nuestros ojos hemos visto y con nuestros oídos escuchado.

¿Estamos en el país en el que el pran de las divisas preferenciales le dijo al pran del petróleo que se quedaba con su plaza? ¿Es eso todo?
Ustedes tienen dos alternativas: O nos llaman mentirosos, y nos prueban que no hubo corrupción ni en PDVSA, ni en el otorgamiento de las divisas preferenciales, ni en la importación y distribución de alimentos, ni en la emisión ilegítima de bonos de la deuda pública, ni en los contratos con la empresa ODEBRECHT , o el desfalco, como también lo llama el Fiscal Dr. Tareck William Saab, los convierte en el partido cómplice necesario para el descuartizamiento del legado del Presidente Hugo Chávez Frías.

Ojalá nos respondieran, porque el asunto no es solamente ideológico. El desfalco divide al pueblo venezolano en dos grupos. Los que pensamos que hay que salir a buscar, hasta debajo de las piedras, la fortuna que nos robaron, y de la que depende nuestra subsistencia inmediata, que no haya más discapacitados por daño cerebral a causa de desnutrición, y los que piensan que “por lealtad” eso hay que dejarlo así. ¿En qué grupo se encuentra el IV Congreso del PSUV?

¿Qué dice el nuevo decreto sobre las reservas petroleras ? por José Ignacio Hernández G. – ProDaVinci – 28 de Julio 2018

unnamed-2.jpg

En las “medidas económicas” informadas el 25 de julio, se incluyó un anuncio según el cual parte de las reservas de la faja petrolífera del Orinoco (FPO) serían entregadas al Banco Central de Venezuela (BCV) como parte de las reservas internacionales.

En la mañana del 27 de julio circuló la Gaceta Oficial N° 41.446, en la cual se publicó el Decreto N° 3.550, por medio del cual se materializó esta medida.

Sin embargo, como suele suceder, entre lo anunciado y lo publicado en Gaceta Oficial hay algunas diferencias.

Lo que dice el Decreto N° 3.550

De acuerdo con el artículo 1 del Decreto N° 3.550, se determinó “como respaldo para facilitar el acceso a mecanismos e instrumentos financieros y monetarios para la República Bolivariana de Venezuela”,  el “desarrollo potencial de 29.298 MMBN de reservas de petróleo pesado y extrapesado en sitio, localizadas en el Bloque Ayacucho 02 de la Faja Petrolífera del Orinoco”.

Corresponde al Ministerio con competencia en petróleo la determinación exacta del área de esas reservas y su valoración económica (artículo 2). Finalmente, se dispuso que el BCV, junto con los demás Ministerios competentes, quedan encargados de la ejecución del Decreto.

¿Qué es un respaldo?

El decreto crea un “respaldo”. Esta palabra ha sido empleada anteriormente. Por ejemplo, recientemente un “respaldo” similar fue determinado en relación con el petro, según puede leerse en el Decreto N° 3.292 de febrero de 2018.

Tomando en cuenta este antecedente, puede concluirse que el “respaldo” es una garantía. Así, la garantía es una obligación accesoria en virtud de la cual si el acreedor incumple con una obligación principal, el acreedor podrá ejecutar o hacer cumplir la garantía.

Por ello, hay que precisar dos aspectos: cuál es el objeto de esa garantía y cuál es la obligación principal garantizada.

El objeto de la garantía

Aun cuando se ha señalado que las reservas de la FPO fueron otorgadas en garantía, en realidad, la atenta lectura del Decreto permite llegar a una conclusión, al menos, parcialmente distinta.

En efecto, lo que dice el artículo 1 del decreto es que la garantía versa sobre el “desarrollo potencial de 29.298 MMBN de reservas…”. Nótese bien que la garantía no versa sobre las reservas, sino sobre el “desarrollo potencial” de esas reservas. Esto quiere decir que la intención fue constituir una garantía sobre el potencial ejercicio de actividades de exploración y explotación de las señaladas reservas petroleras.

Es decir, que cuando el decreto refiere a “desarrollo potencial”, está refiriéndose a las actividades de exploración y explotación que podrán desarrollarse sobre esas reservas.

La operación garantizada

La operación garantizada son “mecanismos e instrumentos financieros y monetarios para la República Bolivariana de Venezuela”.  Aun cuando la expresión es muy amplia, puede concluirse que hace alusión a operaciones financieras para la captación de recursos, típicamente por medio de títulos valores emitidos por Venezuela.

En términos sencillos, esto lo que quiere decir es que el Decreto pretende garantizar los títulos valores y demás operaciones similares de Venezuela, con el “desarrollo” de parte de las reservas de la FPO.

¿Y el Banco Central de Venezuela?

Nada en el decreto señala que las reservas fueron “entregadas” al BCV, según lo que parece fue el anuncio efectuado el 25 de julio.

Una posible explicación es que, mediante actos posteriores, el BCV, en conjunto con los ministros competentes, deberá incluir las “reservas” (o más bien, su desarrollo potencial) como parte de las reservas internacionales.

Así, en una de las últimas reformas a la Ley del Banco Central de Venezuela, se modificó el artículo 127 a los fines de incluir, dentro de las reservas internacionales, “cualquiera otros activos o derechos que hubieran sido calificados como de reserva por el Directorio de acuerdo con criterios reconocidos internacionalmente”. Con lo cual, una posible interpretación es que el Directorio del BCV podría calificar como reservas internacionales el “respaldo” otorgado en el decreto comentado.

¿Y las reservas petroleras pueden ser parte de las reservas internacionales?

Dejando a un lado lo antes señalado, lo cierto es que ni las reservas sobre la FPO, ni el “potencial desarrollo” de esas reservas petroleras pueden ser parte de las reservas internacionales.

En efecto, como ha señalado el Fondo Monetario Internacional, las reservas internacionales deben estar conformadas por “activos externos a disposición inmediata y bajo el control de las autoridades monetarias para satisfacer necesidades de financiamiento de la balanza de pagos, para intervenir en los mercados cambiarios a fin de influir sobre el tipo de cambio, y para otros fines conexos…”.

Tanto las reservas de la FPO como el “potencial desarrollo” de esas reservas incumplen todas esas condiciones.

En efecto, no se trata de activos externos. Por un lado, las reservas de la FPO son bienes del dominio público ubicados en Venezuela; además, el “potencial desarrollo” de esas reservas petroleras no puede ser considerado como un activo, y mucho menos externo.

Además, no se trata de activos que están a disposición inmediata del BCV. Así, ni el BCV –ni ningún operador económico- podría disponer de las reservas petroleras de inmediato, y no solo por razones jurídicas: esas reservas solo podrían ser aprovechadas a través de la asignación de derechos de exploración y explotación, con lo cual, en realidad, el BCV no podría disponer de las reservas petroleras para implementar instrumentos de política monetaria. La clave para comprender ello es que, económica y jurídicamente, las reservas petroleras no son activos que puedan ser enajenados.

La nulidad del Decreto N° 3.550

El Decreto N° 3.550 es, desde distintas perspectivas, nulo. En efecto, como sea que su objeto es otorgar una garantía, cabe recordar que de acuerdo con la Ley Orgánica de la Administración Financiera del Sector Público, toda garantía es una operación de crédito público. En tal sentido, todas las operaciones de crédito público de la República deben ser autorizadas previamente por la Asamblea Nacional. Como sea que la Asamblea Nacional no autorizó la constitución de la garantía contenida en el Decreto N° 3.550, esa garantía debe reputarse nula.

Además, si se considera que el objeto de la garantía son las reservas petroleras, entonces, habrá que señalar que esa garantía sería nula, pues de conformidad con el artículo 12 constitucional, las reservas son bienes del dominio público que, como tal, no pueden darse en garantía.

Pero si se considera que el objeto de la garantía son las actividades de exploración y explotación, y no las reservas como tal, la garantía sería igualmente nula. Por un lado, las actividades de exploración y explotación son derechos sujetos a un régimen especial, el cual impide que esas actividades sean afectadas o gravadas. Pero además, toda garantía debe tener un objeto actual –o como se dice en Derecho, un objeto posible-, con lo cual, no es posible constituir una garantía sobre algo que no existe, a saber, el desarrollo potencial o futuro de las reservas petroleras de la FPO.

Finalmente, como ni las reservas petroleras ni el “desarrollo potencial” de las reservas petroleras pueden constituirse como garantías, estas no podrían formar parte de las reservas internacionales, tomando en cuenta los lineamientos del Fondo Monetario Internacional.

Sísifo proletario por Ramón Peña – Noticiero Digital – 25 de Junio 2018

Unknown.jpegUna vez más la relación salario mínimo-precios se articula en una espiral viciosa que parece no tener límite. Cada nuevo decreto de aumento salarial es una burla, un engaño, que asume una mermada capacidad de razonamiento por parte de los trabajadores. No es nueva esta guasa de la revolución. En esta misma columna escribíamos en mayo de 2011, en tiempos del lenguaraz eterno: “La carrera entre el salario y la inflación recuerda la historia de Sísifo, aquel personaje de la mitología griega, condenado a perder la vista y empujar perpetuamente una piedra gigante montaña arriba hasta la cima, sólo para que volviese a caer rodando hasta el valle, y así indefinidamente “. En aquel momento ya iban doce aumentos de salario mínimo, que uno tras otro eran aplastados por el peñasco inflacionario. La diferencia trágica con el presente es que entonces el índice inflacionario rondaba 30 % anual, hoy los precios aumentan a razón de 150 % mensual.

La inútil persecución de los precios con cada aumento del salario no solo agota los bolsillos y la psiquis de las familias consumidoras, es también un factor destructivo de la economía nacional. En una política armoniosa, salarios y precios deben guardar celosa correspondencia con la producción y la productividad global de la economía. En tiempos de la democracia, estos factores se concertaban entre gobierno, trabajadores y empresarios, asesorados para la toma de decisiones por entes profesionalmente capacitados, como el Banco Central de Venezuela (BCV).

Decidido unilateralmente y con un BCV desmantelado, cada decreto salarial provoca la desaparición de empresas, y ahora, como nuevo fenómeno, desaparecen también obreros y empleados que, con salarios de hambre, prefieren aventurarse a la economía informal o hasta emigrar del país.

En la mitología griega, Sísifo fue castigado por Zeus y Hades, en nuestro tiempo, Sísifo, redivivo en los trabajadores, es condenado nada menos que por una supuesta revolución proletaria.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: