elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: Apagones

Marzo, mes oscuro para Venezuela por Pedro Eduardo Leal – Venepress – 15 de Marzo 2020

En 2019, significó el apagón más grande de la historia del país; 2020, cuarentena por Covid-19

Marzo, mes oscuro para Venezuela

El 7 de marzo de 2019, es una fecha que quedó marcada en Venezuela por registrar el inicio del apagón más grande de la historia de la nación petrolera y que dejó atrapado a los venezolanos en casa. A escasos días de conmemorarse un año del caos eléctrico, el país vuelve a la cuarentena voluntaria ante la llegada del coronavirus, pandemia originaria en Wuhan, China, al territorio nacional. 

 

Coincidencias y diferencias entre sendas emergencias

Como la oscuridad, el coronavirus llegó al país sin aviso, aunque en ambas circunstancias expertos advirtieron con anticipación los riesgos que sendos fenómenos representaban para el país, la administración de Nicolás Maduro no tomó medidas preventivas. 

Antes blackout absoluto del país, ingenieros eléctricos y organizaciones no gubernamentales habían señalado que la desinversión en el sistema eléctrico, encabezada por el desfalco de Derwick Associate, implicarían el colapso definitivo del Sistema Eléctrico Nacional. 

Al producirse el apagón, producto de la inacción del Estado, la respuesta desde Miraflores fue señalar a terceros de sabotaje y apostar a la eterna matriz de desestabilización incriminando a la oposición venezolana. 

En el caso del aterrizaje en el país de pacientes contagiados de Covid-19, también médicos y gremios de la salud han enfatizado que el sistema de salud del país no está en condiciones para atender una pandemia. 

El llamado hasta el momento desde la administración oficial ha sido de no politizar la situación. Pese a ello no se han escapado Nicolás Maduro y demás voceros rojos de incriminar carencias sanitarias a las sanciones económicas que impuestas por Donald Trump sobre funcionarios chavistas y entes públicos y privados que oxigenen al  madurismo. 


Hospitales en estado crítico de salud 

Venezolanos acuartelados 

En ambos episodios de contingencia nacional, los ciudadanos han visto limitado su movilidad. En 2019, la restricción del servicio eléctrico y las secuelas de esto: escasez de aguas, limitaciones en operaciones bancarias, entre otras; obligó a los venezolanos a mantenerse en sus hogares. Los primeros días del apagón, las ciudades registraban un toque de queda no oficial. Solo prestaban servicios automercados, farmacias y sitios que contaran con plantas eléctricas. 

Hoy, los riesgos de salud pública han obligado a quienes ostentan el poder en Miraflores a decretar Estado de Alarma Constitucional, para contar de este modo con las potestades necesarias para suspender las garantías que hicieran falta en el marco de la lucha para frenar el virus nacido en China a finales de 2019. 

Miranda, el estado hasta la fecha con más casos de contagios confirmados en el país, ha limitado vía decreto la actividad comercial, medida que muy probablmente se extienda en el resto de la geografía nacional.

El interior del país, cada vez más parecido a un retrato de Casas Muertas, la insigne obra de Miguel Otero Silva.  

Pérdidas económicas  

Según balance del Comité de Afectados por los Apagones más de 50 millones dólares representó para el país, la crisis eléctrica registrada en 2019, lo que contribuyó a que el Producto Interno Bruto nacional (PIB) se contrajera 35% para ese año.

Aunque aún los entendidos, parece ser muy pronto para estimar las consecuencias financieras del Coronavirus en un país que acumula seis años en depresión económica; Asdrúbal Oliveros, economista, ha advertido que tendrá un fuerte impacto en el sector privado que se mantiene de pie en el país.

Pandemia y depresión económica en Venezuela

Asdrúbal R. Oliveros

@aroliveros

Otro aspecto: muchas familias dependen de la ayuda de familiares en el exterior. Pero con el mundo paralizado y mercados laborales flexibles, ese flujo de ayuda disminuye y crea más vulnerabilidad.

Asdrúbal R. Oliveros

@aroliveros

Es cierto que Vzla vive una depresión económica sin precedentes, pero está crisis puede profundizarla más, pues afecta enormemente la capacidad de acción del poco sector privado que está de pie. Todavía es prematuro ver los alcances, pero puede ser grave.

Mercados desabastecidos 
 

Entre las principales secuelas de la falla eléctrica se enumera el aceleramiento a la dolarización de facta que existe en la nación suramericana. Los venezolanos, en las horas posteriores al apagón pudieron, ante la escasez casi absoluta de bolívares en efectivo, los altos costos y las limitaciones en las operaciones bancarias digitales, se vieron obligados a pagar en moneda extranjera para abastecerse.

Hoy, con el dólar como moneda de libre cambio, es rutina la venta en divisas de guantes, tapabocas y otros artículos necesarios para frenar el contagio de Covid-19, así como alimentos e insumos de primera necesidad.

En ambas y delicadas situaciones, los mercados han sido focos de compras nerviosas y con el paso del tiempo el desabastecimiento se ha puesto, mientras reina la incertidumbre de la próxima reposición de inventario. 

En cuanto a la distribución de alimentos en Venezuela, Edisón Arciniega, director ejecutivo de Ciudadanía en Acción, advirtió en el pasado reciente que Venezuela en los últimos meses mantenía “abastecimiento artificial”, debido a la poca capacidad de compra que representa hoy el poder adquisitivo de los venezolanos. 

El Clap como instrumento de control social

Es por ello, que ante la emergencia que hoy mantiene a la República en cuarentena, quede en evidencia que los mercados no tienen capacidad de reposición de inventario inmediata.

Venezuela en riesgos inminente de nuevo apagón nacional – Yo Soy Venezolano – 5 de Marzo 2020

Un grupo no gubernamental advirtió el jueves los riesgos de un nuevo apagón nacional ante la llegada de la temporada de sequía en Venezuela, donde en 2019 las fallas eléctricas sumaron 87.000, casi el doble que el año previo.

La nación OPEP sufrió en 2019 al menos seis grandes apagones nacionales, en fallas atribuidas por el Gobierno del presiente Nicolás Maduro a sabotajes y ataques de la oposición, mientras expertos señalan que los cortes son consecuencia de años de desinversiones en la infraestructura y equipos.

“Ya viene el ciclo seco y el problema se va a agudizar”, dijo Aixa López, presidente del Comité de Afectados por los Apagones, creado en 2010 y con representantes en los 23 estados de la nación sudamericana.

La principal hidroeléctrica del país, Guri, genera unos 5.600 megavatios pese a que tiene capacidad para 14.000, mientras las termoeléctricas apenas si están operativas, explicó.

En el país “van a seguir los apagones porque no se ha hecho nada” por mejorar la generación y distribución de energía, agregó López en una rueda de prensa que se hizo en un salón a oscuras por una falla que se registró en el servicio eléctrico en zonas del norte de Caracas.

En 2019 las fallas reportadas por usuarios al Comité fueron 87.267 y en los dos primeros meses de este año ya suman más de 10.000, en interrupciones que pueden extenderse desde algunas hora y hasta varios días, aseguró López. Las fallas eléctricas en 2018 fueron 46.566, según el Comité.

Andreina Yépez, de 43 años, una maestra en el estado Táchira, en la frontera con Colombia, dijo que “vivo en estrés por los apagones. Mis hijos ya no pueden ni hacer las tareas porque siempre estamos sin electricidad. A diario son ocho horas sin luz (…) Estamos agobiados”.

El Ministerio de Información no respondió de inmediato una solicitud de comentario.

Evolución apagones electricidad porNelson Hernandez – Febrero 2020

Fallas en el servicio eléctrico afectan 11 estados del país – El Nacional – 17 de Febrero 2020

Los tuiteros informan que en algunos sectores llevan hasta 24 horas sin luz ni Internet. Denuncian que carecen de otros servicios como gas, gasolina y agua.

apagón zulia servicio eléctrico

Foto archivo

Al menos 11 estados de Venezuela han reportado fallas en el servicio eléctrico. Usuarios de la red social Twitter denuncian largas horas sin electridad y fuertes bajones.

En varios estados andinos reportaron que han permanecido sin servicio parte del fin de semana y largos períodos durante este 17 de febrero.

Los tuiteros informaron que en algunos sectores llevan hasta 24 horas sin luz ni Internet y que tampoco tienen otros servicios como gas, gasolina y agua.

Señalan, además, que los cortes del servicio eléctrico son muy prolongados, lo que obstaculiza la actividad comercial de los estados.

Los reportes se han dado en los estados Anzoátegui, Apure, Aragua, Bolívar, Mérida, Carabobo, Lara, Trujillo, Portuguesa, Zulia y algunas zonas de Caracas.

YCF@yanezcoromoto

Todo el día sin el servicio Eléctrico en varios sectores del municipio Alberto Adriani Edo MÉRIDA. @corpoelecmerid_ @CORPOELECinfo @FBritoMaestre @NicolasMaduro @ivanrive3 @JEHYSONGUZMAN @dcabellor

NetBlocks.org

@netblocks

Confirmed: A series of power outages have knocked out internet connectivity in several states of as of 7:15 p.m. local time; real-time network data show impact in and parts of ; incident ongoing 🕯📉

Ver imagen en Twitter

Nubes negras en el Sistema Eléctrico Nacional por IHS Markit – La Patilla – 1 de Noviembre 2019

Es muy probable que la crisis del suministro eléctrico en Venezuela continúe en los próximos meses, afectando la vida cotidiana y paralizando la producción de petróleo en el país, dijo IHS Markit en un análisis publicado ayer.

Venezuela, que sufrió apagones masivos, con alcance nacional, en marzo de este año, continúa siendo afectada por cortes de energía recurrentes y significativos. Los apagones ocurren varias veces a la semana en la capital, Caracas, y prácticamente a diario en otras partes del país, incluido el estado petrolero de Zulia. Existe una alta probabilidad de que los cortes de energía de este año, que dejaron al país sin electricidad e interrumpieron a toda la economía, incluido el sector petrolero, continuarán en los próximos meses, estiman Carlos Cárdenas y Etienne Gabel de IHS Markit

Los apagones de Venezuela provienen de fallas en el sector eléctrico. Como resultado, no hay soluciones rápidas a las causas subyacentes, y es poco probable que el racionamiento de energía y los apagones se eliminen pronto.

En la central hidroeléctrica de Guri, que en los últimos dos años ha suministrado un promedio del 80% de la energía del país, 12 de las 20 turbinas (60%) están fuera de servicio. Además, los transformadores clave que unen Guri y otras centrales hidroeléctricas a los centros de demanda están fuera de servicio. Mientras tanto, la plantilla de centrales termoeléctricas del país tiene solo un 17% de operación. Alrededor de 4 GW de capacidad térmica añadida durante 2009-13, bajo el gobierno de Hugo Chávez, hoy está fuera de servicio.

IHS Markit estima que ahora hay un déficit de 2 GW entre la demanda de energía teóricamente ilimitada de Venezuela y la oferta disponible del país.

Es poco probable que los esfuerzos de recuperación eliminen el racionamiento de energía y los apagones en el corto plazo.

Para mejorar la seguridad del suministro, gran parte de la red eléctrica requiere piezas de repuesto y la participación de personal técnico experimentado. Corpoelec, la compañía eléctrica estatal, carece de esos recursos. Muchos técnicos calificados han dejado la compañía y el sistema ahora está en manos de los militares. La flota térmica no está disponible debido a la escasez de equipos y combustible.

Aunque es poco probable, varios escenarios realistas podrían implicar un apagón a nivel nacional de meses. Una sola línea eléctrica conecta el grupo hidroeléctrico oriental de Venezuela con el resto del país, y dos de sus tres subestaciones están fallando regularmente. Si el último también falla, Venezuela podría perder el 80% de su capacidad de generación disponible.

Los repetidos esfuerzos de los trabajadores no calificados para restaurar la energía han tenido el efecto de dañar los generadores, las líneas de transmisión, los transformadores, los alimentadores de distribución y otra infraestructura de red importante, lo que debilita aún más el sistema. Esta amenaza estuvo presente durante los apagones de marzo de 2019, cuando las réplicas de la frecuencia de la red inestable continuaron durante más de una semana.

Los apagones sistémicos afectan la producción de petróleo, los ingresos estatales del régimen de Nicolás Maduro. La falta de suministro de energía está paralizando a la industria petrolera, la principal fuente de ingresos del país (representa el 95% de las exportaciones del país). Desde abril, la compañía petrolera estatal PDVSA ha comenzado a llevar a cabo varios proyectos destinados a hacer que los campos de producción de petróleo sean independientes de la red eléctrica nacional, con un éxito limitado. IHS Markit estima que el suministro de energía industrial cayó un 41% en los últimos cinco años.

Siendo realistas, el sistema no puede recuperarse completamente sin inversiones y mano de obra calificada de entidades extranjeras, algo que parece poco probable en el entorno económico y político actual, concluye el informe elaborado por Carlos Cárdenas, Director de Riesgo País de América Latina y Etienne Gabel, Director senior de futuros de gas, energía y energía en IHS Markit.

IHS Markit Ltd. es un proveedor global diversificado de información crítica, análisis y soluciones. La compañía ofrece información, análisis y soluciones de próxima generación a clientes en negocios, finanzas y gobierno.

Apagones en Venezuela: los ciudadanos que se ven obligados a migrar a Caracas desde Zulia por Gustavo Ocando – BBC News – 10 de Octubre 2019

hombre lee a la luz de un mecheroVenezuela sufrió cortes eléctricos en todo el país que golpearon especialmente durante los meses de verano.

Paola Villalobos, una venezolana de 30 años, nacida en Maracaibo, a 700 kilómetros de la capital de su país, siente que Caracas “es otro mundo”.

Sus amigos le burlan por siquiera mencionarlo. Ella siente, igual, que proviene hasta de otro país, uno notoriamente más agraviado.

Se mudó hace tres meses a la capital, centro del poder político en Venezuela, hastiada de la crisis eléctrica, que en su ciudad empeoró dramáticamente desde los apagones nacionales de marzo y abril pasado.

Maracaibo y la mitad de los poblados de su estado, Zulia, experimentan desde hace seis meses interrupciones eléctricas programadas que duran al menos 12 horas cada día. En ocasiones, los cortes se prolongan por 18 o 20 horas.

Así, colapsan los servicios públicos, como el agua potable y el gas doméstico. Fallan las líneas telefónicas, se apagan los semáforos, se anulan las conexiones de internet y se dificultan los pagos electrónicos en los comercios..

“Los caraqueños me dicen que estoy loca, que esto es igual un caos, pero el deterioro del país se siente un poco menos aquí“, dice Paola, dedicada a la administración de cuentas empresariales en redes sociales.

Calor sofocante

El calor zuliano roza regularmente los 35 grados centígrados. Es sofocante en los períodos sin electricidad por la imposibilidad de encender aparatos de aire acondicionado o ventiladores en hogares y sitios de trabajo.

La cotidianidad resulta tortuosa para los ciudadanos del estado Zulia, muchos de los cuales han optado por movilizarse temporal o definitivamente a Caracas en busca de un mejor clima y de servicios públicos más óptimos.

Paola, por ejemplo, halló mejores condiciones de vida en su nuevo hogar en el municipio Libertador de la capital: el servicio de agua potable es constante; halla alimentos y artículos a precios más económicos que en Maracaibo; y, sobre todo,goza de electricidad sin mayores interrupciones.

En Caracas, pese a que también se ha visto afectada por graves apagones que se han prolongado durante días, se encuentran con relativa facilidad agencias bancarias cuyos cajeros automáticos dispensan dinero en efectivo. Es una normalidad atípica para ciudades afectadas por apagones y escasez, como Maracaibo.

Paola acostumbraba a madrugar con su novio dentro de su camioneta a las afueras de las gasolineras por hasta ocho horas para poder verter 30 litros de combustible en el tanque.

Aprovechaba, entonces, para cargar su teléfono y disfrutar del aire acondicionado del vehículo mientras estaba en marcha su turno de racionamiento eléctrico.

Así de precaria se tornó su día a día.

“Hoy, estoy trabajando y puedo continuar mi vida. Veo Caracas como otro mundo“, afirma. “No digo que no la estén llevando mal acá, pero comparado con el interior de Venezuela, Caracas sigue estando dentro de una burbuja”.

mujer frente a mural
Paola Villalobos afirma que en Caracas halla lo que no encontró en su natal Maracaibo: electricidad, agua potable, alimentos más económicos. FOTO: CORTESÍA

Fenómeno nuevo

La movilización de una porción de los 3.7 millones de habitantes del Zulia, el más poblado de los 23 estados venezolanos, puede determinarse empíricamente.

Saber hacia dónde viajó y por cuánto tiempo una determinada cantidad de venezolanos dentro del mismo país es difícil, por no decir imposible. No existe información oficial que registre ese fenómeno migratorio.

Organismos como el Instituto Nacional de Estadísticas, el Sistema Autónomo de Identificación, Migración y Extranjería, y terminales aéreos o terrestres solo difunden cifras de las movilizaciones internas en Venezuela en épocas vacacionales, como Semana Santa o el período de receso escolar.

Investigadores de procesos migratorios apuntan que la mudanza de zulianos a otros estados dentro de Venezuela por la agudización de los cortes eléctricos está lejos de ser anecdótica.

Mujer en sillón sentada, bebé sobre colchónUna familia improvisa un dormitorio afuera de la casa para huir del calor durante un corte eléctrico que duró más de 40 horas en Maracaibo este verano

Claudia Vargas, socióloga, politóloga y profesora de la Universidad Central de Venezuela, indica que esas migraciones son cada vez más abundantes.

“La movilización (interna en Venezuela) se da por mejorar condiciones básicas de vida”, manifiesta. Su análisis, acota, es más cualitativo que cuantitativo.

Vargas lo cree un fenómeno demográfico “nuevo” en el país.

“La gente siempre se ha movido en Venezuela, pero por razones distintas a las de ahora, como por estudios, cambio o traslado del empleo, no para sobrevivir o tener acceso a servicios básicos. Eso es nuevo”, explica.

Sostiene que las motivaciones de la migración de estados como Zulia al Distrito Capital son similares a las hay detrás de las migraciones hacia el extranjero.

La salud es catapulta

Zulia es, de lejos, el estado más afectado por los apagones en Venezuela.

La región ha experimentado 26.509 fallas eléctricas entre enero y agosto de este año, según el Comité de Afectados por los Apagones, una asociación civil que registra de manera independiente las interrupciones del servicio en Venezuela.

En el siguiente escalafón está Táchira, con 2.083 cortes en el mismo período.

Apagón

Zulia depende casi exclusivamente de la generación eléctrica de la central hidroeléctrica Simón Bolívar, mejor conocido como “El Guri”, principal pulmón eléctrico de Venezuela.

Es la región más alejada de la represa, a 1.000 kilómetros de distancia.

Depende de ella mediante un sistema interconectado cuyas líneas de transmisión, tendidas a través de los estados del norte y occidente del país, presentan averías y sobrecargas constantes.

El gobierno nacional, en ocasiones, ha atribuido tales fallas a sabotajes internos y externos.

Las autoridades han admitido que las 13 plantas generadoras del Zulia producen un promedio de 115 a 130 megavatios, que apenas representan un 5% de la demanda de 2.200 megavatios para 3,7 millones de habitantes.

Son niveles similares a los generados en los años 60 del siglo pasado.

Eso sumado a la falta de acceso a servicios sanitarios ,hace que aumenten las migraciones internas.

Pacientes

Evelyne Lampe, paciente oncológico de 49 años, difícilmente pegaba un ojo durante las noches de racionamiento eléctrico en Maracaibo.

Tendida dentro de una hamaca, dormía afuera de su vivienda en el sector La Pícola, procurando aire fresco. El humo y el ruido de la planta generadora instalada por su vecino para sobrellevar los apagones boicoteaban su descanso.

Como colofón, vivió un corte eléctrico de 30 segundos en su más reciente operación en un Centro de Diagnóstico Integral. Ella estuvo consciente.

Su doctor ya le había hecho incisiones en su pecho cuando el quirófano quedó en tinieblas.

VenezuelaResponsables de los gobiernos nacional y regional han dejado entrever que la crisis eléctrica en Zulia está por acabarse,

“Maracaibo se acabó, no sé qué pasó. Salí corriendo de allí”, dice, hoy en Caracas, más reposada de su convalecencia.

Viajó a la capital hace unas semanas con sus dos hijos pequeños gracias al aventón de un vecino. Vive junto a sus tíos y no tiene deseos de regresar.

“Mis hijos lloran todos los días por el calor invivible que hay en Zulia. Aquí en Caracas no pasa nada. He podido dormir de nuevo”, afirma.

Mejoría “a corto plazo”

Responsables de los gobiernos nacional y regional han dejado entrever que la crisis eléctrica en Zulia está por acabarse, seis meses después de su agravamiento.

Omar Prieto, gobernador del estado y hombre leal al chavismo, declaró a finales de agosto que el “esquema de administración de carga” -como llama el gobierno al plan de racionamiento- se eliminaría por completo la semana siguiente.

Un día después, sin embargo, matizó al decir que un anuncio como ese solo corresponde al presidente Nicolás Maduro.

“Estamos esperanzados y optimistas de que pronto tendremos estabilidad en el sistema eléctrico“, dijo el gobernador a finales de agosto.

Los cortes eléctricos, mientras, persisten.

VeenzuelaMuchos venezolanos están resignados a pasar las noches sin electricidad.

BBC Mundo no obtuvo respuesta positiva a su solicitud de entrevistas a voceros del gobierno local. Corpoelec y el Ministerio del Poder Popular para la Energía Eléctrica no contestaron a la petición reiterada de conversar con el ministro Freddy Brito sobre los trabajos para mejorar el servicio en el Zulia.

Brito prometió a inicios de septiembre que la situación eléctrica del estado Zulia mejoraría a corto plazo.

La esperanza gubernamental recae puntualmente en los trabajos de recuperación de tres de las siete turbinas de Termozulia, un complejo termoeléctrico inaugurado durante el gobierno de Hugo Chávez, pero que en ningún momento operó de manera continua ni satisfactoria.

También se apuesta a la reconexión de líneas lacustres que garanticen la transmisión de energía a la costa occidental del Lago de Maracaibo y la Guajira desde la central hidroeléctrica Simón Bolívar, mejor conocida como El Guri.

Vidas reseteadas

El intenso calor y las noches de desvelos también forzaron el viaje de Lucía, docente jubilada de 78 años, recientemente diagnosticada de cáncer.

Para recuperarse, se mudó en marzo pasado desde Ciudad Ojeda, en la Costa Oriental del Lago de Maracaibo, a casa de una de sus hijas en Caracas, donde las temperaturas mínimas son hasta 20 grados centígrados inferiores que en Zulia.

Ángel, su esposo y también profesor en retiro, se le sumó dos meses luego al empeorar de su hipertensión. No quiso mudarse antes por temor a que la delincuencia desmantelara su vivienda al verla deshabitada.

“No tenemos fecha de regreso”, advierte su hijo Alfonso. “Es increíble, pero con la situación actual de falta de luz y agua, es imposible regresar”.

Karem González, quien migró hace seis meses a Caracas junto a su madre, afectada de salud, está igual de desilusionada ante la idea de volver a Maracaibo.

Cree que su ciudad natal no mejorará. Teme, en cambio, que lo padecido por el Zulia se propague al resto del país, al igual que sus propios habitantes.

“Estoy comenzando mi vida de cero”, cuenta. “Aunque no me fui del país, se siente como si lo hubiera hecho”.

Presentational grey line

Los números que la dictadura de maduro no presentó en la ONU – Asamblea Nacional – 28 de Septiembre 2019

Apagón afectó al menos diez estados del país – Panorama – 20 de Septiembre 2019

RACIONAMIENTO ELECTRICO DESPUES DE LA RECUPERACION DEL GURI-18 DE OCTRUBREDIGITAL-JOSE ANGEL NUNEZ29-03-19

Una nueva falla eléctrica se produjo a las 3:10 de la tarde de este viernes 20 de septiembre, un evento que causó un apagón en al menos diez estados del país y el Distrito Capital.

Usuarios de Carabobo, Aragua, Guárico, Mérida, Anzoátegui, Lara, Coro, Miranda, Nueva Esparta y Zulia han reportado la falla eléctrica. Se trata de un nuevo episodio con el frágil sistema eléctrico del país que desde el 7 de marzo opera con severas deficiencias.

Pasadas las 7:40 pm en Maracaibo algunas comunidades reportaban que ya tenían de nuevo luz, como por ejemplo Altos de La Vanega, Padilla, Cuatricentenario y algunas zonas del norte de la capital zuliana.

Persisten fallas de servicio eléctrico en la Gran Caracas por Emely Marcano – El Nacional – 12 de Septiembre 2019

Entre los sectores afectados están El Cafetal, Colinas de Bello Monte, El Hatillo, Los Naranjos, Terrazas del Ávila, La California Norte, Santa Fe, La Almeda y Casco Central de Chacao

Sin Luz varias zonas de Caracas y Miranda
Foto: Archivo

Entre los sectores afectados están El Cafetal, Colinas de Bello Monte, El Hatillo, Los Naranjos, Terrazas del Ávila, La California Norte, Santa Fe, La Alameda y el casco central de Chacao.

Usuarios de Twitter también reportaron fallan en las telecomunicaciones.

Desde que comenzó la semana ha habido fallas en el suministro eléctrico en zonas de la Gran Caracas.

CORPOELEC Informa@CORPOELECinfo

se registra avería en la Parroquia El Recreo afectando los sectores: Bello Monte, Colinas de Bello Monte, Las Delicias, San Antonio, Sabana Grande. Personal operativo al tanto para restablecer el servicio eléctrico. @FBritoMaestre

CORPOELEC Informa@CORPOELECinfo

se registra avería en el Municipio Los Salias Parroquia San Antonio Los Altos afectando los sectores: Casco Central, El Sitio, San Juan, El Limón, La Anunciación, La Rosaleda. Personal Operativo al tanto de la situación para restablecer el servicio eléctrico @FBritoMaestre

Lohena Reverón

@lareveron10

Cuarto día de apagones en zonas de reportan en El Cafetal, Colinas de Bello Monte, El Hatillo, Los Naranjos, Terrazas del Ávila, La California Norte, Santa Fe, La Almeda y casco central de Chacao. 2:15pm.

rosa maria@rosi_c_g

Por lo que estamos viviendo en ya nos estamos hemanando mas’ con el Zulia!! Hasta hoy jueves van tres días que nos falta la luz por largas horas, mañana, tarde o noche. Y nadie explica nada. Ahora me pregunto? El gobierno de fiesta por regreso a clases.

Apagones sin explicación – Editorial El Nacional – 24 de Agosto 2019

Los apagones nacionales y regionales han tenido la virtud de poner a volar la imaginación de los burócratas de la dictadura en el área de las explicaciones. Las velas salen de las gavetas junto con los análisis de los empleados de la electricidad que se afanan en encontrar a los culpables del desaguisado. Pero, detalle curioso, en relación con el último de ellos, que se cebó en el Distrito Capital y en once estados de la república, han enmudecido.

No es para menos. Se acabó el protagonismo de las iguanas malvadas. La falta de pruebas en relación con los ataques terroristas que ponían en jaque el suministro de energía, ha obligado a que cesen las acusaciones sobre un malvado complot para dejarnos a oscuras. Quizá el llamado Estado Mayor Eléctrico y la alta oficialidad sugirieron que se buscara una excusa que no los dejara tan mal parados, es decir, como inútiles perseguidores de bandas caracterizadas por su omnipotencia. Silencio sepulcral en este sentido.

Pero insistieron en la búsqueda de justificaciones, siendo la más reciente aquella que hablaba de un ataque electromagnético provocado por las fuerzas del imperialismo. Pensaron en un motivo supertécnico, en algo salido de los archivos de la ciencia ficción que dejaría convencido al estupefacto auditorio, pera nadie les creyó. Al contrario, la abundancia de burlas demostró que, en el plan de buscar la paja en hombros ajenos sin advertir la viga que entorpece la visión del ojo propio, era preferible aferrarse a la explicación de las iguanas.

Se le ha secado el cerebro que funcionaba con agilidad después de cada apagón. Las interpretaciones estrambóticas les han pasado factura, hasta el punto de conducirlos a una mudez tan lóbrega como las oscuranas que trataron de dilucidar sin éxito. Se quedaron sin argumentos, de tanto gastar los anteriores en términos totalmente infructuosos. Ahora no les queda más remedio que reconocer su incapacidad, su gusto por la improvisación y el desconocimiento supino que han demostrado en el manejo de un área vital para la sociedad.  Pero no lo harán: callarán por un tiempo, mientras encuentran una nueva linternita que les permita correr la arruga.

A %d blogueros les gusta esto: