elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos en la Categoría: Reportaje

Cómo puede afectar a Nicolás Maduro la renuncia de Evo Morales en Bolivia por Guillermo D. Olmo – BBC News – 11 de Noviembre 2019

Morales y Maduro.Morales y Maduro han sido siempre incondicionales aliados.

Muchos en Venezuela se hacen ahora esta pregunta: ¿afectará la renuncia de Evo Morales en Bolivia a Nicolás Maduro, gran aliado suyo en América Latina?

Al poco de conocerse la renuncia del presidente boliviano, Maduro denunció como “un golpe de estado” lo que está sucediendo en Bolivia.

El mandatario venezolano también advirtió a la oposición de su país, que este mismo año intentó una insurrección para desalojarlo del poder: “Le digo a la derecha fascista venezolana: nos conocen, no se equivoquen, no se equivoquen, no saquen cálculos falsos con nosotros”.

El líder opositor, Juan Guaidó, en cambió saludó la “brisa democrática” que llega desde Bolivia y ha renovado sus llamamientos a sumarse a una gran protesta nacional contra Maduro el 16 de noviembre.

La esperanza en las filas opositoras es la de que el ejemplo de Bolivia reactive su causa.

Aunque la crisis boliviana parece lejos de haberse resuelto definitivamente, los comentarios de ambos evidencian la diferente lectura que hacen de ella y de sus potenciales efectos en la batalla que libran por el poder en Venezuela.

Por qué es importante para Venezuela lo que pase con Evo Morales

Las malas noticias para Evo Morales lo son también para el gobierno de Nicolás Maduro, ya que “bajo su mando, Bolivia se había convertido en una fuente importante de apoyo político para la Venezuela chavista”, explica Geoff Ramsey, subdirector del centro de análisis Washington Office of Latin America (WOLA).

MoralesMorales anunció su renuncia en una declaración televisada junto a su vicepresidente.

Phil Gunson, analista de International Crisis Group, dice que “seguro que lo ocurrido va a tener un impacto en Venezuela”, especialmente en un momento en que la coyuntura internacional había girado a favor de los intereses del gobierno.

“Con la victoria de Alberto Fernández en Argentina, el gobierno de López Obrador en México y los problemas que tienen Sebastián Piñera en Chile y Lenín Moreno en Ecuador, sentían que la bajada de la marea socialista en el continente se revertía”, opina Gunson.

Además, con la salida del asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, el gobierno de Donald Trump en Estados Unidos parecía ahora menos volcado en Venezuela.

Gunson subraya además que la renuncia de Morales llega en un momento que “en el gobierno venezolano percibían que el efecto Guaidó empezaba a desinflarse”, algo que ya detectan algunos de los pocos sondeos de opinión que se realizan en Venezuela.

Qué lecciones puede sacar la oposición de Bolivia

La renuncia de Morales se produce en un momento en que Guaidó intenta arrastrar de nuevo a la gente a la calle para presionar a Maduro, pero la asistencia a las movilizaciones convocadas por el líder opositor se ha ido reduciendo paulatinamente y en las últimas ha sido escasa.

Gunson señala la importancia de la protesta del próximo día 16. “Ahí veremos si la oposición recupera algo de su poder de convocatoria”.

Para Ramsey, la experiencia boliviana es un ejemplo de cómo la “movilización popular, junto con el Ejército, pueden derrocar a un líder que ha cometido fraude”.

Sin embargo, lo ocurrido en Bolivia también puede reabrir debates difíciles en la oposición venezolana.

Juan Guaidó y Leopoldo LópezGuaidó y Leopoldo López sorprendieron a los venezolanos en abril con su, según muchos, golpe de Estado.

Allí, los rivales de Morales parecen en disposición de acabar con su gobierno después de haber salido derrotados de una elección en la que denunciaron irregularidades por parte del oficialismo, mientras que en Venezuela la oposición mayoritaria ha optado en las últimas citas electorales por no presentarse alegando falta de garantías, una estrategia que tiene críticos incluso dentro de sus propias filas.

Gunson indica que “será clave la lectura de lo ocurrido en Bolivia que haga la dirigencia opositora”, ya que pueden llegar a la conclusión de que “quizá valga la pena presentarse a una elección, aunque sea para perderla y utilizarla después como palanca para llegar al gobierno”.

Un problema añadido para la oposición es que Maduro se ha negado reiteradamente a convocar las elecciones presidenciales que se le reclaman bajo el argumento de que su triunfo en las presidenciales de 2018, no reconocido por la oposición y por gran parte de la comunidad internacional, sigue vigente.

La próxima cita electoral deberían ser, ya en 2020, las legislativas, en las que se renovará la Asamblea Nacional, órgano legislativo en el que la oposición cuenta con mayoría.

Camacho.Luis Fernando Camacho, uno de los líderes del movimiento contra Morales ha pedido que sea detenido y juzgado.

Por otra parte, señala Ramsey, “será clave si la misma oposición boliviana es capaz de mantener la unidad, ya que ya estamos viendo diferencias entre Carlos Mesa (competidor de Morales las elecciones) y Luis Fernando Camacho (líder opositor que ha tomado protagonismo en las protestas previas a la renuncia de Morales).

Camacho exigió la renuncia del presidente y ha abogado por encarcelar a “los delincuentes del partido del gobierno”.

“Si hay una cacería de brujas y no se permite al Movimiento al Socialismo de Morales presentar candidatos a unas nuevas elecciones, eso favorecerá las tesis del ala dura del chavismo”.

Cuál es el papel de las Fuerzas Armadas en Venezuela y Bolivia

Morales aguantó hasta que perdió el apoyo del alto mando del Ejército y de la Policía.

En Venezuela, Juan Guaidó llamó reiteradamente a los militares a abandonar a Maduro y abrazar su causa, pero, salvo algunas excepciones, el Ejército sigue del lado de Maduro.

Giunson dice que hay “poca información sobre lo que ocurre en el mundo militar, pero allí hay mucho descontento y muchos probablemente quieran salir del gobierno de Maduro si pueden hacerlo con seguridad”.

Ramsey recuerda que en Venezuela ha habido varios alzamientos y “seguramente va a haber más”.

Morales y el comandante del Ejército, Williams KalimanMorales resistió hasta que perdió el apoyo del comandante del Ejército, Williams Kaliman.

Pero ambos expertos señalan a un factor clave para explicar la diferente suerte que han corrido hasta el momento Morales y Maduro.

“El Ejército boliviano ha conservado mayor autonomía respecto al gobierno que el venezolano”, indica Gunson.

Y, según Ramsey, “Maduro construyó muchos lazos con los militares y ha mostrado mucha más habilidad para controlarlos que Morales, como prueban los intentos que han sido neutralizados por la contrainteligencia”.

Mientras que la economía venezolana ha perdido más de la mitad de su valor desde que Nicolás Maduro llegó al poder en 2013, la economía de Bolivia creció durante los gobiernos de Evo Morales a una media de un 4,8% anual.

Gunson dice que “muchos están convencidos de que el desastre de la economía de Venezuela acabaría conduciendo a un cambio político y eso no tiene por qué ser necesariamente así”.

Bolivia aparece ahora como un ejemplo de lo contrario.

protestasBolivia lleva más tres semanas sumida en una ola de protestas.

Según Ramsey, el país andino “había sido el ejemplo que se utilizaba para mostrar que una alternativa de izquierdas podía propiciar la estabilidad económica“.

Y ahora, junto con Chile, donde protestas masivas han hecho tambalearse al gobierno de Sebastián Piñera, revela a juicio del analista que “el desarrollo favorece la aparición de una clase media cuyas expectativas no se han visto satisfechas”.

En Venezuela, la lucha del día a día por la subsistencia es uno de los factores que explican el descenso de la afluencia a las marchas opositoras, cree el experto.

Cuán crítica es Bolivia para Maduro

La caída de Morales será la de un aliado incondicional del chavismo en América Latina.

En sus más de 13 años en el poder, el gobernante indígena se alineó siempre con Hugo Chávez primero y con Nicolás Maduro después.

En la época en la que los gobiernos contrarios a Maduro del Grupo de Lima redoblaron la presión diplomática, Morales siempre se mantuvo fiel.

protestas en VenezuelaLas violentas protestas en Venezuela no consiguieron derrocar a Maduro, quien siempre contó con el respaldo de la cúpula militar.

¿Puede interpretarse su final como un presagio como del de Maduro?

Gunson alerta a quienes quieren dar por derrotado prematuramente a Morales y recuerda lo sucedido en Venezuela en abril de 2002, cuando Chávez fue momentáneamente apartado del poder por una intentona de sus rivales.

“Él también dejó de ser presidente y a los pocos días regresó”.

El recuerdo de aquel episodio, cuando el presidente y algunos de sus altos cargos fueron capturados, permanece muy vivo entre Maduro y el resto del liderazgo chavista, ya que muchos de sus integrantes lo vivieron en primera persona.

Pero más importante quizá que el pasado sea el peso real de Bolivia en la escena internacional. Ramsey afirma que “hay países que tienen mucha mayor importancia para Maduro por el apoyo económico que le prestan, como Cuba o Rusia”, afirma.

“Lo que suceda en Bolivia no será una amenaza existencial para él”.

Feds target Venezuelan brothers in new $4.5 billion laundering probe – Miami Herald – 9 de Noviembre 2019

The Justice Department is building a new money-laundering case against two politically connected Venezuelan bankers with financial and real estate investments in South Florida who are suspected of stealing more than $4.5 billion from Venezuela’s socialist government, the Miami Herald has learned.
The investigation is the third massive U.S. money-laundering case targeting members of Venezuela’s young business elites who allegedly paid millions in bribes to government officials for access to billions in oil income, according to sources familiar with the probe. The allegedly illicit funds were then secreted away to Swiss bank accounts before being moved again into the United States..
In the latest case — the biggest of the three so far — federal prosecutors are zeroing in on Venezuelan bankers Luis and Ignacio Oberto. The brothers are suspected of making fortunes by using shell companies to provide “sham” loans to Venezuela’s state-owned oil company, which in turn sent billions in inflated payments to their Swiss bank accounts with the help of a rogue banker, according to sources.
Since last year, federal prosecutors have reached out to their Swiss counterparts for assistance because the embezzled Venezuelan funds were transferred to numerous Swiss banks holding dozens of accounts allegedly linked to the Oberto brothers, the sources told the Herald. The brothers’ principal Swiss banker was Charles Henry De Beaumont, with CBH Compagnie Bancaire Helvetique SA in Geneva, where the Obertos kept most of their accounts.
The Oberto brothers, who have not been charged in the U.S. investigation, are represented by two of the most prominent criminal defense attorneys in South Florida. In a joint statement, Ed Shohat, representing Luis Oberto Jr., and David O. Markus, representing Ignacio Oberto, said their clients have done nothing wrong.
“Luis and Ignacio Oberto are both highly respected businessmen who have never been accused in any country of any crime.,” their lawyers said. “And for good reason — they are honorable, ethical, and transparent. They have committed no crime. Any suggestion to the contrary will be met with a full-court-press defense.”
On Friday, a spokesman for CBH Compagnie Bancaire Helvetique, said De Beaumont resigned from the private wealth management bank in 2012, without providing an explanation.
Asked about De Beaumont’s key role in allegedly assisting the Oberto brothers, the bank said in a statement: “Although CBH cannot comment on the existence or non-existence of any clients, CBH has never engaged in or facilitated money laundering or unlawful banking transactions, and neither CBH nor its employees have ever been accused of any wrongdoing.”
De Beaumont, 43, could not be reached for comment for this story. The U.S. Attorney’s Office and Homeland Security Investigations in Miami declined to comment.
Of the two Oberto brothers, Luis, who is older, has the higher profile. Luis Oberto Jr. is considered a Venezuelan wheeler-dealer, traveling regularly between South America, the United States and Europe. At 43, he has established a formidable reputation in banking and securities trading, including lucrative loan and bond deals with the Venezuelan government. His wife, Maria Graciela Gill, is the daughter of one of Venezuela’s major bankers. Oberto Jr. owns luxury high-rise apartments on Manhattan’s East Side and at a wellness resort in Miami Beach.
Oberto Jr. also has a passion for art collecting, like his father, Luis Oberto Sr, a banker himself who donated a collection of 1960s-era Venezuelan artworks, posters and photographs to the Museum of Modern Art Library in New York. “I think a collector would like to have inexhaustible resources to be able to have everything he wants,” Oberto Jr. once said.
But all is not perfect in the rarefied world of Oberto Jr. and his younger brother, Ignacio, 36, who also owns a condo at the Carillon Miami Wellness Resort in Miami Beach.
Both brothers have been under investigation over the past two years by federal authorities. Homeland Security investigators are gathering troves of emails, bank records and cooperating witness statements showing the Obertos allegedly embezzled billions from Venezuela’s government by paying bribes to officials and then moving the funds to Europe and eventually to the United States, according to sources familiar with the investigation.
Justice Department prosecutors have asked Swiss authorities to obtain bank records reflecting transfers of illicit funds from the Venezuelan national oil company’s accounts with Banco Espirito Santo to the Oberto brothers’ accounts at CBH Compagnie Bancaire Helvetique and several other Swiss banks.
The crux of the federal probe is that the Oberto brothers operated two main shell companies, Violet Advisors SA and Welka Holdings Limited, that allegedly made sham loans to Venezuela’s state-owned oil company, PDVSA, in 2012. In exchange for bribes, PDVSA officials approved the brothers’ loan contracts and then processed the loan payments through the government’s favorable bolivar-dollar exchange system to boost their profits exponentially, according to sources familiar with the probe.
PDVSA officials wired the loan payments through Banco Espirito Santo to the brothers’ various Swiss accounts between 2012 and 2014, sources familiar with the U.S. investigation said. (Espirito Santo, Portugal’s biggest bank, collapsed in 2014 amid allegations of fraud and money laundering. Espirito Santo operated a branch in downtown Miami that is now known as Brickell Bank.)
The Oberto brothers’ main banker was CBH’s De Beaumont, though they also had accounts in other shell companies at other Swiss banks that received tainted Venezuelan funds, according to sources.
De Beaumont also assisted the Oberto brothers in moving the illicit PDVSA funds from Switzerland to banks in the United States, including Miami, as well as to offshore accounts in the Caribbean. Among the brothers’ biggest transfers was $367 million from their CBH account to an offshore company called Bagnet Capital Ltd., sources said.
The alleged purpose of the wire transfers was not only to enrich the Oberto brothers but also to pay kickbacks to Venezuela government officials who initially approved the brothers’ loans and currency-exchange schemes, according to sources.
Other unnamed conspirators in Venezuela, Europe and the United States were also paid as part of the brothers’ alleged bribery, embezzlement and money laundering schemes, sources said.
In total, billions of PDVSA dollars were transferred from Venezuela to Switzerland and then with De Beaumont’s assistance to the United States, including millions into the Oberto brothers’ personal bank accounts and real estate investments in Miami and New York, sources said.
In a statement, CBH Compagnie Bancaire Helvetique said “strict Swiss laws prohibit” the private banker from confirming whether the Oberto brothers are clients. But the bank said it “has always responded promptly and thoroughly to all international assistance requests relating to clients” and has “always maintained rigorous internal anti-money laundering safeguards,” according to the statement issued by spokesman Christoper Robinson.
Earlier this year, Swiss news media reported that the Justice Department sent a request for legal assistance in March 2018 to Switzerland “in connection with the PDVSA scandal.” The Swiss Federal Supreme Court revealed in May of this year that the U.S. investigation covered the misappropriation of more than $4.5 billion, “mainly through accounts opened in Switzerland.”
The Justice Department memo only identified De Beaumont by name and referenced “other conspirators,” though the Oberto brothers were not mentioned. The Herald has learned from sources familiar with the U.S. investigation that both Luis and Ignacio Oberto are among De Beaumont’s alleged conspirators.
“According to information and documents provided by several cooperating conspirators, De Beaumont, a Swiss banker with Compagnie Bancaire Helvetique (CBH), knowingly conspired with the other conspirators to defraud CBH and launder the proceeds of the fraud and embezzlement scheme through CBH and through other means, including banks and real estate in Miami, Florida,” according to the March 13, 2018 Justice Department memo to the Central Authority of Switzerland.
“More specifically, De Beaumont arranged for several shell companies to be created to receive the embezzled U.S. dollars from PDVSA accounts into CBH accounts arranged for by De Beaumont,” the Justice Department memo says. “De Beaumont used numerous shell companies so as to not attract negative attention by way of any single company receiving too much money. The total amount in U.S. dollars embezzled through the scheme is approximately $4.5 billion, with the majority of that amount routed through CBH.”
As a Swiss banker, De Beaumont enjoyed the reputation of attracting wealthy Venezuelans like the Oberto brothers, who deposited their millions at CBH Compagnie Bancaire Helvetique in Geneva. It was a highly lucrative business for De Beaumont, who charged a .75 percent fee for each wire transfer in and out of the bank.
The Swiss banker made about $22 million in fees from receiving and transferring the PDVSA funds for the Obertos and others, according to the Justice Department memo. In early 2014, the Swiss banker used $4.6 million of those fees to buy a condominium at the exclusive Continuum high-rise on the southern tip of Miami Beach and another $1.3 million to buy real estate in the Dominican Republic.
A former Venezuelan prosecutor told Bloomberg in a recent article that politically connected Venezuelan business people who made millions doing deals with the socialist regimes of the late President Hugo Chavez and his successor, Nicolas Maduro, were steady customers at CBH.
“This is the go-to bank for Venezuelans to hide money,” said Zair Mundaray, who handled financial crimes cases for the Venezuelan attorney general’s office until mid-2017 and now lives in Colombia. “They all banked at CBH.”
Swiss prosecutors are also conducting a parallel investigation, according to sources familiar with the mutual assistance between Switzerland and the United States.
The Oberto brothers are only the latest members of Venezuela’s young elites — known as “boliburgueses” — who have done business deals with one another and the Venezuelan government and who are now in the cross-hairs of U.S. prosecutors in Miami and Washington, D.C.
Former Venezuelan national treasurer Alejandro Andrade, TV network mogul Raul Gorrin and wealthy businessman Francisco Convit Guruceaga are among those close to Chavez and Maduro. Andrade, Gorrin and Convit are the most prominent of a dozen defendants who have been charged in two Venezuelan money laundering cases in South Florida, totaling more than $1 billion each. The cases involved bond, loan and currency-exchange schemes approved by Venezuelan officials, including Andrade and PDVSA officials. More than half of the defendants are still at large.
So far, the biggest Venezuelan defendant in U.S. custody is Andrade, who served as national treasurer from 2007 to early 2011. Soon after his resignation, Andrade moved to an equestrian farm he bought in the super-rich community of Wellington in Palm Beach Country.
Andrade lived off $80 million in funds stolen from Venezuela’s national treasury that he kept in his Swiss bank account at CBH, according to a statement filed with his plea agreement. He used some of that money to buy private planes and take care of his show horses. In late 2017, Andrade pleaded guilty to money laundering while he cooperated with U.S. authorities. He was sentenced to 10 years in prison.
Since 2010, the international money-laundering schemes led by Andrade, Gorrin and the others have caused extreme economic hardship for everyday Venezuelans, say federal authorities, who have imposed sanctions on the state-owned oil company, PDVSA. Oil rich and once wealthy, Venezuela has deteriorated into an impoverished country suffering from hyperinflation as well as food and medicine shortages. More than four million people have fled the country in recent years, according to the United Nations.
Tobias Roche, a former federal agent who for 30 years worked with U.S. Immigration and Customs Enforcement and the U.S. Marshals Service, said the rampant Venezuelan corruption now under investigation has contributed significantly to Venezuela’s economic dramatic downfall.
“The impact of these actions are horrible because right now the country is devastated with high crime and poverty,” Roche said. “Some of those responsible are living here [in Miami and New York] like kings with money that not only they did not earn legitimately but that was obtained in a way that condemned millions to the utmost poverty.”.
“The riches they enjoy were stolen, either from PDVSA or other government entities, through programs that in some cases were specifically designed to funnel money out,” said Roche, who co-founded the U.S. Department of Homeland Security’s Foreign Corruption Investigations Group.
Another person familiar with the U.S. probes of Venezuelan kleptocracy agreed.
“These are huge fortunes,” said the investigator. “To put it all in perspective, you have to ask yourself, how large is Bill Gates’ fortune or the fortune of Steve Jobs’ family?
“These are people who worked a lifetime to build their empires, and these people [in Venezuela] now rival them through graft, bankrupting a whole country and creating a human crisis in the process.”

Quiénes llevan una vida de lujo y confort con dólares cash en una Venezuela en la miseria y cómo lo hacen por Elizabeth Ostos – Infobae – 9 de Noviembre 2019

Mientras el ingreso mínimo apenas supera los USD 15 mensuales, una minoría que tiene acceso a divisas -muchos de ellos militares y funcionarios del régimen de Nicolás Maduro- puede acceder a tiendas y servicios exclusivos con productos importados

A muchos les cuesta creer que en Venezuela haya burbujas de confort y lujos en contraposición a una sociedad golpeada por una crisis económica y social nunca vista. En 20 años de revolución socialista, las brechas entre los ricos y los pobres son cada vez más anchas. La clase política dominante, cada día más aislada del mundo debido a las sanciones políticas y económicas impuestas por buena parte de las democracias occidentales, se atrinchera en las principales ciudades: Caracas, Maracaibo, Valencia, Barquisimeto y Puerto Ordaz. Viven y comercian con moneda extranjera, compran autos y casas de lujo, se exhiben en comercios llenos de mercancía importada.

El resto del país lidia con carencias en los servicios públicos, combustible, transportación así como la falta de alimentos, medicinas y trabajos bien remunerados. La Venezuela depauperada depende de su moneda local, el bolívar o de la buena voluntad de algún pariente que, desde el exterior, envíe dinero. No todo el mundo tiene esa fortuna.

En este año 2019 se ha marcado la tendencia a la dolarización informal de la economía; muchos rubros de comercian con moneda extranjera y hay quien paga en efectivo. También hay la opción de la transferencia a cuentas internacionales.

Uno de los bodegones que venden licores y otros artículos importados en dólares que han florecido en Caracas

Uno de los bodegones que venden licores y otros artículos importados en dólares que han florecido en Caracas

Para el economista Asdrúbal Oliveros, el mercado venezolano se segmenta en tres grupos: “El 15 % de venezolanos generan divisas en grandes cantidades y son los que pueden gastar altas cifras de dinero en efectivo o mediante transferenciasHay otro sector que es entre un 30 y 35% que genera ingreso en dólares: trabajadores de hoteles o restaurantes quienes reciben propinas en efectivo o profesionales quienes prestan algún tipo de servicio, por citar dos ejemplos. Este grupo no cubre todas sus necesidades pero al menos tiene algún ingreso extra que puede ayudar a vivir en hiperinflación. Estos dos segmentos son el 50% de los venezolanos. La otra mitad del país no recibe divisas y depende de sus ingresos en bolívares, de los programas sociales del gobierno como la asignación de bonos y de la compra de comida a precios subsidiados”.

Explicó a Infobae que “el hecho de que haya movimiento de ventas en algunos centros comerciales de las principales ciudades del país no indica haya una recuperación del consumo o que se haya revertido la cifra de 80% de pobreza en Venezuela. No hay una burbuja en modo alguno porque este es un grupo minoritario”.

Un auto rentado para una boda de las familias que lo pueden pagar

Un auto rentado para una boda de las familias que lo pueden pagar

Calculó el analista que el stock de moneda extranjera en efectivo que circula en el país puede estar en el orden de los 2.500 a 3.000 millones de dólares. Sobre el origen de esos fondos hay varias tesis: “Vienen del contrabando de oro y de gasolina, tráfico de estupefacientes, sobrefacturación y el subsidio cambiario”, indica. Y añade que “un país que sufre hiperinflación termina migrando hacia una moneda dura, porque es más fácil. Te permite mantener valor y los precios en bolívares sufren cambios extremadamente bruscos”.

Oliveros reveló un estudio muy reciente de la firma Ecoanalítica, en donde es director, y que se detectó que Maracaibo se convirtió en la primera ciudad de Venezuela en donde más de la mitad de las transacciones comerciales se pagan en dólares.

“En el país la cifra es de 53,8% y en Maracaibo (occidente) 57% En el resto de Venezuela cuatro de 10 transacciones se pagan en dólares”.

 

El factor remesas

Otra fuente de ingresos para los venezolanos lo constituyen las remesas que envía la diáspora al país. En este caso, el dinero no llega en efectivo sino en transferencias bancarias. Cifras de la firma encuestadora Datos señalan que 63% de los venezolanos tienen a algún pariente cercano viviendo fuera de la nación. Un alto porcentaje apoya económicamente al que se quedó en Venezuela.

La ONU ha estimado que en la actualidad hay aproximadamente 4,8 millones de venezolanos viviendo fuera.

Un estudio de otra consultora, Ecoanalítica, detectó que en 2018 los emigrantes mandaron a sus familiares 75 dólares mensuales, en promedio. Para este año la cifra llegó a los 105 dólares pues cada día se necesita más dinero para sobrevivir y cubrir las compras de alimentos y de otros productos en los comercios de lujo, valorados en moneda foránea.

Analistas de mercado han estimado que las remesas aportan a Venezuela unos 5.000 millones de dólares al año y se han convertido en una importante fuente de recursos para clases medias y bajas.

Una tienda de lujo que ya adelanta sus ventas para Navidad

Una tienda de lujo que ya adelanta sus ventas para Navidad

 

Competencia desleal

Infobae estuvo en varios bodegones, una nueva modalidad de negocio en donde el consumidor puede ubicar exquisiteces, alimentos de alto target y licores. Los precios se fijan en dólares y si el comprador quiere pagar en bolívares, con tarjetas de debido o crédito, debe hacerlo según la tasa que fije la cotización en moneda foránea.

El gobierno de Maduro dio luz verde a la instalación de bodegones bajo un régimen especial de importaciones que minimiza los trámites burocráticos. Algunos no pagan impuestos y la facturación no está conectada con la autoridad tributaria venezolana.

Una estantería en un mercado de lujo de Caracas, repleto de productos importados

Una estantería en un mercado de lujo de Caracas, repleto de productos importados

Dirigentes de gremios empresariales han señalado que este tipo de negocios compiten con los comercios formales que pagan impuestos nacionales y municipales.

“Las importaciones no pasan por los controles sanitarios y tienen muchas ventajas respecto a los formales. En modo alguno revertirá la caída del sector comercio que estimamos de 35% para fines de 2019. La crisis económica continua”, explicó a Infobae Felipe Capozzolo, presidente del Consejo Nacional del Comercio y los Servicios- Consecomercio.

 Llevan muchas cajas de whisky o de vinos chilenos y no escatiman en los gastos. No hay límites entre los militares que mandan en Venezuela

Al sureste de Caracas hay varios bodegones. Son estructuras nuevas o remodeladas, con un mobiliario de lujo. Jorge R. es un vendedor de licores y aseguró a Infobae que sus mejores clientes provienen del sector militar. “Llevan muchas cajas de whisky o de vinos chilenos y no escatiman en los gastos. Cuando traemos lomo embuchado español son los primeros que los compran. No hay límites entre los militares que mandan en Venezuela”, informó a Infobae.

En otro bodegón se venden dulces importados. “Compro grandes cantidades de chocolates para mí y mi familia, en Venezuela se consigue de todo pero hay que tener mucho dinero disponible. He pagado con billetes de 1, 5 y 10 dólares y me han dado el cambio, eso indica que hay suficientes billetes para hacer negocios”, dice Nubia J. Advierte que estos locales son seguros. “Hay mucha vigilancia y eso me gusta. No todo el que quiere entrar puede hacerlo. Si no están vestidos correctamente o si quiere pedir limosna de inmediato se les saca del local”.

Una fila en una tienda de licores y productos importados de Caracas

Una fila en una tienda de licores y productos importados de Caracas

Para la temporada de fin de año está la opción de comprar o alquilar los arbolitos de navidad. En este caso, el cliente debe pagar con divisas. “Es una política de la tienda. Todo lo que sea artículo de temporada se tiene que pagar con dólares o euros en efectivo”, finaliza el encargado del negocio.

Entretanto, la otra Venezuela trata de sobrevivir con un ingreso mínimo que apenas supera los 15 dólares por mes.

La migración que cambia el rostro de América Latina por Stephania Corpi -El País – 9 de Noviembre 2019

La frontera de Perú y Brasil se ha convertido en uno de los pasos más transitados por los millones de venezolanos, incluidos aquellos que simpatizaron con Chávez, que se han visto obligados a abandonar su país y que con su salida transforman la región

venezolanos
Venezolanos cruzan a pie la frontera entre Venezuela y Brasil STEPHANIA CORPI

Los tres hombres temblaban aún. Llevaban más de 24 horas viajando en bus y a pie, desde sus hogares en Puerto la Cruz, en el noreste de Venezuela, hasta Pacaraima, la ciudad fronteriza entre su país y Brasil. Cada uno llevaba una maleta y varias capas de ropa encima a pesar del calor, lo que pudieron rescatar de otras maletas que se quedaron en el camino. Por el peso que había perdido cada uno, tenían puestos varios pantalones amarrados con una cuerda para no perderlos.

Según cifras de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), dependiente de la ONU, cerca del 16,3% de los venezolanos –4,5 millones de personas– vive hoy fuera de su país. En América Latina, se concentra el 88% de la migración. Una fuga que se ha intensificado en los últimos años, en la medida en que la crisis del país caribeño ha empeorado, las condiciones de vida son cada vez más pobres y el choque entre el Gobierno de Nicolás Maduro y el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, reconocido como mandatario interino por más de 50 países, no ha hecho sino agravarse.

Puerto Maldonado es una ciudad selvática llena de contrastes: operan hoteles de lujo, hay excursiones turísticas y se organizan recorridos para el avistamiento de aves. En la otra orilla del rio que atraviesa la ciudad, el panorama es muy distinto: minería y tala ilegal, explotación sexual y laboral, y la triple frontera.

La travesía de esta pareja hasta instalarse en Puerto Maldonado no fue fácil. Hicieron de todo durante los nueve meses que tardaron en cruzar el territorio brasileño. En un principio, la familia se estableció en la frontera, entre Santa Elena de Uarién, Venezuela y Pacaraima. Empezaron vendiendo peluches, y después frutas jugando con el cambio en la frontera. En esa época, había libre tránsito, pero después el gobierno brasileño puso controles; se dieron cuenta de que además de comida, había un corredor de droga, tráfico de personas, y otras actividades ilícitas impulsadas por grupos criminales.

Quintero se siente agradecida porque ya no tienen que compartir un cuarto con 20 personas, como lo hicieron durante meses en Brasil. Ahora, en Puerto Maldonado, la pareja vive en un cuarto con un colchón y un refri. “Yo soy técnico en enfermería, mire cómo eran los hospitales antes en Venezuela”, dice mientras enseña una foto donde se le ve con su uniforme sonriente y con más peso, rodeada de colegas en la recepción de un hospital.

Milerci Quintero en su hogar en Puerto Maldonado.
Milerci Quintero en su hogar en Puerto Maldonado. STEPHANIA CORPI
El éxodo de médicos y enfermeras ha afectado la salud del país. Un informe de julio de este año de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, conducida por Michelle Bachelet, señala que la migración es parte de la razón por la cual las enfermedades que estaban bajo control, como la difteria y el sarampión, se han propagado nuevamente. En Venezuela hay una infraestructura en decadencia marcada por apagones y falta de agua, ligada al éxodo de profesionales, condiciones no sanitarias para funcionar y una grave escasez de equipos médicos básicos, suministros y medicamentos, explica el informe. A ello hay que unirle la escasez de entre el 60% y el 100% de los medicamentos esenciales en cuatro de las principales ciudades de Venezuela, incluida Caracas.

Verónica Cortez hace un año que viajó con su hermano a Puerto Maldonado. A los 18 años, atravesó Brasil desde Pacaraima hasta la ciudad peruana, sin dinero. “Fue horrible el viaje. Me tocó caminar una noche entera, nunca me había subido a un barco (para ir de Manaos a Porto Velho), se escuchaban animales, nos encontramos con indígenas que no hablaban español. Fueron 17 días de horror”, cuenta esta venezolana originaria de Maturín, que toda su vida la ha pasado bajo el gobierno del régimen chavista y que con Maduro vio frustrado su sueño de ser un día enfermera. Cortez gana 200 dólares mensuales en Puerto Maldonado. Toda su familia está fragmentada por la crisis: su madre se quedó en Maturín, al nororiente de Venezuela, con sus dos hermanos pequeños. Su padre sigue en Brasil, cerca de la frontera, mientras que ella y su hermano mayor prueban suerte en Perú.

Hasta la fecha, Perú ha acogido a más de 860.000 venezolanos. La edad promedio y el nivel de estudios han cambiado drásticamente en los últimos dos años. En las oleadas más recientes, ya no llegan los ingenieros, médicos y abogados que habían logrado ahorrar los 300 o 400 dólares que costaba el pasaje para cruzar Brasil o Colombia y Ecuador para llegar a Perú. Así lo demuestran las primeras rondas de encuestas de la OIM, que en septiembre de 2017 arrojaban que el 47% de los venezolanos que entraban a Perú contaban con grado universitario completo. En un informe publicado en septiembre de este año llegan solo a 15%.

Un puente de poco más de un kilómetro separa a Brasil de Perú. Los venezolanos entran a cuentagotas: entre 30 y 40 por día. Eso, oficialmente. También, otros, lo hacen por trochas, de forma irregular. En cualquier caso, muy pocos comparados con los dos mil, en promedio, que han llegado por la frontera con Ecuador. El pico más alto, según datos de Migraciones de Perú, se dio en agosto de 2018, con 510 personas por día.

En Brasil, las cifras de migrantes han dado un salto cualitativo. Desde 2017, han entrado 504.000 venezolanos. En 2015 solo había 3.425 en todo Brasil y al año siguiente de 5.523. Según el Gobierno de Brasil, 212.400 están registrados hoy y viven en el país. De esos, unos 100.000 se concentran en el Estado de Roraima. Allí, Paracaima es el pueblo más cercano a la frontera que separa a los dos países. Es fácil ver a los venezolanos tratar de alcanzar uno de los mil lugares para desayunar en el Café Fraterno del sacerdote español Jesús Boadilla. Después, tratan de ocuparse en algún trabajo, ya sea cargando sacos en camiones, o en alguna refaccionaria, o en lo que se ofrezca. Y cuando cae la noche, deambulan por las calles buscando un lugar para dormir.

El río Acre sirve como frontera natural entre Bolivia, Perú y Brasil.
El río Acre sirve como frontera natural entre Bolivia, Perú y Brasil. STEPHANIA CORPI

Algunos nada más se quedan el tiempo necesario para descansar antes de seguir su viaje, incluso caminando, hasta Boa Vista, la capital del Estado, que está a más de 200 kilómetros de distancia, prácticamente sin paraderos, salvo unas pocas casas de nativos perdidas en el monte.

Bajo la sombra de un árbol, frente a la estación de buses de Boa Vista, ha estado José Eulogio Velázquez, de 29 años con su esposa Royelis y sus seis hijos. Exmilitar, sirvió durante ocho años a los Gobiernos de Chávez y Maduro. “No soy desertor, me dieron la baja sin pedirla”, explica entre lágrimas. Ha sido tal su shock, que no es capaz de buscar trabajo, su depresión ha sido devastadora. “Me duele. Para mí era una vocación servirles”, explica Velázquez, quien además recibía atenciones médicas gratuitas para su hija con albinismo. Pero un día dejó de recibir su pago. Le dijeron que había cometido una falta por no estar de guardia dentro de las instalaciones; se había emitido una orden general para suspenderlo. Nunca entendió qué había hecho, y como tantos, tuvo que salir de Venezuela empujado por la crisis.

En Boa Vista, donde según Médicos sin Fronteras, viven hoy cerca de 40.000 venezolanos, se encontró con su tía Lorena López, quien dice ver las cosas más claras ahora. “Claro que creímos en Maduro, claro que votamos por él. Pero después de lo que he vivido, yo quiero un trabajo, ya no quiero depender del Gobierno”, se desespera. A pesar de caminar por la ciudad tocando puertas todos los días pidiendo trabajo, no consiguen nada. Pra fora (fuera!) es lo primero que muchos aprenden del portugués.

López y su marido habían hecho de todo en Venezuela, no se querían ir, incluso trabajos ilegales como compraventa en las minas de Las Claritas y salas de apuestas clandestinas. “Teníamos nuestra casa y un carro para vivir bien, pero ya no teníamos comida para subsistir”. Cuenta que los cuadros de malaria que tenían, consecuencia de su trabajo en el arco minero, no se alcanzaban a curar por la falta de medicamentos, y terminaron, como miles de compatriotas, en Boa Vista donde si bien tienen qué comer, ahí también, se les ve deambulando, buscando empleo, juntando latas, limpiando parabrisas, vendiendo cigarros contrabandeados, o bañándose en el Rio Branco —contaminado ya por la minería ilegal— que parece ser la única diversión para los niños. Hay otros que no ven otra salida que la prostitución.

Hoy migran todos los que pueden, como pueden. Están los que hasta el final apoyaron a Hugo Chávez y los que lo maldicen, y eso también los acompaña en el camino. “Todos estos niños que yo veo por aquí tienen otra visión. Yo veo en los albergues que les gusta pedir porque Chávez así los acostumbró, nacieron con él y los arrinconó a convertirse en una población que solo sabía hacer eso”, afirma Manuel Delfino. Este comerciante venezolano de 59 años ha ido y venido por años y acumuló su fortuna vendiendo materiales de construcción entre ambos países. Lo hizo desde que se abrió la carretera para conectar ambos países en 1973. Hoy la importación y exportación que hace es de comida, de cauchos o medicinas que son casi imposibles de conseguir en Venezuela.

El exmilitar José Eulogio Velázquez después de pasar la noche en un refugio junto con su familia.
El exmilitar José Eulogio Velázquez después de pasar la noche en un refugio junto con su familia. STEPHANIA CORPI

Muchos de los migrantes no entienden la inmensidad de los países. Cruzar Brasil en esas condiciones es cosa de valentía, desconocimiento o desesperación. La ruta que siguen los venezolanos atraviesa los estados de Roraima, Amazonas, Rondonia —donde escogen si van al interior de Brasil, Argentina, Paraguay o Uruguay— después Acre quienes van a Perú o Bolivia. Algunos caminan, otros piden aventón, otros van en bus. Otros más, cuentan que van trabajando en las granjas a lo largo del camino donde el pago a veces es un lugar para dormir y un plato de comida. La angustia de no poder mandar dinero a quienes siguen en Venezuela los come por dentro. Muchos otros, viajan con toda su familia incluyendo a niños que van en brazos.

Thiago Sitta, psicólogo brasileño del programa Pana en la ciudad de Porto Velho, reconoce que esta migración se ha convertido en un reto para los servicios sociales. Si bien el paso de la migración haitiana a raíz del terremoto de 2010 estableció ciertas normas, nunca habían visto una crisis de esta magnitud. “Tuvimos el caso de un venezolano que tenía días caminando. Un colaborador, de buena fe, le dio de comer como hacemos con todos y le dio choque metabólico por inanición. Casi muere”, cuenta.

“Las fronteras políticas son tan mezquinas y tristes. Y aquí, por ejemplo, uno lo siente positivamente. Atraviesas el puente, y en 10 minutos en bici, estás en Perú; en un minuto de río, estás en Bolivia”, explica el padre jesuita Francisco de Almenar quien, desde Assis, en el lado brasileño de la frontera, en ocasiones compra de su bolsillo tiquetes de bus para los venezolanos. Almenar, de 69 años y misionero durante más de 30, dice que ese lugar es único y relevante porque es ahí a donde “van los desechables, los descartables de los tres países. Es una mezcla de comida, de culturas y razas, muy rica que hace una convivencia muy especial”.

Lo mismo le sucede a Adner Guerra, instalado hoy en Iñapari en la triple frontera entre Bolivia, Brasil y Perú, a 2,700 kilómetros de Pacaraima. Él luchó para no quedarse en Boa Vista porque todos los venezolanos, dice, se dedicaban a lavar parabrisas; tampoco quería instalarse en Manaos porque ahí todos vendían agua. Guerra es técnico electricista, y a lo largo del camino, siempre trató de dedicarse a su profesión, aunque hubiera días que pasara hambre.

Hoy, los Guerra tienen un pequeño taller de electricidad; por su negocio -un cartel y una mesita- pasan indígenas con grandes televisores, mineros que necesitan ayuda con su equipo o gente que viene de ciudades de camino a Puerto a Maldonado en busca de un electricista. Están en paz y contentos en esa amazónica ciudad fronteriza donde todos los días ven entrar y salir sus connacionales.

Para llegar a Perú, al igual que Francisco Morales y su familia, cruzaron el Amazonas, una de las vías más arduas que, más difícil de transitar por las temperaturas, la selva, la soledad del camino, el idioma. En Puerto La Cruz, él y su esposa Carolina tenían un negocio; él salió de Venezuela hace casi un año con la esperanza de poder iniciar una familia porque Carolina necesitaba un medicamento para la fertilidad. “Yo sé que allá no podría”, dice Carolina.

Aunque no se declaran chavistas, con una mezcla de admiración, nostalgia y rabia, los Guerra no ocultan su añoranza por Venezuela. Recuerdan los primeros años de Chávez: cómo llegaba en un coche modesto a los mítines, cómo arreglaba las calles, y cómo todo fue decayendo. “El que te diga que nunca votó por Chávez te está mintiendo. Si todos vivíamos de maravilla al principio”, explica Guerra. Bajo Chávez, ellos y la mayoría de sus familiares y amigos tuvieron casa o negocio propio.

Morales, paramédico, habla con orgullo de su carrera profesional y hace un recuento de los diversos trabajos que desempeñó en Venezuela. Recuerda su paso por la Guardia Nacional y Venepal, la empresa de papel que, en 2005, se convirtió en una de las primeras expropiadas por el Gobierno de Hugo Chávez– y explica cómo se benefició de las bonanzas del país y del régimen. “Yo tenía dos casas, una se la regalé a mi hijo. Yo podía ayudar hasta a mis vecinos”. Pero asegura que una vez muerto Chávez, bastaron tres meses para que el país se le fuera de las manos a Maduro. “Hay una frase que yo siempre recuerdo cuando pienso en Maduro, el mismo libertador (Bolívar) dijo: ‘Llamarse jefe para no serlo es el colmo de la miseria’”.

La mayoría de los venezolanos se sienten defraudados. Muchos dicen que no sabían lo que tenían, hablan de sus bienes, pero, sobre todo, hay una parte del culto hacia Chávez que no muere. Culpan a Maduro, se cuestionan qué pasaría si no hubiera muerto su antecesor e intentan explicar que ellos tenían una buena vida en su país. Todos añoran aquella Venezuela. “Nosotros nos quedamos aquí, con una idea de que estamos cerca de Brasil, porque Brasil está más cerca de Venezuela”, concluye Guerra.

Un joven venezolano mira hacia el Río Branco en Boa Vista, Brasil
Un joven venezolano mira hacia el Río Branco en Boa Vista, Brasil STEPHANIA CORPI

Mientras, los países de acogida se enfrentan a nuevos retos: controlar los brotes xenófobos, la porosidad de las fronteras y el malestar generalizado de las comunidades de acogida además de pasar sus propias crisis políticas. Aunque Brasil tenga todavía abiertas sus fronteras, muchos buscan llegar a países como Perú para reunirse con sus familiares o por las oportunidades de trabajo. Todo ello se combina con hechos imprevistos, como los incdios de julio y agosto en la Amazonia. “Imagínate que en la selva se publican periódicos donde dicen que la migración es culpable del cambio climático, y aparece una foto de las quemas”, explica Adner Guerra asombrado.

En el pequeño poblado de Iñapari ya hay muchos más venezolanos que han ido llegando en sus autos o a pie, van trabajando en las carboneras, madereras y ladrilleras. Las mujeres van a los restaurantes, “y más”, cuenta Guerra. Pero cada vez es más difícil, las autoridades migratorias “ya no los deja pasar y a nosotros siempre nos culpan de cualquier cosa”, explica preocupado porque pensaba traer a Perú más familiares. La migración venezolana ha cambiado la cara de la región. A corto plazo cuesta creer que estos ‘hijos de Chávez’ vayan a regresar al país que se vieron obligados abandonar. Para muchos, sin embargo, el camino no ha hecho sino empezar.

 

Los hijos de Cilia Flores se compraron una calle para ellos solos por Patricia Marcano – Armando.Info – 10 de Noviembre 2019

La solución habitacional para los hermanos Gavidia Flores, su padre, parejas y socios de negocios, supuso llevar a cabo una ambición extravagante: comprar una a una las catorce casas de un callejón de la urbanización Cumbres de Curumo de Caracas, una meta que completaron en cuatro años. Al mudarse en manada de El Paraíso, en el centro de la capital, al este burgués del valle, simbolizaron su asombroso ascenso social en medio de la debacle económica del país. La nueva ubicación les ofrece aislamiento y la posibilidad de vivir junto a Fuerte Tiuna, el hogar de su madre, la primera dama, y su padrastro, Nicolás Maduro. Para lograrlo diseñaron una estrategia de compra paulatina mediante terceros allegados, a través de empresas de maletín, y con pagos nominales en bolívares con cheques personales.
Al menos desde 2015 pasaron a tocar la puerta, uno a uno, de los vecinos de la avenida Laguna de Tacarigua de Cumbres de Curumo, una urbanización de clase media, con casas familiares y edificios de baja altura, encaramada sobre las colinas del sureste de Caracas.
Hacían, a través de emisarios, ofertas de compra por las viviendas que bien valía considerar.
Primero, porque la transacción brindaba la posibilidad de obtener una jugosa suma en momentos en que el mercado inmobiliario se encuentra prácticamente paralizado, y con precios a la baja, en la capital de Venezuela.
Pero, sobre todo, por la identidad de quienes buscaban comprar las casas: aunque al principio no se hizo evidente, pronto diversos indicios dieron volumen a un runrún que cubrió como un nuevo pavimento de suspicacias y sobrentendidos todos los recodos del callejón. Los hijos de Cilia Flores, la Primera Dama de Venezuela -o su Primera Combatiente, según el argot oficial del chavismo-, eran quienes llevaban a cabo esa batida para tomarse toda una calle para ellos solos.
La presunción era cierta. Este reportaje comprueba documentalmente que catorce de las quintas de la avenida Laguna de Tacarigua fueron adquiridas por un entramado de diversas empresas detrás del cual se asoman, sin camuflar, nombres de allegados a los hijos de Cilia Flores: Walter Jacob, Yosser y Yoswal Gavidia Flores.
Entre esos nombres despunta, por su frecuente repetición, el de Mario Enrique Bonilla Vallera, un veinteañero que estudió en la Universidad Santa María (USM) de Caracas con Yoswal. Bonilla ha sido señalado abiertamente como testaferro de los hermanos Flores Gavidia en un proceso penal en el sur de Florida.
Vecinos que hablaron con Armando.Info a condición de la reserva de sus nombres, confirmaron que en una de las quintas que cambiaron de dueño, la #599 según la numeración catastral de la calle, vive Walter Gavidia Rodríguez, ex esposo de Cilia Flores, también ex representante del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) al Parlamento Latinoamericano y ex presidente de la estatal Fundación Negra Hipólita.
Otra quinta, la #335, diseñada en 1961 por el arquitecto Jesús Tenreiro y declarada Bien de Interés Cultural por el Municipio Baruta, se destinó al alojamiento del personal de escolta de los hermanos Gavidia Flores.
Son algunos de los detalles más caprichosos de este proyecto de cohousing, un emprendimiento de por sí extravagante y todavía más en la Venezuela del descalabro socioeconómico, que en silencio los hijastros del presidente Nicolás Maduro adelantaron durante cuatro años hasta completarlo con éxito.
Mujeres y viejos primero
Cumbres de Curumo es un barrio residencial cómodo y por lo general apacible. Desde las alturas domina el valle de Caracas, sobre el que ofrece una vista privilegiada y tiene acceso garantizado desde diversos flancos. Una de esas vías lo conecta con Fuerte Tiuna, el principal acantonamiento militar del país, sede del Ministerio de Defensa y de otras dependencias de las Fuerzas Armadas. Por ello, Cumbres de Curumo ha sido una de las selecciones predilectas de los oficiales del ejército cuando deben conseguir residencia en la capital.
Pero con el chavismo, de clara inspiración castrense, Fuerte Tiuna se convirtió de facto en la residencia presidencial, una joven tradición que inició Hugo Chávez, soltero desde su temprano divorcio en 2004 de Marisabel Rodríguez y hasta su muerte en 2013, y que Nicolás Maduro ha continuado desde esta última fecha a la actualidad junto a Cilia Flores y otras personalidades de la nomenklatura revolucionaria que hicieron del enorme cuartel su hogar Caben pocas dudas de que ese debe haber sido el principal incentivo para que los hermanos Gavidia Flores quisieran construir su baluarte: el sueño de vivir cerca de los viejos. De hecho, la avenida Laguna de Tacarigua, un callejón sin salida protegido desde hace años por una reja, es adyacente a las instalaciones militares. Tiene condiciones naturales para su privatización.
La conquista de las catorce casas de ese recodo de Cumbres de Curumo fue una labor paulatina que debió requerir tanto tesón como planificación. Empezó en 2015, se consolidó en 2017 y concluyó en agosto de 2019 con el registro de la última compra. Son todas casas de al menos dos niveles, con un área total de terreno que varía entre 815 y 1.880 metros cuadrados por unidad residencial. Seis de ellas colindan directamente con la zona verde y montañosa de Fuerte Tiuna.
Screen Shot 2019-11-11 at 9.42.08 PM.png
El 20 de febrero de 2015 quedó registrada, en un documento notariado, la venta de la primera casa, la identificada como la #599 en el mapa de la avenida Laguna de Tacarigua. La familia propietaria vendió su residencia a la sociedad mercantil KPMG Servicios Inmobiliarios, C.A, una empresa creada en septiembre de 2014 en el estado Anzoátegui, en el oriente costero de Venezuela, con un capital de 300.000 bolívares y que cuatro meses después desembolsó diez millones de bolívares por esa casa. La persona que firmó la compra en representación de KPMG fue Mario Enrique Bonilla Vallera, apoderado de la empresa desde noviembre de 2014. Los dueños de KPMG son Carolina de los Reyes Araguainamo Buriel y Darwin José Mejías Perozo, un par de jóvenes que crearon esta empresa rozando sus 30.
Los diez millones de bolívares desembolsados por esta vivienda entonces equivalían nominalmente a 55.000 dólares, de acuerdo al tipo de cambio paralelo para la fecha en que se emitió el cheque correspondiente.
No obstante, y de acuerdo al testimonio de varias fuentes, los precios que quedaron asentados en los documentos notariados no fueron los que finalmente se pagaron. Las versiones recogidas entre los habitantes de la urbanización sitúan los precios reales en un rango que oscila entre los 500.000 dólares y 1,5 millones de dólares por vivienda.
Quien terminaría por ocupar esa vivienda, según las fuentes, fue Walter Gavidia Rodríguez, ex esposo de Cilia Flores y padre de sus tres hijos: Walter Jacob (n. 1978), Yosser (n. 1988) y Yoswal (n.1990). Gavidia Rodríguez formó parte del equipo de seguridad de Hugo Chávez en su época de candidato presidencial en la década de los 90, es abogado egresado de la Universidad Santa María al igual que Cilia Flores, y ambos se vincularon desde temprano a la causa del chavismo. Fue diputado en tiempos de Chávez y ha dirigido organismos públicos en tiempos de Maduro.
Tras la negociación de este inmueble fueron llegando los ofrecimientos de compra al resto de los vecinos de la calle.
En noviembre de 2015 se concretaron dos adquisiciones más. Una, la quinta #333, fue comprada por Bienes Raíces e Inmobiliaria Walysebas 110, C.A, constituida ocho días antes de adquirir la casa, el 29 de octubre de 2015. Se trata de una empresa registrada por Jenifer Karina Fuentes Gómez, abogada y ex jueza del Área metropolitana de Caracas, quien ha sido identificada como pareja de Walter Jacob Gavidia Flores -el hijo mayor de Cilia Flores- y José Orlando Fuentes Fernández, su padre.
Ese inmueble pasó a manos de Fuentes luego de entregar un cheque personal por 120 millones de bolívares, cantidad equivalente a unos 135.000 dólares al tipo de cambio paralelo de la fecha. Fuentes explicó en un documento aparte, al que Armando.Info tuvo acceso, que procedió de esa manera porque “la empresa está recién registrada y el banco todavía no ha entregado chequeras”. Aún de haberla tenido probablemente no hubiera podido pagarla: el capital declarado al momento de constituir la empresa, ocho días antes, era de dos millones de bolívares.
Cuatro días después hizo lo propio su concuñada, Mariana Staudinger Lemoine, esposa de Yosser Gavidia Flores, el segundo hijastro de Nicolás Maduro, con la empresa La Fortaleza III. Se trata de una compañía creada por Mariana Staudinger junto a su padre, Bernd Johann Staudinger Lekel, un mes antes de comprar la vivienda #329, el 8 de octubre de 2015.
La dirección de La Fortaleza III, descrita en su acta constitutiva, remitía a la oficina 902 de la torre C del Centro Ciudad Comercial Tamanaco (CCCT), un mall emblemático de la capital, construido en los años 70. Es la misma dirección de Esaica, empresa vinculada a familiares de Cilia Flores y dedicada a cultivar y exportar cacao de Barlovento, en el céntrico estado Miranda, como en su oportunidad reveló Armando.Info. En Esaica, Mariana Staudinger figura como accionista junto a otros personajes del elenco de esta historia: Jenifer Fuentes y Mario Bonilla Vallera. Con los meses y una vez completada la transacción, la dirección fiscal de La Fortaleza III cambiaría del CCCT a Cumbres de Curumo.
A pesar de que la transacción la hacía una persona jurídica, Mariana Staudinger también la fondeó con un cheque personal por la cantidad de 134 millones de bolívares (unos 150.000 dólares). El capital de La Fortaleza III era de un millón de bolívares para ese momento.
Tanto Mariana Staudinger como su pareja, Yosser Gavidia Flores, fueron objeto de sanciones impuestas por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos el 25 de julio de 2019, al vincularlos con la red de corrupción tejida alrededor de los Comité Locales de Abastecimiento y Corrupción (Clap).
Screen Shot 2019-11-11 at 9.46.25 PM.png
Otra de su propia cuenta
Los tres hermanos, que llegaron a vivir en la urbanización El Paraíso (una zona residencial de comienzos del s.XX, entonces aristocrática y en las afueras de Caracas, pero que ahora en el centrooeste de la metrópolis aloja a gentes de clase media baja) junto a su madre y padrastro, Nicolás Maduro, como la propia Cilia Flores lo contara en una entrevista concedida al periodista Roger Santodomingo en el año 2005, protagonizaron un ascenso social y económico indetenible. Como es tradición, ese progreso se tradujo en su mudanza al este de Caracas
En agosto de 2016 se registró otra compra-venta en la campaña de take over de los hermanos Gavidia Flores.
La transacción se hizo a nombre de una empresa registrada en Panamá y cuyos directores fueron provistos por la firma Del Valle & Del Valle, un servicio que regularmente ofrecen los agentes en la nación istmeña.
La compañía se llama Inmobiliaria AMR1515, S.A, incorporada en la Notaría Octava del circuito de Panamá el 17 de marzo de 2016. Al día siguiente de su constitución celebró su primera reunión extraordinaria, en la que los directores decidieron otorgar un poder general a José Orlando Fuentes Fernández, de nacionalidad venezolana, para que los representara tanto en Panamá como en cualquier parte del mundo; y también acordaron conferir un certificado de diez acciones a favor del mismo Fuentes, por un valor de diez millones de dólares, el total de acciones y capital de la empresa.
Casi en simultáneo, de la chequera personal de Fuentes salía el pago correspondiente a la compra de la quinta #334. Según consta en registro, el comprador otra vez adujo que “la empresa que represento no tiene cuenta en Venezuela” (en referencia a AMR1515) y que, por ello, se veía obligado a pagar los 200 millones de bolívares (cerca de 200.000 dólares según la tasa vigente en agosto de 2016) de su cuenta personal.
Screen Shot 2019-11-11 at 9.50.00 PM.png
Mario Bonilla fue identificado en la Operación Money Flight como testaferro de los hijos de Cilia Flores. Trabajó en la Procuraduría cuando Cilia era la jefa máxima.
Yoswal ganó “de calle”
En 2017, a pesar de los cuatro meses de protestas y muertes en las calles de Caracas y otras ciudades del país, las compras no se detuvieron en la avenida Laguna de Tacarigua de Cumbres de Curumo. La actividad estuvo a cargo de la Constructora M y R, C.A. En un breve lapso la empresa se hizo de la propiedad de al menos cinco casas de las seis que ese año se vendieron en el callejón.
Constructora M y R, C.A. es una empresa de Mario Enrique Bonilla Vallera y Raúl Eduardo Saavedra Leterni, sus accionistas. Dos muchachos que tenían 24 años de edad cuando decidieron registrarla en el año 2014.
Este Bonilla es el mismo que en 2015 había firmado la compra de la primera casa de la campaña, así como el mismo Bonilla que fue identificado como testaferro de los hijos de Cilia Flores en el expediente del proceso judicial iniciado en Florida tras la llamada Operación Money Flight de 2018, en la que se juzga un esquema de lavado de dinero por 1.200 millones de dólares sustraídos de la caja de la estatal petrolera Pdvsa. Por el caso, Bonilla, todavía en contumacia, fue acusado de conspirar para lavar dinero y sentenciado a 20 años de prisión en ese país.
Las casas que fueron compradas en 2017 por la empresa de Bonilla fueron las identificadas con los números 330, 331, 332, 368 y 367 de la calle Laguna de Tacarigua. En 2018 sumó dos más en la misma calle, las 366 y 598. A la larga Constructora M y R, CA, se haría dueña de siete viviendas, de acuerdo a las notas asentadas en decenas de libros consultados en registros públicos de Caracas para esta investigación. Sin embargo, y de manera irregular, esos siete expedientes no aparecen en el registro inmobiliario donde se archivaron estas compras.

ELN ha movido a 44% de sus hombres a Venezuela – Venepress – 11 de Noviembre 2019

Fotografías muestran a autoridades de Venezuela interactuando con el primer anillo de seguridad de alias “Pablito”, comandante del ELN

ELN ha movido a 44% de sus hombres a Venezuela

La frontera entre Colombia y Venezuela es mucho más que el epicentro de la mayor crisis migratoria jamás vista en la región. Para el gobierno de Colombia, es también el área de resurgimiento militar de grupos armados ilegales como el Ejército de Liberación Nacional, ELN, y el Grupo Armado Organizado, GAO, conformado por disidentes de las antiguas FARC.

El ministro encargado de Defensa y comandante de las Fuerzas Militares de Colombia, general Luis Fernando Navarro, reveló en Venezuela 360 que la guerrilla el ELN ha movido de manera permanente a 44% de sus hombres al territorio venezolano.

Grupos armados ilegales se están aprovechando de la crisis migratoria para reclutar ciudadanos venezolanos que no tienen trabajo.

“En los estados fronterizos venezolanos con Colombia encontramos más de 1000 hombres del ELN que permanecen de tiempo completo allá porque el régimen de Nicolás Maduro no los combate”, explicó el oficial de la cúpula militar de Colombia.

Las Fuerzas Militares de Colombia estiman que el ELN ha movilizado a unos 1.400 hombres a los estados del Táchira, Barinas y Apure. Allí han establecido centros de entrenamiento, 10 puntos de redes de apoyo y 36 campamentos estratégicamente ubicados en todo el borde fronterizo con Colombia.

Según el general Navarro, “la convivencia del gobierno de Maduro con el ELN” le permite a esta guerrilla mantener influencia sobre los corredores del narcotráfico, las rentas de la minería ilegal y la extorsión.

“Ellos encuentran un refugio seguro en Venezuela y por eso se convierten en una amenaza para Colombia y para la región”.

El gobierno de Colombia sostiene que la relación de los líderes del ELN con las autoridades venezolanas es “reservada en ciertos niveles”, pero “allá en el territorio están los bandidos del ELN, el GAO residual y muy cerca están integrantes de la Guardia Nacional de Venezuela, las mismas fuerzas armadas de Venezuela, entonces los bandidos del ELN están haciendo sus actividades ilícitas a la luz de todo el mundo y estas autoridades no los combaten”, describió en su entrevista  el general Navarro.

Fotografías obtenidas por las Fuerzas Militares de Colombia, muestran a autoridades de Venezuela interactuando con el primer anillo de seguridad de alias “Pablito”, comandante del ELN, acusado de planear desde Venezuela el carro bomba que estalló en enero de 2019, en una escuela de formación de policías en Bogotá, que segó la vida de 21 personas y dejó heridas a otras 68.

“El bandido alias Pablito por inteligencia nuestra, e información de los mismos habitantes, está ubicado en el estado de Apure en la localidad de el Nula, y ahí hay una guarnición de la guardia nacional bolivariana y del primeranillo de seguridad de alias Pablito”, explicó el General Navarro.

Reclutamiento de venezolanos “es una realidad”
El general Luis Fernando Navarro aseguró que ya han empezado a evidenciar el reclutamiento de ciudadanos venezolanos por parte de los grupos armados ilegales para desarrollar actividades logísticas y militares.
“Es una realidad. Hay jóvenes que están en estado de indefensión por la crisis humanitaria tan compleja. No tienen trabajo, entonces eso hace que sean una presa fácil y vulnerable, y eso lo han aprovechado los grupos irregulares de Colombia, y tenemos conocimiento de que han ido a engrosar las filas, no sólo a las estructuras armadas, sino también a las redes de apoyo en las zonas de frontera”, aseveró el general Navarro.
Las Fuerzas Militares de Colombia sostienen que han recopilado evidencias documentales, testimonios, entrevistas de ex integrantes del ELN e información de inteligencia para sustentar las denuncias contra el gobierno en disputa de Nicolás Maduro por su cooperación con los grupos armados ilegales de Colombia.

La migración venezolana bate otro récord en España: 105 asilados nuevos por día, 40.000 al año por David Placer – ALnavío – 8 de Noviembre 2019

Más de 28.000 venezolanos han solicitado asilo político en España en los primeros nueve meses del año. Son 105 nuevos solicitantes cada día, lo que supone un aumento del 50% respecto al 2018, año en el que ya se había batido récord.
Por el aeropuerto de Barajas en Madrid entra la migración venezolana / Foto: Trainline
Por el aeropuerto de Barajas en Madrid entra la migración venezolana / Foto: Trainline

La migración venezolana ha batido otro récord en España con la llegada de más de 28.000 solicitantes de asilo político en los primeros nueve meses de 2019. Los solicitantes de protección internacional por sus ideas políticas entre enero y septiembre alcanzan los 28.429 ciudadanos, lo que supone 3.158 nuevas llegadas al mes, es decir, 105 nuevos solicitantes por día. La cifra representa un aumento del 50% respecto al 2018 y del 400% respecto a 2017, según las cifras oficiales de la dirección general de Política Interior del gobierno de España.

Los venezolanos suelen llegar a España a través del Aeropuerto de Barajas(Madrid) como turistas, pero una vez que pasan los controles fronterizos, acuden a cualquier oficina de la Policía Nacional a solicitar asilo político. La mayoría argumenta persecución por haber participado en marchas y manifestaciones en contra del régimen de Nicolás Maduro.

Unos 40.000 venezolanos habrán solicitado asilo político en España al cierre de este 2019. La cifra supone un aumento del 50% con respecto a 2018 y del 400% con respecto a 2017.

Con estas cifras Venezuela es, de nuevo, el primer país en número de solicitantes de asilo político, pero se está disparando. 10.000 venezolanos solicitaron asilo en España en 2017. La cifra aumentó hasta los 28.000 en 2018 y se espera que a final de este año ronde los 40.000.

Aunque el gobierno de España rechaza la mayoría de las solicitudes de asilo, casi todos reciben de forma inmediata el visado por razones humanitarias. Se trata de un tratamiento único que no recibe ninguna otra nacionalidad y que los venezolanos disfrutan desde abril de este año.

El presidente en funciones del gobierno español, Pedro Sánchez, utilizó el dato en el debate electoral transmitido este lunes en la televisión española para defenderse de los ataques de sus rivales políticos de Partido Popular, Ciudadanos y Vox que lo señalan por su cercanía y manga ancha con el chavismo. Sánchez aseguró que, sobre el caso de Venezuela, sólo tenía que mencionar que la mayoría de las concesiones de refugio y asilo otorgadas por España habían sido a ciudadanos venezolanos.

El gobierno de Sánchez ha concedido el visado por razones humanitarias que las asociaciones y entidades venezolanas trabajaban con el Ejecutivo español desde antes de que Mariano Rajoy fuese expulsado de la Presidencia por la moción de censura parlamentaria. Tras la aprobación de este visado, este año, las solicitudes de asilo político no han dejado de crecer.

La mayoría de solicitudes de España se tramitan en la sede de la Oficina de Asilo y RefugioOAR, de la calle Pradillo 40, de Madrid. Allí, los solicitantes son citados para notificar la resolución. Hasta abril, la llamada suponía una gran angustia para el colectivo, dado que el 90% de las solicitudes eran rechazadas. Hoy, es una gran noticia. Casi todos los venezolanos tienen la certeza de que obtendrán el visado humanitario.

Antonio, un hombre de 45 años procedente de San Cristóbal, ciudad del occidente de Venezuela, acudió esta semana a la sede de la oficina con sus hijas y su nieto. Habían participado en las protestas contra Nicolás Maduro. Una de sus hijas sufrió una rotura de clavícula y la otra una fractura en el pie. Fueron perseguidos por los colectivos chavistas de la ciudad y, con el agravamiento de la crisis venezolana, decidieron emigrar a España y solicitar el asilo político. La petición fue denegada esta semana, pero todos los miembros de la familia recibieron su visado por razones humanitarias que da derecho a un año de permiso de residencia y trabajo, renovable otro año más.

“Han pasado cuatro años desde que formulé por primera vez la solicitud. Podía trabajar con la tarjeta roja, pero ahora ya estoy más tranquilo, porque tendremos dos años más de residencia y, con eso, podremos regularizar nuestra situación”, explica al diario ALnavío.

Dos venezolanos perseguidos políticos del régimen de Nicolás Maduro, Sergio Contreras y Jesús Alemán, han creado la asociación Yo soy refugiado que ayuda a los solicitantes de asilo en su llegada a España. “Estos meses pasados (septiembre y octubre) por el inicio del año escolar, pero esperamos un repunte de llegadas en enero y febrero cuando los pasajes aéreos bajen. Es ahora el factor más importante para planificar el viaje familiar”, explica a este diario Sergio Contreras.

Venezuela es el primer país de origen de los solicitantes de asilo en España, con 28.429 peticiones, seguido por Colombia con 18.751 y Honduras con 4.672.

En los nueve primeros meses de 2018, más de 82.000 inmigrantes han solicitado refugio político en España. Con la denegación, sólo los venezolanos obtienen el visado por razones humanitarias. El resto de inmigrantes debe apelar su caso e intentar ganar en los tribunales el derecho al refugio o a la residencia. Con las apelaciones judiciales, que llegan hasta la Audiencia Nacional, los inmigrantes ganan tiempo para solicitar, en paralelo, la residencia por arraigo, tras permanecer más de dos años en territorio español.

Por provincias, Madrid acapara la mayoría de solicitudes (más de 36.397). Le sigue, de lejos, Barcelona, con más de 8.787 solicitudes, Valencia con 3.478 y Melilla con 3.047. La mayoría de los asilados solicita protección en las oficinas de la policía (más de 75.000), pero unos 4.700 hacen la solicitud en los aeropuertos o en los puestos fronterizos. Sólo 243 han pedido este año asilo y protección en las embajadas de España en el exterior, entre ellos, Leopoldo López, quien se encuentra como huésped en la residencia del embajador español en Caracas.

¿Cómo hacen los venezolanos para conseguir los dólares? por Desiree Parra – El Nacional – 7 de Noviembre 2019

Jorge Luis González, vendedor de repuestos para vehículos, aseguró que una familia de 4 personas necesita, al menos, 200 dólares para comprar algunos artículos de la cesta básica

Ante el avance de la hiperinflación que evapora el valor del bolívar, las empresas privadas que sobreviven en el país han optado por ofrecer sueldos o paquetes salariales en dólares.

Desde empleados de altos o medios cargos hasta secretarias y obreros reciben parte de su sueldo o alguna compensación en moneda dura.

Jorge Luis González, vendedor de repuestos para vehículos, dice que los salarios en divisas son necesarios para contrarrestar la crisis económica.

Dijo que una familia constituida por 4 personas necesita, al menos, 200 dólares para comprar algunos artículos de la cesta básica.

Felipe Capozzolo, presidente de Consecomercio, señaló a El Nacional que la remuneración de los trabajadores venezolanos en dólares queda a juicio, potestad operativa y logística de cada comercio o de cada empresa que lo vea viable.

“Nos parece muy buena idea que un trabajador que está en una empresa que percibe dólares, tenga la opción también de percibir la divisa, pero de allí a que operativamente sea aplicable a todas, depende de la capacidad de cada compañía”, dijo.

Capozzolo indicó que, a pesar de que muchas empresas declaran a la banca o al Banco Central de Venezuela las divisas que poseen, se les hace cuesta arriba cubrir los costos diarios de sus operaciones.

“Sabemos que la moneda de curso legal en Venezuela sigue siendo el bolívar y muchos de los gastos tienen que honrarse en bolívares”, señaló.

“Nuestras ganancias son en bolívares”

Agustín Fernández, comerciante de origen portugués con más de 20 años en el país, manifestó que sus ganancias en bolívares no son suficientes, sin embargo no descartó adherirse a la bonificación en divisas para sus trabajadores.

“En lo que va de año, cada quincena les aumento entre 10% y 20% del salario que devengan, dependiendo del comportamiento de la inflación”, expresó.

Fernández admitió que sus clientes pueden adquirir los productos que comercializa en dólares: “Nosotros aceptamos dólares pero los cambiamos a una tasa en bolívares. Para pagarles en dólares a los empleados tendríamos que tener ganancias en divisas, pero estas son en bolívares”, señaló.

El presidente de Consecomercio dijo que no es un secreto la existencia del mercado negro en el que no solamente se compran divisas, sino que también se venden, por lo que intuye que parte de los dólares que reciben los empleados van a parar a ese comercio y luego son reencaminados en bolívares.

¿Venezuela dolarizada?

Una encuesta realizada por El Nacional a 446 personas reveló que 87% de los venezolanos no percibe bonos en divisas frente a 13% que afirmó recibir montos en otra moneda.

Para Fernández, Venezuela tiene una dolarización implícita. Considera que 70% de la economía está dolarizada pero todavía falta.

Sin embargo, afirmó que servicios como salud, talleres mecánicos, refrigeración sí lo están.

Williams González, oriundo de Colombia y dueño de un abasto desde 2003, coincide con Fernández en cuanto a la dolarización en el país.

A juicio de González, en el país sí existe una dolarización. “En los intercambios comerciales que hago a diario la mayoría de las veces me ofrecen dólares”.

“Hay ciertos proveedores que traen productos con base en el dólar. La mayoría modifica su lista porque es lógico. Si una persona trae algo que compra en dólares tiene que recuperar sus dólares después”, sentenció.

El comerciante señaló que la producción nacional que más auge está teniendo es la de quesos y huevos, los demás productos en su mayoría son importados. En su caso, ha traído al país papel higiénico y jabón en polvo.

Williams González responsabilizó al régimen por la crisis económica: “Obligan a vender los productos a los precios que ellos establecen aunque los compremos más caros a nuestros proveedores, y ahí viene el problema”.

Pizarro: «Casi 10 millones de personas necesitan asistencia humanitaria en Venezuela» – El Pitazo – 14 de Octubre 2019

El diputado Miguel Pizarro estuvo desde el 11 al 13 de octubre en Alemania en el 71° Congreso Nacional Anual de la Junge Union, en donde habló sobre los presos políticos, la emergencia humanitaria y la crisis migratoria venezolana

Miguel Pizarro, diputado de la Asamblea Nacional | Foto: Cortesía

Asimismo el comisionado Miguel Pizarro en su discurso hizo referencia a que él estuvo en Alemania, en representación de los cientos de presos políticos que están ilegalmente detenidos como consecuencia de la persecución del gobierno de Nicolás Maduro. “Estoy hablando acá en nombre del diputado Juan Requesens que actualmente tiene 420 días preso por motivos políticos. Igualmente, estoy acá hablando en nombre de la Asamblea Nacional de Venezuela, el único poder legítimo que existe en mi país, y del presidente encargado Juan Guaidó”.El diputado estuvo hasta el 13 de octubre en la ciudad alemana en un evento al que acudieron más de 1.200 invitados entre los cuales se encontraban parlamentarios, ministros y presidentes de todo el mundo para conversar sobre los principales desafíos políticos que enfrenta la juventud.

“Gracias por todo el esfuerzo que han hecho por visibilizar lo que ocurre, por hablar de libertad, democracia y justicia. Luchar por la libertad en Venezuela es luchar por la libertad en todo el mundo. Luchar por la justicia en Venezuela es convertirnos en parte de la generación del nunca más”, puntualizó el también diputado de la Asamblea Nacional.

“Esto es por ti, Juan. En nombre de la Asamblea Nacional de Venezuela y en nombre de cada preso político vamos a seguir alzando nuestra voz en todas partes del mundo”, finalizó su alocución en la ciudad Alemana.

La dictadura chavista paga el pasaje y hospedaje a la ‘Pablo Iglesias del chavismo catalán’ para promocionar su libro ‘pro Maduro’ en Caracas por José Antonio Puglisi – PD América – 5 de Noviembre 2019

Exclusiva PD: La dictadura chavista paga el pasaje y hospedaje a la 'Pablo Iglesias del chavismo catalán' para promocionar su libro 'pro Maduro' en Caracas
Arantxa Tirado y Nicolás MaduroP

Erégimen de Nicolás Maduro demuestra que, a pesar de los bloqueos y sanciones económicas, sigue teniendo recursos financieros para lo que quiere. Fuentes diplomáticas de la dictadura bolivariana confirman en exclusiva a Periodista Digital América que «desde el Ministerio de Relaciones Exteriores se ha aprobado el pago del pasaje aéreo, hospedaje y dietas de Arantxa Tirado para que presente su libro en la 15ª Feria Internacional del Libro de Venezuela«. Una información que ha coincidido con el anuncio de la politóloga, en las redes sociales, de su viaje hasta la capital venezolana para presentar «en primicia mundial» su última publicación.

Arantxa Tirado@aran_tirado

No soy periodista pero, sí, nos vemos en la @filven2019 de Caracas donde presentaremos en primicia mundial de @AkalEditor https://twitter.com/filven2019/status/1191380874119536641 

FILVEN@filven2019

La politóloga y periodista española Arantxa Tirado (@aran_tirado), orgullosa hija de la clase obrera, autora de #VenezuelaMásAlláDeMentirasyMitos, te invita a la #Filven2019 #LeerEsVida. @minculturave @VillegasPoljak @raulcazal Del 7 al 17 #nov en Casco Histórico de #CCS

Las fuentes diplomáticas confirman que «Cancilleria hace ese pago. Ellos tramitan el pago del transporte y de la estancia directamente con las empresas». En este sentido, se seguiría el modelo realizado hace unos años, donde la ‘Pablo Iglesias del chavismo catalán’ viajó hasta Caracas para grabar vídeos que intentaban blanquear a la dictadura de Nicolás Maduro y negar la existencia de una crisis humanitaria que, sólo meses después, quedaría demostrada con la mayor migración masiva de América Latina. En esa ocasión, Tirado reconoció publicamente que el paseo por Venezuela fue financiado por el Ministerio de Relaciones Exteriores, así como también se pagó el de otros 29 extranjeros afines a la dictadura.

Durante su permanencia en Caracas, Arantxa Tirado se hospedará en el Hotel Gran Meliá Caracas, según confirman las fuentes diplomáticas bolivarianas. «Ella tiene una habitación asignada en el hotel de forma permanente. Al menos que la cambien por motivos de seguridad,ella tendrá que estar en el piso 11, habitación número 1117″, agregan.

La Embajada chavista, una agencia de viajes

La Embajada chavista de Mario Isea se ha convertido en una especie de agencia de viajes que busca a defensores del chavismo en España para enviarlos a Caracas y lograr que blanqueen a la dictadura bolivariana. Uno de los casos más emblemáticos ha sido el viaje todo pago al actor Willy Toledo.

La Embajada de Venezuela en Madrid era la encargada de organizar todo el intinerario de viaje de Willy Toledo a Caracas, desde donde participaría en actos del régimen venezolano (como‘Todos Somos Venezuela’) y en entrevistas en los medios afines a la dictadura bolivariana. Fuentes de la delegación diplomática chavista en Madrid han filtrado a Periodista Digital América (PD América) el intercambios de correos entre Livia Suárez González, Consejera de la Embajada, y Willy Toledo, donde acuerdan el día y horarios del viaje.

«Hola Willy, confírmame que estás conforme por esta vía. Gracias!! Un abrazo», le escribió Livia Suárez González con la captura de los intinerarios del vuelo Madrid-París-Caracas, como ha logrado comprobar Periodista Digital América (PD América). A lo que el defensor de la dictadura venezolana respondió: «Todo bien, Livia. Sin problemas. Allí estaré». De esta manera se cerraba el viaje que tenía por fecha de salida el 14 de septiembre de 2017 (del aeropuerto Adolfo Suarez Barajas de Madrid hasta el Charles De Gaulle de París y finalmente el Simón Bolívar de Caracas) y de regreso el 19 de octubre del mismo año.

A %d blogueros les gusta esto: