elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos en la Categoría: Sin categoría

Monseñor Moronta envía carta a Maduro: “Atrévase a escuchar al pueblo que quiere dignidad” – NTN24 – 17 de Febrero 2019

Monseñor Mario Moronta, obispo de San Cristóbal envió este lunes una carta a Nicolás Maduro en la que le pidió atreverse a escuchar al pueblo y entender que hay una crisis humanitaria. El sacerdote también envió un mensaje a los militares para que “nunca levanten ni la voz ni las armas en contra de sus hermanos”.

En la misiva, Moronta afirmó que “sé que le disgusta a Usted y sus seguidores que se le hable de “crisis o emergencia humanitaria” Pero ¿cómo caracterizar la situación que golpea a la inmensa mayoría de nuestros hermanos? No se puede negar el deterioro de la calidad de vida de los venezolanos”.

De igual forma, indica que “sería bueno que el SEBIN, en vez de andar persiguiendo a quienes piensan diferente al Gobierno, se dedicaran a hacer labores de auténtica inteligencia: así podrían descubrir la presencia de grupos irregulares en el país, particularmente en nuestra región tachirense; de seguro descubrirían los “negociados” de muchos dirigentes y autoridades, así como de civiles, en torno a lo que es el contrabando de gasolina y otros insumos necesarios; además, si trabajaran como debe ser, podrían conseguir a los responsables y miembros de las mafias que trafican con personas y llevan a muchos jóvenes y adolescentes venezolanos a la prostitución en otros países, como si se tratara de una mercancía apetitosa”.

En cuanto al tema del diálogo, monseñor Moronta consideró que para que este se debe “escuchar de verdad, con sinceridad, al mismo pueblo. Y eso ni se ha dado ni parece darse”.

Recalcó que “si Usted escuchara al pueblo y su clamor, de verdad, se podrían dar pasos que podrían abrir las puertas para resolver la crisis, sin conflicto, sin violencia y sin derramamiento de sangre” y agregó “atrévase a escuchar a ese pueblo que quiere ser tratado con dignidad y justicia”.

A continuación la carta íntegra:

 

CARTA PÚBLICA Y ABIERTA

San Cristóbal, 17 de febrero del año 2019.

SR. NICOLAS MADURO MOROS

Miraflores.

Con mi respetuoso saludo.

Tengo a bien escribirle la presente misiva en mi condición de ciudadano venezolano, cristiano católico y pastor de la Iglesia al servicio del Pueblo. Lo hago en pleno uso de mis capacidades y en conciencia delante de Dios, con la libertad que me da el Evangelio de Jesucristo, del cual nunca me he avergonzado.

Hace algunos días, atendiendo una fraterna invitación de los Obispos de Ecuador, me pude reunir con ellos en Riobamba. Pocos días antes, había tenido la ocasión de encontrarme con numerosos hermanos venezolanos que han emigrado al hermano país de Ecuador en búsqueda de mejores condiciones de vida. En Riobamba, se halla el hermoso monte nevado de El Chimborazo, que inspiró un hermoso poema escrito por el Libertador Simón Bolívar, bien conocido como “MI DELIRIO SOBRE EL CHIMBORAZO”. Le transcribo un trozo importante del mencionado poema y muy diciente para los tiempos que hoy vivimos en Venezuela: “OBSERVA, APRENDE, CONSERVA EN TU MENTE LO QUE HAS VISTO, DIBUJA A LOS OJOS DE TUS SEMEJANTES EL CUADRO DEL UNIVERSO MORAL; NO ESCONDAS LOS SECRETOS QUE EL CIELO TE HA REVELADO: DI LA VERDAD A LOS HOMBRES”.

Motivado por este pensamiento del Libertador, hoy le escribo y hablo con la verdad en la mano, la misma Verdad que nos hace libres, según nos enseña el Evangelio de San Juan (Jn 8,32), pues ”para ser libres nos liberó Cristo” (Gal 5,1). Es necesario enfatizar que debemos entendernos con la verdad verdadera, no la que se inventa o la que se quiere mostrar sin serla.

No es ningún secreto que hoy atravesamos la más grave crisis política, económica, social y moral que azota al país. Negarlo es querer tapar el sol con un dedo o demostrar que se está encerrado en una cúpula de cristal. Sé que le disgusta a Usted y sus seguidores que se le hable de “crisis o emergencia humanitaria” Pero ¿cómo caracterizar la situación que golpea a la inmensa mayoría de nuestros hermanos? No se puede negar el deterioro de la calidad de vida de los venezolanos. Hay hambre: muchas familias no comen lo necesario para poder alimentarse. Ha crecido la pobreza crítica y los índices de desnutrición son altísimos. Me imagino que a Usted eso no se lo informan. Asimismo, la salud se ve desguarnecida en todos los sentidos, desde la atención hospitalaria hasta la consecución de medicamentos. Hay muchos que están sufriendo por la falta de atención (es el caso de los enfermos renales por falta de diálisis y el de los enfermos oncológicos por no ser debidamente atendidos).

Podríamos hacer mención de muchas otras calamidades que están golpeando a la mayoría de los venezolanos. Es fácil negarlo, y contraatacar con insultos, menosprecios y amenazas. Usted apela a cada rato que la causa es la “guerra económica”: es verdad, existe una “guerra económica” pero no contra el Gobierno ni las instituciones del Estado, sino contra el pueblo: la guerra de la corrupción que ha enriquecido a muchos que se denominan dirigentes y servidores de la nación; la del saqueo del así denominado “arco minero” que, amén de destruir la “Casa común de la Creación”, ha permitido que no pocos se llenen de las ganancias de la minería ilegal; la del olvido de las atenciones que hay que dársele al pueblo. Todo esto tiene sus consecuencias en el deterioro de la calidad de vida de muchísimos hermanos nuestros.

Yo me imagino que nunca le habrán señalado cómo en nuestra región tachirense se siguen aumentando las colas para adquirir la gasolina (hasta 48 horas se necesita para “tanquear” un vehículo). El contrabando de combustible es escandaloso y casi “irreversible”, porque quienes tienen la misión de velar por la protección del pueblo o se hacen de la vista gorda o, sencillamente, tienen parte en el negocio. Sería bueno que el SEBIN, en vez de andar persiguiendo a quienes piensan diferente al Gobierno, se dedicaran a hacer labores de auténtica inteligencia: así podrían descubrir la presencia de grupos irregulares en el país, particularmente en nuestra región tachirense; de seguro descubrirían los “negociados” de muchos dirigentes y autoridades, así como de civiles, en torno a lo que es el contrabando de gasolina y otros insumos necesarios; además, si trabajaran como debe ser, podrían conseguir a los responsables y miembros de las mafias que trafican con personas y llevan a muchos jóvenes y adolescentes venezolanos a la prostitución en otros países, como si se tratara de una mercancía apetitosa. De verdad, ¿por qué el SEBIN no realiza una auténtica labor de inteligencia y contra inteligencia en nuestra región y en el país para detectar los males que golpean al pueblo y a sus responsables? Creo que se conseguirían con grandes sorpresas.

Debo decirle la verdad, como lo sugirió Bolívar en su poema desde El Chimborazo. La gente del pueblo está cansada, porque sigue siendo menospreciada. Hay represión de diverso tipo. Aunque no guste, la inmensa mayoría del pueblo, sufre una crisis de carácter humanitario. Se lo puedo atestiguar. No soy de los que está encerrado en oficinas, sino que camino por las comunidades, me encuentro con todos sin distinción. No ando rodeado de escoltas que portan armamento sofisticado para proteger al estado. Mi única escolta es la gente con la cual comparto y mi única arma la Cruz de Cristo. Y en todos los sitios donde voy, hablo, escucho y comparto. Ustedes hace mucho tiempo que no caminan libremente por en medio de la gente. ¿Por qué será? No hay que tenerle miedo al pueblo si de verdad uno forma parte de él.

Usted habla de diálogo. Siempre he sido defensor del diálogo, que requiere del encuentro, del reconocimiento del otro y de la corresponsabilidad en los acuerdos y soluciones que se presenten. Usted ha acudido nuevamente al Papa para que se garantice el diálogo. Además de no haberse cumplido con anteriores acuerdos, según lo indicaba el Cardenal Pietro Parolin en la misiva del  2 de diciembre del 2016, no vemos disposición para el auténtico diálogo. Y no me refiero al del entablado o al que se quiere volver intentar, con las élites políticas del oficialismo y de la oposición. Hace muchos años hay un protagonista necesario del diálogo que ha quedado por fuera. Para que haya diálogo verdadero, hay que escuchar de verdad, con sinceridad, al mismo pueblo. Y eso ni se ha dado ni parece darse.

Si Usted escuchara al pueblo y su clamor, de verdad, se podrían dar pasos que podrían abrir las puertas para resolver la crisis, sin conflicto, sin violencia y sin derramamiento de sangre. Hay muchas cosas que el mismo pueblo ha venido diciendo. Lástima que haya habido oídos sordos para eso. Entre las muchas cosas que pide el pueblo hay tres que quiero destacarle para que entienda cómo sí se podría dar una solución a los problemas de nosotros los venezolanos. Siempre he sido consciente de que nosotros mismos podemos dar respuestas a nuestras dificultades e interrogantes. Entre esas cosas menciono las siguientes:

1)      El pueblo le pide que escuche el clamor que proviene de sus sufrimientos, por el hambre, por la falta de medicamentos, por la hiperinflación, etc. Atrévase a escuchar a ese pueblo que quiere ser tratado con dignidad y justicia, pero en paz y sin revanchismos. Si Usted lo escuchara, podría sensibilizarse y así permitir que quienes quieren ofrecer una ayuda humanitaria, lo realicen: es el bien del pueblo, no el de un grupito lo que de verdad interesa. Pedir y recibir la ayuda de ese tipo no es ninguna traición a la patria; sino un deber moral a favor de la dignidad de las personas que no tienen medicamentos, alimentos y otros insumos necesarios. Atrévase a oír al pueblo venezolano. No impida la ayuda que podemos darnos entre nosotros y la que se pueda recibir de otros países e instituciones internacionales. No diga que no es necesario. Fíjese en algo delicado: a muchos sacerdotes y laicos, instituciones de esta región acuden silenciosamente un sinnúmero de oficiales de las Fuerzas Armadas, de los altos puestos del Gobierno, para que les podamos conseguir, en Cúcuta,  medicinas para ellos o sus familiares, alimentos, etc. Ciertamente que no se lo dicen por miedo. Pero eso es verdad.

2)      El pueblo le pide respeto a su condición, a su dignidad y a sus derechos. Es lamentable que numerosos hermanos nuestros deban emigrar del país para tratar de conseguir una mejor calidad de vida o cómo sostener a sus familias. Nuestra nación es rica y puede ser capaz de crear condiciones de vida que permitan  a los ciudadanos ser gente honesta, progresista y constructora de futuro. Pero está siendo expoliada por quienes explotan irracional e inhumanamente las minas y otros rubros de la economía del país. Atrévase a mirarle los ojos a nuestros niños, a los adolescentes y a los ancianos, a los jóvenes y adultos: y descubrirá que se sienten abandonados, maltratados… Es hora de pensar en que la gente tiene dignidad y que ésta no le viene por pertenecer a un partido o por creer en una ideología, o porque recibe una bolsa de comida de vez en cuando… sino porque somos hijos de Dios. Y en este campo, todos somos iguales, llamados a la libertad y a la práctica de la caridad.

3)      Debe escuchar al pueblo que está pidiéndole un cambio de orientación política. Le está pidiendo que se dé la posibilidad de una nueva dirección  ¿Por qué no se arriesga a convocar a unas elecciones libres, con un nuevo CNE (constituido por representantes de todos los partidos políticos y por instituciones nacionales que tienen que ver con la academia, la economía, los obreros) y con la posibilidad de otros candidatos? Abra la puerta y póngase a un lado. La inmensa mayoría de los venezolanos está pidiendo que ya no siga al frente del Poder Ejecutivo. Es bueno recordar, al haber celebrado este 15 de febrero pasado 200 años del Congreso de Angostura, lo dicho por  Simón Bolívar en su discurso: “El sistema de gobierno más perfecto es aquél que produce mayor suma de felicidad posible, mayor suma de seguridad social y mayor suma de estabilidad política”

En estos momentos, nuestro pueblo carece de felicidad, tiene hambre y carece de estabilidad política. Arriésguese, y la historia será mucho más benigna con Usted.

Le hablo con la verdad en la mano. Lo dije al inicio. Lo hago sin ningún interés político ni económico. Lo hago desde mi pertenencia a un pueblo del cual me siento orgulloso en pertenecer. Sé que no le resultará cómodo lo que le he dicho. Lo hago con respeto, pero con la certeza  de que estoy cumpliendo un deber. Ya el pueblo está cansado. El Papa Francisco nos ha invitado a evitar un derramamiento de sangre. Ello depende de Usted en gran parte. ¿Por qué quiere asustar al pueblo con tantas alcabalas en las carreteras? ¿Por qué en el eje fronterizo se han colocado tantos piquetes de militares para “impedir” la entrada de ayuda humanitaria? ¿Es que acaso esos militares no son pueblo? Ellos están para defender a los hombres y mujeres de Venezuela y no para reprimirlos. ¿Sus asesores e informantes no le han dicho que la gente está resteada? Evite el derramamiento de sangre; deje a un lado la persecución a los disidentes; escuche y sienta el padecimiento de un pueblo que quiere libertad y justicia, pero con dignidad y sin opresión. Usted suele hablar de las influencias del “imperio”. Soy de los que creo que debemos reafirmar continuamente nuestra independencia y autonomía. Pero eso es válido también para aquellos países que quieren imponer en Venezuela una ideología que rompe con la integración latinoamericana, desvaloriza a la persona humana y destruye la grandeza de una sociedad. No nos sigan hablando del “mar de la felicidad” cuando estamos en medio de un océano de inquietudes, desesperanzas y destrucción.

Como le dije, es probable que el tenor de esta misiva no sea de su agrado. He hablado con la verdad y el corazón; también con respeto. Sí le pediría dos cosas: una es que le indique a sus seguidores que cuando critiquen o manifiesten sus desacuerdos con lo que le he dicho ni ofendan ni descalifiquen. Podemos estar en desacuerdo, y lo estamos; pero merecemos el respeto. Se ha hecho  común defenderse con insultos y burlas y lo entiendo pues “de la abundancia del corazón habla la boca” como nos dijo el Maestro de Nazaret.

Lo segundo: Yo soy responsable de todo lo que he dicho. Así que no se tomen represalias, ni persecuciones, ni nada que atente contra la seguridad física, psíquica e integral de mi familia, de mis amigos allegados, de los sacerdotes ni de las comunidades que sirvo como pastor de la Iglesia. Espero poder seguir caminando libremente por las calles y caminos del Táchira y de Venezuela sin persecuciones. En todo caso, cualquier cosa que le acontezca a los mencionados y a mi persona será responsabilidad de quienes den la orden y de quien debe ser capaz de velar por la integridad de todos.

Aunque Usted no lo crea: le ofrezco una oración para que el Dios de la Vida, manifestado en Jesús de Nazaret, le dé la sabiduría y la luz del Espíritu para que tome la decisión más conveniente para Usted y para todo el pueblo venezolano. Ya se lo hemos señalado. Dé el paso.

 +Mario Moronta R., Obispo de San Cristóbal.

 

A MIS HERMANOS VENEZOLANOS MIEMBROS DE LAS FUERZAS ARMADAS BOLIVARIANAS DE VENEZUELA

Los saludo con el afecto que puede tener un venezolano hacia otro conciudadano. Además con la caridad de Cristo, presente desde el bautismo en nuestros corazones.

Vivimos momentos bien duros. Nuestro pueblo al cual Ustedes y Yo pertenecemos está pasando hambre, desolación, abandono e indefensión. Ustedes lo saben pues muchos de sus familiares se lo habrán dado a conocer.

Ustedes han prestado el juramento de defender a la patria y a sus instituciones. Pero ese juramento no significa que deben estar servilmente a la defensa de una parcialidad política. Es cierto que deben mantener y sostener el orden. Pero, al hacerlo han de respetar las leyes y el ordenamiento jurídico de la nación. Dicho juramento apunta a defender la dignidad, el protagonismo y los derechos de todos los ciudadanos del pueblo venezolano. Cumplan con sus obligaciones, pero sin olvidar que son miembros del pueblo al cual sirven. Nunca olviden esto. Por eso, les pido en el nombre del mismo Dios en el que la inmensa mayoría de ustedes creen que nunca levanten ni la voz ni las armas en contra de sus hermanos.

Corremos muchos peligros. Más que cuidar intereses particulares de unos, o los propios personales, más que permitir el contrabando en nuestra región, más que reprimir violentamente, sean constructores de la paz, como bien  nos lo enseña el Señor Jesús. No se olviden de donde vienen: de sus hogares, de sus familias, de sus vecinos y compañeros, de sus amigos. ¿Cómo quedaría la conciencia de ustedes si le dispararan al pueblo, cuándo lo atropellan con el abuso de autoridad? Acá podrán creerse superiores… pero un día deberán presentarse ante el juicio de Dios y allí estarán desnudos con su conciencia y ante un Dios que todo lo sabe y conoce.

Hoy hay que escuchar la voz del pueblo que, sencillamente, está clamando por que se le escuche, porque sea atendido, porque sea dignificado.

Es cierto el juramento de fidelidad a la constitución, de reconocimiento de sus autoridades… pero ese juramento también y sobre todo va dirigido a su pueblo. No dejen de sentirse pueblo, no dejen de acompañarlo, no dejen de protegerlo…. Para eso hicieron de verdad el juramento como militares, policías, autoridades. Actúen en el nombre de Dios. En ese mismo nombre acompañen a su pueblo que quiere, repetimos, ser escuchado y que necesita una ayuda humanitaria que también les favorecerá a ustedes mismos con sus familias y cercanos.

En el nombre del Señor.

Los eurodiputados expulsados de Venezuela prometen volver para llevar ayuda humanitaria – Euronews – 18 de Febrero 2019

Los eurodiputados expulsados de Venezuela prometen volver para llevar ayuda humanitaria

¡Volveremos! A su regreso a suelo europeo, los eurodiputados del Partido Popular a los que no se ha permitido entrar en Venezuela han mostrado su determinación de volver el próximo sábado a Colombia para participar en la operación para llevar ayuda humanitaria al país.

El vicepresidente de los populares europeos, Esteban González Pons, ha pedido a la UE que adopte sanciones contra el ministro de Exteriores venezolano y ha advertido del peligro del estallido de un nuevo episodio de represión:

La delegación de eurodiputados conservadores tenía previsto reunirse con Juan Guaidó, reconocido por varios países europeos como presidente interino del país, y visitar al opositor Leopoldo López, que lleva varios años en arresto domiciliario. Pons, que emitió un vídeo desde el aeropuerto de Caracas denunciando la situación, ha pedido a la UE que se retire inmediatamente del Grupo de Contacto que persigue crear las condiciones para una convocatoria de elecciones libres en Venezuela.

Países que reconocen a Juan Guaido como Presidente (E) de Venezuela – Febrero 2019

Seis Dólares por José Guerra – Diario 2001 – 17 de Febrero 2019

download.jpgEl salario mínimo en Venezuela es seis dólares, el más bajo del planeta tierra. Para poner esto en contexto es conveniente citar los precios de algunos bienes que conforman la canasta alimentaria en Venezuela expresados en dólares. Un kilogramo de carne cuesta 4 dólares, un kilogramo de queso blanco se adquiere con seis dólares, un kilogramo de arroz vale un dólar, entre otros bienes. Es cierto que la gasolina es gratis y la electricidad literalmente no tiene precio, pero aun así, este salario básico es ridículamente bajo. Tal vez por esos subsidios tan absurdos es que el salario es ínfimo. Pero lo que refleja con mayor claridad la depauperación en que viven los venezolanos es lo siguiente: en 1977 un estudiante de la UCV recibía una beca de Bs 600 mensuales, lo que equivalía a US$ 140, que en dólares actuales, cuarenta y dos años después son al menos US$ 2.500 mensuales. Eso no lo recibe ningún becario en ninguna parte del mundo, salvo en Qatar o en Emiratos Árabes.

El proceso de ruina en Venezuela cuya expresión son esos salarios de hambre, afecta a toda la Administración Pública, así un médico especialista tras más de veinte años de estudios apenas gana US$ 12, un General de la FAN su remuneración integral no pasa de US$ 50 mensuales para citar dos casos emblemáticos. Es claro que trabajar en el sector público en Venezuela se ha convertido en una labor de apostolado. Pero no todos pueden ser apóstoles y por tanto se generan incentivos para la corrupción. Es fácil apreciar funcionarios civiles y militares que con el salario que devengan jamás pueden justificar el modo de vida que llevan. Por ejemplo, no creo que pueda ser justificable que muchos integrantes de la espuria Asamblea Nacional Constituyente, tengan un vehículo cuyo precio excede los US$ 60.000, sin que se conozcan sus bienes de fortuna y muchos de ellos fueron militares golpistas que si llegaron a coronel fue mucho, y que nunca han tenido un trabajo formal o que puedan tener una formación que lo acredite para comprar un automóvil o camioneta por ese precio.

Ese salario de seis dólares mensuales es la expresión de un estado de catástrofe social que sufre el pueblo venezolano y que hace que más del 80% de los hogares viva en situación de pobreza. Obviamente de ello son responsables las devaluaciones sucesivas del bolívar y el cuadro de alta inflación e hiperinflación que sufre Venezuela. De esta manera, para volver a tener un salario decente primero debe producirse un cambio político que desplace a este régimen nefasto y al mismo tiempo avanzar en la aplicación de un programa económico que acabe con la hiperinflación y que propicie un crecimiento acelerado y sostenido de la economía.

La documentalista de la migración por Enrique Rondon – Venezolanos por el mundo – 10 de Febrero 2019

Luego de un fracaso migratorio, Marelis Loreto llegó a Guayaquil, Ecuador, donde desarrolla el proyecto Cuenta tu historia: autobiografías de la diáspora venezolana

Cuenta tu historia: autobiografías de la diáspora venezolana es un proyecto que tiene la estructura de un libro y funciona por temporadas. El 7 de febrero de este año comienzan a publicar la cuarta temporada.

Igual que un libro, cada historia tiene una introducción, siete capítulos y conclusión. Las introducciones y conclusiones de cada temporada son escritas por Marelis y cada uno de los capítulos es una historia diferente contada por su protagonista, en primera persona. 

Marelis, filósofa de profesión, aclara que no se trata de historias de vida, sino de algo más parecido a monólogos de teatro. “La imagen que pensé cuando la idea del proyecto estaba naciendo, fue la de una persona sentada en un taburete bajo una luz cenital, contándole a un público a oscuras cómo ha sido su proceso migratorio. Así, íntimo y anónimo”.

Sin edulcorantes ni eufemismos

Marelis fue la primera en sentarse en el taburete bajo la luz cenital. Su historia es la primera de la primera temporada y lleva por título Migrar: Sin edulcorantes ni eufemismos. Es el relato de dos “fracasos migratorios” que con el tiempo quedó en uno.

Luxemburgo era su sueño y el de su pareja, Luis Pérez Valero, musicólogo, compositor y docente “y para ello nos parecía entender que debíamos hacer una larga escala en otro país europeo, que decidimos que fuera España. Escogimos estudios por dos razones: para poder sacar nuestro dinero del país (lo cual no podía hacerse impunemente sin autorización del Gobierno/Estado) y para tener permiso de residencia. Es decir, para estar legales.

Escogí hacer estudios feministas movida por convicciones, creyendo que añadirle un elemento ‘práctico’ a mi currículum me abriría un abanico de posibilidades laborales. Pero tampoco era que me engañaba. Siempre supe que la renuncia al país pasaba directamente por la renuncia a mi carrera. En Venezuela somos raros los que nos dedicamos a la filosofía, pero en Europa no hay nada más común que eso. Gente que estudió filosofía y fanáticos del fútbol podrían abarcar fácilmente el 80% de la población española, de modo que trabajar en un zoológico recogiendo bosta de elefante era lo que me había planteado para ese proceso de transición, hasta que pudiéramos llegar a Luxemburgo”.

En España comprobó que en cuestiones legales, una cosa puede decir el papel y otra la práctica, la vida real. “si bien teóricamente sí es posible el cambio de estatus en España, en la práctica esto no ocurre a menudo. Y no ocurrió en nuestro caso. El estatus que sí estábamos a punto de perder era el de estudiantes para convertirnos en ilegales, al margen de la sociedad, con todas las imposibilidades que ello implicaba. Cuando vimos que estábamos a punto de caer en ese abismo dimos patadas de ahogados, tuvimos una alegría de tísico, pero luego decidimos renunciar a nuestra apuesta porque creímos que moriríamos –literalmente- en el intento”.

La primera víctima fue Bilbo, uno de los tres gatos que los acompañaron en la aventura. Le diagnosticaron diabetes “y eso fue determinante en nuestra decisión de regresar a Venezuela” a pesar de la solidaridad de los vecinos españoles que con frecuencia invitaban “a los chicos venezolanos” a compartir unas tapas.

 Muchachita los acompañó en España y ahora está en Guayaquil

Regresamos a Venezuela en el inicio del proceso inflacionario. Regresamos masacrados por nuestro propio fracaso, destruidos, sin fuerzas para hacerle frente a la hecatombe venezolana. Muchos nos llenaron de cariño pero pocos entendieron nuestra devastación. Yo enfermé al poco tiempo de haber llegado, enfermé tan profundamente que envejecí como unos veinte años.

A finales de 2016 mi esposo consiguió trabajo en Ecuador: un correo de un amigo con una oferta de trabajo, envío del currículum, respuesta, entrevista y “sí, véngase en dos semanas”. Nada parecido a nuestro intento previo. Aquí no hubo pre-tesis migratoria y sí hubo, por el contrario, seguridad laboral para él. Nos endeudamos para que él pudiera viajar adelante y nos volvimos a endeudar para que yo pudiera reunirme con él cuatro meses después.

El primer año en Guayaquil fue difícil para Marelis. Se proyectaba como un segundo fracaso migratorio porque la búsqueda de trabajo era infructuosa por la edad: Mayor de 40 años. La reconfortaba la calidez y solidaridad guayaquileña.

Sus únicos trabajos de ese primer año fueron a destajo y desde sus redes venezolanas: clases de filosofía por skype, corrección de textos y producción de artículos.

Me estaba consumiendo de la preocupación así que, cuando cumplí el año aquí, y entendiendo que necesitaba producir algo propio y que yo lo considerara importante, me ideé el proyecto Cuenta tu historia: autobiografías de la diáspora venezolana”. Eso la hizo renacer.

El proyecto tiene tres objetivos claros: 1) hacer registro de dos datos objetivos, a) lo que se vive dentro de Venezuela que termina siendo móvil para que la gente decida irse y b) con qué tiene que enfrentarse una vez en el exterior; 2) ser una ventana para los venezolanos anónimos, que muchas veces es tanto como un espacio para la catarsis de los protagonistas pues pocas veces uno tiene de verdad la oportunidad de ser escuchado sin juicio; y 3) referencia para aquellos que eventualmente decidan marcharse.

“El blog fue, desde un principio, el espacio natural para la publicación de las historias. La razón es obvia si se piensa que el proyecto no tiene ningún financiamiento. Cuenta tu historia no puede generar gastos. Blogger es gratuito, así que es la plataforma ideal”.

Todos para uno y uno para todos

Marelis ha ido armando su equipo ad hoc. Anavi Piñeroque ilustró la primera temporada, vive ahora mismo su proceso migratorio en Canadá; Natali Herrera-Pachecola fotógrafa que me acompañó en la segunda temporada, está en Estados Unidos; María Emilia Castellettambién fotógrafa que estuvo junto a nosotros en la tercera, vive en Venezuela; y Manuel Coelhoel ilustrador que me acompaña en la cuarta temporada que recién empieza, se mudó hace poco a Lima. El trabajo de cada uno es de altísima calidad pero además ha sido un gusto trabajar con ellos porque son muchachos responsables y comprometidos. Trabajar sin remuneración le resta incentivo, es normal, más cuando hay que concentrarse en salir adelante, de modo que su trabajo para Cuenta tu historia tiene un valor inmenso para mí.

El proceso para conseguir las historias es como sigue: hablo con el protagonista y le cuento del proyecto (y le mando el link del blog para que lo entienda mejor), lo enamoro y lo invito a que forme parte de él. En cuanto acepta fijamos una fecha para nuestro encuentro, que será por Whatsapp. El día fijado conversamos por mensajes de voz. Estos audios los transcriben mis transcriptoras estrellas (Sarah y Andrea, que están en Venezuela) para luego yo limpiarlos y editarlos. Una vez que el texto esté legible y amable se lo envío al protagonista. La razón de este paso es doble: es fundamental que el protagonista se lea a sí mismo vuelto texto. Contarle a otro nuestras experiencias, sabernos escuchados, puede resultar incluso un alivio para quien cuenta, pero leerse es un encuentro íntimo con uno mismo y muchas veces puede resultar doloroso. Considerando eso es que me parece primordial que el protagonista tenga esa lectura previa, antes de que se vuelva pública. La otra razón es de índole práctica: es para que el protagonista verifique que todo está en orden en la historia, que las cosas sí fueron como salen en el documento final. En cuanto la historia está lista y aprobada por el protagonista, pasa a manos del ilustrador. Por último lo subo al blog y lo dejo pendiente para publicación.

Las publicaciones duran 9 semanas, luego me tomo 4 semanas sin publicar para afinar la siguiente temporada hasta que llega el tiempo de publicar la nueva. Y así sucesivamente.

Todo proyecto tiene un final, ¿cuál será el final de Cuenta tu historia: autobiografías de la diáspora venezolana?

Delimitar el final de este proyecto no parece verosímil, porque el objetivo es hacer registro de la diáspora venezolana pero somos cerca de 5 millones. No es abarcable. Así las cosas, el límite es mi fuerza y mi disposición de tiempo para registrar tantas historias como sea posible. Por fortuna, como la estructura de publicación es por temporadas, si se me acabaran las fuerzas y no puedo continuar, con seguridad quedará cerrada la temporada y entonces sabremos que es la última.

Desde que empecé a materializar el proyecto pensé en buscar financiamiento,y es una idea que permanece, solo que es una vía que no sé muy bien cómo concretar. Lo que sí me queda claro es que eventualmente procuraré compilar las historias en un libro (o dos, o tres… lo veremos). Por lo pronto, suman 28 historias: 21 públicas y siete por salir a la luz. Y ya empecé a grabar las historias de los protagonistas de la quinta temporada. Siempre hay quien quiere contar su historia y allí estoy yo, para escuchar y luego volverlo texto. El proceso es una experiencia formidable.

Mi vida en Guayaquil…

Sobre nuestra vida en Guayaquil no hay tanto que contar. Luis pasa todo el día en la universidad y los gatos y yo permanecemos en casa, que es desde donde yo trabajo enCuenta tu historia y en cualquier tigre que me salga. Por ejemplo, en estos días escribí un artículo para Yo Dona, el sabatino de El Mundo, España, de quienes soy colaboradora eventual desde 2013.

Salimos poco. Ecuador es un país caro y afortunadamente nosotros somos del tipo que prefiere usar su tiempo para ver alguna película o leer un buen libro, así que no nos pesa. Tenemos un grupo de amigos venezolanos que son como nuestra familia acá y a ellos solemos visitarlos con alguna frecuencia. Por último está el cementerio, que es mi lugar preferido de la ciudad.

En general, a Luis y a mí siempre nos ha parecido importante visitar los cementerios de las ciudades que conocemos, pues ése es probablemente el lugar con más historias. Por cada tumba hay alguien que vivió una vida irrepetible y es estupendo elucubrar sobre esas vidas a partir de muy pocos datos: fechas de nacimiento y muerte, dedicatoria y el estado en que se encuentra la tumba.

En el caso del cementerio de Guayaquil, además de que es precioso, la primera vez que lo visité me hizo sentir exactamente lo mismo que sentía cuando iba a estudiar al Parque Los Caobos, en Caracas. Es curioso eso porque no se parecen en lo absoluto, pero la sensación en mí es la misma: una enorme tranquilidad que lo vuelve el espacio idóneo (fuera de casa) para leer. Además, hay colonias de gatos y puedo pensar en muy pocas cosas que me hagan tan feliz como estar rodeada de gatos mientras leo.

AN designa directiva y junta administradora ad hoc de Pdvsa – La Patilla – 13 de Febrero 2019

designó
Los logos corporativos de la petrolera estatal venezolana PDVSA y su filial en EEUU Citgo Petroleum Corp son vistos en Caracas, Venezuela, 30 de abril de 2018. REUTERS/Marco Bello

La Asamblea Nacional (AN) modificó la orden del día para incluir, discutir y aprobar en sesión ordinaria la designación de una nueva Junta de Administración ad hoc de Pdvsa, ad hoc de Citgo, Pdvsa Holding Inc., Citgo Holding Inc. y Citgo Petroleum Corporation.

La AN aprobó el docuemeno, luego de ser presentado un informe de la Comisión de Energía y Petróleo a cargo del diputado Elías Matta.

Con esta medida, Simón Antúnez, Gustavo J. Velásquez, David Smolansky, Carlos José Balza y Ricardo Alfredo Prada integran la junta directiva de Pdvsa, una empresa golpeada por una crisis de productividad e investigaciones por corrupción.

En tanto que la especialista Luisa Palacios liderará la directiva de PDV Holding Inc., compañía que ejerce como propietaria de Citgo.

Édgar Rincón, Oswaldo Núñez, Fernando Vera, Elio Tortolera y Andrés Padilla acompañarán a Palacios.

Citgo está considerada como la séptima refinería en Estados Unidos, con capacidad para procesar 750.000 barriles por día de los crudos pesados y extrapesados que produce Pdvsa.

Se estima que controla el 4 % del mercado estadounidense.

El Parlamento también designó a Palacios y Rincón al frente de Citgo Holding Inc., así como a Ángel Olmeta, Oswaldo Núñez, Javier Troconis y Rick Esser.

De acuerdo con los diputados, esta decisión permite “la protección de activos de la empresa Citgo” ante los arbitrajes que enfrenta Venezuela por el incumplimiento de algunas millonarias obligaciones.

Sobre la industria petrolera venezolana pesa una batería de sanciones del Gobierno del presidente estadounidense, Donald Trump, que se levantarán de forma automática cuando el gobernante venezolano, Nicolás Maduro, se aparte de la Presidencia.

Ante ello, el Parlamento faculta a la recién nombrada junta de Citgo a ubicar en el mercado “petróleo pesado alternativo al menor costo posible”, en vista de la imposibilidad de Pdvsa para proveerlo.

Maduro dijo la semana pasada que las sanciones son un intento de Estados Unidos por despojar a Venezuela de Citgo, al tiempo que alertó con la Justicia a “toda persona que acepte nombramientos ilegales que usurpen cargo en Pdvsa o Citgo”.

Con información de EFE.

Lista completa de directiva de Citgo.

Junta de Administración ad-hoc de Petróleos de Venezuela S.A. 
• Simón Antunes; 
• Gustavo J. Velásquez; 
• Carlos José Balza; 
• Ricardo Alfredo Prada, y 
• David Smolansky.

PDV Holding, Inc.: 
• Luisa Palacios; 
• Edgar Rincón; 
• Oswaldo Nuñez; 
• Fernando Vera; 
• Elio Tortolero, y 
• Andrés Padilla.

Citgo Holding, Inc.: 
• Luisa Palacios; 
• Edgar Rincón; 
• Ángel Olmeta; 
• Oswaldo Núñez;
• Javier Troconis, y 
• Rick Esser.

Citgo Petroleum Corporation: 
• Luisa Palacios; 
• Edgar Rincón; 
• Luis Urdaneta; 
• Ángel Olmetta ; 
• Andrés Padilla, y 
• Rick Esser.

AN designa directiva y junt… by on Scribd

https://www.scribd.com/embeds/399583376/content?start_page=1&view_mode=scroll&show_recommendations=false&access_key=key-Ms14AodAJwLia4b0RBgk

Venezuela: las opciones de política cambiaria por Aurelio Concheso – Panampost – 10 de Febrero 2019

download

Si bien los ojos del mundo están colocados en la crisis política, social y humanitaria de Venezuela, los economistas especulan (y difieren) sobre qué hacer una vez que lo peor haya pasado.

El “Plan País” de la Asamblea Nacional es claro en varios aspectos de materia económica. La hoja de ruta contempla subsidios a sectores específicos, el anclaje del bolívar con respecto al dólar y la inversión privada en los servicios públicos, entre otras cosas”, reza el mencionado documento. Pero, concretamente ¿qué significa anclaje cambiario? Como tantas otras cosas, depende del cristal con que se le mire, porque hasta Maduro habló de anclaje cuando fijó la tasa de cambio en 60 bolívares el pasado agosto, para que en solo seis meses llegara a los 3,297 bolívares al que está hoy. ¡Vaya anclaje!, se podría decir.

Dejando a un lado ideas fantasiosas como anclarlo a un instrumento fantasioso como el petro, hay varias formas de anclar la moneda local para que no pierda valor y no pulverice los ahorros de los venezolanos.

La primera, y la preferida por la mayoría de los economistas venezolanos es un esquema de flotación libre con bandas (superior e inferior). Al llegar cerca de esas bandas, el Banco Central interviene comprando o vendiendo la moneda local según el caso. En economías estables con inflaciones inferiores al 5% como las de nuestros vecinos y con un banco central totalmente independiente de las presiones políticas, este sistema funciona muy bien por la flexibilidad que da ante shocks externos e internos. En situaciones extremas como la que vivimos, sin embargo, su capacidad para eliminar la hiperinflación de manera inmediata es limitada. Quienes lo recomiendan hablan de un período de más de uno o dos años para llegar a inflaciones de 5%.

Del otro lado de espectro está la dolarización, como la que hizo Ecuador. Así, se frenará la hiperinflación de raíz y de manera inmediata, y termina teniendo apoyos populares de hasta 95% que hace políticamente difícil revertirla. Quienes adversan esta solución, advierten que cuando la economía crezca, algunos sectores pueden perder competitividad internacional. Equiparan la dolarización con un carro sin amortiguadores ante shocks externos, lo cual puede ser cierto en el largo plazo. Pero como dicen algunos, ojalá nosotros llegáramos algún día a tener ese problema.

Un mecanismo intermedio es la caja de conversión o junta monetaria, aplicada con éxito por muchos países de Europa Oriental a la caída del comunismo, y en Argentina en 1990. En este sistema, el banco central renuncia a su potestad de emitir bolívares, y los que entran en circulación son iguales a las reservas de la moneda de conversión. Esa moneda puede ser el dólar, el euro o el yen. Estamos como estamos en el área del dólar en términos de intercambio, entre otras cosas, porque las transacciones petroleras son en esa moneda, que debería ser la nuestra. Al igual que la dolarización, la caja de conversión corta la hiperinflación de raíz, y en menos de un mes baja alrededor de un 2% anual; es decir, una estabilidad absoluta que contribuye a recomponer el equilibrio de los precios relativos, y de paso a aumentar el caudal político del gobierno que la aplique. Por otra parte, en el mediano plazo la caja de conversión permite la migración a un sistema de bandas cuando la economía, y la madurez institucional del país estén listos para ello.

Tal vez la mejor opción sea una caja de conversión de inmediato, dejando abierta la posibilidad que la misma evolucione hacia una flotación con sistema de bandas, pero una vez que haya habido, por lo menos, dos años ininterrumpidos de inflaciones entre 2 y 3% anual, y el riesgo país haya descendido a 150 puntos básicos. Hacer cualquier cambio antes de eso es arriesgar volver a las de devaluaciones e inflaciones que nos ha acompañado por décadas y nos trajeron hasta esta pesadilla hiperinflacionaria que ha desgarrado a la nación.

Cuba: Colapso de Maduro provocaría una crisis económica en la isla, opinan expertos por Nora Gámez Torres – El Nuevo Herald – 8 de Febrero 2019

Durante años, la oposición no pudo trancarle el juego a Maduro. Ahora, Juan Guaidó parece haber despertado a la población en tan solo un par de meses. 

Bank of America bloquea consumos con sus tarjetas en Venezuela – Banca y Negocios – 7 de Febrero 2019

Bank of America notificó a los operadores de puntos de venta en Venezuela su decisión de bloquear los consumos con sus tarjetas de débito y crédito en Venezuela.

Desde el 29 de enero, cuando el Banco Central de Venezuela anunció el anclaje del tipo de cambio oficial en torno a BsS 3.300, superando por primera vez el precio del dólar en el mercado paralelo, los ciudadanos con tarjetas internacionales comenzaron a pagar sus consumos con estos instrumentos aprovechando la atractiva tasa Dicom, que se ubica entre 400 y 600 bolívares por encima del paralelo.

En poco más de una semana la banca ha reportado transacciones con tarjetas internacionales por un millón de dólares, confió a Banca y Negocios una fuente del sector.

La decisión de Bank of America ocurre en momentos en que el Departamento del Tesoro de EEUU ha recrudecido sus sanciones financieras a Venezuela, como mecanismo para presionar la salida del poder de Nicolás Maduro, a quien el gobierno de Donald Trump desconoce tras asumir en enero un segundo mandato, resultado de una elecciones fraudulentas.

Se espera que la medida adoptada por Bank of America sea replicada por otras entidades bancarias estadounidenses.

Canadian National Tower CN Ottawa – 4 de Febrero 2019

A %d blogueros les gusta esto: