elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Asamblea Nacional

El problema de negociar en dominicana por Thays Peñalver – Venepress.com – 4 de Diciembre 2017

1511394358_1509979393_Captura_de_pantalla_2017-11-06_a_la(s)_10.41.26_a._m..jpgNadie sabe quien pierde más o lo que es lo mismo, ganará quien pierda menos y en este caso, el gobierno es el que menos tiene cara de perder

La oposición y el gobierno han decidido levantarse de la mesa sin que exista humo blanco en las negociaciones. Como es lógico, el problema para ambos es que toda negociación por mas adelantada que esté contempla ceder posiciones y posturas. Por eso el peor momento de toda “negociación” política es cuando ambas partes ven plasmado en un documento la ruta acordada, pero completamente edulcorada en un lenguaje diplomático que convenga a las partes. Les pongo un ejemplo que ocurrió ayer abiertamente en los medios, a la oposición le conviene que el gobierno acepte los términos “crisis humanitaria” y que permita un “canal humanitario” y para el gobierno es imposible aceptarlo, porque sería admitir nada menos el fracaso de la revolución y con ello, la oposición saldría políticamente victoriosa. Pero si la oposición solo logra un acuerdo parecido al de 2014 que hable de “trabajar conjuntamente para solucionar el problema” que contemple traer medicinas, sin haber ganado la batalla política, uno de sus puntos principales, como en el pasado, carecería de efecto político alguno y es que la donación de unas pocas medicinas coyunturales –en sentido estadístico- no tienen mayor impacto en un país que necesita arreglar el problema de insumos médicos de fondo.

Lógicamente ocurre lo mismo con el bando contrario, pues el gobierno pide que la oposición rechace “cualquier forma de injerencia internacional” -venga de Trump, de Almagro o de quien sea- y cuando se plasma en el documento, la oposición no puede aceptarlo en esos términos y termina siendo un punto muerto en el debate, ya que quedaría también como en el documento de 2014, como una simple declaración de principios sobre la soberanía del país.

El resto de las expectativas del gobierno son tan altas, que implican nada menos que una “rendición incondicional” de la oposición cuando piden también que la oposición aniquile el mandato expreso de 7,5 millones de sus votantes y reconozca, coadyuve al reconocimiento Internacional de la Asamblea Nacional Constituyente, se subordine a ésta y participe en la Comisión de la Verdad destinada a investigar a la propia oposición.

Pide también que la Asamblea Nacional acate las sentencias del TSJ que la despojan por completo de sus funciones y que se comprometa al cese de la “guerra económica” que supuestamente han generado los industriales y los productores -entre muchos otros- contra el pueblo. Finalmente, que acepten los resultados de las elecciones Municipales en curso y de las presidenciales, ya previstas éstas últimas para finales de 2018.

Para la oposición aceptar semejantes propuestas o que el gobierno acepte lo contrario como contrapropuesta opositora, simplemente coloca estas posiciones en un punto medio, en el que ambas partes se comprometen a “medio aceptarse” lo que políticamente no tiene mayores repercusiones para el gobierno, pero si para la oposición tanto en su electorado, como a nivel internacional. Porque medio aceptar la Constituyente, no es lo mismo que lo que el gobierno ha hecho con la Asamblea. Porque el punto y la ganancia política entonces se lo llevaría por completo el gobierno.

Por eso los dos puntos fuertes de la negociación son principalmente la reestructuración del CNE y “Que la oposición se comprometa a hablar con el Gobierno de EE.UU y exija que levante la persecución económica y financiera contra Venezuela” (Telesur). Y por eso todo parece indicar que ya están trabajando desde hace rato en este punto con la “reestructuración de la deuda” propuesta por la oposición, a cambio de que le permitan tácitamente a la Asamblea proseguir su curso y un cambio en el CNE.

El problema es que la oposición debe entonces no solo comprometerse a hablar sino exigirle a Donald Trump, Marco Rubio e Ileana Ros-Lehtinen (al Senado y a la Cámara), que eliminen o reformen las sanciones económicas para reestructurar la deuda. En palabras más sencillas el gobierno tendrá un barril a 60 dólares, le entrarán cada semana mil millones de dólares para las elecciones. Pero no puede movilizar un centavo y necesita que la oposición ayude a levantar las sanciones para que el gobierno disponga de los fondos para gobernar. Por todo esto, el mayor de los problemas que tiene esta petición es que la fuerza de la oposición, depende de terceros.

El segundo problema es el impacto internacional en la imagen de la oposición. Lo que resulta obvio, es que el gobierno necesita que quien motorice esto sea la parte de la oposición que puede al menos tener acceso y algo de ascendente, es decir no la parte de la oposición que Donald Trump y Marco Rubio no escucharían.

Puede ser también que el gobierno este pretendiendo como resultado el descredito opositor, en los Estados Unidos y que este país termine de entender que la oposición no es la opción. De allí que de aceptarse, al menos dos de los políticos con mayor ascendente internacional de la oposición, serán los comprometidos para esta tarea y contra esto ya Marco Rubio se pronunció a penas escuchar la petición publica de la oposición en su momento (10 de noviembre): “No habrá manera de reestructurar la deuda venezolana, sin una exención a las sanciones y no habrá ninguna exención de sanciones”. Si es o no una retorica del senador Rubio, para elevar la fuerza en la negociación, se vera en un futuro, pero todo luce que la oposición no las tiene todas consigo.

En relación a esta postura, la lógica estadounidense es la misma, que si la oposición cubana en Cuba, pidiera el cese del bloqueo para que los Castro entreguen algo a cambio. Por eso lo que pedirá la oposición a Trump y a Rubio es un caso único. En principio porque sabe que quienes llegan a pedir eso son personas que tienen una “pistola en la cabeza” y por eso es cierto que el gobierno de Estados Unidos ha cedido políticamente en casos puntuales de acuerdo a resultados concretos, pero nunca ha cedido completamente. Es decir, hay precedentes de levantamiento de sanciones puntuales en diálogos como el caso de Zimbabue (Tribunal electoral y esposas de ministros) pero nunca ha cedido a un bloqueo como el venezolano, mucho menos cuando las “concesiones” en el propio diálogo y la excarcelación previa de políticos renombrados, es una señal de que la presión está funcionando.

Así que, ¿de que depende que Donald Trump y Marco Rubio acepten la propuesta de estos políticos y eliminen las sanciones parcial o totalmente? En el mejor de los casos, no bastará con una tímida ganancia o un CNE “balanceado” o un canal humanitario, la oposición debe presentarse allí, con la madre de todas las ganancias, es decir el gobierno debe ceder a lo incomprensible y ya ha advertido que “no torcerá el brazo”.

Sea como fuere, en este caso las posibilidades de una victoria contundente de la oposición, son pocas si el gobierno no cede abiertamente a unas elecciones completa y totalmente libres, con el fin de la represión a la oposición, el retorno de los políticos exiliados y presos habilitados políticamente. Menos de esto, no conllevara al levantamiento de sanciones, mucho menos de lo que el gobierno califica de “bloqueo financiero”.

Pero si la oposición llega a Donald Trump y a Marco Rubio con una ganancia mínima. Un CNE mitad del gobierno y mitad de la oposición con un tercero, susceptible a ser demolido por el sistema y unos cuantos políticos aún presos en sus casas, con un canal humanitario que no es solución al problema de fondo de los medicamentos, la situación será complicada para la oposición internacionalmente y m´ss aún, de cara a sus electores.

Finalmente esta la realidad económica, hasta ahora culpa absoluta del gobierno. La oposición podría obtener ganancias puntuales, pero también tiene mucho que perder, aún si se sale con la suya. Y aquí me temo que en la oposición hay buenas intenciones, pero siguen sin tener noción de lo que verdaderamente implica una reestructuración de la deuda en un país. Porque el liderazgo opositor cree que una reestructuración es asunto de economistas y burócratas cuando es un asunto de ciclópeos y agresivos bufetes de abogados.

Lo que no entiende el liderazgo opositor que lo propone, es que no importa si es el esquema de un rescate del FMI que implica una serie de condiciones espeluznantes y la sesión de la soberanía económica frente a la oficina del comisionado nombrado o directamente con los acreedores, en un país con un barril a 60 dólares, sentado sobre diez trillones de dólares y activos por doquier. El liderazgo opositor debe comprender que toda reestructuración de la deuda implica medidas económicas, implican abogados internacionales y muchas letras pequeñas, implica que usted durante el tiempo que dure, no puede darle mejores condiciones a otros préstamos porque estaría estafando a quienes aceptaron sus condiciones, implica la posible negativa de los fondos buitres y problemas grandes con activos internacionales e implica quiéralo o no, medidas de recorte de gastos y disciplina fiscal que son por decir lo mejor, poco probables.

Así que si reestructuran la deuda y esto sale mal económicamente como en el caso argentino o griego (implícito en toda reestructuración) la oposición estará en el peor de los mundos, será culpada de la crisis, de colaboracionismo y habrá perdido todo lo que le queda de imagen internacional.

Por eso, la parte no convocada al dialogo, piensa que si la única fortaleza real de la oposición, si lo único que impide que arrasen con lo que queda del aparato productivo y de la debilitada oposición, son la presión internacional y financiera ¿Suena lógico jugar esa carta antes de tiempo?. Por otra parte piensa que presentar una “victoria” con una reforma puntual del CNE que lo haga mas paritario no conduce a ninguna parte, mucho menos a ganar una elección, ya que parten de la experiencia de la propia Asamblea, ganaron dos tercios y ni siquiera podían abrir las oficinas, no tenían luz o un funcionario militar tenía mas peso para dejar entrar al Hemiciclo, que el propio presidente. En fin que esa parte de la oposición piensa que tener un mejor CNE, no garantiza que un suboficial, los deje siquiera entrar al centro de cómputos, mucho menos que no hagan trampa.

En fin que la oposición esta dividida incluso en las posibles ganancias de las negociaciones y más aún frente a una ganancia a medias, porque en toda negociación ceden las dos partes y no solo importa lo que gane una parte, sino las implicaciones de las ganancias del otro lado. Como por ejemplo, el gobierno no reconocería una emergencia humanitaria porque sería reconocer el fracaso de la revolución, pero dejaría entrar medicinas. Asunto que sería un pequeño paliativo al problema real de medicamentos, es decir no se reflejaría realmente en la carestía general y no sería ganancia política para la oposición. O un CNE mas “balanceado” que no significaría elecciones limpias y a la oposición trabajando contra las medidas de Trump.

Así que el temor de esa parte opositora es que el gobierno se salga con la suya, al ganar casi todas las gobernaciones y las alcaldías, gane las presidenciales y se quede con dinero y sin sanciones económicas con una oposición culpada por todos, extremadamente debilitada internacionalmente y demolida electoralmente por otros cinco años. Lo que en la practica sería casi la desaparición de los partidos y su militancia. Con una constituyente y un TSJ secundados parcialmente por la oposición, que pueden decidir elecciones legislativas en 2019 y crear en la practica, una hegemonía de un partido único, nunca visto desde el caso cubano. Es decir el peor escenario posible para la oposición.

Como siempre hay que ligar que las cosas funcionen y que el liderazgo tenga la razón y no se la juegue por nada o casi nada. Porque hay muchas cosas que pueden salir mal como resultado de esta negociación en particular. Hay que ligar que a la oposición le vaya bien, porque no solo se juega su final, sino nuestro destino. Su éxito o fracaso, será el de Venezuela, pero como dice el New York Times, todo pinta que en esta negociación, nadie sabe quien pierde más o lo que es lo mismo, ganará quien pierda menos y en este caso, el gobierno es el que menos tiene cara de perder.

Thays Peñalver
04/12/2017 – 4:47PM

Unidad presentó declaración sobre el inicio de proceso de negociación del #1Dic – La Patilla – 27 de Noviembre 2017

MUD-1_2

La Mesa de la Unidad Democrática leyó este lunes un documento en el que expresa su posición ante el proceso de negociación a realizarse el próximo 1 y 2 de diciembre en República Dominicana, entre gobierno y oposición.

El encargado de leer el documento fue el economista Jorge Roig, quien afirmó que “ya basta de ver a niños hurgando en la basura, de jóvenes yéndose del país”. Por lo que informaron que han decidido apoyar y ser parte de la Venezuela que ha dispuesto iniciar un nuevo proceso de diálogo, que busca defender la Constitución, el derecho a la comida y las medicinas.

Resaltó que se va a un diálogo con un Gobierno que no respeta los derechos humanos, sin embargo, recalcó que no se va a dejar de luchar por la Venezuela libre.

Informó que los entre los representantes se encuentran Julio Borges, Luis Florido, Timoteo Zambrano, Simón Calzadilla, Colette Capriles, Marcela Máspero, Mariela Magallanes, Jorge Roig, Roberto Enríquez, entre otros.

A continuación el comunicado leído:

DECLARACIÓN SOBRE EL INICIO DEL PROCESO DE NEGOCIACION EL PROXIMO 1RO DE DICIEMBRE

Ya basta de ver a nuestros niños víctimas de desnutrición, ancianos muriendo por no conseguir medicinas, familias hurgando restos de comida en la basura, jóvenes huyendo del país en busca de futuro, y familias enteras haciendo inmensas colas en busca de los pocos alimentos que se pueden comprar. Un país tan rico como el nuestro no merece seguir sufriendo de escasez de alimentos, medicinas, seguridad, paz y ley. Esta tragedia generada por las malas políticas del gobierno, y agravadas ahora por la imposición de una ilegítima “asamblea constituyente”, tiene que cambiar y hay que hacer lo que sea para lograrlo.

Hemos decidido apoyar y ser parte de la Venezuela que, como una de sus formas de lucha para superar el drama social y alcanzar el cambio político, ha dispuesto iniciar un nuevo proceso de negociación con el gobierno el próximo 1ro de diciembre en República Dominicana.

Proceso que busca defender la Constitución, el derecho del pueblo a medicinas y alimentos, a elecciones libres y transparentes, a que en nuestro país no haya presos políticos o un asesinado más por protestar y pensar distinto.

Venezuela está unida en torno a las exigencias que constituyen las 4 banderas con las que se va a este proceso:

1) que el pueblo decida, en elecciones libres y transparentes, el gobierno que desea, con un CNE equilibrado, observación internacional calificada, eliminación de las inhabilitaciones políticas y el respeto a las condiciones establecidas en la ley. Sabemos, al igual que todo el país, que la solución definitiva a la crisis y a la inmensa tragedia social que hoy padecemos pasa por unas elecciones presidenciales libres, y hacia allá está orientado nuestro esfuerzo

2) Que se permita el canal humanitario de alimentos y medicinas para aliviar el inmenso sufrimiento social;

3) que se liberen los presos por razones políticas, y

4) que se restituyan las facultades constitucionales de la Asamblea Nacional

La lucha por alcanzar estos objetivos no puede ser sólo de los factores políticos de la Unidad Democrática, sino de todo el país. La delegación de demócratas venezolanos se ha ampliado para incluir a representantes de los sectores laborales y obreros, productivos, académicos y de organizaciones de defensa de los derechos humanos.

La delegación y sus asesores está conformada por Julio Borges, quien la preside, Enrique Márquez, Luis Florido, Luis Aquiles Moreno, Eudoro González, Gustavo Velásquez, Timoteo Zambrano, Vicente Diaz, Juan Manuel Raffalli, Daniel Sierra, Asdrúbal Oliveros. Maria Eugenia Mosquera, Colette Capriles, Jorge Roig, León Arismendi, Marcela Máspero, Luis Carlos Padilla, Feliciano Reyna, Manuel Teixeira y Mariela Magallanes.

Estamos plenamente conscientes que vamos a una negociación con un gobierno sin ninguna credibilidad nacional o internacional, que ha incumplido e irrespetado convenios internacionales en derechos humanos y en materia laboral. Pero el sufrimiento de nuestro pueblo ya es un grito que clama al cielo, y nos obliga, por razones de responsabilidad y humanidad, a intentar todo lo que haya que hacer para ponerle fin. La historia nos enseña que la transición entre un régimen dictatorial a la libertad y a la democracia siempre pasa por una negociación.

Creemos que este proceso debe ser transparente. Entendemos el escepticismo que muchos pudieran tener sobre los resultados de esta negociación, no sólo en sus resultados sino en el correcto cumplimiento de lo eventualmente acordado. Por eso ratificamos el compromiso de mantener actualizado a nuestro pueblo sobre los avances, trabas y acuerdos en el mismo. Sabemos que millones de venezolanos tienen centrado en este proceso sus esperanzas para un verdadero cambio en el país y merecen saber lo que está sucediendo.

 

La diáspora está a la deriva y abandonada a su suerte por Kelvin Bolivar – Venepress.com – 23 de Noviembre 2017

1511472428_Luis_Florido_sobre_la_diáspora_venezolana.jpg

El presidente de la Comisión de Política Exterior de la AN, denunció que hay miles de venezolanos que están indocumentados en el extranjero

En una entrevista exclusiva para Venepress, el diputado a la Asamblea Nacional (AN) y presidente de la Comisión de Política Exterior, Luis Florido, se refirió en torno a la difícil situación que atraviesan los venezolanos en el extranjero para acceder a la cédula o el pasaporte de su país de origen.

¿La Comisión de Política Exterior ha realizado algún tipo de gestión ante las autoridades nacionales para resolver la situación de los venezolanos en el extranjero?
Este es un tema reiterado en la Comisión de Política Exterior, incluso hemos sacado acuerdos para exhortar a las autoridades (cancillería y consulados) a resolver lo que es el tema migratorio, pues se ha convertido en una calamidad tener que sacar el pasaporte o renovarlo. Hay muchos venezolanos en distintas partes del mundo que no tienen ningún documento de identidad.

“Aprobamos un acuerdo donde exigíamos la reapertura de consulados como el de Miami, uno de gran importancia para la diáspora venezolana, debido a la gran concentración de venezolanos en reposan en esa ciudad”.

Sobre este tema hicimos una gira por todo el país la cual denominamos “Venezolanos Sin Pasaportes”, esto con la intención de difundir, sensibilizar y hacer una campaña a favor de quienes no tienen pasaportes en la diáspora y también en Venezuela, porque es un problema que nos afecta absolutamente a todos.

Desde la Comisión se ha hecho todo lo que esta en nuestro alcance pero nos hemos encontrado con un obstáculo, principalmente es el desconocimiento por parte del Gobierno hacia la AN, esa dificultad impide que nosotros podamos ejercer adecuadamente nuestras funciones en lo que se refiere a las atribuciones constitucionales, que tiene que ver sobre el control gubernamental y dependencias ministeriales.

Si hubiese un balance de poderes, hoy en día no tendríamos este problema porque la presión desde la Comisión de Política Exterior se hubiese convertido en una acción concreta por parte del ejecutivo nacional.

¿Manejan cifras de la cantidad de venezolanos que se encuentran afectados en el extranjero?
No manejamos cifras oficiales porque precisamente parte de la opacidad que ha venido existiendo es esa, no hay cifras de ningún tipo, no hay cifras oficiales o de otras vías, hay básicamente estudios que han hecho los países donde se encuentran los venezolanos.

Recientemente el gobierno de Brasil nos hablaba que hay aproximadamente 40.000 venezolanos en la frontera con Venezuela, de ellos 17.600 reciben ayuda humanitaria porque muchos están sin documentación o registro.

No hay información oficial de otros países, porque muchos venezolanos emigran fuera de los mecanismos legales, es decir, lo hacen sin registrarse en los países donde llegan y por supuesto eso genera mucha opacidad en la información y mucho más en la que deberíamos manejar en la Comisión de Política Exterior, que son los informes relacionados al transito migratorio y las solicitudes que hay de documentación de todos los aspectos en los distintos consulados del mundo.

Hay que recordar que constitucionalmente la obligación del Estado es reportar específicamente en materia de política exterior toda la información requerida, la AN debe aprobar embajadores, la política del Ejecutivo e incluso los informes de gestión.

Hay organizaciones que ya no hablan de dos millones, sino que se ha superado esa cifra con creces, incluso muchos se refieren a tres y cuatro millones de venezolano en el exterior.

¿Ha tenido contacto con Tomás Páez, sociólogo venezolano que tiene la data de la diáspora?
Sostuve una comunicación telefónica con el, ha hecho sus propias investigaciones, pero estamos seguros que las cifras son mucho mayores a la investigación que ha realizado el señor Páez.

Pese a que no tenemos la información de cifras exactas sobre los distintos temas, manejamos la data de los que se han organizado en la diáspora con respecto a la necesidad del pago de pensiones del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS), que son aproximadamente 13.000 venezolanos que se han ido organizando.

“Por cierto, no les han pagado y están en situaciones muy precarias, (…) ha habido unos casos muy particulares que les ha llegado, pero la mayoría no cobran desde hace dos años, un año en otros casos”.

No ha habido una política de Estado para atender a los pensionados, esto pese a los convenios internacionales que obligan a dar atención al caso de los pensionados, hay convenios, pero no ha sido posible.

¿Qué le recomienda a los padres de los niños que fueron sacados de Venezuela y que hoy tienen la edad para sacar la cédula, pero que los Consulados no los atienden?
Hicimos un acuerdo hace algunos meses con respecto a este tema, precisamente porque muchos de nuestros niños no tienen acceso a la identidad, es un derecho constitucional y deber del Estado atenderlos.

Lo que ha ocurrido es que el Gobierno de Nicolás Maduro hace caso omiso a la Constitución, la cual los obliga a atender a una comisión constitucional como lo es la de Política Exterior, ellos deben reportarnos sobre lo que ocurre en las embajadas, en los consulados y en cada uno de los espacios internacionales.

Todos los días hay un correo que llega a la Comisión de Política Exterior, con la problemática de los familiares que no consiguen pasaporte, los padres y los hijos que no pueden tener el derecho a la identidad, la mayoría de los venezolanos que están afuera quieren que sus hijos sigan siendo venezolanos, tienen derecho a que sus hijos tengan el pasaporte y la cédula.

“Están totalmente a la deriva, no existe una política del Gobierno para atender estos casos, si ni siquiera los que viven en Venezuela tienen el libre acceso al pasaporte, imagínate los que viven afuera para obtener la cédula y después su pasaporte”.

Definitivamente están abandonados a su suerte y en muchos casos con graves problemas de movilización, familiares que no han podido ver a sus padres moribundos, en muchos casos las personas mueren si ser vistos por sus familiares debido a que estos no tienen los pasaportes vigentes, no pueden renovarlos o sacar el documento.

¿Qué opinión merece la actuación del Estado venezolano, cuando hay países vecinos que se abocan en atender a sus ciudadanos en el exterior?
La Cancillería venezolana ha venido siendo hostil con los emigrantes venezolanos al no facilitarles estas gestiones, todo es complicado aún cuando es un derechos constitucional que tienen los ciudadanos.

El punto se ha convertido en un problema real para los países que han recibido esta inmigración, porque no están en la capacidad de atender a los venezolanos y más bien han tenido la generosidad de recibirlos.

Los venezolanos en el exterior piden que al menos en cada consulado se permita tramitar los documentos a los cuales tienen derecho, desde sacar una cédula, hasta apostillar un documento para adquirir un empleo o poder continuar una carrera, por supuesto la emisión o renovación de los pasaportes.

“Hay venezolanos que están presos en el exterior, es decir, hay unos que están presos en España por no poder salir del país o poder moverse, hay unos que están presos en Estados Unidos, otros lo están en Suramérica”.

Se les facilita a los que están en Suramérica debido a los convenios del Mercosur que les permite viajar entre países con la cédula de identidad. Mientras que países de Centroamérica como Panamá, se han vuelto cada vez más restrictivos con los emigrantes venezolanos.

¿Qué mensaje le podría dar a los venezolanos en el exterior que están afrontando este tipo de dificultades?
Que todo termina y se resolverá en la medida que se pueda producir el cambio político en Venezuela, eso es un requisito, todos los caminos conducen al cambio político para poder resolver la crisis económica, política y social y por supuesto, la crisis que tiene que ver con la condición migratoria de los venezolanos y la dificultad que tienen para obtener documentos en los consulados.

“Como el gobierno controla los precios, la vida de los ciudadanos y las empresas en Venezuela, también les han expropiado el futuro de los venezolanos en el exterior”.

Nueva coalición opositora en Venezuela revela directivos y exigencias a la dictadura por Orlando Avendaño – Panampost – 20 de Noviembre 2017

 

soyvenezuelagermanmariacorina-950x468.jpg
Soy Venezuela, la alianza que representa una alternativa a la MUD, es conformada por destacados intelectuales, empresarios y dirigentes políticos. (Twitter)
La novel alianza opositora Soy Venezuela finalmente presentó a sus integrantes —bajo la denominación del Consejo Consultivo— y ofreció una propuesta de cuáles son las condiciones bajo las que se debería establecer una verdadera negociación en el país con el régimen de Nicolás Maduro.

Soy Venezuela nació el domingo 17 de septiembre, cuando a través de la red social Twitter varios dirigentes, activistas y reconocidas personalidades publicaron en sus cuentas una etiqueta haciendo referencia a la naciente alianza.

No obstante, desde su surgimiento, ha estado empañada por el misterio. Aunque sí se sabía que entre sus fundadores está la dirigente y coordinadora de Vente Venezuela, María Corina Machado; el exalcalde de Caracas y ahora exiliado, Antonio Ledezma; y el expresidente del Consejo de Seguridad de la ONU y diplomático reconocido, Diego Arria; sobre el resto de los integrantes no había precisión.

Pero este lunes 20 de noviembre publicaron la lista de quienes integran el Consejo Consultivo y, además, presentaron al país su propuesta de cómo se debería llevar a cabo la negociación con la dictadura de Maduro.

Intelectuales, activistas, empresarios y dirigentes políticos
La lista es amplia. Son 38 personalidades las que conforman el Consejo Consultativo. Primero se define que efectivamente Diego Arria, Antonio Ledezma y María Corina Machado son parte de Soy Venezuela.

Y entre los integrantes resaltan, sobre todo: el escritor y columnista Antonio Sánchez García; la exmagistrada y reconocida abogada Blanca Rosa Mármol; Carlos Blanco, columnista y exministro; el líder sindical Carlos Ortega, que en el pasado se le enfrentó a Hugo Chávez; el miembro de la Junta Patriótica que pudo derrocar a la dictadura de Marcos Pérez Jimenez (1958) e histórico dirigente nacional, Enrique Aristeguieta Gramcko; el filósofo y catedrático, Erik Del Búfalo; la pianista y activista, Gabriela Montero; la alcaldesa metropolitana, Helen Fernández; el abogado y catedrático, Juan Carlos Sosa Azpúrua; activista social Julio “Coco” Jiménez; la periodista Nitu Pérez Osuna; el secretario de la Universidad de Carabobo, Pablo Aure; y el dirigente empresarial Victor Maldonado.

Descuella también el nombre de Germán Carrera Damas, uno de los historiadores más destacados del país (con decenas de obras publicadas); el del jefe del Departamento de Estudios Políticos de la Universidad Metropolitana, Oscar Vallés; la presidente de la Red Liberal de América Latina (Relial) y gerente general del destacado think tank CEDICE, Rocío Guijarro. Por último, la lista es igualmente integrada por la abogada, defensora de derechos humanos y directora ejecutiva del Casla Institute, Tamara Suju.

Esta es la primera alianza opositora en Venezuela conformada por personalidades que destacan en diferentes espacios. Soy Venezuela se erige como una alternativa a la Mesa de la Unidad Democrática, la coalición de partidos opositores que desde el fracaso en las elecciones parlamentarias va en decadencia. Una organización partidista, de las cuales varios de sus integrantes se han apartado.

#NegociaciónDeVerdad
Junto a la lista de integrantes, Soy Venezuela publicó una “declaración”, que serían las condiciones que se deben corresponder con el verdadero interés nacional: “La salida del régimen”.

“La resistencia expresa y manifiesta del pueblo venezolano ha generado las condiciones para realizar una negociación genuina para el restablecimiento de la República. El régimen pretende desvirtuarlo una vez más en un falso diálogo, porque no se están buscando soluciones estables”, se lee en el texto.

Una clara referencia al proceso de protestas que se generó este año entre abril y julio. Protestas que, según la alianza, lograron la presión necesaria para poder forzar una negociación en el país para la salida del dictador.

Soy Venezuela insiste en que no hay indicios todavía de que el régimen esté dispuesto a ceder en un verdadero cambio político. “Más bien se observa la continuación de la destrucción económica, la violencia social, el empobrecimiento de los venezolanos y la muerte de los más vulnerables”, apuntan.

“Las negociaciones planteadas por el régimen son una simulación“, espeta Soy Venezuela. Luego, enumeran las condiciones que se deben dar:

El primer requisito es que “la negociación” debe estar “condicionada al cumplimiento satisfactorio de las exigencias previas”: “El cese inmediato de la Asamblea Nacional Constituyente y declarados nulos todos sus actos; el respeto de la autonomía y las atribuciones de la Asamblea Nacional; la vuelta a la constitucionalidad del TSJ; permitir la ayuda humanitaria y la libertad de los presos y perseguidos políticos”.

 

En segundo lugar, se exigen “objetivos claros de la negociación”. Se pide transparencia y compromiso con los acuerdos a los que se lleguen; pero que sea en un tiempo razonable vinculado a la urgencia del país. También se pide una “agenda transparente de puntos a negociar”.

El cuarto punto: “Un grupo de mediadores balanceados, con quienes se habría acordado con precisión la misión encomendada”. El objetivo, de acuerdo con Soy Venezuela, es lograr el cambio político con la mayor rapidez.

Los negociadores que representen a la oposición venezolana deben ser confiables y su mandato debe ser limitado. Se exige honestidad y que además gocen del respaldo popular.

Por último, el tiempo de la negociación debe ser limitado, para evitar que el régimen gane tiempo y llegue hasta el año 2018; y deben existir “mecanismos para hacer exigibles los acuerdos pactados, para que el régimen se vea obligado a honrar los compromisos asumidos en las negociaciones”.

Necesidades políticas de Venezuela por Luis Ugalde S.J. – 14 de Noviembre 2017

Unknown-1Hoy tenemos mucha oscuridad con pocas luces y moral. Estamos frente al abismo con algunas necesidades políticas de vida o muerte para lograr un futuro democrático de esperanza. Nombraré algunas.
Venezuela necesita:
1-Salir de este régimen con su modelo político y económico ruinoso y empezar de inmediato a superar la acelerada y espantosa crisis social, política y económica.
2- Un consenso con gran unidad en torno a la manera de parar la ruina económica productora de miseria social, y poner las condiciones que promuevan las inversiones nacionales e internacionales indispensables para la recuperación y reactivación de miles de empresas productivas.
3- Retomar la Constitución y los derechos humanos consagrados en ella, como punto de encuentro y base para activar las virtudes ciudadanas y valores solidarios.
4-Que predomine una Fuerza Armada decidida a respaldar el restablecimiento de la Constitución y su democracia frente a la dictadura.
5-Un gobierno de transición de unidad nacional con el fin de preparar las bases y condiciones indispensables para la elección de un gobierno democrático de reconstrucción. O un presidente electo para la “salvación nacional”, que trascienda a los partidos, pero con apoyo y compromiso de estos con un gobierno que responda a la emergencia social.
6- Apoyo internacional excepcional, como lo requieren los países luego de una devastadora guerra o de un terremoto de destrucción masiva.
7- Una movilización interna e internacional en torno a la ayuda humanitaria indispensable e inmediata para el logro de comida y medicinas de primera necesidad.
8- Una nueva esperanza nacional con movilización de conciencias y grupos descentralizados, sacando cada uno lo mejor de sí, rompiendo exclusiones y tendiendo puentes que activen la solidaridad reconstructora.

Ante necesidades tan evidentes, nadie que piense en el bien de Venezuela entera, debiera estar en desacuerdo.

Pero la política no se puede contentar con enumerar las necesidades, su responsabilidad es hacer que lo necesario se haga posible y convertir lo posible en realidad.

En el paso de lo necesario a lo posible nos encontramos con que los actores sociopolíticos están exigidos por otras necesidades e intereses propios.

Intereses propios:
1-Los maduristas dan prioridad de vida o muerte a la imposición y perpetuación de su poder absoluto.
2-Varios líderes de la oposición sienten que ha de ser él y más nadie quien presida el cambio, con apoyo de los demás.
3-Los empresarios parecen demasiado agobiados y dedicados a salvar lo suyo.
4-Mucha de la población frustrada y sufriente parece estar pensando en sobrevivir agachando la cabeza o en escaparse del país.

Pero contra toda apariencia la derrota puede ser una buena cura contra la ceguera y nos puede volver a la sensatez y unión.

Necesitamos producir signos radicales de conciencia democrática que, tomando en serio las necesidades básicas del país, sean capaces de convertirlas en metas de acción y proponer, por ejemplo, que otro -y no yo- sea el próximo presidente. “Yo y mi grupo” no pueden ganar y menos gobernar solos y reconstruir el país.

El gobierno está demasiado cegado blandiendo sus tramposos triunfos electorales que le impiden caer en la cuenta de su espantosa e irremediable derrota económico-social: La miseria social, el cerco internacional y el sufrimiento de la población lo atrapan.
Está acabado pero busca someter por resignación y miedo. Concentrado y obsesionado en la erradicación de la Asamblea Nacional y en la legitimación de la anticonstitucional y dictatorial Asamblea Constituyente; no como una institución más, sino como el poder supremo supraconstitucional que puede eliminar todo lo que no se someta y se arrodille. Que los resultados electorales solo sean válidos si reciben la bendición de la dictatorial Constituyente.

Ante esta dramática realidad, es absolutamente necesaria la unión básica en el país, con decidido apoyo internacional de los gobiernos democráticos, que no se conseguirá sin una unidad política interna trascendente y sólida donde los intereses particulares estén sometidos al esfuerzo excepcional para la salvación nacional
Nota.- Es necesario presionar en todos los frentes. La negociación con acompañamiento internacional será buena si se exigen las condiciones democráticas (que el régimen no quiere) para la próxima elección presidencial y restablecimiento de la constitución. El régimen ha demostrado que puede producir o violentar cualquier resultado, por eso los mayores partidos políticos y agrupaciones se niegan a acudir a las inmediatas elecciones tramposas de alcaldes. Por otra parte muchos demócratas están horrorizados ante la alternativa de entregar su alcaldía con más de 80% población opositora. Esto llevará en la práctica a una especie de conducta dual:

1) Unos no votarán y deberán concentrar esfuerzos en levantar con fuerza nacional e internacional una bandera que exige condiciones para las elecciones presidenciales y para el cambio de régimen.

2) Otros irán a votar con la movilización local descentralizada de la sociedad civil.

Inevitablemente ocurrirán las dos cosas incluso en un mismo partido. Lo importante es no caer en acusaciones después de la votación que impidan formar una unidad mayor para el indispensable gobierno de salvación nacional.

Informe final de observación de las elecciones de gobernadores del 15 de Octubre de 2017 por Red de Observación Electoral Caracas – 2 de Noviembre 2017

Asamblea de Educación_75. Conclusiones y recomendaciones

5.1. Conclusiones. La información recopilada durante la observación electoral nos lleva a concluir que la elección de gobernadores no satisfizo los requerimientos universalmente aceptados, para que una elección pueda ser considerada genuinamente democrática, como es que sea inclusiva, limpia y competitiva y que constituya el principal medio de acceso a los cargos públicos. En efecto, estos principios fundamentales fueron vulnerados cuando:

– Los electores hallaron trabas para organizarse y participar libremente en la elección, debido al proceso de validación al que fueron sometidos los partidos políticos que no obtuvieron el 1% en las elecciones de la AN.

– No se habilitó la inscripción de nuevos votantes, especialmente de jóvenes, como se ha hecho en procesos electorales anteriores.

– No fue posible conocer con exactitud los datos del Registro Electoral.

– Existieron obstáculos para que los electores pudieran ejercer su derecho al voto, como los ocasionados por los intempestivos traslados de centros y el entorpecimiento al desplazamiento de votantes por grupos violentos, reportados por nuestros observadores.

– Se entorpeció el ejercicio del sufragio para un conjunto importante de electores mediante la votación bajo presión y la compra de votos y la aglomeración excesiva de personas en algunos centros, en particular en los centros reubicados. –

– No fueron debidamente respetadas las preferencias de los votantes, al no ser éstas registradas de forma fidedigna, como debe cumplirse en una elección democratica, cuando no se chequearon, contaron y registraron todos los votos de manera imparcial y exacta, al no realizar las sustituciones de candidatos exigidos por la oposición, como quedó en evidencia, en particular, en la elección del Estado Bolívar, donde 3.787 votos fueron adjudicados a un candidato opositor que los partidos postulantes habían solicitado sustituir por Andrés Vlásquez, lo que alteró el resultado final de la votación.

– No se ofrecieron las condiciones para que los candidatos compitieran en igualdad de condiciones. Durante todo el proceso electoral, y especialmente, durante la campaña electoral que se inició el 23 de septiembre y concluyo el 12 de octubre, existió una clara desigualdad de condiciones entre los candidatos oficialistas y los de la oposición, que se manifestó en: el uso de recursos públicos en las campañas de los candidatos del Gobierno; la promoción de candidatos oficialistas en intervenciones (cadenas) de radio y televisión por el Presidente de la República y otros altos funcionarios del Gobierno; fue notoria la desigualdad de oportunidades de los candidatos opositores en la aparición en medios de comunicación oficiales y en el el uso de medios de comunicación oficiales.

– Los votantes no tuvieron acceso oportuno y completo a la información sobre el proceso electoral en general y en particular sobre la que concierne al sitio de votación que les corresponde, como se vió con la tardía publicación del cronograma electoral, la ejecución de parte de sus actividades con anterioridad a su aprobación y la reubicación de centros de votación a escasas horas de la jornada electoral.

– No se respetó el carácter periódico que han de tener, según el mandato constitucional, las elecciones de gobernadores, al realizarlas con un atraso de 10 meses.

– No se respetó la decisión expresada por los ciudadanos mediante el sufragio, que debe ser el principal medio de acceso a los cargos públicos, al exigir a los candidatos electos cumplir con una exigencia que no figura en ninguna ley, como fue la juramentación ante la ANC y anular la elección de uno de ellos, el gobernador electo del Zulia, por no someterse a esa ilegal exigencia.

– Los cargos asumidos por los candidatos ganadores de la oposición en los estados Táchira, Mérida, Zulia, Anzoátegui y Nueva Esparta sufrieron menoscabo de sus funciones y recursos, al disponerse en ellos la intervención de las policías; al trasladar funciones al gobierno central en el Táchira y con el nombramiento en los estados Zulia, Anzoátegui, Mérida, Táchira y Nueva Esparta de nuevos funcionarios denominados protectores, que interfieren las funciones de los gobernadores

– Por todas estas razones, detalladas en el informe, la Red de Observadores Electorales de Asamblea de educación considera que la elección de gobernadores realizada el 15 de octubre, no puede ser considerada un proceso electoral democrático, ni sus resultados reflejo fiel de la decisión de los electores.

5.2. Recomendaciones.

En aras de contribuir con el mejoramiento de los procesos electorales en el país, nos permitimos hacer las siguientes sugerencias.

1) Restablecer tanto la cantidad como la ubicación de los centros de votación a lo existente en los procesos electorales nacionales hasta las elecciones de la Asamblea Nacional de diciembre del 2015, de manera que los electores no tengan que sufrir las hostiles condiciones que tuvieron que enfrentar en esta elección de gobernadores.

2) Volver a la recta interpretación del artículo 63 de la LOPRE, de manera que se permita la sustitución de postulaciones por parte de las organizaciones políticas proponentes, hasta diez días antes de la elección, como había sido la práctica en los anteriores procesos electorales.

3) Dada la elevada polarización política existente en el país, la participación de la observación internacional en nuestras elecciones ayudaría a disminuir la desconfianza en los resultados electorales y en el poder electoral ostensible en parte importante de la población.

4) Vistas las numerosas quejas sobre la extralimitación de funciones por parte de miembros del Plan República y por coordinadores de centros electorales, es recomendable volver al uso de colocar carteles en los centros de votación en los que se especifiquen las atribuciones de estos funcionarios.

5) El respeto a la integración de las mesas electorales con los miembros de mesa seleccionados por sorteo y debidamente entrenados contribuiría a mejorar el desempeño de las mesas y a elevar la confianza ciudadana en el proceso electoral.

6) Las dificultades que en todos los procesos electorales enfrentamos las organizaciones de observación electoral para la distribución de credenciales a los observadores en todo el país, nos llevan a sugerir que se descentralice la entrega de estas credenciales.

7) Ampliar la observación nacional al menos hasta el nivel existente en elecciones anteriores, en las cuales eran acreditadas para la observación cinco organizaciones.

Declaración de los ex jefes de Estado y de Gobierno – Iniciativa Democrática de España y las Américas (IDEA) – 7 de Noviembre 2017

DECLARACIÓN SOBRE VENEZUELA

Los ex jefes de Estado y de Gobierno formantes de Iniciativa Democrática de España y las Américas (IDEA), expresamos lo siguiente:

1) Nuestra firme condena al avance y consolidación de la dictadura de Nicolás Maduro, cuyo más reciente acto de violencia contra la democracia y la constitucionalidad ha sido ordenar la persecución criminal del presidente y del vicepresidente de la Asamblea Nacional, diputados Julio Borges y Freddy Guevara, encontrándose el último bajo protección de la embajada de Chile en Caracas.

2) Nuestro decidido respaldo a las iniciativas internacionales y sancionatorias, como las del Grupo de Lima, el Parlamento Europeo, Canadá y los Estados Unidos, conducentes al restablecimiento de la democracia y las libertades en Venezuela.

3) Nuestra adhesión plena a las tareas que, al efecto, despliega con coraje el Secretario General de la Organización de los Estados Americanos, Luis Almagro. En lo particular compartimos su firme desconocimiento de la Asamblea Nacional Constituyente impuesta por la dictadura y su clara conclusión en cuanto a que “no se pueden reconocer los resultados de una elección en un país en el que no existen garantías para el ejercicio efectivo de la democracia”. De donde saludamos a los actores políticos de oposición que no se someten a los dictados de aquélla y reclaman autoridades electorales imparciales como procesos electorales libres y justos, bajo observación internacional calificada.

4) Nuestra invitación a las fuerzas democráticas venezolanas a que realicen un esfuerzo de concertación amplia y sincera en la lucha contra la dictadura, guiados por los principios irrenunciables de la democracia; lo que incluye un igual llamado a quienes, como amantes de la libertad y habiendo adherido a la causa del régimen, condenan no obstante sus crímenes y violaciones sistemáticas de derechos humanos.

5) Nuestra solidaridad para con el pueblo de Venezuela, en lo particular con quienes son víctimas de la represión oficial y de la crisis humanitaria.

6) Saludamos el coraje democrático de los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia designado y juramentado por la Asamblea Nacional, y de los alcaldes municipales de la oposición quienes hoy se encuentran en el exilio.

7 de noviembre de 2017

Oscar Arias, Costa Rica

José María Aznar, España

Belisario Betancur, Colombia

Rafael Ángel Calderón F., Costa Rica

Laura Chinchilla, Costa Rica

Alfredo Cristiani, El Salvador

Fernando de la Rúa, Argentina

Vicente Fox, México

César Gaviria T., Colombia

Lucio Gutiérrez, Ecuador

Osvaldo Hurtado, Ecuador

Luis Alberto Lacalle, Uruguay

Jamil Mahuad, Ecuador

Mireya Moscoso, Panamá

Andrés Pastrana A., Colombia

Jorge Quiroga, Bolivia

Miguel Ángel Rodríguez, Costa Rica

Álvaro Uribe V., Colombia

Juan Carlos Wasmosy, Paraguay

Es auténtico, Asdrúbal Aguiar Secretario General de IDEA

A %d blogueros les gusta esto: