elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos por Etiqueta: ALBA

Coronavirus en Venezuela: de dónde viene la historia de desencuentros entre Caracas y el FMI por Guillermo D. Olmo – BBC News – 19 de Marzo 2020

Nicolás MaduroEl presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, pidió el martes ayuda financiera al Fondo Monetario Internacional para hacerle frente al brote del coronavirus.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) le dijo no a Nicolás Maduro.

El presidente venezolano solicitó por carta US$5.000 millones del Instrumento de Financiación Rápida del Fondo para hacer frente a la pandemia del coronavirus causante de la enfermedad covid-19, del que hasta este miércoles había 36 casos confirmados en Venezuela.

La respuesta no se hizo esperar. Un portavoz del órgano dijo en un comunicado que la petición ni siquiera se estudiará ya que “el compromiso del FMI con los países miembros se basa en el reconocimiento oficial del gobierno por la comunidad internacional” y en el caso de Venezuela, “no hay claridad sobre el reconocimiento en este momento”.

Estados Unidos y la mayoría de países europeos y latinoamericanos acusan a Maduro de ocupar ilegítimamente el poder y reconocen como presidente interino de Venezuela al líder opositor, Juan Guaidó, mientras que el mandatario sigue en el Palacio de Miraflores y retiene el apoyo de Rusia, China, Cuba y otros países.

Militares en CaracasLa Guardia Nacional Bolivariana de Venezuela realiza controles por el coronavirus.

Hasta que el mundo no se ponga de acuerdo, no habrá crédito, vino a decir el FMI.

La petición de Maduro llamó la atención porque durante años le dedicó encendidas críticas y lo acusó de estar al servicio del “imperialismo”.

La de Venezuela con el FMI es una historia que viene de tiempo atrás.

Qué es el FMI

En 1944, en las postrimerías de la Segunda Guerra Mundial, representantes de 44 países se reunieron en Bretton Woods, Estados Unidos, y acordaron la creación de los organismos internacionales que debían presidir el sistema económico internacional al final de la contienda.

De allí surgieron el FMI y también el Banco Mundial.

Según recuerda en un artículo publicado en el portal Prodavinci el historiador de la Economía Carlos Hernández Delfino, Venezuela estuvo representada en la conferencia por su entonces ministro de Hacienda, Rodolfo Rojas.

Edificio del Fondo Monetario Internacional.La relación entre Venezuela y el FMI nunca fue fácil.

Ronald Balza, economista de la Universidad Católica Andrés Bello, le dijo a BBC Mundo que “antes de 1989 Venezuela era miembro del FMI, pero no hizo solicitud de préstamos”.

“Pudo beneficiarse de asistencia técnica, con lo que el Banco Central de Venezuela logró desarrollar un sistema de estadísticas comparable al de otros países, y los economistas venezolanos seguir cursos de formación en el Fondo”.

Pero en la década de 1980, Venezuela, como muchos otros países, comenzó a sufrir crecientes problemas para pagar su abultada deuda externa, por lo que, como hicieron otros muchos gobernantes, el entonces presidente Carlos Andrés Pérez terminó en 1989 por solicitar asistencia financiera al FMI para intentar estabilizar la economía y poder iniciar con apoyo internacional un proceso de reestructuración de la deuda.

Según Hernández Delfino, el plan para Venezuela contempló desembolsos por US$4.800 millones.

Una mujer camina en VenezuelaVenezuela atraviesa una profunda crisis económica y social antes del brote del coronavirus.

Como el resto de gobiernos que recibieron financiación del FMI, el venezolano tuvo a cambio que aceptar un programa de ajustes que causó gran malestar en un país que en la década de 1970 había vivido la bonanza derivada del auge de sus ingresos petroleros.

Para Balza, “parecía un programa de shock, que anunciaba liberación de precios, privatizaciones, control de gasto público, nuevos impuestos e incremento del precio de la gasolina”.

Muchos se echaron a la calle a protestar contra las medidas y el 27 de febrero de 1989 se inició en las cercanías de la capital del país el llamado “Caracazo”, una jornada de protestas, violencia y saqueos que se saldó con centenares de muertos.

En 1994, al poco de llegar al poder, el nuevo presidente, Rafael Caldera, que hasta entonces se había mostrado contrario a los planes del FMI y a que Venezuela cumpliera sus condiciones, se encontró con una enorme crisis de solvencia de la banca venezolana que forzó la desaparición de muchas y obligó al Estado a acudir en su auxilio.

En 1996, Caldera también firmaba un plan con el FMI y lanzó lo que bautizó como la “Agenda Venezuela”, el programa con el que pretendía recuperar la economía nacional.

Qué hizo Chávez

Mientras los gobiernos de los partidos que tradicionalmente habían dominado la escena política venezolana se sucedían en el poder sin lograr liberar al país de la espiral de la deuda ni frenar el deterioro económico y social, la figura del coronel Hugo Chávez fue ganando popularidad.

Hugo ChávezHugo Chávez tuvo una actitud crítica al FMI durante su gobierno.

Encarcelado tras su intento fallido de derrocar por las armas a Carlos Andrés Pérez en 1992, fue indultado por Caldera y finalmente llegó a la presidencia en las elecciones de 1998.

Según Balza, su triunfo se basó en su mensaje claro “contra la corrupción y contra el programa de ajustes”.

Durante su gobierno, Chávez fue elevando cada vez más el tono contra el FMI, al que acusaba de seguir exclusivamente las directrices “imperialistas” de Estados Unidos, e incluso llegó a abogar por su disolución.

Fortalecido por el auge de los precios del petróleo, el fallecido presidente apoyó a los gobiernos de corte izquierdista que alcanzaron el poder en muchos países de América Latina a comienzos del siglo pasado, animándolos a ignorar las políticas “neoliberales” promovidas por el FMI.

E incluso impulsó organismos multilaterales alternativos como la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), con los que pretendía competir con la hegemonía de Estados Unidos en América Latina.

¿Y Maduro?

Desde que lo sucedió en 2013, Maduro mantuvo el tono crítico de su predecesor y fueron frecuentes sus críticas.

El pasado noviembre, sin ir más lejos, expresó su rechazo a lo que llamó “el modelo de exclusión, privatización, empobrecimiento, individualismo del capitalismo salvaje y neoliberal del Fondo Monetario Internacional”.

Aunque el contexto económico con él en el poder ha sido muy diferente al de la época de Chávez.

Hombres en Venezuela con mascarillas y alimentos.La crisis en Venezuela se vio afectada por el brote del coronavirus.

La economía venezolana ha sufrido en los últimos años una grave crisis que la ha llevado a perder más del 50% de su Producto Interno Bruto y en estos años el país dejó de honrar sus compromisos de deuda.

El gobierno culpa de los problemas a las sanciones de Estados Unidos, mientras que la mayoría de expertos y la oposición lo achacan a su mal manejo de la economía.

Venezuela dejó además de hacer públicos los datos económicos, una exigencia incluida en el Convenio Constitutivo del Fondo.

Pese a que en los últimos meses su gobierno ha tolerado una liberalización de facto de la economía, que ha conducido a una creciente circulación del dólar en el país y al abandono del control de precios y de cambios aplicado durante años, Maduro no había desistido de sus críticas al Fondo.

Pero ante la llegada del coronavirus, parece haber rectificado y en la carta dirigida a su directora, Kristalina Georgieva, califica al FMI como “honorable organismo”.

Maduro afirmaba en su misiva que la pandemia supone una “emergencia de salud pública de importancia internacional que requiere la unión de todos los países”.

Y a partir de ahora, ¿qué?

La carta de Maduro no ha servido para convencer a los gestores del FMI, que recordaron que primero debe resolverse el conflicto de legitimidad con Guaidó.

Tal solución no se ve cercana, pero, aunque llegará a suceder, quedarían muchos obstáculos.

Kristalina GeorgievaEl FMI, a cargo de Kristalina Georgieva, rechazó el pedido de ayuda de Venezuela.

Según escribió Hernández Delfino, “el apoyo del FMI puede constituirse en una condición necesaria para convocar otras voluntades cuando las autoridades del país asumen un compromiso responsable de solución de sus problemas”.

Para el economista Omar Zambrano, “el problema de fondo es que Venezuela no posee las condiciones técnicas, ni políticas, ni la disposición real para una re-aproximación efectiva a los organismos de crédito multilateral”.

La crisis económica mundial en medio de la pandemia del coronavirus ya ha castigado al país al hacer caer los precios internacionales del petróleo por debajo de lo que le cuesta producirlo, como admitió Maduro en una reciente alocución.

A la espera de conocer el alcance del impacto que la pandemia tendrá sobre la economía global, Asdrúbal Oliveros, de la consultora Ecoanalítica, asegura que“esta crisis toma a Venezuela en su peor momento histórico”.

Nicolás Maduro se entrega a Raúl Castro y a Cuba para la reconquista regional por Zenaida Amador – ALnavío – 21 de Enero 2020

“Venezuela y Cuba relanzarán Petrocaribe para garantizar a los pueblos soberanía e independencia”, con ese titular reseñaron los principales medios estatales venezolanos el más reciente anuncio de Nicolás Maduro. Sin tapujos, sin disimulos: una estrategia común Caracas-La Habana para el Caribe.
Maduro calificó a Raúl Castro de hermano mayor y protector / Foto: EFE
Maduro calificó a Raúl Castro de hermano mayor y protector / Foto: EFE

El escenario de tales declaraciones fue el acto protocolar de firma de nuevos acuerdos del Convenio de Cooperación Integral entre Cuba y Venezuela en la ruta a su vigésimo aniversario, donde Maduro abiertamente señaló que la relación entre ambos países debe llevarse a pulso diario, con presencia constante cubana en los asuntos de su interés en el país.

De hecho, aseguró que el embajador de Cuba en Venezuela, Dagoberto Rodríguez Barrera, prácticamente forma parte del consejo de ministros y debe tener puertas abiertas en cada ministerio. El tema, según adelantó, ya ha sido coordinado con Raúl Castro, a quien calificó de hermano mayor y protector.

Estas exaltaciones a Cuba ocurrían justo cuando en Colombia finalizaba la III Conferencia Ministerial Hemisférica de Lucha Contra el Terrorismo, donde el régimen venezolano fue señalado por su complicidad con grupos irregulares que hacen vida en el país.

Los asistentes (Argentina, Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Estados Unidos, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, República Dominicana, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía) firmaron una declaración de condena al terrorismo en todas sus expresiones, y reafirmaron la responsabilidad de los Estados de negar cobijo financiero, operacional o cualquier otro tipo de apoyo a los terroristas, y ponerlos a disposición de la justicia. Asimismo, condenaron las acciones de aquellos actores que intencionalmente brindan apoyo o protección a grupos u organizaciones terroristas, perpetradores, organizadores y patrocinadores del terrorismo.

Iván Duque, presidente de ColombiaMike Pompeo, secretario de Estado de EEUU; y Juan Guaidó, presidente interino de Venezuela, señalaron directamente al régimen de Maduro de dar resguardo y apoyo a grupos irregulares.

Juego de pulso

A propósito de esto, Maduro indicó que “hay una obsesión del imperio de Estados Unidos de destruir los proyectos independentistas, rebeldes, revolucionarios”.

Recientemente Mike Pompeo dijo que “si los cubanos dejan de apoyarlo (a Maduro), y estamos trabajando en convencerlos que esto es lo mejor para el pueblo cubano, y si aquellos alrededor de él desde la perspectiva de seguridad finalmente llegaran a la conclusión de que Venezuela está mejor con la salida de Maduro, entonces creo que podemos lograr nuestro objetivo”, es decir, que su régimen cese.

Maduro aseguró que Pompeo no ha dejado de amenazar a la región y a Cuba, razón por la cual le envió un mensaje de respaldo a Miguel Díaz-Canel y a los cubanos, asegurándoles que pueden contar “con Venezuela para todo hoy y siempre (…) Y cuando digo cuenten con nosotros, digo cuenten con nosotros en la batalla diaria, garantizando todo y siempre”.

No hay que olvidar que aun con la producción petrolera en mínimos históricos, sin productos suficientes para atender la demanda interna de combustibles y con el cerco de las sanciones internacionales, el régimen de Maduro envía de forma regular hidrocarburos a La Habana para garantizar la estabilidad mínima de su economía.

Maduro no ocultó que en conjunto con el régimen de Cuba buscará reconquistar su influencia en el Caribe, algo que hará usando la plataforma energética de Petrocaribe, venida a menos con el declive de la industria petrolera venezolana y los desmanes asociados a su gestión.

Y es que Maduro no ocultó que en conjunto con el régimen de Cuba buscará reconquistar su influencia en el Caribe, algo que hará usando la plataforma energética de Petrocaribe, venida a menos con el declive de la industria petrolera venezolana y los desmanes asociados a su gestión dentro y fuera del país.

Prometió que la reimpulsará “en el primer semestre de este año para que recupere el brillo que tuvo” y así enfrentar las amenazas de Estados Unidos sobre las naciones del Caribe “con conciencia política, martiana, bolivariana, fidelista y chavista”.

Tal como ya hemos señalado en ALnavío, Petrocaribe se presenta como la vía para estimular una recomposición política regional. Uno de los primeros puntos a conquistar en esta línea es la Secretaría General de la Organización de Estados Americanos (OEA), en donde la figura de Luis Almagro ha resultado incómoda para varios regímenes regionales.

Ante la proximidad de elecciones en esa instancia hay fuertes movimientos en la diplomacia regional. La diplomacia petrolera del chavismo, agotada en la actualidad, espera recomponerse lo suficiente para sumar algunas voluntades caribeñas a su causa.

No en vano Pompeo, como parte de su gira regional, tiene previsto viajar a Jamaicaeste 22 de enero para reunirse con el primer ministro Andrew Holness y llevar a cabo una mesa redonda multilateral con líderes del Caribe y hará comentarios sobre las relaciones entre los Estados Unidos y el Caribe. Allí estarán los cancilleres de Bahamas, Belice, República Dominicana, Haití, San Cristóbal y Nieves, y Santa Lucía, países clave en el respaldo a la ecuatoriana María Fernanda Espinosa, exministra de Rafael Correa, para la Secretaría General de la OEA.

Las líneas maestras

Esta recomposición regional es prioridad para garantizar la sostenibilidad en el poder del chavismo y, obviamente, del castrismo. Según señaló Maduro la semana pasada, a propósito de la presentación de su Memoria y Cuenta 2019, hay líneas estratégicas que guiarán su gestión este año y una de ellas es “el desarrollo audaz de la nueva diplomacia bolivariana y la nueva geopolítica de paz”.

Esta estrategia implica profundizar la batalla internacional “por nuestra América”, consolidando la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA) y relanzando Petrocaribe “con todo su poder benefactor y movilizador de la economía caribeña”.

A la par de esto, del 22 al 24 de enero tendrá lugar en Caracas un “un Gran Encuentro Mundial de movimientos políticos, liderazgos y movimientos sociales del Foro de Sao Paulo ampliado, para hacer la agenda del año 2020”.

No hay que olvidar que al XXV Encuentro del Foro de Sao Paulo, celebrado en julio también en Caracas, se le atribuyó parte de la desestabilización que sacudió a varios países de la región.

Al comentar la nueva cita caraqueña, Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional Constituyente de Maduro, aseguró que será “para afinar la estrategia”. Aunque comentó que el objetivo ya lo tienen y es la “victoria popular, nuestra victoria, la victoria de los Pueblos, vamos por el poder para el Pueblo en América”. Tras la cita en Caracas arrancará lo que denominó “el febrero rebelde”.

Crisis en Bolivia: el gobierno interino de Jeanine Áñez rompe relaciones con Venezuela – BBC News – 15 de Noviembre 2019

Karen LongaricLa canciller interina de Bolivia, Karen Longaric, hizo el anuncio este viernes.

El gobierno interino de Bolivia anunció que rompe relaciones con Venezuela.

La canciller en funciones, Karen Longaric, aseguró que pedirán a los diplomáticos “que representan al gobierno de Nicolás Maduro” que abandonen el país.

Longaric también anunció que el nuevo gobierno, establecido tras la renuncia de Evo Morales el 10 de noviembre, abandona la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) y analiza su desvinculación de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), dos organizaciones forjadas por el eje progresista con el gobierno venezolano.

Los anuncios se produjeron en el marco de una rueda de prensa donde las autoridades bolivianas presentaron a nueve venezolanos arrestados, acusados de instigar las protestas en contra del gobierno actual.

Según la policía, fueron encontrados con armas de grueso calibre.

“Durante 14 años han hecho lo que han querido”, indicó, en referencia a la alianza del país con Venezuela y Cuba durante la última década.

venezolanos arrestados por el gobierno interino de Bolivia.
Durante la rueda de prensa, se presentó ante los medios a nueve venezolanos arrestados por las autoridades.

Los gobiernos de Cuba y Venezuela fueron los más cercanos al gobierno de Morales, lo cual se manifestó en acuerdos políticos, comerciales y militares.

Las relaciones entre Caracas y La Paz siempre fueron criticadas por la oposición a Morales con el argumento de que Venezuela estaba injiriendo en la política local.

Días de tensión, con el foco en Venezuela y Cuba

El anuncio del gobierno interino se produjo además un día después de que las autoridades bolivianas arrestaran a cuatro miembros de la Brigada Médica Cubana, acusados de financiar protestas violentas contra el gobierno en funciones.

Medios locales reportaron que el arresto se dio tras la denuncia de vecinos del centro de La Paz, según los cuales los cubanos estaban pagando a gente para que saquearan negocios.

rueda de prensa
El gobierno interino presentó a los venezolanos arrestados, un día después de la detención de cuatro miembros de la Brigada Médica Cubana.

El ejecutivo cubano, que rechazó dichas acusaciones, decidió retirar a más de 720 funcionarios para “evitar fricciones“.

La cancillería cubana aseguró que el dinero en efectivo que se incautó era parte del pago habitual a los miembros de la misión.

Una profunda crisis

Las elecciones presidenciales del 20 de octubre, en las que Morales buscaba un cuarto mandato entre señalamientos de abuso de poder, dejaron una profunda crisis política en Bolivia.

La Organización de Estados Americanos (OEA) realizó una auditoría de los resultados después de las numerosas denuncias de fraude electoral y en su informe preliminar habló de “irregularidades” en los comicios.

Tras el informe de la OEA, Morales anunció el domingo la repetición de las cuestionadas elecciones presidenciales.

Sin embargo, las Fuerzas Armadas “sugirieron” que renunciara, lo que el mandatario acabó haciendo horas después. Morales salió del poder tras 14 años y viajó a México en calidad de asilado político.

El asilo a Morales en México -celebrado y mediado por el presidente electo de Argentina, Alberto Fernández- fue interpretado como un giro importante del gobierno de Andrés Manuel López Obrador en su política hacia la región y el resto del mundo.

Análisis de Boris Miranda, enviado especial de BBC Mundo a Bolivia

La presidenta interina de Bolivia ha señalado en numerosas oportunidades que su gobierno es de transición.

Sin embargo, a solo días de haber asumido el mandato del país sudamericano, Áñez ha comenzado a tomar acciones en áreas clave del país, como la política exterior.

La más fuerte de ellas, además de haber cesado a todos los “embajadores políticos” de Evo Morales, fue la tomada respecto a Venezuela.

Decisiones tan trascendentales como romper con uno de los principales aliados políticos del país durante casi 14 años provocan en más de uno la duda respecto a la legitimidad de estas acciones hechas por un gobierno cuya principal misión es llamar a nuevas elecciones en el menor tiempo posible.

En entrevista con la BBC, Áñez insistió cada vez que pudo que su gobierno goza de toda la legalidad y autoridad para cambiar el rumbo que Bolivia llevaba durante la administración Morales.

No obstante, también es posible que esta serie de acciones que el ejecutivo de transición anuncia a toda velocidad queden en la nada en el corto o mediano plazo, cuando un nuevo presidente llegue al poder en el país.

Cambio de línea hacia Caracas

Durante el último año, decenas de países de América Latina y el mundo reconocieron al líder opositor Juan Guaidó como presidente de Venezuela y rompieron relaciones con el gobierno de Nicolás Maduro, considerando que su victoria en las elecciones de 2018 fue fraudulenta.

Bajo el mandato de Morales, Bolivia era uno de los pocos países que no solo mantenía las relaciones bilaterales con Maduro, sino que lo apoyaba en las diferentes instancias multilaterales en las que el político venezolano es acusado de violar el orden democrático.

Morales y Maduro.Morales y Maduro fueron siempre aliados incondicionales.

En calidad de lo que la oposición venezolana considera como su presidente, Juan Guaidó reconoció a Áñez como presidenta de Bolivia.

El líder opositor llamó a sus seguidores a las calles este sábado. Guaidó espera que los sucesos en Bolivia sirvan de “aliciente” para sus seguidores tras meses de ausencia de protestas en Venezuela.

Nicolás Maduro grita a los cuatro vientos su obediencia a los cubanos y la injerencia de estos en Venezuela: «Continuemos mi general en jefe» – PD América – 3 de Octubre 2019

Durante el acto de despedida del embajador cubano en el país, Rogelio Polanco, el dictador de Venezuela admitió la injerencia del régimen cubano

Nicolás Maduro grita a los cuatro vientos su obediencia a los cubanos y la injerencia de estos en Venezuela: "Continuemos mi general en jefe"
El dictador Nicolás Maduro.

El dictador Nicolás Maduro ya no tiene reparos en admitir quien tiene el poder para dar instrucciones al régimen venezolano.

Este miércoles 2 de octubre de 2019 Maduro habló de la injerencia cubana en Venezuela y llamó a fortalecer la cooperación militar y de inteligencia con Cuba, durante un acto de despedida del embajador cubano en el país, Rogelio Polanco, luego de 10 años de labor diplomática.

“Sigamos avanzando en la cooperación militar y de inteligencia, claro que tenemos derecho a defendernos mi general en jefe Vladimir Padrino, continuemos la cooperación militar con Cuba y a nivel de inteligencia para fortalecer la capacidad de defensa integral de Venezuela, de Cuba y del ALBA”, dijo el dictador en un mensaje sobre la hermandad entre Caracas y La Habana.

Maduro defendió este tipo de cooperación con la Administración de Miguel Díaz-Canel al argumentar que su país tiene derecho a defenderse y que, agregó, “a Cuba y a Venezuela las une el amor”.

El mandatario instó también a continuar con el intercambio energético, por el que Venezuela envía petróleo a la isla, así como con la cooperación en las áreas de salud y educación, que incluye la contratación de miles profesionales cubanos en el país suramericano.

Maduro, que condecoró al embajador cubano, celebró que en ese acto estuviesen presente “un grupo de médicos, educadores y militares”.

Polanco, por su parte, dijo recibir la distinción “en nombre de los miles de compatriotas que cumplen su labor internacionalista en Venezuela”, y adelantó que le restan “pocas horas” para regresar a la isla.

“Cuba no renunciará ni traicionará jamás ni a sus principios, ni a Venezuela”, subrayó el diplomático tras denunciar el “bloqueo genocida” que le ha impuesto Estados Unidos al Ejecutivo de Maduro y a sus más altos representantes.

Los fallecidos líderes de Cuba y Venezuela, Fidel Castro y Hugo Chávez, respectivamente, establecieron en la década pasada fuertes vínculos políticos, económicos y militares que han sido cuestionados por gobiernos como el de Estados Unidos.

Díaz-Canel es uno de los pocos líderes latinoamericanos que respalda a Maduro, quien este año empezó a ser señalado como un mandatario ilegítimo por haber obtenido la reelección en unos comicios en los que sus principales contendientes tuvieron prohibido participar.

Maduro, las FARC y el ELN insisten en el delirio continental de Hugo Chávez por Pedro Benítez – ALnavío – 4 de Septiembre 2019

A medida que van pasando los días desde el anuncio de Iván Márquez de retomar las armas por parte de un grupo disidente de las FARC, va quedando en evidencia la naturaleza de la alianza que tiene la insurgencia colombiana con Nicolás Maduro, quien por lo visto no abandona el delirio continental revolucionario de Hugo Chávez.
Maduro no abandona el delirio continental revolucionario de Hugo Chávez / Foto: PSUV
Maduro no abandona el delirio continental revolucionario de Hugo Chávez / Foto: PSUV

Según un informe de la inteligencia colombiana al que ha tenido acceso la revista SemanaIván Márquez y Jesús Santrich han estado operando desde Venezuelapara consolidar un proyecto político-militar denominado Plataforma Continental Bolivariana que incluiría al Ejército de Liberación Nacional (ELN) y a otros disidentes de las Fuerzas Armadas de Revolucionarias de Colombia (FARC).

La naturaleza y el nombre son reveladores de la intención, que no es otra que retomar el plan revolucionario de alcance continental que hace 20 años el expresidente venezolano Hugo Chávez comenzó a estructurar usando el bolivarianismo como “ideología de reemplazo” al ideario marxista original ensayado en Cuba por el castrismo.

Después de todo, parece claro que Nicolás Maduro ha dedicado tiempo a renovar su alianza con los grupos guerrilleros colombianos. ¿Qué pretende Maduro? ¿Es esa alianza su carta bajo la manga? ¿Para negociar o para no negociar?

La desmesurada ambición de la idea la puede hacer lucir inverosímil, pero está documentada por autores como Thays Peñalver y Alberto Garrido, y fue admitida por el propio Chávez, quien empezó a concebirla incluso antes de su ascenso al poder en Venezuela, razón por la cual ya en los años 90 del siglo pasado empezó a tejer sus alianzas con la insurgencia colombiana.

Gracias a la asesoría cubana, a los abundantes petrodólares provenientes del boom de los commodities, a una serie de afortunadas alianzas con el kirchnerismo en Argentina y el Partido de los Trabajadores del expresidente Lula Da Silva en Brasil, así como a las victorias electorales de Evo Morales en Bolivia y Rafael Correa en Ecuador, Chávez se permitió que ese plan tuviera incluso una expresión política concreta en organizaciones hemisféricas como el ALBA.

Lo imprevisto en el plan original es que todas esas victorias fueron posibles por los mecanismos de la propia democracia que la izquierda insurgente latinoamericana tanto había criticado en el pasado. Pero había un país en el que Chávez pensó nunca sería posible que una fuerza política que le fuera afín ascendiera al poder por medio de los votos. Ese país era Colombia.

Creía que por tener la “oligarquía” allí un control muy firme la única alternativa para sumar ese país a su bando, y tal vez hacer realidad su delirio bolivariano de recrear la Gran Colombia, era aliarse con las FARC y el ELN.

De paso, abrirles a esos grupos las puertas del territorio venezolano era tener un factor disuasorio en caso de que alguien quisiera desalojarlo del poder por medio de la fuerza.

Que esas maniobras implicaran la pérdida de vidas humanas era lo de menos. Era el precio a pagar en aras del sueño revolucionario. En lo fundamental las FARC y el ELN eran (y por visito siguen siendo) parte del proyecto continental chavista.

Si no fue más lejos es porque la vida y los petrodólares se le acabaron. Pero no debe extrañar que su sucesor y heredero recoja el proyecto del baúl de los recuerdos ahora que está cercado por la presión internacional, y que esa sea su carta bajo la manga mientras negocia, o aparenta que negocia.

Después de todo, parece claro que Nicolás Maduro ha dedicado tiempo a renovar su alianza con los grupos guerrilleros colombianos. ¿Qué pretende Maduro? ¿Es esa alianza su carta bajo la manga? ¿Para negociar o para no negociar?La respuesta de Iván Duque ha sido expedita y contundente / Foto: Presidencia

La respuesta de Iván Duque ha sido expedita y contundente / Foto: Presidencia

Eso sí, no tiene a su favor el factor sorpresa del que sí gozó Chávez en su momento. Porque la expedita respuesta del mandatario colombiano Iván Duque, así como las acciones militares inmediatas que ordenó (que se cobraron la vida de varios insurgentes) y las informaciones que se han ido difundiendo indican que su gobierno ha estado muy al tanto de las andanzas de Márquez y Santrich, pero también del régimen de Maduro.

Los medios colombianos difunden con abundancia de detalles la ubicación de los campamentos de los guerrilleros de ese país dentro de Venezuela. Maduro y sus comandantes militares no pueden seguir negando lo que es un hecho público y notorio, que, además, todo indica traerá consecuencias.

Porque es perfectamente previsible (en Caracas Maduro y su gente lo esperan) que fuerzas militares colombianas reediten en territorio venezolano aquella operación de marzo de 2008 en la cual el entonces presidente Álvaro Uribe autorizó la destrucción de un campamento de la FARC ubicado en Ecuador. En esa ocasión fueron abatidos 22 guerrilleros, incluyendo el segundo comandante de las FARC, Raúl Reyes.

Si eso llegara a ocurrir, en el medio (aparte de los civiles) quedaría el Ejército venezolano, puesto que su bajo nivel de operatividad sería evidente. El poder de fuego de los ejércitos es el reflejo de la realidad de sus países y este es un ejemplo.

Lo paradójico del asunto es que una de las razones de la alianza del régimen chavista con la insurgencia colombiana fue equilibrar y amenazar a la Fuerza Armada Nacional (FAN) venezolana. La misma FAN que ahora Maduro pretende que defienda a sus enemigos que actúan como Caballo de Troya dentro de su propio territorio.

Empresa criminal conjunta bolivariana por Ezra Homsany – La Prensa – 28 de Agosto 2019

Empresa-criminal-conjunta-bolivariana_LPRIMA20190827_0084_33.jpg

En abril de 2019 vio la luz un estudio devastador de lo que constituye actualmente el Estado venezolano, y lo difícil que va a ser para desmontarlo. La investigación tomó 5 años y abarcó 11 países. Los autores: Douglas Farah y Caitlyn Yates, de IBI Consultants, LLC y National Defense University (INSS). Se remontan a 1998, cuando Venezuela elige a Hugo Chávez y este proclama su revolución bolivariana y un socialismo para el siglo XXI para así desmantelar el poder que Estados Unidos ejerce sobre América Latina. Su fuente de financiación, las arcas de petrodólares de Petróleos de Venezuela, S.A. (Pdvsa), y así lograr el apoyo de líderes políticos aliados, élites económicas y organizaciones criminales para hacerse con el apoyo de Cuba, Nicaragua, Bolivia, Ecuador, Surinam y El Salvador. En el 2013 Chávez muere, y su delfín Nicolás Maduro asume la Presidencia, en el transcurso de la cual la economía se contrae un 50%, una crisis de refugiados que iguala o supera a la de Siria, en la que huyen un 10.5% de la población. Pero Maduro sigue en el poder. ¿Cómo lo logra? Farah y Yates identifican cuatro polos que hasta ahora sostienen lo que ellos titulan como la Empresa criminal conjunta bolivariana, cual hidra en la que sercenando una cabeza aparece otra más adaptable y letal.

La primera la identifican como la venta falsa de petróleo. El régimen constituyó una sociedad anónima llamada Alba Petróleos. Se valieron de 181 individuos y 176 compañías en 26 países. Cito textualmente: “con ella crearon una serie de compañías, con estructuras en Panamá. Desde allí, Alba Petróleos y sus compañías vinculadas le prestaron a ocho compañías panameñas 1.1 mil millones de dólares, entre el 2007 y el 2017. De allí movieron el dinero a paraísos fiscales del Caribe y Europa para después declarar que la mayor parte de la deuda era incobrable. El bolívar venezolano era negociado por un dólar fijo, a una tasa más alta que el cambio oficial”.

La segunda columna es la minería ilegal. Venezuela abunda en recursos naturales, como el cada vez más preciado oro. Para ello cuentan con la complicidad del presidente de Surinam, Desi Bouterse, ficha que siempre contó con el apoyo de Chávez. Utilizando Paramaribo, desvían el oro como producido allí para así escapar de las sanciones internacionales. Solo en el 2018, Maduro vendió 73.2 toneladas a Turquía y a Emiratos Árabes Unidos, parte de la cual terminó en Uganda. También la venta de diamantes, coltán, etc., que son difíciles de rastrear, producen ingresos a un régimen cada vez más necesitado de ellos.

Al tercer medio los autores lo denominan como proyectos de infraestructuras falsos. Ejemplo: en el 2006 Chávez y Daniel Ortega anunciaron la construcción de una refinería en Nicaragua que podría tratar el petróleo pesado de Pdvsa. Costaría 6.6 mil millones de dólares y lo tildaron como “el supremo sueño de Bolívar”. Casi un medio de los mil millones de dólares se distribuyeron como pagos por trabajos nunca realizados. El mismo modelo fue utilizado para montar fábricas de vacunas “que no produjeron una sola vacuna, paneles solares y embotelladoras de agua”.

Al cuarto polo lo denominaron como el de transferencia de banco a banco. Para recibir el dinero de Maduro, los funcionarios nicas crearon su propio banco al que llamaron Banco Corporativo (Bancorp). Para mover dinero fuera de Nicaragua se valieron de la sucursal panameña de un banco asiático, con sucursales en Corea del Sur y Hong Kong, donde finalmente terminarían depositados. Como puntualizan Farah y Yates: “las pérdidas por las sanciones son marginales cuando se comparan con los costos del régimen”. Las sanciones alcanzan al sufrido pueblo venezolano, mientras las ganancias son distribuidas entre la élite política y militar. Algunos estudiosos cifran la cantidad de fondos lavados entre el 2007 y 2018 en 28 mil millones de dólares. Para otros, la suma se queda corta. Los costos de la Empresa criminal conjunta bolivariana los sitúan entre los 473 o hasta los 633 mil millones de dólares.

Como se ve, para derrocar el actual Gobierno venezolano se requiere de atacar varios frentes interconectados que han probado una y otra vez ser altamente adaptables y corruptos. Como lo resume el jefe del Comando Sur norteamericano James Stavridis: “se necesita de una red para combatir una red”.

 

Ecuador anuncia su salida del ALBA para presionar a Venezuela por el éxodo masivo de sus ciudadanos por Sara España – El País – 24 de Agosto 2018

El canciller ecuatoriano reconoce la frustración nacional por la falta de “voluntad política” del régimen de Nicolás Maduro de encontrar una solución

Un grupo de venezolanos en las afueras de la ciudad ecuatoriana de Tulcán.rn
Un grupo de venezolanos en las afueras de la ciudad ecuatoriana de Tulcán. EFE

El canciller de Ecuador, José Valencia, anunció este jueves que Ecuador se retirará del ALBA como medida de presión para forzar a Venezuela a buscar una solución a los problemas internos que ha provocado un éxodo masivo de venezolanos. “El gobierno de Ecuador está frustrado por la falta de voluntad política del Gobierno de Venezuela para abrir las puertas a una solución democrática a través de un diálogo nacional genuino, sin exclusiones de ningún tipo”, declaró el canciller en una rueda de prensa con los ministros de Salud, Trabajo, Interior e Inclusión Económica y Social en la que se abordó la situación de los miles de venezolanos que han llegado este año a Ecuador.

“Condenamos la situación inhumana con la que el gobierno de Venezuela ha sometido a sus ciudadanos” y calificamos “como irresponsables” sus políticas, declaró por primera vez el secretario general de la presidencia de Ecuador, Eduardo Jurado.

Entre enero y junio, Ecuador ha recibido el doble de ciudadanos de Venezuela que en todo 2017, llegando a casi medio millón de personas. De ellos, 72.000 se han quedado en el país que, hasta ahora, era considerado como un territorio de paso entre quienes migran hacia Perú o Chile. “Es un problema que no puede ser encarado por un país individualmente. Requiere una respuesta de todas las naciones”, añadió el diplomático. Por eso, agradece la confirmación de Brasil y Chile a la cumbre prevista en septiembre para abordar el flujo migratorio y la situación de Venezuela de forma conjunta.

Ecuador forma parte de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América junto con Venezuela, Cuba, Bolivia y Nicaragua, entre otros países de la región, de corte progresista. Pese a su retirada del ALBA, el Gobierno asegura que no integrará otros grupos de estados “que no propicien soluciones constructivas”, según Valencia.

El Gobierno de Lenín Moreno ha mantenido una postura de respeto y no injerencia en la situación venezolana, aunque se distanció del apoyo incondicional que prestaba su antecesor en el cargo, Rafael Correa, al régimen de Nicolás Maduro. Pero la llegada de miles de migrantes al país ha terminado por desgastar al Gobierno nacional que la semana pasada comenzó a exigir solo a los venezolanos que presenten un pasaporte “vigente y válido” para entrar a territorio ecuatoriano.

La medida se adoptó, según el ministro de Interior, Mauro Toscanini, para garantizar la seguridad de los migrantes y del país, debido a que la cédula de identidad venezolana o la tarjeta migratoria andina, con la que se permitía el paso en Migración hasta entonces, no había dado suficientes garantías. Desde entonces, la crispación en torno al flujo migratorio se ha elevado en el país e incluso la Defensoría del Pueblo ha pedido al Gobierno de Ecuador que desista de aplicar esa restricción en la frontera.

Con su eventual salida del ALBA, el Ejecutivo ecuatoriano envía, además, un mensaje al régimen de Nicolás Maduro al que señala directamente por la fuga de venezolanos de su territorio. “La masiva salida es consecuencia de la crisis económica y política de Venezuela y tiene relación directa con las tensiones políticas que afectan a ese país. Las repercusiones son regionales”, remarcó el canciller Valencia, antes de plantear que “solo una estabilidad democrática producirá una estabilidad económica que evite la continuación del éxodo masivo de sus ciudadanos”. Por último, el diplomático señaló que “obrar de otro modo es impulsar a la migración y poner en riesgo derechos humanos básicos como el de la salud, alimentación y educación”.

La maquinaria de lavado de Nicolás Maduro y Daniel Ortega por Maibort Petit – Venezuela al Día – 16 de Abril 2018

VAD-Cronicas-NY-696x463.jpg
La “cooperación” venezolana a Nicaragua permitió a la administración de Daniel Ortega manejar discrecionalmente los fondos que alcanzaron los USD 3.743 millones durante más de 11 años, sirviéndo este dinero de sustento y base a su autoritario gobierno.

Un informe producto de una investigación realizado por Freedom House para evaluar el desempeño del convenio de Cooperación Venezolana en Nicaragua que se lleva a cabo a través de la empresa mixta Alba de Nicaragua, S.A., Albanisa, analiza el esquema bajo el cual fueron utilizados los fondos provenientes de la venta de petróleo suministrado por Venezuela, por parte de actores de Nicaragua entre los años 2007 y 2017.

Entre los primeros actos llevados a cabo por Daniel Ortega al retorno a la presidencia de Nicaragua el 10 de enero de 2007 (ya había gobernado el país centroamericano de 1979 a 1990), estuvo la firma de adhesión —el día 11 de enero de 2007— de la nación centroamericana al acuerdo denominado Alternativa Bolivariana para las Américas, ALBA, programa promovido por el finado presidente venezolano, Hugo Chávez Frías. Leer más de esta entrada

Conoce la maquinaria de lavado de Nicolás Maduro y Daniel Ortega por Maibort Petit – Venezuela al dia – 16 de Abril 2018

La “cooperación” venezolana a Nicaragua permitió a la administración de Daniel Ortega manejar discrecionalmente los fondos que alcanzaron los USD 3.743 millones durante más de 11 años, sirviéndo este dinero de sustento y base a su autoritario gobierno.

Un informe producto de una investigación realizado por Freedom House para evaluar el desempeño del convenio de Cooperación Venezolana en Nicaragua que se lleva a cabo a través de la empresa mixta Alba de Nicaragua, S.A., Albanisa, analiza el esquema bajo el cual fueron utilizados los fondos provenientes de la venta de petróleo suministrado por Venezuela, por parte de actores de Nicaragua entre los años 2007 y 2017.

Entre los primeros actos llevados a cabo por Daniel Ortega al retorno a la presidencia de Nicaragua el 10 de enero de 2007 (ya había gobernado el país centroamericano de 1979 a 1990), estuvo la firma de adhesión —el día 11 de enero de 2007— de la nación centroamericana al acuerdo denominado Alternativa Bolivariana para las Américas, ALBA, programa promovido por el finado presidente venezolano, Hugo Chávez Frías. Leer más de esta entrada

La Cumbre de Putin y Maduro por Gustavo Azócar Alcalá – La Patilla – 7 de Abril 2018

 

Unknown

La Sala Situacional de Miraflores (SSM), integrada por 21 asesores cubanos, españoles, brasileños, rusos y venezolanos, ha propuesto a Nicolás Maduro la realización de una cumbre paralela para competir contra la Cumbre de las Américas que se llevará a cabo en Lima, Perú, los días 13 y 14 de abril de 2018. La SSM ha propuesto que la cumbre (cuyo nombre oficial todavía no ha sido definido) la presidan los mandatarios de Rusia y Venezuela y que se invite a todos los presidentes de los países del ALBA y del acuerdo de Petrocaribe.

La fecha de esta cumbre ruso-venezolana tampoco ha sido establecida. Pero la SSM quiere que se lleve a cabo antes de las fraudulentas elecciones adelantadas del 20 de mayo. ¿Por qué una Cumbre en América Latina liderada por Putin y Maduro? Primero, porque Maduro está molesto por el hecho de que le hayan retirado la invitación a la Cumbre de las Américas. Y segundo, porque Putin está “cabreado” con USA no solamente por las sanciones que el gobierno norteamericano aplicó contra Rusia a raíz de la crisis de Ucrania, sino también por el reciente impasse del ex espía Serguei Skripal que dejó al Kremlin sin más de 150 representantes diplomáticos en EEUU y Europa.

La embajada de Caracas en Moscú ha pedido a Putin que incluya en su agenda una visita a Venezuela antes del 20 de mayo de 2018. Al parecer, Maduro quiere utilizar la figura de Putin con dos claros propósitos políticos: 1) enviar un claro mensaje a Donald Trump y a los gobiernos que integran la Unión Europea, para que vean que la revolución socialista de Venezuela no está sola y desamparada; y 2) enviar un mensaje a los venezolanos que todavía siguen creyendo en la revolución, para que vean que Maduro todavía conserva el suficiente liderazgo internacional como para traer a territorio venezolano a uno de los hombres más poderosos del mundo.

Putin no ha respondido todavía a la invitación. Tal parece que el ex agente de la KGB está deshojando la margarita, echando números, y ponderando el costo beneficio que supone una gira a Venezuela en los actuales momentos. La embajada de Rusia en Caracas ha hecho saber que Putin podría considerar su presencia en territorio venezolano en un evento internacional si se garantizan dos condiciones: una, la presencia de otros presidentes de América Latina (Evo Morales, Daniel Ortega, Raúl Castro, etc) y la firma de un nuevo acuerdo energético que permita a Rosneft (el gigante petrolero de Rusia) el manejo de las cuatro refinerías que hay en este país.

Contrariamente a lo que algunos creen, Putin no ha perdido el interés en Venezuela. La severa crisis económica que afecta a esta nación, como consecuencia de la caída de la producción de Pdvsa y la escasez de divisas, ha permitido que Rusia controle cada día más al gobierno revolucionario de Nicolás Maduro. El distanciamiento entre los gobiernos de EEUU y Venezuela, la poca importancia que los cubanos le están dando al tema venezolano, y el desinterés que han mostrado los chinos, han abierto las compuertas para que los rusos al servicio de Vladimir Putin estén impulsando una agresiva estrategia para quedarse con lo poco que queda en este país suramericano.

Los rusos no solamente han prestado dinero a Maduro. También han vendido el 60% del armamento que sostiene a la revolución y ahora se encuentran al frente del único proyecto que podría, eventualmente, proporcionar nuevas divisas al gobierno socialista venezolano: El Petro. Rusia no sólo proporcionó la asistencia técnica para la creación de esta criptomoneda, sino que además es el único país del mundo que ha anunciado que invertirá en El Petro y que aceptará que Venezuela le pague muchos de los servicios que le ha estado prestando con esa moneda virtual.

“Uno de los temas que tocamos en la Comisión Intergubernamental de Alto Nivel Rusia-Venezuela fue la posible utilización del petro para las transacciones financieras”, señaló el presidente de la CIAN Rusia-Venezuela y vicepresidente económico, Wilmar Castro Soteldo.

Por su parte, Ryan Rasansej, ministro de Comercio ruso, visitó Caracas la semana pasada y dijo que “se va a ampliar la cooperación entre ambas naciones porque Rusia considera a Venezuela como un socio estratégico”. Los rusos quieren meterse en todos los sectores que tienen que ver con la economía venezolana: minería, producción de equipos de automotriz, construcción, maquinaria pesada, farmacéutica, alimentos y, por supuesto, gas y petróleo.

El viceministro de Industria y Comercio de la Federación Rusa, Oleg Ryazántsev detalló que ambos gobiernos han decidido ampliar la cooperación militar, con la adquisición de helicópteros y trabajar en otras ramas, como por ejemplo la producción de vacunas, agroquímicos y maquinaria pesada y equipos de construcción por parte de Venezuela.

El Ministro de Desarrollo Minero Ecológico venezolano, Víctor Cano, dijo que una comisión rusa visitará el arco minero del Orinoco, en el estado Bolívar (sur). “En las próximas semanas vamos a tener una visita de técnicos rusos en el arco minero del Orinoco para que vean en pleno campo los yacimientos y las potencialidades que tenemos como país en el tema minero”, indicó.

En más de 15 años de intercambio y relaciones Rusia y Venezuela han suscrito más de 260 acuerdos en áreas como medicina, turismo, agricultura, minería y petróleo. Durante la reunión de la Comisión Intergubernamental de Alto Nivel (CIAN) Venezuela-Rusia que se celebró en Caracas hace una semana, los representantes del Gobierno venezolano estudiaron la posibilidad de que Moscú explore y explote minerales como diamante y oro.

El comercio con Rusia ha aumentado desde 2005. Los acuerdos comenzaron con una empresa conjunta para exportar flores. Pero luego se extendió a otros sectores. Venezuela importó en 2006 $ 967,4 millones, en su mayoría compras militares, mientras que exportaba $ 320,000 dólares en bienes a Rusia. Desde 2006, cuando EEUU se negó a vender tecnología militar a Caracas, Rusia se convirtió en el principal proveedor de armas, pertrechos y helicópteros para las Fuerzas Armadas venezolanas.

En 2001 fue creada la Comisión de Alto Nivel Venezuela – Rusia. Luego se firmaron acuerdos de cooperación para la explotación y manejo conjunto de activos estratégicos como el petróleo y gas. En más de 15 años se han suscrito más de 260 acuerdos en áreas como medicina, turismo, agricultura, minería y petróleo.

Rusia y Venezuela cuentan con varias empresas conjuntas en la Faja Petrolífera del Orinoco, territorio que posee las reservas de hidrocarburos certificadas más grandes del planeta. Algunas son: Petro Monagas, Petro Miranda, Petro Victoria, Petro Perijá y Boquerón.

La colaboración entre la petrolera rusa Gazprom y Venezuela se desarrolla desde 2005. Ambas naciones buscan desarrollar complejos gasíferos en la Península de Paria, en el estado Sucre, concretamente en los campos Patao y Mejillones pertenecientes al Proyecto Mariscal Sucre, uno de los más ambiciosos en materia gasífera que desarrolla Venezuela.

Desde el año 2016 funcionan seis empresas mixtas a través de Pdvsa y las rusas Rosneft y Gazprombank las cuales extraen en total 315.000 barriles diarios de petróleo. Pero los rusos quieren mucho más. Ya lograron apropiarse del 49,9% de las acciones de Citgo en EEUU, gracias a un préstamo por 3 mil millones de dólares a Pdvsa. Ahora buscan controlar las refinerías de Amuay, Cardón, El Palito y Puerto La Cruz, con una compra de 4 mil millones de dólares en la criptomoneda Petro.

Los rusos también quieren utilizar el Petro para vender más armamento y nuevos helicópteros artillados a Venezuela. Dado a que el gobierno de Maduro se ha quedado sin divisas, la única forma de mantener a flote los contratos militares que fueron suscritos entre Hugo Chávez y Vladimir Putin es a través del Petro. Rusia ya ha dicho que está dispuesta a recibir la criptomoneda venezolana como forma de pago.

Y para que no queden dudas del apoyo ruso a la revolución socialista que ha destruido la economía venezolana y que está matando de hambre a 30 millones de seres humanos, Rusia ha prometido mantener viva la cooperación militar con Venezuela. “Hemos recibido el respaldo del presidente Vladímir Putin ante las agresiones que recibe constantemente Venezuela, y nosotros hemos hecho lo propio ante las agresiones que constantemente está recibiendo la Federación Rusa”, dijo el ministro de la defensa venezolano Vladimir Padrino López a la agencia de noticias rusa Sputnik, el pasado 4 de abril.

Según Padrino, “pilotos de caza rusos vendrán a Venezuela a compartir sus experiencias con nosotros, a volar nuestros aviones, y viceversa, pilotos de caza nuestros también viajarán a Rusia, así como las fuerzas especiales, de las fuerzas terrestres, los blindados, hacer un intercambio humano de experiencias”, explicó a Sputnik el ministro, quien se refirió a los militares del país euroasiático como “compañeros de armas”.

Padrino López destacó que también habló con su homólogo ruso el punto de la cooperación técnico-militar, más allá de la compra de armas y equipos. “No se descarta, por supuesto, la adquisición de nuevo armamento, estamos trabajando más bien para que con transferencia de tecnologías nosotros vayamos soportando nuestra industria militar, dándole base concreta a nuestra industria militar”, dijo el castrense con mayor rango en Venezuela.

Padrino dijo que en Venezuela ya se ha implementado la tecnología rusa, al instalar plantas para el ensamblaje de fusiles de asalto AK-103, que empezaran a fabricarse desde 2019. Informó, además, que a fines de abril esperan una comisión de la Federación Rusa para dar inicio al centro de instrucción simulada de helicópteros en Venezuela.

Como puede observarse, los rusos no están jugando carritos en Venezuela. Vladimir Putin quiere cogerse lo poquito que queda de este país. Ya le pusieron la mano al gas y al petróleo. Con el cuento del Petro, pronto pondrán la mano a las refinerías, minas de oro, hierro, coltán y diamantes. Si Trump y los gobiernos democráticos de América Latina quieren hacer algo para ayudar a salvar a Venezuela tendrán que hacerlo pronto. Mañana, cuando los rusos se lo hayan cogido todo, puede ser demasiado tarde.

 

A %d blogueros les gusta esto: