elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos en la Categoría: Reportaje

Venezolanos huyen de sus empleos en la petrolera estatal por William Neuman y Clifford Krauss – The New York Times – 19 de Junio 2018

 

merlin_138810804_dec9feb3-adc7-462f-80df-48d446625662-master1050.jpg

Miles de trabajadores de la petrolera estatal venezolana están huyendo de esta y abandonan así empleos alguna vez codiciados, que ahora perdieron su valor debido a que el país enfrenta la peor inflación de todo el mundo. Y esa fuga de empleados diluye las posibilidades de que la nación tenga con qué frenar su prolongado declive económico.

Además, los delincuentes han robado equipo clave, vehículos, bombas y cables de cobre de la petrolera: se han llevado lo que pueden para intentar ganar dinero. Esta hemorragia conjunta, de gente y de equipo, ha dejado aún más incapacitada a una empresa que lleva años tambaleándose, pero que también sigue siendo la fuente de ingresos más importante del país.

El momento no podría ser peor para el presidente cada vez más autoritario de Venezuela, Nicolás Maduro, quien fue reelecto en mayo en unas votaciones ampliamente condenadas por gobiernos del hemisferio.

Aunque Maduro ejerce un férreo control sobre el país, Venezuela está postrada en cuestión económica, rendida por la hiperinflación y los antecedentes de malos manejos. Hay hambre generalizada, conflictos políticos, una devastadora escasez de medicamentos que junto con el éxodo de más de un millón de personas en los años recientes han llevado al país —alguna vez la envidia económica de muchos de sus vecinos— a una crisis que se desborda de sus fronteras.

Si es que Maduro logra encontrar cómo salir de este caos, la llave sería el petróleo, prácticamente la única fuente sólida para respaldar la moneda en esta nación que tiene las reservas petroleras comprobadas más grandes del mundo.

No obstante, mes tras mes Venezuela produce menos petróleo.

*Las oficinas de Petróleos de Venezuela, PDVSA, se están vaciando, los equipos de trabajo en el campo están a la mitad de su capacidad, se están robando las camionetas y los materiales vitales están desapareciendo.* Todo esto se suma a los graves problemas en la empresa, que ya eran severos debido a la corrupción, un deficiente mantenimiento, deudas paralizantes, la pérdida de profesionales e incluso falta de refacciones.

*Trabajadores de todos los niveles se están yendo en grandes cantidades, a veces llevándose, literalmente, partes de la empresa consigo.*

Un empleo en PDVSA era antes un boleto para alcanzar el “sueño venezolano”. Ya no es así.Carlos Navas, de 37 años, era parte de un equipo de perforación en El Tigre. Nunca pensó que su salario no sería suficiente para que su esposa y tres hijos tuvieran qué comer. El año pasado renunció porque dijo que el sueldo ya era insosteniblemente bajo.

_“Antes trabajabas y eras rico”,_ dijo Navas. _“El salario alcanzaba para lo que quisieras. Ahora ya no puedes comprar nada, ni comida”._

Proyecciones del Fondo Monetario Internacional prevén que la inflación en Venezuela alcance un 13.000 por ciento este año. Cuando The New York Times entrevistó a Navas en mayo, el salario mensual de un trabajador apenas alcanzaba para comprar un pollo entero o casi un kilo de carne de res. Pero debido a que los precios suben con gran rapidez, ahora alcanza incluso para menos.

A la petrolera no le está yendo mucho mejor. *Su producción registra el nivel más bajo en treinta años, y no hay señales de que el desplome haya llegado a su fin.*

La empresa y el gobierno venezolano deben más de 50.000 millones de dólares en bonos tras no haber podido pagar los intereses desde finales del año pasado. China ya se negó a seguir prestándole dinero a Venezuela a cambio de pagos futuros con petróleo.

Las exportaciones del crudo venezolano han sido interrumpidas también por acciones legales. En las últimas semanas, los tribunales fallaron a favor de que ConocoPhillips, una petrolera estadounidense, pueda hacerse de los cargamentos venezolanos en las refinerías y terminales de exportación en varias islas caribeñas neerlandesas. La demanda de la empresa surgió cuando Venezuela nacionalizó los activos petroleros extranjeros hace una década.

Además, Venezuela ha tenido tantos problemas con las refinerías y otras instalaciones petroleras domésticas que ha tenido que importar gasolina para el mercado nacional, con lo que gasta dólares que no puede costear.

*Maduro ha ordenado recientemente el arresto de decenas de gerentes de PDVSA, incluyendo al expresidente de la empresa, en lo que describe como medidas de mano dura en contra de la corrupción.*

Sin embargo, este esfuerzo parece más una batalla por el control y el acceso a las ganancias del petróleo. En noviembre, *Maduro instaló a un general de la Guardia Nacional sin experiencia petrolera, Manuel Quevedo, en la dirección de la PDVSA.*

Todas estas circunstancias se unen y resultan en una empresa que va en caída libre.

En discurso pronunciado en mayo tras su reelección, Maduro dijo que la producción petrolera de este año debe aumentar por un millón de barriles al día, una tarea en apariencia imposible, lo que sugiere que podría buscar más inversión por parte de gobiernos amigos, como el ruso y el chino.

_“¡Tenemos que aumentar la producción en un millón de barriles!”,_ gritó, _“y ¿quién lo va a hacer? ¿Lo va a hacer Maduro?”._ Su propia respuesta: los trabajadores de PDVSA.

En la zona circundante a El Tigre, muchas de las operaciones son realizadas por la petrolera en sociedad con entidades extranjeras, incluyendo a Chevron y la española Repsol, a órganos oficiales como China National Petroleum Corp. y a la rusa Rosneft.

Los ejecutivos petroleros ahora describen las dificultades para trabajar en Venezuela, conforme las condiciones sociales van decayendo.

_“La gente está muriendo de hambre”,_ dijo Eldar Saetre, director ejecutivo de Equinor, la gigante petrolera noruega que trabaja con PDVSA.

En entrevistas con más de una decena de trabajadores petroleros actuales y antiguos, se reveló un profundo enojo. Los empleados, muchos de los cuales hablaron a condición de que se conserve su anonimato por temor a represalias, dijeron que aunque la petrolera venezolana ha estado en declive durante años, su deterioro se ha acelerado.

_“Era una copa de oro”,_ dijo un trabajador. _“ Ahora es una copa de plástico”._

*Los trabajadores dijeron que el seguro médico para toda la vida ahora valía muy poco, pues la petrolera paraestatal prácticamente había dejado de pagar a las clínicas privadas. Los trabajadores de campo se quejaron de que a veces no llegan sus almuerzos, pues la empresa no le paga al proveedor.*

Las instalaciones muestran un profundo descuido. Muchas tienen derrames de petróleo debido a que hay tanques, tuberías o válvulas dañadas. En una, *dos tanques grandes estaban rodeados de un gran lago negro de crudo que se había fugado.*

*Los trabajadores dijeron que no sabían quién estaba tras los robos. Mencionaron que es posible que los culpables sean bandas criminales, pero algunos reconocieron que desmantelar sistemas eléctricos activos requería de un conocimiento que poseen trabajadores actuales y exempleados.*

Ali Moshiri, quien fue hasta el año pasado el ejecutivo principal de Chevron para Latinoamérica, dijo que los robos en los campos petroleros venezolanos han sido un hecho durante veinte años.

_“Pero los robos han crecido”,_ dijo, y los citó como causa principal de que la producción petrolera esté desplomándose. _“Te roban el auto y te roban el cabezal del pozo si pueden. Lo funden, le quitan piezas y lo venden”._

_“La gente está muy desesperada”,_ dijo Moshiri. _“Pueden vender el cobre para alimentar a su familia”._

Los trabajadores y supervisores en El Tigre dijeron que la producción de los pozos existentes era baja y que la excavación para nuevos pozos estaba paralizada en gran medida por la falta de equipo, compuestos químicos, refacciones y elementos básicos, *como comida para los trabajadores.*

Un supervisor hizo una lista de los diversos destinos a los que se han ido sus colegas: Estados Unidos, Chile, Argentina, Perú, Ecuador, Brasil, Colombia y España.

Muchos se van sin avisar. A menudo no los remplazan; cuando los sustituyen, los nuevos trabajadores frecuentemente tienen poca o nula experiencia.

Júnior Martínez, de 28 años y quien ha trabajado en la industria petrolera durante ocho años, está juntando sus documentos, incluyendo su título de ingeniero químico. “Gano 1.400.000 bolívares a la semana y no alcanza siquiera para comprar un cartón de huevos o una pasta de dientes”,_ dijo Martínez sobre su salario.

El padre de Martínez, Ovidio Martínez, de 55 años, recuerda haber crecido aquí cuando comenzó el auge petrolero y parecía haber pozos a cada vuelta de esquina. Lloró mientras hablaba de la determinación de su hijo de abandonar el país.

_“Ves que tus hijos se van y no puedes detenerlos”,_ dijo Ovidio Martínez, tratando de contener las lágrimas. _“En este país no tienen futuro”._

William Neuman reportó desde El Tigre, Venezuela, y Clifford Krauss, desde Houston. Patricia Torres colaboró con el reportaje desde El Tigre y Caracas, y Ana Vanessa Herrero lo hizo desde Caracas.

 

Los exitosos científicos venezolanos expatriados que enseñan física gratis y por videoconferencia por Margarita Rodríguez/Daniel García Marco – BBC Mundo – 20 de Junio 2018

_101932657_cevale.png.jpeg

De izquierda a derecha: Manuel Vielma, Joany Manjarrés, Arturo Sánchez, Anabel Romero, Heberth Torres y Camila Rangel. Son parte de los instructores de CEVALE2VE.

Son las 7:35 de la noche en Ginebra y el científico venezolano Arturo Sánchez entra en su casa. Acaba de llegar de su trabajo en la que es considerada la meca de los físicos en todo el mundo.

Sánchez es uno de los doctores en física fundamental y aplicada que trabaja en el mayor centro de investigación dedicado a la física de partículas del planeta: el CERN, como se conoce a la Organización Europea para la Investigación Nuclear. Enciende su computadora para conectarse con un grupo de estudiantes que está en la Universidad Central de Venezuela (UCV).

Dentro de poco, en la nación sudamericana serán las 2:00 de la tarde, la hora acordada para el encuentro virtual. Hace calor en Caracas y cualquiera pensaría que la Facultad de Ciencias -y todo el campus de la UCV- está en periodo vacacional. Pero no, los pocos estudiantes que entran y salen nos recuerdan a los muchos jóvenes que, por la crisis económica, se han ido del país.

Desde 2014, según Naciones Unidas más de 80.000 venezolanos -muchos de ellos jóvenes- han pedido asilo en otros países. La matrícula de estudiantes de la Licenciatura en Física en la UCV descendió un 32% de 2013 a 2017.

“Hola muchachos, bienvenidos como siempre a otra clase”, dice Sánchez a través de Hangouts, la plataforma de Google para hacer videoconferencias.

“La situación del país cambió”
En un laboratorio de computación de la UCV están sentados nueve jóvenes, solo dos de ellos son estudiantes de este semestre. Los estudiantes pueden formular sus preguntas durante la clase virtual o las pueden enviar por correo antes o después de la sesión.
El resto son exalumnos tanto de esa casa de estudios como de la Universidad Simón Bolívar que quisieron participar en la clase que Sánchez dictaría sobre un software llamado root.

El físico de 32 años es investigador asociado del Centro Internacional de Física Teórica (ICTP, por sus siglas en inglés), del Instituto Nacional de Física Nuclear de Italia (INFN) y de la Universidad de Udine en Italia y forma parte del Centro Virtual de Altos Estudios de Altas Energías (para) Venezuela: CEVALE2VE, una iniciativa que agrupa a físicos de partículas venezolanos que viven afuera.

El proyecto nació en 2014 y fue creado por unos jóvenes que, como Sánchez, habían sido becados en el exterior para estudiar esa especialidad. El trabajo que están haciendo me parece extraordinario”

“Varios hicimos proyectos de doctorado y maestrías. Muchos, creo que podría decir 90%, 95% de nosotros, teníamos esta idea de salir de Venezuela, de formarnos, terminar nuestros doctorados y volver al país”, le cuenta a BBC Mundo Reina Coromoto Camacho, quien, junto a Sánchez, es una de las fundadoras del grupo. “Pero mientras estuvimos haciendo el doctorado, la situación política y económica del país cambió, lo cual hizo muy difícil que nos planteáramos regresar”, indica la física de 30 años desde París.

Un éxodo calificado
Camacho, quien como Sánchez es egresada de la Universidad de Los Andes, en el noroeste de Venezuela, forma parte del experimento ATLAS del CERN y trabaja en el Laboratorio de Física Nuclear y Altas Energías, LPNHE, por sus siglas en francés: Laboratoire de physique nucléaire et de hautes énergies.

Un selfie minutos antes de la clase. Sánchez cuenta con emoción que asistió al acto de graduación en Venezuela de una de las alumnas de CEVALE2VE. Ahora ella cursa una especialización en Italia.

Además del amor por la física, algo que tienen en común los miembros de CEVALE2VE es que encontraron oportunidades laborales en el exterior y decidieron quedarse sin dejar de mantener un vínculo académico con su país. Juntos, y en su tiempo libre, crearon seminarios y el curso de introducción a la física de partículas que dictan de forma gratuita a estudiantes de tres universidades en Venezuela a través de internet.

La intención es ayudar a las universidades a mantener el nivel de calidad”

“Era una manera de llevar la física de partículas a las aulas donde no se discutía la física de última tecnología que se está desarrollando en otros países”, dice Camacho, quien tiene posgrados en universidades de Francia, Suiza y Estados Unidos. Desde que comenzó el proyecto, unos 40 estudiantes han participado en sus sesiones en Venezuela.

Una pequeña multitud
Las clases que dictan los miembros de CEVALE2VE se transmiten en vivo por su canal de YouTube. Al fondo se ve al profesor José Antonio López Rodríguez, director de la escuela de Física de la UCV y uno de los “padrinos” de CEVALE2VE. El proyecto también está beneficiando a estudiantes en universidades de Colombia y Perú. Cada sesión es dirigida por un instructor, pero -como sucedió en la clase que presenció BBC Mundo en la UCV- otros integrantes del proyecto se unen, desde diferentes países, para aclarar dudas de los estudiantes o ampliar algún punto en particular. Actualmente el proyecto tiene ocho estudiantes en Venezuela. Y es que los estudiantes de física de partículas nunca fueron muchos. “Cinco en una clase ya es una multitud”, le dice a BBC News Mundo José Antonio López Rodríguez, profesor y director de la escuela de Física de la UCV.

Joany Manjarrés es doctora en física de partículas de la Universidad París Diderot y tiene un posdoctorado de la Universidad de York (Canadá). Desde 2010, es miembro del experimento ATLAS del CERN. Pero reconoce que “la cantidad de estudiantes ha bajado”.
Y lo confirma Camacho desde París. “Es triste cuando un estudiante te dice que no puede seguir con el curso porque tiene que dejar de estudiar para trabajar y ayudar a su familia, cuando te dice que no puede seguir con la carrera. Quisieras ayudar de otra manera pero no puedes”.
“Se siente mucha impotencia”, indica.
Internet se cae y los “padrinos” se van
La falta de estudiantes tiene algo bueno. La banda ancha de internet funciona mejor, por lo que la conexión para el Hangout que enlaza a Europa con Caracas funciona sin problemas, aunque en más de una clase se cayó.

Reina Coromoto Camacho (izquierda) agradece el apoyo que CEVALE2VE recibió del programa Física Sin Fronteras del ICTP y del experimento ATLAS del CERN.
Pocos acuden habitualmente al laboratorio de computación dos veces por semana a conectarse. Lo pueden hacer desde sus casas -si el a menudo deficiente internet en Venezuela lo permite- o verlas en diferido en YouTube.
Esos físicos que aparecen en la pantalla de alguna manera suplen la marcha de los profesores de carne y hueso que, como los estudiantes, migraron por el salario que no alcanza para nada en la Venezuela de la hiperinflación.

Los instructores de CEVALE2VE llaman a los profesores venezolanos sus “padrinos”.
“Lamentablemente en el transcurso de los años hemos perdido padrinos y ese ha sido uno de los retos para mantener el curso vivo en Venezuela”, señala Camacho.
“Es una fuga de cerebros”, dice la doctora en física de partículas. “Y no hay muchos reemplazos. En algunas universidades hay más cargos de profesores abiertos que gente postulándose a esos puestos, sobre todo en el área de ciencias”.

Más que física de partículas
Las clases son un tesoro para los alumnos, que además de aprender física, ven que otros venezolanos triunfan y están en los mejores centros científicos del mundo o en empresas privadas.

Asistentes a la sesión de CEVALE2VE en la UCV. Carmen Villalba (a la derecha) se prepara para una pasantía en el CERN. Y no solo están las lecciones de física, sino otras tan básicas como navegar para encontrar una beca y consejos prácticos para solicitarla: por ejemplo, cómo escribir una carta de presentación. En definitiva, venezolanos ayudando a venezolanos. Así lo siente Carmen Villalba, una estudiante de 27 años que se prepara para una pasantía en el CERN.

A diferencia de las condiciones para otros estudiantes de América Latina, el CERN no solo paga el hospedaje y la alimentación, sino hasta su billete de avión.
“Sin la beca sería imposible viajar. Dada la situación de Venezuela, conseguir dólares para comprarte un boleto de aquí a Europa es prácticamente imposible”, afirma Villalba.

Del otro lado
Los estudiantes en Venezuela se muestran agradecidos con sus compatriotas en el extranjero. Bárbara Millán es doctora en física de partículas, estuvo vinculada con tres experimentos del CERN y actualmente trabaja en el sector privado. Aquí daba una clase de big data y procesamiento de datos.
“El trabajo que están haciendo me parece extraordinario. Debido a la situación por la que pasa el país es necesario que aquellos científicos que están afuera puedan ayudar al resto”, le dice a BBC Mundo Ángel Romero, químico de 31 años que ahora hace un posgrado en física y que asiste a la sesión de CEVALE2VE en la UCV.

Villalba espera algún día estar al otro lado de la pantalla e impartir conocimientos a otros estudiantes. Como sucedió con Anabel Romero, quien en 2016 se graduó de Física en la Universidad Simón Bolívar.

Tras seguir la primera edición del curso de CEVALE2VE se dedicó a estudiar física de partículas y consiguió una pasantía en el CERN en 2015. Actualmente hace un doctorado en la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, en Estados Unidos, y es instructora de CEVALE2VE.

Brillando adentro y afuera
“Algo que nos motiva es la curiosidad científica y el potencial intelectual de los jóvenes venezolanos y eso se tiene que mantener vivo”, indica Camacho.

En las clases, los instructores les explican a los estudiantes herramientas que ellos mismos han usado en el CERN y en otros centros de investigación. “Así sea que pases diez horas en una cola tratando de encontrar alimentos, medicinas, ver a estos estudiantes una hora, dos horas a la semana brillando, preguntando, desarrollando su intelecto y sacando su cabeza de la situación en que estamos, eso para nosotros no tiene precio”.
Este proyecto no solo ha mantenido unida a esta diáspora altamente calificada de venezolanos que se encuentran en Estados Unidos, Alemania, Suiza, Francia, Italia, Finlandia. También los mantiene conectados con su país.

Cuando, tras la sesión, Sánchez y los demás instructores se preparaban para irse a acostar en la noche europea, los estudiantes en Caracas se preparaban para que al salir a la calle, la crisis no les arrebatara ese amor “loco” por la ciencia.

El último refugio de ‘Nadal’, el agente secreto de PDVSA por Oriol Gūell – El País – 17 de Junio 2018

Un juez congela los bienes en España de Rafael Reiter, el exjefe de seguridad de la petrolera que llevó 800.000 dólares del chavismo a los Kirchner
1529085419_638872_1529085944_sumario_normal_recorte1.jpg
Rafael Ernesto Reiter Muñoz compró al llegar a España una casa blanca, de formas cúbicas y pocas ventanas. Era julio de 2015 y lo hizo en una acomodada urbanización de Sant Cugat del Vallès (Barcelona). La vivienda había salido a la venta por casi dos millones de euros, aunque “costó venderla y se cerró por menos”, afirman fuentes inmobiliarias de la zona. Tras una década de intrigas, operaciones secretas y negocios millonarios, el antiguo jefe de la policía interna de PDVSA —la gigantesca petrolera pública venezolana—iniciaba una nueva vida marcada por la discreción, pero sin renunciar al lujo.

1529085419_638872_1529085709_noticia_normal_recorte1.jpg

El refugio de Nadal —así le llamaban sus compinches— duró solo dos años. Fue detenido el pasado mes de octubre acusado de formar parte de una trama que desvió a Suiza 27 millones de dólares de mordidas cobradas a proveedores de la petrolera en Estados Unidos. Ya preso en Soto del Real, donde aguarda la extradición a ese país, el pasado volvió a golpear a Reiter hace 10 días, cuando su esposa, Vanessa Yssea, fue también arrestada. En esta segunda investigación, iniciada en Venezuela, la pareja está relacionada con el supuesto saqueo de 6.000 millones de dólares cometido por exdirectivos de la petrolera.

Si PDVSA es casi un Estado dentro del Estado en Venezuela, su policía interna —la gerencia operativa de Prevención y Control de Pérdidas (PCP)— ha sido a menudo el brazo ejecutor de sus responsables en los bajos fondos políticos. El caso más conocido es el maletinazo, el envío por el régimen chavista de 800.000 dólares para financiar en 2007 la campaña de Cristina Fernández de Kirchner. Un episodio en el que Reiter tuvo un papel destacado: él fue el hombre que llenó las maletas de dinero y las llevó hasta Buenos Aires.

El “pedigrí político” de su madre, una conocida militante marxista con cargos de responsabilidad en la Asamblea Nacional, abrió a Reiter las puertas de PDVSA en 2005. “Ella tenía muy buena relación con Rafael Ramírez”, el todopoderoso exministro de Petróleo de Hugo Chávez —hoy investigado y huido del país—, explican tres fuentes de la compañía. “Con ese padrino entró. Pero es astuto, eficaz y leal, y no tardó en escalar hasta hacerse con la gerencia operativa de la PCP”, añade una persona que le conoció en esa etapa.

El cargo fue una oportunidad que Reiter aprovechó. “Viajaba siempre con Rafael Ramírez como responsable de su seguridad. Financiaba las campañas de alcaldes y gobernadores afines con dinero de la compañía… Tenía mucha información y eso le hizo poderoso”, relatan extrabajadores de PDVSA. “Si se detectaba el robo de barriles, era él quien se enfrentaba al gerente responsable. Si había sospechas del cobro de mordidas a proveedores, igual. Eran situaciones en las que es fácil pedir tu parte en el negocio”, añaden estas fuentes.

Pero Reiter también tenía otra cara, la de un tipo “afable que si podía echar una mano, lo hacía”, admiten incluso sus críticos. En PDVSA aún se recuerda el día que una empleada, conduciendo nerviosa por problemas personales, arrolló a un motorista. “Fue su culpa, pero Reiter salió en su ayuda. Sin casi conocerla, tiró de sus influencias y la liberó de toda responsabilidad”.

Nervis Villalobos, ex viceministro de Energía; César Rincón, antiguo gerente de la filial de compras de PDVSA; y Luis Carlos de León, exresponsable financiero de Electricidad de Caracas (otra filial de la petrolera) figuran junto a Reiter entre los principales acusados de la trama investigada por un tribunal de Houston (Texas). Los tres fueron detenidos junto a él en octubre en España, que ya ha extraditado a los dos primeros. El pasado abril, Rincón —que actuaba como jefe del grupo— se declaró culpable.

El escrito de la acusación detalla los jugosos beneficios obtenidos por el grupo. Reiter, cuyo papel era mover hilos dentro de la petrolera para favorecer a las empresas elegidas, logró “868.000 dólares para comprar un apartamento” en Miami; transferencias por más de medio millón de dólares a “cuentas controladas por su esposa”; 1,5 millones de dólares para una productora bajo su control y dos “vehículos blindados” con un coste de 107.000 dólares cada uno.

De las investigaciones en España por el saqueo de PDVSA, centradas en descubrir qué parte del botín ha sido blanqueada en España, se conocen muchos menos detalles. El Juzgado de Instrucción 27 de Madrid mantiene el secreto de sumario, aunque EL PAÍS ha logrado saber que el juez ha congelado los bienes de los acusados, entre ellos la casa de Sant Cugat.

La vida de Rafael Reiter y Vanessa Yssea en la vivienda fue tranquila mientras duró, afirman quienes les conocieron. Les describen como una pareja “amable, especialmente él, pero discreta”. También aquí el exjefe de seguridad de PDVSA echó una mano a los vecinos cuando pudo: “Hubo un robo en una casa y él ofreció enseguida las grabaciones de sus cámaras de seguridad”. Tras recibir dos veces en los últimos meses la visita de la policía, sin embargo, reina la prudencia al hablar sobre ellos. Y una preocupación: qué ocurrirá con la hija del matrimonio, de unos cinco años.

INVESTIGACIÓN POR BLANQUEO
El Juzgado de Instrucción 27 de Madrid trata ahora de aclarar, bajo la acusación de blanqueo de capitales, la red de empresas y propiedades que Rafael Reiter y los otros acusados han tejido en España en los últimos años.

Además de comprar la casa de Sant Cugat, el exjefe de la policía de PDVSA creó en verano de 2015 una empresa dedicada al sector de la limpieza, llamada Vasam Ibérica 2015 SL, frente a la que puso como administradora a su esposa. La empresa solo ha depositado ante el registro mercantil las cuentas de ese año, que no muestran grandes movimientos de dinero.

La sociedad fue liquidada en 2017, año en el que la pareja creó otras dos empresas: Inversiones Vasamer SL (llamada Samsoys 09 SL desde el pasado mes de mayo), dedicada al sector de la alimentación, y Tervansa Inversiones Inmobiliarias SL. Ninguna de las dos ha depositado cuentas ante el registro mercantil.

Reiter también cuenta con una sociedad en Panamá, Inversiones RC 58 Inc, con dos socios relevantes. Uno es Charles Henry de Beaumont, banquero francés investigado por ayudar a muchos altos cargos venezolanos para desviar fondos a paraísos fiscales. El otro es el oficial del Ejército Venezolano Said Aurelio Cabrera Abraham.

 

Investigan presunto lavado de dinero de Diosdado Cabello en Costa Rica – La Patilla – 15 de Junio 2018

La Fiscalía Adjunta de Legitimación de Capitales de Costa Rica confirmó este viernes que recibió un informe de Estados Unidos sobre supuesto lavado de dinero en la empresa venezolana Alunasa orquestado por el alto dirigente chavista Diosdado Cabello.

El Ministerio Público explicó a Efe que el pasado 7 de junio el Instituto Costarricense sobre Drogas (ICD) trasladó el informe a la Fiscalía Adjunta de Legitimación de Capitales, pero indicó que el detalle del caso es confidencial por ley.

“No se ha abierto ninguna investigación sobre la empresa en cuestión y tampoco se ha ordenado ningún congelamiento de bienes; además, se ignora si otra autoridad judicial o administrativa lo hizo y bajo qué fundamentos”, indicó el Ministerio Público.

Los medios costarricenses informaron hoy sobre el documento publicado en mayo pasado por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, el cual señala que en 2016 Cabello lavó dinero a través de la empresa Aluminios Nacionales S.A. (Alunasa), con sede en la provincia costarricense de Puntarenas (Pacífico).

Una investigación de Departamento del Tesoro de Estados Unidos concluyó que el hombre fuerte de Venezuela, el chavista Diosdado Cabello, lavó dinero en Costa Rica a través de la empresa Alunasa, ubicada en Juanilama de Esparza, Puntarenas, reseña La Nación.

Los hechos se remontan a diciembre del 2016, afirma un comunicado emitido el pasado 18 de mayo.

Según la investigación, Cabello ordenó al Ejército venezolano designar empleados en la fábrica Aluminios Nacionales S. A. (Alunasa) para que supervisaran la operación de lavado de dinero, la cual se efectuó bajo la dirección del exgobernador del Estado de Bolívar, Francisco José Rangel Gómez.

Esta empresa se ubica en la localidad rural de Esparza, provincia de Puntarenas, y según explica en su página web, produce 12.000 toneladas anuales de aluminio y exporta el 97 por ciento de ello a Norteamérica, el Caribe, Centroamérica, Europa y Suramérica.

Cuentas congeladas

Este lunes 11 de junio, el Concejo de Esparza conoció una carta enviada por el presidente de Alunasa, el general de división Noel Rafael Martínez Rivero, en la que reconoce que la empresa sufre cierre de cuentas, bloqueos y otras sanciones que, en su opinión, “parecen tendientes a lograr que Alunasa cierre sus puertas”.

“Por elementos externos, ajenos al normal desempeño de nuestras actividades, nos hemos visto involucrados en señalamientos por parte del Gobierno de Estados Unidos que apuntan a la utilización de la empresa para el flujo de capitales al margen del lícito comercio”, dice la carta del general venezolano.

El documento lo recibió Karol Jiménez, presidenta municipal, de manos de un funcionario de Alunasa, según relató ella a La Nación.

carta-alunasa.jpg

La compañía fue fundada en 1976, en 2000 fue comprada por la Corporación Venezolana de Guayana y en 2015 pasó a formar parte de la Corporación Nacional del Aluminio de Venezuela.

En 2012 el entonces presidente de Venezuela, Hugo Chávez, declaró a Alunasa como una empresa de la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA), según indica la empresa en su página.

Durante 2018 la empresa tuvo paralizadas sus operaciones durante varios meses aduciendo déficit de materias primas y tuvo que alcanzar acuerdos laborales con los trabajadores.

 

Los servicios públicos colapsan en Venezuela – Notimex – Yo Influyo – 14 de Junio 2018

colapso_venezuela.png
Celia Herrera, integrante de la Sociedad Venezolana de Ingeniería de Transporte y Vialidad (Sotravial) , afirma que la crisis del transporte es preocupante y no hay voluntad política para buscar soluciones a este problema.

Apagones constantes, escasez de gasolina y de gas doméstico, así como la falta de agua potable y de unidades de transporte público agudizan la crisis económica y humanitaria que padecen hoy en día los venezolanos.

El deterioro progresivo de los servicios públicos en el país mantiene agobiados a los venezolanos porque no le ven solución a mediano o largo plazo, sino todo lo contrario cada día se agudiza más y obliga a aplicar mayores ajustes que afectan la vida cotidiana de los vecinos, según consideran expertos.

Celia Herrera, integrante de la Sociedad Venezolana de Ingeniería de Transporte y Vialidad (Sotravial) , afirma que la crisis del transporte es preocupante y no hay voluntad política para buscar soluciones a este problema, reportó el diario El Universal.

Dijo que las iniciativas que se han intentado para resolverlo desde el punto de vista de las unidades, han fracasado afectando más a los usuarios, como el caso de las llamadas “perreras” que han proliferado como transporte público.

La experta recordó los casos de los sistemas de transporte que implementó el gobierno a través de la incorporación de los autobuses Yutong y los del Sitssa, que están prácticamente fuera de servicio.

Según explicó, de acuerdo con una investigación realizada ante la falta de transporte superficial y las alzas de tarifas la gran mayoría de los usuarios han migrado al Sistema Metro en Caracas, la capital del país.

Aunado a esto, el desabasto de gasolina ha g,enerado largas filas de carros en las estaciones de servicio y muchos de ellos se quedan sin poder abastecer a pesar de una espera de hasta seis horas.

La economía de Venezuela depende en 95 por ciento de la venta de crudo y es la única industria capaz de generar ingresos en divisas, los cuales han mermado debido a la baja en la producción.

Esto ha generado una disminución del abastecimiento de combustibles como diésel, gasoil y gasolina; además del gas doméstico.

Los estados cercanos a la frontera con Colombia y Brasil son los que más sufren de la escasez de gasolina y al mismo tiempo son castigados con racionamiento tras la excusa del gobierno de evitar el contrabando.

En Venezuela 85 por ciento del gas que consume el país es a través de “bombonas” o “cilindros”, cuya distribución es monopolio del gobierno. El otro 15 por ciento se distribuye vía gas directo por tuberías.

En varias zonas de 11 estados del país han ocurrido protestas entre enero y mayo para exigir la venta del gas doméstico en bombonas. Muchos venezolanos usan ahora madera o carbón para cocinar al no contar con el servicio por un periodo de hasta cuatro meses.

Con respecto al servicio eléctrico, cinco grandes apagones han ocurrido en el país durante 2018, pero todos los días se registran fallas momentáneas.

De acuerdo a cifras del Comité de Afectados por los Apagones ocurrieron siete mil 788 interrupciones del servicio entre enero y abril.

Los apagones y las fallas eléctricas son resueltas justamente con planes de racionamiento de hasta 15 horas diarias. La población de seis de los 23 estados ha tenido que lidiar con el “plan de administración de carga” como suele llamar el gobierno al racionamiento.

Directivos de la Federación de Trabajadores Eléctricos (Fetraelec) aseguran que la peor parte se la llevan los residentes del interior del país donde se ha hecho cotidiano en ocasiones la caída del servicio por hasta 12 horas.

Los estados más perjudicados son Zulia y Táchira, en donde los recortes se han prolongado por varios días. Esta situación ha dañado alimentos y electrodomésticos, mientras las ventas de los comercios han caído 30 por ciento, según datos del gremio que los agrupa.

En lo que respecta al servicio de agua, desde 2013 se agravó el suministro del vital líquido al deteriorarse la infraestructura de los 18 mayores embalses de agua potable y al no sustituirse los miles de kilómetros de tuberías. Tampoco se han construido embalses desde que el chavismo llegó al poder.

La falta de agua también impacta de manera dramática a los hospitales en donde varios tratamientos como los de quimioterapias y diálisis se han suspendido por no contar con el vital líquido, como es el reciente caso del centro asistencial especializado en la atención de niños J.M. de Los Ríos en Caracas.

Norberto Bausson, expresidente de operaciones de Hidrocapital, afirmó que la falta del líquido se ha agudizado en los últimos seis meses.

Toda la capital mantiene un déficit de 40 por ciento por el deterioro de los SistemasTuy, de plantas de tratamiento y de la red de distribución.

En su opinión, “la escasez es producto también de una mala gestión, acompañada de diferentes irregularidades: opacidad de información, falta de ética profesional y centralización del poder”.

Los hábitos de los ciudadanos han cambiado como consecuencia de esta realidad. Cuando llega el agua a sus casas se levantan de madrugada para llenar los recipientes de los que disponen a fin de almacenar el líquido.

 

Venezuela dejará de exportar petróleo a finales de año y abandonará la OPEP por Ludmila Vinogradoff – ABC – 13 de Junio 2018

En apenas cinco años y medio que lleva en el poder, el régimen de Nicolás Maduro ha destruido la industria petrolera nacional, que le aporta el 96% de los ingresos al país

La producción petrolera en Venezuela baja de los 2 millones de barriles por primera vez desde 1989

Al paso que va su caída en la producción petrolera, Venezuela se quedará a finales de año sin barriles de crudo para exportar, lo que obligará al país fundador de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) a abandonar este club selecto tras 58 años de su creación.

El régimen de Maduro afronta una situación complicada con la empresa estatal petrolera, que no ha sido tocada por las sanciones, pero que sin embargo atraviesa dificultades por la reducción de su producción que incide en la exportación de su crudo.

El ex ministro de Industria, Víctor Alvarez, informó que Petróleos de Venezuela (Pdvsa) notificó a ocho clientes suyos que no podía cumplir con el suministro contratado por fuerza mayor. Su producción cayó en 900 mil barriles diarios.

«De los 1,42 millones de barriles sólo cuenta con 694.000 barriles diarios para exportar, pero se enfrenta al problema de no disponer de espacio para almacenar ni de buques para transportar por lo que su situación es más que comprometida», explica Álvarez.

«La producción de petróleo crudo en Venezuela está prácticamente cayendo a un promedio del 10% cada trimestre y ha sido desde mediados de 2017. Un escenario con producción de petróleo en el país perdiendo al menos otros 500.000 barriles por día antes de fin de año no es poco realista. Tener sanciones adicionales impuestas sin duda enviaría un fuerte mensaje geopolítico de los EE. UU. A riesgo de generar más inestabilidad en los mercados mundiales de suministro», dice la revista Forbes según reportes de GlobalData.

Si el pronóstico de GlobalData es correcto, entonces «la interrupción temporal de las exportaciones de Venezuela puede ser permanente, ya que se irán a cero hacia el final del año», sentencia la publicación norteamericana.

En apenas cinco años y medio que lleva en el poder, el régimen de Nicolás Maduro ha destruido la industria petrolera nacional, que le aporta el 96% de los ingresos al país, sin necesidad de un embargo ni bloqueo internacional decretado por el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, sino dejar que Petróleos de Venezuela (Pdvsa) colapse por sí misma.

Las sanciones internacionales en realidad han afectado a los altos cargos del régimen de Maduro, que se aferran al poder cueste lo que cueste. Lo que afecta a Pdvsa y a sus 30 millones de venezolanos es que Maduro la ha puesto en manos de militares como el general Manuel Quevedo de la Guardia Nacional, en noviembre de 2017, que ha ido cerrando el bombeo de crudo, por encarcelar a más de 50 gerentes de PDVSA, que son los que saben del negocio petrolero, dejándolos en manos de militares inexpertos.

Para ese momento el mandatario, que hizo el anuncio en su programa semanal de televisión, le puso como principal reto al general Quevedo «elevar la producción» petrolera, que se ubicaba en 1.9 millones de barriles diarios (mbd) hace ocho meses frente a 2.27 mbd en 2016. La cifra llegó a 3.2 mbd en 2008.

El economista José Toro Hardy, ex miembro del directorio de PDVSA, alertó que de no salir los buques la estatal petrolera deberá disminuir su ya mermada producción ante el agotamiento de sus acopios.

«Los buques no pueden salir y qué pasa con la producción, hay que almacenarla. La capacidad en oriente venezolano ya se copó, y el petróleo lo estaban enviando por cabotaje a occidente. Si no se resuelve el tema de la salida del petróleo tenemos que parar la producción. El oriente ya está copado, y en occidente puede faltar de una semana a 10 días para coparse todo si no salen los tanqueros», añade Toro Hardy.

El experto explicó que el retraso de la salida de los buques obedece –entre otras razones- al temor por el embargo de esos activos tras el embargo de ConocoPhillips a los activos de la empresa en las islas Aruba, Curazao y Bonaire.

El exministro Álvarez sostiene que Venezuela no tiene la mayor reserva petrolera del mundo y no va a poder extraer seis millones de seis millones de barriles diarios porque esto requiere una inversión de 300.000 millones de dólares que ni Pdvsa ni el Estado venezolano tiene. «Empeñarse en extraer crudos pesados es desperdiciar el verdadero margen de recuperación que tiene Pdvsa si prioriza la reactivación de los pozos de petróleo convencional».

Reactivar la industria petrolera venezolana implica cambiar la orientación de los planes, reducir las inversiones en la FPO y volver la mirada hacia los pozos de petróleo liviano que se pueden reactivar de manera rentable porque no requieren las cuantiosas inversiones en mejoradores de los crudos pesados de la FPO. De lo contrario, la extracción de petróleo seguirá cayendo, Venezuela «no podrá exportar más petróleo y en los hechos dejará de ser un país de la OPEP», concluye el ex ministro Alvarez.

 

España cierra el grifo al crudo venezolano por Javier González Navarro – ABC – 11 de Junio 2018

1528806137274.jpg

Las importaciones de petróleo de otros 15 países alcanza un nuevo récord histórico en el primer cuatrimestre

España dejó de importar petróleo de Venezuela durante los meses de febrero, marzo y abril de este año, según los datos de Cores, organismo del Ministerio de Energía. Durante el primer cuatrimestre, solo llegaron a nuestras refinerías 56.000 toneladas (correspondientes a enero), lo que supone un 807% menos que las 508.000 toneladas del mismo periodo de 2017. Es el peor dato desde 2011.

No obstante, España ha alcanzado entre enero y abril un nuevo récord en las importaciones de crudo al sumar 23,024 millones de toneladas, un 6,3% más que en el citado periodo del año pasado.

En ese periodo, los precios del petróleo Brent oscilaron entre los 62,59 dólares el barril (mínimo del año) y los 75 dólares.

Este abril se importaron 26 tipos de crudo de 15 países. Nigeria se situó como primer suministrador, con 1,036 millones de toneladas, 17,1% del total, registrando las importaciones más elevadas desde enero 2016. Le siguieron México (14,5%) y Arabia Saudí (11,3%). Destacan las entradas procedentes de Kazajistán (0,642 millones de toneladas), que alcanzan su máximo histórico, y de Azerbayán (0,314 millones), las mayores desde octubre 2014, según Cores.

Las importaciones de crudo de los países miembros de la OPEP (3,627 millones) suponen el 60% del total (la mayor cuota desde enero 2016), aumentando un 42,9% interanual y un 24,7% en el acumulado anual. Destacan las aportaciones de Libia (+115,8%), Irán (+92,3%) y Nigeria (+70,7%), entre otras.

África continúa como principal zona de abastecimiento (30,8% del total) con incrementos interanuales en todos los periodos (+61,8% en abril y 30,2% en el acumulado anual), impulsadas por las importaciones de crudo de Nigeria, Libia y, en menor medida, de Angola.

 

El seno enfermo que revela la crisis humanitaria en Venezuela por Florantonia Singer – El País – 9 de Junio 2018

La escasez de medicamentos del país impide a Elizabeth Salazar tratarse un cáncer de mama
1528502565_827452_1528504916_noticia_normal_recorte1.jpg
“Alguien tiene que entender lo que significa pasar por lo que estoy pasando yo y miles de venezolanos, lo que es ir a un hospital y que no te dan esperanza, que te digan que debes recibir un tratamiento, pero que no lo hay Venezuela. Me están desahuciando y yo no quiero morirme”, dice Elizabeth Salazar. Sus palabras se difundieron en vídeos y fotografías esta semana en redes sociales, incluso en las que censuran los pezones femeninos.

El martes, la mujer de 64 años, de cabellera canosa y hablar pausado, se levantó la blusa en medio de una protesta frente al Ministerio de Salud, en el centro de Caracas. Llorando mostró cómo un cáncer ductal grado 3 ha devorado su seno izquierdo, una enfermedad que tiene 80% de probabilidades de sobrevivencia, pero que en Venezuela toma ventaja por la brutal escasez de medicinas e insumos.

Hace ocho meses comenzó siendo una pelotita y un dolor. Fue al hospital y le hicieron la biopsia. Después se puso morado, se hundió el pezón y empezó a secretar un líquido. Hoy, sin haber recibido tratamiento, su mama es una gran herida de tejido enfermo que le dolerá hasta que sea extraída y tratada con quimioterapia. “No me importa quedarme con mi seno cortado, no me importa quedarme calva. Yo solo quiero vivir”, dice la mujer que se abre el vestido para mostrar su dolencia.

El martes, un enfermo renal con problemas de esfínteres, se había quitado su pañal empapado y llorado ante las puertas del organismo por la promesa incumplida de que les entregarían pañales a él y a otro grupo de pacientes que esperaba en sillas de rueda.

Estas escenas muestran la desesperación de los venezolanos por la cada vez más grave crisis sanitaria que se vive, pero no llamaron la atención del Gobierno de Nicolás Maduro. Ninguno fue atendido por los funcionarios y en el caso de Elizabeth, entre los cientos de llamadas de solidaridad que ha recibido y que le han permitido reunir los medicamentos necesarios, ninguna ha sido de alguna autoridad. “Son sordos, son irresponsables”, dijo la mujer al salir de una consulta gratuita de la ONG Senos Ayuda.

Elizabeth y su esposo, Luis Ugas, son activistas de derechos humanos. Se conocieron hace 19 años en la Defensoría del Pueblo y desde entonces se han dedicado a denunciar y defenderse. Viven en las afueras de Caracas, en un apartamento de interés social en los Valles del Tuy y sobreviven con la jubilación de ella y algunos trabajos a destajo que hace Luis, 13 años menor que Elizabeth. Desde el martes no han parado de contestar el teléfono y moverse por todo Caracas para recoger el caudal de donaciones que en dos días ha dejado la campaña espontánea que se armó en las redes para salvar la vida de esta mujer.

El hombre llora tras atender una llamada en su celular. “Un señor me dice que es barrendero en Caracas, pero que depositó parte de sus ahorros para mi esposa. La gente es demasiado solidaria, este país es bueno”. El teléfono vuelve a sonar y es el diputado Julio Borges desde el exilio. “Nos van a mandar el medicamento que nos falta”, dice. Llora, ríe y abraza a su esposa.

La solidaridad de los venezolanos que están fuera del país ha permitido paliar la crisis. Pero la ayuda que llega en maletas no alcanza para solventar la magnitud de la contingencia. Elizabeth presentará un recurso ante el Supremo para demandar al Estado por no garantizarle su derecho a la salud. Es un intento más por defenderse, de varios que se acumulan en tribunales del país. La ONG Cecodap promovió en 2016 cuatro acciones legales similares en defensa de los niños que son atendidos en el Hospital J. M. de Los Ríos. No obtuvo respuesta.

Un caso de miles

El cóctel de fármacos que requiere Elizabeth para su quimioterapia es el que se receta en la mayoría de los 5.900 casos de cáncer de mama que se detectan en Venezuela cada año. El abastecimiento de estos medicamentos comenzó a fallar en 2016 y desaparecieron casi totalmente de las farmacias de alto costo, tanto las privadas como las del Gobierno, el año pasado.

“Lamentablemente, las quimioterapias que se pueden conseguir son porque los familiares de un paciente que ya falleció donan las que sobraron o quienes pueden comprarlas en el exterior las traen, pero también es difícil porque se requiere la receta y el informe médico”, explica Nancy Cardozo, gerente de Senos Ayuda, que auxilia a mujeres con pocos recursos. Esta enfermedad es la primera causa de muerte de las venezolanas.

Elizabeth no solo requiere los fármacos sino también un gammagrama óseo, un examen especializado para evaluar si la lesión ha pasado a los huesos. La falta del reactivo para hacer esta prueba pone en vilo a más de 55.000 pacientes oncológicos en el país que deben hacerse la misma prueba.

En marzo pasado una encuesta realizada por la ONG Médicos por la Salud, que tomó una muestra que abarca 90% de las camas hospitalarias del país (de 104 hospitales y 33 clínicas privadas), reveló que 90% de los servicios de radioterapia están inoperativos y en el 94% de los centros de salud no se puede hacer siquiera una radiografía. En un 88% de los hospitales faltan medicamentos, una cifra que ha ido aumentando desde 2014, cuando iniciaron este monitoreo y los fármacos faltaban en un 55% de los centros. En el 79% de los hospitales del país falta material quirúrgico y más de la mitad de los pabellones está inoperativo.

 

Los venezolanos creen vivir en el país más peligroso del mundo por Francesco Manetto – El País – 7 de Junio 2018

Un estudio de Gallup sitúa a Venezuela, azotada por la violencia, en último lugar por detrás de Afganistán en seguridad ciudadana

Los venezolanos perciben vivir en el país más peligroso del mundo. Esta es la principal conclusión del estudio sobre percepción ciudadana que elabora anualmente la firma estadounidense Gallup. Al desastre económico del régimen de Nicolás Maduro se suman desde hace años unas estadísticas más propias de un territorio en conflicto. En 2017 hubo casi 27.000 asesinatos, de los que más de 5.000 se produjeron por resistencia a las fuerzas de seguridad, y el 20% de la población fue víctima de la delincuencia, según el Observatorio Venezolano de Violencia. Gallup sitúa al país caribeño a la cola de los índices de seguridad incluso por detrás de Afganistán, que vive una precaria posguerra y que el año pasado registró el peor dato de víctimas civiles en atentados, según Naciones Unidas.

unnamed-2.jpg

Solo el 17% de los venezolanos creen que pueden salir solos por la noche sin correr riesgos frente, por ejemplo, al 20% de los afganos, al 40% de los mexicanos, el 42% de los colombianos y al 93% de los noruegos. Esa impresión ha empeorado radicalmente en la última década. En 2007, el 44% de los ciudadanos compartían esa sensación. El porcentaje de quienes confían en las fuerzas de seguridad, la Policía o la Guardia Nacional Bolivariana, es del 24%, cuando la media de América Latina es del 42% y la europea del 80%. Estas cifras se enmarcan en un contexto en el que los casos de microcorrupción o extorsión, alimentados por una hiperinflación insoportable, y el hostigamiento a los críticos con el chavismo se han convertido en una rutina.

Hay más datos que dibujan un panorama desalentador. El 42% sufrió un robo en los últimos 12 meses, un índice solo superado en este caso por Afganistán, Uganda y Sudán, y un 23% una agresión. El informe de Gallup, conocido este jueves, se elabora a partir de una encuesta realizada en 140 países (entre los que no figura, por ejemplo, Siria). La lista está encabezada por Singapur, Noruega e Islandia, mientras que Venezuela, que afronta una crisis sin precedentes, vuelve a cerrarla, por debajo de Afganistán, Sudán, Gabón y Liberia. España ocupa el puesto número 26.

México es el segundo país latinoamericano de esta clasificación. Le siguen República Dominicana, Bolivia, Argentina, Perú, Brasil y Colombia, que acaba de salir de un conflicto armado de más de medio siglo con las FARC pero sobre todo en las zonas rurales sigue sufriendo la violencia de disidencias, grupos insurgentes menores y carteles de narcotraficantes. La desmovilización de la guerrilla ha generado un vacío de poder en algunos territorios que durante décadas estuvieron bajo su influencia y que ahora se han convertido en un objetivo de las mafias. Eso puede haber contribuido a aumentar la percepción de inseguridad, aunque los hechos, como señala el último estudio de la Fundación Paz y Reconciliación, demuestran que desde la firma de los acuerdos, en noviembre de 2016, han disminuido los asesinatos y los desplazamientos.

En cualquier caso, los países de la región quedan en este ranking muy lejos de Venezuela, donde las estadísticas sobre la percepción de inseguridad de sus habitantes son fruto de una deriva generalizada de las instituciones. Caracas, su capital, obtiene periódicamente las peores puntuaciones del mundo. De las 50 urbes más violentas, según el último análisis del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y Justicia Penal, 42 se encuentran en América Latina. Pero la grave crisis que azota al país andino dificulta todavía más la recopilación de datos. Las cifras oficiales a menudo no existen, y las que proporciona el Gobierno chocan con las que recaban las ONG o las plataformas opositoras.

La realidad es que, a partir de las seis y media de la tarde, cuando se pone el sol, Caracas se convierte en una especie de ciudad fantasma. Incluso en los barrios residenciales tradicionalmente más seguros, como los que lindan con la plaza de Altamira, en el municipio de Chacao, es inusual cruzarse con alguien, salvo quizá en las puertas de los hoteles o de algún restaurante. Esta es la sensación habitual, que suele empeorar, cuando se producen movilizaciones y protestas, por la represión de las fuerzas de seguridad. El año pasado, entre abril y julio, más de 120 personas murieron en las manifestaciones contra el régimen de Maduro y la convocatoria de unas elecciones constituyentes.

 

Madurismo cancela 200 dólares mensuales a los cubanos en Venezuela por Javier Vivas Santana – Punto de Corte – 4 de Junio 2018

La cúpula madurista y quienes controlan el poder desde Miraflores y sus zascandiles “instituciones” han resultado ser traidores a la patria, al someter a los trabajadores venezolanos a ganar menos de un dólar mensual al realizar el respectivo cálculo del salario en bolívares con la tasa del mercado paralelo, mientras que aquellos cubanos que vienen al país a cumplir funciones “docentes” en las llamadas misiones educativas, bajo el convenio establecido a través del llamado Intercambio Científico Educacional (ICE)¹ con el Ministerio de Educación de ese país (Mined)², tales “educadores” devengan hasta 200 dólares mensuales en moneda norteamericana que resulta de realizar el equivalente de lo que ellos llaman el Peso Convertible Cubano (CUC)³, de acuerdo con las condiciones que rigen semejantes intercambios profesionales debidamente reseñado por las mencionadas instituciones.

Ahora bien, los cubanos que vienen a cumplir funciones de “educación” en Venezuela no sólo reciben la posibilidad de enviar en remesas para Cuba hasta el 40% de lo que perciben en moneda norteamericana con el aval del madurismo, sino que además tienen una tarjeta de alimentación que les permite el 30% de descuento en aquellos expendios debidamente certificados por las autoridades del madurismo, en desmedro de los venezolanos quienes deben adquirir los productos en el medio de una perversa hiperinflación.

Por ello, no es casualidad, que en la reciente visita del presidente de Cuba, Díaz Canel, haya suscrito nuevos “convenios” con Nicolás Maduro sobre los servicios que la isla nos brinda a Venezuela. Verbigracia, no sólo es que Cuba se ve ampliamente beneficiada con un convenio energético, a pesar de que Petróleos de Venezuela (Pdvsa) atraviesa por una terrible crisis financiera y de producción, sino que además podemos comprobar el cómo mientras el salario mensual de un docente venezolano, apenas cubre el costo de un kilo de carne, el de cualquier “maestro o profesor” cubano asciende en bolívares, al cambio actual, a más de nueve cifras por cada 30 días “trabajados”. Y preguntamos ¿Cuántos o cuáles trabajadores venezolanos ganan un mínimo de 100 millones de bolívares mensuales en este momento?

La única verdad de toda esta infamia laboral está dada por un gobierno a quien como hemos venido alertando, pretende unirnos con Cuba en un solo país⁴, y desde esa aberración de unión política – territorial, el madurismo unirse al castrismo de una “neodictadura constitucional”, y de esta manera garantizar su perpetuidad en el poder. Esa sería la principal razón por la cual, Díaz Canel habría venido a Venezuela, con el propósito de terminar de “afinar” lo que ellos consideran fundamental para el avance de sus “revoluciones”.

Resulta indignante el poder descubrir en qué se basan los convenios de servicios profesionales que Cuba nos presta como “nación”, porque los mismos son una irredenta que busca a toda costa legalizarse por encima de la voluntad de los venezolanos. Verbigracia, el madurismo pretende por cualquier vía que Venezuela termine como anexo de Cuba, y en consecuencia, gobernarnos bajo tales preceptos, lo que incluso, iría más allá de una traición histórica porque busca interpretar a su manera la ideología de Bolívar sobre la unión de los pueblos, máxime cuando el propio Libertador emplazaba a huir de los países en donde uno sólo ejerciera todos los poderes, porque era un país de esclavos.

Leer el contrato del convenio madurista con el gobierno de Cuba, en donde los trabajadores antillanos ganan hasta 200 veces más de lo que gana un trabajador venezolano, merece nuestra principal condena. Tamaña infidelidad política debe ser denunciada y rechazada por el pueblo de Venezuela, (ver contrato al final, especialmente su página 4 – inferior derecha- ), porque nuevamente podemos comprobar que el madurismo no sólo es una bazofia política, sino que su única finalidad es llevarnos hasta la más espantosa miseria como hijos de Bolívar. ¿Aceptaremos los venezolanos una infidelidad política de tales términos? El tiempo nos dará la respuesta.

Contrato-con-Cuba-I-224x300.jpgContrato-con-Cuba-II-224x300.jpg

Contrato-con-Cuba-III-224x300.jpgContrato-con-Cuba-IV-2-224x300.jpg

 

 

A %d blogueros les gusta esto: