elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos en la Categoría: Reportaje

Empresarios chavistas compran un edificio del Barrio de Salamanca por 4,7 millones por Manuel Cerdán y Miguel A. Ruiz Coll- okdiario – 18 de Febrero 2019

Barrio de Salamanca
El inmueble se encuentra en el número 15 de la calle Lope de Rueda, junto a la calle Alcalá y a tan sólo dos minutos del parque del Retiro.
 

Empresarios venezolanos (buena parte de ellos vinculados al régimen chavista) han comprado un edificio entero de viviendas de lujo, situado en el barrio de Salamanca de Madrid, por 4,7 millones de euros utilizando cuentas bancarias de Miami, Panamá y la isla Barbados.

El inmueble se encuentra en el número 15 de la calle Lope de Rueda, junto a la calle Alcalá y a tan sólo dos minutos del parque del Retiro, en una de las zonas más cotizadas de la capital. El edificio fue adquirido el 26 de diciembre de 2014 por la sociedad Inversiones Guanachi Madrid SL, con sede en Las Rozas, cuya administradora única es la empresaria venezolana Yolanda Martínez Martínez.

La promotora (que había sido constituida tan sólo dos meses antes de la compra) ha puesto en marcha un ambicioso proyecto de reforma para transformar el edificio en 16 apartamentos de lujo y dos áticos. La práctica totalidad de las viviendas han sido adquiridas por empresarios venezolanos, en algunos casos utilizando cuentas bancarias de Miami y de los paraísos fiscales de Panamá y Barbados.

Olivis de Gray
Contrato firmado el 30 de marzo de 2016 por el que Rosa Gisela Olivis de Gray compra un ático del edificio de Lope de Rueda por 455.000 euros.

Rosa Gisela Olivis Peña (su nombre de soltera) preside una ONG, la Fundación Huellas de Bondad, pero también aparece como presidenta y directora de tres sociedades radicadas en Panamá: Latimex Corporation SA, JM Mercantil Supply Inc y Corporation Visloy SA. Está casada con el empresario australiano Clifford Ross Gray, cuya hija, Samantha Gray Quintero, reconoció en una entrevista que había mantenido una relación sentimental con uno de los generales de la máxima confianza de Hugo ChávezJesús Suárez Chourio.

El general Suárez participó junto a Chávez en el fallido golpe de Estado de 1992, luego se convirtió en el jefe de su guardia personal de escoltas y, tras la muerte del tirano, fue una de las personas que ayudó a cargar su féretro. Nicolás Maduro le nombró en 2017 comandante general del Ejército Boliviario.

Jesús Suárez Chourio
El general Jesús Suárez Chourio, actual comandante supremo del Ejército Bolivariano.

Tanto el Departamento del Tesoro de Estados Unidos como la Unión Europea y el Gobierno de Panamá han impuesto sanciones al general Suárez Chourio por considerarle responsable de delitos del blanqueo y financiación del terrorismo. Se le ha prohibido viajar a la UE y sus cuentas en el extranjero han sido bloqueadas.

La Corporación Graysam C.A. (la contratista del Gobierno de Nicolás Maduro fundada por Rosa Gisela Olivis de Gray) tiene su “empresa espejo” en Miami, denominada Corporación Graysam Inc. Fue constituida en octubre de 2012 y su representante legal es la venezolana Ambar Yohana Quiroga Mata.

Pues bien, Ambar Yohana Quiroga ha comprado por 435.000 euros otro de los apartamentos de lujo del edificio del Barrio de Salamanca situado en la calle Lope de Rueda de Madrid. Esta venezolana ha pagado la reserva y el primer plazo de su piso (en total, 109.249 euros) a través de una cuenta bancaria de la sociedad Impoal Foods Inc. Esta sociedad tiene su sede en Miami y sus representantes legales son la propia Ambar Quiroga Mata y el empresario Roda Saab Ganam.

Impoal Foods
Ambar Quiroga Mata y Roda Saab Ganam son los representantes legales de la sociedad Impoal Foods Inc., de Miami.

En la actualidad, Roda Saab Ganam es el presidente de la Corporación Gray C.A. de Venezuela (empresa contratista del Gobierno de Maduro). También figura como administrador único de una sociedad creada en septiembre de 2011 en la isla de Santa Cruz de Tenerife, Roda’s Atlatic SL, que ha sido utilizada para pagar la compra de tres de los apartamentos del edificio del Barrio de Salamanca en Madrid.

El diario El Nuevo Herald de Miami, el más importante publicado en español en Estados Unidos, desveló en febrero de 2015 que el Gobierno de Nicolás Maduro había ordenado investigar casos de corrupción, con especulación de divisas y precios en la importación de productos básicos, en torno a tres empresas que habían recibido contratos públicos por importe de 125 millones de dólares.

Una de las tres “empresas de maletín” investigadas es Inversiones Villaber 2007 C.A., que también tiene su sociedad espejo para canalizar las importaciones de productos desde Estados Unidos: se trata de Inversiones Villaber Inc., constituida en Miami en mayo de 2014, que tiene como representante legal a la misma Ambar Johana Quiroga Mata que se ha comprado uno de los apartamentos de lujo en el barrio de Salamanca de Madrid.

Inversiones Villaber
Ambar Johana Quiroga Mata consta como copresidenta de la sociedad Inversiones Villaber Inc. de Miami.

Otra de las viviendas del edificio de la calle Lope de Rueda de Madrid ha sido comprada por 445.000 euros por la venezolana Yanori Teresa Bernal Vargas, que reside en Caracas. Ha adquirido un apartamento de 102 metros cuadrados situado en la primera planta. La compra se ha abonado a través de una cuenta del Banco Sabadell en Miami a nombre de la sociedad de Santa Cruz de Tenerife Roda’s Atlatic SL, cuyo administrador es el mismo Roda Saab Ganam (actual presidente de la Corporación Graysam C.A. de Venezuela).

Otros futuros inquilinos del edificio de la calle Lope de Rueda no parecen tan significados políticamente, aunque las operaciones resultan igualmente llamativas. Una de las viviendas de la tercera planta ha sido comprada por 450.000 euros por otra ciudadana venezolana, Carmen Teresa L.L., que tiene su residencia oficial en Caracas. El pago se ha efectuado a través de una cuenta bancaria de Panamá a nombre de la sociedad Mogos Inc., que tiene su sede en la isla de Barbados, que actúa como un paraíso fiscal.

Barbados
Carmen Teresa L.L. ha comprado otro de los apartamentos a través de una cuenta en Panamá a nombre de la sociedad Mogos Inc, que tiene su sede en Barbados.

Otro empresario, Arturo Alexander A.H., ha comprado tres apartamentos en el edificio del Barrio de Salamanca: un bajo de 55 metros cuadrados (por 310.000 euros) y dos viviendas en el primer piso (por 383.000 y 335.000 euros). Arturo Araujo ha realizado la compra a través de cuentas bancarias de Panamá (donde reside) y Puerto Rico.

Las ayudas a Venezuela pasan por Miami por Santiago Torrado – El País – 18 de Febrero 2019

El senador republicano por Florida Marco Rubio visita el principal puente fronterizo con Colombia, donde se almacenan los suministros a la espera de su ingreso

El senador estadounidense Marco Rubio durante un recorrido por el puente Simón Bolívar, en la frontera entre Colombia y Venezuela.
El senador estadounidense Marco Rubio durante un recorrido por el puente Simón Bolívar, en la frontera entre Colombia y Venezuela. LUIS ROBAYO AFP

El desafío que Juan Guaidó ha lanzado a Nicolás Maduro pasa por la Asamblea Nacional de Venezuela, que lo reconoce como presidente legítimo, pero también por el respaldo popular, la presión internacional e incluso sus apoyos en el Congreso de Estados Unidos. El senador Marco Rubio y el representante Mario Díaz-Balart, dos republicanos que han ganado influencia sobre los planes de la administración de Donald Trump, ambos por Florida y de ascendencia cubana, recorrieron este domingo la frontera entre Colombia y Venezuela. Por ese lugar se prevé que ingresará el próximo 23 de febrero la ayuda humanitaria para los venezolanos más vulnerables.

“Es impresionante pararse aquí y mirar en la distancia un país que en este momento está sufriendo, y la cantidad de ayuda del lado de acá, lista y disponible para distribuir. ¿Y qué es lo que está impidiendo eso? Sus propios mandatarios ilegítimos”, declaró Rubio a un costado del puente Simón Bolívar, que a diario atraviesan 35.000 venezolanos, en una improvisada rueda de prensa tras un breve recorrido. “Esta vez es distinta”, apuntó al referirse al impulso de Guaidó. “Hay un Gobierno legítimo dentro de Venezuela, y constitucional, en función, con el cual podemos cooperar y trabajar, y es por eso que el sábado que viene va a empezar a entrar a Venezuela, a través de ese Gobierno, la ayuda que tanto necesita ese pueblo”.

Rubio, un nombre en ascenso en el Partido Republicano a pesar de que Trump lo fulminó en las últimas primarias, ha pronosticado en múltiples ocasiones el peor desenlace para el Ejecutivo chavista. “El régimen de Maduro no es un Gobierno, es una mafia, es una organización criminal”, señaló. También advirtió a los militares venezolanos, como lo ha hecho el propio Guaidó, que impedir el ingreso de las ayudas debe ser considerado un crimen contra la humanidad. “La única intervención militar que existe hoy en día en Venezuela es una intervención cubana”, apuntó ante la posibilidad de un escenario bélico, una opción que el propio Trump no ha querido descartar.

Además de ser uno de los primeros políticos en pedir el reconocimiento de Guaidó, el senador republicano ha respaldado las sanciones a funcionarios chavistas y ha promovido una ley para darle amparo migratorio temporal a los venezolanos que temen regresar a su país. Díaz-Balart -que representa a Doral, la ciudad con mayor porcentaje de venezolanos- también ha pedido el amparo migratorio y declarar al Ejecutivo de Maduro como “Estado patrocinador del terrorismo”.

Su presencia en Cúcuta, en cualquier caso, sirvió como recordatorio de que las ayudas para Venezuela, coordinadas en estrecha colaboración por Washington, Bogotá y los representantes de Guaidó, también pasan por Miami.

La clave de Florida

Desde la base aérea de Homestead (en Miami) despegaron los tres aviones C-17 con toneladas de e suplementos nutricionales y kits de higiene que aterrizaron el sábado en Cúcuta, provenientes de la bodega de la agencia de cooperación estadounidense USAID en Florida. Allí también se preparan suministros adicionales de asistencia, como alimentos y mantas, para ser distribuidos de inmediato en la región. Lester Toledo, el representante de Guaidó para las ayudas, explicó que después de Cúcuta, el estado brasileño de Roraima y la isla caribeña de Curazao, todos estos sobre las fronteras terrestres y marítimas de Venezuela, Miami es considerado como un cuarto centro de acopio, y de allí saldrán aviones con toneladas de ayudas para Curazao la próxima semana.

La importancia de Miami en la operación de asistencia al país sudamericano no es meramente logística, también es política. El desenlace del pulso entre Maduro y Guaidó resonará con fuerza en la capital del anticastrismo. Florida es un territorio clave que cuenta con una importante comunidad de hispanos (hasta el 24% de la población) y alberga la mayor comunidad de exiliados venezolanos en Estados Unidos. Es también uno de los llamados “swing states”, o estados columpio, muchas veces decisivo para el resultado de las elecciones presidenciales. En momentos en que calienta motores la campaña del 2020, Trump ha intentado relacionar en algunos discursos, como el del Estado de la Unión, lo que pasa en la Venezuela socialista con la nueva camada de líderes demócratas, más escorados a la izquierda.

Es también en Miami donde la administración Trump más ha subido el volumen de su línea dura para sacar del poder a Maduro. Allí, el asesor de seguridad nacional, John Bolton, insinuó un nuevo “eje del mal” como el de George W. Bush cuando habló de la “troika de la tiranía”, compuesta por Cuba, Venezuela y Nicaragua, durante un discurso a finales del año pasado. La Casa Blanca ya ha anunciado que el presidente, que planeaba pasar el fin de semana en su residencia en el club de élite Mar-a-Lago de Palm Beach, dará un discurso sobre Venezuela el lunes en la Universidad Internacional de Florida, en Miami. Allí se prevé que reitere su respaldo a Guaidó. Y advierta, por supuesto, sobre los peligros del socialismo.

La lucha de diez mujeres que plantan cara a Maduro en defensa de Venezuela por Marelis Loreto Amoretti – El Mundo – 17 de Febrero 2019

Foto: MARCO BELLO

Venezuela no es un país normal desde hace por lo menos 20 años. En ese tiempo ha vivido asediado por un régimen que promueve la persecución política, el cierre de medios de comunicación y un férreo control cambiario que ha generado la inflación más alta de la historia de Latinoamérica: el FMI predice que 2019 cierre con un 10.000.000% de inflación. Luego está la inseguridad. De acuerdo con una encuesta de Gallup en 2018, Venezuela es el país más peligroso del mundo, por encima de naciones en guerra. Por si lo anterior fuera poco, hay que sumar el deterioro de la sanidad, la destrucción sistemática del sector privado y de las instituciones públicas, así como la violación de los derechos civiles y humanos de la población. De ahí que el miedo, la desnutrición (según Cáritas supera el 60% en la población infantil), las enfermedades crónicas sin tratar y la urgencia por salir de allí hayan dibujado un panorama desolador del país caribeño.

De este cuadro, que resume la cotidianidad venezolana, sobresalen quienes desde sus trincheras han resistido durante largos años dentro o fuera del país. Entre ellos, algunas mujeres que han saltado al primer plano mediático por su empeño y constancia en la tarea de construir otro futuro. Músicos, abogadas, escritoras, académicas, todas ellas activistas y defensoras de los derechos humanos. Mujeres fundamentales para la Venezuela de hoy y de mañana.

Susana Raffalli:una nutricionista contra la desnutrición infantil

“Un Estado al que se le mueren los niños y persigue a sus jóvenes se puede dar por acabado”. Esto escribe Raffalli en Twitter a propósito de la desnutrición infantil que afecta a los niños venezolanos y de la represión en el país. Esta nutricionista de 54 años, especialista en emergencias humanitarias y activista (galardonada en 2018 con el Premio por los Derechos Humanos y el Estado de Derecho, otorgado por Alemania y Francia), dedicó más de 15 años a la cooperación internacional para combatir la desnutrición mórbida infantil. En 2011 volvió a Venezuela y desde entonces, en cooperación con Cáritas, Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos (PROVEA) y Sistema de Monitoreo, Alerta y Atención en Nutrición y Salud (SAMAN), se ha convertido en la voz principal que denuncia la mortalidad infantil y los gravísimos casos de desnutrición y enfermedades desasistidas en el país.

Rocío San Miguel:activista frente a los abusos de las fuerzas de seguridad

Abogada, presidenta de la ONG Control Ciudadano para la Seguridad, la Defensa y la Fuerza Armada Nacional, promueve desde 2005 la denuncia de los venezolanos de irregularidades y abusos cometidos por estos sectores, que conoce a la perfección. Es una de las voces que han llegado hasta la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), organismo que en 2012 otorgó medidas cautelares para ella y su hija por ser ambas blanco de hostigamiento y amenazas. En 2014 fue acusada por Nicolás Maduro de estar involucrada en un intento de golpe de Estado.

Tamara Sujú:persecutora de crímenes de lesa humanidad

Abogada penalista, en 2016 saltó a los medios por formalizar una denuncia contra Nicolás Maduro ante la Corte Penal Internacional por 65 casos de tortura en Venezuelaentre 2013 y 2016. Dos años antes, en 2014, había solicitado asilo en la República Checa y desde entonces vive en Praga. Fue coordinadora internacional de la ONG Foro Penal y hoy es directora del Observatorio de Derechos Humanos del Centro de Estudios para América Latina (CASLA). Su último informe ante la Organización de Estados Americanos(OEA), con el que interpuso otra denuncia contra Maduro y su cadena de mando por crímenes de lesa humanidad, suma 106 casos de tortura solo en 2018. “Llevamos dos décadas de torturas sistemáticas en Venezuela”, aseguraba en declaraciones a La Prensa de Panamá.

Ana Teresa Torres:narradora del dolor de un país

Es una de las autoras más importantes de Venezuela. Nacida en Caracas en 1945, vivió toda su adolescencia en Madrid, de donde era su madre. Su libro ‘La herencia de la tribu. Del mito de la independencia a la revolución bolivariana’ (Alfa, 2009), que fue merecedor del Premio de Ensayo Debate-Casa de América, aborda el mito bolivariano en el imaginario del país. Y describe las consecuencias de esa revolución en ‘Diario en ruinas’(1998-2017) (Alfa, 2018), que la filósofa italovenezolana Victoria Di Steffano ha definido como un “memorial de agravios”. A través de Torres es posible entender el daño que el régimen ha hecho a millones de ciudadanos.

Gabriela Montero: la artista comprometida

Nacida en 1970 y radicada en Barcelona, esta pianista y compositora clásica es conocida por su fuerte oposición al Sistema Nacional de Orquestas, que considera un aparato propagandístico por el régimen bolivariano. También ha denunciado atentados contra los derechos fundamentales. Su labor en este campo se vio reconocida en diciembre de 2018, cuando se convirtió en la primera mujer en recibir el Premio Internacional Beethoven para los Derechos Humanos. En una entrevista en ‘El Nuevo Herald’, de Miami, justificaba su férreo compromiso: “Mantener esta posición ha sido muy arriesgado y difícil, pero convengamos que se vive la peor crisis de Latinoamérica. Es mi obligación, mi deber, mi cruzada”. Desde 2015, Montero es Cónsul Honorario de Amnistía Internacional.

Gisela Kozak:una intelectual que no se calla

Escritora, feminista y activista LGBT. Vive en México, país de acogida de muchos venezolanos de la diáspora. La académica de 55 años ha sido una dura crítica del chavismo desde sus comienzos. Con los intelectuales es fulminante: “Según Chomsky y compañía, los venezolanos somos una masa idiota que no ha pasado hambre, tampoco hemos visto morir a gente de desnutrición y enfermedad ni hemos asistido al funeral de un asesinado”. Sus reflexiones se leen en ensayos como ‘Ni tan chéveres ni tan iguales. El cheverismo venezolano y otras formas del disimulo’ (Puntocero, 2014). Escribe artículos de opinión en medios digitales, entre los que destaca ‘Tal Cual’, periódico de análisis que invita a la crítica y el debate. También es colaboradora puntual de ‘The New York Times’ en español.

Linda Loaiza: contra la violencia de género

“Cuando el Estado venezolano ejecute el contenido íntegro de la sentencia, podré hablar de justicia. Entretanto, persiste la impunidad”. Así se expresa esta abogada de 36 años, defensora de los derechos humanos y especialista en violencia de género. A los 18 años fue secuestrada por Luis Carrera Almoina, que la retuvo durante casi cuatro meses, ocasionándole daños físicos y psicológicos. Fue sometida a más de 15 cirugías que incluyeron reconstrucción de rostro y vagina. Su caso fue ninguneado por las autoridades nacionales, así que en 2004 Loaiza comenzó una huelga de hambre que culminó con la condena de su captor a seis años de cárcel, obviados los cargos por violación e intento de asesinato. Interpuso entonces una querella ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) contra el Estado, convirtiéndose así en la primera venezolana que lo demanda por violencia de género.

María Corina Machado: una líder inasequible al desaliento

La BBC la reconoció como una de las cien mujeres más representativas e influyentes de 2018. Principal rostro femenino de la oposición, coordinadora del partido político Vente Venezuela, ha sido figura central en la política del país durante la última década. Lleva casi la mitad de su vida (tiene 51 años)dedicada a que Venezuela se libere del régimen castrista. Saltó a la palestra en 2002 como vicepresidenta de Súmate, organización a través de la cual impulsó el Referendo Revocatorio de 2004. Diputada de la Asamblea Nacional entre 2011 y 2014, fue destituida de su puesto y el Tribunal Supremo le prohibió salir del país. Su papel ha sido determinante para lograr las condiciones que permitieron el juramento de Juan Guaidó como presidente encargado. Su mensaje a Maduro ha sido claro: “Tiene que entender que el cambio en Venezuela no tiene vuelta atrás”.

Karina Sainz Borgo :la voz de los jóvenes en el exilio

Abandonó su país en 2006 y se instaló en Madrid. Mientras ejercía el periodismo cultural, escribió una novela sobre una chica que busca desesperadamente el modo de abandonar Caracas. “Es una historia sobre la culpa del superviviente”, explica, “también sobre la pérdida de referentes”. La editorial Lumen compró inmediatamente ‘La hija de la española’, pero el rumor sobre la existencia de una ficción que mostraba sin complejos la realidad venezolana corrió como la pólvora y en este momento, cuando la novela todavía no ha salido a la venta (lo hará el 7 de marzo), ya ha sido vendida a 22 países. Sin duda alguna, Karina Sainz Borgo será más que un fenómeno editorial.

Joanna Hausmann : la youtuber que muestra venezuela al mundo

Esta joven de 28 años se ha convertido en la embajadora de las culturas venezolana y latina para el público internauta, fundamentalmente ‘millennials’. Hace un tiempo explicaba en la revista ‘Diners’ por qué le resultaba inevitable hablar de política: “Vengo de una familia politizada y no es fácil desprenderse de eso. He hablado acerca de cómo Trump se parece a Hugo Chávez y he usado mi plataforma para contar las razones por las que Venezuela es un desastre”. En 2016 ganó el Premio Tecla como mejor comediante y creadora de contenido.

La embajadora de Venezuela en Londres ocultó cuatro millones en Andorra por Joaquín Gil/José María Irujo – El País – 15 de Febrero 2019

Una juez indaga transferencias y regalos a la diplomática de un empresario detenido

La embajadora de Venezuela en el Reino Unido, Rocío del Valle Maneiro, ocultó desde 2012 cuatro millones de dólares (3,5 millones de euros) en Andorra, un país blindado hasta 2015 por el secreto bancario. “Los fondos [de Maneiro] tienen su origen en la corrupción de Venezuela”, sostiene un informe al que ha tenido acceso EL PAÍS de la Unidad de Inteligencia Financiera de Andorra (UIFAND).

Rocio del Valle VenezuelaAmpliar foto
La embajadora de Venezuela en el Reino Unido, Rocío del Valle, en una imagen durante su etapa como responsable diplomática en China (2004-2013). EL PAÍS

La diplomática justificó el pasado septiembre ante una juez del pequeño principado pirenaico que su dinero en Andorra procedía de la venta de los derechos de una herencia en Venezuela.

Maneiro movió el capital bajo sospecha a través de cuatro cuentas en la Banca Privada d’Andorra (BPA). Y se sirvió de una estructura de “sociedades instrumentales” creadas en Panamá por el propio banco para transferir su caudal económico, según la Uifand.

La diplomática cobró entre julio y noviembre de 2012 en la entidad andorrana cuatro millones de dólares de un testaferro del empresario venezolano de los seguros Diego Salazar, primo de Rafael Ramírez, exministro de Energía del país latinoamericano y hombre fuerte de los gobiernos del expresidente Hugo Chávez (1999-2013).

Documento interno de la Banca Privada d'Andorra (BPA) sobre las cuentas y sociedades en esta entidad de la actual embajadora de Venezuela en el Reino Unido, Rocío del Valle Maneiro.ampliar foto
Documento interno de la Banca Privada d’Andorra (BPA) sobre las cuentas y sociedades en esta entidad de la actual embajadora de Venezuela en el Reino Unido, Rocío del Valle Maneiro. EL PAÍS

Salazar, que está procesado en Andorra por blanqueo, permanece en una prisión de Caracas desde 2017 tras ser arrestado por el Gobierno de Nicolás Maduro por el saqueo de Petróleos de Venezuela S A (PDVSA), la principal compañía estatal del país latinoamericano.

La embajadora de Venezuela en el Reino Unido utilizó sus cuentas en Andorra como puente para sacar su dinero del pequeño principado pirenaico. Así, transfirió entre septiembre y octubre de 2013 un total de 1,7 millones de dólares (1,5 millones de euros) desde sus depósitos en la BPA a sendas cuentas a nombre de uno de sus tres hijos en el Royal Bank of Canada de Suiza y el Continental National Bank de Miami, según la Uifand.

Documento que recoge, en 2012, la apertura de una de las cuentas de la embajadora de Venezuela en el Reino Unido, Rocío del Valle Maneiro, en la Banca Privada d'Andorra (BPA).
Documento que recoge, en 2012, la apertura de una de las cuentas de la embajadora de Venezuela en el Reino Unido, Rocío del Valle Maneiro, en la Banca Privada d’Andorra (BPA).EL PAÍS

En el documento denominado Know Your Customer (conozca a su cliente, en inglés), una suerte de tercer grado donde se explica el origen de sus fondos, la embajadora se presentó ante el banco  como “diplomática” en referencia a que en ese momento era la responsable de la legación venezolana en China. Y justificó su dinero como honorarios de supuestos trabajos de “asesoría internacional de negocios”.

Planes para transferir 10 millones

Los documentos a nombre de Maneiro señalan que eligió la entidad por “confidencialidad” y recogen su intención de depositar en una de sus cuentas 10 millones de dólares (8,9 millones de euros). EL PAÍS ha intentado sin éxito recabar la versión de la embajadora.

Los investigadores conectan los fondos cobrados desde 2012 por Maneiro en Andorra con comisiones ilegales percibidas durante su etapa como embajadora en China (2004-2013). “Se trata de pagos de empresas chinas a través de Diego Salazar a altos funcionarios venezolanos a cambio de la concesión de la construcción de diferentes infraestructuras en el sector energético de Venezuela”, concluye un documento de nueve páginas del organismo andorrano de prevención de blanqueo. El informe añade que la doble condición de Maneiro -la de diplomática y empresaria- resulta “totalmente incompatible”.

Documentación de las cuentas de la embajadora de Venezuela en el Reino Unido, Rocío del Valle Maneiro, en la Banca Privada d'Andorra (BPA).
Documentación de las cuentas de la embajadora de Venezuela en el Reino Unido, Rocío del Valle Maneiro, en la Banca Privada d’Andorra (BPA). EL PAÍS

Venezuela y China sellaron en 2010 un mega contrato de 20.000 millones de dólares (17.600 de euros) denominado Gran Volumen para la construcción de obras energéticas en el país sudamericano. El acuerdo devino en un nido de corrupción. Empresas del país asiático pagaron 200 millones de dólares (176 de euros) en sobornos para lograr estos contratos en Venezuela, según reveló este periódico.

PDVSA concedió la mayor parte de estos contratos. Y Salazar percibió 154 millones de dólares (136 millones de euros) de varias compañías asiáticas a través de su sociedad Inverdt, según la Uifand.

Los investigadores concluyen que Salazar recurrió para conseguir sus objetivos al “vínculo familiar” de su primo, Rafael Ramírez. El exjerarca venezolano, además de ministro de Energía durante el mandato de Chávez, dirigió durante 12 años PDVSA.

MANEIRO AFIRMA QUE EL DINERO PROVIENE DE LA VENTA DE UNA HERENCIA

La embajadora de Venezuela en Reino Unido, Rocío del Valle Maneiro, declaró el pasado 11 de septiembre ante el juzgado de Andorra que indaga desde 2012 si una red de exdirectivos de PDVSA y exjerarcas chavistas ejecutó un saqueo de 2.000 millones de euros en la petrolera estatal venezolana.

La magistrada instructora había dictado semanas antes de la declaración de la diplomática una orden de detención internacional contra 12 personas, entre las que figuraba Maneiro.

La diplomática aseguró a la juez que el dinero que ingresó en la BPA procedió de la venta en 2011 de unos derechos de herencia – donde figuraba entre los 14 beneficiarios- de un terreno de 19.000 hectáreas que su familia tenía en el estado venezolano de Sucre. El comprador, que pagó cinco millones de euros, fue el propio Salazar, “amigo de su familia”, según la declaración judicial de la diplomática. Salazar, añadió, fue también quien le recomendó abrir una cuenta en la entidad andorrana.

La embajadora rechazó en el juzgado la acusación de que asesorara a compañías durante su etapa como representante diplomática de Venezuela en China (2004-2013). “No podía prestar servicios a ninguna empresa. No puedo, por mi carrera, por mi trabajo…”, le dijo a la magistrada. Y negó que fueran suyas las firmas que figuran en varios de los documentos internos de la BPA. “Nunca he estado en una sociedad ni en una empresa de ningún tipo. Esto choca con las funciones que he tenido toda mi vida, de 38 años de servicio. Soy funcionaria de carrera, tengo una licenciatura, un máster y un doctorado […]. Nunca he actuado como intermediaria o auxiliadora ni como nada de Diego Salazar en ninguna empresa ni Gobierno… He cometido el pecado de ser amiga de toda la vida de la familia de Diego y de haberle vendido mis derechos sucesorios”, indicó la diplomática a la juez.

La magistrada indaga también si Maneiro percibió de Salazar 60.000 euros en una cuenta en un banco chino y unas “vacaciones de lujo” de una semana en París. Maneiro tildó de “regalo” esta última prebenda. .

La lista de procesados en Andorra por el expolio de PDVSA se eleva a 28 personas. Incluye a los exviceministros de Energía de Venezuela Nervis Villalobos y Javier Alvarado. El primero está siendo investigado en España por causas judiciales ajenas al saqueo de la energética venezolana. Alvarado está siendo investigado en la Audiencia Nacional por otro caso de corrupción.

La última etapa antes de abandonar Venezuela por Maolis Castro – El País – 16 de Febrero 2019

La ciudad de San Antonio, fronteriza con Colombia, aprovecha el negocio de la migración

Una mujer con su bebé, en la frontera entre Venezuela y Colombia.
Una mujer con su bebé, en la frontera entre Venezuela y Colombia. FERNANDO LLANO AP

José Leonardo Maldonado selecciona a sus clientes desde la entrada de su casa. Los ve llegar arrastrando con sus maletas en búsqueda de hospedaje. “Cuando entran y salen rápido del hotel, con los mismos equipajes, yo intuyo que no tienen casi dinero para pagar y ofrezco en alquiler una de mis habitaciones por menos precio”, relata. Los carteles en la fachada de su vivienda ofertan “pasar una noche” en un dormitorio por 15.000 o 20.000 pesos colombianos (entre 4,7 y 6,3 dólares) no son suficientes. La competencia en San Antonio del Táchira, la última ciudad de la frontera venezolana antes de cruzar a Colombia, ha crecido al ritmo de la emigración.

Un hombre en la puerta de un cibercafé, donde se tramitan habitualmente las tarjetas de movilidad fronteriza.
Un hombre en la puerta de un cibercafé, donde se tramitan habitualmente las tarjetas de movilidad fronteriza. RAÚL ROMERO

San Antonio del Táchira es el “tercer país”, dice un grupo de amigos en una plaza. Casi todos los negocios están desolados en el día, mientras en las noches se hallan repletos de familias con equipajes. “Mi restaurante era uno de los mejores, en las noches se llenaba de gente que se divertía. Pero ya no viene nadie, apenas hago cinco almuerzos cuando antes hacía 300. No quiero cerrarlo porque tengo esperanzas de que sea lo mismo de antes, así que ahora debo rentarlo en las noches para hospedar a personas que están de paso”, indica S. C., una mujer que pide omitir su identidad.

Muchos locales han modificado su función para satisfacer las necesidades de los migrantes. En una venta de empanadas se anuncia que se alquila un espacio, sin colchón, para dormir una noche por 3.000 pesos y una agencia de viajes acumula a una decena de personas en la noche en su sala. Es un servicio que bordea entre la legalidad y la ilegalidad. “No soy el dueño del local, pero sí de la venta de comida. Rentar el sitio físico puede molestar a los propietarios. Pero es la única forma de sobrevivir”, señala otro comerciante.

La variedad es extensa. Los cibercafés encontraron una fuente de ingreso en la Tarjeta de Movilidad Fronteriza, un documento exigido por Migración Colombia y tramitado por Internet. El costo suele ser de 2 dólares, aproximadamente, y su plastificación de 50 centavos adicionalmente. Antes iban los estudiantes o los jóvenes a consultar internet, pero ahora se acercan a sacar su carné.

Un hombre en el centro de San Antonio, donde se ha extendido el negocio del alquiler de habitaciones por horas.
Un hombre en el centro de San Antonio, donde se ha extendido el negocio del alquiler de habitaciones por horas. RAÚL ROMERO

San Antonio se ha transformado en una ciudad dormitorio para muchos venezolanos. “Yo paso la mayoría del día en Colombia, trabajando y solo vengo a dormir a Venezuela”, dice Andrés Tovar, un vendedor de comida ambulante.

“Vivíamos en unas de las fronteras más dinámicas de América Latina y el intercambio comercial era impresionante. Mi papá tenía agencias de aduanas, pero tocó paralizarlas por completo. Quedan muy pocas en este momento. La zona comercial de San Antonio era muy conocida en sus años de apogeo, vendían muchos electrodomésticos y se importaba. Pero cambió la realidad y ahora casi todos los almacenes están cerrados”, explica la abogada Danny Rojas.

El sonido del arrastre de las maletas es característico del puente Simón Bolívar de Táchira. A unos pocos metros está Cúcuta, la ciudad colombiana fronteriza con Venezuela, adonde se trasladan cientos de personas a diario. Jair, de 18 años, trabaja como “carretillero” –transportador de mercancía en carreta– en esa vía durante horas. Para demostrar lo peor de su jornada se levanta la camisa y deja al descubierto una espalda insolada y rasguñada. “Un señor me pagó 20.000 pesos por llevar sacos pesados. Me emocioné por la plata, pero luego me arrepentí porque me dejó adolorido”, afirma. Sin embargo, él prefiere ganar el dinero así que regresar a El Vigía, en el Estado de Mérida, una localidad cercana a San Antonio del Táchira, porque está seguro de que estará “hambriento” a los pocos días. “Ahora puedo comer bien: un pollo, pan y otras cosas. Pero a veces me siento mal al comer porque pienso en mi mamá y mi hermanita. Creo que ellas pueden estar hambrientas. Les envío todo el dinero que puedo, pero desaparece rápido”, explica.

Los carretilleros ganan hasta 100.000 pesos en un día, más de cinco salarios mínimos mensuales en Venezuela. Pero los “trocheros” obtienen más dinero: son los que transportan mercancías o personas por caminos clandestinos hasta Colombia. Los negocios irregulares también han proliferado con la crisis en los andes venezolanos. Del control impuesto sobre la venta de gasolina ha florecido un mercado negro. Algunos admiten que acuden al comercio ilegal para generar ingresos adicionales, muchos reconocen que la crisis ha llevado al límite a los venezolanos.

¿Resistirá Maduro a un millón de almas en la frontera cantando por la ayuda humanitaria? por Daniel Gómez – ALnavío – 15 de Febrero 2019

El megaconcierto que organizan el equipo de Juan Guaidó y el magnate Sir Richard Branson hará historia. Por los artistas, por el poder de convocatoria, y por la causa: la paz en Venezuela. Ya en 2008, en la misma frontera entre Colombia y Venezuela, Juanes hizo algo similar y reunió a 250.000 personas. Un dato espectacular que, sin embargo, se quedará corto. Hace 11 años la causa venezolana no tenía la magnitud que tiene ahora. Por lo que pensar en un millón de espectadores no es ninguna locura.

En 2008 Juanes consiguió reunir a 250.000 personas en la frontera
En 2008 Juanes consiguió reunir a 250.000 personas en la frontera

Se levanta una tormenta perfecta en Venezuela. No para la guerra, sino para la paz. Está la irrupción de Juan Guaidó, el hombre que devolvió la esperanza a los venezolanos. Un pueblo que grita por la libertad. Que no se impone a la fuerza. Que sale a la calle. Que convence. A más de 60 países. A un magnate decidido. A una decena de artistas que dentro de una semana harán historia.

El magnate británico Sir Richard Branson, de 68 años, aventurero y filántropo, así como dueño del gigante empresarial Virgin, se une a la causa tras conversar con Guaidó y su compañero de partido, Leopoldo López, el preso político más famoso del país.

Guaidó y López le convencieron. Por eso Branson convocó un gran concierto benéfico en Cúcuta. Esta es una ciudad colombiana fronteriza con Venezuela. Allí aguarda la ayuda humanitaria que envió hace una semana EEUU y que el 23 de febrero, según Guaidó, ingresará al país.

Además, el concierto está convocado para el 22 de febrero, un día antes del día D, lo cual puede funcionar como medida de presión para ablandar a un régimen que sigue negándose a la realidad. A un índice de pobreza que alcanza el 87%. Al éxodo de tres millones de personas. A los 300.000 venezolanos que están en riesgo de muerte por falta de comida.

El chavismo califica de “show” los esfuerzos del presidente encargado. Dice que paquetes de comida enviados por Estados Unidos son “armas biológicas” y “cancerígenas”. Que EEUU, con el apoyo de Colombia, aprovechará el paso de los alimentos para invadir Venezuela con convoyes militares.

El régimen de Nicolás Maduro llama a la guerra. Emplea un tono bélico en los discursos. Manda a la Fuerza Armada a la línea de la frontera. A milicianos con fusiles, francotiradores y lanzacohetes.

Una jugada maestra del equipo de Guaidó

El equipo de Guaidó también se arma, pero con la gente. Y ahora también lo hace con la música. No hay confirmación oficial, pero los carteles provisionales apuntan hacia referentes del mundo latino.

Artistas que lideran las listas de éxitos de Spotify como el puertorriqueño Luis Fonsi, el colombiano J Balvin, el dominicano Juan Luis Guerra, la brasileña Anitta, el español Alejandro Sanz, el venezolano Danny Ocean… Hasta el sueco Alesso.

Quien pensó que el Live Aid de 1985 no se repetiría, hoy habrá cambiado de idea. Hay una nueva causa. Si hace tres décadas se luchó contra el hambre en Etiopía, hoy se lucha por la libertad de Venezuela. El fin de la crisis “más importante del hemisferio occidental”, como la define Branson.

El concierto tiene dos objetivos. Recaudar 100 millones de dólares en 60 días, lo cual, de superarse, amenazaría el récord del Live Aid de 1985, en el que se consiguió una cifra cercana a los 100 millones. Y el otro: permitir el ingreso de la ayuda humanitaria.

Lo que está claro es que se trata de una jugada maestra. El concierto sirve de foco mediático. El 22 de febrero no sólo será la fecha de un megaconcierto. Será la víspera del ingreso de alimentos, medicinas y material médico para los venezolanos.

Será un acontecimiento que transcienda la prensa local. Los artistas invitados acumulan millones de seguidores en las redes. Personas, muchas de ellas, ajenas a la crisis venezolana y que gracias a un espectáculo de tales dimensiones se sumarán a la causa de Guaidó.

¿Se podrá emular el Live Aid de 1985 en Cúcuta? / Foto: BT

En el concierto se espera una avalancha. Hay que contar con el millón de venezolanos que migraron hacia Colombia. Con los miles que ahora viven en el corredor de la frontera, compuesto por los estados de Santander y Santander Norte. No hay que olvidar tampoco a los propios colombianos. Todo ese gentío es un público potencial.

¿Se resistirán los militares que blindan la frontera a un concierto así? ¿Qué pensarán de los mensajes que lancen los artistas? ¿Estos llamarán a la vigilia? Un concierto con tal cantidad de artistas puede alargarse hasta la noche. Incluso sobrepasar la medianoche. Entonces el día D no será mañana. Será hoy. Será 23 de febrero. ¿Comenzará la entrega tras el concierto?

Dimensionar el evento y sus consecuencias ahora es imposible. Más de 30 años después, todavía se mide el impacto del Live Aid de 1985. Concierto del que se han hecho crónicas, libros, películas, como la reciente Bohemian Rhapsody que cuenta la historia de Queen.

Aquella actuación de Freddie Mercury en Wembley ya contada mil veces se considera la mejor de la historia. Posiblemente no habrá otro como él. Tampoco otro grupo como Queen. Con semejante carisma y fuerza sobre un escenario. Pero Mercury no nació en la época de las redes sociales. Época en la que unos cuantos caracteres tienen más impacto que cualquier canal de televisión.

Si se confirma este cartel, con Fonsi, compositor de la canción más escuchada de todos los tiempos; con Anitta, quien acumula más de 34 millones de seguidores en Instagram; con Alesso, el dj más famoso del momento. Si se confirma, lo de Guaidó y López sería el golpe de gracia que inclinaría la balanza a su favor.

El impacto del concierto

No hay presión diplomática en el mundo que aguante un concierto de estas magnitudes. Por eso surgen otros interrogantes, como cuánta gente asistirá. Un buen medidor puede ser el concierto Por la paz sin fronteras que organizó el colombiano Juanes en 2008.

El concierto se celebró en el puente Simón Bolívar, que divide San Antonio del Táchira de Cúcuta. Las crónicas de la época hablan de más de 200.000 personas, incluso 300.000. Un gentío que acudió en un momento en el que no había tanta crispación política en torno a Venezuela. Sin tanta repercusión internacional. Sin la implicación directa de EEUUColombia, el Grupo de Lima y la UE.

Ese día la gente vistió de blanco. Hacía calor. El río Táchira, que separa los dos países, apenas corría por debajo del puente. Pese al poco caudal, los espectadores bajaron al río para refrescarse y continuar bailando las canciones de Carlos Vives, Alejandro Sanz, Juan Luis Guerra, así como las del venezolano Ricardo Montanery el propio Juanes.

Ya ven: los cantantes repiten en esta ocasión. También Montaner y Juanes, quienes figuran en el cartel provisional. También repite la ubicación. Será la frontera. ¿Quizá sobre el Puente Internacional Tienditas, donde está el centro de acopio de la ayuda humanitaria?

De la guerra de nervios a la música

Si es así, 300.000 personas será poco. ¿Llegará al millón de asistentes? Puede ser. ¿Se batirá el récord que estableció Rod Stewart en Río de Janeiro en 1994? Entonces fueron 3,5 millones de personas. Superar eso ya son palabras mayores. Pero los récords están para batirlos.

Quizá por ello Juan Guaidó y Leopoldo López hayan contado con Branson. Este magnate británico, cuya fortuna supera los 4.000 millones de euros, ha fundado más de 300 empresas. No todas salieron bien, pero muchas de ellas forman parte de su imperio, el grupo Virgin.

Se dice que “la música calma a las bestias”. El abogado inglés Walter Haddon escribió que “la música es la medicina para el alma”. Y según el escritor británico Thomas Fuller, “la música no es otra cosa que un conjunto de sonidos salvajes civilizados en el tiempo y la melodía”

Branson no tiene miedo. No tiene vértigo a la hora de montar un negocio, ni tampoco a la hora de escalar una montaña o montarse sobre una tabla de surf. Este magnate es un aventurero que también ha conducido coches de carreras, atravesó el Canal de la Mancha en un vehículo anfibio y el océano Pacífico en globo aerostático.

Branson colecciona récords. Por eso Guaidó y López lo consideraron el indicado para coordinar el plan. El presidente encargado dice que “sí o sí” pasará la ayuda humanitaria. Movilizará a todo el país, no sólo a la frontera para ello. Este sábado tendrán lugar las primeras reuniones de organización, las cuales se organizan a través de la web www.voluntariosxvenezuela.com. ¿Se hablará en esas reuniones sobre el concierto?

El caso es que el ingreso de ayuda humanitaria convierte a la frontera en el lugar con más tensión política del momento, y estos políticos recurren a la música. Se dice que “la música calma a las bestias”. El abogado inglés Walter Haddon escribió que “la música es la medicina para el alma”. Y según el escritor británico Thomas Fuller, “la música no es otra cosa que un conjunto de sonidos salvajes civilizados en el tiempo y la melodía”.

El equipo de Guaidó no quiere bestias. Quiere paz. Quiere que pasen las medicinas. Y que todo ocurra de forma civilizada. Que se incline la balanza. Que finalice la usurpación. Que se acelere la transición. Y que finalmente haya elecciones. Que la gente sea libre. Que decida libremente. Pero antes de todo eso, que suenen las guitarras y no las balas.

Viajar a las antípodas cruzando solo una frontera por Maolis Castro – El País – 15 de Febrero 2019

El paso entre Cúcuta y San Antonio del Táchira es un vaivén diario de personas con sacos y carretillas para cargar alimentos y medicinas

Un grupo de venezolanos en el puente Simón Bolívar que conecta con Colombia.
Un grupo de venezolanos en el puente Simón Bolívar que conecta con Colombia. AFP

Yulimar Rivero cruza el puente internacional Simón Bolívar, que conecta Venezuela y Colombia, para comprar comida a precios más asequibles en la ciudad colombiana de Cúcuta. “Nunca imaginé que viajaría a otro país para hacer mercado [hacer la compra]. Esto es algo que uno cuenta y resulta increíble”, dice. Está rodeada de otros venezolanos; algunos circulan con sacos a sus espaldas, llenos de alimentos y otros productos, mientras otros llevan sus mercancías en carretillas. El vaivén se ha transformado en cotidiano desde hace dos años, al recrudecerse la crisis económica en Venezuela.

Su viaje comenzó el martes en la remota ciudad de Rubio (Táchira), a 45 kilómetros —y dos horas de coche— de Cúcuta. Rivero tiene 48 años, es menuda y dice que ha adelgazado como nunca durante la crisis. “Peso 42 kilos, tal vez menos. Mis hijas también están flacas, la niña de ocho años fue diagnosticada de desnutrición. Jamás en mi familia se había visto algo así, jamás. Negar la entrada de la ayuda humanitaria es ser desalmado”, dice.

Su hermano mayor, Luis Nelson Urueña, se ofreció a comprar la comida para ayudar. “La crisis ha hecho que muchas familias nos unamos para contribuir con los más afectados. Yo le compro comida [a Yulimar] cada vez que tengo dinero, pero a veces no es suficiente”, explica. Hasta finales de 2017 comprar en Colombia era más costoso, pero la hiperinflación revirtió esa tendencia.

Yulimar Rivero, con la cuenta de su compra.
Yulimar Rivero, con la cuenta de su compra. RAÚL ROMERO
Hasta hace dos años los venezolanos solo atravesaban el puente para conseguir productos que escaseaban en Venezuela. Ahora se hace para ahorrar unos cuantos pesos. La primera parada de los hermanos en Cúcuta es un puesto de comida rápida en una plaza. Yulimar se marea después de desayunar y necesita reposar unos minutos antes de proseguir hacia el mercado. “No estoy acostumbrada. Creo que no comer bien ya está afectando mi salud”, dice.

El trasiego de la frontera, recuerda el economista Ronald Balza, ha definido el llamado “dólar Cúcuta”, que ha servido de referencia para las transacciones en Venezuela, si bien fuertemente afectado por la baja oferta de divisas a causa de la inexistencia de un libre mercado y de las crecientes expectativas negativas de la economía venezolana.

Lo que en Venezuela empiezan a llamar dolarización de la economía, para Balza es la quema de ahorros en divisas de algunos venezolanos —lo que conlleva un mayor empobrecimiento— y la implementación del dólar como medio de pago, frente a los bolívares que se traga la hiperinflación, estimulada por una emisión de dinero desaforada por parte del Banco Central de Venezuela. “No hay un libre mercado, porque no hay operadores que presenten información a un ente autorizado. No se puede liberar un mercado que no existe, porque lo han destruido. No hay información que permita tomar decisiones, no hay tasa de inflación, simplemente se están permitiendo algunas transacciones pero en un ambiente de total opacidad, que no termina de crear un mercado con todas las garantías que debería tener”.

Para hacer la compra han reservado 220.000 pesos colombianos, equivalentes a unos 70 dólares (o 62 euros). Con ese presupuesto han podido viajar en taxi desde Rubio, comer algo y comprar alimentos suficientes para 15 días. “En Venezuela no hubiese sido posible, la hiperinflación se comería ese dinero en unos minutos”, indica Urueña.

Un grupo de venezolanos en el puente Simón Bolívar.
Un grupo de venezolanos en el puente Simón Bolívar. RAÚL ROMERO

El jabón, que cuesta 2.000 pesos en Cúcuta, se vende a 8.000 en San Antonio del Táchira, localidad venezolana a solo 11 kilómetros de Cúcuta. Pero no todos pueden comprar lo suficiente para varios días, y las personas con salarios en bolívares son las más perjudicadas. El sueldo mínimo solo alcanzaría para cubrir las necesidades alimenticias durante unas horas debido a la hiperinflación. Hace solo unos meses, Yulimar Rivero vendía verduras, pero el negocio se fue a pique por la crisis. “Me siento [como si viviera] en un pueblo fantasma, luego de las dos de la tarde casi todo cierra. La gente se ha ido de Rubio por la falta de oportunidades”, agrega.

El Centro de Documentación y Análisis Social (Cendas) de la Federación Venezolana de Maestros calcula que se requieren 300 dólares mensuales para comprar la canasta básica familiar. Pero, aun con dinero, es difícil obtener todos los alimentos en Táchira. “Si usted consigue aceite, no consigue leche… Estamos en una situación en que la gente tiene la necesidad de recurrir a Colombia para traer la comida”, relata Urueña. Él se siente afortunado respecto de otros venezolanos. “Ya vemos a personas del centro del país que vienen a comprar en la frontera. No solo vienen a buscar comida, sino medicinas y repuestos de vehículos, insumos, muchas cosas que no se consiguen en el mercado nacional”, asegura.

La moneda venezolana es rechazada en muchas zonas de Táchira. A diferencia de las divisas, pocos comercios aceptan transacciones con bolívares en la frontera. En contraste, los billetes de menor denominación son despreciados y los de alto valor, buscados. “El gas, el alquiler de las viviendas y los taxis se cobran en pesos [colombianos] desde el año pasado. ¿Qué hago con los bolívares? Se devalúan muy rápido, nadie los quiere. Están a punto de extinguirse como los dinosaurios”, afirma Yulimar.

La devaluación del bolívar ha convertido el peso colombiano en la moneda de hecho en los Andes venezolanos, pero eso no lo salva de ser devorado por la hiperinflación. Su paridad con el bolívar es solo una ilusión. Aferrados a esta realidad, muchos comerciantes aumentan los precios en ambas monedas.

Aumento de tarifas

Un empleado de un hotel alertaba el martes a sus clientes de que las tarifas, cobradas en pesos, serían aumentadas en breve. “Ya mañana aumentaremos los costos de las habitaciones porque la inflación sigue para arriba”, decía. Es la dinámica de la distorsión económica. Todos prefieren las monedas internacionales porque el bolívar es inestable. Urueña guarda en su billetera pesos y unos viejos bolívares ya fuera de circulación. “Son recuerdos”, lamenta.

La devaluación del bolívar no se detiene. “Después de la reconversión, quizás puedes conseguir algo que cueste 4.000 pesos o 4.000 bolívares, pero no hay que olvidar que en nuestra moneda ese monto tiene cinco ceros más que se le restaron en agosto. El valor del bolívar sigue bajando y en un punto se cruzan los montos [de bolívar y peso], pero si la emisión monetaria sigue como va y se sigue alimentando la hiperinflación, los precios en bolívares van a seguir subiendo y el bolívar va a seguir abaratándose”, explica el economista Ronald Balza, de la Universidad Católica Andrés Bello de Caracas.

Rafael Ramírez, Aires Barreto, Diego Salazar y Luis Marín (CITGO) capos de la Corrupción en PDVSA por David Prión – El Guacamole – 13 de Febrero 2019

Ali Rodriguez cuando era presidente de PDVSA, llevo a la vicepresidencia de PDVSA a Aries Barreto, paraque ejecutara la estafa del siglo.

• Este cuarteto firmó un contrato con la empresa privada de la India llamada RELIANCE de 300.000 barriles diarios de crudo Merey recibiendo una “comisión” a 20 centavos por barril, con la condición de extender la vigencia del contrato de 1 año a 15 años, violando de esa forma la tradición de los miembros de la OPEP de no firmar contratos por más de 1 año.
• Estos cuatro delincuentes desde esa fecha reciben 60.000 dólares diarios, 21 millones 900 mil dólares anuales por ese contrato, robados al pueblo venezolano.
• Rafael Ramírez, Aires Barreto, Diego Salazar y Luis Marín, deben ir presos.

A principios del año 2013, ya muerto Chávez, en plena campaña electoral, entre Maduro y Capriles, un tétrico personaje, llamado Aires Barreto(Vicepresidente de PDVSA) en asociación con Rafael Ramírez, presidente de PDVSA, ejecutan la estafa contra la nación más grande en toda la historia de la corrupción de la narcodictadura, al firmar un contrato con la empresa privada de la India registrada como RELIANCE, de 300.000 barriles diarios de crudo Merey recibiendo una “comisión” a 20 centavos por barril, con la condición de extender la vigencia del contrato de 1 año a 15 años, violando de esa forma la tradición de los miembros de la OPEP de no firmar contratos por más de 1 año, ya que la organizacion de países exportadores de petróleo considera que hacerlo por más de 12 meses, ya que las decisiones de esa organización de aumentar o disminuir la producción afecta esos contratos.

Esa negociación les ha permitido recibir en comisiones 60.000 dólares diarios, es decir, 21 millones 900 mil dólares anuales por ese contrato, robados al pueblo venezolano. Junto a Ramírez y Barreto, conforman esta sociedad, Luis Marín, para su momento presidente de CITGO, y Diego Salazar, primo de Rafael Ramirez.

Antecedentes del Guiso:

A principios del año 2013, ya muerto Chávez, se preparaban los electores de Venezuela para las elecciones donde participaban Capriles y Maduro, el ambiente estaba muy tenso para la alta dirigencia del gobierno porque las encuestas reflejaban altas posibilidades de perder el poder.
En paralelo, a raíz de las sanciones económicas impuestas a Irán, la empresa Reliance en vista de que ya no podía seguir haciendo negocios con ese país, decidió buscar mercados alternativos. En ese sentido, llegó a PDVSA una representación de Reliance a celebrar una reunión coordinada por Aires Barreto días antes de la celebración de las elecciones presidenciales el 13 de abril. Aires Barreto es indio, estudió en la University of Mumbai en Bombay, luego se cambió el nombre a Aires Barreto y logró ascender con el apoyo de Ali Rodríguez, cuando era Presidente de PDVSA, a Vicepresidente de esa institución. Inmediatamente, siendo consistentes con el objetivo del chavismo de concentrar el poder en pocas manos, cambiaron una tradición de PDVSA. CITGO que dependió siempre de Refinación pasó a estar bajo el control de Aires Barreto, y así con Luis Marín, Presidente de CITGO, se aseguraba el control total.

Este es Aries Barreto

Los representantes de la empresa Reliance lograron firmar un contrato por 100.000 barriles diarios de crudo Merey por 1 año renovable, acordando una “comisión” con Barreto de 10 centavos por barril. Los representantes se despidieron y se trasladaron al aeropuerto. Al llevarle Barreto el resultado de la negociación a Rafael Ramírez, se produjo de inmediato una reunión de emergencia incorporando a su primo Diego Salazar y a su cuñado Baldo Sansó. Esa mafia de PDVSA, pensando que podía perder las elecciones, decidió hacer una nueva propuesta a Reliance y para ello llamaron a sus representantes que ya estaban en el aeropuerto de Maiquetía y los trasladaron de nuevo a Caracas en helicóptero.

Rafael Ramirez y su primo Diego Salazar

La Estafa:
La nueva propuesta fue la siguiente: Firmar un contrato por 300.000 barriles diarios de crudo Merey aumentando la “comisión” a 20 centavos por barril, con la nueva condición de extender la vigencia del contrato de 1 año a 15 años, violando de esa forma la tradición de los miembros de la OPEP de no firmar contratos por más de 1 año, ya que las decisiones de esa organización de aumentar o disminuir la producción afecta esos contratos. Estos cuatro delincuentes desde esa fecha reciben 60.000 dólares diarios, 21 millones 900 mil dólares anuales por ese contrato, robados al pueblo venezolano
Es importante resaltar, que ese contrato petrolero es más rentable para Reliance que los contratos firmados con China, ya que la “K” de descuento de la fórmula de precios siempre favorece a la empresa Reliance, formula que se renegocia cada tres meses.

La centrifuga:
Por otra parte, el acercamiento y la confianza adquirida con PDVSA le ha permitido a la empresa Reliance permutar productos refinados como gasolina, componentes de gasolina y nafta, los cuales compra en los almacenamientos del Caribe de Estados Unidos y los entrega a Venezuela a cambio de crudo, lo cual ha ascendido su exportación hasta un total de 500.000 barriles diarios.
Actualmente Aires Barreto vive en Canadá. Comparte en la ciudad de Nueva York oficina de negocios petroleros con Luis Vielma, el fundador de PDVAL quien también ocupó la Vicepresidencia de Exploracion. Aires Barreto continúa su relación estrecha con el bolichico Alejandro Betancourt.

Fundador de PDVAL y socio de Aires Barreto con una oficina en NY
Luis Marin, President and CEO of CITGO Petroleum Corporation otro de los capos de esta estafa.

Exiliados venezolanos preparan ayuda humanitaria en Cúcuta por Carola Briceño Peña – Panampost – 14 de Febrero 2019

“Mientras en Venezuela el chavismo se prepara para la guerra, nosotros nos preparamos para la paz. Y necesitamos más voluntarios, que más personas se sumen”

Exiliados venezolanos preparan ayuda humanitaria en Cúcuta (EFE)

Son 30 profesionales que huyeron de Venezuela, algunos  perseguidos por el régimen de Nicolás Maduro, otros porque simplemente partieron a trabajar en otras partes para poder enviar dinero a sus familiares que quedaron en el país.

Ellos son quienes -desde hace 10 días- se encargan de organizar cajas de la ayuda humanitaria que llega de  diferentes países y es almacenada en el centro de acopio dispuesto en el Puente Tienditas, en la frontera colombo-venezolana.

Panampost conversó con este grupo de venezolanos que se ha unido a la “Coalición ayuda y libertad”  y que desde Cúcuta aseguran que pese a los obstáculos impuestos por el régimen chavista, la ayuda humanitaria sí logrará entrar al territorio venezolano para mitigar el sufrimiento de miles de personas.

“Estamos trabajando muy duro y esperanzados de que en pocos días las medicinas y la comida llegará a Venezuela”, asegura Armando Sánchez, un abogado que residía en Puerto La Cruz y que ya tiene cuatro años viviendo en Colombia.

Tanto Sánchez como sus compañeros explican que la ayuda humanitaria ha venido llegando por partes y que se puede dividir en dos tipos: los kits médicos, que están en proceso de arribo al centro de acopio del Puente Tienditas, pues deben pasar por procesos de aduana y obtener los permisos sanitarios respectivos en Colombia, y las cajas de alimentos para familias.

Esas cajas de alimentos, -que aún no han entregado ninguna-, están previstas para que una familia de 5 personas se alimente por 7 días.  Contienen harina, pasta, arroz, lentejas, frijol, atún, chocolate, café, leche, sal, azúcar y harina de trigo.

“Mientras en Venezuela el chavismo se prepara para la guerra, nosotros nos preparamos para la paz. Y necesitamos más voluntarios, que más personas se sumen”, señalan.

Admiten que aún no tienen un lineamiento claro de cómo se va a entregar la ayuda humanitaria, sin embargo, sostienen que todo estará completamente listo para el operativoprevisto del 23 de febrero.

Fuentes de la organización señalan que para el ingreso de la ayuda se estudia establecer una cadena humanitaria, en la que los kits pasarían de una a otra persona hasta que logre estar en suelo venezolano y así pueda ser entregado a las organizaciones civiles que se encargarán de distribuirlo, de acuerdo con registros en los que se ha identificado quiénes son las personas más vulnerables.

Los jóvenes que toman el relevo de la lucha contra el chavismo por Florantonia Singer – El País – 13 de Febrero 2019

Varias generaciones de estudiantes que desde 2007 han empujado la lucha política en Venezuela se reúnen en una vigilia en una plaza de Caracas

Estudiantes, durante la protesta de este martes en Caracas.
Estudiantes, durante la protesta de este martes en Caracas. C. GARCÍA REUTERS

Una plaza convertida en aula. Jóvenes sentados en el suelo, unos acostados con las cabezas en sus morrales o sobre sus compañeros escuchan a políticos, profesores, historiadores, intelectuales. Las luchas de independencia, la Guerra Federal, los jóvenes que en 1928 fundaron los primeros partidos políticos en Venezuela en democracia. Ahora, ellos se sienten con el testigo en la mano.

En la vigilia convocada en la Plaza Bolívar de Chacao (este de Caracas), rodeada por carpas, oxigenada con música y sesiones de stand up para pasar 12 horas de protesta pacifica, también se vieron las caras. Las franelas (camisetas) son un símbolo que hoy hereda este movimiento tras varios relevos en dos décadas de chavismo.

María José Osorio tiene 22 años y es, desde hace tres, estudiante de Ciencias Políticas en la Universidad Central de Venezuela, el mismo tiempo que lleva en el movimiento estudiantil venezolano. Era una niña cuando Guaidó y otros entonces universitarios como ella, como David Smolansky —hoy en el exilio— o los diputados Miguel Pizarro y Stalin González, dividían su tiempo entre el estudio y la política.

“Para mí esto es mi laboratorio de estudio, porque tenemos la responsabilidad de conocer y defender nuestros derechos políticos. Y la resiliencia del movimiento estudiantil, de adaptarnos y recuperarnos en este tiempo, es una referencia para los que seguimos en esto. Tengo primos y tíos que estuvieron en el movimiento de 2007 y ahora estoy yo”, dice la joven, que tuvo que negociar con sus padres para pasar la noche en una plaza, en la vigilia que se convocó en honor a los jóvenes que han sido asesinados, los miles que han sido apresados y los que se han ido del país los últimos años.

Del movimiento estudiantil de 2007 salieron, justamente de las universidades, los que hoy impulsan un nuevo desafío para el chavismo, al que hoy aseguran tener contra las cuerdas. A ellos se han sumado los que movilizaron las intensas jornadas de protestas de 2014 y de 2017 —que dejaron decenas de muertos— y los que este 2019 se suman a la ruta marcada por Guaidó.

Rafaela Requesens es parte de ese linaje. Tiene a su hermano, el diputado Juan Requesens, preso desde hace medio año. Asegura que hoy, en universidades sin comedor, sin acceso a Internet, con deserciones de alumnos y profesores, cuesta encontrar relevos. El mes que viene termina su carrera, pero su mirada está puesta en ese domingo en el que finalmente se celebren elecciones libres en Venezuela, la última parada del camino que se ha planteado la oposición para poner fin al régimen de Maduro y la salida que respalda la comunidad internacional al prolongado conflicto político y social venezolano. “Esta vez la lucha es distinta. Nos hemos comprometido a ser garantes de esa elección y a que en cada mesa de votación haya una franela del movimiento estudiantil velando por la democracia”, dice.

Ante un grupo de unos 200 compañeros que pasarán la noche en la Plaza Bolívar de Chacao, Carlos Egaña, de 23 años, estudiante de Letras de la Universidad Católica Andrés Bello, se aventura a pensar más allá. “El chavismo hace vigilias porque no pueden dormir; nosotros las hacemos porque somos capaces de soñar despiertos. Basta de pensar que hay que irse del país. Sueño con un país donde se pueda salir de noche, donde no se trate con condescendencia a los jóvenes, donde se discuta sobre la legalización de la marihuana, del matrimonio igualitario y el aborto”.

A %d blogueros les gusta esto: