elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos en la Categoría: Reportaje

Como ZTE ayuda a Venezuela a implementar un control social al estilo chino por Angus Berwick – Reuters – 14 de Noviembre 2018

Críticos dicen que China exporta herramientas que ayudan a los gobiernos a monitorizar a los ciudadanos. El presidente venezolano Nicolás Maduro se reunió recientemente con el presidente chino Xi Jinping en Pekín.

El gigante chino de telecomunicaciones ZTE está ayudando a Venezuela a construir un sistema que supervise el comportamiento de los ciudadanos a través de una nueva tarjeta de identificación. El “carnet de la patria”, que ya está siendo usado por el Gobierno para rastrear votos, preocupa a algunos.

En abril de 2008, el entonces presidente venezolano Hugo Chávez envió a funcionarios del Ministerio de Justicia a visitar a sus homólogos en el centro de tecnología chino de Shenzhen.

La misión era conocer el funcionamiento del programa nacional de documentos de identidad de China, según dijo un miembro de la delegación venezolana. Pero una vez en Shenzhen, los venezolanos se dieron cuenta de que una tarjeta podía hacer mucho más que solo identificar al dueño del documento.

“Lo que vimos en China cambió todo”, dijo el asesor técnico Anthony Daquin, miembro de aquella delegación venezolana. Su asombro inicial, dijo, se volvió gradualmente en temor de que un sistema así pudiera llevar a cometer abusos contra la privacidad de las personas en Venezuela. “Ellos buscaban tener el control de los ciudadanos”, agregó.

Al año siguiente, cuando Daquin confesó sus preocupaciones a funcionarios venezolanos, fue detenido y extorsionado por agentes de inteligencia, dijo el asesor a Reuters. Le rompieron varios dientes al golpearlo con una pistola y lo acusaron de “traidor”, aseguró Daquin, quien dijo que por eso huyó del país.

Portavoces del gobierno venezolano no hicieron comentarios sobre la versión de Daquin.

El proyecto languideció, pero casi 10 años después de aquel viaje a Shenzhen, Venezuela lanzó una nueva tarjeta de identificación inteligente conocida como “carnet de la patria”.

La tarjeta transmite datos de sus titulares a servidores de computadoras. El carnet está cada vez más vinculado a la entrega de alimentos subsidiados, salud y otros programas sociales del gobierno, de los que depende la mayoría de los venezolanos para sobrevivir.

Y ZTE, cuyo papel en el proyecto de la patria se detalla aquí por primera vez, está en el corazón del programa.

Como parte de un esfuerzo oficial de 70 millones de dólares para reforzar la “seguridad nacional”, Venezuela contrató el año pasado a ZTE para armar una base de datos con los carnets y crear un sistema de pago móvil para usar con la tarjeta, según contratos revisados ​​por Reuters.

Un equipo de empleados de ZTE ahora funciona dentro de una unidad especial de CANTV, la compañía estatal de telecomunicaciones de Venezuela que administra la base de datos, según dijeron cuatro empleados actuales y anteriores de CANTV.

El carnet de la patria genera preocupación entre algunos ciudadanos y grupos de derechos humanos que creen que es una herramienta para que el gobierno del presidente Nicolás Maduro monitorice a la población y reparta los escasos recursos entre sus leales.

“Es un chantaje”, dijo Héctor Navarro, uno de los fundadores del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela y exministro de Chávez, sobre el programa del carnet de la patria. “Los venezolanos que tienen el carnet de la patria tienen más derechos que los que no lo tienen”, agregó.

En una entrevista telefónica, Su Qingfeng, el jefe de la unidad de Venezuela de ZTE, confirmó que la empresa vendió a Caracas los servidores para la base de datos y que está desarrollando la aplicación de pago móvil.

La compañía, dijo Su, no violó las leyes chinas o locales y no tiene ningún papel en la forma en que Venezuela recopila o utiliza los datos de los titulares de tarjetas.

“No apoyamos al gobierno”, dijo. “Solo estamos desarrollando nuestro mercado”.

Un derrumbe de la economía en Venezuela está provocando  hiperinflación, escasez generalizada de alimentos y medicamentos y un éxodo creciente de ciudadanos desesperados. El presidente Maduro, el sucesor de Chávez, ha sido sancionado por Estados Unidos y es criticado por gobiernos desde Francia a Canadá por ser cada vez más autocrático.

Pero Maduro tiene un aliado. La tarjeta también muestra cómo China, a través de empresas vinculadas con el estado como ZTE, exporta conocimientos tecnológicos que pueden ayudar a los gobiernos de ideas afines a rastrear, recompensar y castigar a los ciudadanos.

La base de datos, según empleados del sistema de tarjetas y capturas de pantalla de datos de usuarios revisados ​​por Reuters, almacena detalles como cumpleaños, información familiar, empleo e ingresos, inmuebles propios, historial médico, beneficios estatales recibidos, presencia en las redes sociales, membresía de un partido político y si una persona votó.

La divulgación por parte del gobierno de la participación de ZTE se ha limitado hasta ahora a una referencia pasajera en un comunicado de prensa de febrero de 2017 que le da crédito a la compañía por ayudar a “fortalecer” la base de datos.

El gobierno de Venezuela no respondió a las solicitudes de comentarios para este artículo. Nadia Pérez, portavoz de CANTV, la firma estatal de telecomunicaciones, declinó hacer comentarios y Manuel Fernández, el presidente de la compañía, no respondió a correos electrónicos ni a mensajes de texto de Reuters. El Ministerio de Justicia de China y su embajada en Caracas no respondieron a los pedidos de comentarios.

Aunque ZTE cotiza en bolsa, su principal accionista es una empresa estatal china y el gobierno es un cliente clave.

ZTE se ha enfrentado a Washington en el pasado por tener tratos con gobiernos vistos como autoritarios.

La compañía pagó este año 1.000 millones de dólares para llegar a un acuerdo con el Departamento de Comercio de Estados Unidos, en una de las varias multas que la empresa recibió tras enviar equipos de telecomunicaciones a Irán y Corea del Norte, violando las sanciones de Washington y leyes de exportación.

La acción del Departamento de Comercio fue desencadenada por un informe de 2012 de Reuters indicando que ZTE vendió a Irán un sistema de vigilancia, que incluía componentes de Estados Unidos, para espiar las telecomunicaciones de sus ciudadanos.

Expertos legales en Estados Unidos dijeron que no está claro si ZTE y otras compañías que proveen el sistema del carnet de la patria violan sanciones impuestas por Washington a altos dirigentes venezolanos al dar herramientas que los críticos creen que refuerzan la permanencia del gobierno en el poder.

Fernández, el presidente de CANTV, es uno de los sancionados debido a la censura que la empresa aplica al internet en Venezuela, según un comunicado del Departamento del Tesoro. Pero las prohibiciones hasta ahora buscan primordialmente frustrar los negocios con Maduro y otros altos funcionarios, no el comercio habitual en Venezuela.

Aún así, los legisladores estadounidenses y otros críticos del gobierno de Maduro están preocupados por el papel de ZTE en Venezuela. “China está en el negocio de exportar su autoritarismo”, dijo a Reuters el senador estadounidense Marco Rubio, en un correo electrónico.

“La creciente dependencia del régimen de Maduro en ZTE en Venezuela es solo el último ejemplo de la amenaza que las empresas chinas dirigidas por el Estado representan para los intereses de seguridad nacional de Estados Unidos”, agregó.

Para entender cómo funciona el carnet de la patria y cómo nació, Reuters revisó contratos confidenciales y documentos internos del gobierno relacionados con su desarrollo. También entrevistó a docenas de empleados actuales y anteriores de ZTE, del gobierno venezolano y de CANTV, o la Compañía Anónima Nacional Teléfonos de Venezuela, como se conoce formalmente a la empresa.

Los entrevistados confirmaron los detalles del proyecto y los orígenes del plan que narró Daquin.

“UN INTENTO DE CONTROLARME”

A lo largo del año pasado, Maduro instó a los ciudadanos a inscribirse y sacar la nueva tarjeta, y dijo que es esencial “construir un nuevo poder popular en Venezuela”. Unos 18 millones de personas -más de la mitad de la población- ya lo han hecho, según cifras del gobierno.

“Con este carnet vamos a hacer todo de ahora en adelante”, dijo Maduro por la televisión estatal en diciembre pasado.

Para alentar su adopción, el gobierno ha dado premios en efectivo a los titulares de los carnet por desempeñar tareas cívicas, como reunir a los votantes.

También ha otorgado pagos únicos, como a las mamás inscritas en el sistema, a quienes dio un bono por el Día de la Madre de aproximadamente dos dólares. El pago, en mayo pasado, era equivalente a casi un salario mínimo mensual, que alcanza para comprar un cartón de huevos al ritmo actual de la inflación.

Maduro además está tomando medidas para forzar la adopción de la tarjeta.

El gobierno ahora dice que los venezolanos necesitan el carnet para recibir beneficios que incluyen medicamentos, pensiones, canastas de alimentos y combustible subsidiado.

En agosto, los jubilados protestaron frente a las oficinas principales del instituto nacional de seguridad social y se quejaron de que la regla de exigir el carnet de la patria para cobrar su dinero limitaba el acceso a pensiones ganadas con esfuerzo.

Benito Urrea, un diabético de 76 años, dijo a Reuters que una médica estatal le negó recientemente una receta de insulina y lo acusó de ser miembro de la “derecha” porque no se había inscrito en el sistema del carnet. Como muchos venezolanos, sobre todo aquellos que se oponen al gobierno de Maduro, Urrea ve la tarjeta con sospecha.

“Lo sentí como un intento de persuadirme, comprarme, por mis necesidades”, dijo Urrea en su departamento de Caracas.

Reuters no pudo ponerse en contacto con la doctora.

Con los servidores comprados a ZTE, el gobierno está creando una base de datos que algunos ciudadanos temen esté identificando a quienes apoyan al gobierno y a los que no lo hacen.

Parte de la información, como los datos de salud, se recopila al usar el carnet. Otros datos se obtienen al inscribirse.

Los titulares de tarjetas y los grupos locales de derechos humanos dijeron a Reuters que los administradores hacen preguntas sobre ingresos, actividades políticas y perfiles de redes sociales antes de emitir el carnet.

Los funcionarios públicos se enfrentan a una presión especial para inscribirse, de acuerdo con más de una docena de trabajadores estatales.

Al escanear sus tarjetas durante la elección presidencial en mayo pasado, los jefes les dijeron a los empleados de varias oficinas gubernamentales que les enviaran fotos de ellos en las urnas, aseguraron.

Un documento del Ministerio de Justicia revisado por Reuters mostraba una lista de empleados estatales que no votaron.

Después de que Chávez asumió la presidencia en 1999, buscó empoderar a los venezolanos “invisibles” que no podían acceder a los servicios básicos.

En los años siguientes, más ciudadanos recibieron documentación, pero los carnets eran frágiles y fáciles de falsificar, según un informe del Ministerio de Justicia de 2007.

El informe, revisado por Reuters, recomendó una nueva tarjeta habilitada para usar un microchip que sería más difícil de falsificar, pero no se avanzó en ese esfuerzo.

Ese diciembre, luego de casi una década de gran popularidad, Chávez sufrió su primera derrota electoral, perdiendo un referéndum para eliminar los límites al período de gobierno.

Poco después, los precios del petróleo se desplomaron,  golpeando a la economía casi monoproductora.

Chávez se esforzó para apaciguar su base de clase trabajadora, incluyendo a muchos que aún carecían de esos documentos de identidad. Y envió a China a Daquin, el principal asesor de seguridad de la información de su Ministerio de Justicia.

La tecnología que Daquin y sus colegas conocieron en Shenzhen fue la base de lo que se convertiría en el “Sistema de Crédito Social” de China.

El sistema, en constante evolución y parte del cual usa “tarjetas inteligentes de ciudadanos” desarrolladas por ZTE, califica a las personas según su comportamiento, incluida su solvencia financiera y la actividad política.

El buen comportamiento puede hacer que los ciudadanos  obtengan descuentos en servicios públicos o préstamos. Las “malas notas” pueden llevar a que se les prohíba usar el transporte público o que sus hijos no puedan ingresar a las mejores escuelas.

Los ejecutivos de ZTE mostraron las tarjetas inteligentes venezolanas a las que se integró una identificación por radiofrecuencia o RFID, una tecnología que permite a través de ondas de radio rastrear la ubicación y datos.

Otras tarjetas utilizan los llamados códigos de respuesta rápida, o QR, códigos de barras matriciales que se usan comúnmente para almacenar y procesar información.

Después del viaje, Venezuela volteó la mirada a Cuba, su más cercano aliado político, y le pidió ayuda para crear su propia versión de tarjetas RFID.

“El nuevo objetivo era Big Data”, dijo Daquin.

En junio de 2008, Venezuela acordó pagarle a una empresa estatal cubana 172 millones de dólares para desarrollar seis millones de tarjetas, según una copia del contrato.

Los funcionarios del gobierno cubano no respondieron a las preguntas sobre el acuerdo.

Para el año 2009, Daquin comenzó a inquietarse por el potencial que tenía el programa del carnet para cometer abusos en la privacidad de los ciudadanos. Y expresó sus preocupaciones ante funcionarios como Vladimir Padrino, un general de la época que ahora es ministro de Defensa de Venezuela.

El Ministerio de Defensa no respondió a las llamadas telefónicas, correos electrónicos ni a una carta presentada por Reuters para hacer comentarios.

En la mañana del 12 de noviembre del 2009, en su panadería habitual de Caracas, seis oficiales armados con uniformes de la agencia nacional de inteligencia esperaban a Daquin, según contó a Reuters.

Le mostraron fotos de su hija y lo obligaron a conducir hacia el este, hacia la ciudad de Guatire. En un camino secundario, dijo Daquin, lo golpearon con pistolas, le metieron un arma en la boca y le sacaron varios dientes, que aún le faltan.

“¿Por qué traicionas a la revolución?”, preguntó uno.

Le exigieron 100.000 dólares por su liberación, dijo Daquin.

Daquin, quien dice que había estado ahorrando durante años para comprar una propiedad, fue a su casa, sacó dinero de una caja fuerte y se lo entregó a los hombres. Esa noche, reservó un vuelo para él, su esposa y sus tres hijos a Estados Unidos, donde ha vivido desde entonces, trabajando como asesor de seguridad de la información.

Su hermano, Guy, que también vive en Estados Unidos, confirmó la narración de Daquin.

La documentación revisada por Reuters corrobora su papel en el Ministerio, y personas familiarizadas con el trabajo de Daquin confirmaron su participación en el proyecto del carnet.

Después de que Daquin huyó, el contrato con Cuba no llegó a ninguna parte, según otro exasesor.

En marzo de 2013, Chávez murió. Maduro, su heredero como candidato del Partido Socialista, fue elegido presidente al mes siguiente. El prolongado desplome petrolero arrastró a Venezuela a la recesión.

“AVERIGUAREMOS”

Con el aumento de la pobreza y el hambre, el gobierno lanzó en 2016 un programa para distribuir paquetes de alimentos subsidiados. Contrató a Soltein SA de CV, una compañía con sede en México, para diseñar una plataforma en línea para rastrear los paquetes, según los documentos revisados por Reuters.

La plataforma fue el comienzo de la base de datos que ahora se usa para el sistema del carnet de la patria.

Los directores de Soltein, según los perfiles de LinkedIn, son en su mayoría exempleados estatales cubanos.

Una persona que contestó un teléfono registrado a nombre de Soltein negó que la empresa trabajara en el sistema de la patria. Una mujer en la dirección registrada de la compañía en la ciudad turística de Cancún dijo a Reuters que nunca había oído hablar de Soltein.

El sistema funcionó. Un 90 por ciento de los residentes del país recibe hoy los paquetes de alimentos, según un estudio publicado en febrero por la Universidad Católica Andrés Bello y otras dos universidades.

Ya más satisfecho con su capacidad de rastrear las entregas, el gobierno buscó saber más sobre los beneficiarios, de acuerdo con personas involucradas en el proyecto. Así que volvió a ZTE.

La empresa china, que está en Venezuela desde hace aproximadamente una década, tiene más de 100 empleados que trabajan en dos pisos de un rascacielos de Caracas. Primero trabajó con CANTV, la compañía de telecomunicaciones, para habilitar la programación de televisión en línea.

Como muchas empresas estatales en Venezuela, CANTV está sedienta de inversiones.

ZTE se convirtió en un socio clave, asumiendo muchos proyectos que alguna vez hubieran sido responsabilidad de CANTV, dijeron personas familiarizadas con ambas compañías.

La compañía china está ayudando hoy al gobierno de Venezuela a construir seis centros de respuesta a emergencias que monitorizan las principales ciudades del país, según un comunicado de prensa de 2015.

En 2016, ZTE comenzó a centralizar para el gobierno la vigilancia por video de todo el país, dijeron empleados actuales y anteriores.

En su empuje final por los carnets de la patria, el gobierno ya no consideraba la tecnología RFID, según personas familiarizadas con el esfuerzo. La tecnología de rastreo era demasiado costosa.

En cambio, le pidió a ZTE que lo ayudara con los códigos QR, los cuadros en blanco y negro que los usuarios de teléfonos inteligentes pueden escanear para dirigirse a sitios web.

ZTE desarrolló los códigos, a un costo de menos de 3 dólares por cuenta, y el gobierno imprimió las tarjetas, vinculándolas a la base de datos de Soltein, dijeron esas fuentes.

En una llamada telefónica con Reuters en septiembre, Su, el jefe de negocios de ZTE en Venezuela, confirmó el acuerdo de la compañía con CANTV. Se negó a responder otras preguntas.

Maduro presentó las tarjetas en diciembre de 2016. En un discurso televisado, sostuvo una, agradeció a China por prestar un apoyo que no especificó y dijo que “todo el mundo debe carnetizarse”.

El sistema de identificación, que aún se ejecuta en la plataforma Soltein, todavía no se había migrado a los servidores ZTE.

El desastre pronto golpeó. En mayo de 2017, los hackers irrumpieron en la base de datos del sistema del carnet.

El ataque fue llevado a cabo por activistas anónimos anti Maduro conocidos como TeamHDP.

El líder del grupo, en una cuenta en Twitter bajo el nombre @YoSoyJustincito, escribió que el pirateo fue “sumamente sencillo” y estaba motivado por la misión del TeamHDP de exponer los secretos de Maduro.

El hacker, que habló con Reuters por mensajes de texto, se negó a ser identificado y dijo que ya no está en Venezuela. Un administrador de CANTV que luego ayudó a migrar la base de datos a los servidores ZTE confirmó los detalles de la violación.

Durante el hackeo, TeamHDP tomó capturas de pantalla de los datos de los usuarios y eliminó las cuentas de los funcionarios del gobierno, incluido Maduro. Más tarde, el presidente apareció en la televisión escaneando su tarjeta y recibiendo un mensaje de error: “La persona no existe”.

Las capturas de pantalla de la información de varias cuentas de tarjetas, compartidas por TeamHDP con Reuters, incluían números de teléfono, correos electrónicos, domicilios, participación en eventos del Partido Socialista e, incluso, si una persona tiene una mascota.

Las personas familiarizadas con la base de datos dijeron que las capturas de pantalla parecen auténticas.

Poco después del hackeo, Maduro firmó un contrato de 70 millones de dólares con CANTV y un banco estatal para proyectos de “seguridad nacional”. Eso incluyó el desarrollo de una “base de datos centralizada de la patria” y una aplicación móvil para procesar los pagos asociados con la tarjeta, como la compra de la caja de alimentos que entrega el gobierno a precio de descuento.

“Es un chantaje. Los venezolanos que tienen el carnet de la patria tienen más derechos que los que no lo tienen”

Héctor Navarro, uno de los fundadores del Partido Socialista Unido de Venezuela y exministro

“La seguridad integral de la nación (…) pretende ser vulnerada por factores apátridas y antiimperialistas”, dice el contrato, que sostiene que una parte no revelada del dinero provendría del Fondo Conjunto de China y Venezuela, un programa de financiamiento bilateral.

Un contrato relacionado, también revisado por Reuters, asigna la base de datos y los proyectos de aplicaciones de pago a ZTE. El documento no revela cuánto de los 70 millones de dólares se destinarían a la empresa china.

ZTE declinó comentar sobre los detalles financieros de su negocio en el país petrolero. Ni el gobierno venezolano ni el chino respondieron a preguntas de Reuters sobre los contratos.

En julio de 2017, Soltein transfirió la propiedad de los datos del sistema de la patria a CANTV, según muestran los documentos del proyecto.

Un equipo de una docena de desarrolladores de ZTE comenzó a reforzar la capacidad y la seguridad de la base de datos, dijeron los empleados actuales y anteriores de CANTV.

Entre otras medidas, ZTE instaló unidades de almacenamiento de datos construidas por Dell Technologies Inc., con sede en los Estados Unidos, según un documento de ZTE. La portavoz de Dell, Lauren Lee, dijo que ZTE es un cliente en China, pero que la empresa no vende equipos a ZTE en Venezuela.

Agregó que Dell revisó sus transacciones en Venezuela y que tampoco tenía conocimiento de ninguna venta a CANTV.

“Dell se compromete a cumplir con todas las leyes aplicables donde hacemos negocios”, dijo Lee en un correo electrónico. “Esperamos que nuestros clientes, socios y proveedores sigan estas mismas leyes”.

En mayo, Venezuela celebró elecciones que fueron desacreditadas por gobiernos extranjeros después de que las autoridades electorales venezolanas inhabilitaran a varios partidos de oposición.

Antes de la jornada electoral, los funcionarios del partido gobernante instaron a los votantes a estar “agradecidos” por la generosidad del gobierno a través de los carnet de la patria.

Instalaron quioscos llamados “puntos rojos” cerca de los centros de votación, donde los votantes podían escanear sus tarjetas y registrarse. El mismo Maduro prometió un “premio de la patria” para quien votara.

Los que escanearon sus tarjetas más tarde recibieron un mensaje de texto agradeciéndoles por apoyar a Maduro, según varios titulares de tarjetas y un mensaje de texto revisado por Reuters.

Los premios para votar, sin embargo, nunca fueron emitidos, dijeron los dueños de las tarjetas y personas familiarizadas con el sistema.Los empleados actuales y anteriores de CANTV dicen que la base de datos registra si votó una persona, pero no cómo.

Sin embargo, a algunos votantes se les hizo creer que el gobierno lo sabría.

Una organizadora de un comité de distribución de alimentos en la ciudad de Barinas, en el oeste del país, aseguró que empleados del gobierno le pidieron a ella y a sus colegas que les dijeran a los beneficiarios de las cajas con comida que podían saber cómo votaron.

“Nosotros nos vamos a enterar si va a votar o no por el gobierno”, recordó la mujer haberles dicho.

Los trabajadores del Estado dicen que son un blanco. Una presentación interna de CANTV del año pasado dijo que el sistema puede transmitir información de la base de datos a los ministerios para ayudar a “generar estadísticas y tomar decisiones”.

Después de la votación, oficinas gubernamentales, como el estatal Banco Bicentenario, enviaron listas a CANTV con nombres de empleados estatales para determinar si habían votado, según un gerente que ayudó a configurar los servidores.

El Banco Bicentenario no respondió a un pedido de comentarios.

Ahora que los datos personales están tan disponibles, algunos ciudadanos temen perder más que sus empleos, dijo Mariela Magallanes, una legisladora de la oposición que encabezó una comisión para investigar los carnet de la patria.

“El gobierno sabe exactamente quién es más vulnerable a la presión”, dijo.

El bombeo de crudo sigue a la baja en Venezuela por Alberto Toro Vielma – Venepress – 13 de Noviembre 2018

El nivel de producción es casi un 39 % menor que el promedio de 2017

El bombeo de crudo sigue a la baja en Venezuela

La extracción de petróleo en Venezuela mantuvo el pasado octubre su tendencia a la baja y se situó en 1,17 millones de barriles diarios, un 3,3 % menos que el mes anterior, informó hoy en Viena la OPEP.

Ese nivel de producción es casi un 39 % menor que el promedio de 2017, según los datos recogidos en el informe mensual sobre el mercado publicado por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), de la que Venezuela es miembro.

La OPEP atribuye esas cifras a “fuentes secundarias”, es decir, estimaciones de diversos institutos independientes.

El ritmo de bombeo en Venezuela lleva a la baja desde 2015 y la producción actual es la menor en tres décadas, con la excepción del radical desplome en 2002 y 2003, cuando una huelga en la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa) hundió las extracciones por debajo de los 100.000 barriles diarios durante varios meses.

El informe no incluye los datos oficiales de las autoridades venezolanas sobre producción en octubre.

Las últimas cifras oficiales disponibles son los 1,434 millones de barriles diarios que Caracas comunicó para el mes de septiembre, 200.000 más de los que las fuentes secundarias calcularon para ese mes.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, dijo el pasado septiembre que la producción petrolera se duplicará en un año con el plan de recuperación que se ha implementado la empresa estatal Pdvsa, y aseguró que en ese tiempo se deben cumplir metas, entre ellas, proveer “un millón de barriles para China”.

Venezuela retrocede con el modelo feudal de Maduro por Ludmila Vinogradoff – ABC – 14 de Noviembre 2018

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro – REUTERS

El acoso contra los empresarios, la recaudación diaria y semanal de impuestos ha provocado el cierre masivo de empresas, el desempleo y el hambre

El empresario pensaba que estaba en otro país pero no, el taxista le recordó que entró por Catia y enrumbó por la avenida Sucre hacia el Silencio, a dos cuadras de Miraflores, el palacio de gobierno. «No puede ser que las tiendas estén cerradas a esta hora, ¿será porque es un feriado o un domingo?», le preguntó al conductor, quien le aseguró que los comerciantes ya habían cerrado hace tiempo, según dijo a ABC.

La mayoría de las tiendas de El Silencio eran atendidas por comerciantes árabes que colgaban sus mercancías y textilescomo si estuvieran en un bazar de Marruecos. Ya no están a pesar de su afinidad con el régimen de Nicolás Maduro.

El taxista llevó a Fernando Márquez a Sabana Grande, un bulevar comercial tradicional de hace 50 años, donde encontró también las tiendas cerradas pero abiertos algunos restaurantes españoles de tapas en la avenida Francisco Solano, donde se alojó y comió en su deprimente y triste regreso a la capital venezolana.

A cinco cuadras de la sede de Fedecámaras, sede de la patronal empresarial en La Campiña, Fernando Márquez se topó con una fila de activistas con camiseta roja del Partido Socialista Unido de Venezuela en La Campiña que bloqueban la calle con una manifestación para protestar contra los empresarios porque los culpaban de la supuesta «guerra económica» que tiene mortificado a Maduro desde hace 6 años.

María Carolina Uzcátegui, presidente de Consecomercio, dijo a ABC que en Sabana Grande habían cerrado 400 tiendas (un 40%) desde que Maduro anunció su plan económico hace casi 3 meses. El recorrido por las seis cuadras del boulevard da la impresión, a puro ojo, de que más del 70% ha cerrado.

«Esto es un modelo feudal», dice Uzcátegui. «No hay ninguna empresa que aguante una fiscalización diaria y semanal que te exige el importe fiscal del impuesto de 33% por la ganancia diaria por adelantado. Ningún negocio lo sabe por la hiperinflación que fluctúa todos los días».

En su opinión, el tono feudal del modelo de Maduro se enmarca en los impuestos oficiales y no que se deben pagar en el transporte y distribución de la producción agrícola desde el campo a la ciudad. El 33% oficial del impuesto a la hacienda aumenta a más del 40% sumando la cantidad de vacunas (peajes) que los conductores deben pagar en el trayecto.

«Todos los productores pagan sobornos o vacunas a los uniformados de la Guardia Nacional Bolivariana cuando llevan su mercancía a la ciudad en camiones por la carretera. Estos guardias cobran entre un 10% y 15% en sobornos para dejar pasar la mercaduría de los productores», añade Uzcátegui.

El costo de las «vacunas o sobornos», que representa más del 45% del costo de su producto por su paso en las carreteras, se traslada al precio al consumidor. Aquí hay «una anarquía, cada jefe militar o policial de la zona es un feudo y así se maneja Maduro para mantenerse en el poder», dice la jefe de Consecomercio.

En los últimos cinco años «hemos venido sufriendo una caída de la economía del 50% del PIB y todavía quedan venezolanos que quieren resistir y seguir avanzando pese a la adversidad del régimen de Maduro. Las empresas trabajan al 25% de su capacidad», añade la dirigente del gremio comercial.

En Venezuela había unos 700 mil comercios en 2008. «Actualmente puede que quede la mitad a pesar de la deserción, la diáspora y el cierre de empresas», añade Uzcátegui. Por comparación en Colombia donde hay más de 2 millones de empresas.

El cierre de empresas e industrias ha empujado a la diáspora. La ola de emigrantes venezolanos que cruzan la frontera viene de la desocupación y el abandono empresarial.

El presidente de la Confederación Venezolana de Industrias (Conindustria), Juan Pablo Olalquiaga, indicó que alrededor de 700 industrias han cerrado este año y señaló que la causa principal son las políticas económicas implementadas por el Gobierno.

«El hecho de que hayan cerrado cerca de 700 empresas y que ya estemos cerca de 2.500 solamente es una manifestación muy clara de que aquellas políticas que estábamos viendo en aquel momento, están teniendo como resultado esta disminución de la actividad y estos cierres», dijo durante una entrevista para Unión Radio.

De acuerdo con el censo industrial de 1997 citado por Olalquiaga, en el país existían 12.700 empresas privadas con altos niveles de producción y para 2018 solo quedan 2.500 que operan por debajo del 20% de su capacidad.

El panadero Fernando Márquez no ve el día en irse de su país después de estar un mes. «Me piden vacunas (sobornos) por el saco de harina. Prefiero cerrar a tener que pagar sobornos a los corruptos».

 

El éxodo venezolano ya es un caso de estudio y análisis mundial por María Rodríguez – ALnavío – 13 de Noviembre 2018

La ONU afirma que el número de refugiados y migrantes venezolanos alcanza los tres millones. Un estudio de Harvard lo estimó en 2,9 millones tras analizar la geolocalización de miles de publicaciones de Twitter. Cada uno a su manera, pero todos se afanan por traducir en cifras esta terrible realidad.

Aumenta el éxodo venezolano / Foto: Wikimedia Commons

Aumenta el éxodo venezolano / Foto: Wikimedia Commons

Se cuentan por millones, pero nadie conoce en detalle cuántos venezolanos han huido de la crisis política, económica y social que padece el país. Pese a que no es nada fácil recabar estos datos, gobiernos, organismos internacionales, oficinas de inmigración, agencias estadísticas, casas de análisis e instituciones locales se afanan por traducir en cifras esta terrible realidad. Así constatan la magnitud del éxodo venezolano cinco fuentes con cinco métodos distintos.

Los datos más recientes pertenecen a la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur). Ambas dieron una cifra conjunta: que el éxodo venezolano alcanza los tres millones de personas. Meses atrás un informe de Naciones Unidas cifraba esta realidad en 2,3 millones de venezolanos.

Ambas organizaciones llegaron a la nueva cifra con los datos brindados por las autoridades nacionales de inmigración. Y precisaron más. Los países de América Latina y el Caribe albergan en la actualidad aproximadamente a 2,4 millones de venezolanos. El resto está disperso en otras regiones del planeta.

La OIM estimaba en 2015 que apenas 696.000 venezolanos vivían fuera del país

Según recoge un informe de Torino Economics, nueva unidad de análisis del banco de inversiones Torino Capital, la OIM estimaba en 2015 que apenas 696.000 venezolanos vivían fuera del país frente a los tres millones actuales. No obstante, Torino Economics matiza que el último dato de la OIM “seguramente subestima la cantidad total de emigrantes por al menos dos razones”.

La primera es que los datos recabados proceden en algunos casos de 2016 o 2017. Visto que el éxodo se aceleró en el último año, estos datos estarían obsoletos. La segunda razón que exponen en el informe es que la mayoría de las fuentes omiten cualquier estimación sobre migración indocumentada. Algunas incluso dejan por fuera a quienes buscan estatus de refugiado o asilo, precisa Torino Economics.

La cifra que estiman OIM y Acnur queda muy atrás comparada con el dato de la encuesta de Consultores 21 de enero de 2018 (realizada entre noviembre y diciembre de 2017). Este sondeo concluyó que el número de emigrantes por hogar era de 1,97. Comparado con los datos de años anteriores, estimó que hay 4,1 millones de venezolanos en el exterior. La firma venezolana actualizó este número en agosto, aumentando la estimación a 5,5 millones de venezolanos fuera del país.

Tomás Páez, sociólogo y creador del Observatorio de la Diáspora Venezolana, cifra el éxodo en cuatro millones, distribuidos en 90 países y más de 300 ciudades, tal como afirmó en una entrevista en octubre al diario La Opinión de ColombiaEste observatorio basa el cálculo en estimaciones y cifras oficiales de autoridades y organismos de esos 90 países.

No obstante, Páez señaló al diario ALnavío que en la actualidad ya no están dando información al respecto, sino trabajando en un sistema (que actualizará los datos de la diáspora) para poder acceder a esta información.

Ya en febrero el sociólogo adelantó a este diario que el crecimiento de las salidas que se estaba dando en Venezuela aumentaba de forma exponencial y que los siguientes meses crecería “a un ritmo mucho mayor” de no haber cambios importantes en el país (Leer más: El éxodo venezolano no se parece a ningún otro por la rapidez y la causa).

Métodos alternativos

El informe de Torino Economics también cita los resultados de otras estimaciones basadas en métodos alternativos de recolección de datos. Por ejemplo, la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida, elaborada por un grupo de universidades venezolanas, calcula que 817.000 venezolanos abandonaron el país entre 2012 y 2017. Dicho estudio advierte que el resultado está subestimado dado que no es posible encuestar a los hogares en los que todos los miembros emigraron.

Uno de los métodos más innovadores a la hora de calcular el volumen del éxodo venezolano lo creó un grupo de investigadores de Harvard en mayo de 2018. Para el estudio utilizaron los datos de geolocalización de las publicaciones en Twitter de miles de usuarios. La investigación concluyó que 2,9 millones de venezolanos viven en el exterior.

Torino Economics explica que una de las diferencias entre las estimaciones de este estudio y los métodos antes comentados es que aquí los patrones de migración se basan en la nacionalidad. Es decir, que es probable que muchos venezolanos con doble nacionalidad entren a otros países usando la nacionalidad del país de destino. Formalmente quienes entran a ese país lo hacen como emigrantes retornados y no como inmigrantes, aclara Torino Economics.

Nueve meses del petro, el último fraude de Maduro por Daniel Lozano – El Mundo – 13 de Noviembre 2018

Video thumbnail
Nueve meses del petro, el último fraude de Maduro EL MUNDO  CARLOS GARCÍA (Foto)

“Hoy siento que es un día histórico, estamos construyendo la nueva Historia de la economía venezolana. Trabajadores de mi patria, llegó el momento de ahorrar en petros”. Nicolás Maduro escenificó la semana pasada la compra de un petro con su aguinaldo de Navidad y animó a los venezolanos a invertir sus ahorros en la criptomoneda revolucionaria. Ahorros que en bolívares son imposibles porque la hiperinflación pulveriza el valor de la moneda venezolana de semana en semana.

Para la mayoría de los expertos, transcurrido casi nueve meses de su nacimiento, el petro es una fantasía que se trata de imponer al país como forma de pago para comprar pasajes de avión, compraventa de viviendas y otras actividades económicas cuando ni siquiera se ha respetado la fecha del 5 de noviembre como inicio de operaciones, un nuevo fiasco. El atrevimiento revolucionario es de tal calibre que el general Manuel Quevedo, presidente de PDVSA, ha propuesto que el petro se convierta en método de pago para la OPEP, “la moneda digital para el petróleo”.

El chavismo vende al petro como un Supermán económico con el que pretenden resolver su derrumbe económico y una de las piedras angulares de su narrativa propagandística: la alternativa criolla para la economía del mundo. Hasta Hugo Chávez aparece sorprendentemente en el relato oficialista, ya que esta criptomoneda habría nacido “como iniciativa del Gigante de la Patria”, continuada por Maduro, que la incluyó como “pieza fundamental para el Programa de Recuperación Económica, Crecimiento y Prosperidad”, según repiten los medios revolucionarios. “Venezuela es vanguardia de la nueva era digital”, se ufanó el pasado viernes el primer mandatario.

El petro, creado por la revolución para evitar las sanciones de EEUU, sobrevive hoy en una tercera dimensión ajeno a la economía real del país. Incumpliendo una fecha tras otra, el gobierno bolivariano ha sido incapaz de lanzarlo a la circulación digital. La semana pasada, incluso, sufrió una nueva mutación para transformarse en un certificado de ahorro. Nada se sabe de los 5.000 millones de dólares que el gobierno aseguró ya ha fueron invertidos por compradores para comprar petros.

“El petro no existe en el mundo real, en la imaginación del gobierno sí”, abundó el economista Luis Oliveros, quien lo compara con un camaleón, capaz de transformarse en criptomoneda, criptoactivo o unidad de cuenta. En el buscador de google, petro y scam (estafa, en el mundo de las criptomonedas sirve para medir su credibilidad) aparecen relacionadas más de 700.000 veces.

“El petro es un fraude. Se ha lanzado dos veces y nada. Las principales agencias de calificación criptográficas lo llaman una estafa. Es tan sombrío como se pone”, aseguró Steve Hanke, profesor de Economía Aplicada en la Universidad John Hopkins (Baltimore, EEUU).

Un experto venezolano conocedor de la operación ha pormenorizado a EL MUNDO varias de las anomalías que hasta hoy presenta el petro. “La característica principal de un blockchain (cadena de bloques que elimina a los intermediarios tradicionales) es que todo queda registrado en un libro mayor de cuentas públicas, inexistente todavía. No se ha registrado ningún cambio de mano del petro en ningún blockchain. Hay un backup blockchain al que se puede ingresar pero ni siquiera están el 1% de las supuestas transacciones que han sucedido con el criptoactivo”, especifica bajo anonimato.

La dificultad de adquisición del petro, una tarea casi herculeana pese a los millones invertidos en la ICO (oferta de moneda inicial) y la opacidad informativa también ha sorprendido en el mundo de las monedas digitales. Obstáculos que se multiplican a la hora de bajar el monedero: “Sin Wallet (monedero) no hay dónde guardar petros. Y la validación de los usuarios tampoco ha funcionado. Y ni siquiera puedes sacar el dinero porque la opción para eso dice próximamente”, denuncia el mismo experto.

Hasta ahora la sede caraqueña de la Superintendencia Nacional de los Criptoactivos y Actividades Conexas (Sunacrip) es el único lugar donde se pueden comprar y ni siquiera te dan los petros, sino un certificado de papel.

“Todos estos factores indican que no ha sido transado el primer petro, porque ni siquiera puedes sacarlos de la Sunacrip. ¿Cómo cambian de mano? Si no ha cambiado de mano no hay activo existente”, concluye.

La FAO desmiente a Errejón y alerta de la grave hambruna en Venezuela por Ludmila Vinogradoff – ABC – 13 de Noviembre 2018

El organismo de la ONU, que se basa en informes oficiales, asegura que es el país de América Latina donde más aumentó el hambre y que el 11,7% de la población «está desnutrida»

Un informe de la FAO, la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, que hasta ahora había favorecido al Gobierno chavista que preside Nicolás Maduro, afirmó que el hambre en Venezuela se disparó en los trienios 2010-2012 un 3,6%, y entre 2015 y 2017 de un 11,7%.

En términos globales, el hambre aumentó en 2017 en América Latina y el Caribe aumentó por tercer año consecutivo y se convirtió en un problema que afecta a 39,3 millones de personas, el 6,1% de la población de la región.

Con diferencia, el país en el que más aumentó el hambre en el último trienio es Venezuela, donde la cifra de personas desnutridas ascendió en en 600.000 entre los años 2014 y 2017, según precisó la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). En total, la FAO considera que en Venezuela hay 3,7 millones de habitantes subalimentados, el 11,7% del total.

«Es importante señalar que estas son las mejores estimaciones que la FAO puede producir utilizando los datos proporcionados por el Gobierno de Venezuela», precisa el documento sobre la falta de cifras oficiales fiables en el país.

El informe de la FAO contrasta con las afirmaciones realizadas recientemente por el cabeza de lista de Podemos a las elecciones autonómicas de Madrid, Íñigo Errejón, quien aseguró que en Venezuela «ha habido importantísimos avances», como demuestra, en su opinión, el hecho de que la gente haga «tres comidas al día».

 

¿Qué fue lo que pasó entre PDVSA y la empresa SPS de servicios petroleros? por José Manuel Rotondaro – KonZapata – 12 de Noviembre 2018

La nota de prensa de la empresa Southern Procurement Services Ltd. (SPS) en la que anunció el cese de sus operaciones de recuperación de pozos en el Lago de Maracaibo, no deja espacio para dudas: PDVSA rescindió anticipadamente el contrato. El texto da cuenta de los logros obtenidos en menos de un año. Pero hay muchos aspectos oscuros.
En la PDVSA de Manuel  Quevedo no todo está claro. / Foto: PDVSA
En la PDVSA de Manuel Quevedo no todo está claro. / Foto: PDVSA

Varios de los medios de comunicación que recogieron la noticia interpretaron la medida, con cierta lógica, como una acción intempestiva más de la errática y mal preparada administración actual de PDVSA.

Pero cuando la empresa estatal anunció en 2016 la contratación de SPS, muchos en el ambiente petrolero expresaron su consternación. Era una empresa sin trayectoria, sin tecnología ni personal. La idea, en ese entonces, fue que SPS sería el socio operador junto a la empresa militar Canimpeg, en reemplazo de las tradicionales empresas de servicio petrolero como Schlumberger y otras. Estas empresas, siendo casi todas estadounidenses, son vistas con sospecha por el gobierno venezolano y, además, tienen facturas vencidas importantes por cobrarle a PDVSA.

¿Por qué decidió PDVSA usar esta empresa desconocida?

Una revisión somera de la documentación disponible públicamente muestra claramente que SPS no podía ser contratada por PDVSA ni ninguna otra entidad oficial venezolana. Al momento del acuerdo con PDVSA, SPS, basada formalmente en Inglaterra, tenía el estatus de empresa inactiva (dormant company) y los estados financieros (julio 2016) reflejan activos por apenas una libra esterlina. Un año después, supuestamente ya con operaciones en plena marcha en Venezuela, su balance expone un patrimonio negativo por 150 mil dólares.

Curiosamente, apenas recibida la comunicación, la empresa presenta balances auditados para ese mismo mes reflejando activos por 180 millones de dólares y beneficios netos de casi un millón de dólares. Pero esos balances tienen tantas imprecisiones, enmiendas a mano y errores formales que levanta sospecha que sean estados financieros revisados efectivamente por una firma especializada como Crowe Howarth.

Más aún, en julio de este año, Company House (registro comercial inglés) le informa al director de SPS que la empresa estaba a punto de perder su registro comercial por inactividad. (strike-off).

Curiosamente, apenas recibida la comunicación, la empresa presenta balances auditados para ese mismo mes reflejando activos por 180 millones de dólares y beneficios netos de casi un millón de dólares. Pero esos balances tienen tantas imprecisiones, enmiendas a mano y errores formales que levanta sospecha que sean estados financieros revisados efectivamente por una firma especializada como Crowe Howarth. Entre estos destaca que las notas del balance indican que la moneda de expresión de los balances es el dólar de los Estados Unidos, “la moneda legal en Inglaterra y Gales”. También hace referencia a una excepción a la obligación de presentar informes auditados de acuerdo con la ley inglesa que no le era aplicable.

Pero en las notas a esos estados financieros aparece lo que pudiera explicar cómo pudo este cascarón empresarial asumir el contrato con PDVSA. En dos largos y enredados párrafos, describe un denominado ‘Acuerdo de Alianza Estratégica’ con una o unas empresas no identificadas. En el párrafo previo, que describe el objeto de la compañía, menciona que tiene la representación exclusiva de los equipos de bombeo de una empresa rusa (Rimeras) y alianzas con Weatherford, Halliburton, Schlumberger, entre otras”.

Esto apuntaría a que en una jugada clásica de opacidad corporativa, PDVSA mantuvo la contratación de los servicios de las empresas tradicionales, pero ahora a través de un intermediario. Por supuesto, esto debe haber supuesto un costo adicional al que hubiese tenido que pagar si la contratación fuese directa.

Otra curiosidad es que de acuerdo con algunas fuentes no oficiales, SPS ha estado recibiendo el pago por sus servicios no en dinero sino con entregas de crudo. Esto hace aún más opaca la relación comercial, pero puede haber sido el esquema adecuado para acomodar las necesidades de las empresas norteamericanas y PDVSA.

¿Y quiénes están detrás de SPS?

La información disponible públicamente refleja tres directivos a la fecha: Manuel Chinchilla Da Silva, Esmeralda Da Silva Izquierdo y Dirme Laya Jaramillo. Como accionistas de la empresa aparecen otras dos compañías, SCZ Group Inc. y SPS Latam Holdings LLC. Esta última es un vehículo creado para la emisión de deuda por SPS y detenta acciones preferidas que no dan votos pero participa en los beneficios. Todo indica que los propietarios finales de SCZ Group son Manuel Chinchilla y Esmeralda Da Silva.

¿Por qué rompe PDVSA el acuerdo?

Ante el silencio oficial, sólo cabe especular que hay detrás de la decisión. ¿Estará el general Manuel Quevedo cortando por lo sano un contrato inconveniente para PDVSA? O ¿Están cercenando la fuga de dinero de PDVSA a favor de aliados a Rafael Ramírez?

Cualquiera que sea la causa, la clave será en cómo reemplazarán a SPS (o quienes estaban efectivamente proveyendo el servicio). Si insisten en contratar a empresas desconocidas, recién fundadas, este episodio será uno más en el proceso de reacomodo de los esquemas de corrupción del chavismo. Sólo si PDVSA pasa a contratar directamente con empresas con trayectoria, demostrada capacidad técnica y fortaleza financiera, es que podrá esperarse una recuperación sostenida de la producción del crudo.

Por qué tener dólares ya no es tan gran negocio en Venezuela – El Nacional – 12 de Noviembre 2018

La divisa estadounidense, refugio para pudientes y necesitados en la crisis venezolana, pierde poder de compra por la velocidad de vértigo a la que suben los precios

“Hace no mucho tiempo con 20 dólares en el bolsillo te sentías multimillonario en Venezuela”, dice en conversación con BBC Mundo Henkel García, analista y director de la consultora Econométrica. Pero esos tiempos quedaron ya atrás: también la divisa estadounidense está perdiendo su poder de compra a ritmo acelerado.

Según estima Alejandro Grisanti, director de Ecoanalítica, otra de las firmas que se dedican a analizar el comportamiento de la economía venezolana, “el dólar compra hoy 10 veces menos que hace solo un año”.

Venezuela vive hoy una grave decadencia económica y muchos aspectos claves de la economía del país, lo que los economistas llaman variables macroeconómicas, sufren graves desequilibrios.

El más destacado es la hiperinflación. Las autoridades llevan tiempo sin publicar las estadísticas de la evolución de los precios, pero a pie de calle se siente una constante y vertiginosa subida de los mismos. El Fondo Monetario Internacional prevé que llegará a un estratosférico 10.000.000.000 % el incremento interanual cuando termine 2018.

La hiperinflación está deteriorando el poder adquisitivo de los venezolanos y, en consecuencia, sus condiciones de vida. En el contexto de la hiperinflación la moneda local, el bolívar, sufre una imparable pérdida de valor y, pese a los intentos del gobierno, cada vez menos personas y empresas confían en él.

El presidente Nicolás Maduro y su equipo económico culpan de los problemas del bolívar a una “guerra económica” orquestada por especuladores internacionales enemigos de la llamada revolución bolivariana. Para Maduro, las sanciones contra Venezuela impuestas por Estados Unidos y la Unión Europea, entre otros, son “ilegales” y una prueba de esa campaña hostil.

Sea como sea, el dólar es mucho más apreciado que el bolívar como única forma de ahorro seguro y, cada vez más, también como medio de pago, especialmente de los bienes y servicios a los que solo pueden acceder las minorías más pudientes, como billetes de avión, restaurantes o suscripciones a gimnasios y centros de belleza. Por eso cómo evolucione es tan importante para muchos en Venezuela.

Por qué el dólar está perdiendo poder de compra

Pero si el bolívar pierde valor y cada vez pesa más el dólar, ¿por qué la divisa estadounidense cada vez compra menos? Hay un culpable: la hiperinflación.

No es que el dólar esté bajando, sino que los precios suben a un ritmo tan vertiginoso que han superado incluso el ritmo al que el dólar gana valor frente al bolívar. O sea, los precios ya suben más que el dólar, con lo que el billete verde pierde poder de compra.

Guillermo Arcay, experto de Ecoanalítica y coautor del informe “El dólar en el ojo del huracán cambiario”, señala que esta tendencia comenzó hace un año, “en noviembre de 2017, cuando Venezuela entra en hiperinflación y se ve ya un choque”. Ahí empezó el proceso que los economistas conocen como la apreciación del tipo de cambio real. Significa, en palabras de Arcay, que “la vida en dólares se encarece”.

Según Arcay, “en los últimos tiempos los precios aumentaban un 25% semanal, mientras que el dólar lo hacía un 8%”. Son varias las razones que le están restando poder al dólar.

Henkel García detecta que “los actores económicos están ajustando más rápido los precios y trasladando los cambios en el mercado paralelo”, el de referencia en el país pese a su clandestinidad. Ahora cuando sube el dólar, eso se refleja mucho más rápido en los precios.

Otras causas son resultado del empobrecimiento general. “La demanda de dólares para el ahorro está cayendo porque la gente no tiene cómo ahorrar”, señala Arcay.

“El consumidor está muy empobrecido y sujeto a fuertes restricciones presupuestarias, por lo que consume mucho menos, lo que lleva también a una caída de las importaciones”. Como nadie fuera de Venezuela acepta pagos en bolívares, las importaciones se han de pagar en dólares. Al reducirse lo que Venezuela importa, lo hace también la demanda de dólares para pagarlo. Y cuando cae la demanda de algo, cae también su valor.

¿Es normal lo que está pasando?

Los expertos encuentran difícil hablar de normalidad en la economía venezolana. Pero que el dólar vea rebajado su enorme poder de compra es, de alguna manera, normal.

“Lo que habíamos vivido entre 2015 y 2017, cuando compró mucho más de lo que históricamente había venido comprando, es lo que podemos considerar una locura. Aquello era lo anormal”, indica García.

En los tiempos de esa “locura” uno podía cenar en el mejor restaurante de Caracas con apenas 2 dólares o pasar un mes de vacaciones en el país por apenas 100 dólares.

La fiebre del dólar, coinciden los analistas, empezó a gestarse a finales de 2012. Según García, crítico con el gobierno, “por razones fundamentalmente políticas, empezaron entonces a deteriorarse todas las variables macroeconómicas”.

“El chavismo hizo todo lo posible porque pareciera que tenía una economía normal y agotó sus reservas internacionales”.

En aquel año, un Hugo Chávez enfermo le ganó sus últimas elecciones presidenciales a Henrique Capriles. Ya antes de fallecer el presidente en 2013, los problemas latentes se hicieron evidentes.

Las webs que “distorsionan”

Para Pasqualina Curcio, economista de la Universidad Simón Bolívar y cercana a las ideas del gobierno, empezó antes y tuvo otras causas: A partir de 2006 comenzaron a posicionarse una serie de páginas web que establecían a diario una supuesta cotización del bolívar con respecto al dólar, pero esa cotización no tenía ninguna correspondencia con las condiciones de la economía ni real, ni monetaria, ni financiera.

Según Curcio, sitios como Dólar Today buscaban” distorsionar la economía y los mercados en el marco de la guerra económica contra el pueblo venezolano”. Ella cree que se trató de una ataque deliberado contra el bolívar lanzado por razones políticas desde los países capitalistas enemigos de la revolución bolivariana.

Arcay, en cambio, sostiene que todo se debió a que el gobierno se quedó sin dólares. En Venezuela “el mercado cambiario siempre ha estado regulado y antes el gobierno hacía política cambiaria ofertando y demandando dólares en el mercado formal e informal”.

“Cuando el gobierno dejó de tener suficientes para cubrir la cantidad que tradicionalmente venía aportando, se dio una escasez de divisas en el mercado paralelo y el dólar se disparó”.

Como resultado de aquel colapso, afirma García, hubo una gran cantidad de operaciones de permuta de divisas que ya habían sido aprobadas y que nunca se cancelaron. “Compañías aéreas, farmacéuticas, telefónicas, etc. se quedaron con su dinero atrapado en Venezuela”. Muchas decidieron marcharse. Con ellas, también los dólares que aportaban, agravando la escasez de la divisa.

Y el petróleo cayó

En 2014 empezó a caer también el precio del petróleo, cuya exportación supone la principal fuente de ingreso de dólares a Venezuela. Fruto de todo ello, el dólar subía como la espuma, alcanzando en el verano de 2015 sus niveles máximos.

Arcay asegura que entonces “quienes tenían dólares para cambiar en el mercado paralelo tenían un poder de compra absurdamente alto”. Pero aquel era, cree Arcay, “un país de mentira” y la burbuja del dólar, “la consecuencia directa de una distorsión” provocada por la política cambiaria del gobierno.

García dice que es ahora cuando “se tiende de nuevo a la normalidad”.

¿Qué pasará en el futuro?

Arcay prevé un fuerte repunte de la capacidad del dólar en los últimos meses del año. Pero será un fenómeno estacional vinculado al pago de bonos a empleados y otras prácticas habituales de la Navidad. La tendencia a medio y largo plazo es a que el dólar se estabilice.

García pronostica: “No debemos esperar más brincos como los de los últimos años”. El analista cree que los distintos actores se están adaptando a la nueva realidad de la economía venezolana, mucho más pequeña y con menos actividad, y que en ese nuevo contexto el dólar tendrá un comportamiento más estable.

Madeira acoge a miles de venezolanos descendientes portugueses – El Estimulo – 12 de Noviembre 2018

Venezolanos_Ecuador11

No se sabe exactamente cuántos, pero las autoridades de Madeira cifran en cerca de 6.000 los venezolanos lusodescendientes que han buscado refugio en la isla, a la que llegan con lo puesto y en condiciones de enorme precariedad.

Son portugueses de segunda y tercera generación, descendientes de los que hace décadas dejaron Madeira en busca de una vida mejor en Venezuela y ahora hacen el trayecto al revés.

Aura Rodríguez, representante de la organización Venexos, una de las que les ayuda a integrarse en la isla, explicó que es difícil decir cuántos han llegado ya porque algunos entran en Europa vía Madrid.

“Muchos, cuando llegan aquí, ya tienen registro en Europa, en Madrid, por lo que en Madeira no aparece ninguna identificación”, precisó.

“En la isla de sus antepasados tienen acceso a la seguridad social y les estamos apoyando en la educación”, dijo el presidente, quien precisó que, de los que ya están inscritos en el sistema regional de salud, muchos tienen enfermedades serias, oncológicas o cardiovasculares.

“Reciben ayuda también en el instituto de empleo, entidad a través de la que ya colocamos a cerca de 3.000, pero ahora está además el problema de la vivienda”, agregó.

Albuquerque subrayó que hay organizaciones humanitarias y sociales, como Venexos, que tratan de ayudarles aunque la carga mayor es del gobierno, que está apoyando y seguirá apoyando esta situación porque, entre otras razones, son conciudadanos nuestros.

En el ámbito de la educación, dijo, la mayoría ya no hablan portugués, por lo que se les da clases, al igual que de inglés, para luego poder emplearlos en el sector turístico, el principal motor económico de la isla.

Su llegada supone un gasto extra para el gobierno regional que, según reconoció la responsable de Venexos, se ha preocupado muchísimo y ha puesto todo el empeño en ayudarles, pese a no recibir ayudas.

“Hasta donde yo sé no han recibido el apoyo prometido de la Unión Europea muchas promesas, pero nada”, lamentó Aura Rodríguez.

“Los que llegan a Madeira es porque tienen alguien o algo que les haya quedado de familia, pero ese algo no siempre es lo mejor”, relató Rodríguez, quien citó casos de gente que esperaba tener una vivienda o terrenos y se encuentra con lugares sin condiciones para vivir.

“Les vamos orientando, intentamos que los puedan inscribir en la seguridad social. Los niños sí, es obligatorio, el Estado los tiene que atender obligatoriamente gratis”, explicó.

El mayor problema, según el presidente, son los que llegan enfermos y, sobre todo, las personas de la tercera edad que nunca cotizaron en Portugal, lo que complica las cosas para recibir ayuda.

Sin ayudas ni ingresos, Venexos les apoya, sobre todo, con las medicinas, dándoles los medicamentos que no pueden enviar a Venezuela porque están fuera de plazo de validez.

“Es una norma que tenemos que respetar, no podemos enviar fuera de validez, pero sabemos clínicamente que no están caducadas y se las ofrecemos a la gente de aquí”, informándoles de la fecha de vencimiento, apuntó.

Pese a la gravedad de su situación, Aura Rodríguez aseguró que aún están peor los que se quedan.

“El principal talón de aquiles es nuestra gente en Venezuela, sabemos que están pasando mucha necesidad tanto en alimentación como en medicación”, dijo.

Venexos recoge medicamentos y comida pero no tienen medios para enviarlo. “El dinero para el envío es lo que se nos complica”.

“La buena noticia es que sí les llega, tenemos vídeos y fotos de las personas recibiendo o la empresa haciendo la entrega en la fundación, y eso compensa todo el trabajo”, concluyó.

El control cambiario es odiado ferozmente por la mayoría de venezolanos por Guillermo Rodríguez González – Panampost – 10 de Noviembre 2018

¿Qué puede hacer un Banco Central que emite dinero fiduciario exclusivamente local con reservas en divisa fiduciaria de internacional aceptación, ante una  rápida fuga de capitales?

El control cambiario es odiado ferozmente por la mayoría de venezolanos (M)

Es difícil para quien no estudió –o vivió– un totalitarismo socialista entender que en Venezuela, la Asamblea Nacional –poder legislativo– que debería, legislar, nombrar Poder Electoral y Tribunal Supremo, y controlar al ejecutivo, desde que el socialismo en el poder debió reconocer al socialismo opositor una victoria en la última elección parlamentaria. Ni legisla, ni nombra, ni controla.

El revolucionario máximo tribunal anuló la Asamblea. Una elección inconstitucional, groseramente manipulada estableció la revolucionaria constituyente que se auto atribuyó sus funciones. Y auto designó poder “supra-constitucional” omnipotente a tiempo indefinido. La Asamblea Nacional quedó  desposeída. Y anulada su mayoría socialista opositora. Oposición sojuzgada por el palo y la zanahoria, persecución y soborno, carcelazo y  privilegio. A unos u otros, rotando al azar. Infiltrada y dividida. Buena parte de la cual, cuando gobernó, abrió camino a ésta miseria.

Todo lo que haga esa débil Asamblea Nacional. De nombrar un Tribunal Supremo que va al exilio, para no ir a prisión. O discutir y decretar leyes invalidadas de hecho. A reclamar ilegalidad del presupuesto “sometido” a la constituyente –aprobado y jamás publicado– es simbólico. Sin efectos internos sobre un poder de hecho. Busca efectos externos presentes. Espera efectos internos futuros.

Ahí se discute una reforma –simbólica– de la Ley del Banco Central de Venezuela BCV. Incluso así es importante. Venezuela sufre la mayor hiperinflación del mundo actual. Una de las mayores –y más prolongadas– de la historia.  Tal reforma reclama re-establecer la autonomía del BCV. Y prohibiéndole conocidos errores de política monetaria, hacerla efectiva ante las presiones políticas por las que la perdió –de hecho– antes que fuera borrada en la revolucionaria legislación.

Invitaron un distinguido –y diverso– grupo de economistas a consulta. Y la nota de prensa ocasionó una avalancha de enfurecidas respuestas en redes sociales. No de esbirros chavistas. Todo lo contrario. Venezuela padece más de una década de control de cambio. La peor hiperinflación del planeta. Vimos diferencias de hasta 10 mil veces entre el menor –de varios– tipos de cambio oficiales y el mercado. Y diferencias de sesenta veces, entre uno y otro de varios tipos oficiales simultáneos. El tipo de cambio real varió cerca de 100% en la primera quincena de octubre. Y sigue  retrasado ante casi cualquier otro precio. Pero titularon la nota de prensa: “economistas proponen control cambiario con reglas”. Lo que causó furia en redes sociales.

Aprendieron la mayoría de venezolanos que control cambiario es miseria. Buen aprendizaje. Pero viendo yo –para ejemplo– dos de los economistas consultados. Supuse que la nota no reflejaba lo que opinaron:

  • Pedro Palma. Con quien tengo profundas diferencias teóricas. Es uno de los mejores economistas de Venezuela. Académico e investigador de bien ganado prestigio e indiscutible honestidad intelectual. Economista al que –discrepando o coincidiendo con él– siempre hay que estudiar seriamente.
  • Oscar Torrealba. Con quien comparto teoría, metodología y amistad. Es uno de los mejores economistas de su generación. Notable exponente de la Escuela Austríaca en Venezuela. Investigador de honestidad intelectual indiscutible. Amigo del diálogo entre paradigmas teóricos distantes.

Lo sometido a consulta era que, para establecer un control cambiario, el BCV debería justificarlo. Tener aprobación por mayoría calificada de dos tercios de La Asamblea. Y limitarse al máximo de un año para aplicarlo. No hay límite alguno en la ley vigente. Me dicen que Palma expuso una observación pertinente. El BCV debe ser autónomo en su política monetaria. En libre convertibilidad, un BCV independiente pudiera en algún momento enfrentar una masiva fuga de capitales, con un eventual –y temporal– control cambiario. Y lo propuesto impediría esa acción rápida del BCV.

Razonable y pertinente, aunque discrepo. Coincido con el Profesor Hanke en que los bancos centrales han fracasado en la mayor parte del mundo. Y no estamos entre las escasas excepciones. Tendríamos que empezar por una dolarización oficial abierta, para incentivar condiciones en que un Banco Central independiente emitiera un bolívar anclado al oro. Sin privilegio de curso legal. Quizás así pudiéramos emitir seriamente. Pero, un control cambiario es técnicamente ineficaz –y ridículamente costoso– ante cualquier tipo de shock externo.

¿Qué puede hacer un Banco Central que emite dinero fiduciario exclusivamente local con reservas en divisa fiduciaria de internacional aceptación, ante una  rápida fuga de capitales? Ante todo no ocasionarla. Si la ocasionó, lo que haga la empeorará. Si no la ocasionó. No diferir ni ocultar efectos del shock real. No quemar reservas inútilmente. No expropiar ahorro privado con un control cambiario. La posición de Torrealba es similar. La de Palma diferente. Pero coincidiríamos en que un control cambiario nunca sería una política monetaria viable a largo plazo. Ningún economista serio sostendría lo contrario.

Dejemos fuera al que opina desde fuera. Consideremos un compromiso razonable entre lo que recomendarían Palma y Torrealba. Pudiera ser que el BCV, únicamente en limitados casos previstos por ley, estableciera un control de cambio de emergencia por pocos días –digamos siete– Y para prorrogarlo por períodos sucesivos de pocos días –digamos 15– requiera aprobación de dos tercios de la Asamblea Nacional. Sin más prorrogas tras sumarse 90 días. Seamos francos.

Si en 90 días no desalentó una fuga de capitales en el rango del tipo de cambio que aspiraba mantener el banco central. No hay emergencia. Es un problema estructural. No cesará la fuga de capitales con el racionamiento de divisas. A lo que se reduce el control cambiario. Sino al admitir el nuevo tipo de cambio de mercado. Y atender todas las causas estructurales. Como compromiso viable, ahí pudiéramos coincidir  muchos.

Y deberíamos saludar las airadas reacciones de rechazo a cualquier versión del control cambiario en la población como saludables. Injustificable insultar primero y averiguar después. Para luego “sostenella y no enmendalla”. Pese a esos excesos, únicamente esa indignación pudiera ser un primer paso al que rechacen controles de precios. Subsidios y falsas gratuidades. Racionamientos y regulaciones. Para que reclamen mañana libertad económica integral con la vehemencia con que reclaman hoy libertad cambiara.

A %d blogueros les gusta esto: