elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos en la Categoría: Reportaje

Al igual que la industria, los hambrientos trabajadores petroleros también se derrumban por Fabiola Zerpa/Bloomberg – La Patilla – 22 de Febrero 2018

Bloomberg-hambre-petrolera3.jpg

A las 6:40 de la mañana, Pablo Ruiz se sienta en la entrada de una refinería en decadencia en Puerto La Cruz, armándose para ocho interminables horas de cepillar la pintura antioxidante en tuberías bajo un sol abrasador. Para el desayuno, el hombre de 55 años bebió agua de harina de maíz.

El salario semanal de Ruiz de 110,000 bolívares -unos 50 centavos al cambio del mercado negro- le compra menos de un kilo de harina de maíz o arroz. Su única proteína proviene de 170 gramos de atún enlatado incluido en una caja de alimentos que el gobierno proporciona a familias de bajos ingresos. Que aparece cada 45 días más o menos.

“No he comido carne durante dos meses”, dijo. “La última vez que lo hice, gasté el sueldo de toda mi semana en una comida con pollo”.

El hambre está acelerando la ruina de la industria petrolera venezolana a medida que los trabajadores, que deben realizar trabajo pesado, se vuelven demasiado débiles y hambrientos. Con niños que mueren de desnutrición y adultos que tamizan la basura en busca de restos, la comida se ha vuelto más importante que el empleo, y miles abandonan el trabajo. El ausentismo y las dimisiones masivas significan que quedan pocos para producir el petróleo que mantiene funcionando la economía hecha harapos.

Venezuela, una autocracia socialista que una vez fue la nación más próspera de Sudamérica, está sufriendo un colapso casi sin precedentes, su producto interno bruto cayó un 40 por ciento desde 2013. Petróleos de Venezuela SA (PDVSA), la petrolera estatal y el eje económico, ha caído en el caos a medida que los líderes reemplazaban a los gerentes expertos con leales, llenaban la nómina y canalizaban los ingresos hacia los programas sociales, y hacia la épica corrupción. La producción cayó a la mitad en los últimos 16 años. La producción diaria cayó a 1,77 millones de barriles en enero desde un máximo de 3,34 millones en 2001.

Gran parte de la disminución se debe a la falta de dinero para el mantenimiento y la exploración. Recientemente, sin embargo, el hambre es la culpa. Una encuesta realizada por tres universidades venezolanas divulgada el miércoles reveló que más del 64 por ciento de los residentes perdió peso en 2017, en promedio 12 kilos. Más del 61 por ciento de los encuestados dijeron que se habían ido a la cama con hambre en los últimos tres meses.

Iván Freitas, líder sindical de PDVSA y crítico del régimen del presidente Nicolás Maduro, dijo el miércoles que en el estado Zulia 12 trabajadores desnutridos colapsaron en noviembre y diciembre y tuvieron que ser retirados de las plataformas de perforación para recibir tratamiento. Más bajan cada día, dijo.

Alirio Villasmil, un buzo, realiza mantenimiento subacuático en barcos que transportan petróleo en el Lago de Maracaibo, en el oeste de Venezuela. Dijo en una entrevista que tres personas a las que supervisa se desmayaron mientras trabajaban, y tuvo que llevarlas apresuradamente de plataformas de aparejos al hospital. Él ha enviado a casa a otros demasiado débiles para bucear.

Luis Díaz, un piloto de remolcadores de PDVSA en Puerto La Cruz, dijo que su sindicato se ha quejado a la gerencia de los trabajadores desnutridos que se habían desmayado en el trabajo.

La región de Puerto La Cruz y sus puertos, donde las refinerías y los mejoradores se extienden contra los verdes riscos y las playas de postal, producen alrededor del 89 por ciento de las exportaciones petroleras venezolanas, según datos de seguimiento de embarcaciones compilados por Bloomberg. Cerca de 42.000 trabajadores trabajan en las instalaciones de PDVSA allí, procesando crudo extraído de las llanuras de la cuenca del Orinoco. Chevron Corp., Statoil ASA, Total SA y Rosneft PJSC se asocian con la empresa estatal para comercializarla a los mercados internacionales.

Durante décadas, PDVSA fue un trabajo soñado en un petro-estado socialista. La compañía les proporcionó a los trabajadores no solo un buen sustento y un mono rojo revolucionario, sino también cafeterías que servían almuerzos con sopa, plato principal, postre y jugo recién exprimido. Ahora, las cafeterías están casi desnudas, los niños están hambrientos y los empleados se van a trabajar como taxistas, fontaneros o agricultores. Algunos emigran. Algunos aguantan todo lo que pueden.

Aquellos que renuncian sin aviso corren el riesgo de perder sus pensiones, ya que los burócratas se niegan a procesar el papeleo. Muchos gerentes viven aterrorizados por el arresto desde que el régimen de Maduro purgó la industria, encarcelando a funcionarios de bajo nivel agentes del aparato gubernamental o del partido Psuv hasta ex ministros de petróleo. En una oficina de recursos humanos, un letrero anunciaba un límite de cinco renuncias por día.

“La administración los está frenando para detener el drenaje cerebral y técnico”, dijo José Bodas, secretario general de la Federación Unida de Trabajadores Petroleros de Venezuela. Él estima que 500 empleados han renunciado a la refinería de Puerto La Cruz y las instalaciones de procesamiento cercanas en los últimos 12 meses, aunque los superiores los han etiquetado como “traidores a la patria”, una frase que a menudo precede al arresto. En las calles, las familias venden sus botas y el mono rojo.

“Se están rindiendo por hambre”, dijo Bodas. “Se van porque les pagan mejor en el extranjero”. Esto es inaudito, una catástrofe”.

Los esfuerzos para llegar a PDVSA y al ministerio de petróleo de la nación no tuvieron éxito.

Los salarios sin sentido por la hiperinflación obligan a los trabajadores a quedarse en las instalaciones para obtener alimentos. Algunos cambian de ropa para comer dos veces, o aparecen en sus días libres. Muchos acumulan comidas y se las llevan a casa. Algunos han comenzado a traer a sus hijos. Cuando las cafeterías dejaron de entregar comida en diciembre, estallaron protestas. Una multitud de hombres enojados se reunieron en la sede de Puerta La Cruz de PDVSA gritando “Nuestras familias están muriendo”.

“Hace unas semanas, casi se lanzaron golpes en la línea de alimentos, cuando los trabajadores se dieron cuenta de que quedaba poco”, dijo Leonardo Ugarte, trabajador de Petrocedeno, una empresa conjunta entre PDVSA, la francesa Total y la noruega Statoil. Ante la posibilidad de disturbios, PDVSA envía a los trabajadores a casa cuando escasean los alimentos.

La Dra. Marianella Herrera , directora del departamento de salud y desarrollo de la Universidad Central de Venezuela, dijo que las autoridades de salud locales recomiendan consumir 2,300 calorías por día. Desde 2015, cuando comenzó a sentirse realmente el colapso de la economía, los investigadores descubrieron que algunos residentes rurales consumían unas 400 calorías al día, dijo, una dieta “anémica” de granos, arroz y tubérculos.

John Hoddinott, profesor de Economía Aplicada de la Universidad de Cornell y científico nutricional, dijo que las personas que realizan trabajos extenuantes necesitan al menos 3.600 calorías al día. Cuando obtienen menos, al principio simplemente pierden peso. Entonces, el letargo se establece.

“Básicamente, simplemente no pueden trabajar tan duro”, dijo. “Es un proceso gradual, pero a largo plazo puede tener consecuencias muy dramáticas”.

Sentado en la sala de estar de su casa, en su día libre, Endy Torres dice que ha perdido 15 kilos en los últimos 18 meses. Muestra su foto de identificación de PDVSA como prueba: un hombre con mejillas regordetas, que pesa 80 kilos.

Hace diez años, se unió a la compañía esperando un salario amplio y una pensión confortable. Hoy, sus 700.000 bolívares por mes, más un bono de comida de 1.6 millones de bolívares (aproximadamente 9,50 dólares en total) no pueden llenar el refrigerador en la casa de su abuela, donde vive.

Cerca de 10 personas de su departamento renunciaron en enero. Hay 263 operadores de planta restantes y 180 vacantes en la refinería de Puerto La Cruz, dijo.

El ausentismo obliga a aquellos que se presentan a trabajar horas extras y queman calorías preciosas. La falta de inversión en equipos y mantenimiento ha aumentado las fallas técnicas, casi todas en las primeras horas de la mañana, dijo. Cuando ocurren, los trabajadores están demasiado cansados ??para actuar rápidamente y ocurren accidentes.

“Tenemos un agotamiento físico que no podemos evitar”, dijo. “Nos estamos muriendo de hambre en la industria petrolera”.

 

Corrupción, incompetencia y mal manejo: claves del colapso de aerolíneas venezolanas por Johanna A. Alvarez – El Nuevo Herald – 21 de Febrero 2018

SANTA BARBARA AIRLINES 22.jpeg
Mientras las aerolíneas internacionales siguen abandonando Venezuela ante una baja demanda y la creciente deuda que mantiene el gobierno de Nicolás Maduro, las empresas nacionales que ofrecen conexiones aéreas dentro y fuera del país también enfrentan cada vez más problemas internos, ocasionando más vuelos cancelados y menos opciones para los venezolanos.

Esta semana, la flota de aviones de dos principales aerolíneas venezolanas, Aserca y Santa Bárbara (SBA), no alzará vuelo debido a sanciones impuestas por el Instituto Nacional de la Aeronáutica Civil (INAC), ente gubernamental encargado de las regulaciones de aviación en Venezuela.

Santa Bárbara Airlines fue suspendida el 26 de enero por 90 días debido a “la imposibilidad de… cumplir con su itinerario programado”, una queja que se ha repetido entre los venezolanos que han quedado varados en varias ocasiones en el Aeropuerto Internacional de Miami después que la aerolínea suspendiese los vuelos por diferentes motivos.

La empresa venezolana afirmó que utilizaría ese lapso de tres meses para adelantar “el proceso de reingeniería interna, a fin de solventar la contingencia”.

Por su parte, Aserca Airlines anunció el 16 de febrero en un mensaje en Twitter que interrumpía los itinerarios de sus vuelos desde el 15 (un día antes del aviso) hasta el 23 de febrero por “razones técnicas”. Pero la realidad es que el INAC suspendió sus operaciones de manera inmediata por no haber pagado el seguro de sus aeronaves.

“A pesar de que el régimen comunista de Venezuela destruyó la economía del país, tanto Aserca como la SBA fueron mal administradas”, afirmó un piloto de Aserca que no quiso ser identificado por temor a represalias, en declaraciones al sitio digital Airways Magazine.

“Los propietarios nunca se preocuparon por tenernos contentos. Nos deben mucho dinero. Compraron piezas equivocadas para sus aviones, manteniéndolos en tierra indefinidamente. Dejaron a miles de pasajeros varados (…), y ahora huyeron del país escondiéndose de sus responsabilidades”, denunció.

Un grupo de venezolanos quedó varado en el aeropuerto internacional de Miami luego que la aerolínea Santa Bárbara cancelara los vuelos diarios que tenían planificados del viernes 8 al martes 12 de septiembre por el paso del huracán Irma por la península de Florida. C.M. Guerreroel Nuevo Herald

El piloto incluso detalló que una vez se compró un motor equivocado para un avión Boeing 757-200 que costó hasta $5 millones.

“Debido a la terrible gestión y el entorno corrupto en el que operan estas dos aerolíneas, ahora me veo obligado a trasladarme a Asia para buscar mejores oportunidades”, contó a esa revista digital un ex empleado de Santa Bárbara que ahora trabaja en Hong Kong y que tampoco quiso revelar su nombre.

Santa Bárbara Airlines cancela vuelos entre Miami y Caracas, no operará en Navidad
Santa Bárbara Airlines cancela vuelos entre Miami y Caracas, no operará en Navidad
Ese piloto sostuvo que las empresas no le han pagado a sus personal en más de ocho meses. “No solo no nos han pagado nuestros bonos, sino que han comprado aviones utilizando las tasas de cambio preferenciales del gobierno, que solo están disponibles para quienes apoyan a el régimen”.

Según dijo, los pilotos de SBA usualmente reciben bonos mensuales de entre $780 y $1,200 dependiendo de su jerarquía, como compensación por la hiperinflación que aqueja al país.

Mientras Aserca y Santa Bárbara sufren sanciones por el ente gubernamental, la aerolínea estatal Conviasa pudiera verse con los aviones en tierra por cierto tiempo debido a las fuertes presiones de sus empleados que han anunciado que paralizarán las actividades si no les aumentan los salarios, les pagan unos bonos adeudados y se acaba el acoso laboral.

“El hecho de que el presidente actual nos amenace en cada asamblea, nos obligue a votar cada vez que hay elecciones (…) nos obliga a lanzar esta voz de alerta al Ministerio de Transporte Aéreo”, dijo al diario venezolano El Nacional un trabajador que prefirió no ser identificado

“Esta empresa técnicamente está quebrada”, afirmó el mismo empleado que comentó que “40 por ciento del personal ha decidido irse” a empresas que ofrecen un mejor sueldo o a otros países.

La última aerolínea internacional en cesar sus operaciones en el territorio venezolano fue la ecuatoriana Tame que tuvo su último vuelo Caracas-Bogotá-Quito el 3 de febrero.

“La demanda de boletos venía disminuyendo hace meses y el sistema cambiario de bolívares a dólares era muy complejo”, explicó el gerente de la compañía, Octavio Pérez, a medios venezolanos.

Previamente, se habían ido de Venezuela las aerolíneas Avianca, United, Dynamic Airways, Aeromexico, Lufthansa, Alitalia y Air Canada, entre otras.

 

Emigrar de Venezuela sin nada en el bolsillo por Florantonia Singer – El País – 18 de Febrero 2018

El hambre y la inflación voraz que se come los salarios obligan a los más empobrecidos a salir del país. En 2017 las autoridades colombianas sellaron el pasaporte a 796.000 venezolanos
1518894793_735287_1518898135_noticia_normal_recorte1.jpg
El venezolano Gregory Díaz cruzó en junio pasado el puente internacional Simón Bolívar hacia Colombia con un televisor a cuestas, su único patrimonio. Lo vendió en Cúcuta y logró quedarse unos meses con el dinero recibido por la transacción y con la tarjeta de movilidad fronteriza, que el Gobierno colombiano ha emitido a 1.300.000 venezolanos desde mayo de 2017, con la intención de regularizar el cada vez más caliente paso, que a diario se atiborra de gente que intenta escapar de la grave crisis económica y social que vive el país sudamericano.

La cada vez más complicada crisis económica empuja a los venezolanos a cruzar en masa la frontera, un fenómeno que Colombia resiente especialmente.

En los barrios pobres de Caracas se vive una diáspora motivada por el hambre y la voraz inflación, la misma que años atrás estaba encarnada por profesionales en busca de oportunidades, que se iban espantados por la inseguridad. Leer más de esta entrada

PDVSA; Perfil de Ingresos 2017-2018 Vs. Recorte OPEP por Einstein Millán Arcia – Aporrea – 16 de Febrero 2018

apo3-logo.pngDesde la perspectiva particular de Venezuela, el acuerdo de reducción de producción acordado por los países miembros de la OPEP y Rusia en Diciembre de 2016, ha sido inconveniente bajo las circunstancias coyunturales de PDVSA y más bien ha contribuido a la pérdida de valor y pérdida de oportunidad para el país. Ha promovido el hundimiento de nuestra economía y ha ayudado a liberar reservas no convencionales y costosas en provincias, que de otra manera no hubiesen podido ser descubiertas y producidas comercialmente.

Aunado a lo anterior, la percepción y actuación de Venezuela dentro de la OPEP ha sido penosa y deficiente, restándole por ende impacto, capacidad de negociación e influencia dentro de dicha institución. Es penosa porque en tan solo cuestión de meses la comunidad energética mundial ha visto desfilar a tres ministros petroleros y 3 presidentes de PDVSA por su seno. Es además deficiente porque Venezuela y PDVSA por si solos se han constituido en el hazmerreír dentro de dicha organización, al facilitar por Motus propio el camino a sus pares de la OPEP, cediendo mercados y reduciendo el esfuerzo relativo de cada uno de ellos en el cumplimiento del recorte de producción, ya que Venezuela por si sola provee cerca de 4 veces más del volumen de recorte de producción requerido, de forma involuntaria y forzosa ante la continua debacle interna por la que atraviesa PDVSA.

oil_cumplimet.jpg

Entre Diciembre’2016 y Enero’2018 el WTI varió cerca de $21, al pasar a grosso modo de unos $45 a $66, para luego declinar hacia el entorno de los $60 actualmente. Mientras tanto, la producción criolla ha pasado durante dicho periodo, de unos 2.270.000 B/D @ 1.690.000 B/D; habiendo acumulado un colapso de producción neto de cerca de 580.000 B/D.

Según reportes del mes de Febrero, la producción a mitad de mes promediaba cerca de 1.72MMBD. Hay que acotar que esta producción no es sostenible y más bien denota esquemas de producción por sobre explotación irracional de sus activos. Es decir, apertura de pozos/yacimientos con alta relación gas-petróleo y/o alto corte de agua, lo que augura una caída de producción aun más severa, segura y pronta en dichos activos por vía natural.

El gobierno celebra ser protagonista y promotor de un acuerdo de recorte de producción, cuando en esencia se ha disparado el mismo al pie sin tan siquiera observarlo. En medio de la ignorancia cada vez más notoria de su equipo petrolero celebra su propio entierro, ya que en el caso específico de Venezuela dicho acuerdo ha sido por demás contraproducente y adverso a sus propios intereses. Ha significado perdidas mil millonarias a nuestra nación y ha contribuido a la destrucción del aparato productivo interno.

Hubiese sido más beneficioso que PDVSA se hubiera enfocado en ser primordialmente eficiente y productiva, en lugar de contar con la renta basada en el precio del barril. En ganar con base a volumen de producción, en monetizar esas inmensas reservas que dice poseer lo antes posible, en preservar e incorporar nuevos mercados y en mantener así dinamizada su propia economía.

Sin embargo, tal y como está concebido el portafolio de negocios en el que se apoya nuestra industria; el mismo que ha heredado de Ramírez y Del Pino, tanto la FPO como Costa Afuera han sido y son negocios contraproducentes. Han sido y son los actores primordiales de la parálisis de PDVSA. Son definitivamente proyectos estratégicos, pero su enfoque de negocios ha impuesto e impone una carga financiera y operacional que la destruye vilmente desde adentro.

Solo entre 2014 y 2016, el costo de producir un barril en la FPO ha aumentado en un 900%, al pasar de $0.3 por barril a más de $3 por barril en dicho periodo. En costa afuera, el costo incremental del millardo de pie cúbico de gas solo subsiste por la contribución al flujo de caja del hidrocarburo condensado, que es producido en conjunto con dicho gas y que hasta ahora, nadie esta claro como es negociado, ni cual es su destino real.

Lo que si esta claro es que en el caso de Perla-Cardon IV, el precio del gas pagado a sus “socios” es de $3.69/MMBTU y donde en esencia PDVSA actualmente subsidia dicho precio en alrededor de $1/MMBTU al precio actual del gas en la región (Henry Hub benchmark).

Esos dos proyectos debieron haber sido negociados hacia afuera, debieron haber sido vendidos como paquete accionario; como IPO, en donde la función de PDVSA se hubiese limitado al control estricto de las variables financieras, así como del cumplimiento y ejecución del plan de inversión, mientras que por su lado el país y sus instituciones se encargarían de velar por la aplicación precisa y correcta de las leyes, algo que sin duda alguna luce como realidad virtual en la PDVSA y Venezuela de hoy.

Pero desde la posición de “creciente debilidad orgánica” y múltiples desatinos en su portafolio estratégico en la que ha caído PDVSA desde 2008, con su plan siembra petrolera y la promoción de costa afuera, la FPO y sus empresas mixtas, más ha perdido el país glorificando y participando en esos recortes que poniendo empeño en recuperar el terreno perdido.

Un ejercicio de estimación de ingreso bruto acumulado, como función de distintos escenarios de precios del barril y producción nación, confirma más allá de dudas el postulado anterior. El gráfico siguiente muestra el comportamiento de ingreso bruto acumulado (excluye alrededor de 700.000 B/D por consumo interno) versus precio del barril promedio entre Diciembre’2017 y Febrero’2018, teniendo como referencia los siguientes escenarios de precios del barril/producción nación:

1. (real) = US$/BBl real cesta criolla

2. (flat) = US$/BBl flat cesta criolla @ $37

3. (realP) = Producción real nación (menos consumo interno) (real)

4. (IncP) = Producción incremental amarrada desde diciembre 2016 @ 2.27 MMBD acelerando 1 MMBD en un periodo de 15 meses

Caso [flat/IncP]: Los resultados para el primer caso reflejan que de PDVSA haber procurado recuperar los niveles de producción desde 2.27 MMBD @ Diciembre’2016, hasta unos 3 MMBD @ Febrero’2018, aun bajo el entendido de un escenario de precios lineal de $37 el barril, el ingreso bruto por exportaciones hubiese acumulado a Febrero’2018 un ganancial de unos US$5.100 millones adicional respecto al escenario actual de precios del [barril-producción].
Caso [real/IncP]: En ese escenario, de PDVSA haber preservado los niveles de producción de 3.2 MMBD bajo el escenario de precio actual, el diferencial de ingreso bruto acumulado en comparación con las expectativas de ingreso bruto actual hubiese significado unos US$16.000 millones adicionales, aun considerando el recorte de producción impuesto por la OPEP.
Recuperar 700.000 B/D de producción en 15 meses de actividad ha sido perfectamente viable en la historia reciente de PDVSA; solo habría que recordar el sabotaje petrolero de 2002 para estar consciente de ello. Sin embargo, hay que reconocer que la realidad de hoy es muy distinta.

Bajo la circunstancia actual que acusa PDVSA, luce cuesta arriba cualquier recuperación sostenible, ante la ausencia de valores, disciplina y respeto a la normativa y la cadena de autoridad. Ante la ausencia de inversión-recursos, talento, tecnología y experticia, y ante la ausencia generalizada de un clima organizacional estructurado para ser efectivos, productivos y eficientes.

oil_cumplimet.jpg

Ante el panorama actual de esa PDVSA invadida por la mediocridad, la irracionalidad, por grupúsculos de un poder investido en un disfraz de rojo, de vulgar corrupción y de un arraigado “anti-profesionalismo”, pareciera inevitable como medio de salvación tomar la ruta de un IPO, o como hemos venido asegurando, de un desmembramiento de su estructura concebida en una lenta privatización segmentada; una lenta migración solapada hacia “ciertas empresas mixtas consentidas” del lomito de PDVSA.

 

La invasión de Cuba a Venezuela por Francisco Esteban Gómez – 16 de Febrero 2018

Venezuela por su riqueza petrolera y su cercanía a Cuba era un manjar muy apetecible y por ende, objetivo inmediato de la expansión del comunismo cubano como estrategia de fuerza en los años de la guerra fría. Con la buena pro del gobierno de Washington, en 1958, fue depuesto el General Marcos Pérez Jiménez.. Al año siguiente, para el 23 de Enero, Fidel Castro, ya logrado el triunfo de la Revolución, visitó a Venezuela.
Aquella visita bien merece un artículo aparte pero para nuestro propósito solo diré que la hizo a su manera, es decir burlando las normas internacionales establecidas.

Curiosamente quien no participó en la algarabía de esa visita fue el recién electo presidente Rómulo Betancourt quien durante la tensa reunión que sostuvieron, le dijo a Fidel Castro: ”Ustedes no han debido presentarse armados en Maiquetía”
Fidel vino a Venezuela con dos objetivos: buscar petróleo e implantar el comunismo. Lo primero le fue negado argumentando Betancourt razones económicas para aquel momento en Venezuela. Lo segundo no solo se inició, sino que incluso tomó un cariz de venganza personal ante la negativa de obtener petróleo. La invasión cubano-comunista había comenzado:

1959 – Fue durante esa visita que Fidel invita al entonces congresista por URD Fabricio Ojeda a viajar a Cuba, viaje que se llevó a cabo a finales de ese mismo año y en donde Ojeda recibió el debido adoctrinamiento para impulsar la guerrilla en Venezuela.

1960 – Promovido por el Partido Comunista de Venezuela, en conexión con Cuba, surge el primer foco guerrillero en La Azulita, Estado Mérida, liderado por Argimiro Gabaldón.

1961 – Como paréntesis de crispación en la población venezolana, y sin aparente relación alguna con los planes del Castro-comunismo, el 22 de Enero ocurre en el puerto de La Guaira, el secuestro del Barco “Santa María” por parte de un grupo armado de españoles y portugueses. Ese secuestro fue ideado por el nacionalista gallego José Velo Mosquera y dirigido por Henrique Galvao para llamar la atención internacional sobre los regímenes dictatoriales de la Península Ibérica.

1961 – El III Congreso del PCV decide aprobar la guerrilla para acceder al poder y se formó el “Frente Simón Bolívar” en las montañas de Lara, comandado por el mismo Gabaldón junto con Carlos Betancourt, Juan Vicente Cabezas y Tirso Pinto.

1962 – Fabricio Ojeda, renuncia al Congreso y acto seguido marcha a los Andes para organizar las FALN (Fuerzas Armadas de Liberación Nacional) pero a finales de ese año y luego de una serie de combates es detenido si bien escapa de la cárcel. Según el ex oficial de la inteligencia cubana Ulises Estrada, la creación de las FALN se enmarcó en una política de apoyo de Fidel Castro a los movimientos armados de Latinoamérica.

1962 – Douglas Bravo fundó el Frente Guerrillero “José Leonardo Chirinos” en la sierra de Falcón, y como comandante combatió con intermitencias contra el ejército. A este frente pertenecieron Teodoro Petkoff, Luben Petkoff, José Manuel Saher (alias Chema), Urbina (el asesino del Presidente Carlos Delgado Chalbaud) y Alí Rodríguez Araque, entre otros.

1962 – 04 May. Un grupo de oficiales de la Infantería de Marina, junto a algunos dirigentes del PCV y el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) se alzan en armas contra el gobierno de Betancourt en Carúpano, mejor conocida como el “Carupanazo”. Dicha acción no contó con el respaldo popular y fue sofocada en menos de 24 horas, deteniendo a los conspiradores y a un diputado del PCV, Eloy Torres.

1962 – 02 Jun. Tiene lugar el “Porteñazo” sublevación en la base naval de Puerto Cabello (Edo Carabobo), dirigida por el capitán de navío Manuel Ponte Rodríguez, el capitán de fragata Pedro Medina Silva y el capitán de corbeta Víctor Hugo Morales. El gobierno envía efectivos de la Fuerza Aérea y del Ejército produciéndose el combate que termina con un saldo de más de 400 muertos y 700 heridos. Tras estas sublevaciones Betancourt ilegaliza el PCV y el MIR en todo el territorio nacional y mandó detener a sus principales dirigentes.

1963 – 13 Feb. El buque Anzoátegui fue capturado por una unidad guerrillera urbana de las FALN en rebeldía contra el gobierno de Betancourt. El buque Anzoátegui pertenecía a la flota de la Compañía Anónima Venezolana de Navegación (CAVN) zarpó del puerto de La Guaira con 35 tripulantes. Al frente de esta operación, estaba el cubano-español “Máximo Canales”, hoy Paúl del Rio. (pintor)

1963 – 24 Ago. Un grupo perteneciente a las FALN secuestró al jugador Alfredo Di Stefano de su habitación en el Hotel Potomac en la Urb.San Bernardino de Caracas en lo que fue catalogado, junto con la captura del buque Anzoátegui como un golpe mediático para dar a conocer mundialmente la lucha guerrillera contra el gobierno del presidente Rómulo Betancourt.

1963 – 29 Sep. Ataque al “Tren el Encanto” en la ciudad de Los Teques realizado por los guerrilleros castro-comunistas del FALN. Guillermo Antonio García Ponce, fue uno de los autores intelectuales del ataque que dejó trece huérfanos. Entre los guerrilleros se encontraba Teodoro Petkoff, actual director del vespertino “Tal-Cual”.

1964 – 9 Oct. las FALN secuestran el segundo jefe de la Misión Militar de los EE.UU, el coronel Michael Smolen como acción de protesta por la condena a muerte del guerrillero vietnamita Nguyen Van Troi, por haber colocado una bomba bajo un puente por el que iba a pasar el Secretario de Defensa Robert McNamara. Durante su secuestro Smolen recopiló información que permitió, después de liberado, ubicar y apresar a sus secuestradores, pudiéndose con ello desmantelar a las células urbanas de las FALN en las principales ciudades de Venezuela.

1965 – Desde el 29 de marzo hasta Noviembre se llevan a cabo fuertes enfrentamientos guerrilleros en La Trinidad, Sierra de Coro, en Humocaro Alto y Bajo, Estado Lara, en las cercanías de Azagua, Distrito Bolívar, del Estado Monagas. en El Potrero, Distrito Morán, Estado Lara, en El Jobo, entre Cabure y San Luis, Estado Falcón, y hasta en el Hospital Vargas de Caracas cuando conducen al guerrillero Juan Almérida Bolívar haciéndose pasar por enfermo.

1966 – A partir de marzo Douglas Bravo dirigió el Partido de la Revolución Venezolana o PRV. Siendo su rama armada el FALN que se había fusionado con el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), fracción disidente de Acción Democrática, conformando ambas organizaciones el Frente de Liberación Nacional, abreviado todo como FALN-FLN.

1966 – 8 Jul. Con un grupo de militares cubanos Luben Petkoff desembarca en las playas de Tucacas, (Edo. Falcón) y se dirigen a las montañas falconianas. Venían entre otros los cubanos Ángel Frías, José Bouza y Arnaldo Ochoa, quien años después, siendo General de División, fue ejecutado por órdenes de Fidel Castro.

1966 – 18 Jul. Fidel Castro en persona despide a otro destacamento cubano de guerrilleros con destino a Venezuela, para dar apoyo a sus aliados guerrilleros venezolanos. En su arenga de despedida Fidel Castro señalaba como enemigo al Ejército de Venezuela al tiempo que los cubanos gritaban: “patria, socialismo o muerte, venceremos” que provocaron enfrentamientos continuos entre la guerrilla, incluso la urbana y el Ejército hasta fin de año.

1967 – 1 Mar. Una célula de las FALN secuestra a Julio Iribarren Borges, ex director del Instituto Nacional de los Seguros Sociales, y hermano del canciller Ignacio Iribarren Borges. Fue hallado muerto el 11 de marzo motivando la suspensión de las garantías constitucionales. El 6 de marzo en declaraciones al diario Granma de La Habana, el guerrillero Elías Manuitt Camero admite la autoría de las FALN sobre el asesinato de Iribarren. El suceso generó un fuerte rechazo en la opinión pública, incluyendo a varios militantes comunistas y por eso el 13 de marzo, Fidel Castro arremete en un discurso contra el PCV por considerar que tenía intenciones de cesar hostilidades contra el Gobierno venezolano y pactar la paz. Dos días más tarde, el PCV replicó sus declaraciones..

1967 – 8 May. Se produjo la invasión en Machurucuto. Su principal misión era entrenar a la guerrilla ubicada en Los Andes venezolanos para tratar de derrocar al presidente Raúl Leoni y así Fidel Castro poner en su lugar a un títere suyo para obtener los recursos venezolanos y con ellos financiar la intervención cubana en la Guerra Fría (EE.UU. Vs. Unión Soviética). En aquel intento junto a los cubanos estaba el hoy diputado por el Edo. Falcón Fernando Soto Rojas quien en el año 1977 marchó al Medio Oriente para sumarse como hizo Illich Ramirez, (El Chacal), como combatiente a la Resistencia Palestina. En la invasión estuvieron entre otros, los cubanos Antonio (Tony) Briones, Manuel Gil Castellanos, Del Toro,Tomassevich, García Planas, Borges y Pedro Cabrera Torres.

1968 – El enfrentamiento y captura del barco cubano “el Alecrin” y todo ello sin olvidar la mismísima presencia del “Che” Guevara en las guerrillas venezolanas, de donde salió despavorido porque según sus mismas palabras “en aquella vaina todos quieren mandar”

1969 – Como producto de la política de pacificación del gobierno de Rafael Caldera, los grupos guerrilleros habrían tomado una actitud de repliegue y de incorporación al debate democrático de Venezuela.

1972 – Integrantes de las FALN ejecutarían el secuestro del empresario Carlos Domínguez Chávez (El Rey de la hojalata) por el cual se pagaría por vez primera un rescate en Venezuela.

1974 – Dic. 29 Se restablecen las relaciones diplomáticas entre Cuba y Venezuela, rotas desde 1961.

1976 – Feb. 27 Un grupo de siete guerrilleros armados con ametralladoras llevan a cabo el secuestro del industrial norteamericano de la Owens Illinois William Frank Niehaus. El país quedó impactado pues hacía tiempo que no sucedía un secuestro de un personaje de tal nivel. Corría el primer gobierno de Carlos Andrés Pérez, el cual resultó afectado políticamente, pues suponían que los grupos revolucionarios que pudieran existir para ese año ya no estaban en una de guerrilla urbana.

1989 – Feb. 2 Con motivo de la llamada “Coronación” de Carlos Andrés Pérez por su segundo mandato, viene por segunda vez a Venezuela Fidel Castro. La fusión de la economía venezolana con la cubana era su única esperanza para mantener su proyecto comunista en Hispanoamérica en un momento en que la Unión Soviética le estaba retirando el apoyo económico que por décadas había mantenido al régimen castrista. Fidel llegó a Venezuela con más de 300 personas. Este excesivo séquito que supuestamente venía a proteger a Castro, en realidad tenía una función logístico-militar, trayendo armas en su equipaje el cual no fue revisado por la aduana venezolana siguiendo órdenes superiores y cuya finalidad no era otra que apertrechar y fortalecer la insurrección en Venezuela siendo su primera manifestación “El Caracazo”

1989 – Feb. 27 Se produce el “Caracazo” El castrismo había logrado su primer intento de desestabilización y derrocamiento.

1992 – Feb. 04 Fallida intentona de golpe de Estado liderada por un teniente coronel infiltrado por el comunismo, siguiendo directrices de Cuba, en las FF.AA. Su nombre Hugo Chávez Frías que logró apoyo popular debido al deterioro de la situación social y el aumento de la corrupción administrativa. Por cierto el mayor argumento para que ingresase en la Escuela Militar fue que “jugaba bien al beisbol”

1992 – Nov. Segundo intento de Golpe de Estado durante el cual los golpistas llegaron a bombardear algunos edificios públicos como el Palacio de Miraflores, el Ministerio de Relaciones Exteriores, y el Aeropuerto de La Carlota. La intentona fue nuevamente un fracaso.

1999 – Hugo Chávez gana las elecciones presidenciales. De esa manera el castro-comunismo se instaló, en Venezuela hasta nuestros días generando odios y miserias

 

La otra crisis de PDVSA por Ahiana Figueroa – La Patilla – 15 de Febrero 2018

unnamed-3.jpgEn solo una semana de enero, renunciaron 10,000 trabajadores de la petrolera estatal. Tras el colapso de Pdvsa debido a una caída en la producción de crudo de 1 millón de barriles diarios entre 2016 y 2017, surge otra crítica situación para la industria: la falta de mano de obra, publica Univisión.

Lo que parecía impensable hace unos pocos años ha sucedido: los trabajadores de la otrora todopoderosa Petróleos de Venezuela (Pdvsa) protestan cacerola en mano contra el gobierno de Nicolás Maduro y dentro de las propias oficinas de la estatal. Pero además de los reclamos, están renunciando a ritmo acelerado, dejando sin personal preparado a la industria, la fuente de más del 90% de todos los ingresos del país.

Pdvsa hoy produce 1.6 millones de barriles diarios, su nivel de producción más bajo de los últimos 30 años y la sombra de los 3.8 millones de barriles diarios (bd) que producía cuando Hugo Chávez ascendió al poder en 1999.

A la crítica situación de la empresa se le suma el éxodo masivo de sus trabajadores, cansados de esperar mejoras salariales y temerosos de sufrir un accidente laboral tras la falta de mantenimiento en la industria. Ha sido tan numerosa la salida de los trabajadores de Pdvsa, que la junta directiva decidió no recibir más cartas de renuncia. Leer más de esta entrada

Miseria venezolana alimenta la migración en escala épica por Wall Street Journal – El Nacional – 13 de Febrero 2018

Alrededor de 1,2 millones de ciudadanos han huido en los últimos dos años, aseguró el experto en inmigración de la UCV Tomás Páez

1518038824501.jpg

La diáspora venezolana asciende a miles de ciudadanos que han cruzado las fronteras hacia otros países, huyendo de la “miseria de su país”, reseñó este martes el diario estadounidense The Wall Street Journal.

Los venezolanos llegan principalmente a Colombia. Crean un desafío cada vez mayor para la región, alertó el medio de comunicación con cifras del fenómeno migratorio.

Alrededor de 3 millones de ciudadanos han abandonado Venezuela en las últimas dos décadas, casi una décima parte de la población.

“A medida que se profundiza el colapso de la economía de Venezuela, el número de los que huyen se está acelerando (…) Unos 1,2 millones de personas, se han ido en los últimos dos años”, advierte el periódico con datos de Tomás Páez, experto en inmigración de la Universidad Central de Venezuela.

Para finales de 2017 unos 550.000 venezolanos estaban radicados en Colombia, lo que representa un aumento en comparación con 2016. Además, en lo que va de 2018 entraron otros 50.000 ciudadanos.

The Wall Street Journal comparó las cifras oficiales con la cantidad de solicitantes de asilo de ciudadanos sirios en Alemania: 600.000, así como los 650.000 rohingya que llegaron a Bangladesh desde Myanmar por la represión de 2017.

 

Venezuela’s economy is so bad, parents are leaving their children at orphanages por Anthony Faiola – The Washington Post – 12 de Febrero 2018

“Would you like to see the little ones?” asked Magdelis Salazar, a social worker, beckoning me toward a crowded playground.

We were at Venezuela’s largest orphanage, just after lunch. The yard was an obstacle course of abandoned children. A little chunk of a boy, on the cusp of 3, sat on a play scooter. He was called El Gordo — the fat one. But when he was left here a few months ago, he was skin and bones.

He zoomed past a 3-year-old in a pink shirt with tiny flowers. “She doesn’t talk much,” one of the attendants said, tousling the girl’s curly hair. At least, not anymore. In September, her mother left her at a subway station with a bag of clothes and a note begging someone to feed the child.

Poverty and hunger rates are soaring as Venezuela’s economic crisis leaves store shelves empty of food, medicine, diapers and baby formula. Some parents can no longer bear it. They are doing the unthinkable. Leer más de esta entrada

La falta de efectivo en Venezuela fuerza a comprar un helado con una transferencia bancaria por Alonso Moleiro – El País – 10 de Febrero 2018

El Gobierno de Maduro alienta el pago digital de servicios y cifra parte de sus esperanzas en la aparición del Petro, la criptomoneda venezolana

El adulterado entorno económico venezolano ha consolidado un hecho insólito: la ausencia casi total de dinero en efectivo. En una nación que sufre los efectos de una altísima inflación y que presenta embates cíclicos de escasez de productos, la falta de dinero líquido para pagar aquello que ya de por sí puede tener un enorme valor está convirtiendo cualquier gestión cotidiana en una titánica tarea que exige un inusual despliegue logístico.

La falta de billetes es tan notoria que, con mucha frecuencia, los bancos admiten retiros que no sobrepasan los 20.000 bolívares al día (apenas unos centavos de dólar) por usuario. La circunstancia convierte transacciones cotidianas elementales en operaciones de complejidad: en la Venezuela actual, el propietario de un carrito ambulante de helados puede admitir un pago a posteriori por transferencias digitales acordado con el comprador.

El uso de los puntos electrónicos de venta es condición sine qua non para cualquier comerciante que quiera sobrevivir. Los cajeros automáticos permanecen precedidos de enormes colas en demanda de efectivo. Las monedas de metal, devoradas por el caos económico, tampoco existen. Aparcar un coche en un estacionamiento público puede requerir una intrincada operación previa para obtener los billetes que se necesitan para pagar el costo.

En la evaporación del dinero en efectivo concurren algunas de las mismas causas que han puesto en vigor el reino de la escasez en la Venezuela de Nicolás Maduro. La primera de ellas, un poderoso punto de fuga activado por bandas de contrabandistas y traficantes de productos que operan en la frontera con Colombia, que suelen aprovecharse del artificio que ofrece el sistema de subsidios y las asimetrías cambiarias promovidas por el Gobierno. Al ejercer operaciones ilegales, estos grupos precisan de efectivo para no dejar rastro bancario de sus coimas. Suelen contar con la colaboración o la anuencia de funcionarios militares y civiles corrompidos.

El economista Víctor Álvarez, premio nacional de Ciencias, opina que, además de este factor, también se debe tener en cuenta el voluminoso trafico de emigrantes que se desplaza hacia Colombia huyendo de la crisis, que saca los bolívares que tiene en las manos, devorados por la devaluación, en la ciudad colombiana fronteriza de Cúcuta, para poder cambiarlo en pesos colombianos. Álvarez no tiene dudas de que “hay una jugada para dejar sin medios de pago a la economía venezolana” conjurada contra el Gobierno de Maduro.

El brutal e inédito crecimiento de los precios ha hecho posible que las medidas anunciadas por el Banco Central de Venezuela para emitir un cono monetario (conjunto de monedas que existen en un país) actualizado con los niveles de inflación, con el objeto de paliar la situación, envejezcan a enorme velocidad.

Hace poco más de un año, una vez que la inflación convirtió en obsoletos los billetes que circulaban, el Gobierno de Maduro anunció la emisión de un nuevo cono monetario. La gestión para lanzar nueva moneda quedó empantanada en uno de los trámites administrativos de la Venezuela chavista. Maduro denunció la existencia de un complot para impedir el plan. La tardanza de los nuevos billetes generó disturbios callejeros en algunos poblados del interior del país y su llegada a la calle se produjo en un momento en el cual el aumento de los precios había rebasado por completo su capacidad de pago.

A estas alturas, en lugar de emitir nuevos billetes, el Gobierno de Maduro parece decidido a forzar el paso de toda la sociedad a adelantar el uso de transacciones digitales. El economista José Guerra, diputado de la Asamblea Nacional, comentaba en su cuenta de Twitter que el billete de 100.000 bolívares, que fue anunciado en noviembre y que casi no es visto en la calle, ha perdido ya el 70% de su valor nominal. Con 100.000 bolívares un usuario cualquiera apenas podrá pedir un café con leche sentado en una mesa.

Hace poco, Maduro formalizó el anuncio de la denominada “billetera virtual”, que busca estimular y masificar el uso de pagos electrónicos. El carnet de la patria, la herramienta actual para la transferencia de recursos y la inversión en programas sociales que maneja el Gobierno chavista, tiene código digital y centraliza la prestación de varios servicios estatales con su uso.

Álvarez opina que detrás del comentado anuncio de la criptomoneda del Gobierno de Venezuela, bautizada como el petro, se desarrolla una estrategia progresiva para desarrollar una reforma monetaria que termine desplazando al bolívar como moneda de uso legal en el medio plazo. “No hay forma de concretar ejercicios presupuestarios estables ni de hacer cálculos económicos con un bolívar que tenga esos niveles de inestabilidad”

Las modalidades de instrumentación y verdaderos fines del petro siguen siendo un misterio entre los entendidos. Algunos economistas opinan que, con su lanzamiento, el régimen de Maduro persigue obtener algunos recursos adicionales, que ofrezcan oxígeno fiscal y alivien las cuentas de la República, asediadas por las sanciones internacionales.

“El petro puede ser la punta de lanza para ensayar una total reconversión monetaria”, afirma. “El bolívar en este momento no tiene ninguna utilidad como instrumento de ahorro o como reserva de pago”. De hecho, Álvarez, apunta que, dentro del proyecto de la criptomoneda venezolana, ya está contemplado que los usuarios puedan cancelar servicios tributarios y bienes ofrecidos por el Estado usando el petro. El economista, sin embargo, tiene dudas sobre la eficacia y credibilidad con las que este proyecto puede ser emprendido por los funcionarios de Maduro.

De momento, de no tener punto electrónico de venta, un vendedor ambulante de perritos calientes tendrá que convenir con un cliente el pago posterior de la ingesta con una transferencia electrónica y resignarse a confiar en su buena voluntad.

 

A %d blogueros les gusta esto: