elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos en la Categoría: Opinión

Explicaciones que dar sobre una destitución inexplicable por Armando Martini Pietri – El Nacional – 6 de Diciembre 2019

A un ciudadano del relieve profesional, moral y ético de Humberto Calderón Berti no se le despide con una carta lacónica, mal redactada, peor concebida, de insensibilidad elocuente, sin disciplina de forma y orden, que hace pensar en una destitución atragantada, que no fue hecha por error o mal comportamiento sino con soberbia, venganza o, aún peor, estulticia. Un escrito deliberadamente consignado para herir.

¿Cumplió mal o incumplió instrucciones de la Asamblea Nacional en su gestión como embajador? Aunque el primer error grave es que tengamos un gobierno interino colegiado, ni la carta ni el destituidor aclaran nada. El Cucutazo selló su suerte cuando expresó: “Cumplí con mi deber de conciencia como embajador y ciudadano ante la Fiscalía General de Colombia, tenía evidencias y las presenté”.

Desde entonces el desencuentro con Guaidó -no atendió sus llamadas en meses- y Leopoldo López, quien lo acusó de un daño irreparable al gobierno encargado. Pero ¿quién es el dañino? ¿Calderón Berti o López, que pretende ser titiritero de una administración, que se deja manipular y ofrece por ofrecer e incumple por resignación, y por eso en menos de un año pierde la mayor parte de la fe y esperanza? ¿Quién hace más daño, un embajador veterano, de carrera técnica y política intachable, ubicado en un país clave donde además es respetado, apreciado, que se toma la molestia de estar pendiente de cada detalle, hacer advertencias y dar consejos apropiados, o un círculo de fichas partidistas que no quieren ser molestados en sus repartos y ambiciones?

¿Diferencias en política exterior y nuevas estrategias, o quizás discrepancias entre ambiciones y egoísmos? Cambiar al embajador en Colombia pocos días antes de la reunión clave del TIAR en ese país es pésima estrategia, insensata y poco inteligente. ¿Cuál es el próximo, Gustavo Tarre?

Se repitieron en otra escala y dimensión temporal aquellos patéticos pitazos de Chávez a los empleados de la Pdvsa meritocrática y eficiente. Pitazo a pitazo aquel ignorante prepotente empezó a destruir la industria petrolera motivado solo por el afán de mando, control y hambre de dinero manejado a sus anchas.

Los que pitaron ahora están obligados a aclarar el despropósito de hoy. ¿Qué podredumbre tratan de ocultar arrancándose parte esencial del cerebro? Las verdades de un hombre digno deben ser respondidas. Destitución difícil de tragar.

Peligrosas majaderías de tontos

¿Estaba conspirando contra Guaidó? Hay que ser cándido virginal para creer semejante estulticia, burda desinformación que, en cualquier caso, debería ser probada. Entretanto, queda mal un gobierno interino que cada día logra convencer y convocar menos ciudadanos, a tal punto de que, pensando mal, hasta podría estar cumpliendo algún pacto oculto con el oficialismo.

Algunos discurren supuestos nexos con María Corina Machado, tan absurdo y simple que provoca risa, no tiene sentido ni atino. No porque no puedan entenderse dos venezolanos de talento y perseverancia conductores hacia una Venezuela moderna, libre, democrática y mucho mejor, sino porque no tienen escondrijos políticos. Claro que se conocen entre sí, pero no son conspiradores ni traidores, al contrario, si algo ha demostrado cada uno en su tiempo y circunstancia es que son frontales, abiertos, firmes en sus convicciones.

En esa consistencia están la cercanía y confianza que han asentado en el pueblo, no en complots de rincón como los que abundan en círculos politiqueros. En todo caso, no son indeseables ni delincuentes, al contrario, tienen mucho en común, profesionalismo, estudios, preparación, inteligencia y eficiencia, ¡ojalá se reunieran e intercambiaran!, sería magnífico para esta Venezuela necesitada de sus mejores mujeres y hombres de coraje, dignos, eficaces, probos, bien preparados y dispuestos a darlo todo por su país, los necesitamos más que nunca.

El interinato luce sordo, ciego, mudo, de nariz corta. Los enemigos de Calderón investigaron su pasado y presente, al no encontrar mancha susceptible de exponer al público como justificación para su destitución, inventaron pendejadas, como la denunciada por Carla Angola.

Transición es un proceso, no cohabitación

Las evidencias denuncian una cohabitación en marcha que no quieren alterar. Que nada ni nadie entorpezca el plan, a los culpables nunca les gustan ventanas abiertas. La transición se planifica, es un compromiso, no una pelea de gatos.

La despedida fue solo un memorándum seco de un jefe prepotente a un subalterno que se atrevió a pensar. ¡Qué daño hacen las juntas en esos diálogos con enemigos del conocimiento y libertad! Pareciera que, en la política venezolana del siglo XXI, pensar es un crimen y atreverse a contradecir o criticar un acto del caporal o comisario, es un pecado de honor. Y por eso, quien es intelectualmente superior a quienes le dan órdenes, no es bienvenido. Como diría Talleyrand: peor que un error es una estupidez.

No hay secretos en la vida, se va revelando ese socialismo endémico de Voluntad Popular, enfermizo por oculto, oscuro, disfrazado. No hay máscara que no termine por caer y dejar facciones crueles e hipócritas al descubierto. Muchos se preguntan si quienes pretenden sustituir la dictadura, no estaremos cambiando la bandera roja por una de varios colores, morado incluido.

La verdad de Calderón Berti

«Al inicio de ese proceso empecé a recibir información de malos manejos. Pedí información, hice lo que correspondía, ordené una auditoría. No soy juez, y estaban en cuenta en Caracas. Como funcionario le envié informe al presidente Juan Guaidó.

¿Se criticó su divulgación? No es mi estilo. Cuando digo algo, lo hago de frente. El hecho no es que se filtrara, sino que hubo manejo irregular de recursos. La prensa está para decirlo. ¿Por qué criticar que la información se sepa? Lo triste no es que se haya sabido, sino ocurrido.

Pero no fue solo el tema de Cúcuta. Cuando iniciaron los diálogos tuve mis reservas y manifesté a representantes del gobierno interino que los estaban engañando. Eso molestó mucho. Señalé lo indelicado e imprudente en el manejo con un vecino fundamental como Colombia, insólito que sobre los diálogos se haya enterado por la prensa».

Calderón se reveló a sí mismo como lo que es y ha sido en sesenta años de trabajo y experiencia: “No soy indisciplinado, lo que no soy es sumiso, por mucho poder que se ostente. Mi obligación con Venezuela y mi familia es decir lo que pienso. Prefiero equivocarme de buena fe y no haciendo cosas indebidas. Quise dar un ejemplo de lo que va a ser una Venezuela distinta. No puede haber en las empresas públicas rebatiñas y reparto partidista (el nombramiento de una incompetente nueva directiva partidista y no experta para una empresa de alta especialización como Monómeros). La gente debe estar por sus credenciales, honestidad y transparencia».

No crean que el estalinismo es solo patrimonio de partidos socialistas. Hay muchos así, intolerantes frente al disentimiento. Eso no es democrático.

A esos que han saqueado el país, los vamos a buscar para que paguen. No participé en la redacción del Estatuto para la Transición. Es ley de la República. Dice hay que cesar la usurpación, tener un gobierno de transición unitario y luego ir a elecciones. ¿Quién puede pensar que, con este régimen en el poder, y sin supervisión internacional puede haber sufragios libres? Mientras Maduro esté en el poder no puede haber votaciones independientes. Todos queremos elecciones limpias, con un Registro Electoral depurado, en las que la diáspora pueda votar.

Va a venir la transición y será muy importante, sin una transición bien hecha nunca habrá democracia en Venezuela.

Lo nuestro ¿Será una confabulación astral?, por Laureano Márquez – RunRunes – 5 de Diciembre 2019

downloadAnte los acontecimientos de los últimos días, que involucran al sector opositor, a mí ya no me cabe duda: lo nuestro tiene que ser una vaina relacionada con los astros, esto es: una determinación astrológica, una mala estrella, una confabulación de la bóveda celeste, un Mercurio retrógrado que se nos instaló en el destino nacional per secula seculorum, porque de otra manera uno no se explica nuestra insistencia acabar con nosotros mismos. Vaya -para decirlo en cubano-, que esto es obra de Plutón, asere y de la confluencia interestelar del intergaláctico con Aries en Saturno aquel 4 de febrero, porque no se puede entender que un país que cuenta con las mayores reservas petroleras del planeta, con oro, hierro, coltán, ríos caudalosos, tierras fértiles para la agricultura y la ganadería, lugares paradisíacos para el turismo, clima de eterna primavera, esté entre los peores del planeta en todas las mediciones de progreso.

Es como si fuese un castigo de la constelación de Cáncer, nuestro signo regente: tendrás todas las riquezas, pero solo podrás disfrutarlas cuando tu rumbo sea guiado por la inteligencia, mientras tanto, cada nueva bendición que se descubra será una contribución a tu ruina (Simón Bolívar). Es decir, pa’tras como el cangrejo.

Esto ya no es un asunto de políticos, ni de sesudos analistas, sino de astrólogos. Claro que la primera complicación al determinar la carta astral del país, es la de establecer la fecha exacta de nuestro nacimiento: ¿fue el 19 de abril de 1810?, ¿fue el 5 de julio de 1811? En ambos casos el lugar de nacimiento es Caracas. Pero si somos más acuciosos y atendemos a la fecha de nuestra separación de la llamada Gran Colombia, tanto la fecha de nacimiento, como el lugar cambian. Este último se traslada a Valencia y dependiendo del criterio, la fecha de nacimiento podría ser el 6 de mayo de 1830, cuando se instala el Congreso constituyente o el 22 de septiembre del mismo año cuando se aprobó la nueva constitución y Páez asume la presidencia. Como puede verse, realizar la carta astral de Venezuela es más difícil que hacérsela a Maduro, que le gana al país en lugares y fechas de nacimiento.

Que Mercurio esté causando estragos no es nada nuevo, el frágil equilibrio del ecosistema del sur, da cuenta de ello con su participación en la criminal extracción del oro. En nuestra carta astral, Urano aparece en cuadratura con el Sol. Esta deshonesta conjunción del astro y el planeta determina que el enchufamiento intergaláctico sea parte de nuestras determinaciones.

La Luna, astro regente de Cáncer con Acuario, le ha dado un perfil lunático a algunos dirigentes, mientras otros se mueven con habilidad, como peces en el agua. ¿Y qué decir de Leo como signo regente? a quienes muchos atribuyen la culpa de todo lo que sucede. Mientras, el Sol se aparece a decirle a algunos líderes “no aclares que oscureces”, especialmente en el hemiciclo estelar, donde ya no quieren a Marte, sino odiarte.
Por su lado, siempre actúa Saturno, el viejo Cronos, que devora a sus hijos sin piedad. Desde el otro extremo del planeta, tampoco se puede negar que Rusia y China, son emblema de la presencia de Géminis arrebatando por igual, como si de un hueco negro en la galaxia –que nos devora– se tratase. Gracias a ellos, el gobernante usurpador continúa su agresión, pero de la que puede salir victorioso porque recibe un trígono de Júpiter desde Escorpio. No es culpa suya, es su sino, diga usted si no.

Dicho más claramente: si la oposición astral a la hegemonía solar no se pone las pilas, esta debacle va a continuar hasta que el sol se convierta en una supernova y el big bang, cansado de expandirse, inicie su retroceso a la pelotita primigenia.

El ecocidio de Maduro en Venezuela por José Ignacio Guédez Yépez – La Razon – 5 de Diciembre 2019

El dictador chavista ha regalado una mina a cada gobernador de su tendencia política

El Arco Minero del Orinoco se encuentra en Venezuela junto al Amazonía y dentro del Escudo Guayanés que es la zona geológica más antigua del planeta, y donde está a su vez el Parque Nacional Canaima, patrimonio de la humanidad declarado por la Unesco. Es un territorio más grande que Países Bajos o Suiza y es el escenario de uno de los más escandaloso crímenes ecológicos que se está cometiendo actualmente en el mundo, producto de la extracción masiva e indiscriminada de recursos minerales como oro, diamante, hierro, cobre, bauxita, coltán, entre otros.

A partir de 2016 por orden del dictador Maduro se han deforestado más de once mil kilómetros cuadrados, destruyendo el suelo, contaminando el agua y acabando con la biodiversidad de la zona, lo cual está ocasionando un daño irreversible al planeta. Dicha devastación ambiental genera además masacres a poblaciones enteras por control de las minas, trata de blanca, esclavitud, contrabando ilegal y presencia de grupos irregulares como el ELN, además de inducir un genocidio de etnias indígenas con la destrucción de su hábitat y generación de epidemias mortales como la malaria. Todo en esto en un territorio donde habitan 16 comunidades indígenas, 850 especies de aves, 257 de mamíferos, 205 de anfibios y 204 de reptiles.

El contrabando que genera esta actividad es realizado por mafias políticas, organizaciones guerrilleras y cuerpos militares que sacan la mercancía por río o vía aérea. Las primeras masacres por el control de las minas donde se acribillaron a decenas de mineros fueron negadas por las autoridades oficiales, hasta que un diputado de la zona,Américo De Grazia, se atrevió no solo a denunciarlas sino a documentarlas y comprobarlas mediante la comisión especial parlamentaria que presidió.

No es causalidad que dicho diputado se encuentre hoy exiliado en Italia luego de que le fue allanada su inmunidad parlamentaria y comenzara una persecución judicial precedida de amenazas verbales públicas de parte del propio Nicolás Maduro.

Por la misma razón la gobernación del estado donde se encuentra el Arco Minero le fue arrebatada mediante un fraude electoral sin precedentes a Andrés Velásquez, miembro del mismo partido del diputado De Grazia, La Causa R.

El caso es que luego de la destrucción de la industria petrolera por parte del régimen socialista, ahora la cúpula gobernante pretende sobrevivir mediante otra forma de rentismo, el minero, a costa de la destrucción del suelo y la contaminación de los principales ríos de una de las zonas de mayor biodiversidad mundial.

Maduro dice que reunión del TIAR "ha fracasado" y llama "porky" a Iván Duque
Foto: Presidencia de Venezuela/EFE

Recordemos que Venezuela, junto a otros siete países americanos, es uno de los países más megabiodiversos del planeta. Por tanto, es hora que se le ponga atención a este tipo de prácticas que junto al narcotráfico ocasionan daños ambientales irreversibles en una región de estratégica importancia para los objetivos que tienen que ver con la agenda del cambio climático y la sostenibilidad.

Recientemente, Maduro le regaló una mina a cada gobernador de su tendencia política, en una especie de federalismo minero que busca corromper ya a todo el país. Maduro cambia oro por apoyo político, a todos los niveles, incluyendo la guerrilla y los pranes. Es como una extraña versión del mito El Dorado, pero con sangre, muerte, corrupción, prostitución, enfermedades y un ecocidio que merece ser condenado mundialmente en el marco de la Conferencia de Cambio Climático que tiene lugar en Madrid. A menos que la doble moral ideológica también sirva para tapar crímenes ambientales de tal magnitud.

Si la señorita Greta pudiera navegar en su catamarán por el río Orinoco en Venezuela, pudiera ver a niñas de su edad prostituidas y esclavizadas que no tienen que esperar para ver su mundo acabarse. Esas niñas indígenas no son voceras del cambio climático sino mártires de un ecocidio combinado con genocidio que todavía se mantiene impune a nivel mundial, al punto que representantes de esas mafias mineras están brindando ahora con los ecologistas más reputados dentro de las paredes de la COP 25.

Felipe González critica a Juan Guaidó y a la comunidad internacional por sus errores en la lucha contra Maduro por Manuel Trujillo – PD América – 5 de Diciembre 2019

EL EXPRESIDENTE DE ESPAÑA AFIRMA QUE LA OPOSICIÓN HA COMETIDO FALLOS TRÁGICOS PARA EL FUTURO POLÍTICO

Felipe González, cansado por la incompetencia, critica a Juan Guaidó y a la comunidad internacional por sus errores en la lucha contra Maduro
Felipe González y Juan GuaidóPD

El expresidente de España Felipe González ha sido una de las figuras internacionales más críticas con la dictadura de Nicolás Maduro y principal promotor de un gobierno de transición que diera paso a unas elecciones transparentes. Sin embargo, parece que la paciencia del líder del PSOE llegó a su límite. El pasado 4 de diciembre de 2019 giró la artillería y afirmó que la oposición en Venezuela también tiene responsabilidad en la crisis política, social y económica que afronta el país.

La afirmación la ofreció durante una entrevista concedida a Caracol radio y El País sobre la situación que enfrenta América Latina,sobre todo, Venezuela. González cuestionó la gestión de la oposición venezolana, que parece que cada día pierde más fuerza en su lucha contra el régimen de Nicolás Maduro.

“El puro resistencialismo tiránico de Maduro está funcionando.¿Expulsando de la madre patria a 25% de sus hijos? Sí. Y veremos hasta dónde llega. ¿Empobreciendo hasta límites increíbles a esa población, sin darles ni trabajo ni alimentos ni medicamentos? ¿Y destruyendo las instituciones? Sí. Y siguen aguantando”, indicó. Además, señaló que en la lucha por la democracia hay errores que se tendrán que apuntar a “estrategias equivocadas de la oposición. Y también de la comunidad internacional”.

Por último, catalogó como un error que se diga que un día en el futuro finalizará el poder del régimen sobre Venezuela, y que después de esa fecha no ocurra nada. “Esto frustra más de lo que anima. Si dices que tal día se cayó todo, y pasa el día y no se cayó, eso debilita a la oposición”, culminó.

Venezolanos decepcionados ante escándalo de corrupción que salpica a la oposición – El Nacioal – 4 de Diciembre 2019

 Ocho diputados a la Asamblea Nacional son señalados de cerrar las pesquisas de algunas empresas de Alex Saab, acusado de malversar dinero del régimen mediante los CLAP, y de favorecer a uno de sus aliados para librarlo de las investigaciones.
Corrupción

«Tenía la esperanza puesta en ellos. Es un golpe muy bajo, es duro, muy duro», declaró a AFP, Zorianny García. La ingeniera, de 26 años de edad, sufre los estragos de la peor crisis económica en la historia moderna del país petrolero.

Aunque no salpica directamente a Guaidó, el escándalo explota cuando su ofensiva contra Nicolás Maduro está debilitada. Además, el próximo 5 de enero vence su período como jefe del Parlamento.

El portal de investigación periodística Armando.Info denunció que nueve legisladores cabildearon ante autoridades de Colombia y Estados Unidos para librar de responsabilidad al empresario colombiano Carlos Lizcano en un caso de presuntos sobrecostos en la importación de alimentos para el régimen de Maduro.

Zorianny recibió la noticia con estupor. Votó por la oposición en las legislativas de 2015 y participó a principios de 2019 en multitudinarias protestas con las que Guaidó prometía sacar a Maduro del poder.

«Nos falló él y nos fallaron todos», lamenta. Zorianny ve lejana la posibilidad de que Guaidó logre un cambio político tras once meses en los que no ha conseguido quebrar el crucial apoyo de los militares a Maduro.

La denuncia contra los parlamentarios se sumó a la de Humberto Calderón Berti, destituido por Guaidó como su embajador en Colombia, quien acusa a representantes del opositor de malversar fondos para atender a 148 militares que desertaron en febrero y se refugiaron en el país vecino.

“Monstruos internos”

Para Luis Vicente León, director de la encuestadora Datanálisis, estos escándalos están causando un impacto dañino y fuerte en Guaidó y el resto de la oposición, generalmente dividida, pero que se había cohesionado en torno a su figura.

León opina que Guaidó enfrenta un doble enemigo: Maduro, beneficiario directo de la crisis, y los monstruos internos, rivales en la propia oposición que ya le criticaban la estrategia contra el gobierno socialista.

Ante sospechas de sobornos, el Parlamento investigará a los legisladores señalados, que fueron separados provisionalmente de sus funciones y que ahora acusan a Guaidó de corrupción en el manejo de recursos como presidente encargado.

Prometiendo cero tolerancia, Guaidó podría minimizar costos, apuntó León.

Maduro, a quien Guaidó acusa de haberse reelegido fraudulentamente en 2018 y de una gigantesca corrupción, da por liquidado a su adversario. «El bobo mayor se autonoqueó (…) ¡Ahora lo que te espera es la cárcel!», amenazó una vez más el martes.

Lizcano es identificado por Armando.Info como subalterno de Alex Saab y Álvaro Pulido. Ambos empresarios colombianos están sancionados por Washington desde el 25 de julio por sobrefacturación de los alimentos de los CLAP.

Saab, a su vez, es considerado por la oposición como testaferro de Maduro. El politólogo Ricardo Sucre, por su parte, considera que esa dualidad de poderes, que se extiende a la justicia, está en el fondo del problema.

«Has creado una administración que no tiene controles», dice sobre el llamado gobierno interino.

Desconcierto

Zorianny no está sola en su decepción. «Esperamos corrupción, prácticamente, de cualquier político», afirma resignado Moisés Rodríguez, profesor de inglés, de 25 años de edad.

La crisis estalló en momentos en los que Guaidó intentaba revitalizar las protestas contra Maduro, con convocatorias que han tenido poca respuesta. Su popularidad ha caído de 63% a 42% desde enero, según Datanálisis.

Las fracturas opositoras, por lo pronto, amenazan acuerdos previos para la continuidad de Guaidó como jefe parlamentario.

«Si aquí no se le habla claro al país, yo no tengo compromiso con Juan Guaidó», expresó el acusado legislador Luis Parra, quien niega cualquier conducta ilegal.

A Zorianny la ronda el fantasma de la migración que empujó a varios de sus amigos a huir de la crisis.

Pero para Emerson Pirela no todo está perdido. Aunque defraudado, este trabajador de seguridad, de 48 años de edad, tiene fe en que Guaidó reconducirá la situación.

La náusea por Adriana Moran – Blog Polis – 4 de Diciembre 2019

Por supuesto que es difícil controlar la náusea. Que los que con infinita tristeza hemos visto como desangraron a un país y se llenaron bolsillos propios y extraños con la miseria de millones no podemos dejar de ver en otra denuncia de saqueo de lo que debería ser de todos, una prueba más de la miseria humana y esta vez de parte de quienes dicen representarnos. Que sin siquiera ver una luz al final del largo y oscuro túnel éste se sigue estrechando para poner una vez más a prueba nuestras fuerzas y nuestra decisión de salir hacia un lugar en el que podamos respirar una bocanada de aire limpio.

Pero la náusea no sirve de nada. Ni el quejido. Y mucho menos sirve pensar que porque unos terminaron por demostrar para mal de qué están hechos ya todo está perdido, como tampoco sirve resumir en una generalización nacida de la furia a todos los que pueden jugar un papel en este juego que jugamos porque estamos obligados a construir una salida. Hay que evitar que esa trampa concebida en los extremos para hacernos creer que nada sirve acabe con las esperanzas que nos quedan a los que todavía creemos que un tránsito hacia la democracia es posible.

Un régimen que teme ser enfrentado electoralmente y que ha logrado mantenerse porque lo amenazaron sin tener la fuerza necesaria en el único terreno en el que podía ganarnos, sigue teniendo el mismo miedo. Seguirá poniendo mil trampas para alejarnos de la verdadera lucha que puede derrotarlo. Amplificará nuestros gritos, se aprovechará de la indignación, reproducirá mil veces el asco que algunos hoy quieren que sintamos por todo y por todos para que nos demos por vencidos. Lo seguirá haciendo todo para evitar que nos organicemos y le demos forma a esa inmensa fuerza electoral que podemos ser.

Maduro tratará de evitar a toda costa que seamos capaces de pasarle por encima a los que lo hicieron muy mal para seguir adelante con los que quieren y pueden hacerlo muy bien. Tratará de impedir que recojamos ese anhelo mayoritario de salir de esta pesadilla en paz yendo a dar la pelea en el único sitio en el que no nos quiere porque ahí no nos puede ganar. Y vamos a ir. A pesar de la náusea.

El Efecto Calderón por Víctor Antonio Bolívar Castillo – El Nacional – 4 de Diciembre 2019

Pudiera llevarnos mucho tiempo valioso conjeturar sobre los hechos escabrosos que a la postre ocasionaron la incoherente salida del más avezado embajador con el que contábamos. Sobre esos hechos ya tendremos de los órganos competentes colombianos los debidos pronunciamientos que sin duda fijarán a cada quien su responsabilidad. Creemos sí que, mientras tanto, deben precisarse y analizarse las repercusiones de esta herida abierta que está ocasionando el desangrado de una oposición que no ha sido capaz de luchar y vencer a sus propios demonios.

Desde esta, y otras tribunas, hemos sido consecuentes con el apoyo que le hemos dado cuando lo han requerido las circunstancias, pero también hemos sido firmes en emplazar, advertir y cuestionar cuando lo hemos considerado necesario, como hoy es el caso. Se abre un capitulo inédito que trae consigo situaciones difíciles de manejar, quizá la más importante por vital, que es el rescate de la confianza de todos aquellos venezolanos que hemos creído en una salida de esta dictadura bajo el liderazgo que nos ofreció como axioma el tantas veces mentado cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres.

Creímos en una estrategia, la aupamos y la hicimos nuestra consigna. Hoy lamentablemente vemos a ese liderazgo dividido, dando tumbos, sin un norte específico, que poco a poco quiere llevar embozalado al país a unas elecciones parlamentarias adelantadas porque tenemos a “un régimen que tiene el poder real, al que le pagamos los impuestos, y por eso se tiene que cambiar la estrategia para no ceder espacios”. Vale recordar que en otras dictaduras propias y ajenas también se pagaban impuestos. Podemos asegurar que habrá más de un jefe de partido que llevará a sus organizaciones a participar en el festín electoral parlamentario “porque es constitucional”, al que no se prestarían todos. Sería no solo un acto deshonesto con quienes hemos apostado a la salida que nos habían propuesto, sino una falta de coraje o una entrega que los haría indignos de dirigirnos.

Y es aquí en este punto donde encaja una de las repercusiones de lo que llamo “El Efecto Calderón”, que ha puesto en evidencia a una oposición que cual uróboro se devora a sí misma. El pecado original se cometió cuando, para asegurarse espacios e intereses, los partidos le pusieron al diputado Juan Guaidó una verdadera camisa de fuerza en el Estatuto para la Transición. Así lo alertamos en su momento.

Otras repercusiones habrá cuando nos mostramos al mundo y al país como determinados a tomar medidas contra los hechos de corrupción, separando de sus cargos a los parlamentarios e iniciando una investigación, con la contradictoria remoción del embajador Calderón, quien fue el denunciante, dando pie a esas investigaciones en suelo colombiano.

Repercutirá también en el ya inminente 5 de enero. Lo que ese día acontezca no estará exento del escrutinio público, más ahora cuando el país espera una indispensable reformulación que ataje el desastre. De no ser así, y regodearnos con lo que se logró en un año, que por cierto se ha venido a menos, le estaríamos concediendo ad infinitum nuestro futuro a este régimen. Vale recordar el dicho de que los gobiernos no se miden por lo que han hecho sino por lo que han dejado de hacer.

El país reclama acciones – Transparencia Venezuela – Diciembre 2019

Oposición desentonada por Eddie A. Ramírez – Noticiero Digital – 3 de Diciembre 2019

download.jpg
El totalitarismo Siglo XXI se ha logrado imponer por las armas y la corrupción, pero la oposición tiene una alícuota de responsabilidad por no alinearse en momentos requeridos. Hemos sido constantes defensores de la unidad y del liderazgo político, con sus más y sus menos. Sin embargo, aunque no somos dueño de la verdad, a veces es conveniente expresar algunos desacuerdos con la esperanza de que se produzcan rectificaciones, si es que son necesarias, o al menos que se aplique una dosis de prudencia a la hora de tomar decisiones.
El desentono de la oposición, con algunas interrupciones que nos dieron esperanzas, no es nuevo. Tomemos como ejemplos un suceso del cual ayer se cumplieron diecisiete años, como fue el paro cívico, y la reciente destitución de Humberto Calderón Berti como embajador en Colombia.
El paro petrolero iniciado el 4-5 de abril del 2002 desencadenó un paro cívico al sumarse días después la CTV y Fedecámaras, con el desenlace de la renuncia de Chávez y su posterior regreso, consecuencia de errores de los protagonistas y también a la falta de sintonía de políticos de oposición. El paro cívico que arrancó tal día como ayer, hace diecisiete años, fue consecuencia del incumplimiento de la promesa de Hugo Chávez de rectificar su política económica y de no volver a violar la Constitución, ni perseguir a sus oponentes, lo cual ofreció cuando pidió perdón el 14 de abril de ese año.. Este paro fue convocado por la CTV, Fedecámaras y la Coordinadora Democrática en la que estaban representados todos los partidos de oposición. Al mismo se sumaron los petroleros por decisión individual, sin ser convocados por las organizaciones Gente del Petróleo y Unapetrol, creadas en junio de ese año.
Gradualmente, la mayor parte del liderazgo político marcó distancia y tildaron el paro de petrolero. Lo que muchos olvidan o quieren olvidar es que ese paro cívico obligó al gobierno a firmar un acuerdo que contemplaba designar árbitro electoral confiable, desarme de la población civil, compromiso con la libertad de expresión, adhesión a la Carta Democrática Interamericana, no utilizar cuerpos de seguridad para reprimir arbitrariamente y en forma desproporcionada. Este Acuerdo fue suscrito por representantes del gobierno y de la oposición, por el Secretario General de la OEA, Centro Carter y PNUD. Desde luego el gobierno no cumplió y una oposición no sincronizada no protestó con firmeza, ni acudió a las instancias internacionales firmantes para reclamar el incumplimiento.
Diecisiete años después, cuando el régimen está en su momento más débil y cuando contamos con un joven valioso que ha despertado muchas esperanzas, nos cayó un balde de agua fría con la destitución torpe de Humberto Calderón Berti, quien era nuestro embajador en Colombia, designado por la Asamblea Nacional y por el presidente (e) Juan Guaidó. En su carta en respuesta a su destitución, Calderón Berti destaca que el presidente (e) Guaidó y su equipo se distanciaron de él desde que la auditoría ordenada detectó “manejo impropio de unos recursos”, por lo cual acatando las leyes colombianas, Calderón la pasó a la Fiscalía General de ese país.
Así mismo, Calderón señaló que la injerencia de la Asamblea Nacional y particularmente de dirigentes políticos en el manejo gerencial de la empresa Monómeros Colombo Venezolanos es inconveniente e impropia y ha sido una pésima señal. En su carta Calderón reconoce que en programa de televisión hizo una referencia “somera” al diálogo en Oslo, del cual “dudó sobre sus posibilidades y resultados reales”, punto sobre el cual se puede o no estar de acuerdo, pero que no correspondía juzgar a un embajador y que solo requería de un llamado de atención y no su destitución. Su señalamiento posterior de responsabilizar a Leopoldo López por los fracasos de la oposición, sea o no cierto, no venía al caso.
A raíz de estas declaraciones que Calderón tenía que dar para informar de su actuación y alertar al país sobre conductas inapropiadas, le han llovido aplausos, críticas y hasta calumnias. El presidente (e) Guaidó, a quien siempre hemos apoyado, cometió un grave error al destituir al embajador, quien venía cumpliendo una excelente gestión. ¿Fue una pifia del presidente (e)? ¿Tomó esa decisión presionado por otros actores políticos? En todo caso él es el responsable, pero seguimos confiando en su coincidencia con el sentir generalizado de rechazo a la corrupción y al clientelismo político. Los partidos políticos deben rectificar y tocar al mismo son. Se lo deben a los ciudadanos asesinados, torturados, encarcelados y exiliados. Unámonos alrededor de los principios y valores necesarios para construir una nueva Venezuela. El régimen es quien no investiga a sus corruptos, salvo cuando tienen luchas internas de poder.
Como había) en botica: Primero Justicia, Voluntad Popular y Un Nuevo Tiempo enviaron una buena señal al separar e investigar a varios diputados señalados de corrupción gracias a Armando.info. El distinguido venezolano e incansable luchador Gustavo Coronel propone crear un Plan de Educación Ciudadana, es decir una fábrica de ciudadanos activos que prediquen y practiquen los principios y valores de la democracia ¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!


__,_._,___
A %d blogueros les gusta esto: