elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Argentina

Las prioridades de Alberto Fernández para Venezuela: elecciones concertadas, con control internacional y sin proscribir a nadie – Infobae – 4 de Noviembre 2019

Felipe Solá, uno de los candidatos más firmes para dirigir la nueva Cancillería argentina, explicó cuál será la posición sobre la dictadura de Nicolás Maduro. También habló de las relaciones con Brasil

Felipe Solá, en México, cerca de Fernández
Felipe Solá, en México, cerca de Fernández

Desde México, hacia donde viajó junto a la comitiva que acompañó a Alberto Fernández en su primer viaje internacional luego de ganar las elecciones presidenciales en Argentina, Felipe Solá dio definiciones sobre la política exterior que proyecta el nuevo gobierno.

Sus dichos adoptan una relevancia especial. Solá no solo forma parte de la mesa chica del jefe de Estado electo, sino que es el principal candidato para ocupar el Ministerio de Relaciones Exteriores a partir del 10 de diciembre.

El diputado planteó que la Argentina no cambiará su posición sobre Venezuela en el marco de las negociaciones que mantendrá con los Estados Unidos y otras potencias para renegociar la deuda contraída con el Fondo Monetario Internacional.

¿Cuál es esa posición sobre la tragedia que sufren los venezolanos a la que aludió Solá? El dirigente planteó por primera vez en forma concreta cuál será el objetivo del próximo gobierno: “Hay que llegar a elecciones en Venezuela en forma concertada y con control internacional; todo el control internacional que sea necesario y sin proscribir a nadie”.

El ex gobernador de la provincia de Buenos Aires aventuró que varios gobiernos de la región podrían cambiar de posición en los próximos meses con respecto a lo que sucede en el país petrolero. A modo de ejemplo, se refirió a declaraciones realizadas recientemente por el canciller chileno, quien pidió una solución pragmática. “No se puede estar permanentemente en una actitud que no camina”, aseguró en diálogo con El Destape radio.

Durante la campaña presidencial, el Frente de Todos mostró una postura ambivalente sobre la dictadura de Nicolás Maduro, aunque evitó condenarla. La semana pasada, una vez consumada la victoria electoral del kirchnerismo, Maduro felicitó a Fernández y el líder argentino agradeció y contestó: “La plena vigencia de la democracia es el camino para lograrlo”. Este lunes, Solá le dio contenido a esa sentencia: “Vamos a ser absolutamente negociadores de la necesidad de ir empezando a tener una idea común, efectiva y pragmática”.

La semana pasada, el secretario del Tesoro de los EEUU, Steven Mnuchin, le envió un mensaje al futuro mandatario argentino: “Esperemos que cumpla los compromisos con el FMI”.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, criticó a Alberto Fernández y adelantó que no vendrá a su asunción

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, criticó a Alberto Fernández y adelantó que no vendrá a su asunción

Solá abordó otro aspecto conflictivo para la agenda internacional de la futura administración: las relaciones con Brasil. El legislador peronista reconoció que se trata de un tema “espinoso y difícil” en virtud de las declaraciones del presidente Jair Bolsonaro.

En este momento, hay una muy baja posibilidad de que Alberto viaje a Brasil. En todo caso, podemos ir otros. Brasil construye una pared que tenemos que trabajar para derrumbarla y relacionarnos porque para nosotros es vital”, declaró.

De acuerdo a su visión, en el continente no hay que construir un club ideológico. Esto quiere decir, que no hay que esperar que en cada país haya presidentes con visiones idénticas para construir lazos de unidad. A modo de ejemplo, especificó: “Uno no puede establecer la unidad solamente por la posición que se tiene sobre Venezuela, sea muy dura o no”.

El dirigente informó además que el vice de Bolsonaro vendrá a la Argentina para la asunción.

Guaidó confía en que el nuevo presidente de Argentina, Alberto Fernández, apoye soluciones para Venezuela por Ludmila Vinogradoff – ABC – 30 de Octubre 2019

Considera que su país necesita una solución urgente a la crisis y ve fundamental el respaldo de la comunidad internacional

El presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, confía en que el presidente electo de Argentina, Alberto Fernández, apoye las soluciones propuestas para la crisis de Venezuela. Así lo afirmó en la Asamblea Nacional, declarada en sesión permanente a partir de este martes para legislar sin interrupciones.

El también presidente del parlamento mostró su disposición de trabajar con el presidente electo, Alberto Fernández, con el fin de avanzar en eventuales soluciones a la crisis venezolana.

«He estado en constante comunicación con todos los mandatarios de la región y con todos los que estén dispuestos a abonar en el proceso de una solución a la crisis que vive Venezuela, no va a ser diferente, sin duda, el intento que haremos con el presidente electo Fernández», dijo.

Enfatizó en que el país necesita una solución urgente a la crisis y consideró fundamental el respaldo de la comunidad internacional para superar las adversidades, ahora cuando Acnur pronostica que aumentará a más de 5 millones de venezolanos los que escaparán de la crisis generada por el régimen de Nicolás Maduro.

Guaidó señaló que el objetivo de la Asamblea Nacional es convocar unas elecciones presidenciales con condiciones que garanticen la transparencia del proceso, y para ello acordaron designar una comisión parlamentaria que se ocupará de postular a los candidatos para dirigir el nuevo Consejo Nacional Electoral.

 

Crisis de Venezuela marcó primer debate presidencial en Argentina – El Nacional – 14 de Octubre 2019

El presidente Macri afirmó que es necesario trabajar para acabar con la dictadura venezolana, mientras que el peronismo apoya al régimen de Maduro pese a las demandas internacionales por violación de los derechos humanos
Debate-presidencial-Argentina

La crisis venezolana fue uno de los temas que discutieron los candidatos a la Presidencia de Argentina en su primer debate de cara a las elecciones del próximo 27 de octubre.

«Venezuela tiene problemas… Pero yo quiero que los venezolanos resuelvan el problema. No quiero intervenir en Venezuela», aseveró el peronista Alberto Fernández.

Añadió que Mauricio Macri quiere romper relaciones diplomáticas con el régimen de Nicolás Maduro «para poder intervenir». «Espero que ningún soldado argentino termine en tierra venezolana», advirtió el peronista.

Antes, el presidente Macri dijo que «no puede haber dobles discursos», ya que «o se está con la dictadura o con la democracia».

En el primero de los dos debates participaron también Roberto Lavagna, ex ministro de Economía; Nicolás del Caño, diputado del Frente de Izquierda; el ex militar Juan José Gómez Centurión y el economista José Luis Espert.

«Argentina debe hacer los máximos esfuerzos para que el dictador Maduro se remueva de su cargo y se convoquen elecciones cristalinas», dijo Espert.

Alertó sobre el Mercosur como «una mentira de la apertura económica» de la que «no se puede rescatar nada».

«El kirchnerismo no cambió»

El primer debate presidencial celebrado en la ciudad de Santa Fe bajo el amparo de una ley aprobada en 2016, contó con la participación de los seis aspirantes a la jefatura del Estado en los comicios del 27 de octubre, a los que el peronista Alberto Fernández llegó como favorito, según las encuestas.

«Otra vez nos endeudaron, otra vez cerraron empresas, otra vez dejaron a la gente sin trabajo, otra vez empujaron a la clase media a la pobreza, es lo que hacen cada vez que llegan al poder», expresó el líder del Frente de Todos sobre el gobierno del conservador Mauricio Macri, su principal adversario, a quien en las primarias de agosto superó por 16 puntos y al que acusó varias veces de mentir.

Por su parte, Macri remarcó que si su gestión permitió modernizar Argentina, con la construcción de infraestructuras, la mejora de la educación y la batalla contra el narcotráfico, podrá también, si vence en las generales, «arreglar la economía», en recesión desde 2018.

«Pero tres años y medio, casi cuatro es muy poco tiempo para enderezar décadas de políticas erróneas», aseveró Macri.

El mandatario criticó duramente la herencia económica y de corrupción que asegura recibió del ejecutivo de Cristina Fernández 2007-2015, ahora candidata a vicepresidente de Fernández.

«Lamentablemente, hemos visto que volvió el dedito acusador, volvió el atril, volvió la canchereada. El kirchnerismo no cambió. Por más que se oculte o trate de mostrarnos algo distinto, es lo mismo», destacó el mandatario.

Política exterior 

Sobre el acuerdo comercial de ese bloque con la Unión Europea alcanzado en julio pasado  luego de 20 años de negociaciones, Lavagna, uno de los artífices de la recuperación económica del país tras la grave crisis de 2001, advirtió que «puede ser una oportunidad» pero sin que ello conlleve un nuevo «período de sumisión» de Argentina.

«Veo que Francia, Austria e Irlanda están diciendo que no lo van a aprobar. No le tengo miedo a la apertura, lo que no voy a permitir es que la apertura se lleve puesto a las industrias y el trabajo argentino», enfatizó Fernández.

Sin embargo, el actual mandatario presumió de haber sacado el país del aislamiento y haber trabado confianza con los principales líderes del mundo.

Alegó que el acuerdo permitirá acceder a un mercado de 500 millones de consumidores y mejorar la vida de la gente.

En las dos horas de debate presidencial televisado, los candidatos abordaron también temas de derechos humanos, política de género, educación y salud.

Mención especial tuvo la política respecto a las islas Malvinas, archipiélago controlado por Reino Unido desde 1833 y cuya soberanía reclama históricamente Argentina.

La crisis política y social de Ecuador también salió a colación en boca de Del Caño, quien rindió homenaje a «los trabajadores y campesinos indígenas» de ese país «que han muerto» por la represión policial en las protestas contra el presidente Lenín Moreno.

Salud pública

Gómez Centurión centró su discurso en su posición contra el proyecto que busca legalizar el aborto, que en los últimos tiempos ha generado una fuerte polémica.

En el lado contrario, Del Caño indicó que aprobar la interrupción voluntaria del embarazo es «una cuestión de salud elemental».

«Con la legalización le vamos a dar oportunidad a las mujeres pobres de que hagan su aborto en condiciones de asepsia, como lo hacen las ricas», continuó Fernández sobre un asunto del que Macri no hizo mención.

En las primarias de agosto, consideradas una gran encuesta electoral de cara a las generales por la decisión de los partidos de no presentar más de un candidato por coalición, el peronista obtuvo 47,78% de los votos, seguido por Macri con  31,79%.

Lavagna cosechó 8,14%; Del Caño, 2,83%; Gómez Centurión, 2,62%, y Espert 2,15%.

La dilatada ventaja de Fernández generó al día siguiente de las primarias fuertes turbulencias en los mercados, con una nueva devaluación que aceleró la escalada de la inflación y agravó la crisis.

El próximo debate presidencial será el sábado 19 de octubre.

¿Se asomó la brisa bolivariana? por Adolfo P. Salgueiro – El Nacional – 12 de Octubre 2019

download.jpg
Una constatación bastante obvia es aquella que revela que los ciclos de la historia política tienen carácter pendular y que los cambios en la dirección del péndulo se producen en intervalos cada vez más breves. Tal fenómeno se está comenzando a constatar en la realidad latinoamericana donde, después de casi una década de predominio, los movimientos políticos relativamente moderados de centro derecha, derecha o centro izquierda –todos esencialmente democráticos– están siendo puestos a prueba por fuerzas que responden a parcialidades fundamentalmente izquierdistas, comunistas, populistas   castrochavistas, Foro de Sao Paulo, etc., poco comprometidos con el respeto al juego democrático y que, muchas veces, valiéndose de la democracia logran atentar contra ella habiendo infiltrado  sus instituciones.
También hay movimientos de derecha que haciendo uso de las mismas herramientas originadas en la democracia buscan idéntico fin de preponderancia generalmente alejados de la práctica de ella (Bolsonaro, Le Pen, Salvini, Vox, etc.). En casi todos los casos la percepción de fracaso de las gestiones de gobiernos desgastados suele ser lo que impulsa al enojo del votante, la reacción y el retorno del péndulo.
Unas veces el relevo se produce según las reglas acordadas y otras se lleva a cabo con ruptura de las mismas. Algo de eso es lo que está ocurriendo en nuestro continente latinoamericano sumido en estas últimas semanas en una vorágine de inestabilidad que ha provocado insólitos comentarios como el del capitán Cabello, quien –con el cinismo que le caracteriza– ha afirmado que pareciera haber “renacido una nueva brisa bolivariana en el continente”.
La inestabilidad presente en las zonas fronterizas colombo-venezolanas, en las que la usurpación que aún despacha desde Miraflores ofrece sin rubor alguno su apoyo a los grupos terroristas infiltrados en nuestro territorio, siembra temor, desestabilización y la alta posibilidad de que un incidente (verdadero o falso) genere la chispa que encienda la mecha de una confrontación internacional armada de alto vuelo entre pueblos hermanos. No es una especulación teórica, sino una realidad palpable diariamente en Táchira, Zulia, Amazonas, Bolívar, Apure, etc.
Los eventos que sacuden a Ecuador ilustran claramente la necesidad impostergable de sincerar una economía que no puede soportar más el desangramiento que producen los subsidios a los combustibles, pero también demuestra que intentarlo desata reacciones –entendibles sí– que se explotan arropándose en el populismo más descarado. Así mismo pasó con el Caracazo de 1989 y pasa hoy en Quito y otras ciudades ecuatorianas donde –de paso– se comenta la presencia de infiltrados venezolanos que , una vez detenidos, revelan su militancia chavista y su condición de agentes pagados para desatar la violencia.
Pocos reconocen que si se solicita un megapréstamo a una institución financiera internacional, resulta razonable que esta aspire a supervisar su utilización. Igual ocurre cuando un banco nos financia la hipoteca de nuestra casa y nos sujeta a limitaciones que le aseguren la recuperación de su préstamo. Si existe alguna otra manera sería bueno que quien tenga la receta la comparta ahorita mismo.
Afortunadamente en Ecuador la represión ha sido moderada, llevada a cabo por fuerzas del orden –no por militares– y sin que se haya agotado la posibilidad del diálogo que ya ha empezado a aflorar. Pensar que los próceres de la “revolución bolivariana” tienen la sinvergüenzura de “condenar los excesos policiales” luce como una muestra de deshonestidad discursiva repugnante aunque no sorpresiva.
En Perú es difícil opinar si la decisión del presidente Vizcarra de disolver el Congreso se ajusta a la Constitución o no. El hecho de que la medida sea apoyada por 90% de la población no la convierte necesariamente en constitucional toda vez que los congresistas –bandidos o no– han sido elegidos por el pueblo en comicios tan transparentes como fueron los que invistieron a Kuzcinsky en la presidencia y a Vizcarra como vicepresidente de la república. Por lo menos en este caso constatamos la fortaleza de las instituciones que han podido aguantar varios golpes fuertes sin haber colapsado.
En Argentina parece ya cantado que el populismo kirchnerista regresará a la Casa Rosada propinando un severo castigo a un Macri que –bien o mal–  tuvo que tomar medidas para reparar lo que el kirchnerismo le dejó como herencia. La consecuencia será el regreso de medidas populistas para que a la vuelta de otros cuatro años haya que intentar volver a reparar el daño.
En Uruguay –el mismo 27 de octubre como en Argentina– hay la posibilidad de que el Frente Amplio de la izquierda gobernante no pueda conseguir reelegirse en la primera vuelta. De ser así es bien posible que la coalición entre el Partido Nacional y el Colorado pueda desalojar a quienes han venido inicialmente coqueteando con el chavismo-madurismo y últimamente se han cuadrado con él sin rubor alguno.
En Bolivia el 20 de este mismo mes de octubre se decidirá si Evo gana en primera vuelta o no. De no ganar existe una esperanza de que las alianzas que se puedan tejer alrededor de Carlos Mesa para la segunda vuelta puedan desalojarlo del poder que ha ejercido ya por tres mandatos, hablando muchas estupideces en materia política pero cometiendo pocas en materia de conducción económica.
De este ajedrez que hemos resumido, los venezolanos tenemos mucho que ganar o que perder. Si ganan los kirchneristas en Argentina , Evo en Bolivia o el Frente Amplio en Uruguay o si tumban a Lenín Moreno en Ecuador, la situación de Venezuela en el Grupo de Lima (con México ya perdido hace un año), o en la OEA donde la representación de Guaidó se apoya en una inestable mayoría, o las decisiones dentro del TIAR, bien pueden complicar el apoyo internacional regional que hasta ahora es elemento determinante para mantener la esperanza del cese de la usurpación.
Como consecuencia de lo anterior, es evidente que Guaidó tiene que apurar al máximo la velocidad para lograr las tres metas que se ha propuesto (cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres) antes de que cambien para peor las circunstancias exógenas. Para que eso sea posible, quienes comparten, condicionan y limitan la acción del presidente (E) precisan empujar todos en la misma dirección y con la vista puesta en el futuro de la patria y no en el interés inmediato de sus toldas. La cortesía con mis lectores me sugiere destilar optimismo, la razón me hace ser escéptico.

Macri ordenó que todos los diplomáticos de Maduro abandonen la Argentina por Román Lejtman – Infobae – 12 de Octubre 2019

El presidente instruyó al canciller Jorge Faurie que no renovara la permanencia legal de los representantes del régimen populista en el país, y que sólo se reconozca a Elisa Trotta como embajadora plenipotenciaria de Venezuela, designada por el presidente interino Juan Guaidó

Mauricio Macri recibió a Juan Guaidó en la quinta de Olivos. El presidente apoya a su colega interino de Venezuela, y apuesta a una transición democrática sin Nicolás Maduro en el poder

Mauricio Macri recibió a Juan Guaidó en la quinta de Olivos. El presidente apoya a su colega interino de Venezuela, y apuesta a una transición democrática sin Nicolás Maduro en el poder

La ofensiva política y diplomática de Mauricio Macri contra Nicolás Maduro implica que en los próximos días no quedará un sólo funcionario en la Argentina que represente al régimen populista de Venezuela.

La decisión presidencial se ejecuta en plena campaña y marca otra diferencia de agenda internacional con Alberto Fernández, el candidato del Frente de Todos, que propone una transición democrática con Maduro sentado en una mesa de negociaciones convocada por Argentina, Uruguay y México. Para el Presidente, en cambio, Maduro tiene que entregar el poder cuanto antes y es el paso fundamental para comenzar con la transición en Venezuela.

Macri aguarda la reacción del líder populista venezolano, pero ya decidió que no cerrará la embajada en Caracas y continuará apoyando al presidente interino Juan Guaidó.

“Las visas diplomáticas de los representantes del régimen de Maduro se han vencido, y pedimos que sean devueltas a la Cancillería argentina”, explicó el canciller Jorge Faurie a Infobae.

-¿Y por qué no se las renuevan?

-Porque Argentina no reconoce al dictador Maduro, y por lo tanto se tienen que ir.

¿Cuándo se tienen que ir?

-Cuanto antes…

Jorge Faurie y la embajadora plenipotenciaria de Venezuela, Elisa Trotta.

Jorge Faurie y la embajadora plenipotenciaria de Venezuela, Elisa Trotta.

La decisión política tomada por Macri y anunciada por Faurie es compleja de ejecutar. El gobierno tiene una lista de cinco representantes diplomáticos de Maduro con las visas vencidas, y dos militares apostados en Buenos Aires y destinados a cumplir funciones para el UNASUR, un foro multilateral que cesó a principios de año.

En los siete casos, el gobierno no sabe si los funcionarios venezolanos están en la Argentina o no. Faurie le pidió al ministro del Interior, Rogelio Frigerio, a través de la Dirección de Migraciones, que compruebe si esos funcionarios están ilegales en Buenos Aires o ya regresaron a Caracas.

A la falta de conocimiento del paradero de los diplomáticos del régimen de Maduro, se suma una situación administrativa que tendrá un inevitable final político. Elisa Trotta, la embajadora plenipotenciaria de Venezuela, pretende ocupar la embajada en Buenos Aires, que aún está en manos de dos funcionarios que cumplen órdenes directas de Caracas.

Cuando Trotta solicite al gobierno argentino que haga caducar las visas de esos representantes del régimen para ocupar formalmente la embajada venezolana, la relación entre Macri y Maduro volverá a tensarse. El presidente no quiere a ningún diplomático del líder populista, y a su vez se comprometió con Guaidó a apoyar a la embajadora Trotta con toda la maquinaria del estado nacional.

Durante semanas, Macri, Faurie, Marcos Peña y Fulvio Pompeo analizaron el método y los tiempos para ejecutar la nueva ofensiva contra Maduro y su régimen populista. El presidente aguarda la reacción del líder caribeño y contestará de manera simétrica y en tiempo real.

En este sentido, Macri no descarta reducir el nivel de representación diplomática en Caracas, pero mantendrá abierta la residencia diplomática para continuar apoyando la transición democrática -que exige el Grupo Lima- y la gestión política del presidente Guaidó.

Al margen de la reacción de Maduro y la contra réplica de Balcarce 50, la decisión de excluir a todos los representantes del régimen populista en la Argentina tendrá un fuerte impacto en la campaña electoral. Macri y Fernández coinciden en que es necesario abrir una transición democrática que ponga fin a la crisis social y económica en Venezuela.

Pero el presidente excluye a Maduro de la mesa de negociación -como fijó el Grupo Lima-, mientras que el candidato del Frente de Todos sostiene que el líder populista debe participar de las conversaciones, como exigen Uruguay y México en su hoja de ruta hacia elecciones libres y transparentes en Venezuela.

Macri planteará la crisis venezolana durante el debate presidencial que se hará mañana en Santa Fe. Fernández aguarda esa movida, y responderá. Aún falta saber si, para la hora del debate, Maduro ya habrá respondido a la decisión del gobierno de expulsar -de hecho- a los últimos diplomáticos del régimen que aún quedaban en la Argentina.

La historia de la migrante venezolana que se hizo viral en Argentina – El Nacional – 5 de Octubre 2019

La joven es una repartidora de la empresa Pedidos Ya que llegó al país en 2018. Afirmó que es el único trabajo que tiene para mantener a la bebé e indicó que la dejaba en la guardería y que no trabaja con ella, como se especuló

La foto de una mujer cargando a su bebé junto a una bicicleta, vestida con el uniforme de una empresa de repartos, incluida una mochila en la espalda, circula en redes sociales desde el 3 de octubre. Las publicaciones, que fueron compartidas en Twitter y Facebook más de 8.000 veces en menos de 12 horas, aseguran que la imagen refleja la precarización de los trabajadores en el gobierno de Mauricio Macri. Reverso localizó a la protagonista: una mujer venezolana que vive en Buenos Aires desde 2018, quien explicó que no trabaja con su hija sobre la bicicleta, sino que en el momento de la foto estaba dejándola en una guardería antes de ir a trabajar.

La imagen fue compartida en Twitter y en Facebook. Incluso la postearon dirigentes políticos, entre ellos Wado de Pedro, diputado nacional por el Frente para la Victoria-Partido Justicialista; Facundo Moyano, diputado nacional de Red por Argentina; Hugo Yasky, secretario general de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) y diputado nacional por Unidad Ciudadana; Fernanda Vallejos, diputada nacional por Unidad Ciudadana; Nicolás del Caño, diputado nacional por el Frente de Izquierda y candidato a presidente, y Malena Galmarini, concejal del Frente Renovador.

Muchos usuarios, en sus publicaciones, aseguran que la foto muestra «un Estado ausente que no garantiza que los niños tengan vacantes en las escuelas, fomenta la precarización laboral y vulnera los derechos de las mujeres». Otros usuarios critican directamente al gobierno de Macri: «La cultura meritocrática macrista es inhumana», «Empleo creado por Macri».

Facundo Moyano

@Facundo_Moyano

Esto tiene un solo nombre: explotación laboral.
Una empresa que abusa de la necesidad de una mujer sin trabajo, con la complicidad de un Estado que no hace nada.

Ver imagen en Twitter
«Una madre trabajadora carga a su hija mientras realiza entregas para Pedidos Ya», sostiene una de las entradas. Algunos, además, cuestionan si la mujer prestó su consentimiento para ser fotografiada, mientras que otros celebran su voluntad de trabajo: «Cuando se quiere, se puede!! Un aplauso para ellas y ojala alguien tenga algún trabajo mejor y que pueda estar con su nena!!»

Algunas de las entradas especificaban que la foto había sido tomada por Juan Quiles. Una búsqueda en Google permitió comprobar que se trata de un fotógrafo profesional que la publicó originalmente el 3 de octubre en la cuenta de Instagram de 3Estudio fotografía y en su propia cuenta de Facebook

Contactado por Reverso, Quiles explicó: «Ayer salí a hacer una fotos con Benito Cerati. Fui a buscar mi camioneta en la calle Sáenz Peña y al llegar a la esquina de Belgrano, frente al Departamento Central de Policía, cuando voy a cruzar la calle, veo esta escena e hice la foto, casi como instinto».

Quiles indicó que tras la foto la mujer se fue del lugar. «Quiero que quede claro que nunca la vi andar en bicicleta con el bebé, si lo hubiese visto hubiese hecho esa foto, sin dudas. Yo estoy en contra de la uberización del trabajo y del paradigma del emprendedorismo como salida individual (a la crisis). Creo que la foto revela lo que yo pienso sobre este tema y me hago cargo», expresó en diálogo telefónico. Respecto de la viralidad que alcanzó la imagen, reflexionó: «No pensé que iba a pasar esto».

La mamá de la foto

Para intentar dar con la identidad de la mujer de la foto, Reverso se contactó con Jesús Morgado, que en julio último se hizo conocido como «el abuelo repartidor de Pedidos Ya» cuando su fotografía se volvió viral. Morgado dijo conocer a la protagonista de esta nueva foto viral y precisó: «Ella trabaja por el barrio de Palermo, pero sin la bebé».

La joven venezolana aseguró que estaba dejando a su hija en la guardería y que no trabaja con ella.

Otro repartidor de Pedidos Ya consultado, permitió  dar con la mujer, quien prefirió mantener su nombre en el anonimato. Se trata de una ciudadana venezolana de 30 años de edad que en 2018 llegó al país, donde hace nueve meses tuvo a la bebé.

En diálogo telefónico, dio detalles del contexto en el que fue tomada la fotografía: «Yo no trabajo con mi hija. Me acerqué a la avenida Belgrano a activar mi usuario de la aplicación de Pedidos Ya. Yo me activo, llevo mi hija al jardín y luego de ahí salgo a trabajar. En ese momento, un señor me toma la foto. Me agarró desprevenida, no sabía que me la estaba tomando a mí. Yo llevo mi bici en la mano y llevo a mi hija conmigo, pero no me monto en ningún momento en la bici».

La mujer envió por WhatsApp la siguiente foto suya, y explicó: «Así es que salgo a trabajar, solita, sin la bebé».

La joven venezolana se mostró sorprendida por la viralidad que alcanzó su fotografía. «Al mediodía me la empezaron a enviar en el grupo de WhatsApp de mis compañeros de Pedidos Ya. Algunos me hacían comentarios para bien, otros para mal; me decían que alguien podía llegar a demandar a la empresa. Me da miedo que esto me pueda perjudicar en algo. Este trabajo es lo poquito que puedo agarrar para mantener a mi bebé».

Noelia Schulz, codirectora de Crianza en Brazos, dijo que el tipo de mochila en la que carga a la bebé es la que se conoce como «colgona», donde el pequeño queda con las piernas colgando, como si estuviera en un arnés. Según explicó, llevar a un bebé de esta forma en una bicicleta «es una práctica desaconsejable» y «tiene grandes riesgos, más en una ciudad como Buenos Aires». «Una de las cosas que enseñamos es no hacer nada con el bebé en brazos».

En conclusión, la mujer cuya imagen se volvió viral es una ciudadana venezolana que reparte pedidos para una aplicación en las calles de Buenos Aires. La joven explicó que no lo hace con su hija en la bicicleta, sino que al momento de la foto estaba dejándola en una guardería antes de irse a trabajar. El fotógrafo que tomó la imagen, además, confirmó que en ningún momento la vio montada con la bebé.

 

El bolivarianismo intenta recuperar terreno perdido en Sudamérica por Emili J. Blasco – ABC – 1 de Octubre 2019

Evo Morales, Rafael Correa y Cristina Fernández de Kirchner
Evo Morales, Rafael Correa y Cristina Fernández de Kirchner – ABC

El pronosticado retorno de Fernández de Kirchner, la ambición de regreso de Correa y la cuestionada reelección de Morales resitúan la región en tiempos pasados

Cuando todo indicaba que la particular izquierda populista latinoamericana, bautizada de modo genérico como bolivariana, estaba en retroceso en la región nos encontramos no solo con que Nicolás Maduro parece estar haciendo pie de nuevo en Venezuela, sino también con la posibilidad de reelección de Evo Morales en Bolivia (a pesar de que la Constitución le prohíbe seguir en el poder), el pronosticado regreso de Cristina Fernández de Kirchner en Argentina y los planes de retorno de Rafael Correa en Ecuador. Incluso está habiendo un intento de recomponer Unasur, organización que ya se había dado por muerta.

Si la llegada de Mauricio Macri a la Casa Rosada a finales de 2015 marcó el comienzo del descenso de la marea bolivariana, su derrota en las presidenciales del próximo 27 de octubre supondría el regreso de un kirchnerismo dispuesto a restituir el orden regional bolivariano. No pudiendo presentarse a la reelección, pues ya presidió Argentina durante dos mandatos seguidos (de 2007 a 2015), Cristina Fernández es ahora candidata a vicepresidenta, junto a un presidenciable, Alberto Fernández, al que en general se le atribuye un valor instrumental. La abrumadora victoria de esa candidatura en las primarias llevada a cabo en agosto deja a Macri solo confiando en un milagro electoral que las encuestas de momento no vislumbran.

Correa quiere seguir el ejemplo kirchnerista

Una vuelta de la viuda de Néstor Kirchner (a su vez presidente de 2003 y 2007) daría alas a los deseos de Rafael Correa de recuperar el poder en Ecuador, también usando la puerta de la vicepresidencia. En Argentina, la mala gestión económica de la anterior presidenta obligó a Macri a una dura disciplina financiera que al tardar en producir una recuperación no ha hecho sino complicar aún más la vida de los ciudadanos. Eso mismo es posiblemente lo que esperaba Correa al dejar la presidencia en 2017. Teniendo un enorme coste político forzar una nueva reelección, prefirió dejar en el sillón a Lenín Moreno para que él aplicara los recortes presupuestarios obligados por la deuda acumulada y así volver después como el mandatario de los buenos tiempos. Esa previsión económica se ha cumplido, pero Correa se encuentra con que Moreno no le está facilitando en absoluto el regreso.

El problema de Correa es que está reclamado por la justicia, investigado por el caso de la detención de un opositor en 2012 que se giró en su contra cuando abandonó la presidencia. Residente en Bélgica, Correa no atendió los requerimientos de comparecencia del tribunal y debiera ser detenido a su regreso a Ecuador.

Intento de restituir Unasur

Si bien Macri y también Jair Bolsonaro han dado golpes de timón (en Brasil, Lula da Silva y Dilma Rousseff no fueron plenamente bolivarianos, pero sí actuaron de pilares para sustentar el armazón regional del Socialismo del Siglo XXI), el mayor símbolo del desmontaje del boliviarianismo ha sido Moreno, quien aun siendo del mismo partido que su predecesor ha ido deshaciendo muchas de sus decisiones. El presidente de Ecuador incluso ha cerrado el edificio que a las afueras de Quito fue sede de Unasur (Unión de Naciones Sudamericanas).

Precisamente la cuestión de Unasur puede servir de termómetro de la situación. La llegada a la presidencia de los mencionados líderes, junto con la elección de Iván Duque en Colombia y de Sebastián Piñera en Chile, llevó a la salida de sus respectivas naciones de una organización que había seguido en exceso la agenda bolivariana.

Cuando esos dirigentes lanzaron el pasado mes de marzo una organización sustitutiva, ProSur, inclinada ideológicamente hacia el otro lado, parecía que podían imponerse en el contexto regional. Pero hoy, el posible regreso del kirchnerismo y la ayuda de Andrés Manuel López Obrador desde México están procurando una suerte de resurrección de Unasur (bajo la iniciativa de Foro de Puebla), lo que pronostica unos años de profunda división continental.

20 de octubre: elecciones en Bolivia

Para esta vuelta del bolivarianismo es importante que, además de la resistencia de Maduro en Venezuela, se produzca el mantenimiento de Morales en Bolivia, donde hay elecciones presidenciales el 20 de octubre. A pesar de lo que dicta la Constitución y fue ratificado por un referéndum en 2016, el Tribunal Supremo acudió en ayuda de Morales asegurando que ser candidato es un derecho humano que nadie puede limitar, y eso que muchas legislaciones de países bien democráticos lo hacen.

Las encuestas no le están yendo mal al presidente, quien aunque ha sido criticado por los incendios de los últimos meses se ve beneficiado por la división de la oposición. No obstante, esta podría triunfar en el caso de que hubiera segunda vuelta, que entonces tendría lugar en diciembre.

 

El gobierno argentino presentará en La Haya un informe reservado sobre las graves violaciones a los derechos humanos en Venezuela – Infobae – 22 de Septiembre 2019

Fue elaborado por la Secretaría de Derechos Humanos en base a testimonios de venezolanos que residen en el país. Denuncian asesinatos, torturas, privaciones ilegítimas de la libertad, desapariciones forzadas, violencia sexual y persecución política

La Guardia Nacional Bolivariana reprimiendo a manifestantes en una marcha en Venezuela (Photo by Federico PARRA / AFP)

La Guardia Nacional Bolivariana reprimiendo a manifestantes en una marcha en Venezuela (Photo by Federico PARRA / AFP)

El Gobierno argentino, a través de la Secretaría de Derechos Humanos, dependiente del Ministerio de Justicia, elaboró un informe que detallagraves violaciones a los derechos humanos sufridas por ciudadanos venezolanos a manos de la dictadura de Nicolás Maduro. El documento es el resultado de la recopilación de testimonios de 44 venezolanos que residen en el país, quienes describieron distintas vejaciones sufridas en el país caribeño.

“La totalidad de los declarantes manifiestan haber sido víctimas o testigos de algún tipo de persecución por motivos políticos y/o ideológicos. Se constata que la persecución se ha manifestado en diversas expresiones como ejecuciones extrajudiciales, encarcelamiento, privaciones graves de la libertad física y torturas“, explica el informe.

El documento será enviado a la Corte Penal Internacional (CPI) de La Haya -en Holanda- y tiene como objetivo proveer nueva información a la fiscalía del organismo jurídico que, desde febrero de 2018, lleva a cabo un “examen preliminar” para analizar la posible comisión de crímenes de su competencia. En concreto, crímenes de lesa humanidad.

El documento especifica que 29 de los 44 casos “se corresponden a conductas que encuadrarían en posibles crímenes de lesa humanidad, según lo estipulado en el Estatuto de Roma”, instrumento rector de la CPI . No obstante, el ministerio de Justicia aclaró que, al no ser “autoridad competente para concluir si los hechos mencionados constituyen o no” este tipo de delitos, evitó realizar este tipo de juicio a la espera de que lo haga la fiscalía del órgano.

La Corte Penal Internacional (Reuters)

La Corte Penal Internacional (Reuters)

A la hora de describir los delitos denunciados, el informe se divide en cuatro secciones: Persecución; Tortura; Encarcelamiento y/o Grave Privación de la Libertad Física y Ejecuciones Extrajudiciales, Desaparición Forzada y otras formas de Violencia Sexual. En este último resalta tres testimonios particulares que describen con crudeza actos llevados a cabo por el régimen.

Persecución

Todos los venezolanos que aportaron su testimonio manifestaron ser víctimas o testigos de algún tipo de persecución y explicaron el modus operandi de los agentes del régimen: “se ejecutaba luego de identificar a personas que participaban en manifestaciones contra el gobierno, hubieran hecho declaraciones públicas, denuncias de graves violaciones a los derechos humanos, o fueran miembros y/o dirigentes de partidos políticos opositores

.La persecución, explicaron, podía manifestarse de distintas maneras: “Amenazas públicas por parte de las autoridades,

Judicialización de la política y politización de la justicia, invención de causas penales, inhabilitación política, privación al derecho a la libre expresión, allanamientos ilegales de la vivienda, represión violenta con excesivo uso de la fuerza y exilio forzoso“.

El dictador venezolano Nicolás Maduro

El dictador venezolano Nicolás Maduro

El accionar “derivaba en la detención arbitraria e ilegal de personas, que eran conducidas a centros de detención donde permanecían incomunicados” y sufrieron las torturas descriptas en el apartado siguiente.

Torturas 

Los denunciantes afirmaron ser tanto víctimas como testigos de los actos de tortura cometidos por los agentes del régimen. Entre ellos mencionaron:

  • Golpes físicos dados hasta dejar inconsciente a la víctima
  • Posicionarse en cuclillas o arrodillados durante horas
  • Estar parados sobre asfalto caliente
  • Mantenerse en situación de hacinamiento
  • Encierro en espacios reducidos por horas
  • Ataques con bombas lacrimógenas en lugares cerrados
  • Disparos a quemarropa
  • Electrocución
  • Asfixia
  • Privación del sueño
  • Utilización de picanas eléctricas en piernas, testículos y brazos

En todos los casos, el motivo de la tortura tuvo como objetivo lograr que las víctimas denuncien a otras personas consideradas como “opositores y/o traidores a la patria” por el régimen.

Encarcelamiento y/o Grave Privación de la Libertad Física

Prácticamente todos los declarantes aseguraron haber sido encarcelados de manera arbitraria. En su gran mayoría, las futuras víctimas eran marcadas en manifestaciones. Pero el informe también hace referencia a casos de allanamientos y detenciones ilegales a personas que se encontraban en listas.

“El encarcelamiento era generalmente en condiciones infrahumanas, en donde se producía hacinamiento, encierro en celdas de dos metros por un metro y medio, los ataban durante horas, celdas oscuras sin ventilación, imposibilidad de asearse e incomunicación indefinida“, describe el documento, que menciona centros de detenciones como “La Tumba” y “El Helicoide”.

El Helicoide, sede del Sebin (Servicio Bolivariano de Inteligencia) en Caracas

El Helicoide, sede del Sebin (Servicio Bolivariano de Inteligencia) en Caracas

Ejecuciones Extrajudiciales, Desaparición Forzada y otras formas de Violencia Sexual

A la hora de profundizar esta sección, el informe destaca tres testimonios de personas cuyas identidades fueron mantenidas a resguardo. Uno de ellos corresponde a un Fiscal del Ministerio Público, que se desempeñó como Fiscal de Garantías entre 2015 y 2017, cuando Maduro ya estaba en el poder.

En 2015, indicó, comenzó la llamada “Operación para la Liberación del Pueblo” donde “se llevaron a cabo 1.700 ejecuciones extrajudiciales“. “Las victimas se encontraban en su casa durmiendo, las Fuerzas Armadas llegaban y los ejecutaban”, aseguró la persona, que dijo contar con fotos y videos que confirman su testimonio.

Otro testigo describió como su hermano fue asesinado por agentes de la FAES (Fuerzas de Acciones Especiales), mientras que “algunos testimonios manifiestan tener conocimiento de gente desaparecida y víctimas que fueron violentadas sexualmente, ultrajadas por armas de militares“.

Todos los entrevistados apuntaron hacia Maduro y su aparato represivo como responsables, y también mencionaron a otros jerarcas de las fuerzas de seguridad. Entre ellos se encuentran el General Néstor Reverol, Ministro de Interior de Justicia y el General Antonio Benavidez Torres, Comandante General de la Guardia Bolivariana.

Los testimonios fueron recabados entre julio y agosto de este año, luego de que el presidente Mauricio Macri habilitara el Centro de Orientación a Migrantes a ese efecto.

Sin embargo, el ministro de Justicia Germán Garavano expresó durante una conferencia de prensa esta semana que no se recibieron nuevas denuncias luego del resultado de las PASO. “Eso lo atribuimos al temor que puedan tener de eventuales represalias en un eventual gobierno kirchnerista”, indicó el ministro.

El ministro de Justicia, Germán Garavano

El ministro de Justicia, Germán Garavano

No obstante, el documento elaborado se sumará a otras acciones tomadas a nivel internacional contra el régimen de Maduro. Entre ellas se destaca el informe de la Oficina de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, liderada por la alta comisionada Michelle Bachelet, y la denuncia, también ante la CPI, por parte de Argentina y otros cinco países.

Presentado en julio de este año, el llamado “Informe Bachelet” denuncia que en el último decenio, especialmente desde 2016, el régimen de Maduro y sus instituciones han puesto en marcha una estrategia “orientada a neutralizar, reprimir y criminalizar a la oposición política y a quienes critican al Gobierno“.

El 9 de septiembre, Bachelet presentó ante la ONU una actualización del texto original y lamentó que el chavismo no haya tomado las medidas que sugirió para reducir la violencia estatal contra los venezolanos.

 

Ante la 42ª sesión del Consejo de Derechos Humanos señaló que su organismo “ha seguido documentando casos de posibles ejecuciones extrajudiciales cometidas por miembros de las FAES en algunas zonas del país“, en referencia al organismo que exigió disolver.

Michelle Bachelet

Michelle Bachelet

En tanto, en septiembre de 2018 Argentina, junto a otros cinco países -Perú, Canadá, Colombia, Chile y Paraguay- remitieron formalmente la situación venezolana ante la CPI.

Esta acción se mueve en paralelo a la investigación de la fiscal y constituyó la primera vez en la historia del órgano jurídico donde un Estado miembro-en este caso un grupo de Estados- denunció a otro. Todos los casos previos habían sido enviadas por los propios Estados, luego de que sus autoridades se consideraran imposibilitadas de llevar a cabo investigaciones propias, ya sea por motivos económicos o políticos.

La principal diferencia entre la investigación de la fiscal y la denuncia es procesal: en la primera, si la fiscal concluye que existe evidencia suficiente para comenzar una investigación formal, debe solicitar la autorización de una Sala de Cuestiones Preliminares. En tanto, si decide que la denuncia de los otros Estados miembros es atendible, puede prescindir de la autorización y comenzar una investigación que derive en un proceso formal.

El chavismo y las universidades. Recordando a Perón por Nelly Arenas – Blog Polis – 10 Septiembre 2019

Respondiendo a su vocación totalitaria,  desde su primera hora en el poder Hugo Chávez intentó convertir las instituciones universitarias venezolanas en brazos ejecutores de su proyecto personal.  Efectivamente, una vez alcanzada la presidencia de la república, el máximo jefe del movimiento bolivariano se las arregló para intervenir las máximas casas de estudio del país con el pretexto de colocarlas al servicio del pueblo y a tono con los requerimientos revolucionarios. En marzo de 2001 un grupo de estudiantes afectos al presidente, miembros del Movimiento 28 (M28),  asaltó violentamente el edificio rectoral de la Universidad Central de Venezuela, mientras sesionaba el Consejo Universitario. El movimiento exigía la democratización de la universidad expresada en participación igualitaria de estudiantes, trabajadores y cuerpos colegiados en la toma de decisiones de la institución. Treinta y seis días permanecieron los tomistas en posesión de las instalaciones rectorales. Pero la Universidad reaccionó con todo vigor. Cada uno de esos treinta y seis largos días, centenas de estudiantes y profesores se apostaron en la plaza del rectorado resueltos a recuperar el recinto. En una lucha cuerpo a cuerpo con los tomistas, estudiantes y profesores todos a una, lograron el  desalojo de la sede. La universidad había vencido y el gobierno se dio por notificado de que la comunidad académica no se dejaría arrebatar su máxima casa de estudios sin ofrecer valiente resistencia.

El chavismo, no obstante, no se dio por derrotado. Y, de nuevo coherente con la ruta autoritaria que se había trazado, anunció al país en 2009 una  Ley de Educación que contrariaba a la Ley de Universidades vigente. La nueva legislación estipulaba que todos los miembros de la comunidad, sin excepción, debían ser partícipes mediante el voto de las decisiones universitarias. Profesores, estudiantes, egresados, obreros, empleados administrativos, tendrían derecho por igual, y con el mismo peso, al sufragio. La Ley de Universidades vigente contemplaba que los reglamentos electorales debían ser diseñados y normados por cada consejo universitario, con plena soberanía. De manera que las disposiciones fabricadas por la oficialidad constituían una grosera intromisión en los asuntos de la universidad y propinaban  un duro golpe a la autonomía universitaria.

El recurso igualitarista, falsamente democrático, hacía recordar otras intervenciones populistas en el campo universitario en América Latina. Tal como la de  Juan Domingo Perón en la Argentina de los tempranos años de su gobierno cuando éste se empeñó en hacer coincidir su doctrina justicialista con el ejercicio de la academia. “La Universidad ha demostrado su absoluta separación del pueblo y el más completo desconocimiento de sus necesidades y aspiraciones”. Con estas palabras justificaría Perón la injerencia.  Sin embargo, a pesar de todo el poder que el líder populista logró concentrar entre 1943 y 1951, le costó muchísimo avasallar la Universidad de Buenos Aires. Esta institución fue el baluarte fundamental de resistencia al régimen militar clerical que se impuso posterior al golpe de Estado de 1943, como señala Hugo Gambini, en su Historia del peronismo. Los estudiantes universitarios no tuvieron  dudas de que quienes se hicieron del poder con la asonada eran los hombres de armas, el catolicismo recalcitrante y una ideología muy próxima al nazismo. Los estudiantes, señala Gambini, estaban dispuestos a desafiar dos de las consignas peronistas: Haga patria, mate a un estudiante y Alpargatas sí, libros no.

Alcanzada la presidencia en febrero de 1946, Perón decidió vencer la renuencia universitaria  interviniendo las distintas casas de estudio, seis en total, por mano del general Farrell. La intervención   se mantuvo por un mes (del 4 de mayo al 5 de junio de 1946). Una serie de renuncias, así como una ola de cesantías elevó a 1.250 el número de profesores extrañados de la universidad. 70% de los docentes fueron desplazados de sus cargos y sustituidos por docentes con credenciales peronistas.  A esa purga le siguió una treta destinada a impedir la representación estudiantil. Esta fue la Ley Universitaria 13.031 de octubre de 1947, mediante la cual la representación del alumnado se redujo a un delegado sin voto, elegido por sorteo entre los estudiantes más calificados. Se complementaba la medida con la designación de los rectores por el ministro correspondiente. Perón se dio así el gusto  de asestar un porrazo decisivo a la autonomía universitaria. En adelante y por mucho tiempo, la Universidad marchó acoyundada al interés político de la doctrina justicialista. La sujeción de la enseñanza universitaria al proyecto de Perón, hacía parte de un cometido superior: la peronización de la sociedad.

En Argentina esto ocurrió en pleno ascenso del populismo peronista. En Venezuela las universidades han resistido durante dos décadas y colonizarlas del mismo modo que lo hizo el líder sureño no le ha sido posible al chavismo. Ni siquiera a Chávez en plena popularidad y ejercicio de su legitimidad. Maduro intenta ahora imponer la celebración de elecciones con votación igualitaria desengavetando la Ley Orgánica de Educación. Para ello se apoya en el Tribunal Supremo de Justicia, organismo que acaba de ordenar la celebración de elecciones conforme a la arbitraria Ley. Tendrán el mismo derecho a voto profesores, estudiantes, egresados, empleados y obreros.  Confía Nicolás Maduro en que controlando el claustro universitario a su antojo, logrará lo que nunca ha podido el chavismo: contar con autoridades obsecuentes al régimen. Aprovecha las debilidades de la oposición en este momento así como las tensiones entre factores de poder intrauniversitario. Pero Maduro no es Chávez y mucho menos Perón. Un líder es populista solo cuando cuenta con amplio respaldo de las masas. De modo que su populismo no pasa de la retórica heredada de su progenitor político. Así se valga de una maniobra burda como ésta, las universidades autónomas seguirán resistiendo caer en las garras del chavismo. La dictadura no tiene espacio en la UCV ni en ninguna otra universidad nacional.

Retorno a la barbarie por Mario Vargas Llosa – El País – 1 de Septiembre 2019

Lo que ha hecho con Venezuela el “socialismo del siglo XXI” es uno de los peores cataclismos de la historia. Las últimas noticias publicadas muestran que la barbarización del país adopta un ritmo frenético

Retorno a la barbarie
El segundo hombre fuerte de Venezuela, Diosdado Cabello, enfurecido porque, debido a la vertiginosa inflación que azota a su patria, el bolívar ha desaparecido de la circulación y los venezolanos sólo compran y venden en dólares, ha pedido a sus compatriotas que recurran al “trueque” para desterrar del país de una vez por todas a la moneda imperialista.

El trueque es la forma más primitiva del comercio, aquellos intercambios que realizaban nuestros remotos ancestros y que algunos pensadores, como Hayek, consideran el primer paso que dieron los hombres de las cavernas hacia la civilización. Desde luego, comerciar es mucho más civilizado que entrematarse a garrotazos como hacían hasta entonces las tribus, pero yo tengo la sospecha que el acto decisivo para la desanimalización del ser humano ocurrió antes del comercio, cuando nuestros antecesores se reunían en la caverna primitiva, alrededor de una fogata, para contarse cuentos. Esas fantasías los desagraviaban del espanto en que vivían, temerosos de la fiera, del relámpago y de los peores depredadores, las otras tribus. Las ficciones les daban la ilusión y el apetito de una vida mejor que aquella que vivían, y de allí nació tal vez el impulso primero hacia el progreso que, siglos más tarde, nos llevaría a las estrellas.

En este largo tránsito, el comercio desempeñó un papel principal, y buena parte del progreso humano se debe a él. Pero es un gran error creer que salir de la barbarie y llegar a la civilización es un proceso fatídico e inevitable. La mejor demostración de que los pueblos pueden, también, retroceder de la civilización a la barbarie es lo que ocurre precisamente en Venezuela. Es, en potencia, uno de los países más ricos del mundo, y cuando yo era niño millones de personas iban allá a buscar trabajo, a hacer negocios y en busca de oportunidades. Era, también, un país que parecía haber dejado atrás las dictaduras militares, la gran peste de la América Latina de entonces. Es verdad que la democracia venezolana era imperfecta (todas lo son), pero, pese a ello, el país prosperaba a un ritmo sostenido. La demagogia, el populismo y el socialismo, parientes muy próximos, la han retrocedido a una forma de barbarie que no tiene antecedentes en la historia de América Latina y acaso del mundo. Lo que ha hecho con Venezuela el “socialismo del siglo XXI” es uno de los peores cataclismos de la historia. Y no sólo me refiero a los más de cuatro millones de venezolanos que han huido del país para no morirse de hambre; también a los robos cuantiosos con los que la supuesta revolución ha enriquecido a un puñado de militares y dirigentes chavistas cuyas gigantescas fortunas han fugado y se refugian ahora en aquellos países capitalistas contra los que claman a diario Maduro, Cabello y compañía.

Venezuela es, en potencia, uno de los países más ricos del mundo, millones de personas iban allá a buscar trabajo

Las últimas noticias que se han publicado en Europa sobre Venezuela muestran que la barbarización del país adopta un ritmo frenético. Las organizaciones de derechos humanos dicen que hay 501 presos políticos reconocidos por el régimen, y, pese a ello, se hallan aislados y sometidos a torturas sistemáticas. La represión crece con la impopularidad del régimen. Los cuerpos de represión se multiplican y, el último en aparecer, ahora operan en los barrios marginales, antiguas ciudadelas del chavismo y, debido a la falta de trabajo y la caída brutal de los niveles de vida, convertidos en sus peores enemigos. Las golpizas y los asesinatos a mansalva son incontables y quieren, sobre todo, mediante el terror, apuntalar al régimen. En verdad, consiguen aumentar el descontento y el odio hacia el Gobierno. Pero no importa. El modelo de Venezuela es Cuba: un país sonámbulo y petrificado, resignado a su suerte, que ofrece playas y sol a los turistas, y que se ha quedado fuera de la historia.

Por desgracia, no sólo Venezuela retorna a la barbarie. Argentina podría imitarla si los argentinos repiten la locura furiosa de esas elecciones primarias en las que repudiaron a Macri y dieron 15 puntos de ventaja a la pareja Fernández / Kirchner. ¿La explicación de este desvarío? La crisis económica que el Gobierno de Macri no alcanzó a resolver y que ha duplicado la inflación que asolaba a Argentina durante el mandato anterior. ¿Qué falló? Yo pienso que el llamado “gradualismo”, el empeño del equipo de Macri en no exigir más sacrificios a un pueblo extenuado por los desmanes de los Kirchner. Pero no resultó; más bien, ahora los sufridos argentinos responsabilizan al actual Gobierno —probablemente, el más competente y honrado que ha tenido el país en mucho tiempo— de las consecuencias del populismo frenético que arruinó al único país latinoamericano que había conseguido dejar atrás al subdesarrollo y que, gracias a Perón y al peronismo, regresó a él con empeñoso entusiasmo.

Las golpizas y los asesinatos a mansalva son incontables y quieren, sobre todo, mediante el terror, apuntalar al régimen

La barbarie se enseñorea también en Nicaragua, donde el comandante Ortega y su esposa, después de haber masacrado a una valerosa oposición popular, han retornado a reprimir y asesinar opositores gracias a unas fuerzas armadas “sandinistas” que se parecen ya, como dos gotas de agua, a las que permitieron a Somoza robar y diezmar aquel infortunado país. Evo Morales, en Bolivia, se dispone a ser reelegido por cuarta vez como presidente de la República. Hizo una consulta a ver si el pueblo boliviano quería que él fuera de nuevo candidato; la respuesta fue un no rotundo. Pero a él no le importa. Ha declarado que el derecho a ser candidato es democrático y se dispone a eternizarse en el poder gracias a unas elecciones manufacturadas a la manera venezolana.

¿Y qué decir de México? Eligió abrumadoramente a López Obrador, en unas elecciones legítimas, y en el país prosiguen los asesinatos de periodistas y mujeres a un ritmo aterrador. El populismo comienza a carcomer una economía que, pese a la corrupción del Gobierno anterior, parecía bien orientada.

Es verdad que hay países como Chile que, a diferencia de los ya mencionados, progresa a pasos de gigante, y otros, como Colombia, donde la democracia funciona y parece hacer avances, pese a todas las deficiencias del llamado “proceso de paz”. Brasil es un caso aparte. La elección de Bolsonaro fue recibida en el mundo entero con espanto, por sus salidas de tono demagógicas y sus alegatos militaristas. La explicación de ese triunfo fue la gran corrupción de los Gobiernos de Lula y Dilma Rousseff, que indignó al pueblo brasileño y lo llevó a votar por una tendencia contraria, no una claudicación democrática. Desde luego, sería terrible para América Latina que también el gigante brasileño comenzara el retorno a la barbarie. Pero no ha ocurrido todavía y mucho dependerá de lo que haga el mundo entero, y, sobre todo, la América Latina democrática para impedirlo.

A %d blogueros les gusta esto: