elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos en la Categoría: Reportaje

Clonan el sistema informático de Pdvsa para robar más de 5.200 millones de dólares por Emili J. Blasco – ABC – 22 de Abril 2018

venezuela-pdvsa-kUwB--1240x698@abc.jpg

La pugna por el expolio de la petrolera estatal venezolana incluyó la creación de un servidor paralelo que permitía modificar en tiempo real las ofertas de licitaciones

La imagen de la petrolera nacional venezolana, Pdvsa, como la vaca que todo el mundo que pudo ordeñó –y sigue ordeñando– en el sistema político chavista, simboliza bien la billonaria corrupción que ha afectado a la compañía en casi dos décadas. La última gran trama denunciada, en la que hubo clonación del sistema informático de la entidad estatal para amañar operaciones y saquear la empresa, acaba de llegar a los tribunales de Estados Unidos.

En la trama, en marcha desde 2004, participaron directivos de la propia Pdvsa e importantes compañías de comercio energético, con un daño a la estatal petrolera estimado en más de 5.200 millones de dólares. Nicolás Maduro ha aprovechado la ocasión para arremeter contra la gestión de Pdvsa durante el largo tiempo que la presidió Rafael Ramírez (uno de las máximas figuras políticas en la era de Hugo Chávez, hoy depurado por Maduro).

Ya ha habido otras denuncias sobre sobornos a directivos de Pdvsa (singularmente la investigación abierta en Houston y que puede acabar inculpando a Ramírez), pero lo especial de este último caso es que la denuncia la ha presentado la propia Pdvsa (a través de un oscuro fideicomiso).

En realidad, no se trata de una cruzada por la limpieza y la honestidad, sino que obedece a una lucha de facciones, en un capítulo más de la pugna por el expolio de la empresa, en medio de un pulso entre empresarios vinculados a diferentes sectores chavistas.

A principios de marzo de 2018, el fideicomiso PDVSA US Litigation denunció ante la Corte de Distrito del Sur de Florida que dos consultores venezolanos, mediante el soborno a varios directivos de la petrolera, actuaron conjuntamente con varios corredores internacionales de petróleo para beneficiarse de los contratos de venta y suministro de Pdvsa. La lista incluye a algunos de los principales corredores mundiales, como Glencore, Vitol y Trafigura, y a destacadas compañías energéticas, como Lukoil y Colonial Oil Industries.

La demanda señala que Francisco Morillo y Leonardo Baquero, que crearon la firma Helsinge y se relacionaron comercialmente con Pdvsa, contaron con la ayuda desde dentro de la petrolera de cuatro de sus principales directivos: Marco Malave, jefe del departamento Comercial y de Suministros de 2012 a 2017, y su sucesor, Ysmel Serano (hoy vicepresidente de la estatal); René Hecker, gerente de ese mismo departamento hasta 2013, y Edgar García, gerente del departamento de Flete y Transporte hasta 2008.

Las acciones fraudulentas se desarrollaron desde al menos 2004 hasta muy recientemente, según consta en la demanda, en una trama de «millones de dólares» en sobornos, pagados muchos de ellos a través de Panamá, y de «miles de millones de dólares» en beneficio para Helsinge y las compañías corredoras internacionales, enriquecidas por los menores pagos realizados a Pdvsa y el sobreprecio de los productos vendidos a esta. El abogado del fideicomiso, David Boies, aseguró estimar en 5.200 millones de dólares lo que Pdvsa dejó de ingresar por la acción de los confabulados.

La trama tuvo acceso directo en tiempo real al sistema informático de la compañía estatal mediante la clonación del servidor del departamento Comercial y de Suministros. El servidor clonado se instaló en las oficinas de Morillo y Baquero en Miami. De esta manera pudieron conocer con antelación las ofertas de otras compañías en procesos de licitación y modificar en su ventaja datos del sistema (la documentación que oficialmente debía guardarse era destruida para evitar la detección de esos cambios).

Imágenes de pantallas de ordenador, obtenidas por ABC, parecen recoger los rastros de esos movimientos de «hackeo». En una de ellas se aprecia el uso de cuentas de correo electrónico que simulan ser de Pdvsa, pero en las que figura ese nombre sin la ese (pdva.com), llevando al equívoco.

Todo esto obedece a una lucha entre facciones. Detrás de la presentación de la demanda se encuentra Wilmer Ruperti, empresario que en el arranque del chavismo se vio favorecido por Hugo Chávez por haber puesto sus barcos a disposición del Gobierno durante el paro petrolero de 2002-2003.

Información privilegiada

Inicialmente, Morillo trabajó para Ruperti en la obtención de información privilegiada de Pdvsa, de acuerdo con fuentes conocedoras del caso. Pero luego ambos se separaron: Morillo se erigió él mismo en cabeza de ese particular negocio, mientras que Ruperti perdió ascendencia sobre Pdvsa por su mala relación con Rafael Ramírez (ministro del Petróleo y presidente de la estatal por diez años). Por su parte, Morillo se aproximó a un hombre clave de Ramírez en Pdvsa, su cuñado Baldo Sansó.

Cuando Ramírez y sus hombres cayeron en desgracia, algo que ocurrió definitivamente en 2017, Ruperti volvió a hacer negocios con Pdvsa. Para ganar el favor de Maduro, Ruperti corrió con los gastos de la defensa de los sobrinos de la pareja presidencial, en el juicio celebrado contra ellos en Nueva York por narcotráfico. Son esos abogados buscados por Ruperti (el despacho Boies Schiller Flexner) quienes se han encargado de la demanda presentada contra Morillo.

La demanda tiene aspectos oscuros. Se hace desde un fideicomiso opaco y además no se presenta contra los cuatro directivos de Pdvsa que aceptaron sobornos para facilitar las operaciones fraudulentas. También extraña que cuando la preparación de la demanda ya estaba en marcha, Pdvsa estableciera nuevas operaciones con uno de los corredores que iba a demandar, Trafigura, como ha destacado el investigador Alek Boyd. Por su parte, la juez federal Alicia Otazo-Reyes, magistrada en la Corte de Miami, ha cuestionado aspectos formales de la demanda.

 

FMI: el colapso económico venezolano es de los peores de la historia moderna por Orlando Avendaño – Panampost – 20 de Abril 2018

Por un tiempo Venezuela fue dos veces más rico que Chile, cuatro veces más rico que Japón y doce veces más rico que China

petroleovenezueladebacle.jpg

Venezuela dejó de ser el país más rico de Latinoamérica para convertirse en el más miserable de la región. Es el gran triunfo del chavismo. (Minci)

Por un tiempo Venezuela fue la cuarta nación más rica del mundo. Hoy, el país más miserable de la región y uno de los que se encuentra en peores condiciones económicas del mundo. La inflación más alta de todos, una escasez sin precedentes y una ardua crisis humanitaria. Se trata de uno de los peores colapsos de la historia moderna y esto lo reconoce el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Según dijo este viernes el economista en jefe de la institución financiera internacional FMI para el Hemisferio Occidental, Alejandro Werner, la crisis económica que atraviesa Venezuela es una de las mayores que registra la economía mundial en, al menos, los últimos cincuenta años.

“Se trata de una de las principales crisis que hemos visto en la historia de la economía moderna. Si uno ve los colapsos económicos que han ocurrido en los últimos 50 años, el colapso actual de Venezuela se encuentra entre los primeros 15”, dijo Werner.

De acuerdo con el economista jefe del FMI para el Hemisferio Occidental, la principal causa de la catástrofe económica de Venezuela es “la caída en la producción de crudo que hemos visto en los últimos 18 meses, que ha sido espectacular”. “Ha caído en 50 % en un período muy corto”, agregó.

Debido al debacle, Venezuela hoy padece un estado de “hiperinflación”, de acuerdo con Werner. El Fondo Monetario Internacional estima que para este año la inflación será de 13.000 %.

Es una cifra que, de hecho, podría parecer conservadora si se le compara con otras estimaciones.

El estudioso de economía hiperinflacionaria y profesor de la Universidad Johns Hopkins, Steve Hanke, lleva desde hace tiempo un registro sobre la inflación de Venezuela y la de otros países que también atraviesan crisis económicas. En su última medición, Hanke estima que la inflación anual de Venezuela podría llegar hasta 18.926%; muy por encima de los demás países en la lista.

“Venezuela está en el tope con la inflación más alta del mundo… Y por mucho”, escribió el profesor Steve Hanke este viernes 20 de abril.

La ruina socialista de Venezuela: de ser uno de los países más ricos a uno de los más miserables

“Para 1950,mientras el resto del mundo trataba de recuperarse de la Segunda Guerra Mundial, Venezuela tenía el cuarto Producto Interno Bruto más rico del mundo.

El país era dos veces más rico que Chile; cuatro veces más rico que Japón y doce veces más rico que China”, se lee en un artículo del World Economic Forum.

Entre 1950 y 1980, la economía venezolana disfrutó de un aparente crecimiento económico. Era una nación rica, pero dependiente de los precios del petróleo. “Para 1982, Venezuela todavía era la economía más rica de Latinoamérica”.

Pero luego de 1983 —debido al impacto de una devaluación, producto de los bajos precios del petróleo—, la solidez de la economía venezolana empezó a desmoronarse.

En la década de los noventa, bajo la administración del segundo mandato de Carlos Andrés Pérez, la inflación que había dejado su predecesor, Jaime Lusinchi, disminuyó. El presidente venezolano intentó abrir la economía del país y liberarla; sin embargo, maniobras políticas le impidieron a Pérez continuar las reformas. Con la asunción de su sucesor, Rafael Caldera, la inflación se elevó. Y luego llegó la Revolución Bolivariana, bajo la tutela de Hugo Chávez Frías.

El militar tomó posesión en 1998 y “fue electo con la promesa de que Venezuela podría reducir la pobreza y dar un paso adelante hacia una mejora de los estándares de la vida, al añadir más presión a los ingresos del petróleo”. “El aumento de los precios del petróleo ayudó a que esto se volviera realidad en los 2000, y luego Chávez murió en 2012”, se lee en el artículo del World Economic Forum.

Apenas asumió Nicolás Maduro, el delfín de Chávez, los precios del petróleo se vinieron abajo. Fue una caída tumultosa que generó el inicio de una ardua crisis económica. El modelo rentista venezolano no se alteró, como lo exigía el país, sino que fue profundizado bajo la administración chavista. De hecho, según la OPEC al rededor del 95 % de los ingresos de Venezuela depende todavía de las exportaciones del petróleo.

Actualmente el país padece “escasez de comida, electricidad y otros bienes esenciales, y la violencia está escalando en Caracas”. “Más recientemente, el Gobierno está tratando de endurecer su control sobre el poder, y la mala gestión de la economía ha llevado a las personas a morir de hambre en las calles.

En Venezuela se vive una crisis humanitaria, que es extremadamente desalentadora de ver en un país que alguna vez fue de los más ricos del planeta”, señala el World Economic Forum.

La ciudad más barata por Marco Negrón – TalCual – 21 de Abril 2018

Caracas.jpg
Según el informe de este año del Economist Group, después de Damasco, la infortunada capital siria envuelta en una guerra civil cruenta e interminable, Caracas es la segunda ciudad más barata del mundo. No hace nada, sin embargo, los análisis de la Unión de Bancos Suizos (UBS) la colocaban en el extremo opuesto: en 2009, por ejemplo, ella ocupaba el puesto 12 entre las ciudades más caras del mundo, inmediatamente después de Munich y 30 posiciones por encima de Sao Paulo, la ciudad latinoamericana que más se le acercaba.

Esta cifra, calculada sobre la base de tipos oficiales de cambio que sobrevaloraban abiertamente la moneda nacional (entre BsF 2,6 y 4,3 / USD), contrastaba de manera estridente con la referida al poder adquisitivo de los hogares donde la supuestamente rica Caracas caía al puesto 61, el penúltimo entre las urbes latinoamericanas analizadas: se creó así la paradoja de una ciudad que calificaba entre las más caras del mundo pero contaba con una de las poblaciones más pobres de la región. Ese mismo año o el siguiente la UBS decidió excluir a Caracas de sus análisis porque el creciente desorden cambiario hacía prácticamente imposible cualquier cálculo confiable, la base, no está de más recordarlo, de una economía razonablemente moderna.

Las cifras que ahora presenta el Economist Group revelan la verdad de los hechos: la Caracas del socialismo bolivariano, más que una ciudad cara o barata, es en verdad una de las ciudades más atrasadas y pobres del mundo. La “ciudad socialista”, que algunos paniaguados del régimen pretendieron infructuosamente definir durante estos años, resultó ser finalmente eso: una que se hunde con sus habitantes en los tremedales del atraso y la miseria. Es una proeza perversa que en el país más urbanizado de la región reaparezcan, en sus ciudades metropolitanas y en pleno siglo XXI, las enfermedades que asolaron al medio rural de la Venezuela del siglo XIX y que la sabiduría, tesón y generosidad de una legión de héroes civiles, apoyados, justo es decirlo, en la emergente riqueza petrolera, había logrado erradicar al menos eso se creía- hace más de 70 años.
Pero también, ahora bajo el nombre de “moneda comunal”, ha reaparecido en nuestras ciudades la “ficha”, la moneda con la que se pagaba a los peones de las plantaciones del siglo XIX, de circulación restringida a la propia hacienda y que terminaba atando a ella al trabajador formalmente libre.

Cabalgando sobre el vertiginoso desarrollo de la globalización y las nuevas tecnologías, el mundo atraviesa una transición de dimensiones épicas, sin parangón en la historia y cuyo epicentro son las ciudades metropolitanas, montadas sobre sistemas en red cada vez más inteligentes y compitiendo por construir ambientes urbanos de la más alta calidad, capaces de atraer el recurso clave que sustenta el desarrollo de las sociedades del siglo XXI: el talento, la creatividad, la capacidad de innovar.

Es obligación de los caraqueños impedir que los “mineros del Guaire”, que se sumergen en aguas putrefactas en su desesperado intento de supervivencia, se conviertan en la perfecta metáfora de una sociedad que se creyó llamada a otros destinos y que hoy, frente a la mirada catatónica de quienes se han adueñado del poder, está asediada en todos los frentes.

Para ello no basta con desalojar a la funesta nomenklatura: además es esencial recuperar la ruta del crecimiento sostenible, un objetivo hoy inalcanzable sin el protagonismo de las ciudades. Y la construcción de esa ciudad futura, tan distinta de la actual, no puede esperar hasta mañana: pese a las enormes barreras, debe continuar todos los días; como mínimo en el pensamiento ciudadano y con la vista puesta en recuperar el talento fugado

La enfermera ‘fugitiva’ de Hugo Chávez se esconde por aquí por Martín Mucha – El Mundo – 18 de Abril 2018

15237301288862.jpgAl capitán Adrián Velásquez (38 años) y a su mujer Claudia Díaz Guillén (44) se les acusa de expoliar las arcas de Venezuela: no menos de 2.000 millones de dólares para ellos. Y habrían ayudado a ‘boliburgueses’ y ‘bolichicos’ a desfalcar miles de millones más.

Y con ella su marido, que llegó a ser el jefe de guardaespaldas del difunto presidente

Esta semana fueron noticia no por aparecer en los ‘Panamá Papers’ con miles de millones sacados de Venezuela. El fiscal general de Maduro llegó a presumir de que los ‘saqueadores’ habían sido detenidos en España

No era verdad. A Claudia y Adrián se les vincula también con la filtración de los papeles de la supuesta financiación bolivariana de Podemos

Claudia Patricia Díaz Guillén se acercó a Hugo Chávez como las sanguijuelas a la piel caliente. Chávez estaba débil. Política y anímicamente. Crecían los rumores de un golpe de Estado. Y veía enemigos en todas partes. Necesitaba nuevas gentes en quien confiar. Y ella soltó, parafraseando una canción cubana, las palabras precisas, la sonrisa perfecta. «Oiga, comandante. La victoria está cerca», le dijo. Y así se ganó su confianza. Ella, que había sido sólo instrumentista en el Hospital Militar, enfermera en un hotel… pasó al año siguiente de esta frase a ocupar un puesto único. Dos, en realidad. Fue nombrada la número dos de la Oficina Nacional del Tesoro de Venezuela. Y enfermera personal del presidente. No dudó en aceptar ni uno, ni otro cargo. El primero implicaba un puesto tan importante como estar entre los que tomaban decisiones en la «unidad especializada en la coordinación y planificación financiera del Sector Público Nacional, encargada de captar y custodiar los fondos valores pertenecientes a la República, hacer los pagos autorizados por el presupuesto». Miles de millones de dólares del petróleo. Era 2003. El inicio del último gran expolio del que fuera el país más rico de Sudamérica. Claudia Patricia con su esposo, el capitán Adrián Velásquez Figueroa, alias Guarapiche, jefe de la seguridad de Chávez, son claves para explicar cómo un país así de poderoso económicamente ha terminado mendigando comida, con un éxodo de más de un millón de personas…

Ambos están siendo buscados en España. Aquí se refugian huyendo de la Justicia de su país. Esta es su historia: Miles de millones saqueados, casas de lujo, coches deportivos, #PanamaPapers, intercambio de información del régimen por impunidad: incluyendo negociar papeles sobre una -supuesta- financiación ilegal de Podemos, su cacería policial en el País Vasco…

Carlos Tablante, autor del libro El gran saqueo, acusa a los dos de tener, como mínimo, 2.000 millones de dólares en paraísos fiscales. Un milagro económico considerando que, por ejemplo, Velásquez Figueroa cobraba 170 dólares al mes. Y su mujer no mucho más. ¿Cómo pasó? Patricia se convirtió en la mano derecha de un Chávez ciclotímico e hipocondríaco. Acudía a Claudia hasta para que le echara colirio en los ojos. Lo hizo en el propio Kremlin, a donde la llevó. Después, en 2011, coincidiendo con el diagnóstico de cáncer de Chávez, la ascendió a presidir la Oficina Nacional del Tesoro y el Fondo de Desarrollo. La que fuera una humilde enfermera tenía en sus manos buena parte del dinero de los venezolanos. El pago por los servicios prestados a un casi desahuciado Hugo Chávez. El precio por su silencio. ¿Cómo lo hicieron? Lo explica la periodista venezolana Tamoa Calzadilla, hoy en EEUU, una de las que mejor ha investigado la corrupción del régimen chavista: «Durante su gestión como tesorera, Díaz Guillén custodió los valores e inversiones de la República Bolivariana de Venezuela.

También manejó los excedentes petroleros y las divisas de la banca pública, en medio de un estricto control cambiario, vigente desde 2003. Esa restricción permitió que algunas personas cercanas al gobierno chavista se beneficiaran con un sistema que les daba acceso a dólares preferenciales, que luego cambiaban en el mercado negro, fuera del país». Son las piezas claves del ascenso de los bolichicos y los boliburgueses. Sí, esos que hoy están comprando pisos y empresas en España con el dinero manchado del hambre de los venezolanos. Claudia Patricia tenía información de primera mano de la inminente muerte de Chávez. La pareja, desde el año de su nombramiento, comenzó a crear, a nombre del capitán Velásquez, empresas pantalla en Panamá. Un movimiento de Guarapiche delata lo cerca que estaba el fallecimiento de Chávez. El 21 de enero de 2013, el marido de Claudia acude a una notaria del país centroamericano para firmar su puesto de presidente de la Sociedad Crasqui Holding. Chávez fallece oficialmente el 5 de marzo. Nicolás Maduro le releva en el cargo el 19 de abril de 2013.

Nuevo presidente, nuevas reglas, nuevos aliados. Pero ellos ya habían preparado la escapada.Un día antes de que Maduro asumiera el poder, Velásquez Figueroa funda una empresa llamada Bleckner Associates Limited en Seycheles, ese paraíso fiscal y terrenal, que buscaba fuera su salvación. Para su constitución utiliza al buffet panameno Mossack Fonseca. Las propias comunicaciones internas del despacho demostraron que había un conflicto de intereses, una gran sospecha del origen de su fortuna: «La información encontrada muestra que es ex jefe de Seguridad del Palacio de Miraflores, en la presidencia [de Hugo Chávez]… Entre las investigaciones encontré que él es responsable de la seguridad del hijo del ex presidente Chávez. Y aunque no es un dato oficial la noticia dice: “también dedicado a los negocios ilegales con comida y minerales”». El email era de agosto de 2013. El destino de la enfermera y el segurata era una mansión con vista al mar en República Dominicana. Todos sus secretos volaron por los aires el 3 de abril de 2016.

Estalló el escándalo #PanamaPapers cuyo epicentro era Mossack Fonseca, fundada por el hijo de un nazi. El propio Nicolás Maduro levantó la veda contra los antiguos cómplices de Chávez. A finales de abril, quisieron negociar, a cambio de la nacionalidad española, documentos que ellos decían probarían la financiación ilegal de Podemos con fondos venezolanos. Nada resultó consistente para sus interlocutores de la Policía. Les consideraron testigos de poca credibilidad. Se activó una orden internacional que les obligó a huir. Acorralados, aprovecharon los contactos que tenían para conseguir que, en diciembre, una juez anule la petición a Interpol de perseguirlos a nivel mundial. Les duró poco. El fiscal de Venezuela Tarek William Saab les ha puesto en la mira. Caza mayor. Son para él, la punta de lanza para explicar el expolio de 25.000 millones de dólares. Saab se adelantó y anunció que el lunes 9 de abril de 2018 habían sido capturados en España. Se ha filtrado que su escondite estaba en el País Vasco, una de las comunidades autónomas donde menos venezolanos residen. Cobardes, buscaban evitar que les señalaran por la calle. Las autoridades españolas confirman a Crónica que sí los están buscando pero que aún no han sido capturados… En el registro de sus casas en Caracas encontraron incluso cajas de diamantes. Ese es el nivel del saqueo de estas sanguijuelas, unas que negociaban hasta con la comida que su país no tiene.

La Colonia Tovar, el enclave alemán de Venezuela cumple 175 años por Alonso Moleiro – El País – 17 de Abril 2018

1523953404_451369_1523957091_noticia_normal_recorte1.jpg
Hace más de un siglo, un grupo de inmigrantes alemanes echó raíces en las montañas costeras venezolanas; hoy es uno de los destinos turísticos más populares del país

“El pueblo alemán de Venezuela”, la Colonia Tovar, es uno de los contrapuntos culturales y unas de las rarezas étnicas más interesantes de Sudamérica. Fundada en 1843, su creación fue el resultado de una gestión oficial en los años iniciales de la República para poblar con inmigrantes zonas del país. Una vez concretada la independencia de España, buscaron el traslado de inmigrantes europeos con tradición agrícola y vocación para desarrollar la tierra. La iniciativa dio como resultado este particular enclave, que ha conservado casi intacta su tradición y mantiene su idioma propio.

El enclave, detenido en el tiempo, se encuentra a unos 60 kilómetros al oeste de Caracas, en la región norteña de Aragua. Su puerta de entrada y sus relojes replican en miniatura a los existentes en Bruselas o Berna. También recuerdan a Centroeuropa su liturgia religiosa y sus festividades, entre las que destaca el Oktoberfest; sus casas de madera de tejados puntiagudos, su catedral (Patrimonio Cultural de la Nación), sus residencias y hoteles de inspiración gótica. La colonia se ubicó en un entorno escarpado, rodeado de pinos y con una temperatura media de 15 grados, en un paisaje que alterna la neblina con el sol tropical.

La historia de la “Alemania del Caribe”, como también se la conoce, se remonta al gobierno de José Antonio Páez. Encargó a un equipo encabezado por el ingeniero militar y geógrafo de origen italiano, Agustín Codazzi (vinculado a la nación desde la gesta independentista), concretar el traslado de unos 400 colonos del Ducado de Baden.

Para el proyecto contaron con la orientación del científico alemán Alexander Von Humboldt, uno de los exploradores más esclarecidos del Nuevo Mundo, y escogieron una zona montañosa no muy lejana de Caracas y al mar, de clima templado, ubicada a poco más de 2.000 metros de altitud, en unos terrenos que fueron propiedad de Manuel Felipe Tovar, a la cabeza de una de las familias más pudientes del país.

Desde entonces, ha echado raíces esta población en la zona montañosa central venezolanas, con más de 15.000 habitantes en la actualidad, y que se ha convertido en una de las atracciones turísticas por excelencia de Venezuela. Como destino, la Colonia Tovar es considerado todo un clásico de los fines de semana, un lugar perfecto para los paseos familiares, las convenciones corporativas y las veladas románticas, y un motivo permanente de interés para extranjeros y curiosos.

Los colonos, como se refieren en Venezuela a los nacidos en este pueblo, cultivan con rigor sus tradiciones locales; hablan, además del castellano, el llamado “alemán coloniero”, una variante dialectal germánica de la zona de Kaisersthul, fronteriza con Francia, que solo sobrevive en estos parajes.

Hoy, sus habitantes viven del turismo y el cultivo de fresas, verduras y productos de la tierra. En las tabernas de sus calles el visitante puede reunirse a ver el fútbol y a beber cerveza, alternadas con las salchichas y embutidos que son especialidad del pueblo. También, a consumir los chocolates, mostazas y mermeladas que son tan apreciadas por los ciudadanos del resto del país en sus populares mercados a cielo abierto.

La creación de la Colonia Tovar abrió las puertas a la inmigración de europeos en aquellas tierras despobladas, un fenómeno cultural que se fortaleció y consolidó con la era de la bonanza petrolera un siglo después. Los alemanes de Tovar han contribuido a formar, junto a los ciudadanos de naciones sudamericanas vecinas presentes en el país, uno de los elementos constitutivos del crisol contemporáneo de la Venezuela actual.

 

El FMI prevé que los precios suban en Venezuela un 1.800.000% en dos años por Francesco Manetto – El País – 17 de Abril 2018

1523934621_077871_1523963799_sumario_normal_recorte1-1.jpg
La economía del país se contraerá un 15% este año y caerá un 6% en 2019, según el Fondo, que alerta por la crisis humanitaria

El desastre económico de Venezuela ha provocado que la vida cotidiana de los ciudadanos dependa de unos cálculos vertiginosos. El Fondo Monetario Internacional (FMI) los pone negro sobre blanco en las previsiones publicadas este martes. El organismo que dirige Christine Lagarde calcula que el país caribeño cerrará 2018 con una inflación del 13.864%. En 2019, el valor de decenas de productos básicos seguirá creciendo hasta el 12.874%. Eso quiere decir que, en dos años, se prevé que los precios suban la astronómica cifra del 1.811.751%. Es decir, los precios se multiplicarán por más de 18.000 en el mismo período.

La cesta de la compra de los venezolanos ya se viene disparando desde hace años y la tendencia hiperinflacionista, en medio de una gravísima crisis política e institucional, no tiene, al menos por el momento, vuelta atrás. “Venezuela ha sufrido una intensificación de su crisis económica y humanitaria desde 2014”, recuerda el informe del Fondo.

Si las previsiones del FMI se cumplen, el episodio de hiperinflación por el que atraviesa Venezuela será el más grave de las últimas décadas en Latinoamérica. Ni siquiera la hiperinflación argentina de finales de los ochenta del pasado siglo (con subidas de precios que llegaron a superar el 3.000% anual) se puede comparar a lo que puede sufrir Venezuela. La escalada de precios, de cumplirse estos negros augurios, también sería superior a la de los episodios de hiperinflación en Perú (el 3.398% en 1999 y el 7.482% en 1990) y solo se le acercaría a la de Nicaragua, donde la subida de precios llegó a ser del 13.110% en 1987. El nivel de inflación venezolano solo se situaría en este siglo por detrás del de Zimbabue, donde la subida de precios llegó a ser del 500.000.000.000% en 2008.

 

El FMI prevé que los precios suban en Venezuela un 1.800.000% en dos años
A la hiperinflación se suma un cuadro macroeconómico desalentador. La economía se contraerá un 15% este año tras caer un 14% en 2017. El próximo ejercicio el descalabro del Producto Interior Bruto (PIB) será del 6%. Los datos del FMI dibujan un panorama que constituye una gran excepción en toda la región. Colombia, que comparte unos 2.200 kilómetros de fronteras con Venezuela, crecerá un 2,7%; Brasil, un 2,3%; Argentina, un 2%; Chile, un 3,4%; Bolivia, un 4%; Perú, un 3,7%; y Ecuador, un 2,5%.

Colapso petrolero
Las predicciones, más pesimistas que las proyectadas el pasado octubre, tienen que ver con el colapso de la producción petrolera y las exportaciones. En diciembre, cayó a 1,62 millones de barriles diarios, un descenso de más de 700.000 en un año, desplomándose hasta niveles de los años ochenta. Las expectativas para el sector son aciagas: el fondo recuerda que puede cerrar 2018 en alrededor de un millón diario.

La economía del país lleva años en caída libre y, cuando parece que las perspectivas no pueden empeorar, las decisiones políticas del régimen de Nicolás Maduro y la mala gestión franquean una nueva barrera. En noviembre, las agencias de calificación crediticia Standard & Poor’s (S&P) y Fitch declararon a Venezuela en default parcial por los graves problemas de liquidez después de un impago de 200 millones de dólares correspondientes a los intereses de los bonos que vencen en 2019 y 2024. A esto se suma el saqueo continuado de la petrolera estatal, PDVSA. Para tratar de hacer frente a esta situación, el Gobierno chavista lanzó una moneda virtual, el petro, utilizando como garantía las reservas de crudo, que no ha conseguido paliar la penuria.

La batalla diaria con los precios

Todas estas cifras se traducen, en el día a día, en una batalla contra los precios y la escasez imperante. El salario mínimo de un venezolano apenas supera los 1,3 millones de bolívares. Esto es, un puñado de dólares que según el cambio paralelo fluctúan entre 2,5 y menos de seis. Hasta hace unas semanas, con esa cantidad se podían comprar dos kilos de carne, pero su precio sigue aumentando. Al igual que el de los huevos, la harina, el arroz o verduras como la cebolla. Mientras tanto, unas élites minoritarias recurren a la divisa estadounidense para pagar algunos servicios como consultas médicas, vehículos de segunda mano o trayectos en taxi.

El Gobierno ha anunciado la creación de una nueva moneda, el bolívar soberano, que sustituya al bolívar fuerte, eliminando tres ceros, de modo que un bolívar soberano equivalga a 1.000 bolívares fuertes. El bolívar fuerte ya sustituyó al bolívar tradicional por la misma razón de uno a mil, de modo que un bolívar soberano equivaldrá a un millón de los antiguos bolívares. Esa sustitución monetaria es reflejo de que el bolívar ha perdido el 99,9% de su valor desde que el Gobierno de Hugo Chávez instauró los controles de cambios en 2003. El Gobierno también intentó usar los controles de precios para frenar la inflación, llegando a movilizar tropas para controlar los precios en los supermercados, pero su política económica ha acabado provocando la mayor inflación de toda Latinoamérica en décadas.

El colapso económico, además, está provocando que se dispare el desempleo. El FMI prevé que el paro alcance a un tercio de la población activa, la mayor tasa de paro de todo el mundo, por encima de países con un alto desempleo crónico como Suráfrica, Sudán, Bosnia o Grecia.

 

Refugiados venezolanos y vascos retornados, “una diáspora a la inversa” por Beatriz Sotillo – Deia – 15 de Abril 2018

Desde 2016 el número de personas llegadas de Venezuela que se han establecido en Euskadi se ha duplicado

venezolanos_11253_1.jpg

Dos centenares de personas que han vivido y trabajado en Venezuela, más de la mitad de ellas nacidas en Euskadi y de vuelta tras jubilarse, están atravesando una situación dramática a la que no se ve una fácil solución. Estas 200 personas -que podrían ser más porque no hay datos oficiales- llevan casi dos años y medio sin recibir la pensión a la que tienen derecho porque el gobierno de Nicolás Maduro decidió dejar de abonar estas prestaciones y hace oídos sordos a las reclamaciones de un colectivo que en el Estado español llega a las 9.000 personas.

Junto a estos pensionados venezolanos obligados a vivir de la solidaridad de familiares y amigos y a pedir ayudas sociales hay otro grupo creciente de personas que también han venido desde Venezuela huyendo de la crisis económica, social y política de aquel país. Son los nuevos inmigrantes o refugiados, porque en muchos casos están pidiendo asilo;personas de entre 30 y 50 años, con diversos perfiles profesionales, que forzados por la falta de expectativas, la represión política y la falta de derechos invierten los flujos migratorios que hace años llevaron hasta Venezuela a muchos vascos. Debido a esta “diáspora a la inversa” el colectivo de venezolanos en Euskadi, muchos de ellos con progenitores vascos, se ha duplicado desde 2016, mientras que se estima que en el resto del Estado español la inmigración procedente de Venezuela se ha triplicado.

“El Estado español registra desde hace tres años una inmigración creciente de venezolanos y Euskal Herria también ha visto crecer las llegadas desde Venezuela. Muchos son jóvenes, porque ha habido un éxodo de jóvenes muy importante. Se calcula que más de tres millones de personas han salido de Venezuela en los últimos 20 años y probablemente la mitad de esa cifra lo ha hecho en los últimos cinco años. Junto a esas personas jóvenes también está llegando gente de 50 o 60 años que se han tenido que ir porque en Venezuela no ha medicinas, apenas hay comida y para conseguirla tienes que pagar precios exorbitantes porque hay hiperinflación. Este año se estima que la inflación en Venezuela está en el 13.000% . Las personas de más de 50 años que han venido no consiguen trabajo porque aquí no se contrata a casi nadie de más de 50, y menos aún si vienes de fuera. Estas personas viven un drama. Mucha de la gente joven que está saliendo de Venezuela en los últimos meses lo hace en autobús ya que ni siquiera pueden comprar un pasaje de avión. Están yendo a Colombia y de allí van bajando hacia Chile, Argentina y Perú. Los jóvenes están logrando contratos para algún tipo de trabajo, pero los de más edad están pasando un mal trago”, explica Iñaki Gainzarain, un vasco-venezolano retornado que desde una asociación está buscando soluciones para los que han dejado de recibir su pensión.

EL DOBLE DE PERSONAS

Egleé Torres, presidenta de la Asociación de Venezolanos en Navarra, confirma el fuerte incremento registrado en la llegada a Euskadi de personas que huyen como pueden de Venezuela y apunta que en el último año ha habido un aumento del 34% en las solicitudes de asilo. Egleé cuenta que en Cáritas de Iruñea, “que es el organismo que hace la introducción para quienes solicitan asilo, les citan para darles información en grupos de 30 personas y en cada grupo de 30, 24 son venezolanos”. “Ahora mismo -añade- los venezolanos somos los segundos en solicitudes de asilo en España, por detrás de Ucrania y por delante de los sirios”.

La presidenta de la asociación navarra, que es muy activa en la búsqueda de soluciones y oportunidades para los refugiados y el envío de ayuda -fundamentalmente medicamentos y material sanitario- para los que siguen en Venezuela, explica que la importante llegada de venezolanos a las comunidades autónomas vasca y navarra se debe a que “muchos están retornando”. “Son personas -dice- que se fueron hace años, o cuyos padres y abuelos emigraron, vivieron en Venezuela y están retornando. Hay muchas personas con raíces vascas, otros han venido porque en alguna ocasión conocieron o les han hablado de que aquí hay calidad de vida… sí, entre los venezolanos que ahora están en Euskadi hay retorno, hay herencia, hay relación previa con esta tierra. Además, la gente que ya estamos aquí y tenemos familiares en Venezuela, estamos haciendo lo imposible por traerles, y también hay muchas personas tratando de ayudar al primo, al amigo… que hacen lo que pueden para se salven”.

Las asociaciones que agrupan a esta nueva diáspora proponen soluciones individualizadas y acceso a los programas de ayudas sociales tanto para los refugiados y los inmigrantes, como para los pensionados, porque entre ellos hay situaciones diversas, pero cada vez se dan más casos de personas que llegan, como dice Egleé Torres, “con una maleta, una carga emocional importante y un desarraigo muy sentido”. “Aquí hay gente que trabajaba en los organismos de seguridad del Estado y se negaron a cumplir órdenes del Gobierno, hay personas que han sido víctimas de secuestros y han huido como han podido, hay gente que ha venido porque ha sufrido persecución o amenazas, gente que ha perdido el trabajo porque no son chavistas, que pudieron vender sus cosas reunir un dinero y venirse pero con la situación económica que se vive allí viene mucha gente que se ha quedado sin nada por el camino”, explica. Según Egleé Torres, la migración venezolana actual es “muy vulnerable” y “se parece a la que viene en patera desde África o a los cubanos que iban a Miami”.

LOS MAYORES

Muchos de los pensionados y jubilados venezolanos que desde hace más de dos años no reciben su pensión han creado asociaciones en varias comunidades autónomas, empezando por aquellas en las que reside un mayor número de ellos: Galicia, Asturias, Madrid, Comunidad Valenciana, Aragón y Catalunya. En Euskadi se ha creado AsoPenJubBilbao, que agrupa los afectados que residen en la CAV, Nafarroa, Cantabria y La Rioja. El objetivo común de todas estas organizaciones, que se han unido en una federación, es buscar soluciones y ayudas para miles de personas que “tras trabajar toda su vida en Venezuela ahora se encuentran en la indigencia”.

Iñaki Gainzarain puntualiza que prácticamente dos tercios de esos 9.000 pensionados han nacido en el Estado español, muchos en Euskadi, pero sus ingresos económicos dependen del Instituto Venezolano de Seguros Sociales, que a finales de 2015 dejó de abonarles las prestaciones. Según Gainzarain, la razón última de este impago de pensiones a quienes residen fuera de Venezuela está en la situación de quiebra del estado bolivariano. “El sistema que se utilizaba para pagar las pensiones estaba basado en el tipo de cambio de la Divisa Protegida que era el que manejaba el estado para sus operaciones hasta hace unos meses y que era de 10 bolívares por dólar. La pensión por vejez en Venezuela se sitúa un poquito por debajo del sueldo mínimo venezolano, de forma que cambiada a la tasa de 10 bolívares por dólar, hasta hace cuatro o cinco años los pensionados que vivían aquí estaban cobrando poco menos de 400 euros mensuales regularmente. Pero el gobierno fue entrando en un proceso de inflación y fue ajustando el sueldo mínimo, ahora hay una situación de hiperinflación, y llegó un momento en que Venezuela pagó hasta 1.200 dólares en un mes por una pensión, porque como pagaban a razón de 10 bolívares el dólar y el sueldo mínimo eran 12.000 o 13.000 bolívares… eso era inviable mantenerlo. El sueldo mínimo ahorita es un millón de bolívares, así que tendrían que pagar como pensión 100.000 dólares”.

En enero de este año se suprimió la Divisa Protegida y la situación para los pensionados fuera de Venezuela también sería dramática si llegaran a cobrar sus pensiones con el cambio actual. “Si ahora el Gobierno de Maduro depositara la pensión de un venezolano que vive fuera -indica Iñaki Gainzarain- como se la deposita a los que viven allá, abonaría una cifra que no llega a los 600.000 bolívares y si cambias esa cantidad en el mercado paralelo, donde el euro está a 300.000 bolívares, te darían dos euros. Una cosa que es absurda, porque ni siquiera podrías transferir esa cantidad para poder cobrarla aquí”.

La cumbre de las Américas sentencia el final de la era bolivariana en la región por Carlos E. Cué/Jacqueline Fowks – El País – 15 de Abril 2018

Morales se queda solo con Cuba en su apoyo a Maduro y su rechazo al “imperialismo” de EEUU
macri-cumbre-de-las-americas-peru-1920-2
Las cumbres regionales son una fotografía del momento político. La de las Américas ayer en Lima plasmó definitivamente el giro de la región hacia la ortodoxia económica, el final de la llamada era bolivariana, en la que los presidentes de izquierda muy críticos con EEUU protagonizaban estas citas. Vetado el venezolano Nicolás Maduro, la enorme mayoría de los líderes fueron durísimos con él y anunciaron que no reconocerán las elecciones de mayo. Evo Morales, el gran resistente, se quedó solo con el canciller cubano, Bruno Rodríguez, en el apoyo cerrado a Maduro y las críticas al “imperialismo” de EEUU.

La ausencia a última hora de Donald Trump y Raúl Castro eliminó la posibilidad de un cruce directo al máximo nivel entre los dos mundos antagónicos que conviven a pocos kilómetros en América. Pero ese combate ideológico, marcado por el acercamiento o rechazo total a EEUU, quedó muy patente en la Cumbre de las Américas, a la que sí acudieron casi todos los demás presidentes. Uno tras otro, los presidentes de países hasta hace poco cercanos al eje bolivariano como Argentina o Brasil, y otros donde también ha habido un giro político aunque no tan radical, como Chile o Ecuador, mostraron el cambio total que está viviendo la región.

“Tenemos que redoblar esfuerzos para que el Gobierno de Venezuela acepte ayuda internacional en esta crisis humanitaria. Estamos hablando de corrupción y en Venezuela vemos adonde lleva un proceso de corrupción descontrolado. No hay democracia, hay presos políticos. Argentina va a desconocer cualquier elección que surja de un proceso de este tipo, eso no es una elección democrática”, clamó el argentino Mauricio Macri. “Hemos acogido a decenas de miles de venezolanos, intentamos mandar remedios y alimentos y esa ayuda fue negada por el Gobierno venezolano. No hay espacio en nuestra región para alternativas a la democracia”, remató el brasileño Michel Temer.

“En Venezuela no hay democracia, hay presos políticos, las elecciones con partidos proscritos no son legítimas. Ayudemos al pueblo venezolano a recuperar la libertad”, insistió el chileno Sebastián Piñera. “Trabajamos para devolver la democracia a Venezuela, es inaceptable. Cualquiera que sea amigo de Venezuela debe pensar primero en el pueblo venezolano”, dijo el canadiense Justin Trudeau.

Los países grandes que ya estaban controlados por el centro derecha, como México o Colombia, remataron esa sensación de minoría en la que quedaba el boliviano Evo Morales. “Somos generosos con el pueblo venezolano pero seremos implacables con el régimen que tanto daño está haciendo. No reconoceremos los resultados de unas elecciones diseñadas para maquillar una dictadura. Es increíble que Maduro siga negando todo mientras el mundo ve como el pueblo venezolano se muere de hambre. El 15% de la población ha migrado, sobre todo a Colombia”, clamó el colombiano Juan Manuel Santos. “México apoya la decisión de no invitar a Venezuela a esta cumbre”, insistió Enrique Peña Nieto.

Frente a esa oleada de golpes a Venezuela y países que se alinean con la posición de EEUU, cuyo vicepresidente, Mike Pence, llegó a Lima con la intención de reforzar el grupo que mantiene la presión internacional contra Maduro, le llegó el turno a Morales que, pese a su soledad, mantuvo con firmeza sus posiciones clásicas que hace pocos años estaban cerca de tener la mayoría en estas citas. La cumbre estaba centrada en lucha contra la corrupción, y mientras todos los presidentes, incluidos algunos que como Temer está rodeado de escándalos que le afectan personalmente, prometían luchar contra ella, Morales les exigió que combatan el sistema capitalista, que en su opinión es el verdadero origen de esa corrupción.

“Si no eliminamos los paraísos fiscales, sin controles a las empresas transnacionales, si no se modifica el sistema financiero que promueve la acumulación de la riqueza, en tanto no suprimamos el secreto bancario, nada servirá. El capitalismo es el peor enemigo de la humanidad y del planeta. Antes utilizaban el pretexto de la lucha contra el comunismo, hoy pretenden usar la lucha contra la corrupción para derrocar gobiernos democráticos. Respeto al hermano Lula, no puede encarcelar la conciencia de un pueblo”, clamó para golpear después a EEUU, presente en la sala.

“La principal amenaza contra la paz y el multilateralismo es el Gobierno de los EEUU. Da la espalda al acuerdo de París, construye muros, gasta cientos de millones de dólares en seguir construyendo armas de destrucción masiva. Bolivia condena las amenazas de EEUU de invasión de Venezuela. Lamentamos que Maduro no esté aquí por presiones de EEUU”, remató Morales. Solo encontró respaldo en el canciller cubano. Incluso Ecuador, antes alineado con Maduro, mantuvo una posición intermedia aunque lamentó la ausencia del venezolano: “Exhortamos al gobierno venezolano a buscar soluciones integrales en el marco de la democracia. Animamos a las partes al diálogo”, sentenció su vicepresidenta, María Alejandra Vicuña, que aprovechó la cumbre para golpear al anterior presidente, Rafael Correa: “Lamentablemente con él la corrupción campeaba en todos sus sectores”. Una muestra más de que las cosas han cambiado mucho en Latinoamérica en muy poco tiempo.

Para concluir este ambiente de máxima presión al que fuera el país clave del eje bolivariano, 15 países, esto es todos los de la declaración de Lima más EEUU, firmaron un comunicado en el que apuntan que no reconocerán las elecciones venezolanas de mayo si no se hacen “con las garantías necesarias para un proceso libre, justo, transparente y democrático”. Estos 15 están lejos de los 23 que son necesarios para activar la carta democrática en la OEA, porque la cumbre también demostró que todos los pequeños países de las antillas, muy dependientes de Venezuela, mantienen la lealtad a Maduro, pero en estos 15 están todos los grandes de la región y los más influyentes.

Al final de la cumbre se vivió un cruce muy fuerte entre el vicepresidente de EEUU, Michael Pence, y el canciller cubano. Pence fue rotundo en su intervención, que en teoría cerraba la cumbre: “La mayor corrupción se da cuando la gente pierde su voz a manos de los dictadores. Mientras hablamos, un régimen comunista oprime a su pueblo en Cuba con Castro. Seguiremos apoyanos a los cubanos que piden por su libertad. Cuba exportó su ideología fallida, ayudando a la dictadura corrupta de Venezuela. Maduro prometió prosperidad y los llevó a la pobreza. Venezuela está en el caos. 9 de cada 10 venezolanos viven en la pobreza. Es el mayor éxodo de nuestra histórica. Es un estado fallido”.

El canciller cubano pidió la palabra para contestar con mayor dureza aún: “No es nada democrático atacar a Venezuela cuando no está aquí para responderle. EEUU no es una referencia moral para América Latina. En los últimos 100 años, todos los gobiernos despóticos en la región han sido impuestos o apoyados por EEUU, incluidas las más crueles dictaduras militares. La Operación Cóndor y el golpe en Chile están sobre la conciencia de EEUU. El país de Pence ha sido el único en usar un arma nuclear contra civiles inocentes. Es responsables de masacres de civiles, niños mujers y ancianos, a los que llaman daños colaterales. Es el autor de violaciones masivas de los derechos humanos de sus propios ciudadanos afroamericanos. Es una vergüenza para la humanidad que en ese país de extrema riqueza haya millones de pobres. Tienen un patrón diferencia racial en las cárceles. El sustema electoral que lo ha elegido es corrupto por naturaleza porque está sustentado en las contribuciones corporativas. Promueve un proteccionismo feroz. Ha impuesto la idea de que el cambio climático es un invento. Si le interesara la libertad de los cubanos levantaría el bloqueo. Ha usado el mismo lenguaje que llevó a la invasión de Bahía de Cochinos”. Por un momento la cumbre parecía volver a los años de la Guerra Fría. Y eso que no estaban ni Trump ni Castro.

 

EEUU no se quedará de brazos cruzados ante la crisis venezolana – La Patilla – 14 de Abril 2018

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, anunció este sábado que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump ha afirmado que no se quedará de brazos cruzados ante el régimen dictador de Nicolás Maduro, y ante la grave crisis humanitaria que atraviesa Venezuela.

636593237354794392w

“Venezuela es un estado fallido y está afectando otras economías. El presidente Trump ha dicho claramente que los Estados Unidos no se va a quedar con los brazos cruzados, hemos puesto sanciones a más de de 50 individuos, hemos eliminado El Petro de nuestra economía, y hemos planteado ampliar a 16 millones de dólares más para ayudar a Colombia y Venezuela”.

El vicepresidente estadounidense instó al gobierno de Maduro a que permita al país para recibir la ayuda humanitaria que necesita. “Nicolas Maduro obstaculiza nuestra ayuda, se niega a recibir ayuda humanitaria porque insiste en que no hay crisis humanitaria, pero la gente se muere de hambre”, sentenció.

Asimismo insistió en que “apelamos al gobierno de Maduro que abra al país para recibir la ayuda que necesita el pueblo venezolano. Hay casi dos millones de personas que han sido desplazadas y que la generosidad de lo países de la región nos inspira. Agradezco a los que han tratado de aislar al brutal sistema de Maduro”, sostuvo en su intervención.

De esta manera, Pence recalcó que en su país cada día se tomarán medidas firmes para aislar el régimen.

“En nombre del presidente Trump, Estados Unidos cree en estos momentos que hay que hacer más, cada país tiene que tomar medidas mas firmes para aislar a un régimen. Tenemos que ayudar a nuestros hermanos venezolanos, Estados Unidos no descansará hasta que se restablezca la democracia en Venezuela”.

Por otra parte, afirmó que cree firmemente en que en Venezuela se reestableecrá un orden democrático, a la vez que citó al Libertador de Venezuela Simón Bolívar: “La gente que ama la libertad acabará siendo libre” y la gente del mundo nuevo ama a la libertad… Aun nos queda mucho por hacer pero vamos a luchar por lograr el día en que haya libertad en todos los países del hemisferio, tengamos fe en la capacidad del pueblo de este hemisferio, recuerden rezar por los que luchan bajo la tiranía”, reiteró.

Las tiranías más pobres

El vicepresidente estadounidense lamentó que la dictadura de Cuba ha tratado de aportar la dictadura en Venezuela. Dijo que estas tiranías son las dos más pobres del hemisferio.

“La tiranías de cuba y Venezuela es evidente en el hemisferio ahora son los países mas pobres”, expresó.

“La responsabilidad de que sufra el pueblo venezolano es culpa de un hombre, Nicolás Maduro, prometió a su pueblo grandeza, les prometió seguridad, les prometió grandeza. Pero el país esta de rodilla, está en ruinas”.

Continuó relatando su encuentro con la oposición venezolana en el marco de la Cumbre de las Américas. “Ayer me reuní con cuatro líderes valiosos de la oposición que han sido obligados a salir de su país, me dijeron cómo Maduro había corrompido a los venezolanos. Es horroroso pensar es en eso. Nueve de cada 10 venezolanos ahora son pobres, los almacenes están vacíos, los hospitales no tienen servicios básicos y esto los obliga a salir de su país”.

 

Venezuela ya ha incumplido con el pago de 18 de los 24 bonos por Andrés Venegas Loaiza – La Republica – 11 de Abril 2018

Ayer se venció el pago de un bono por US$650 millones

globo_deudavenezuela_p9.jpg

La crisis de deuda venezolana logró ayer un nuevo hito al dejar vencer el pago de un título de Electricidad de Caracas (Elecar) que supondría un desembolso por US$650 millones más los intereses, avaluados en US$27,6 millones que cuentan con 30 días de período de gracia. Con este, son 18 los bonos vencidos del país socialista, a los que se suman dos más que se encuentran en periodo de gracia con vencimiento el 16 y 30 de este mes.

Según información suministrada por Rendivalores, casa de bolsa venezolana, todos los bonos que se encuentran vencidos mantienen atrasados los pagos de intereses, pero ninguno el capital. Las obligaciones en periodo de gracia suman US$228,80 millones, mientras que el total de los bonos vencidos es de US$2.664,20 millones, lo que genera a Venezuela un default de US$2.893 millones. Este año también vencen dos bonos soberanos y amortiza uno de Petróleos de Venezuela (Pdvsa).

“El Gobierno ha seguido honrando algunos pagos, por lo que el mercado aún da posibilidades a que les paguen sus títulos”.

Alejandro Guilarte, analista financiero de Rendivalores, explica que ahora que estos bonos están en default, los inversionistas tienen la potestad de acelerar la deuda. “Esta cláusula se denomina ‘acceleration’ y permite a los inversionistas adelantar el cobro del título e intereses antes del vencimiento, con la condición de tener 25% a favor”. Sin embargo, Guilarte asegura que mientras con los bonos soberanos estas cláusulas se pueden aplicar inmediatamente, con Pdvsa o Elecar “se debe esperar un período de 30 días después de la activación de la aceleración para aplicar la cláusula a otros títulos”.

Guilarte asegura que el caso de Elecar es “bastante particular”, pues el incumplimiento de cualquier pago de su deuda no activa la cláusula, es decir “no provoca default en bonos Pdvsa o Venezuela”, lo que hace que el vencimiento sea riesgoso.

El incumplimiento del gobierno venezolano con la deuda se incrementó en el último trimestre de 2017 tras las sanciones de Estados Unidos. En octubre, Corpoelec incumplió y se declaró en default, sin embargo, a la jornada siguiente se realizó el pago revirtiendo la situación. El 2 de noviembre el presidente Nicolás Maduro anunció la reestructuracion y refinanciamiento de la deuda, y desde entonces el Banco Central es hermético en su información.

Nicolás Prieto, analista de renta fija de Alianza Valores, asegura que un país se declara en default “cuando los indicadores de riesgo están en zonas en las cuales no habían estado antes” y los inversores pueden determinar que las finanzas del país no dan para pagar la deuda. “Cuando se presenta esto los inversores en bonos de deuda sacan su dinero y se van a otro lado”, asegura Prieto, quien agrega que el hecho de que los inversores se mantengan puede significar que tienen una visión positiva de Venezuela en mediano plazo, “tal vez por un buen desempeño del petróleo”.

Inversores aún aguardan por pagos

Tras estas acciones, la Asociación de Operadores e Inversores de Deuda de Mercados Emergentes anunció en el último trimestre de 2017 que los bonos emitidos por la petrolera Pdvsa se negociarían “sin cambios”, es decir, sin considerar intereses acumulados, debido a la poca esperanza de que el Gobierno pueda cumplir con los pagos atrasados. Mientras las calificadoras mantienen a Venezuela con calificación en “default selectivo”, lo que significa que elpaís solo cumple con una parte de la deuda, es decir, pese a tener diferentes acreedores, le debe a algunos en particular y no a todos.

 

A %d blogueros les gusta esto: