"Cisne blanco"
El Tupolev 160 es un bombardero pesado de diseño soviético.

La fuerza aérea rusa aterrizó en Venezuela este lunes.

El Aeropuerto Internacional de Maiquetía Simón Bolívar, que sirve a Caracas, recibió una escuadrilla llegada desde Rusia para participar en lo que oficialmente se ha denominado “vuelos operativos combinados Rusia-Venezuela”.

La escuadrilla la encabezan dos aviones Tupolev 160 (TU-160) o “Cisne Blanco”, un modelo de bombardero pesado supersónico de diseño soviético.

El ministro de Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino, participó en un acto de bienvenida a los aviones fletados por el Kremlin y habló de los objetivos de esta forma de cooperación militar.

“Nos estamos preparando para defender Venezuela hasta el último palmo cuando sea necesario”, dijo Padrino.

El ministro explicó que los aparatos rusos son “logísticos y bombarderos” y añadió que nadie debe preocuparse por su presencia en territorio venezolano.

“Nosotros somos constructores de la paz, no de la guerra”, dijo.

Por su parte, el embajador ruso en Venezuela, Vladimir Zaemskiy, aseguró que una de las áreas de cooperación entre ambos países es la técnico-militar, que, según dijo, “se ha desarrollado muy fructuosa en los últimos años”.

Padrino López
El ministro de Defensa, Vladimir Padrino, participó en el acto de bienvenida a los aviones.

Los aviones enviados por Rusia completarán una misión que, según informó en Twitter el Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada Nacional venezolana, “tienen el objetivo de elevar el nivel de operatividad de los medios aéreos de ambas naciones, en términos de la cooperación técnico militar y el intercambio de experiencias”.

Su llegada representa para el mando militar venezolano “una demostración de fuerza” que busca “la integración de medios de aviación”.

Los vuelos conjuntos se desarrollarán en el cielo venezolano hasta el próximo jueves.

Junto a los aviones llegó un centenar de efectivos rusos, que serán los encargados de completar las misiones con sus colegas venezolanos.

Maduro y Putin
Maduro visitó a Putin en Moscú la semana pasada.

Desde Estados Unidos se criticó la presencia en Venezuela de dos aviones que tienen capacidad para acarrear armas nucleares.

“Rusia envía bombarderos a Venezuela y nosotros, un buque hospital”, dijo el portavoz del Departamento de Defensa, coronel Robert Manning.

Durante una rueda de prensa en el Pentágono, Manning se refería al USNS Comfort que zarpó a mediados de octubre hacia Centroamérica y Sudamérica con la misión de ofrecer ayuda humanitaria a refugiados venezolanos.

“Lo más importante es que nosotros estamos del lado del pueblo de Venezuela en un momento de necesidad”, dijo.

La alianza Maduro-Putin

El operativo militar conjunto anunciado por Rusia y Venezuela llega pocos días después de que el presidente venezolano, Nicolás Maduro, visitara a su homólogo ruso, Vladimir Putin, en Moscú.

Rusia ha sido para la Venezuela chavista un aliado preferente y Caracas, presionada por las sanciones impuestas por Estados Unidos y la Unión Europea contra lo que consideran violaciones a los derechos humanos en Venezuela, quiere reforzar esos lazos.

También en el frente militar.

El embajador ruso recordó que la cooperación ruso-venezolana en materia de Defensa se inició ya en 2005, cuando Hugo Chávez era presidente de Venezuela.

Pero el plan de ambos gobiernos es profundizar ahora en esa cooperación.

Padrino indicó que en Caracas están a la espera de la llegada de una delegación rusa con la que se prevé tratar posibles fórmulas para el refuerzo del arsenal de las Fuerzas Armadas venezolanas, aunque la difícil situación de las arcas públicas del país sudamericano suponen un obstáculo para las adquisiciones de armamento más ambiciosas.