elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: ANC

¿Qué se fumó Isaías Rodríguez?, por Sebastián Boccanegra – TalCual – 19 de Diciembre 2018


No sabemos qué logró que Isaías Rodríguez se atreviera a ser sincero. Tal vez el frío que pueda estar haciendo en Roma, donde ejerce como embajador de Maduro o algún buen caldo le hizo decir cosas que le pueden traer represalias desde el Gobierno. Recordamos que hace algo menos de un año cuestionó en Caracas la gestión gubernamental de la economía. Estaba “representando” en ese momento a quienes lo “eligieron” para integrar la ilegal Asamblea Constituyente.

Sus palabras cayeron mal en un sector del maduro-cabellismo y el prócer Pedro Carreño le advirtió que como siguiera hablando pistoladas podría ser considerado traidor a la patria. Rodríguez salió despavorido para Roma, se olvidó de sus “representados” y se dedicó a la diplomacia.

Ahora, de pronto, vuelve al ruedo nacional y dice lo que todos sabíamos: que la Asamblea Constituyente no ha resuelto ningún problema nacional. Que no es el supra poder porque está manejada por el poder constituido -Miraflores- que la creó para anular la decisión de la mayoría de los venezolanos expresada en 6 de diciembre de 2015. Esto último no lo dice Rodríguez, lo decimos nosotros, pero ese fue realmente el único propósito de ese adefesio “constitucional”.

Lo reconoce Rodríguez al afirmar que lo menos importante ahora es una nueva Constitución. ¿Ese no es único propósito de una Asamblea Constituyente según la Carta Magna vigente, Isaías?

El exfiscal que sabía, mirándole a los ojos a los testigos, si decían la verdad,asegura que no tiene información suficiente para hacer un balance objetivo del país, pero agrega que “el país votó a la paz y por la solución del problema alimentario; contra el acaparamiento, la inflación, el contrabando; por el acceso a la cesta diaria y a la posibilidad de vivir dignamente con sus salarios y su remuneración, y de esto muy poco ha conseguido y, para algunos, la situación no solo es peor sino que tiende a agravarse”. No Isaías, para eso no es una constituyente, pero la realidad la describe tal cual es.

Las nuevas críticas de Rodríguez expresan el malestar que existe dentro de la coalición gobernante por la grave situación que vive el país. No sabemos qué tan profundas y extensas son esas diferencias, pero están ahí. La oposición debería tomarlas en cuenta y actuar en consecuencia.

Veremos si Isaías mantiene su postura o vuelve a “tranquilizarse” ante un reclamo de alguno de los integrantes de la camarilla gobernante. En todo caso, si vuelven a reclamarle seguramente Roma no será su destino.

El chavismo se dispone a controlar también los municipios sin oposición por Francesco Manetto – El País – 8 de Diciembre 2018

Maduro alardea del apoyo de Putin y Erdogan en vísperas de la elección de concejales, mientras aumenta la presión internacional

Cientos de personas participan en un acto de conmemoración por los 20 años de la llegada al poder de Chávez este jueves.
Cientos de personas participan en un acto de conmemoración por los 20 años de la llegada al poder de Chávez este jueves. MIGUEL GUTIÉRREZ EFE

El chavismo se dispone a controlar también los municipios venezolanos sin apenas oposición. La votación este domingo de más de 2.400 concejales es la última cita electoral de un año que ha supuesto la concentración de todo el poder en manos del régimen. El presidente Nicolás Maduro tomará de nuevo posesión el 10 de enero tras ganar el pasado mes de mayo unas elecciones rechazadas por la inmensa mayoría de la comunidad internacional. Mientras aumenta la presión de las principales instancias multilaterales, Washington y la Unión Europea, el sucesor de Hugo Chávez exhibió este viernes el apoyo de su homólogo ruso, Vladímir Putin, y del turco Recep Tayyip Erdogan.

Los venezolanos acuden a las urnas en medio de la peor crisis económica de la historia del país, acorralados por una hiperinflación imparable y con el censo cercenado por un éxodo que, según Naciones Unidas, supera los 2,3 millones de personas. En las papeletas no figurarán, una vez más, los símbolos de los principales partidos críticos con el oficialismo, que se oponen a la celebración de unos comicios sin garantías ni observación internacional pactada y, en algunos casos, se encuentran inhabilitados.

“Primero Justicia no participa ni directa ni indirectamente en la farsa electoral del 9 de diciembre. Exigimos que no se usen nuestros símbolos ni colores para promover ninguna candidatura”, aseguró Juan Pablo Guanipa, dirigente de la formación de Henrique Capriles. Los concejales del municipio de Chacao, uno de los bastiones opositores de Caracas, utilizaron la misma palabra, “farsa”, y aseguraron que no participarán en la votación. El fin de esta estrategia es desnudar la soledad del Gobierno, provocar un aumento de la abstención, que ya en las presidenciales fue la más elevada del pasado reciente, y dejar claro su rechazo a unas reglas del juego establecidas por las autoridades.

“¿Les vamos a dejar algo a los escuálidos? No, no lo merecen. Que nos llamen en el mundo como les dé la gana. Espacio que deje la derecha, espacio que debemos conquistar”, proclamó Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), en el acto de cierre de una campaña desdibujada y marcada por la indiferencia de los ciudadanos, mucho más preocupados por afrontar su día a día y abastecerse. “Va a ganar el chavismo”, enfatizó.

El proyecto político del expresidente Chávez cumplió esta semana dos décadas, 24 victorias electorales que culminaron en una deriva institucional sin precedentes. Maduro trató este viernes hacer frente al aislamiento del régimen en el tablero internacional alardeando de la cercanía de Putin y Erdogan, a los que añadió también el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador. “Hemos estado hace una semana en México, recibimos hace tres días al presidente Erdogan y estamos aterrizando de Moscú”, afirmó al hacer balance de su visita a Rusia. Anunció “acuerdos para la inversión petrolera, el crecimiento de nuestra industria, sobre la inversión en minería en el arco minero del Orinoco por más de 1.000 millones de dólares”.

El mandatario, que a partir de enero no será reconocido como tal por los principales países de América, destacó, sin embargo, que “Venezuela tiene que seguir abriéndose camino en el mundo, con relaciones firmes, estables, sólidas, de respeto”. “El tiempo del intervencionismo tiene que pasar definitivamente”, continuó antes de criticar al presidente colombiano, Iván Duque, y celebrar la memoria de Chávez. “El 6 de diciembre de 1998 fue la primera gran victoria de un proceso histórico. 20 años después, ¿cómo hay que recordarlo?”, se preguntó. “Trabajando con compromiso. A Chávez no se le recuerda con lloriqueo, no, a Hugo Chávez se lo recuerda en el combate diario, y recordando que estamos en el lado justo”. Mientras tanto, el país celebra unos comicios partido en dos.

La gran estafa llamada Hugo Chávez por Xabier Coscojuela – TalCual – 6 de Diciembre 2018


Hoy se cumplen 20 años del primer triunfo electoral de Hugo Chávez. Ese día, la mayoría de los venezolanos que fue a votar, lo hizo por quien ofrecía convertir la democracia representativa en participativa, acabar con la corrupción y reducir la desigualdad social.

Veinte años después se puede afirmar, sin ninguna duda, que la “revolución” encabezada por el hoy difunto Hugo Chávez es un fraude descomunal que ha provocado una auténtica catástrofe en todos los aspectos de la vida venezolana.

La democracia participativa no pasó de ser un enunciado para captar incautos, pero lo peor es que el chavismo acabó con la democracia en el país. Hoy vivimos bajo un gobierno autoritario, que utiliza los tribunales, el Consejo Nacional Electoral, la fiscalía, para burlarse de la voluntad popular, perseguir y encarcelar a los opositores. Los derechos políticos están confiscados y dependen de los caprichos de Nicolás Maduro y la camarilla que lo acompaña.

La voluntad popular fue burlada y desconocida a partir de diciembre de 2015, cuando los  venezolanos le dieron la mayoría calificada a la oposición en la Asamblea Nacional. Después impidieron el referéndum revocatorio en 2016, convocaron una Asamblea Constituyente violando la Constitución y le robaron el triunfo a Andrés Velásquez en Bolívar.

Posteriormente adelantaron las elecciones presidenciales luego de inhabilitar a varios candidatos y no cumplir el acuerdo suscrito con quienes participaron en esos comicios celebrados en mayo pasado. Este golpe de Estado ha sido dado a plazos, con la total complicidad del ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López y el alto mando militar, corresponsables de todo el desastre que vive el país.

Banner 20 años de Chávez

En materia de corrupción lograron lo que parecía imposible. Superar, y por bastante, a la que se produjo durante los gobiernos de Acción Democrática y Copei. Una buena parte de quienes han ocupado posiciones relevantes en el gobierno durante estos veinte años han robado con premeditación, alevosía e impunidad. Y lo siguen haciendo.

Lo que se viene revelando en el exterior, lo que ha sido denunciado en Venezuela por periodistas y diputados, da cuenta de que vivimos, también, en una cleptocracia. Cualquier oportunidad es buena para robar, malversar, dilapidar, derrochar. El país disfrutó el mayor ingreso petrolero de la historia y no fueron capaces de resolver ni mejorar ninguno de los problemas existentes, todo lo contrario.

El sistema sanitario está por el suelo. Enfermedades erradicadas o muy controladas han vuelto a aparecer causando estragos en algunos estados. Los hospitales y centros de salud no cuentan con lo indispensable y quienes allí laboran reciben salarios de hambre.

En la educación la situación no es mejor. Fuga de profesores a todos los niveles, lo que genera una pérdida de la calidad de la enseñanza. Todo ello provocado por unos salarios de hambre. La mejor palanca para lograr la equidad social está inoperante.

De la economía no hay mucho que agregar. Todos los venezolanos viven a diario el desastre, la hecatombe que han provocado con sus políticas de expropiaciones, ataques a la propiedad privada, pillaje y corrupción. Lograron lo que parecía imposible: tener a la gallina de los huevos de oro -Pdvsa- al borde de la quiebra.

Al paso que va, puede pronto producir un millón de barriles al día, la misma cantidad que extraía en 1945, con la diferencia que hoy en este país viven más de 30 millones de personas. El pésimo manejo de esta empresa les impidió aprovechar el último incremento de los precios del crudo.

En resumen, las ofertas y las promesas hechas por Hugo Chávez en 1998 resultaron una estafa. Un fraude. Han provocado una catástrofe en el país. Lo que ocurre demanda a la dirigencia opositora lograr la unidad más amplia posible que permita a la brevedad salir de Maduro y la camarilla corrupta que lo acompaña.

“Muchos militares se me cuadran y me comentan cosas indignados en voz baja” por Alonso Moleiro – El País – 6 de Noviembre 2018

La dirigente del sector más intransigente de la oposición venezolana opina que las gestiones de España pueden darle oxígeno a Maduro

La líder de la oposición venezolana, María Corina Machado, saluda a sus simpatizantes en Caracas.
La líder de la oposición venezolana, María Corina Machado, saluda a sus simpatizantes en Caracas. REUTERS

 

María Corina Machado (Caracas, 1967) y algunos de sus seguidores fueron agredidos hace dos semanas con golpes, botellazos y palos por una turba de militantes chavistas y empleados de la alcaldía de Upata, pueblo en el cual hacían un recorrido político, en el estado Bolívar, al sur selvático del país. La dirigente sufrió personalmente varias contusiones. Las zonas auríferas del macizo guayanés, decretadas como estratégicas por el Gobierno de Nicolás Maduro, concitan toda suerte de ilícitos, que han sido denunciados por Machado, y son objeto de negras leyendas en torno a los intereses creados de grupos irregulares, políticos y militares codiciosos y explotadores ilegales.

Pregunta. ¿Cómo evalúa los intentos del Gobierno español de Pedro Sánchez para tratar de  comprometer al Gobierno de Venezuela con un acuerdo político con la oposición?

Respuesta.  La comunidad internacional debe asumir que frente a un Gobierno mafioso como el de Maduro no hay punto medio. La operación que plantea España al régimen le es muy efectiva. Cuando siente que las presiones internas y externas se sincronizan para buscar el quiebre de la dictadura, diseñan estos mecanismos para descomprimir y darle oxígeno a Maduro.

P. ¿El Gobierno gana oxígeno? Maduro políticamente no está ganando nada.

R. Eso es lo que va a ocurrir en esta oportunidad. Ni los venezolanos lo aceptan, ni la comunidad internacional cae en esa trampa. Hay condiciones que han cambiado frente a los cuatro intentos previos de falsos diálogos, que sí le hicieron el favor a Maduro, sí lo ayudaron a desmovilizar a la opinión pública. Luego de los cuatro meses de protestas en el 2017, en los cuales convocamos a un referéndum popular y se manifestaron contra Maduro, por la Asamblea Nacional y la democracia, siete millones y medio de venezolanos; luego de una farsa en la gestación de la Constituyente, que 50 países desconocieron, apareció el diálogo de marzo, en la República Dominicana, en la cual cayó un sector de la comunidad internacional y la dirigencia. Aquí hay dos posiciones: quienes dicen que Maduro debe quedarse y quiénes pensamos que Maduro debe salir ya del poder. Entre quienes sostienen que Maduro debe quedarse hay inserto un pequeño sector que perteneció a la oposición, que piensa que no hay fuerza para enfrentarlo y derrotarlo, y por lo tanto está dispuesta a cohabitar con el Gobierno, a capitular. Pero más del 85% de los venezolanos no toleramos una operación de apaciguamiento con un sistema de mafias.

P. ¿Cómo es que en Venezuela no habrá una desenlace violento si se procede como usted dice?

R.  Si este fuera un país proclive a la violencia y el enfrentamiento político, no te quiero decir cómo estaríamos hoy. No minimizo el riesgo de las redes criminales. En Venezuela no habrá una guerra civil. Los que alertan de más en contra de una guerra civil lo que buscan es crear la angustia del cambio político para apaciguar y mantener el status quo.

P. ¿Puede usted visitar barriadas populares que hayan estado dominadas por el chavismo?

R. Totalmente. Lo he hecho muchas veces. A cada rato se me acercan, mucha gente que tiene poco tiempo que rompió con Maduro, esos son los más emotivos.

P. Hay gente que opina que el tránsito que usted plantea puede demorarse 15 años más en cristalizar.

R. Claro, y dialogando en los términos actuales no podemos estar 40 años. El camino que queda es usando la fuerza. Fuerza no es violencia: fuerza es la sociedad organizada para protegerse, informarse, decir la verdad, desafiar. Al día siguiente de la agresión que sufrimos en Upata organizamos un acto de respuesta multitudinario en Puerto Ordaz, un mensaje frente al Gobierno con gran contenido.

P. ¿Qué opina de la propuesta de llamar a la gente a votar en caso de que el Gobierno de Maduro presente una nueva Constitución?

R. ¿Vamos a reconocer un llamado de la Constituyente? Cualquier resultado en un proceso como ese sólo busca legitimar a Nicolás Maduro. ¿Qué se va a ganar, si se gana? Nunca he dicho que esta es una fórmula fácil, o que esto es para mañana. Sí creo que hemos acumulado muchas fuerzas, desde varias direcciones, y que con un esfuerzo adicional podemos llegar al punto de quiebre. Es una decisión de coraje, de desafío, de desobediencia cotidiana.

P. ¿Piensa usted que Pedro Sánchez está en sintonía con Zapatero respecto a la crisis venezolana o aprecia un matiz?

R. Quisiera pensar que no. Que se escuchen las voces del Parlamento español y en el europeo, haciendo llamados al Gobierno de España. El pueblo español está claramente con la sociedad venezolana: cuántos españoles no han vivido y viven aquí y cuantos venezolanos no hay ahora en España. El tiempo de la ingenuidad se ha terminado. ¡Se burlaron del Papa¡ ¿Por qué eso va a cambiar ahora?

P. ¿Ha pensado que podría terminar presa?

R. Aquí no vivimos día a día; lo hacemos de instante a instante. Veremos qué pasa. A mí muchos militares en las alcabalas [controles] se me cuadran, me comentan cosas indignados en voz baja, me saludan con muchísimo respeto.

A la comunidad internacional por José Ignacio Guédez – La Patilla – 5 de Noviembre 2018

El régimen de Nicolás Maduro devino formalmente en una dictadura militar luego de desconocer la eleccion parlamentaria anulando la Asamblea Nacional y sustituyéndola por una Constituyente electa ilegítimamente sin referéndum popular ni voto universal.

Actualmente en Venezuela hay cientos de presos políticos, muchos de ellos torturados, y miles de perseguidos que tienen alguna medida judicial por razones políticas, más allá de prácticas de sometimiento generales como la anulación de pasaportes o el impedimento de renovarlo. No en vano se activó contra el tirano un juicio en la Corte Penal Internacional, en el que se tiene evidencia de asesinatos viles como los cometido contra manifestantes pacíficos el año pasado, o el más reciente y cruento contra el concejal Albán. En esta materia, el valiente joven Lorent Saleh desterrado hoy en España, es testimonio viviente del terrorismo de Estado que impera hoy en Venezuela.

Es por esto que no podemos calificar sino de amenaza de muerte, las declaraciones recientes de Nicolás Maduro contra los dirigentes de nuestro partido Américo de Grazia y Andrés Velásquez, ordenando su desaparición y extinción luego de hacer unas acusaciones irresponsables que solo buscan tapar los crímenes cometidos por la cúpula gobernante en lo que respecta al Arco Minero, donde se ha cometido de forma sistemática un ecocidio y genocidio con la participación activa y comprobada de grupos guerrilleros colombianos como el ELN.

Adicional a lo anterior, es evidente también el secuestro institucional hecho por el régimen al ente electoral, perpetuando fraudes electorales consecutivos, siendo el último el simulacro de elección presidencial que no fue reconocido ni por el pueblo que venció el chantaje y se abstuvo, ni por la gran mayoría de la comunidad internacional. El caso es que según nuestra Constitución el próximo 10 de enero comienza un nuevo periodo presidencial y debe juramentarse a un nuevo mandatario escogido en elecciones libres, lo que no va a ocurrir mientras siga usurpando el poder el dictador. Tal situación obliga a restituir la democracia por cualquier vía, tal como rezan los artículos de nuestra propia constitución que al respecto señalan:

“Artículo 333: Esta Constitución no perderá su vigencia si dejare de observarse por acto de fuerza o porque fuere derogada por cualquier otro medio distinto al previsto en ella. En tal eventualidad, todo ciudadano investido o ciudadana investida o no de autoridad, tendrá el deber de colaborar en el restablecimiento de su efectiva vigencia.
Artículo 350: El pueblo de Venezuela, fiel a su tradición republicana, a su lucha por la independencia, la paz y la libertad, desconocerá cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe los valores, principios y garantías democráticos o menoscabe los derechos humanos”.

Este es único parámetro concreto que existe para guiar un proceso de transición, entendiendo en primer lugar que la restitución de la vigencia de la constitución es un deber de todos y que no es negociable. Esto lo digo para quienes privilegian una negociación sobre el cumplimiento de la constitución. Que quede claro que tanto un referéndum aprobatorio de un nuevo texto constitucional propuesto por este adefesio constituyente, como una juramentación en cualquier circunstancia del dictador, son netamente inconstitucionales y deben ser desconocidos. Lo que aplica es colaborar con el restablecimiento de la efectiva vigencia de la constitución como dice el citado artículo 333, y el desconocimiento abierto tanto de un nuevo texto constitucional como de un nuevo periodo del dictador como ordena el 350.

Los venezolanos no queremos concesiones, sino derechos. No merecemos menos que democracia, la misma que tienen los demás países. No se trata de soltar unos presos para que sus celdas la ocupen otros, o de un canal humanitario para que siga el saqueo de parte de la misma cúpula corrupta, o de simular un respeto a la Asamblea Nacional mientras exista un poder supraconstitucional por tiempo ilimitado. Se trata de restituir la vigencia plena de la constitución para que cese la persecución de raíz y para que el pueblo recupere su derecho de cambiar y tener el Gobierno de su preferencia con elecciones libres y en condiciones justas.

La Asamblea Nacional puede llenar el vacío y conducir la transición en Venezuela, pero no es de su atribución expresa ni mucho menos exclusiva, toda vez que los precitados artículos le ortogan esa tarea a todos los ciudadanos “investidos de autoridad o no”. En este sentido deponer la dictadura para convocar elecciones generales debe ser la agenda de la población civil y militar comprometida con la democracia, con el apoyo activo de la comunidad internacional. Ninguna negociación cupular con cómplices que toda dictadura es capaz de fabricar, podrá sustituir el derecho a vivir en democracia y en el marco de un Estado de Derecho con garantías ciudadanas.

Sobre la amenaza a nuestros dirigentes responsabilizamos directamente a Maduro de lo que pueda pasarles y le solicitamos a la comunidad internacional la atención y protección debida ante esta peligrosa situación, al tiempo que ratificamos nuestro compromiso con la lucha por la libertad de Venezuela.

Se acerca el fin del periodo presidencial y la crisis aprieta a Maduro por Orlando Zamora – KonZapata – 2 de Noviembre 2018

Siguen las iniciativas que cercan a Nicolás Maduro a nivel internacional. Este jueves se agregaron a las restricciones operativas del Petro, las que operarán contra los que exporten oro proveniente de Venezuela hacia EE.UU., limitando así el empleo del metal como auxilio financiero para el gobierno de Maduro.
A Maduro le quedan dios meses y pico de gobierno  / Foto: WC

A Maduro le quedan dios meses y pico de gobierno / Foto: WC

La orden Ejecutiva emitida por el presidente Donald Trump fortalece el bloqueo de propiedades y negocios en EE.UU. de personas y empresas ligadas a cualquier conexión económica con el régimen madurista.

Por su parte el Congreso de España emitió una resolución en la que señala al presidente venezolano de dictador, solicitando además que el gobierno de Pedro Sánchez se sume a la demanda intentada por 7 naciones en el Alto Tribunal de la Haya y por la Libertad de los presos políticos.

El Grupo de Lima persiste en sus acciones, al igual que el Parlamento Europeo. El Alto Tribunal de la Haya evalúa aceptar la querella introducida por siete naciones.

Vientos de tormentas azotan el horizonte

Mientras, en el escenario local innumerables conflictos por demandas salariales se multiplican en Guayana, Zulia, Caracas, y otras regiones.

Empleados de entes públicos manifiestan contra el ya bajo salario mínimo, cuyo mayor mérito fue achatar las escalas salariales. Sectores poco dados a protestas como los empleados y jubilados del BCV manifestaron este jueves frente a la Vicepresidencia de la República.

En estos eventos se combinaron junto a los del BCV, trabajadores del Metro, pensionados del IVSS, poniendo en evidencia la indignación por la temprana pérdida del poder adquisitivo del nuevo cono monetario. Las inter coordinadoras de conflictos constituyen un ingrediente nuevo que aglutina a disimiles tendencias ideológicas.

Por otro lado, el Gobierno está cada vez más arrinconado en el terreno de su legitimidad para mantenerse ejerciendo el poder hasta el 2025. Adelantar 7 meses las elecciones correspondientes a diciembre 2018, fue una viveza con patas cortas, hoy se evidencia, visto el grave drama que sacude al país.

A la orden de día se cuentan la paralización de unidades de transporte. Desde autobuses hasta ferris, aviones. Los semáforos tampoco funcionan. Y ello se combina con colas para la compra de alimentos. Pero no hay que engañarse, tampoco hay capacidad de compra suficiente. Y persisten los problemas en plantas y refinerías de la colapsada PDVSA, lo cual se concreta en las restricciones de gasolina y gas. Paralizaciones también atribuidas a importantes fallas eléctricas.

Por otro lado, el Gobierno está cada vez más arrinconado en el terreno de su legitimidad para mantenerse ejerciendo el poder hasta el 2025. Adelantar 7 meses las elecciones correspondientes a diciembre 2018,fue una viveza con patas cortas, hoy se evidencia, visto el grave drama que sacude al país.

También es reveladora la ausencia de piso político sólido para pretender que el tan cuestionado resultado del 20 de mayo exprese en este momento una correlación de fuerzas consistente y otorgue suficiente sustento institucional para avalar la dudosa presidencia de Nicolás Maduro correspondiente al período constitucional 2019-2025.

Igual condición de carencia de fuerza política, argumental y de hasta vigencia política, impide que se le consagre a la ilegitima de origen Asamblea Nacional Constituyente, fortaleza constitucional o moral. Sólo sirvió ayer de contención temporal a las fuertes protestas de febrero-junio de 2017.

Pero en este instante político, la ANC no es ni chicha ni limonada, el régimen no haya como emplear esta herramienta, tan mal concebida en hora y lugar, que hoy luce como una simple cuota de poder de Diosdado Cabello. La extensa duración de la ANC, sin propuestas claras y sentidas por la población en estas circunstancias aciagas, la han secado por dentro. Y mientras más dure, más se seca.

Muy por el contrario, se aceleran las luchas populares en defensa de la Constitución del 1999 blindada con el referéndum del 2007.

Pero Nicolás Maduro realiza otro viaje relámpago a Cuba para conmemorar el XVIII aniversario de las misiones y los tratados bilaterales de cooperación.

Todo ha cambiado. No cuentan con el ingenio de Fidel Castro para inventar o darles oxígeno a las acciones colectivas llamadas misiones, máxime sin los dólares con los que PDVSA estableció a médicos, deportistas, técnicos cubanos en barrios y campos venezolanos.

Tampoco habrá un segundo tiempo para demagogias populistas. Ni embelleciendo parques y plazas se ocultará la aguda crisis del pais.

Venezuela es un campo de concentración por Jorge López – Yo Influyo – 1 de Noviembre 2018

El obispo de Carúpano Jaime Villarroel dijo que lo que pasa en Venezuela y comienza a ocurrir en Nicaragua puede pasar en cualquier parte del mundo.



“Hoy Venezuela es un campo de concentración”, así describió la situación ue vive su país el obispo de Carúpano, Jaime Villarroel, durante la conferencia que ofreció en la Ciudad de México el pasado 31 de octubre convocada por la Fundación Pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada México (ACN-México).

El comienzo

El prelado señaló que la situación que se experimenta en el país sudamericano inició en 1987 cuando Hugo Chávez Frías llevó a cabo un intento de golpe de estado; por el cual el presidente Rafael Caldera lo indultó más tarde.

El pueblo venezolano cansado de los partidos políticos y de la falta de resultados dio un voto de castigo y eligieron a Chávez en el año 1999, quien se había integrado a la vida política. Los ciudadanos “se dejaron llevar por la rabia”, explicó el obispo. Chávez Frías prometió erradicar la corrupción y distribuir la riqueza, por si fuera poco el aparato de justicia también estaba corrompido, “nos ofreció un caramelo envenenado”, dijo.

Una vez en el poder convocó a una Asamblea Nacional Constituyente de la que nació una Constitución y el pueblo la aceptó. “Era carismático y supo llegar a las clases más pobres”, aparentó ser como un caudillo, como el nuevo Bolívar, señaló monseñor Villarroel.

El obispo venezolano recordó cómo el entonces presidente violaba la constitución impulsada por él mismo, y su estilo para modificar la legislación cuando algo llegaba a estorbarle. Otro rasgo resaltado por monseñor Villarroel fue que Chávez tenía un discurso de división y amenazaba con la expropiación a los empresarios que no se doblegaban a sus decisiones, “de hecho sí las llevó a cabo tras lo cual las daba a personas poco preparadas para administrarlas”. Señaló que el régimen ha destruido el 80 % de las empresas y también expropió 8 millones de hectáreas con el mismo método.

Por otro lado, las rentas del petróleo le permiteron corrromper a muchas personas dentro y fuera del país. Ofrecía petróleo a precios muy bajos, lo que le ganó lealtades por el mundo.

País en ruinas

El obispo de Carúpano apuntó algunos datos que reflejan la situación de la población: el salario mínimo es de 3 o 4 dólares mensuales y un par de zapatos cuestan el salario de 2 años; las familias no pueden comprar un cuaderno para que los hijos puedan tomar apuntes en la escuela. Únicamente en septiembre la inflación fue de 270 por ciento. “El gobierno ha destruido el aparato productivo”, sentenció el obispo.

Monseñor Villaroel también se refirió a la situación de salud en Venezuela. Indicó que muchos médicos han salido del país a causa de los bajos salarios y dramáticamente se ven enfermedades como el dengue, que ya habia sido erradicada, así como otros males como el paludismo.

Manifestó que más de 3 mil personas que requerían tratamiento han muerto por no contar con una diálisis o no tener un antibiótico. Además, subrayó que la desnutrición en los niños se ha convertido en un mal irreversible.

No obstante, los problemas no terminan ahí. El prelado señaló que en la ciudad de Maracaibo falta la luz 3 o 4 días a la semana, y en ese lugar viven con temperaturas de 40 grados centígrados en promedio, por lo que las personas tienen que dormir al aire libre y, por no contar con refrigradores, se echan a perder los alimentos.

Ilegalidad en la Presidencia

Monseñor dijo con claridad que Nicolás Maduro no puede ser presidente de Venezuela porque un requisito para el cargo es haber nacido en el país; pero Maduro nació en Colombia.

La situación ya complicada con Chávez se agravó con Maduro. Muchos periódicos, indicó el obispo, han cerrado porque si son críticos con el gobierno no se les vende papel.

Denunció que se ideologiza a los pequeños ya que se les inculca que Chávez “es el padre de la patria” y se promueve el odio a la Iglesia. Se les enseña que la Iglesia vino a destruir todo en América.

Movimento externo, odio interno

Monseñor Villarroel indicó que entre los años ochenta y noventa se creó el Foro de Sao Paulo que pretende alcanzar sus fines en el continete mediante la ideología.

La retórica de Chávez y Maduro ha sembrado la división insistiendo que aquel que tiene cierto patrimonio es porque ha robado.

Sobre los obispos se ha dicho que son un cáncer que hay que erradicar, una cúpula podrida. El prelado enfatizó que el gobierno tiene grupos armados de choque para amenazar a los obispos. Indicó que Chávez intentó crear una iglesia reformada, y que estos grupos siguen trabajando.

Labor de la Iglesia

Sobre el papel de la Iglesia en medio de esta situación, comentó que su trabajo es como “una gota de agua en el desierto”, pero una gota que trae más esperanza de vida que 100 kilos de oro.

Mencionó que se alimenta a la gente por medio de las “ollas solidarias” en las parroquias donde la gente se reúne y se les puede ofrecer alimentos, además, de otros servicios de acompañamiento. Comentó que cuentan con un proceso de seguimiento a los niños que padecen desnutrición.

Pero también se busca la formación de la conciencia, pues cuando se está en la miseria se está dispuesto a todo para sobrevivir.

“Tengo mucho temor”, dijo y agregó que “uno no sabe lo que le puede pasar”. Comentó que su diócesis hubo una masacre de más de 60 muertos porque cárteles de la droga se enfrentaron, pero el gobierno echó los cuerpos al mar para que la gente no se enterara.

Por otro lado, señaló que el papa le ha agradecido al episcopado venezolano por resistir y ha pedido que busquen la unidad. El obispo Villarroel señaló que hay muchos deseos de venganza en Venezuela.

Cuando veas las barbas…

Monseñor Villarroel recordó que en 1999 les decían “que no nos iba a pasar lo que pasó en Cuba” y enfatizó que lo que pasa en Venezuela, y que en Nicaragua está pasando también, puede suceder en cualquier parte del mundo.

“No permitan que decidan por ustedes… no permitan que las ideologías los dividan”, concluyó.

Venezuela’s Presidency in Jeopardy by Moises Rendon – CSIS – 22 de Octubre 2018

unnamed-3.jpg

While the region is overwhelmed with waves of migrants and refugees fleeing Venezuela, a decisive event awaits just around the corner. According to the Venezuelan constitution, a new presidential period starts on January 10, 2019. However, the presidential elections held earlier this year were not only unfree and unfair, but they were also considered non-existent by the National Assembly. More than 50 countries did not recognize the results of the elections, leaving open the possibility that Nicolas Maduro will not be recognized as president of Venezuela by these countries post-January 10. In the face of such uncertainty, how will the international community choose to respond, and what are the implications of these decisions moving forward?

How the world stands after the presidential elections held on May 20, 2018.

Meanwhile, Venezuela’s humanitarian crisis has continued to worsen. About 2.5 million people have fled Venezuela in the last three years, and many more are expected to do so as the country’s economy continues to implode. The International Monetary Fund predicts that the country will reach 10 million percent inflation in 2019. The Venezuelan government continues to reject humanitarian aid from abroad. Political repression has intensified, and according to Foro Penal, more than 237 political prisoners currently being held illegally in Venezuela.

In one case, lawmaker and member of the National Assembly Juan Requesens was taken hostage in the middle of the night in his house by the SEBIN, Venezuela’s national intelligence and police agency. This seizure was done without a legal warrant and was a violation of his parliamentary immunity.Fernando Alban, a Caracas councilman and political dissident, was arrested after returning from a trip to the recent UN General Assembly held in New York. He died three days later while in SEBIN’s custody. Despite the government’s account that Alban committed suicide by jumping out of SEBIN’s top-floor building, there is evidence that Alban was tortured as his lungs were filled with water. Furthermore, the national investigation coordinator of the morgue that received Alban’s body in Caracas confessed to having the autopsy’s results altered due to pressure from a top official.

In response to Venezuela’s government criminal activities, which includes narco-trafficking, the United States and other countries have sanctioned more than 70 high-level Venezuelan government officials and military members, including Nicolas Maduro and Delcy Rodriguez, the vice president. However, Maduro and his inner circle continue to hold onto power at the expense of the Venezuelan people’s well-being. At a CSIS Americas event earlier this month, Ambassador William Brownfield, former assistant secretary of state for International Narcotics and Law Enforcement, called Venezuela “not only a narco state, but a mafia state.”

A Tale of Two Governments

Venezuela’s legitimacy problem is exemplified by its parallel institutions. The country has two supreme courts—one in Caracas, whose members were appointed by Maduro, and another in exile, which was appointed by the legitimate National Assembly. The court in exile (called the Legitimate Supreme Tribunal of Justice, or TSJ in Spanish), which convenes in Colombia’s parliament building, has ruled that Maduro should be barred from executive office. It also has ordered that an international arrest warrant should be issued for him on charges of money laundering and corruption. The National Assembly and the Organization of American States (OAS) Secretary General Luis Almagro supported the verdict and encouraged universal recognition of the TSJ’s ruling. Unsurprisingly, Maduro’s government chose not to recognize this or any ruling from the TSJ, which effectively rules out any mechanism the opposition may have to check the power of the Maduro government.

After the opposition parties gained control of the National Assembly in 2016, the Maduro government responded by forming the illegitimate Constituent National Assembly (ANC).Last year, 545 pro-regime constituents were elected to the ANC by a vote that has been universally denounced as undemocratic. The ANC has de facto —but not de jure—replaced the legitimate National Assembly. Directed by Nicolas Maduro and his inner circle, the ANC’s objective is not merely to rewrite the constitution, but also to formally establish a communal political system with absolute power, not unlike that in Cuba. Despite non-recognition by the international community, the ANC has continued to fire authorities, dismantle institutions like the National Assembly, enact new laws and codes, and modify election cycles.

Venezuela also has two chief prosecutors. In August 2017, Luisa Ortega Diaz, a loyalist to former president Chavez, was sacked by Maduro’s ANC after serving 10 years as the country’s chief prosecutor. Acting from exile abroad, Ortega led a series of investigations of Maduro and other government officials for human right violations and corruption. Ortega’s supporting evidence, submitted to the International Criminal Court (ICC), includes claims of massive corruption and over8,000 extrajudicial killings by government security forces since 2015. Despite the fact that Venezuela ranks as one of the most corrupt countries in the world, Tarek William Saab, the de facto chief prosecutor appointed by the ANC, denies all allegations coming from abroad. Nevertheless, international pressure continues to grow, especially after the OAS and a panel of independent international experts released a report earlier this year delineating the possible crimes against humanity committed in Venezuela. Following the report, six South American countries, Canada, and France have urged the ICC to investigate Venezuela for alleged crimes against humanity. Other countries, such as Germany, may follow.

Maduro’s Legitimacy in Jeopardy

A president’s legitimacy can be gauged through the origin of his power in addition to the way in which he exercises his power. While Maduro’s legitimacy of origin was challenged over accusations of fraud in the 2013 presidential elections, it remained intact internationally. Maduro’s presence in the UN General Assembly this past September proved it. In contrast, Maduro’s legitimacy of exercise has constantly been challenged over the past six years due to human right violations, corruption, and other illicit activities. However, after this year’s illegitimate presidential elections, both Maduro’s legitimacy of origin and exercise are in jeopardy.

A concerted attempt by the international community to force Maduro from office by challenging his legitimacy may help Venezuelans get their country back.

Venezuela’s most recent presidential elections on May 20 of this year had the lowest participation in the country’s electoral history. Considered non-existent by the National Assembly, the elections were characterized by major challenges to the legitimacy of electoral actors and procedures, as well as claims of voter suppression. Believing that Venezuela’s democracy cannot be restored by electoral means at this juncture, the majority of the opposition parties boycotted the elections. Nonetheless, through unfair and nontransparent procedures, the official National Electoral Council announced Maduro as the winner and president-elect.

What Can the International Community Do Post-January 10?

If the international community chooses to challenge Maduro’s right to continue in office after January 10, it has options. Among other things, it should:

  1. suspend the accreditation of Venezuela’s current ambassadors and send them home;
  2. recognize the legitimacy of the elected National Assembly and the Supreme Court in exile;
  3. recognize the previous rulings of the Supreme Court in exile;
  4. prohibit any further international agreements with the Maduro regime; and
  5. refuse visas to members of the Venezuelan regime and, in the event of illicit activities, prepare for detention and prosecution.

Doing nothing has tremendous consequences for Venezuela and the region. While electoral malpractice in Venezuela has eroded confidence in the authorities, spurring outbreaks of violence, the results have always favored Maduro and his inner circle. After two decades of political battle, the Venezuelan people are burnt out or in exile. A concerted attempt by the international community to force Maduro from office by challenging his legitimacy may help Venezuelans get their country back.

Moises Rendon is an associate fellow and associate director of the Americas Program at the Center for Strategic and International Studies in Washington, D.C. 

Commentary is produced by the Center for Strategic and International Studies (CSIS), a private, tax-exempt institution focusing on international public policy issues. Its research is nonpartisan and nonproprietary. CSIS does not take specific policy positions. Accordingly, all views, positions, and conclusions expressed in this publication should be understood to be solely those of the author(s).

Caracas weighs PdV successor, free of debt – Argus media – 23 de Octubre 2018

The new company, tentatively called the Venezuelan Energy Corporation (CVE), would be tasked with developing export-oriented energy projects on its own and through joint ventures with foreign partners, says economist David Paravisini, who chairs the national constituent assembly’s (ANC) petroleum, gas, energy and water subcommittee.

The ANC is a rubber-stamp body that Venezuela´s president Nicolas Maduro installed to replace the opposition-controlled national assembly in July 2017.

Under the proposal, CVE would absorb all of PdV’s administrative, operational and physical assets, including PdV´s US refining subsidiary Citgo, but not its liabilities. These include debts owed to bondholders, joint venture partners, suppliers and other creditors.

PdV stopped paying interest and principal on all outstanding bond debt in September 2017 except for a $3.4bn PdV 2020 bond that is collateralized with 50.1pc of the shares in Citgo’s indirect parent firm, Delaware-based PdV Holding. Combined PdV and government bond arrears currently total about $7bn.

Looming on 27 October is PdV´s obligation to pay over $950mn of principal and interest due on the 2020 bond. PdV assured bondholders last week that the payment would be made on schedule. In the meantime, Citgo, considered PdV´s most valuable asset, is subject to a separate lien by former Canadian mining firm Crystallex over an unpaid arbitration claim.

If PdV falls further behind on its debts, the CVE proposal could be a strategy to cushion the blow from the potential loss of Citgo and to spin off liabilities, possibly by formally declaring the bankruptcy or dissolution of PdV, a scenario that has been discussed in the international financial community for months.

A US-based financial sector executive close to bondholders tells Argus that the move would be “tossed out in any court outside of Venezuela” because a company cannot transfer all of its assets to a new entity without transferring the liabilities as well. “You can´t escape the debt in this way,” the executive said.

According to an ANC official with direct knowledge of the proposal, “CVE’s creation to replace PdV could be a new beginning for Venezuela’s oil industry without the burdens of debt, corruption and deteriorated assets that currently characterize PdV. As CVE absorbs the country’s energy companies and PdV is phased out gradually, its debts would be settled fairly as the company moves towards dissolution.”

CVE would go beyond PdV to absorb the physical and human assets of other state-owned energy firms such as power utility Corpoelec, coal producer Carbozulia and petrochemicals manufacturer Pequiven. “CVE would be an integrated energy corporation, a single entity responsible for all of Venezuela’s energy resources,” the official told Argus.

The consolidated approach would eliminate administrative and management redundancies; concentrate financial resources; and centralize long-term strategic planning, project execution and procurement into a single entity, the ANC official said.

PdV was incorporated in 1975, a year before then-president Carlos Andres Perez nationalized Venezuela’s historically foreign-owned oil and gas industry. The company has an estimated $22bn in liabilities, although precise data is unavailable because no 2017 external financial audit was conducted.

It is unclear if the CVE proposal is supported by the ANC’s top leadership. ANC president Diosdado Cabello, who is widely viewed in Venezuela one of the three most powerful individuals in the ruling socialist party hierarchy alongside Maduro and economy vice president Tareck El Aissami, is currently overseeing a secretive process to draft a new constitution to replace the 1999 Bolivarian constitution authored by late president Hugo Chavez.

The Maduro government hopes to secure popular approval via referendum for its proposed constitutional reforms before 10 January 2019. The CVE’s proposed creation could be part of those reforms.

A presidential palace official confirms that there is “some internal discussion” about creating a new company to replace PdV, adding that any such decision would require approval by the political factions headed by Maduro and his spouse Cilia Flores, Cabello and El Aissami.

The armed forces, which already have an industry foothold through the military-run Camimpeg oil, gas and mining company, also would play a major role in this decision, the palace official added.

A %d blogueros les gusta esto: