elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: ANC

Chavismo: entre la renovación y las rupturas internas por por ​Ociel Alí Lopez – Nueva Sociedad – Junio 2018

Nicolás Maduro parece estar surfeando la gigantesca crisis venezolana con mayor tranquilidad. Sin embargo, en el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) aparecen críticas y llamados a rectificar el rumbo del gobierno. El chavismo se debate entre la «rectificación» y las rupturas internas.

A pesar de los ataques de la mayoría de los gobiernos de América Latina, del activo trabajo del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, y de águilas y halcones norteamericanos, de la injerencia y de las sanciones de gobiernos de Europa, el gobierno venezolano hoy se muestra estable en el poder. Surfea olas difíciles como la hiperinflación, la paralización parcial de su industria petrolera y los periodos de violencia callejera que duraron meses.

Por su parte, la oposición -que viene de abstenerse en las presidenciales de mayo- luce ausente del espectro político nacional. Muchos de sus líderes están en el exterior y no se sabe bien por qué ni hasta cuándo. Parecen haber agotado sus municiones políticas. Además, se alarga su espera de acciones radicales del gobierno norteamericano, como por ejemplo un embargo petrolero o una intervención militar. De hecho, el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, declaró a principios de junio: «Tenemos los votos para suspender a Venezuela de la OEA». Sin embargo, no lo logró, lo que evidencia ciertas debilidades de Estados Unidos para imponer su política en torno a Venezuela. Leer más de esta entrada

Diosdado Cabello designado presidente de la Constituyente cubana – La Patilla – 19 de Junio 2018

Diosdado Cabello fue designado este martes presidente de la Constituyente cubana, en sustitución de Delcy Rodríguez, luego que esta pasara a asumir la vicepresidencia ejecutiva de la República.

DgFT884W0AIxQE3.jpg

La postulación la realizó la vicepresidenta de la Comisión de Consejos Comunales y Comunas, Noris Herrera, tras un debate “popular” que incluyó a varios sectores de Venezuela. “Hombre probo, leal a la Patria, y que siempre acompañó a Hugo Chávez”, añadió.

Asimismo, Cabello aseguró que “juró por Bolívar y por Chávez, juró por un pueblo que sueña, que haré lo que tenga que hacer para defender a la revolución Bolivariana”.

“Yo no tenía ningún plan de estar donde estoy ahorita, pero estoy absolutamente resteado con la Revolución Bolivariana y con el legado de Chávez. Les pido que ayudemos al presidente Nicolás Maduro”, agregó.

 

 

Maduro busca un impulso con cambios en su Gobierno por Florantonia Singer – El País – 14 de Junio 2018

El presidente venezolano refuerza el área económica tras su reelección
1529011005_431143_1529011196_noticia_normal_recorte1.jpg
Nicolás Maduro anunció ayer cambios en su Gabinete. El presidente venezolano aseguró que la “épica victoria del pueblo” al reelegirle el pasado 20 de mayo —en unos comicios que no reconocen los principales partidos de la oposición ni la comunidad internacional— obliga “a un nuevo comienzo”. “Por este mandato que me han dado todas y todos, he decidido una renovación parcial y profunda del Gabinete ejecutivo”, afirmó en una serie de tuits.

Las caras nuevas en el Gobierno, sin embargo, son pocas. El cambio más significativo está en la vicepresidencia, que ahora ocupará Delcy Rodríguez, hermana del poderoso ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, y desde agosto de 2017 presidenta de la Asamblea Nacional Constituyente —el parlamento paralelo afín a Maduro—. Fiel al líder chavista, la nueva número dos ha convocado en tiempo récord las elecciones a gobernadores, alcaldes y las presidenciales. En estos comicios, en medio de una profunda crisis política, social y económica, el partido del Gobierno se ha hecho con la mayoría de los cargos.

Rodríguez es la segunda mujer que ocupa la vicepresidencia del país. Tareck El Aissami, en ese cargo desde enero del año pasado, pasa a ser vicepresidente para el área económica. Tendrá en sus manos un área crítica en un país en plena hiperinflación, aguda escasez de alimentos, producción petrolera a la baja y que desde hace 15 años padece las consecuencias de un control de cambio y de precios que se ha enquistado. “Prometí una revolución económica para construir las bases del bienestar y la prosperidad futura”, escribió Maduro en su cuenta de la red social Twitter, junto a alabanzas al “experimentado y probado revolucionario” El Aissami. El nuevo responsable económico, uno de los hombres más poderosos del chavismo, ha sido sancionado por Estados Unidos, que le acusa de narcotráfico, lo que limitaba su actuación como segundo de Maduro. Este le premia también con el recién creado despacho de Industrias y Producción Nacional.

Para el Ministerio de Comercio Exterior e Inversión Internacional, Maduro nombra a Yomana Koteich, con una larga carrera de perfil bajo en la Administración, pero que recientemente se puso bajo el foco por ser la interventora de Banesco, el principal banco privado del país, tras una operación en la que fueron detenidos 11 directivos luego puestos en libertad.

Entre otros cambios, destaca también el de Marlenys Contreras —asimismo en la lista de sancionados por EE UU—, que deja la cartera de Turismo para ocupar la de Obras Públicas, una de las posiciones en las que su esposo, el líder chavista Diosdado Cabello, ha mantenido el control dentro del Ejecutivo.

Maduro también crea el despacho de Atención de las Aguas, que aumenta el aparato del Estado a 33 ministerios. Otros de los cambios, que tocan apenas un tercio del Gabinete, afectan a las carteras de Ecosocialismo, Trabajo y Agricultura Urbana. De este último despacho sale Freddy Bernal, que recientemente difundió un vídeo en el que mostraba las ventajas de criar chivos en casas y apartamentos de las ciudades para contrarrestar la falta de comida.

EL CHAVISMO DEJA EN LIBERTAD A OTROS 43 PRESOS

El Gobierno de Nicolás Maduro formalizó el miércoles la liberación de otros 43 prisioneros por razones políticas. Este es el tercer lote de procesados penales que han salido de la cárcel en poco más de un mes, en un gesto que ha sido ofrecido al país, en medio de una tormentosa e inédita situación económica y social, como abono para “el reencuentro y la reconciliación política de los venezolanos”, según el fiscal general, Tarek William Saab. Aunque algunos portavoces siguen empeñados en especular con nuevas liberaciones, la nueva vicepresidenta Delcy Rodríguez afirmó que de esta forma el Gobierno “concluye una etapa”.Como denuncian sus familiares, un importante número de presos liberados no son activistas opositores al Gobierno de Maduro. Buena parte de ellos han sido militantes del chavismo que han cometido delitos comunes o ciudadanos que han encabezado furiosas protestas en las calles por fallos en los servicios que presta el Estado.

Declaración de los Presidentes, Mesas Directivas y Delegaciones de los Órganos Legislativos de América Latina y el Caribe – Cucuta, Colombia – 1 de Junio 2018

En el marco de la Carta Democrática Interamericana y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, Presidentes, Mesas Directivas y Delegaciones de los Órganos Legislativos de América, en reunión solemne realizada en Villa del Rosario, Norte de Santander, el día 1° de Junio de 2018, con absoluto respeto por las normas de derecho internacional incluidas en los Instrumentos adoptados en el marco de las Naciones Unidas, de la Organización de Estados Americanos y otros organismos internacionales competentes, teniendo en cuenta el desarrollo del derecho internacional de los Derechos Humanos y conscientes de la imperiosa necesidad de activar planes conjuntos de alivio humanitario y restablecimiento de la democracia y el orden constitucional en la República de Venezuela,

CONSIDERANDO

Que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en el Informe “Institucionalidad Democrática, Estado de Derecho y Derechos Humanos en Venezuela”, de 31 de diciembre de 2017, señala que “ha venido observando un acelerado deterioro en la institucionalidad democrática y en la situación de derechos humanos en Venezuela que se ha profundizado e intensificado significativamente a partir de 2015”.

Que el régimen político presidido por Nicolás Maduro ha anulado el principio de separación e independencia de poderes, base de toda constitución democrática y pilar protegido por el derecho interamericano.

Que el Gobierno de Nicolás Maduro ha instalado un régimen de represión y de violencia gubernamental que hace parte de una política de violación sistemática de los derechos humanos, de tal gravedad, que ha desencadenado en crímenes de lesa humanidad, respecto de los cuales la Corte Penal Internacional investiga en la actualidad un cúmulo de denuncias.

Que la falta de independencia del poder judicial, junto a la pretensión de eliminar la Asamblea Nacional y sustituirla de facto por una Asamblea Constituyente irregular e ilegítima, son expresiones de concentración del poder en el Gobierno que desprecian el Estado de Derecho y los principios democráticos a los que se han obligado soberanamente y libres de toda presión los países de la región, según sea el caso Convención Americana de Derechos Humanos, la Organización de Estados Americanos, Mercosur, Unasur, y demás organizaciones multilaterales de la región.

Que la crisis humanitaria en Venezuela, producto de la hambruna, el desabastecimiento general, la hiperinflación, los graves problemas en los servicios de salud y en el acceso a los mismos, así como la intensa represión, afectan severamente el goce del derecho a la vida, los derechos económicos, sociales y culturales de los venezolanos.

Que en Venezuela el régimen de Maduro ha destruido la clase media, y ha deteriorado la calidad de vida del pueblo en general al multiplicar la pobreza por ingreso que en 2014 fue de 48%, en 2015 de 73%, en 2016 de 81.8% y en 2017 de 87%, de este último el 64% de los venezolanos está en extrema pobreza.

Que la represión militar, policial y paramilitar ha cobrado cientos de víctimas mortales, que hoy el presidio político se extiende a más de 600 personas y que los líderes políticos y estudiantiles en su mayoría se hayan encarcelados, exilados o perseguidos, así como la severa restricción de la libertad de expresión que constituyen un componente ya histórico en la lógica represiva del gobierno.

Que producto de lo anterior, la ciudad de Cúcuta y el Departamento de Norte de Santander se han visto profundamente afectados, que la capacidad de atención a los exiliados se halla desbordada, lo cual agudiza los problemas sociales y económicos en esta ciudad y de este Departamento, y consecuencialmente, superar esta situación debe ser una responsabilidad compartida por todo el continente,

DECLARAN

1. Llamar a la solidaridad a los Gobiernos del Continente y a la Comunidad Internacional con el pueblo de Venezuela, ante la ruptura del orden constitucional y la suspensión del sistema democrático efectuada por el Ejecutivo encabezado por Nicolás Maduro en abierta violación de las normas de protección del régimen democrático, el ejercicio de las libertades y de los derechos humanos que obligan a los países del hemisferio.

2. Desconocer los resultados de las elecciones nacionales del 20 de mayo de 2018 en Venezuela y rechazar la jornada electoral que se adelantó, cuya convocatoria fue ilegal y no cumple con los mínimos estándares democráticos aceptables para una elección.

3. Exigir la convocatoria a unas elecciones libres, transparentes y democráticas, que cuenten con todas las garantías para los participantes, incluyendo misiones imparciales de observación electoral y que se haga efectivo el derecho del pueblo venezolano a decidir sobre su futuro.

4. Convocar a la comunidad internacional para aunar esfuerzos con a fin de contribuir con decididas acciones para que se restablezca en Venezuela el principio de separación e independencia de poderes y se respete la soberanía de su Asamblea Nacional, desconocida por el régimen de facto impuesto por Nicolás Maduro.

5. Condenar al Gobierno de Nicolás Maduro por pretender acallar las denuncias 1 Inter-American Commission on Human Rights. Institucionalidad democrática, estado de derecho y derechos humanos en Venezuela: Informe de país: Aprobado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos el 31 de diciembre de 2017 / Comisión Interamericana de Derechos Humanos. v.; cm. (OAS. Documentos oficiales; OEA/Ser.L/V/II) ISBN 978-0-8270-6724-0 ante el mundo sobre la sistemática violación a los derechos humanos que ocurre en Venezuela, mediante el decomiso, la no expedición y el bloqueo de pasaportes a los miembros de la oposición que ostentan la dignidad de Diputados ante la Asamblea Nacional.

6. Reconocer la grave crisis humanitaria por la cual atraviesa el pueblo venezolano, producto de la ruptura de las instituciones democráticas, las violaciones flagrantes a las libertades y garantías básicas por parte del régimen encabezado por Nicolás Maduro y los miembros de la Asamblea Constituyente, respaldados por parte de Fuerzas Armadas desleales a la Constitución, Colectivos irregulares e intereses corruptos.

7. Rechazar las flagrantes violaciones al debido proceso, así como la tortura y los tratos crueles, inhumanos y degradantes a que han sido sometidos los presos políticos venezolanos y sus familias, por el simple hecho de ejercer sus derechos fundamentales a la expresión y la protesta.

8. Reconocer la “responsabilidad de proteger” que tiene la Comunidad Internacional respecto a la debacle humanitaria, nutricional, sanitaria y migratoria venezolana, que ha generado un éxodo masivo. En consecuencia,

NOS COMPROMETEMOS

A propiciar ante los Gobiernos de nuestros países las siguientes medidas inmediatas:

1. Convocar la Oficina de Naciones Unidas para Asuntos Humanitarios (OCHA, por sus siglas en inglés), a coordinar la gestión regional logística y presupuestal, para la atención de los migrantes venezolanos que ingresan a nuestros países a causa del evidente colapso institucional y de la hambruna en Venezuela.

2. Instar a nuestros Gobiernos a crear un Fondo de Cooperación Internacional para garantizar la atención humanitaria de los migrantes, su inserción laboral y productiva transitoria.

3. Desarrollar en nuestros Órganos Legislativos una agenda legislativa común que permita responder a la crisis coyuntural por la que atraviesan millones de venezolanos expulsados de su territorio producto de la represión del régimen y la situación de hambruna en dicho país a partir de las siguientes medidas:

  • a. Conceder refugio de forma automática a los funcionarios y dirigentes que hayan sido elegidos mediante voto popular, en cualquier fecha, desde 1998, a corporaciones o gobiernos locales, al igual que a los integrantes del poder judicial de Venezuela que así lo soliciten.
  • b. Facilitar la permanencia y tránsito de ciudadanos venezolanos con pasaportes y documentos caducados, ante la incapacidad o negligencia del régimen de Nicolás Maduro para suministrarlos.
  • c. Flexibilizar los requisitos de permanencia y residencia de los ciudadanos de Venezuela, así como la expedición rápida de salvoconductos migratorios para el tránsito interamericano de la población migrante.
  • d. Elaborar un régimen especial migratorio respecto de nuestros colegas de la Asamblea Nacional de Venezuela, para su libre tránsito y permanencia en nuestros territorios, eximiéndolos de los requisitos generales de regularización tales como la presentación de pasaportes, de manera que se les permita ejercer su derecho de locomoción en el territorio interamericano con cualquier documento de identidad.
  • e. Flexibilizar los criterios de acreditación de los títulos de los migrantes y adopción de un trámite expedito para la misma.

4. Frente a la corrupción del régimen de Nicolás Maduro y la consecuente pérdida de patrimonio venezolano, requerir a los Gobiernos y Órganos Legislativos de nuestros países:

  • a. Activar las unidades de inteligencia e investigación financiera y adoptar la legislación necesaria, para incautar y congelar los capitales controlados por altos funcionarios del gobierno venezolano en los países de la región, de las empresas controladas por estos y los fondos y demás patrimonio personal y de sus testaferros.
  • b. Negar y revocar las visas o el ingreso a los altos funcionarios del régimen de Nicolás Maduro, a quienes hacen parte del Gobierno, a funcionarios judiciales involucrados en la violación del orden constitucional y del ordenamiento jurídico y a miembros de la Asamblea Constituyente así como a sus socios en actividades comerciales.
  • c. Revisar los antecedentes de las solicitudes de visados especiales por inversión, para evitar que corruptos y violadores de derechos humanos, puedan establecer su patrimonio en nuestros Estados.

Cúcuta, Norte de Santander, Colombia, 1 de junio de 2018,

Miguel Díaz-Canel insiste en que el apoyo de Cuba a Venezuela es “invariable” – La Patilla – 30 de Mayo 2018

diaz_canel.jpg

Luego de una semana del proceso del 20 de mayo, el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, arribó a Venezuela para dar un “apoyo invariable” a Nicolás Maduro.

“El apoyo de Cuba a Venezuela será siempre invariable, dados sus nexos de solidaridad, fortalecidos en los últimos 19 años. Venezuela ha apoyado a Cuba a lo largo de toda su historia, y a muchas naciones de la región, por lo que tenemos una deuda con este país, que necesita el respaldo en su resistencia de la guerra económica y política con la que está siendo atacada”, expresó Díaz-Canel durante un discurso desde la Constituyente cubana.

“Venimos a mostrar nuestra solidaridad y apoyo al presidente Nicolás Maduro reelecto el pasado 20 de mayo, quien dará continuidad al legado del comandante Hugo Chávez”, agregó e insistió en que “tenemos una deuda de gratitud con este país y ahora Venezuela necesita el respaldo ante la guerra política economica financiera que sufre en estos momentos”.

 

Caracas y el desasosiego como rutina por Francesco Manetto – El País – 25 de Mayo 2018

Nicolás Maduro apuntala el régimen mientras la sociedad venezolana demanda cambios urgentes

En Venezuela la palabra cambio es más una urgencia vital que una noción política como en otras partes del mundo. Está detrás de cada esquina, en las conversaciones, en los deseos, en los ojos de quienes cuentan su historia. Lo es para esa gran mayoría de la sociedad que el pasado domingo decidió boicotear las elecciones como pedían las principales fuerzas del Frente Amplio o votar por Henri Falcón con la esperanza de expulsar a Nicolás Maduro del poder. Pero también, de manera distinta, lo es para todos los que se creyeron la fábula del enemigo exterior, de la guerra económica, los que a pesar de mantener una vaporosa fe en la llamada revolución quieren salir del desastre en el que los metió el régimen.

En las elecciones ganaron los de siempre, los de siempre desde hace 20 años, que ya han comenzado a superarse a sí mismos. Han pasado del chavismo a una suerte de poschavismo. Del “todo por el pueblo” al control del pueblo. El presidente estrenó su nuevo mandato, que se prolongará hasta 2025, con nuevas condenas internacionales y algunos gestos cosméticos que ya vienen siendo habituales después de una votación. Excarceló a 11 directivos de Banesco, la principal entidad privada del país, detenidos desde principios de mayo. Quizá anuncie ahora más liberaciones de presos políticos. Pero también amenazó a líderes opositores, expulsó al principal diplomático de Estados Unidos, detuvo a militares e intensificó el acoso a la prensa.

Lo que ocurra a los venezolanos está supeditado a los designios del régimen y de su traducción parlamentaria, la Asamblea Nacional Constituyente. Sin embargo, los castigos, las broncas, la delirante política monetaria e incluso los gestos de generosidad o las cesiones dependen, en última instancia, de una persona, de Maduro. Este es el horizonte que, a falta de un colapso o una reactivación de la iniciativa de la oposición, contempla la población. Lo ven con gafas distintas las varias almas de la oposición y los militantes chavistas. Pero el paisaje es el mismo.

Tres días antes de los comicios, a la salida del aeropuerto de Maiquetía, una pareja de policías pidió “una colaboración” a dos periodistas que acababan de aterrizar. No, no era un intento de extorsión. Eran limosnas ante una hiperinflación insoportable y unos salarios inverosímiles. El lunes esa situación no había cambiado. Se convirtió, de nuevo, en rutina, en una imagen congelada en el tiempo.

En esa fotografía, en la que los temores y el desasosiego se confunden con la realidad, el tráfico de Caracas sigue fluyendo, aunque cada vez con menor intensidad. Los bares siguen abriendo, aunque el dinero en efectivo sale, poco a poco, de circulación. Las mascotas desaparecieron hace tiempo de las aceras y los parques. Mientras cada día hay caraqueños que abandonan sus casas antes de huir de la miseria o del acoso de las autoridades, en la urbanización del Country Club alguien tiene el valor y los recursos para construir una mansión. El kilo de carne continuará compitiendo con el salario mínimo, 2,5 millones de bolívares, menos de tres dólares al cambio no oficial. En los barrios habrá bolsas de comidas de vez en cuando. O no. El agua corriente será una alegría entre los cortes de suministro. Los venezolanos, en definitiva, seguirán esperando.

 

Venezuela: la frontera final de la utopía por Carmen Beatriz Fernández – Estudios Política Exterior – 24 de Mayo 2018

Unknown-1.jpegEl día 19 de mayo, en vísperas de las elecciones presidenciales convocadas por la Asamblea Constituyente de Nicolás Maduro, un tópico se hizo tendencia en Venezuela en las redes sociales durante todo el sábado: #RoyalWedding. Ello por sí solo es indicador de lo poco interesantes que eran las votaciones a las que estaban convocados los venezolanos al día siguiente, que en cifras oficiales arrojaron un 52% de abstención.

La coletilla “oficial” en el dato de participación es relevante, porque las cifras no oficiales reportadas por Reuters a las 6 de la tarde (hora formal del cierre de las mesas) eran del 32%. Unas horas después, cuando se anunció el primer parte, el dato subió hasta el 48%. Aún dándolo por bueno, un 52% de abstención es marca récord en la que fue la democracia más antigua de la región. En 1958 se estrenó la democracia venezolana con apenas un 6,6% de abstención. Y fue creciendo en procesos subsiguientes: en 1963 al 7,8%; en 1968, 3,3%; en 1973, 3,5%; en 1978, 12,5%; en 1983, 12,3%; en 1988, 18,1%; en 1993, 39,9%; en 1998, la primera victoria de Hugo Chávez tuvo un 36,5% de abstención; en 2000, 43,4%; en 2006, 25,3%; en 2012, la de Henrique Capriles contra Chávez, alcanzó un 19,5%; y en 2013, cuando Maduro fue anunciado ganador, el 21,4 %.

La abstención es la expresión de apatía y descontento de la mayoría del electorado a una convocatoria írrita en otro intento de Maduro por “huir hacia adelante”. Convocó a unas presidenciales adelantadas mientras se negociaban las condiciones electorales en República Dominicana y a espaldas de estas, como ardid que buscaba atropellar el proceso de diálogo. El llamado a las urnas fue hecho por la Asamblea Nacional Constituyente, que a su vez había sido otra huida hacia adelante madurista para escapar del referéndum revocatorio.

Los partidos de la Mesa de la Unidad Democrática, con los ahora ilegalizados Primero Justicia y Voluntad Popular a la cabeza, así como la Iglesia y un amplio conglomerado de fuerzas sociales agrupadas bajo la denominación común de Frente Amplio, decidieron no participar electoralmente. Han clamado fraude de la convocatoria, del proceso y de las propias elecciones. No están solos: 44 países han hecho lo mismo, incluidos los multilaterales G7 y Grupo de Lima.

Pero cantar fraude suele ser común entre quienes pierden elecciones. ¿Qué es lo que lo hace diferente esta vez? Bien sabemos que no hay elecciones totalmente perfectas. No las hubo en la democracia venezolana, y desde 1998 se han ido haciendo progresivamente más imperfectas. Todos los políticos se aferran al mando y son las instituciones las que le ponen freno a las desmedidas apetencias del poder, naturales en el ethos del político. Podríamos decir que “los políticos son chavistas por natura”, parafraseando al politólogo polaco Adam Przeworki. Pese a su retórica utópica, o más bien por ella misma, desde la llegada de Chávez a la presidencia su mayor empeño estuvo en la destrucción del andamiaje institucional.

El símil de la cancha inclinada que tanto se usa para definir sistemas electorales desequilibrados es muy bueno: la cancha se ha ido progresivamente inclinando hasta hacerle prácticamente imposible al jugador opositor meter goles. Pero ahora se ha ido más lejos en tres sentidos muy perversos. En primer lugar, el gobierno se abrogó la potestad de escoger a su contendor. Cualquier opositor con estatura suficiente como para poder retarle en una contienda presidencial está preso, exiliado, inhabilitado o muerto. Segundo, esta vez los electores están incompletos. Se calcula que unos cuatro millones de venezolanos, o hasta el 20% del padrón electoral, han salido de las fronteras nacionales. En teoría tendrían derecho a voto, pero solo 100.000 están registrados para hacerlo, pues las trabas administrativas para hacerlo son muchas y variadas. Tercero, la hiperinflación impide cualquier rastro de normalidad electoral. Es un proceso que lleva a millones de personas a no aspirar diariamente a ir más allá de la mera subsistencia. En este contexto, el gobierno instaló un sistema de electoral que es en realidad un aparato de dominación social basado en el hambre. La hiperinflación venezolana es un monstruo de proporciones apocalípticas que genera muerte, destrucción y éxodo a su paso ¿Cómo puede el responsable de ese monstruo haber sido reelecto? Solo con un fraude de similar tamaño.

venezuela_hiperinflacion-960x796.jpg

Fuente: The Washington Post

Pocos países del mundo han reconocido al mandatario “re-electo”. Rusia, China, Cuba, Turquía, Siria, Irán, Bielorrusia, Nicaragua y Bolivia son algunas excepciones. El listado parece el de miembros de un sórdido club de autoritarismos, pero un esfuerzo por detener la catástrofe venezolana deberá incluir a alguno de estos países, probablemente a la propia Cuba, como actor clave.

El futuro no luce prometedor en el corto plazo. La presión poselectoral seguirá, vendrán más sanciones, la asfixia financiera se consolidará, habrá más episodios de enajenación de activos petroleros y se profundizará el éxodo de venezolanos por tierra, con fuertes presiones demográficas a otras naciones de la subregión. Cada “huida hacia delante” de Maduro ha conducido al país, y a sí mismo, a un abismo más profundo. Finalmente, se impondrá el equilibrio tras un costoso proceso, que nadie puede prever en detalle pero que ya se asoma en las presiones internacionales, los movimientos institucionales de la Asamblea Nacional y la profunda inquietud en el sector castrense.

Quedará una certeza: Chávez soñó la utopía y Maduro hizo realidad la distopía.

 

Comunicado entidades federales Mexico – 23 de Mayo 2018

Aviso a las entidades financieras respecto de las operaciones celebradas con entidades que sean parte u operen al amparo de la denominada ” Asamblea Constituyente” de la Republica de Venezuela.

Para leer el Comunicado abrir el siguiente enlace:

Comunicado-Conjunto-Prensa-Venezuela-23-de-mayo-2018

Lo que nace del fraude es incurablemente ilegitimo – Declaración MUD – 24 de Mayo 2018

LO QUE NACE DEL FRAUDE ES INCURABLEMENTE ILEGITIMO

 El pueblo venezolano agobiado por la hiperinflación y la escasez, consecuencias del desgobierno y la corrupción, ve como un hecho distante y ajeno que la ilegitima Asamblea Nacional Constituyente, reciba al beneficiario de una convocatoria electoral a su vez ilegitima en su origen y en su ejecución. Dos ilegitimidades no pueden producir una legitimidad. El acto escenificado durante el mediodía de hoy es otro capitulo de la farsa con la que se ha pretendido expropiar a los venezolanos su derecho a elegir un nuevo Presidente para el periodo constitucional que comienza en enero de 2019.

La falsa constituyente felicita al beneficiario del fraude y agrega otra escena bufa a la farsa, con un falso juramento para una toma de posesión que ellos mismos dicen que deberá realizarse en enero. ¡Ya basta de burlas a los venezolanos!

Venezuela como nación civilizada tiene una Constitución que debe ser respetada. Los venezolanos somos un pueblo digno, como lo acabamos de demostrar una vez más el pasado 20 de mayo. Es indignante que se usen espacios públicos y símbolos de la Patria, para escenificar una mentira. Ni fue esa una toma de posesión ni la ANC tenia autoridad constitucional para administrarla. Y, como todos en Venezuela y el mundo sabemos, tampoco la del domingo 20 de mayo fue una elección. ¿A quién se quiere engañar?

Lo que Venezuela necesita y reclama es un nuevo gobierno al servicio de todos los venezolanos y no en beneficio de un pequeño grupo, que tenga la voluntad, la capacidad, la credibilidad y el compromiso de enfrentar los gravísimos problemas que han generado la más grave crisis de nuestra historia. Para ese cambio indispensable, la vía constitucional, democrática, pacífica y segura, es la realización de una elección verdaderamente libre.

Eso es lo que espera y es lo que merece la sociedad venezolana. Una elección limpia que produzca libremente un nuevo gobierno y nos asegure un nuevo rumbo de libertad y justicia, de prosperidad y de paz.

La Unidad Democrática repudia esta nueva burla al pueblo venezolano y sus necesidades y ratifica su decisión de sumar su voz, su voluntad y su esfuerzo a un gran encuentro nacional por el cambio.

La MESA DE LA UNIDAD DEMOCRÁTICA

 

¿Qué fue lo que pasó con la “juramentación” de Nicolás Maduro ante la ANC? por José Ignacio Hernández – ProDaVinci – 24 de Mayo 2018

Nicolás-Maduro-e1527189129333.jpg
Sin mayor anuncio previo, el 24 de mayo de 2018 Nicolás Maduro informó que ese día acudiría a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) para juramentarse “como Presidente Reelecto de la República Bolivariana de Venezuela para el periodo 2019-2025, por voluntad del pueblo libre y soberano”.

Hacía días que el tema de la “juramentación” de Maduro había sido objetivo de diversas noticias informales, especialmente, luego de que pasadas las siete de la noche del 21 de mayo de 2018, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), a través de cuenta twitter, informara que Nicolás Maduro había interpuesto una “demanda de interpretación” ante la Sala Constitucional.

Al menos para el momento de la “juramentación” ante la ANC, el TSJ no había anunciado ninguna decisión en torno a la “demanda de interpretación” presentada.

¿Qué conclusiones pueden extraerse de todo esto?

Lo que dice la Constitución y lo que dijo en 2013 la Sala Constitucional

No está de más recordar lo que dice la Constitución acerca de la juramentación del Presidente electo. De acuerdo con su artículo 231, el candidato electo tomará posesión del cargo de Presidente el 10 de enero del primer año de su período constitucional, mediante juramento ante la Asamblea Nacional. Es decir, que la toma de posesión debería realizarse mediante juramento ante la Asamblea Nacional el 10 de enero de 2019.

Pero en 2013 la Sala Constitucional “reescribió” este artículo para aclarar que en caso de reelección, la juramentación y toma de posesión era una mera formalidad pues en suma, había una suerte de “continuidad” del mandato presidencial.

Aplicando esa tesis, por ello, la fecha del 10 de enero de 2019 no es relevante, pues Maduro, como “Presidente reelecto”, se mantendría en ejercicio del cargo de manera continua, entre el período que finaliza y el período que inicia en 2019. De allí que no tenía mayor sentido, como fue asomado, señalar que la ilegitimidad de Maduro derivada de su fraudulenta elección solo comenzaba a regir a partir de 2019.

Lo que pasó

No era de extrañar que la ANC asumiese la competencia para tomar “juramento” a Maduro, invocando la falsa tesis del desacato de la Asamblea Nacional y, además, reeditando su decisión en torno a la “juramentación” de los gobernadores.

Lo que sí extraña es que esa “juramentación” se haya efectuado en mayo de 2018, y no en enero de 2019. Tanto más, acoto, luego de que el TSJ anunciara de una “demanda interpretación” presentada por Maduro, de la cual no se tiene mayor noticia.

Así, en un “Decreto Constituyente” anunciado el mismo 24 de mayo, la ANC informó que había recibido la “certificación” de la elección del 20 de mayo, y por ello, Maduro debía asumir el cargo y tomar juramento en enero de 2019. Pero acto seguido, la ANC tomó juramento a Maduro.

Es decir: la ANC aclaró que la juramentación se realizaría el 10 de enero de 2019, pero procedió a “juramentar” a Nicolás Maduro como Presidente por el período 2019-2025.

Un fraude continuado

La “juramentación” ante la ANC realizada el 24 de mayo de 2018 no es siquiera un acto jurídico. Así, no solo la “reelección” de Nicolás Maduro fue resultado de un proceso conducido completamente al margen de la Constitución, sino que además, la ANC, que es un órgano ilegítimo, no tiene competencia para tomar juramento a ningún funcionario. Y mucho menos la juramentación del Presidente electo –si lo hubiere- podría hacerse antes del 10 de enero de 2019, y por una instancia distinta a la Asamblea Nacional.

Con lo cual, en sentido estricto, lo realizado en la ANC el 24 de mayo de 2018 no debería ser calificado como “juramentación”.

Con todo, el acto político realizado por la ANC demuestra que todo el proceso de las elecciones presidenciales forma parte de un fraude continuado, es decir, de un conjunto de decisiones concatenadas entre sí que pretenden tener apariencia de un proceso electoral pero que, en el fondo, no son más que actuaciones políticas orientadas a violentar la Constitución y muy en especial, los derechos políticos de los venezolanos.

 

A %d blogueros les gusta esto: