elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Asamblea Nacional

La salida ordenada por Eduardo Colmenares Finol – Octubre 2017

Los venezolanos estamos ante una encrucijada decisiva cuando nos acercamos a la última etapa de esta pesadilla sembrada desde la mente extraviada de los supuestos “idealistas” de la revolución, quienes al cabo de casi 20 años han formado, por su manifiesta incompetencia, un verdadero estado fallido donde nada funciona, que unido a su incuestionable prontuario de delincuentes nos han convertido, además, en un estado forajido, rechazado, con un pañuelo en la nariz, por toda la comunidad internacional de naciones respetadas.

El desbarajuste político del PSUV se inició a partir del 2015 cuando la tan promocionada unión     “cívico militar”, establecida por Chávez como una de sus premisas, ha tenido que recurrir a su brazo militar para mantener con vida la maltrecha revolución, hecha añicos políticamente desde entonces, cuando perdieron el apoyo popular. Son las FANB el verdadero problema de la política venezolana de hoy. Sus integrantes han utilizado las armas de la república para defender, no su juramento de hacer respetar la constitución instaurada en 1999, sino para preservar sus propias fechorías y el botín de sus iniquidades. Es entonces racional suponer que el verdadero enemigo que enfrenta la democracia y el pueblo venezolano son sus fuerzas armadas y que nuestro enfoque debe dirigirse a su rescate y reconstrucción hasta lograr el retorno al estado democrático constituido.

El debilitamiento institucional del gobierno ha venido ocurriendo a partir del 2016 cuando tuvo que recurrir a los trucos de la anti política para evitar lo que más temen: votaciones limpias y transparentes, que los deslegitimicen ante los ojos del pueblo y ante la comunidad internacional, al impedir la realización del referéndum revocatorio del Sr. Maduro y las elecciones de gobernadores en el 2016. Nada de esta tragedia resultaba evidente ante los ojos de esa comunidad internacional, cuando todo se ocultaba tras la propaganda de la izquierda internacional y el manejo de la chequera de petrodólares. Solo es cuando se inician las más que justificadas protestas, tanto del 2014 como las del 2017, que despierta la atención internacional ante la aguerrida resistencia de los venezolanos donde resultaron más de 170 muertos, más de 5000 heridos y miles de detenidos, atropellados por unas FANB de espalda a la constitución y a los DD HH más fundamentales.

Hoy, el gobierno y sus FANB lucen acorralados y como mecanismo de defensa han creado todo un andamiaje de la anti política, montando un precario sistema judicial y electoral espurio, a espaldas de una AN legitimada con dos tercios de sus miembros opositores, nombrados en una votación donde participó cerca del 70% del electorado. Para colmo terminan designando un CNE manejado desde el poder por militantes del PSUV y una ANC conformada con los “payasos del circo” nominados a dedo tras un fraude electoral, que quedará desnuda ante los resultados de las elecciones regionales del 15 Oct. Todo lo anterior está siendo soportado solo sobre los hombros de quienes despliegan las armas de la república. Pero si observamos con detenimiento la única persona que verdaderamente ostenta alguna legitimidad de origen, que pueda ser “negociada” dentro de ese cascaron que hoy representa al PSUV, es un inculto y desprestigiado Maduro y nadie más. Ni Cabello, ni El Aissami, ni Padrino, ni Cilia, ni Reverol, ni los Rodriguez, incluyendo todo el alto mando militar, se sustentan en legitimidad alguna y por lo tanto para continuar en el poder dependen del delgado hilo constitucional que sostendría a Maduro como presidente constitucional ¿Qué sucederá entonces?, ¿Desconocerán los militares del alto mando las elecciones presidenciales del 2018, usando la chimba ANC? Lo dudo, si consideramos que la presión internacional ejercida por la ONU, OEA, EE: UU, UE, Canadá y 16 países de América Latina encierran cada día más al régimen, al punto que hoy solo cuentan con el apoyo de Cuba, Bolivia y Nicaragua. Las condiciones internas del país se agravan cada día más, con una hiperinflación del 1.500% anual, con el éxodo de venezolanos haciendo crisis a nivel de los países vecinos, más la presión internacional exigiendo una salida electoral y EE UU, Canada y la UE decretando nuevas impugnaciones sobre personeros del régimen (mayormente militares) incursos en corrupción y narcotráfico.

Entonces cuales son las alternativas que quedan: A groso modo solo dos: Una salida ordenada o una segunda, desordenada, que pudiera consistir en cualquier aventura golpista, o una intervención extranjera, o un alzamiento popular ante el hambre y la frustración de las clases populares de los barrios de Caracas. Empecemos por analizar estas últimas posibilidades. La aventura golpista debería ser un recurso que debe estar en las mentes de los traidores dentro de las FANB, que, contando ahora con el apoyo de la ANC, sueñan en instalar, de una vez por todas, el Estado Totalitario Comunal. Ante el supuesto negado que las fuerzas democráticas sean neutralizadas por las armas, ¿Cuál sería la aceptación internacional de un autogolpe de tal naturaleza? Ninguna. Y si además consideramos que ante este hecho; se hace muy cierta la posibilidad de una intervención extranjera para evitar la instauración de un NARCOESTADO TOTALITARIO, probado y comprobado, que además contaría para hacer sus fechorías, con las mayores reservas de crudo del planeta, situado a solo 250 millas de las costas de los EE. UU. No importa desde donde se mire, esta aventura seguramente estaría encaminada al más rotundo fracaso. Soy de los que no cree en un alzamiento popular. Si en algo no tuvieron éxito las protestas de la resistencia del pasado 2017 fue en lograr la incorporación de las masas que habitan los barrios populares de Caracas, atemorizados como están por las bandas delincuenciales de los colectivos paramilitares.

Como fervientes demócratas, tenemos que apoyar una salida ordenada dentro de los preceptos constitucionales. El fraude contundente en las elecciones del 15 Oct obliga a los venezolanos y al mundo a continuar nuestros esfuerzos en esa dirección, aun cuando la misma oposición luce desarticulada, con buenos lideres pero sin liderazgo ¿Cuáles serían entonces esas posibles salidas ordenadas?

  • Una solución, es la negociación (llámenlo “Dialogo” si desean). Si esa posibilidad se llegara a dar, sería sobre bases formales, conducida con seriedad y bajo la presencia de naciones y facilitadores reconocidos internacionalmente, cuyo único objetivo sea negociar la salida de Maduro a favor de un nuevo gobierno de transición en el más corto plazo, para evitarle mayor padecimiento y dolor a los venezolanos, incluyendo la de aquellos presos y exilados. Ese poder de exigir que Maduro posee hoy, se le estaría agotado para junio del 2018, fecha donde constitucionalmente se debería estar llamando a elecciones presidenciales.
  • Que la AN convoque, con 2/3 de los diputados opositores, conforme al Art 247, a una Asamblea Nacional Constituyente autentica y que el pueblo vote en un referéndum organizado por la sociedad civil (como el 16 Julio) las bases comiciales propuestas por la AN usando como referencia el proyecto del MID, una ONG que se dedica desde hace años a preparar un programa estratégico para hacer del país una democracia moderna.
  • Las elecciones presidenciales previstas en el Art 230 de la constitución. Esta eventualidad aterra a cualquier venezolano, incluida la comunidad internacional.

A

Inquisidores trás los verdugos por Tulio Alvarez – Infocifras.org – 2 de Octubre 2017

tulio-a500.jpgLes pregunto: ¿Qué legitimidad tenía el Juez español Garzón para ordenar la captura internacional del General Augusto Pinochet por supuestos crímenes que no ocurrieron en territorio español? La respuesta a esta interrogante tiene absoluta vigencia ante la reciente instalación en la ciudad de Washington de un alto tribunal de Justicia, auspiciado por la Organización de Estados Americanos, conformado por los ciudadanos venezolanos designados por la Asamblea Nacional en el mes de julio de 2017.

Mi interés aquí no está en analizar jurídicamente la legitimidad o no de un tribunal que se constituya en tales circunstancias, lo cual ha comenzado a ser un interesante tema que se inscribe en la filosofía del derecho y en las materias propias del Derecho Constitucional. En realidad, me interesa más escarbar en la justificación y efectos políticos de medida tan innovadora; y el respaldo tan atrevido que le ha dado el Secretario General del organismo regional. Esto me da la ventaja de no colocarme en los extremos y eludir debates estériles. Además, estoy convencido de que el aspecto jurídico es un elemento secundario, por decir lo menos, en aquellos que ejecutan tal estrategia.

La valoración de la acción apadrinada por Almagro podría ser considerada descabellada, sin base, un teatro más para ocultar un desastre singular, hasta irrelevante. Calificaciones que se asimilan a aquellas utilizadas en variados escenarios del pasado en los que se constituyeron gobiernos o estructuras representativas de factores de resistencia política en el exilio. Unas quedaron en testimonios históricos pero otras se convirtieron en plataformas de lucha.

Por ejemplo, uno de mis personajes históricos dilectos, me refiero al General Charles de Gaulle, huyó de Francia y constituyó un gobierno francés en el exilio para hacer contrapeso al nazismo. En realidad, el Gouvernement de la France Libre era el mismo y un ayudante, en su principio. Se valió de la BBC para realizar su appel du 18 juin, llamando a todos los franceses a enfrentar el totalitarismo. Utilizó el respaldo de Winston Churchill, con él cual estaba unido por una profunda y mutua antipatía. Sumo respaldos y, al final, entró a una París liberada no como general sino como jefe del gobierno provisional. Sus armas: Fuerza de voluntad, vocación unitaria en tiempo de guerra y respaldo internacional de algunos Estados que reconocieron su status por pura conveniencia.

Lo cierto del caso es que después del 30-J y la respuesta alambicada que nos llevó a la desarticulación y la nada, la comunidad internacional en general, Almagro en particular, quedaron movidos. Como sostener la tesis de una dictadura brutal, fraudulenta y opresiva si, en lo interno, las señales objetivas estaban en orden a la adecuación progresiva del status político en el mejor estilo de Vichy. Pues la respuesta que ha dado en lo político es contundente; si en Venezuela no designaron un gobierno con quién entender una factible transición, entonces se constituye en el exilio un Tribunal de Justicia debidamente apoyado por el legítimo órgano de soberanía nacional, al tiempo que se reconoce la entidad de la Fiscal General de la República, la cual a su vez es respaldada por sus pares de todo el continente.

Bien por Almagro al retomar la crítica imagen internacional pero, ¿basta con tal performance? ¿Cuál es la competencia para que no se crucen los brazos las damas y caballeros en las oficinas de la OEA? Lo que sucedió en Washington no tiene precedente sino en tiempos de guerra. Supuestamente carente de competencias y ámbito de acción, el resultado final estará sujeto a las decisiones adecuadas a la crisis. E imagino que allá están vividos en lanzar los dardos dónde corresponde; mientras que aquí, el régimen de maduro y los factores económicos que lo apoyan, están seriamente concentrados en neutralizar lo que viene. Pero, insisto en preguntar, ¿qué es lo que debería venir?

Simplemente, la activación de una jurisdicción universal en temas tan álgidos como el de derechos humanos. Con la legitimidad de origen que le dio la Asamblea Nacional, el respaldo y adscripción de la ONU y OEA, además del reconocimiento de las democracias del Continente y la Unión Europea, previa definición reglamentario del ámbito de sus actuaciones, un cuerpo de esta naturaleza le puede crear un tremendo conflicto al régimen de Maduro si se constituye en un órgano: a) Que canaliza las denuncias sobre la violación de derechos humanos en Venezuela o de ciudadanos venezolanos en el extranjero activando los mecanismos de protección previstos en los tratados internacionales de derechos humanos; b) Que se activa en el conocimiento de los crímenes vinculados a la corrupción y lavado de dinero, ejecutados por funcionarios o autoridades venezolanas y sus colaboradores, auxiliado por la Fiscal General en el exilio; c) Que entra a conocer la constitucionalidad de los contratos de interés nacional celebrados por el régimen irrespetando procedimientos y mecanismos de control establecidos en la Constitución; y d) Asume la activa inquisición ante organismos e instituciones de los Estados, bajo los parámetros de colaboración internacional, con el objetivo de establecer los vínculos transnacionales de los delitos económicos cometidos contra el pueblo de Venezuela.

Si el organismo instalado en Washington tiene reconocimiento internacional las consecuencias son inmediatas y graves. Pueden hacer requerimientos de información a los Estados, pueden librar orden Internacional de detención ante las autoridades judiciales de otros países, pueden alertar a los miembros de la comunidad internacional sobre las irregularidades de contratos internacionales no validables; en fin, pueden aprovechar todos los mecanismos consagrados en los instrumentos diseñados para la lucha contra el terrorismo, narcotráfico, legitimación de capitales y , en general, delitos económicos transnacionales. Los tratados y el principio de colaboración internacional son suficientes para cumplir tales cometidos.

Imaginen el caso Odebretch. La información está en las fiscalías de todos los países que fueron víctimas de depredación. Se puede requerir y con seguridad la van a dar. Los perpetradores han declarado como se canalizó la corrupción en Venezuela. La determinación de responsabilidad pasa por librar orden Internacional de detención contra los investigados. Al tramitarse y producirse una eventual detención, el afectado seguramente acudirá ante los altos tribunales de los países que ejecuten la orden, alegando la irregularidad del proceso y la falta de jurisdicción del tribunal que libró la orden. Pero, ¿cómo podría establecerse la ilegitimidad; si la cancillería de ese país se ha pronunciado sobre la situación de ruptura del orden constitucional en nuestro país y comparte el criterio que avala a la Asamblea Nacional como legítimo cuerpo representativo del pueblo venezolano? Difícil cuestión, pero mientras tanto tienen los sesenta (60) días de detención provisional que en promedio establecen los tratados. Suficiente para crear angustia.

La ejecución del proceso implicaría poner al detenido ante el alto tribunal en Washington y el gobierno de los Estados Unidos, que presta su anuencia cuando quiere, tendría que poner a disposición del tribunal un establecimiento de detención federal mientras se desarrolla el proceso. Lo interesante es que hemos llegado a un punto en que las acciones van por la libre, ¿quién iba a pensar hace pocos días que los perseguidos iban a encontrar refugio y reconocimiento formal bajo el patrocinio de la OEA? ¿Quién puede pensar que es un acto producto de una acción irreflexiva que no midió las consecuencias o no realizó las consultas del caso?

Si existe la voluntad política todo se puede, más si hay respaldo de la comunidad internacional y se aplica la jurisdicción universal. De Gaulle no dudó a la hora de actuar. No era constitucionalista, ni siquiera abogado, pero tenía una aguda perspicacia política a pesar de ser militar. Lo único que les puedo decir es que este mundo cada día es más pequeño para los hijos de la corrupción. Y yo tengo la certeza que, al igual que lo dijo en su corta alocución el héroe francés, los mismos medios que nos han vencido pueden darnos un día la victoria. Y está a la vuelta de a esquina.

 

 

TSJ designado por la AN tomará posesión ante la OEA por Luis Pico – El Nacional – 27 de Septiembre 2017

Los juristas gozan del reconocimiento del Parlamento Europeo, que a su vez desconoce a la ANC ilegítima, de unanimidad chavista

1506564093899.jpg

Aunque el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) designado por la Asamblea Nacional (AN) todavía no pudo instalarse en su sede ni emitir sentencias, su dinámica está a punto de dar un giro de 180 grados.

El Poder Judicial tomará posesión oficialmente en las oficinas de la Organización de Estados Americanos (OEA) a partir del 13 de octubre, confirmó Pedro Troconis, miembro de la Sala de Casación Penal.

“Escogimos la OEA porque consideramos que es un organismo imparcial y con una cantidad de Estados considerable”, explicó Troconis en declaraciones exclusivas para El Nacional Web.

Agregó que la decisión se tomó el 17 de septiembre, luego de que los magistrados sostuvieran un debate y designaran a Miguel Ángel Martín, integrante de la Sala Constitucional, como presidente del TSJ.

“Podremos emitir acuerdos (pronunciamientos) para dirigirnos a gobiernos y autoridades para que se hagan investigaciones contra funcionarios que hayan cometido crímenes de lesa humanidad, narcotráfico o legitimación de capitales”, adelantó.

Se espera que al momento de la instalación estén presentes los juristas que se encuentran exiliados en Estados Unidos, Colombia, Chile y Europa, con los que tendrían el quórum suficiente para llevar a cabo el procedimiento.

El 21 de julio la AN designó y juramentó a los integrantes del Poder Judicial, que previamente se sometieron ante un Comité de Postulaciones. Sin embargo, apenas horas después del acto, el gobierno de Nicolás Maduro los desconoció y acusó de usurpar funciones del Poder Judicial.

Algunos juristas se refugiaron en las embajadas de Chile y México, mientras que otros optaron por el exilio.

Distinta fue la suerte de Ángel Zerpa, miembro de la Sala Político Administrativa, que fue apresado por agentes de inteligencia el 22 de julio, para posteriormente ser apresado en El Helicoide, sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) en Caracas.

Luego de más de 20 días en huelga de hambre, fue liberado con medidas cautelares, aunque todavía se halla inmerso en un proceso judicial.

Con reconocimiento internacional

El TSJ designado por la AN no solo cuenta con el reconocimiento de la OEA, donde se instalará, sino también del Parlamento Europeo. Miguel Ángel Martín, presidente del Poder Judicial, lo oficializó esta semana luego de haberse reunido con parlamentarios europeos, confirmó Troconis para El Nacional Web.

En contraparte, la asamblea nacional constituyente ilegítima, de unanimidad chavista, fue desconocida por el Europarlamento, países de la OEA, Mercosur, Estados Unidos, Colombia, entre otros.

 

“La ‘conquista de espacios’ legitima el secuestro del país e instituciones” por Luis Pico – El Nacional – 13 de Septiembre 2017

El ex embajador Diego Arria considera que la MUD no está en capacidad de lograr la salida del gobierno de Maduro. Fustigó las acciones de la oposición desde 2016 y sostuvo que las primarias fueron un balde de agua fría tras las protestas entre abril y julio
1501246990109.jpg
Diego Arria asegura que hay personas que buscan prevenir que no se apliquen más sanciones contra el gobierno

Para lograr la salida de Nicolás Maduro del poder, quienes pretendan hacerle oposición deben partir del principio de que combaten contra una dictadura militar integrada por narcotraficantes y criminales, sugirió Diego Arria, ex presidente del Consejo de Seguridad de la ONU.

“Pablo Escobar, capo del Cartel de Medellín, nunca fue presidente de Colombia, ni de la Corte Suprema de Justicia, ni ministro de la Defensa, pero Maduro y otros funcionarios como Diosdado Cabello o Maikel Moreno sí ocupan esas posiciones”, dijo Arria en declaraciones para El Nacional Web.

Recalcó la importancia de dejar clara la naturaleza perversa de quienes ostentan el poder pues, a su juicio, la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) no solo ha actuado a favor del oficialismo sino en detrimento de quienes protestaron entre abril y julio, y de las denuncias que han presentado dirigentes y entidades ante la comunidad internacional.

“No hay oposición sino una serie de posiciones que en su suma no generan un verdadero resultado que beneficie al interés nacional”, agregó. De acuerdo con su criterio, cada partido tiene su propia agenda particular en lugar de volcarse por conseguir un cambio de gobierno.

Primarias en perjuicio de presión internacional

A pesar de que gobiernos, Parlamentos e incluso instancias como la Organización de Estados Americanos (OEA), Mercosur y Unión Europea (UE) desconocen a la asamblea nacional constituyente (ANC), la MUD no estaría sacando provecho a estas acciones.

“Ninguna dictadura permite que haya primarias. Con eso, de manera irresponsable, legitimaron al régimen de Maduro, al Consejo Nacional Electoral y a la propia ANC”, fustigó Arria.

Apenas horas después de que la militancia de la MUD escogiera a sus candidatos para los comicios regionales, el alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad al Hussein, afirmó que pueden haberse cometido “crímenes contra la humanidad” en Venezuela como parte de las protestas antigubernamentales. Además urgió al Consejo de Derechos Humanos a abrir una investigación internacional.

Por ello, la OEA y la ONU, en una acción sin precedentes, podrían unirse —utilizando también documentos del Ministerio Público— para castigar a quienes hallasen culpables por tales hechos.

Previamente, Estados Unidos decidió sancionar a más de 30 funcionarios venezolanos, incluyendo al propio Maduro, que de esa manera se convirtió en uno de los cuatro mandatarios en todo el mundo castigado por el Departamento del Tesoro.

“A veces los venezolanos se preguntan cuándo los van a ayudar, pero en el exterior existe el enigma de cuándo se van a dejar ayudar, porque entonces si uno se mete, lo critican”, analizó, haciendo referencia el repudio de miembros de la MUD a las sanciones estadounidenses.

Además restó importancia al hecho de que la oposición gane gobernaciones, debido a que considera que no tendrán algún peso en el futuro para presionar al Ejecutivo, que les quitó competencias como el manejo de hospitales, carreteras o policías.

“Con la ‘conquista de espacios’ están legitimando el secuestro del país y sus instituciones. Terminan siendo representaciones sin ninguna capacidad para solucionar los problemas de la gente”, remató.

Deuda con los caídos y presos políticos

Más allá de considerar que la MUD no posee una estrategia que sobrepase de lo electoral para combatir a bandas criminales que ostentan el poder, Arria objetó las acciones emprendidas por la oposición desde 2016, cuando asumió las dos terceras partes de la Asamblea Nacional (AN).

“El Parlamento fue la conquista más grande del pueblo venezolano pero su único legado fue sacar los cuadros de Hugo Chávez, que al final regresaron con la ANC”, consideró.

Recalcó que no removieron a los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), ni cambiaron a los rectores del Consejo Nacional Electoral (CNE) para luego defender el referéndum revocatorio, que finalmente nunca se materializó.

Asimismo tampoco sancionaron a los ministros (con la excepción de Néstor Reverol, contra quien ejercieron moción de censura).

“El propósito del pueblo era desmontar y desalojar al régimen”.

A esas acciones sumó el resultado de las protestas que ocurrieron en Venezuela entre abril y julio, que dejaron más de 120 muertos, 5.000 detenidos y casi 2.000 heridos, según cifras de la ONG Foro Penal Venezolano.

Aseguró que se desperdició el esfuerzo de quienes manifestaron y participaron en la consulta popular, que según cifras de organizadores, se acercó a los ocho millones de votantes.

“No cumplieron el mandato. Tenían que convocar una sesión de la AN con el cuerpo diplomático y nombrar a un gobierno de unidad nacional con ministros, rectores del CNE, magistrados del TSJ y embajadores”, sostuvo.

Dudó que Maduro se hubiera atrevido a apresarlos a todos, ya que se hubiera enviado un mensaje al mundo sobre lo que hubiera significado un gobierno legítimo ante otro de corte dictatorial.

En su lugar, solo se designaron 33 magistrados que acabaron perseguidos, refugiados y presos a merced de su propia suerte.

Y es que finalmente se instaló la ANC; fue destituida la fiscal Luisa Ortega Díaz y se allanó la inmunidad de su esposo, Germán Ferrer; el TSJ destituyó y apresó a alcaldes y se abandonaron las calles.

“A los fallecidos, detenidos y torturados se les tiene la deuda pendiente de rescatar al país”.

Sin rencores con Ortega Díaz

En noviembre de 2014, con Ortega Díaz como fiscal general, el Ministerio Público dictó orden de captura contra Arria y otros cinco dirigentes opositores por presuntos planes de magnicidio contra Maduro.

Desde entonces el ex embajador no pudo regresar al país, pues sería inmediatamente encarcelado.

“Estoy exiliado por orden del MP y soy una de sus víctimas, pero lo mío es algo menor ante la posibilidad de tener a una fiscal que dio declaraciones más contundentes que la oposición en 18 años y que goza del reconocimiento internacional”, consideró.

Por ello recomendó aprovechar los documentos y pruebas de corrupción y crímenes del chavismo para que se puedan abrir las investigaciones que sean necesarias.

 

Europarlamento gestiona sanciones contra Maduro – La Patilla – 11 de Septiembre 2017

636318312655225605.jpg

El presidente de la Asamblea Nacional Julio Borges, recibió el respaldo del máximo representante del Europarlamento, Antonio Tajani, a través de una misiva enviada trás su viaje por los países más importantes de Europa, en donde denunció la crisis política, social, económica e institucional que sufre Venezuela.

“Usted sabe que he denunciado, como presidente del Parlamento Europeo, la Asamblea Nacional Constituyente que no reconocemos, así como los actos que emanen de ella. De la misma manera, siempre he dado y seguiré blindándole mi pleno respaldo y solidaridad con la Asamblea Nacional democráticamente electa que usted dirige,” reza la carta.

Tajani informó que envió comunicaciones a los presidentes de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y del Consejo Europeo, Donald Tusk, para pedir “medidas restrictivas individuales y selectivas contra los responsables” de una política de “represión”, señala el documento divulgado por la cámara en Twitter.

Asimismo, el Presidente del Europarlamento escribió que después de reunirse y sostener conversaciones con los embajadores de los países latinoamericanos que firmaron la declaración de Lima, decidió no asistir a la Cumbre Eurolat ni a la Cumbre CELAC.

Estados Unidos y una docena de países latinoamericanos han repudiado esa instancia, que la oposición tilda como una maniobra de Maduro para instaurar “una dictadura”.

El pasado viernes, la jefa de diplomacia europea, Federica Mogherini, indicó que los 28 podrían iniciar “en los próximos días” el debate sobre las opciones del bloque europeo para responder a la crisis política venezolana, entre ellas la posibilidad de sanciones.

Borges realizó la semana pasada una gira por Europa, en la cual se reunió con el presidente de Francia, Emmanuel Macron, la canciller alemana, Angela Merkel, el jefe de gobierno español, Mariano Rajoy, y la primera ministra británica, Theresa May.

Tras ese periplo, Maduro pidió enjuiciar a Borges y otros líderes opositores por “traición a la patria”, acusándolos de promover sanciones contra el país.

El pasado 25 de agosto, un decreto del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, prohibió negociar deuda emitida por Venezuela y su estatal petrolera PDVSA. Ello tras medidas individuales contra Maduro y varios de sus colaboradores

El Kremlin en Caracas por Moisés Naím/Andrew Weiss – El País – 11 de Septiembre 2017

Lo que ocurrió en Siria tras el apoyo de Putin a El Assad está ocurriendo en Venezuela
1504968241_063725_1504969123_noticia_normal_recorte1.jpg
Nicolás Maduro junto a la primera dama Cilia Flores. (derecha) y la presidenta de la Asamblea Nacional Constituyente Delcy Rodríguez.

Una operación violenta para reprimir a los ciudadanos que se manifiestan contra un presidente autocrático deja decenas de muertos. La represión empuja a más gente a la calle, lo cual desencadena una espiral de violencia y una acuciante crisis humanitaria. Un presidente de Estados Unidos afirma rotundamente que el brutal dictador debe irse. La Unión Europea está de acuerdo, pero ninguna gran potencia tiene ganas de llevar a cabo una intervención militar directa. De pronto, como si surgiera de la nada, Vladímir Putin coloca a Rusia en medio de la crisis y garantiza la permanencia del dictador en el poder. El presidente estadounidense queda en ridículo por su ineficacia.

Por desgracia para el presidente Trump, esta situación, que ocurrió con Siria, está repitiéndose ahora con Venezuela.

A pesar de sus palabras beligerantes y sus nuevas sanciones contra Nicolás Maduro, el gobierno de Trump ha guardado un curioso silencio sobre el papel de Rusia, tal vez porque prefiere no llamar la atención sobre el hecho de que Moscú se ha convertido en el prestamista de último recurso del país latinoamericano en plena bancarrota.
Moscú se ha convertido en el prestamista de último recurso de Venezuela en plena bancarrota

A primera vista, puede parece extraño que Rusia intervenga en un país tan alejado de sus fronteras y que da la impresión de estar precipitándose hacia la ruina total. Pero los lazos de amistad entre Rusia y Venezuela vienen de atrás, del primer viaje del difunto presidente Hugo Chávez a Moscú en mayo de 2001. Después regresó 10 veces, antes de morir de cáncer en 2013. En ese periodo, Venezuela llegó a ser uno de los mejores clientes mundiales de la industria armamentística rusa. Entre 2001 y 2011, le compró armas por valor de 11.000 millones de dólares.

A medida que empeoraba su situación económica, la compra de armas disminuyó de volumen y los intercambios comerciales pasaron a centrarse de las armas a la energía. Al principio, los contratos estaban garantizados, en su mayoría, por las ventas de petróleo venezolano. Pero los acuerdos comerciales fueron volviéndose más complejos cuando los rusos empezaron a exigir más activos materiales como garantía. Caracas accedió, y las empresas rusas a través de las que se realizaban los contratos obtuvieron acciones de las compañías petrolíferas e incluso el derecho a explotar yacimientos enteros en Venezuela.

Si bien la relación entre Rusia y Venezuela ha sido siempre esencialmente económica, la política, tanto nacional como internacional, nunca ha estado lejos. La decisión del gobierno venezolano de neutralizar a la Asamblea Nacional democráticamente elegida, que desató una escalada de las protestas callejeras de la oposición en los últimos meses, se debió precisamente a la necesidad de obtener un préstamo de Rusia.

La Asamblea Nacional es la única palanca de poder que no controla Maduro. La ley establece que todos los créditos internacionales y todas las ventas de los activos nacionales deben someterse a su aprobación. Los líderes opositores que están al frente de la Asamblea son totalmente contrarios a los acuerdos que estaba ofreciendo el gobierno a empresas extranjeras, en particular a Rosneft, el gigante energético ruso propiedad del Estado. El gobierno, muy necesitado de dinero, decidió eludir el trámite e hizo que el Tribunal Supremo, un órgano que sí controla, emitiera un fallo por el que se hacía con la autoridad de la Asamblea Nacional, incluida la potestad de aprobar las nuevas transferencias de activos a entidades rusas.

Hoy, el gobierno de Maduro está haciendo todo lo que puede para pagar los 5.000 millones de dólares de deuda exterior que vencen en los próximos 12 meses. Con las sanciones recién anunciadas por Estados Unidos, la empresa nacional de petróleos, PDVSA, principal fuente de divisas, ha perdido la capacidad de pedir préstamos a los bancos estadounidenses o europeos para poder pagar o refinanciar la mayor parte de esa deuda.

En esas circunstancias, resulta especialmente importante que Rosneft prestara a PDVSA en abril más de mil millones de dólares; en total, los préstamos y créditos concedidos por Rusia a Venezuela en los últimos años ascienden a más de 5.000 millones de dólares.

Putin no dejará pasar la oportunidad de ejercer su influencia en el patio trasero de EEUU y, de paso, de conseguir buenas fuentes de ingresos

Además, Moscú ha ofrecido apoyo político. El ruso fue uno de los pocos gobiernos extranjeros que aprobó la reciente disolución de la Asamblea Nacional, y los máximos diplomáticos rusos, como el ministro de Exteriores, Serguei Lavrov, acusan de forma habitual a Estados Unidos de ser la mano oculta que alimenta la crisis venezolana. Sin embargo, la ayuda del Kremlin no es barata. Según se dice, PDVSA está en negociaciones para vender a Rosneft acciones en otros lucrativos proyectos de gas y petróleo a un precio muy bajo. Y Rosneft ha arrebatado a la petrolera venezolana la rentable tarea de comercializar el crudo entre sus clientes de Estados Unidos, Asia y otros lugares.

Después de los éxitos logrados por Putin en sus hazañas de aventurerismo geopolítico, la gran pregunta es si está pensando en intervenir también en Venezuela. Como inveterado oportunista que es, tiene que ser consciente de que las palabras recientes de Donald Trump sobre las posibles opciones militares para resolver la crisis venezolana no eran más que vanas amenazas. En las agitadas calles de Caracas, también está cada vez más claro que el régimen controla la situación y que no parece que vaya a caer a corto plazo.

Lo que no sabemos es si el Kremlin podrá permitirse los costes económicos y políticos de mantener a Maduro en el poder. Pero nos sorprendería que Putin deje pasar la oportunidad de ejercer su influencia en el patio trasero de Estados Unidos y, de paso, conseguir buenas fuentes de ingresos. En Siria, Putin dio la vuelta a una guerra civil caótica e impidió que Estados Unidos lograra su objetivo de cambiar el régimen.

Tal vez dejar al descubierto la vaciedad de la pomposa política exterior del gobierno de Trump en Venezuela sea, por sí solo, suficiente recompensa.

 

Exterior: Asamblea Nacional, Sí; constituyente, no por Trino Márquez – La Patilla – 6 de Septiembre 2017

ThumbnailTrinoMarquezLa gira de Julio Borges y Freddy Guevara por Europa fue todo un éxito. Quedó reafirmada la legitimidad de la Asamblea Nacional electa el 6 de diciembre de 2015. Los países más importantes del viejo continente ratificaron su preocupación por el giro dictatorial que Nicolás Maduro le imprimió a su gestión, la larga agonía vivida por la democracia venezolana y el declive de la República, acorralada por las continuas violaciones a la autonomía de los poderes públicos y la violación permanente de los derechos humanos. Simultáneamente, el Reino Unido, Francia, España y Alemania subrayaron su decisión de promover iniciativas internacionales orientadas a recuperar la democracia. El comportamiento de Borges y Guevara tuvo el tono y la dignidad adecuada: no se dedicaron a denunciar los abusos de un régimen cada vez más desprestigiado, condenado y aislado en el mundo, sino se orientaron a solicitar la ayuda humanitaria que el país reclama con urgencia y a abogar por los derechos humanos y los presos políticos, martirizados por la pandilla de sádicos que integran el gobierno.
El régimen, por su parte, fracasó en su intento de conseguir el reconocimiento internacional de la fraudulenta e ilegítima asamblea constituyente, que sigue siendo vista como lo que en realidad es: un aquelarre de la dirección del Psuv con algunos invitados de segunda categoría, carentes de todo peso específico. El señor Earle Herrera, quien no forma parte de la cúpula del oficialismo a pesar de su consecuente militancia en el oficialismo desde los orígenes del movimiento bolivariano, cansado de ser ignorado por sus colegas, decidió renunciar a la presidencia de la Comisión de Diversidad, adefesio encargado en teoría de promover la amplitud y desterrar el sectarismo. Esperar tal cosa del madurismo es como pedirle a Drácula que no jadee cuando ve sangre.
El desacierto de Maduro es tan patético que, en protesta por el comportamiento del gobierno de Caracas, el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, no asistirá a la cumbre de la Unión Europea con la Celac (organización promovida por Hugo Chávez para acabar con la OEA) prevista para octubre. Con lo cual, resulta previsible que el encuentro no se realice.
La respuesta del gobierno bolivariano ante la actitud internacional ha sido, como siempre, atolondrada. Con unas notas diplomáticas desabridas ha intentando contrarrestar el efecto positivo del viaje de Borges y Guevara. La muletilla del “injerencismo” es invocada con la monotonía de un reloj, por un mandatario que no toma ninguna decisión importante sin el beneplácito de Raúl Castro, dependencia de la que el propio Maduro se encarga de dejar constancia con sus permanentes viajes a La Habana.
Los países democráticos del planeta no están dispuestos a aceptar que la dictadura madurista pase incólume; que sus desmanes autoritarios queden ilesos como ocurrió con Fidel Castro, quien desterró la democracia de la isla caribeña bajo la mirada complaciente de la gran mayoría de las democracias occidentales y de los intelectuales “progresistas” del mundo, quienes quedaron imantados por un tirano a quien la historia política se encargará de ubicar en el lugar que le corresponde, luego de hacer el balance de su labor destructiva tras cincuenta años de haber martirizado a Cuba.
Con Maduro y la revolución bolivariana, afortunadamente, el cuento ha sido diferente. Ninguno de los Estados, congresos y partidos democráticos del mundo acepta sus explicaciones y excusas. El trato que le da al Parlamento venezolano y a los diputados solo se ve en los regímenes de fuerza. Su comportamiento autocrático lo pagará con creces.
Los resultados concretos de las gestiones Borges y Guevara probablemente no se vean en el inmediato futuro. Lo que sí está sintiendo el Gobierno en su médula espinal es la caída de la confianza de todos los mercados financieros internacionales, en cuyo origen se encuentra la crisis política provocada por su viraje dictatorial. El Gobierno carece de divisas para cubrir incluso sus compromisos cotidianos en todos los frentes que debe atender. Este cerco, absolutamente legítimo porque lo que está en juego es el destino del sistema democrático en todo el continente latinoamericano, hará retroceder a Maduro y a los aliados que lo soportan en el poder. A esa casta lo único que se le pide es que respete la Constitución del 99 y retorne al modelo democrático. Este regreso lo emprenderá por las buenas, o tendrá que atenerse a las consecuencias, un ápice de las cuales está padeciendo. En América Latina no habrá otra Cuba.

Venezuela: Los que se quedan por Ángeles Mastretta – Nexos – 1 de Septiembre 2017

portada-septiembre.jpgNunca le ha gustado hablar de tormentas, pero es venezolana. Imposible librar su corazón de ese linaje. ¿Y cómo no afligirse? Arduo vivir en Venezuela. Pero ella no ha querido ni quiere moverse de ahí. A pesar del espanto. Yo, en cambio, frente a la deriva de su país, temo hasta decir su nombre.

Arely es un privilegio que me concedió la fortuna. La encontré hace nueve años y desde entonces vamos sabiendo una de la otra, como sabemos de los nuestros.

Con las penas de su mundo ella siempre ha sido prudente. Porque es de una elegancia de alma que le impide maldecir y perder la esperanza.

En diciembre de 2015, tras las elecciones en que la oposición a Maduro ganó la mayoría en el Congreso, la tenía entera. Escribió: El momento que estamos viviendo en Venezuela es un buen motivo para decirles que siempre las quiero y forman parte de mi vida. En esta patria del alma llanera sabemos que este nuevo camino es largo, pero es el comienzo que estábamos esperando, necesitando, deseando, desde hace muchísimo tiempo.

Acompañó este envío con un texto, del escritor Laureano Márquez cuya primera frase, hoy, suena a ensalmo: Este lunes amaneció de democracia. Y era una celebración. Hasta del cielo y los árboles de su país. Lo que parecía imposible para muchos se logró. Venezuela tiene un solo camino, la democracia y el voto como instrumento de cambio y el que no lo entienda, peor para él.

Laureano Márquez estudió ciencias políticas, nació en 1963, es un comediante, un crítico. Tiene dos millones de seguidores en Twitter. @laureanomarquez, escribe la editorial del diario Tal cual (@talcual). Yo no supe de él, ni de tantos, cuando recibí el premio Rómulo Gallegos, que le debo a Venezuela como quien debe una bendición para toda la vida. Siempre tendré cariño y deudas con ese país que hoy sufre tanto. Entonces Márquez ya trabajaba en la tele y los periódicos, pero los escritores de mi generación perdimos el buen hábito que sí tuvieron los de la generación anterior: buscar a los otros, hacer amigos en cada uno de los países que visitamos. Escribo esto y me contradice la emoción de un recuerdo. En 1996 conocí a Carlos Pacheco. Fue presidente del jurado que decidió el premio. Durante los días que entonces pasé en Venezuela nos hicimos amigos. Hablamos de libros, de su pasión por Augusto Roa Bastos. Pero yo vivía entonces en una vorágine. Perdí el rumbo de Carlos y ahora que lo busco en la red me entero, con pesar, de que murió en 2015, en Bogotá.

Investigador, ensayista, crítico, editor, profesor de la Universidad Simón Bolívar, miembro de la Academia Venezolana de la Lengua. Todo eso era Carlos y me perdí de celebrarlo con él. No puedo saber qué sentiría ahora frente a la desgracia que atormenta a su país. He de buscar a su esposa, Luz Marina Rivas, profesora titular de la Universidad Central de Venezuela, magíster en Literatura Latinoamericana y doctora en Letras por la Universidad Simón Bolívar.

Le pregunté a Arely si algo sabe de ellos, pero cuando esto escribo aún no me dice nada.

Hace días, tras la supresión de la Asamblea Nacional elegida democráticamente y el invento de una Asamblea Constituyente, escribió un mensaje breve.

La lectura y la escritura las tengo a un lado y esa no soy yo, así no soy, pero el país se metió hasta la médula y no hay otra actividad que esta zozobra y este día a día de incertidumbres. La diáspora venezolana se ha instalado en el alma y en el ánimo.

Este artículo de Leonardo Padrón es uno de los retratos de nuestro acontecer y lo comparto porque es la perfecta descripción de lo que pasa en nuestros corazones.

El texto de Padrón es largo y se titula “La casa grande”. Elijo algunos de su párrafos. Me han sorprendido porque explican lo que a veces nos parece inexplicable. Por qué quienes sí hubieran podido salir de Venezuela siguen y quieren seguir ahí. Responde a lo que tantas veces le han preguntado al escritor.

Las razones para quedarse y lidiar, para no irnos en desbandada.

No es un tema fácil. Es un tema espinoso por el espinoso país que hoy vivimos… Ahora bien, ocurre que habitualmente uno no anda explicando las razones que tiene para no irse de su casa.

…Mi casa, si me pongo específico, limita al norte con la fiesta que es el Caribe, al sur con la selva fantástica de Brasil, al oeste con kilómetros de vallenato, cumbia y hermandad y al este con la vastedad del Atlántico y ese litigio histórico, otra vez de moda, que es Guyana. Mi casa tiene el techo azul casi todo el año. Mi casa es un clima de mangas cortas y risa fácil. Mi casa tiene un catálogo de playas irrepetibles. Y si la camino a fondo me topo con la belleza de sus abismos de agua, con la neblina a caballo de sus páramos, con sus árboles redondos, con su sol de tamarindo y papelón. Mi casa tiene 30 millones de habitantes…

…En mi casa está mi infancia, mi ventana y mi lámpara, mi postre favorito, mi carro, mi lista de amigos, mi cine recurrente, mi ruta de librerías, mi estadio de beisbol, mi zona de costumbre y apegos. El sol nace y se pone en mi casa.

…Tengo una vida entera en ella. Y una vida entera es mucho tiempo.

…Pero sucede que a pesar de todo eso, tengo que explicar por qué no me quiero ir de mi casa.

…cuando no llega el agua a mi casa averiguo, pregunto, resuelvo, compro, instalo un tanque. Cuando aparecen filtraciones busco, llamo, persigo al plomero… Cuando se agrietan sus paredes, cuando se colma de insectos, cuando la cubre el polvo, cuando se trastornan sus aparatos, cuando la polilla ataca, en todos esos casos, no suelo irme, no desisto, no salto por la ventana. Sencillamente, me ocupo. La lleno de atenciones…

Sí, en estos tiempos las goteras se han vuelto absurdas, el techo se ha corrompido, el agua sale negra, la luz es escasa, el tronar de las armas eclipsa el bullicio de las guacamayas, la nevera se ha llenado de vacío y nostalgia, a los insectos se le han sumado alimañas impensables. Mi casa es hoy un tesoro arruinado, malbaratado, saqueado. Pero es mi casa. Me cuesta no atenderla. No procurar remedios. No aportar la cal de mis opiniones, la despensa de mis esmeros, el martillo de mi insistencia y su tanto de ética, perspectiva y confianza.

Mi casa está rota. Y yo me sumo a la reparación. No al adiós. Irme es un verbo posible. Tengo derecho a hacerlo. A veces me intoxico de ganas. Pero entiendo que en cualquier otro confín seré un extranjero. Un emigrante. Un nómada accidental.

Es una opción válida… pero el exilio es una palabra llena de piedras… Es una acrobacia espiritual.

Hay vecinos que se han ido, otros que están haciendo maletas, ensayando un nuevo idioma, aprendiendo a usar un GPS. Mis hijos se despiden de sus mejores amigos. Mi pareja se despide de sus mejores amigos. Mis mejores amigos se despiden de sus enemigos.

Los venezolanos estamos viviendo una experiencia inédita. En esta época de ideologías y militancias extremas, el desencanto ha hecho que el país esté advirtiendo el mayor de los éxodos de su historia. Me he topado con la conmovedora circunstancia de ver a una madre hacer todo lo posible por separar a su hijo de ella. Apurándolo para que se vaya a estudiar a Calgary. Para salvarlo. Para saberlo seguro.

¿Es este el fin del país? No. Los países no concluyen. Es este un episodio amargo.

Se habla de la inflación más alta del mundo. De la escasez más pavorosa que hemos vivido. Del corrimiento del sistema de valores. De una violencia sórdida y copiosa que ha convertido al mapa entero en sangre y luto. Así de grave está la casa, así de extrema la inundación.

Entonces, ¿desertamos?, ¿desmantelamos lo que queda? ¿Realmente queremos renunciar a nuestra casa?

Leonardo Padrón es escritor. @leonardopadron y publica en su .com y @caraotadigital. Nació en Venezuela, en 1959. Licenciado en Letras por la Universidad Andrés Bello, ha escrito y escribe todo el tiempo. Poesía, crónicas, guiones para cine y televisión, entrevistas. Es productor en medios electrónicos, es editor. Es otro venezolano extraordinario.

Termino este artículo al recibir el más reciente mensaje de Arely: El lunes pasado murió en manos de este desastre el hijo de una amiga. Vivían en Barquisimeto y él, Eduardo, de 19 años, estaba manifestando pacíficamente.

Todo esto sufre, pero se queda. Ahí está su casa.

Ángeles Mastretta
Escritora. Autora de El viento de las horas, La emoción de las cosas, Maridos, Mal de amores, Mujeres de ojos grandes y Arráncame la vida, entre otros títulos.

 

A %d blogueros les gusta esto: