elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos en la Categoría: Informes

PDVSA 1998: antes de la tormenta por Luis A. Pacheco – ProDaVinci – 17 de Octubre 2018

000_Mvd1629515_fhd-418x220.jpg

Cuando uno mira hoy las ruinas del Partenón, colgadas de alto de la Acrópolis de Atenas, es difícil imaginar que esos mármoles manchados fueron una vez el pináculo de una civilización que nos dio los principios de la filosofía, las matemáticas, la lógica y la democracia. Los miles de turistas que visitan el lugar cada año necesitan cerrar los ojos y silenciar los ruidos de la ciudad de la Atenas de hoy para poder imaginar a Pericles dirigiéndose a los atenienses en un día cualquiera.

Aunque la analogía puede parecer pedante para el lector, y probablemente lo sea, mirando las ruinas de lo que queda hoy de Petróleos de Venezuela SA (PDVSA) es difícil imaginar que, al igual que el Partenón, alguna vez fue el faro de la modernidad de Venezuela. PDVSA fue el más raro de los especímenes: una corporación estatal exitosa y una de las compañías integradas de petróleo y gas más elogiadas.

En este ensayo retrocederé en el tiempo y, con el beneficio de la retrospectiva, no sólo describiré cómo era PDVSA en su apogeo, sino también trataré de identificar sus virtudes y defectos. Ya que pasé 16 años de mi vida profesional en PDVSA, mis puntos de vista no carecen por completo de sesgos y opiniones, pero he hecho todo lo posible por errar del lado de la verdad como la veo, en lugar de tratar de ser neutral.

Elegí a PDVSA en el año 1998 como el retrato familiar del cual derivar el análisis. La elección de este año es arbitraria, pero es relevante porque es el año en el que Hugo Chávez, entonces un oficial retirado del ejército y un golpista fallido, fue elegido como presidente de Venezuela con una mayoría significativa. Se puede argumentar que 1998 fue el último año en el que PDVSA disfrutó de una relativa independencia de la interferencia política y el punto de partida de la pendiente descendente que ha llevado a la empresa a la difícil situación en que se encuentra hoy.

La nacionalización

Antes de analizar 1998, volvamos brevemente a 1975, año en que el entonces presidente de Venezuela, Carlos Andrés Pérez, en un entorno de altos precios del petróleo, impulsó la legislación en el Congreso para estatizar la industria petrolera y expropiar a las empresas privadas que habían operado la industria desde su inicio a principios del siglo XX. En ese momento, la verdad poco conocida por los venezolanos era que el nivel de producción de petróleo del país estaba disminuyendo y que se necesitaba de una nueva inversión significativa para recuperar la dinámica de la industria.

Como resultado del proceso de nacionalización, se creó a PDVSA como una empresa “holding” para administrar y coordinar todas las operaciones relacionadas con el petróleo en Venezuela, que pasaron a manos de filiales operadoras.

Ramón Espinasa, ex economista jefe de PDVSA y ahora analista de la industria, argumenta que las razones detrás de la transición exitosa y la consolidación y el crecimiento de la industria petrolera nacional son muchas, pero las más importantes son las siguientes:

  • PDVSA, aunque era una empresa estatal, estaba sujeta a la ley privada, una corporación cuyas acciones eran propiedad de la nación. Siendo de derecho privado, PDVSA y sus subsidiarias estaban sujetas al Código de Comercio, con las garantías de transparencia y responsabilidad que esto conlleva. La relación a distancia aseguró que el Gobierno no tuviera interferencia directa en el funcionamiento de la empresa.
  • En el momento de la nacionalización, la decisión fue mantener las estructuras de las empresas transnacionales que operaban en el país, que se convirtieron en filiales de PDVSA. De la misma manera, se mantuvieron los sistemas de control y balance existentes antes de la nacionalización para asegurar la transparencia de las nuevas corporaciones nacionales. Estas estructuras se fusionaron gradualmente hasta que a finales de 1997 sólo existía una empresa operadora.
  • Para 1975, casi todo el personal, a todo nivel, era venezolano. La naturaleza de una empresa de derecho privado permitió que PDVSA y sus filiales aseguraran salarios competitivos con la industria petrolera internacional y así mantener al personal más calificado, al menos en las etapas iniciales.
  • A PDVSA se le permitió conservar las ganancias netas después de impuestos para financiar sus inversiones. Además, se estableció una reserva legal del 10% del ingreso bruto anual para financiar los gastos de PDVSA. La empresa pudo entonces crecer de manera constante, financiar sus inversiones y pagar impuestos similares a los pagados en otros países petroleros.

En 1975, la industria petrolera venezolana producía 2.346 MBD (miles de barriles diarios), por debajo de su pico de producción de 3.708 MBD en 1970, y las reservas probadas de petróleo crudo eran del orden de 18.390 MMB (millones de barriles). Tenía cuatro grandes refinerías construidas por las compañías petroleras extranjeras durante los años 40 y 50 para procesar petróleos livianos y medianos y que estaban orientadas a satisfacer el mercado de “fuel oil” residual de la costa atlántica de los Estados Unidos, pero que no estaban adecuadas para el cambiante mercado de transporte automotor.

Adelantando la mirada

Miraremos entonces a PDVSA alrededor de 1998 como representación de la evolución de la industria petrolera venezolana desde su nacionalización. Esta elección es una simplificación, ya que las cifras son en todo caso una representación incompleta de la organización y su gente, su estrategia y su ejecución, pero nos dará al menos una imagen razonable de la compañía y su dinámica en ese momento.

En 1998, la producción de Venezuela fue de 3.279 MBD de petróleo crudo, 170 MBD de GLP (gas líquido de petróleo) y 3.965 MMPCD (millones de pies cúbicos por día) de gas natural, lo que equivale a una producción total de 4.133 MBPD de petróleo equivalente, con unas reservas de 76.108 MMB de petróleo crudo y 146.573 BCF de gas natural, un aumento significativo en comparación con 1975.

Del mismo modo, en 1998, PDVSA tenía una capacidad neta de refinación de petróleo crudo de 3.096 MBPD, de los cuales 1.620 MBD estaban en Venezuela (incluida la Refinería Isla en Curazao), 1.222 MBD en los Estados Unidos y 252 MBD en Europa; esto como resultado de que PDVSA ejecutó con éxito, durante las décadas de los 80 y 90 del siglo XX, la llamada “Estrategia de Internacionalización”. La estrategia giraba alrededor de la adquisición de capacidad de refinación en nuestros principales mercados, con el objetivo de asegurar la colocación de sus crecientes volúmenes de petróleo mediano y pesado. En paralelo, se invirtió fuertemente en Venezuela para transformar el parque de refinación nacional, para así minimizar la producción de “fuel oil” y aumentar la producción de derivados de alta calidad, como demandaba el mercado mundial.

El grupo de refinerías CITGO en los Estados Unidos (9 refinerías), Nynas Petroleum en Suecia / Bélgica / Reino Unido y Ruhr Oel en Alemania, formaron un valioso conjunto de activos: el 45% de las exportaciones de petróleo crudo -85% del petróleo pesado venezolano- se procesaba en estas refinerías.

Para el año 1998, PDVSA estaba en camino de convertirse en una compañía de energía, mucho antes de que esas denominaciones estuvieran de moda: primero, el Gobierno había asignado a PDVSA la gestión de la problemática industria petroquímica nacional y luego el control de las minas de carbón en el occidente de Venezuela. Además, PDVSA finalmente había creado una filial dedicada exclusivamente al desarrollo de la industria del gas natural y, mediante el uso de la tecnología propietaria, Orimulsión, había desarrollado un nicho de mercado de combustible de calderas basado en una parte de los vastos recursos de hidrocarburos pesados en la Faja del Orinoco.

Toda esta evolución requirió de tecnología y personal bien entrenado. La tecnología fue responsabilidad de INTEVEP, el laboratorio de investigación que entre 1976 y 1999 registró más de 300 patentes, con alrededor de 160 investigadores con títulos de doctorado y más de 200 con títulos de maestría. La capacitación y la educación fueron llevadas a cabo principalmente por CIED, una institución educativa que había evolucionado desde sus humildes comienzos, CEPET, hasta convertirse en una universidad corporativa, y que tenía la capacidad en todas sus sedes a nivel nacional para atender a dos mil personas por día, brindando una amplia gama de cursos, desde la formación técnica básica hasta la educación ejecutiva avanzada.

En los años 90, con la bendición del Gobierno de entonces, PDVSA diseñó y ejecutó la “Estrategia de Apertura”, diseñando innovadores modelos de negocios que permitirían la participación del capital privado en el desarrollo de proyectos aguas arriba y la participación en la cadena de distribución del mercado interno. Los modelos de negocios así diseñados adoptaron muchas formas: contratos operacionales para campos marginales, contratos de participación en las ganancias para la exploración a riesgo y empresas mixtas para el desarrollo de proyectos integrados para la Faja del Orinoco.

Para 1998, esta estrategia había atraído a 55 empresas de 18 países diferentes, incluidas 12 empresas venezolanas, que recaudaron USD 2 mil millones (USD 3 mil millones de 2018) de bonos de firma, y compromisos de inversión de alrededor de USD 20 mil millones hasta 2001 (USD 30 mil millones de 2018). Como resultado, PDVSA otorgó o creó 33 contratos operativos, 4 empresas conjuntas en la Faja del Orinoco, 8 contratos de exploración a riesgo, así como múltiples empresas extranjeras y venezolanas que participan en el negocio de distribución y venta de lubricantes y combustible. El resultado de la estrategia abarcó una verdadera cornucopia de actores e inversiones, que le permitieron a la nación visualizar un futuro brillante en sincronía con su abundante base de recursos de hidrocarburos.

Una ilusión destrozada

Para finales de 1997, PDVSA se había convertido en una corporación muy compleja, bajo presión del aumento de los costos, los bajos precios y el creciente papel de las compañías extranjeras en la industria. Fue así como entonces PDVSA acomete una importante reorganización de su negocio de petróleo y gas. PDVSA decidió fusionar sus tres filiales operadoras integradas de petróleo y gas (Corpoven, Lagoven y Maraven) en una sola, creando en su lugar divisiones de negocios bajo la administración de una PDVSA que ahora va más allá de su misión coordinadora. La reorganización, aunque sin duda fue necesaria desde el punto de vista empresarial, dejó a su paso una serie de grietas organizacionales asociadas con el descontento del personal y la coexistencia forzosa de diversas culturas corporativas, un legado de los días de prenacionalización cuya importancia fue subestimada, y que resultó no ser un buen presagio para los años por venir.

Para 1998, el largo periplo de PDVSA había resultado, según la mayoría de las cuentas, en un éxito. Sin embargo, a pesar de su indudable evolución técnica y comercial, no todos fueron elogios en un país que consideraba que la industria seguía siendo un enclave. La política de cuotas de la OPEP, por ejemplo, siempre fue un tema polémico entre el ministerio de energía y minas de Venezuela y los tecnócratas de la compañía. Otras fuentes de irritación también contribuyeron al roce: los salarios y beneficios de los trabajadores petroleros; el aislamiento de la industria de la sociedad general, en particular de las comunidades en áreas operativas; la discusión en torno a las inversiones en el extranjero; y, lo que es más importante, la controversia creada por el creciente papel del capital extranjero en las actividades de exploración y producción. Sin duda, esta irritación no se limitó a los políticos, sino que se extendió a los académicos, a los empresarios y al público en general.

Los gerentes de PDVSA se formaron en una cultura que perseguía ante todo la excelencia técnica y, en general, estaban mal equipados para ser sensibles a los posibles matices políticos de sus actividades y decisiones. En el argot de la gerencia moderna, PDVSA no era muy hábil en la gestión de su entorno social y político. A su vez, paradójicamente, a la sociedad en general le importaba nada o muy poco entender el negocio de la industria petrolera, siempre y cuando éste produjera suficientes ingresos para que el país los disfrutará.

Cuando Hugo Chávez llegó al poder en 1999, en un entorno de bajos precios del petróleo, no llegó solo. El nuevo presidente trajo consigo una opinión prejuiciada sobre la industria petrolera y sus trabajadores, derivada de años de tensiones y malentendidos, así como también se rodeó de un grupo de asesores compuesto de adversarios históricos de PDVSA; no en vano, la clase dirigente de PDVSA sentía desconfianza de sus nuevos amos políticos.

Hoy entiendo que las dos fuerzas estaban destinadas a enfrentarse tarde o temprano. En el 2002, después de algunas escaramuzas, las tensiones explotaron de manera destructiva en el contexto de una crisis social y política generalizada. PDVSA ya no se recuperaría.

Veinte años han pasado desde 1998 y muy poco queda de la PDVSA que describo aquí. Como venezolano me debato entre la tristeza causada por el paraíso perdido y la comprensión de que la utopía era defectuosa y que su pérdida era inevitable. Las empresas estatales son propensas al fracaso, ya sea por ineficiencia o como víctimas de la injerencia política, y PDVSA no fue una excepción.

En Atenas, las ruinas del Partenón dan testimonio de una época dorada. En Venezuela, la posibilidad de progreso que una vez fue su industria petrolera es casi imposible de identificar entre los escombros en un país enmarañado en la agitación política y colapso económico generalizado. Los venezolanos parecen haber olvidado los principios que guiaron sus aspiraciones y sueños durante décadas y hoy se ven obligados a lidiar con un mundo de ilusiones destrozadas.

La data de la economía venezolana es un agujero negro por Juan Antonio Avellaneda – Konzapata – 15 de Octubre 2018

 La oportuna y veraz información financiera-económica en un país es la piedra fundamental para planificar políticas públicas que ayuden a mejorar el bienestar de la sociedad. Con data precisa y creíble se puede obtener dinero en los mercados financieros, se pueden diseñar medidas económicas que ayuden al crecimiento de la producción nacional y alcanzar diversos objetivos.
Con cuáles cifras planifica Maduro la  economía / Foto: Ministerio de la Presidencia de Venezuela
Con cuáles cifras planifica Maduro la economía / Foto: Ministerio de la Presidencia de Venezuela

Venezuela sufre en este aspecto el momento más oscuro de su historia económica. El silencio de la data. No la hay. No la aporta el Banco Central de Venezuela. No dice nada respecto a Inflación, Producto Interno Bruto y Balanza de Pagos. También es palpable la desinformación por parte del Instituto Nacional de Estadísticas sobre el desempleo.No se publican las estadísticas mineras sobre explotación del oro entre otros minerales. Todo lo anterior hace hoy casi imposible saber los números reales de la economía venezolana.

Solo del sector petrolero por sus características y gracias a la OPEP se obtiene una data más o menos clara de nuestra producción y exportaciones de crudo. Sin embargo PDVSA sigue siendo una caja negra que no publica estados financieros desde 2017.

El ejemplo de Pakistán puede marcar el futuro de Venezuela porque dentro de las muchas tareas de un nuevo gobierno, esta debe ser primordial, sacar a Venezuela de ese agujero negro de la data económica

Sin saber a ciencia cierta el Producto Interno Bruto (tamaño de la economía), inflación, desempleo, balanza de pagos, balance de deuda externa con China y Rusia, balance de deuda con proveedores, entre otros números, es difícil para los mercados financieros y el mundo económico mundial opinar y aconsejar a Venezuela sobre economía.

Ya la semana pasada lo decíamos en El Chavismo borra a Venezuela de las cifras mundiales

Y comentaba algunos de los motivos de este “apagón” de la data, de la información económica en Venezuela que llevó al Banco Mundial a crear categorías especiales para Sudamérica sin nuestro país.

Este semana en la reunión del Fondo Monetario Internacional en Indonesia, sucedió algo que puede indicar hacia dónde va Venezuela. Pakistán está solicitando ayuda al FMI. La fuerte carga de deuda externa con vencimientos a corto plazo llevó a este país a asiático a recurrir al FMI por un crédito. El multilateral le respondió a Pakistán que antes de cualquier transacción debe esclarecer la verdadera situación crediticia del país.

Pakistán, igual que Venezuela, ha recibido mucha ayuda de China y Rusia en términos bastante opacos y el FMI antes de cualquier transacción pide esclarecer estos préstamos. El nuevo gobierno pakistaní se ha puesto como primera prioridad ofrecer tanto a los mercados financieros como al FMI lo antes posible un informe claro y preciso de su data económica incluyendo todos esos préstamos chinos y rusos que recibieron en el pasado.

Hugo Chávez decía que la oposición era la nada. De tanto repetirlo se terminó cumpliendo la sentencia aunque de otra manera.

Digo que el ejemplo de Pakistán puede marcar el futuro de Venezuela porque dentro de las muchas tareas de un nuevo gobierno, esta debe ser primordial, sacar a Venezuela de ese agujero negro de la data económica y así poderelaborar diagnósticos acertados sobre políticas públicas que saquen al país de esta crisis que está padeciendo.

En esa misma reunión del FMI, se mostraron proyecciones del 2019. Una data que habla por sí misma.

Países con mayor decrecimiento económico:

Venezuela -5%.

Sudán del Sur -4,6%

Irán -3,6%

Guinea Ecuatorial -2,6%

Sudán -1,9%

Países con mayor inflación:

Venezuela 10.000.000%

Sudán del Sur 92,7%

Sudán 56,8%

Irán 27,7%

Liberia 22%.

Comunicado de COENER sobre el Proyecto HDH de la Refineria de Puerto La Cruz – Energia21 – 12 de Octubre 2018

Universidad Simon Bolivar : Anatomia de una crisis por Luisa Salomón – ProDaVinci – Octubre 2018

Torturadores de la DGCIM por Joaquin F. Chaffardet – Centro Venezolano de Documentación – Octubre 2018

Se necesitan 1.000 millones de euros en inversión para el mantenimiento del parque generador eléctrico venezolano por Maibort Petit – Venezuela Política – 4 de Octubre 2018

La cruenta crisis eléctrica que padece Venezuela podría paliarse en parte mediante la implementación de una adecuada política de mantenimiento del parque de generación, pero las arcas vacías del país impiden que puedan acometerse los trabajos que aliviarían el calvario que sufren los venezolanos y que significarían la reactivación de buena parte de la economía nacional. 

Aunque en las dos últimas décadas, los gobiernos de Hugo Chávez Frías y Nicolás Maduro han llevado a cabo milmillonarias contrataciones que supondrían la modernización y optimización del Sistema Eléctrico Nacional, SEN, Venezuela sufre una severa crisis que no se compadece con las cifras que tales negociaciones han significado y cuyas irregularidades hemos denunciado en estas páginas. Una situación que está llevando al país a equipararse a naciones como Corea del Norte que desde el espacio, en visión nocturna, se presenta como un agujero dentro del mapa.

Las investigaciones sobre la industria eléctrica venezolana revelan que miles de millones de dólares destinados, supuestamente, a la compra y construcción de plantas que atenderían el déficit energético, pero que la realidad indica tomaron el rumbo de la corrupción, el despilfarro y el enriquecimiento de quienes participaron en tales negocios.

El agravamiento de la crisis eléctrica nacional nos llevó a consultar a diversas fuentes y a especialistas en la materia, quienes afirman que el solo mantenimiento del parque generador existente se traduce  en una inversión que alcanza los mil millones de euros, una cifra inalcanzable en estos momentos en que el país se encuentra en la quiebra en razón de la mala administración y las erráticas políticas económicas implementadas por las administraciones socialistas. Lo grave —advierten los expertos— es que de no llevarse a cabo esta inversión, Venezuela corre el riesgo de sufrir un mega apagón general que será sumamente difícil de solventar. En el mantenimiento de las unidades existentes —subrayan— está la clave para superar esta situación.

Tal cantidad, como sostienen los expertos, resulta imposible de ser invertida en estos momentos por la sencilla razón de que la república no cuenta en sus arcas con tan exorbitante presupuesto, lo que hace suponer en opinión de los entendidos en la materia, que la crisis eléctrica venezolana, lejos de solucionarse o, por lo menos aliviarse, se encuentra camino a empeorarse a límites hasta ahora desconocidos para los venezolanos. El colapso total del SEN es lo que se avizora con las consecuencias que ello supone tanto para la economía nacional como para la vida de los ciudadanos.

En un ejercicio de elucubración, fuentes y especialistas consultados para la redacción de este trabajo —quienes por obvias razones exigieron mantener sus nombres en el anonimato dadas las consecuencias que una opinión emitida en contrario al gobierno supone en la actualidad en Venezuela— se atrevieron a decir que tal cantidad —mil millones de euros— podría ser cubierta con los fondos que el presidente Nicolás Maduro intentó obtener sin éxito en su reciente gira a China.

A pesar de que los hechos hablan por sí mismos, la Corporación Eléctrica Nacional, Corpoelec, insiste en que en el fenómeno de El Niño fue el causante de buena parte de los estragos que presentan el SEN y con ello las principales plantas termoeléctricas instaladas en el parque de generación. Pero la realidad se encarga de desvirtuar tal argumentación.

Corpoelec refiere que El Niño llevó a que las plantas termoeléctricas fueran usadas en su máximo de generación, a saber, 52.200 GWh (gigavatios) al año, lo que permitió superar la crisis de años pasados. Tal situación, sostienen los técnicos de la corporación, llevó a las fallas, eventos y averías que ahora presenta la generación instalada y a que en muchos casos haya indisponibilidad total en las unidades de generación en varias regiones del país, especialmente en Occidente y Los Andes.

La demanda nacional

En Venezuela hay una capacidad de generación termoeléctrica de 16.084 MW que, dada la situación presentada se encuentra altamente mermada e indisponible. A esto es necesario sumar la generación hidroeléctrica emanada de la Central Hidroeléctrica Simón Bolívar —o represa Raúl Leoni, o simplemente el Guri— así como también Caruachi y Macagua, que elevan la capacidad total a 24 mil megavatios.

La realidad se impone —como ya apuntamos— y la disponibilidad de generación termoeléctrica se reduce a 3.662 MW, estando indisponibles por mantenimiento mayor 4.680 MW, mientras que por mantenimiento de tipo B y C están indisponibles 1.580 MW.

La demanda eléctrica venezolana es de 13 mil megavatios. Una simple operación matemática nos llevaría a afirmar —en caso de que estuviéramos en presencia del óptimo funcionamiento del parque de generación— que no hay razones que justifiquen la crisis que padece el país en materia energía eléctrica.

Pero la realidad es otra y la experiencia indica, de acuerdo a las mediciones realizadas por los expertos consultados por Venezuela Política, que para el 15 de mayo de 2013, la capacidad de generación rondaba los 18 mil 600 MW aproximadamente, mientras que para el 20 de abril de 2017, era de 16 mil MW y ya para noviembre de 2017, se ubicaba en 14 mil MW. Es decir, el país ha experimentado una merma considerable en la capacidad de generación de megavatios del año 2013 a 2017.

Es imposible que haya crecimiento económico en una nación en la que la capacidad de generación eléctrica —fuerza que mueve la industria— disminuye en lugar de incrementarse. Lo natural es el crecimiento de la demanda eléctrica que debe ser compensada con el igual crecimiento de la capacidad de generación.

La crisis política y social de Venezuela, aunada a la económica, imposibilitan el crecimiento de la economía, del Producto Interno Bruto (PIB).

Venezuela enfrenta hoy día la peor crisis eléctrica de todos sus tiempos, siendo el racionamiento la única alternativa que el gobierno nacional ha encontrado para enfrentar la situación y administrar las cargas, política que se aplica con especial énfasis en Zulia y Los Andes, mientras que en el resto del país es aleatorio. La razón de todo ello tiene que ver con la falta de políticas de mantenimiento que tienen con el breque abajo a buena parte de las plantas termoeléctricas del país.

BID cauteloso para otorgar recursos a causa de la corrupción

Racionar es la fórmula de Corpoelec para evitar el colapso del Guri cuyas instalaciones se encuentran en precarias condiciones —igualmente— por la falta de mantenimiento de que son objeto sus unidades. Hay que recordar que en la actualidad el suministro eléctrico de Venezuela depende básicamente de esta Central Hidroeléctrica “Simón Bolívar”.

Respecto a los requerimientos del Guri, pudimos conocer que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) se resiste a  entregar los recursos necesarios para acometer los trabajos de recuperación de la que, en efecto, es la principal fuente de energía eléctrica de Venezuela. Esto en razón de la severa crisis que padece el país y los graves antecedentes de corrupción que llevan a la institución a mantenerse cauteloso hasta tanto no reciba todas las garantías de que el dinero será manejado con efectividad y transparencia.

Se sabe que los proyectos en el Guri están previstos para la instalación de unidades de generación y la modernización de las existentes que manejan empresas chinas, pero nos enteramos de que este se ha visto afectado por otro tipo de circunstancias. Y es que, supimos, que ingenieros de Corpoelec que viajaron a China para recibir adiestramiento en Dongfang Electric Machinery Co.Ltd (DFEM) sobre la instalación de dichas unidades y sobre técnicas de optimización, a su regreso, cuando hicieron escala en Francia, uno de estos profesionales decidió desertar de la delegación. Una fuga de talentos que ha proseguido, pues hace tan sólo dos meses otro ingeniero abandonó la misión.

A este patético panorama, se unen circunstancias como la dada a conocer a nosotros por parte de algunas fuentes, quienes nos informaron que el Proyecto de Modernización de las Unidades 1 al 6 de Guri está plagado de vicios e irregularidades que han contribuido en mucho a agravar la ya penosa situación del SEN.

La falta de experiencia y la improvisación

La impericia y la improvisación también han jugado un importante papel en esta crisis eléctrica, para lo cual recurriremos al ejemplo de una unidad de gas comprada totalmente nueva para ser instalada en San Diego de Cabrutica en el estado Anzoátegui, al oriente del país, pero olvidaron —o no previeron— construir una tubería para la trasportación del combustible de la misma, con lo cual se inutilizó la millonaria inversión realizada.

Tacoa —a cargo de la C.A. La Electricidad de Caracas— es otro claro ejemplo de lo afirmado, pues a pesar de haber sido objeto de varias inversiones y trabajos, su funcionamiento es precario.

Menos del 50 por ciento de las plantas termoeléctricas que fueron compradas entre los años 2004 y 2014 se encuentran total o medianamente inoperativas, esto gracias a la mala gestión y al mal manejo técnico. El resto, o no fueron concluidas o están mal administradas, responden a proyectos inacabados o a la improvisación o —lo peor y que parece ser la razón de todo—  no operan debido a la corrupción que ha estado detrás de los millonarios contratos que se han llevado a cabo para poner en funcionamiento plantas y equipos que nunca llegaron a materializarse.

Fuentes expertas consultadas consideran que el mantenimiento del parque generador termoeléctrico instalado en el país podría ser una alternativa para paliar en parte la severa crisis eléctrica que padece Venezuela. Esto, estiman, podría elevar la operatividad de las unidades de generación de este tipo, aumentando así la capacidad del Sistema Eléctrico Nacional.

Pero el mantenimiento tampoco es tarea fácil para una empresa en colapso casi absoluto, por lo que los técnicos de Corpoelec —advierten nuestros informantes— tratan de llevar a cabo operaciones correctivas con los pocos recursos propios con los que cuentan y con el personal disponible.

El gran impedimento para acometer un mantenimiento exhaustivo, tal como lo recomiendan los expertos y los propios especialistas de la corporación, es la milmillonaria inversión que conlleva la contratación de los necesarios e imprescindibles trabajos de mantenimiento del parque termoeléctrico nacional.

Por si esto fuera poco, pudimos conocer que el Proyecto de Modernización de las Unidades 1 al 6 de Guri está plagado de vicios e irregularidades que han contribuido en mucho a agravar la ya penosa situación del SEN.

Se trata —revelan nuestras fuentes— de un contrato suscrito únicamente con el interés de favorecer a la empresa china Dongfang Electric Machinery Co.Ltd (DFEM)[1] [2], y a lo largo de su ejecución sólo ha buscado incrementar el monto original de la negociación en dólares que, refieren los informantes, era una oferta — USD 1.310 millones— que se encontraba por debajo de lo que realmente involucraba dicho proyecto. “Había que lograr a toda costa que la empresa china ganara la licitación para favorecer a unos cuantos políticos y militares corruptos”, advierte la fuente, quien agrega que en la actualidad el citado Proyecto de Modernización de las Unidades 1 al 6 de Guri experimenta prácticamente un cierre técnico dado que sólo privaron en su ejecución los intereses económicos y ambiciones personales de unos pocos, por el encima de la necesidad del pueblo venezolano de que se resuelva la crisis eléctrica que padece. “La corrupción —expresa el informante— se impuso”.

Otras fuentes indican sobre este proyecto paralizado, que algunas cuentas no se han pagado a la empresa china en razón de que los recursos se encuentran represados en el Banco Central de Venezuela, además de las deudas que tiene el estado venezolano con el Banco Interamericano de Desarrollo, BID, por lo que este organismo ha dejado de cancelar los compromisos relacionados a este contrato, tanto a DFEM como a otras empresas con las que se mantienen negociaciones en la corporación eléctrica.

Conocimos que está próximo el despacho de partes y piezas ya fabricadas del primer generador y turbina, por lo que se requeriría que se tramitara y llevara a cabo el desembolso de dinero correspondiente, pero por cómo se avizora el panorama —comenta el informante— es posible que todas esas piezas, lamentablemente, queden allí abandonadas como ha ocurrido con los proyectos de Tocoma o la Modernización de la Casa de Máquinas 1 de Macagua, los cuales están inconclusos. Tres importantes proyectos que quedarán a medio camino mientras Venezuela padece la peor crisis eléctrica de su historia.

Los millonarios costos de mantenimiento

Un estudio realizado desde estas páginas, para lo cual se consultó a especialistas en la materia, empresas de servicios y diversas fuentes informativas, revela que los costos del mantenimiento mayor tipo A que requieren las termoeléctricas-Turbo Gas Industriales es de € 19,78 millones.

Para el mantenimiento Tipo B consistente en el paso de gases calientes a las termoeléctricas-Turbo Gas Industriales son necesarios € 6,19 millones.

El mantenimiento Tipo C consistente en combustión para aplicable a las termoeléctricas-Turbo Gas Industriales es de € 2,89 millones.
El mantenimiento de rehabilitación aplicable a las termoeléctricas-Turbo Gas Industriales se estima en € 10,32 millones.

Los trabajos de inspección turbina necesarios para las termoeléctricas-Turbo Gas Aeroderivativas tampoco no han sido cuantificados.

Para llevar a cabo las labores de inspección de turbina y paquete de las termoeléctricas-Turbo Gas Aeroderivativas se requieren € 0,17 millones.

Se necesitan € 7,51 millones para llevar a cabo la sección caliente y combustión (GG) de las termoeléctricas-Turbo Gas Aeroderivativas.

Las termoeléctricas-Turbo Gas Aeroderivativas precisan un trabajo generador de gases y turbina de potencia que tiene un costo estimado de € 12,04 millones.

El mantenimiento tipo A de las termoeléctricas Turbovapor se estima en € 86,00.

El mantenimiento tipo B para las termoeléctricas Turbovapor está calculado en € 43,00.

El mantenimiento tipo C para las termoeléctricas Turbovapor está previsto en € 14,47.

La rehabilitación de las termoeléctricas Turbovapor Industrial tendría un costo de € 172,00.

Los expertos y fuentes consultados dieron a conocer, además, que se requiere una fuerte inversión en repuestos, insumos y mantenimiento para rescatar o poner en mediano funcionamiento el parque termoeléctrico e hidroeléctrico del país que, en occidente, los andes, zona central, Guayana y otras zonas ronda casi los mil millones de euros —como apuntamos al principio— para el rescate de más de 12.000 MW de generación eléctrica en el país.

Veamos a continuación la situación en que se encuentran las principales plantas termoeléctricas de todo el país, de acuerdo a información recabada desde diferentes fuentes que tuvieron a bien revelarnos la verdadera y auténtica cara del Sistema Eléctrico Nacional en su componente termoeléctrico.

En la Región Central que comprende los estados Carabobo, Vargas y Miranda.

En Carabobo

Así, de las ocho plantas termoeléctricas que existen en la entidad carabobeña, solamente se encuentran disponibles dos, a saber, la Planta Termoeléctrica del Centro (Planta Centro) (PC-06) con una capacidad efectiva sin limitaciones de 600 MW, pero que requiere labores de mantenimiento tipo B, pues ya acumula 70.734 horas sin recibir este servicio. La otra planta que se encuentra disponible en esa entidad es la Planta Termoeléctrica Pedro Camejo (PPC-12), con una capacidad efectiva sin limitaciones de 150 MW y que necesita mantenimiento tipo A al acumular 51.135 horas sin servicio.

Indisponibles en Carabobo se encuentran:

Planta Termoeléctrica del Centro (Planta Centro) (PC-01) con capacidad para 400 MW, 10.617 horas acumuladas sin mantenimiento y que requiere mantenimiento tipo B.

Planta Termoeléctrica del Centro (Planta Centro) (PC-02) con capacidad de generación de 400 MW, 70.652 horas sin mantenimiento. Necesita mantenimiento tipo A.

Planta Termoeléctrica del Centro (Planta Centro) (PC-03), con capacidad de generación de 400 MW, 66.170 horas sin mantenimiento. Requiere mantenimiento tipo A.

Planta Termoeléctrica del Centro (Planta Centro) (PC-04), cuya capacidad de generación es de 400 MW, 70.734 horas sin mantenimiento. Necesita mantenimiento tipo A.

Planta Termoeléctrica del Centro (Planta Centro) (PC-05), con capacidad de 400 MW, que en la actualidad se encuentra en proceso de rehabilitación.
Planta Termoeléctrica Pedro Camejo (PPC-11), con capacidad de generación de 150 MW, que acumula 28.941 horas ausentes de mantenimiento. Necesita servicio tipo A.

En Vargas

De las diez plantas termoeléctricas del estado Vargas, solamente tres se encuentran disponibles, siendo estas la CGJJSB-Barcazas Bahía Tacoa (Josefa Rufina I, Margarita I) (JRI), con capacidad efectiva de generación sin limitaciones de 70 MW, la cual acumula 6.562 horas sin mantenimiento, requiriendo un servicio tipo B.

Igualmente está disponible la Planta CGJJSB-Barcazas Bahía Tacoa (Josefa Rufina, Margarita I) (MI), con capacidad de generación de 70 MW, la cual acumula 7.358 horas carente de mantenimiento y que requiere servicio tipo B.

También está disponible la Planta CGJJSB-Picure (PIC-04), con capacidad para generar 15 MW, la cual acumula 12.130 horas sin mantenimiento. Necesita servicio tipo A.

Indisponibles en Vargas están:

El Complejo Generador Termoeléctrico Josefa Joaquina Sánchez Bastidas (CGJJSB) (JJSB-05), con capacidad de generación de 50 MW, que acumula 9.351 horas sin que se le haya realizado mantenimiento y que requiere servicio tipo A.

Complejo Generador Termoeléctrico Josefa Joaquina Sánchez Bastidas (CGJJSB) (JJSB-06), con capacidad de generación de 50 MW, con 40.815 horas sin mantenimiento, que necesita servicio tipo A.

Complejo Generador Termoeléctrico Josefa Joaquina Sánchez Bastidas (CGJJSB) (JJSB-07), con capacidad de generación de 400 MW, 20.140 horas pasadas de mantenimiento (2 años). Requiere mantenimiento tipo A.

Complejo Generador Termoeléctrico Josefa Joaquina Sánchez Bastidas (CGJJSB) (JJSB-08), capacidad de generación de 400 MW, acumulando 26.239 horas carentes de mantenimiento. Necesita servicio tipo A.

Complejo Generador Termoeléctrico Josefa Joaquina Sánchez Bastidas (CGJJSB) (JJSB-09), capacidad de generación de 400 MW, 38.924 horas sin mantenimiento. Necesita servicio tipo A.

Planta CGJJSB-Picure (PIC-01), con capacidad de generación de 35 MW, con acumulación de 12.482 horas con total ausencia de manteniendo. Requiere servicio tipo B.

Planta CGJJSB-Picure (PIC-02), capacidad de generación de 35 MW, sin mantenimiento ya por 25.235 horas. Necesita mantenimiento tipo B.

Planta CGJJSB-Picure (PIC-04), capacidad de generación de 15 MW, con 12.130 sin mantenimiento. Requiere servicio tipo A.

En el estado Miranda

La situación en el estado Miranda, según el informe, indica que de trece plantas termoeléctricas, diez están disponibles. Siendo estas:
Complejo Generador Termocentro Planta India Urquía (El Sitio) (ES-01), con capacidad de generación de 72 MW, 4.413 horas sin mantenimiento. Requiere servicio tipo C.

Complejo Generador Termocentro Planta India Urquía (El Sitio) (ES-02), con capacidad para generar 150 MW, con 15.671 horas sin mantenimiento. Necesita servicio tipo B.

Complejo Generador Ternocentro Planta India Urquía (El Sitio) (ES-03), con capacidad generadora de 140 MW, con 11.475 horas sin mantenimiento. Requiere servicio tipo B.

Complejo Generador Ternocentro Planta India Urquía (El Sitio) (ES-05), capacidad de generación de 150 MW, acumula 19.621 horas con ausencia de mantenimiento. Requiere servicio tipo B.

Complejo Generador Ternocentro Planta India Urquía (El Sitio) (ES-06), con capacidad para 130 MW, acumula 7.859 sin mantenimiento. Requiere servicio tipo B.

Planta Termoeléctrica José María España (JME-10), con capacidad generadora de 85 MW. Acumula 22.200 horas sin mantenimiento. Requiere servicio tipo A.

Planta Termoeléctrica José María España (JME-11), con capacidad para generar 85 MW. Acumula 4.390 horas carentes de mantenimiento. Necesita servicio tipo A.

Planta Termoeléctrica José María España (JME-13), con capacidad para generar 85 MW y con 25.076 horas sin mantenimiento. Necesita servicio tipo A.

Complejo Generador Termoeléctrico Planta La Raisa (LR-600), con capacidad generadora de 75 MW. Lleva 15.783 horas sin mantenimiento. Necesita servicio tipo B.

Complejo Generador Termoeléctrico Planta La Raisa (LR-700), con capacidad para generar 75 MW. Acumula 10.397 horas sin mantenimiento. Requiere servicio tipo B.

Indisponibles están en Miranda:

Planta Termoeléctrica José María España (JME-09), con capacidad generadora de 85  MW,  acumula 18.329 horas sin mantenimiento. Requiere servicio tipo A.

Planta Termoeléctrica José María España (JME-12), con capacidad para generar 85 MW. Acumula ya 9.226 horas sin mantenimiento. Requiere servicio tipo A.

Complejo Generador Termoeléctrico Planta La Raisa (LR-400), con capacidad generadora de 35 MW. Acumula 5.791 horas sin mantenimiento. Requiere servicio tipo B.

Región Occidente

La Región Occidente comprende los estados Zulia, Falcón y Lara.
En el estado Zulia existen veinte plantas termoeléctricas, de las cuales sólo hay disponibles seis y catorce están indisponibles.

Disponibles están:

Complejo Termoeléctrico General Rafael Urdaneta-Planta Termozulia-Termozulia II (CTZ II) (TZ-04), con capacidad generadora de 150 MW. Acumula 12.116 horas carentes de mantenimiento. Requiere servicio tipo C.

Complejo Termoeléctrico General Rafael Urdaneta-Planta Termozulia-Termozulia II (CTZ II) (TZ-05), con capacidad de generación de 150 MW, con 15.913 horas sin mantenimiento. Requiere servicio tipo C.

Complejo Termoeléctrico General Rafael Urdaneta-Planta Termozulia-Termozulia II (CTZ II) (TZ-10), con capacidad para 85 MW. Acumula 19.831 horas sin mantenimiento. Requiere servicio tipo A.

Complejo Termoeléctrico General Rafael Urdaneta-Planta Termozulia-Termozulia II (CTZ II) (TZ-11), con capacidad de generación de 85 MW. Acumula 15.810 horas sin mantenimiento. Necesita servicio tipo B.

Complejo Termoeléctrico General Rafael Urdaneta-Planta Rafael Urdaneta (RU-24), con capacidad para generar 25 MW y con 10.693 horas sin mantenimiento. Requiere servicio tipo A.

Complejo Termoeléctrico General Rafael Urdaneta-Planta Rafael Urdaneta (RU-25), con capacidad para generar 15 MW. Ya acumula 9.470 horas sin mantenimiento. Necesita servicio tipo A.

Indisponibles están:

Planta Termoeléctrica Ramón Laguna (RL-13), con capacidad de generación de 90 MW, que ya acumula 19.515 horas sin mantenimiento. Hay que hacerle servicio tipo A.

Planta Termoeléctrica Ramón Laguna (RL-14), cuya capacidad es de 35 MW. Necesita mantenimiento tipo A.

Planta Termoeléctrica Ramón Laguna (RL-15), con capacidad para generar 165 MW, que acumula 5.549 horas sin mantenimiento. Requiere servicio tipo B.

Planta Termoeléctrica Ramón Laguna (RL-16), Tiene capacidad de generación de 165 MW y lleva 31.859 horas sin mantenimiento. Necesita servicio tipo A.

Planta Termoeléctrica Ramón Laguna (RL-17), con capacidad de generación de 110 MW y con 19.257 horas sin mantenimiento. Necesita servicio tipo A.

Complejo Termoeléctrico General Rafael Urdaneta-Planta Termozulia-Termozulia I (CTZ I) (TZ-01), con capacidad para generar 150 MW. Necesita mantenimiento tipo B.

Complejo Termoeléctrico General Rafael Urdaneta-Planta Termozulia-Termozulia I (CTZ I) (TZ-02), que tiene capacidad para generar 150 MW y lleva 5.772 horas sin recibir mantenimiento. Necesita servicio tipo A.

Complejo Termoeléctrico General Rafael Urdaneta-Planta Termozulia-Termozulia I (CTZ I) (TZ-03), con capacidad para 155 MW. Sin mantenimiento desde hace 24.349 horas. Necesita servicio tipo A.

Complejo Termoeléctrico General Rafael Urdaneta-Planta Termozulia-Termozulia III (CCTZ III) (TZ-07), con capacidad para generar 180 MW y con 7.886 horas sin mantenimiento. Requiere servicio tipo B.

Complejo Termoeléctrico General Rafael Urdaneta-Planta Termozulia-Termozulia III (CCTZ III) (TZ-08), con capacidad para 180 MW. Lleva 3.392 horas sin recibir mantenimiento. Necesita servicio tipo B.

Complejo Termoeléctrico General Rafael Urdaneta-Planta Rafael Urdaneta (RU20), con capacidad para 30 MW. Necesita mantenimiento tipo C/Correctivo.

Complejo Termoeléctrico General Rafael Urdaneta-Planta Rafael Urdaneta (RU-21), con capacidad de generación de 30 MW. Requiere mantenimiento tipo C/Correctivo.

Complejo Termoeléctrico General Rafael Urdaneta-Planta Rafael Urdaneta (RU-22). Capacidad de generación de 25 MW. Acumula 7.105 horas sin mantenimiento. Necesita servicio tipo A.

Complejo Termoeléctrico General Rafael Urdaneta-Planta Rafael Urdaneta (RU-23). Con capacidad de generar 25 MW. Con 199 horas sin recibir mantenimiento. Necesita servicio tipo A.

En Falcón

El estado Falcón posee tres plantas termoeléctricas, dos disponibles, una indisponible.

Las plantas disponibles son:

Planta Termoeléctrica Josefa Camejo (PTJC-01), con capacidad de generación de 150 MW. Acumula 9.427 sin mantenimiento. Requiere servicio tipo B.

Planta Termoeléctrica Josefa Camejo (PTJC-02), con capacidad de generación de 150 MW. Lleva 35.621 horas sin mantenimiento. Requiere servicio tipo A.

Indisponible:

Planta Termoeléctrica Josefa Camejo (PTJC-03), con capacidad para generar 150 MW. Acumula 33.573 horas sin mantenimiento. Requiere servicio tipo A.

En Lara

Lara cuenta con la Planta III Barquisimeto (PB-09), con capacidad para generar 35 MW. Se encuentra disponible. Acumula 2.740 horas sin mantenimiento. Requiere servicio tipo C.

Región Oriente

La región oriental está conformada por los estados Anzoátegui, Nueva Esparta y Sucre.

Así tenemos que en el estado Anzoátegui cuatro son las plantas termoeléctricas que existen de las cuales solamente está disponible una, a saber, la Planta Termoeléctrica Alfredo Salazar (Anaco) (PAS-02), con capacidad de generación de 65 MW. Acumula 23.791 horas sin mantenimiento y requiere servicio tipo A.

Las indisponibles son:

Planta Termoeléctrica Alfredo Salazar (Anaco) (PAS-01), con capacidad para generar 65 MW, que acumula 3.835 horas sin recibir mantenimiento. Necesita servicio tipo A.

Planta Termoeléctrica Alfredo Salazar (Anaco) (PAS-03), con capacidad para 65 MW. Lleva 2.444 sin mantenimiento. Necesita servicio tipo A.

Planta Termoeléctrica Alfredo Salazar (Anaco) (PAS-05), con capacidad de generación de 35 MW. Acumula 4.111 horas sin mantenimiento. Requiere servicio tipo A.

En Nueva Esparta

El estado Nueva Esparta cuenta con quince plantas termoeléctricas y de estas, solamente cuatro están disponibles.

Planta Termoeléctrica Luisa Cáceres de Arismendi (LCA-22), con capacidad para generar 25 MW. Lleva 17.404 horas sin recibir mantenimiento. Necesita servicio tipo A.

Planta Termoeléctrica Luisa Cáceres de Arismendi (LCA-31). La cual tiene capacidad para 15 MW. Acumula 5.414 horas sin mantenimiento. Requiere servicio tipo A.

Planta Termoeléctrica Luisa Cáceres de Arismendi (LCA-34), con capacidad para generar 15 MW. Lleva 7.510 sin mantenimiento y necesita servicio tipo A.

Planta Termoeléctrica Juan Bautista Arismendi (JBA-02), con capacidad para generar 75 MW. Tiene 35.736 horas sin mantenimiento, Requiere servicio tipo A.

Están indisponibles:

Planta Termoeléctrica Luisa Cáceres de Arismendi (LCA-03) con capacidad para generar 20 MW. Acumula 7.849 horas sin recibir mantenimiento. Necesita servicio tipo A.

Planta Termoeléctrica Luisa Cáceres de Arismendi (LCA-04), con capacidad para 20 MW. Lleva 11.759 horas sin mantenimiento. Necesita servicio tipo A.

Planta Termoeléctrica Luisa Cáceres de Arismendi (LCA-05), que tiene capacidad de 20 MW y lleva 17.635 horas sin mantenimiento. Necesita servicio tipo A.

Planta Termoeléctrica Luisa Cáceres de Arismendi (LCA-06), capacidad de 20 MW, sin mantenimiento desde hace 3.617 horas. Requiere servicio tipo A.

Planta Termoeléctrica Luisa Cáceres de Arismendi (LCA-07), capacidad de 20 MW, con 23.759 horas sin mantenimiento. Requiere servicio tipo A.

Planta Termoeléctrica Luisa Cáceres de Arismendi (LCA-08), con capacidad generación para 20 MW y que lleva 4.885 horas sin mantenimiento. Necesita mantenimiento tipo A.

Planta Termoeléctrica Luisa Cáceres de Arismendi (LCA-09), capacidad de 20 MW que tiene 13.456 horas sin mantenimiento. Necesita servicio tipo A.

Planta Termoeléctrica Luisa Cáceres de Arismendi (LCA-10), con capacidad para 35 MW, que lleva 11.294 horas sin mantenimiento. Requiere servicio tipo A.

Planta Termoeléctrica Luisa Cáceres de Arismendi (LCA-11), con capacidad de 35 MW. Tiene 9.829 horas sin mantenimiento. Necesita servicio tipo A.

Planta Termoeléctrica Luisa Cáceres de Arismendi (LCA-21), capacidad de 35 MW. Lleva 4.653 horas sin mantenimiento. Requiere servicio tipo A.

Planta Termoeléctrica Luisa Cáceres de Arismendi (LCA-32), capacidad de 15 MW. Lleva 7.226 horas sin mantenimiento. Necesita servicio tipo A.

Estado Sucre

El estado Sucre tiene disponibles las dos plantas termoeléctricas con las que cuenta.

Planta Termoeléctrica Antonio José de Sucre (Cumaná) (AJS-01), con capacidad de generación de 160 MW. Acumula 14.796 horas sin mantenimiento. Requiere servicio tipo B.

Planta Termoeléctrica Antonio José de Sucre (Cumaná) (AJS-02), con capacidad generadora de 160 MW. Lleva 13.402 horas sin mantenimiento. Necesita servicio tipo B:

Región Los Andes

Los estados Mérida y Táchira conforman la Región Los Andes, donde la primera de estas entidades cuenta con dos plantas termoeléctricas, una disponible y la otra indisponible.

La disponible es la Planta Termoeléctrica Don Luis Zambrano (El Vigía) (LZ-02), con capacidad de generación de 160 MW. Lleva 8.274 horas sin mantenimiento. Requiere servicio tipo B:

La indisponible es la Planta Termoeléctrica Don Luis Zambrano (El Vigía) (LZ-01), con capacidad de 160 MW. Acumula 12.668 horas sin mantenimiento. Necesita servicio tipo B.

En el estado Táchira

En el estado Táchira hay ocho plantas termoeléctricas, de las cuales solamente dos están disponibles. Ellas son:

Planta Táchira (PT-07), con capacidad de generación de 20 MW. Acumula 2.337 horas sin mantenimiento. Requiere servicio tipo B.

Planta Táchira (PT-14), con capacidad de generación de 20 MW. Lleva 11.073 horas sin mantenimiento y requiere servicio tipo A.
Indisponibles están:

Planta Táchira (PT-08), capacidad de 20 MW. Lleva 6.364 horas sin recibir mantenimiento. Requiere servicio tipo A.

Planta Táchira (PT-09), capacidad de 20 MW. Acumula 7.840 horas sin mantenimiento. Requiere servicio tipo A.

Planta Táchira (PT-10), capacidad de 20 MW. Lleva 2.447 horas sin mantenimiento y necesita servicio tipo A.

Planta Táchira (PT-13A), capacidad de generación de 15 MW. Lleva 937 horas sin mantenimiento. Requiere servicio tipo C.

Planta Táchira (PT-15), con capacidad para generar 70 MW. Lleva 15.342 horas sin mantenimiento y necesita servicio tipo A.

Planta Táchira (PT-3ª), capacidad generadora de 15 MW. Acumula 6.276 horas sin mantenimiento. Necesita servicio tipo B.

Región Los Llanos

El estado Barinas conforma la Región Los Llanos, en donde se ubican dos plantas termoeléctricas, una disponible y la otra indisponible.

La disponible es la Planta Termoeléctrica Termobarrancas (PDVSA) (TB-01), con capacidad de generación de 150 MW, que lleva 9.625 horas sin mantenimiento y requiere servicio tipo C.
La indisponible es la Planta Termoeléctrica Ezequiel Zamora (PDVSA) (PEZ-01), con capacidad de generación de 150 MW. Lleva 23.178 horas sin mantenimiento. Requiere servicio tipo B.

La casi obsolescencia del parque turbovapor

Asimismo, expertos consultados nos revelan que Venezuela presenta una casi total obsolescencia  del parque de generación que utiliza tecnología turbovapor.

Se trata de unidades que funcionan principalmente en los estados Vargas, Carabobo y Zulia con fueloil y gas y que ya cuentan con más de 30 años de servicio y cuya capacidad instalada es de 4.806 MW de los cuales sólo efectivamente se generan 420 MW.

Al respecto, la comisión mixta de la Asamblea Nacional que analizó la crisis eléctrica expresó en su informe final que para 2013 el SEN disponía de tres grandes centrales turbovapor, a saber, Tacoa con 1.546 MW, Planta Centro con 2.000 MW y Ramón Laguna con 660 MW, para un total de 4.206 MW, cuya disponibilidad era clave para lograr un despacho hidrotérmico equilibrado y seguro.

Se indica en el reporte del parlamento que las centrales turbo vapor existentes en el país se encontraba en dicha fecha en el orden del 30 por ciento, lo que significaba solamente un tercio de la energía de diseño de las centrales. Se advierte que esto revelaba la progresiva falta de atención en mantener operativas las centrales turbovapor.

El informe de la AN sostiene que la disponibilidad de energía en las centrales turbovapor bajó de 30 por ciento en 2013 a 28,6 por ciento en 2014 y 17 por ciento en 2015. “En 2016, a pesar de haber incorporado una nueva unidad de 600MW en Planta Centro, la disponibilidad de energía se encuentra en apenas en 12.88 por ciento. Es decir, en estos primeros seis meses sólo se han generado realmente 2260 GWh de los 17540 GWh teóricamente producibles representando una caída de 40 por ciento respecto al mismo período de 2015”.

La Comisión Mixta de la Asamblea Nacional consideró que la “drástica caída en la disponibilidad de generación térmica a vapor se explica en el abandono de las rutinas de mantenimiento preventivo y correctivo de las centrales existentes. Esta peligrosa decisión operativa coloca en riesgo la estabilidad del sistema cuya responsabilidad descansa ahora en la disponibilidad de algunas decenas de pequeñas unidades de generación pero con requerimientos de mantenimiento superiores a los requeridos por las centrales turbovapor de gran tamaño. En este caso, las economías de escala requeridas mantener en funcionamiento 7.000 MW en pequeñas unidades a gas/diesel se hacen mucho más exigentes que las que se requerirían para mantener en funcionamiento las tres grandes centrales turbovapor existentes en el país, que lamentablemente se encuentran inoperativas y sin un plan de recuperación en el horizonte”.

 Citas

[1] Dongfang Electric Machinery Co. Ltd. http://spanish.dfem.com.cn/

[2] Corpoelec. “Proceso de licitación para la modernización de las unidades de Guri culminó satisfactoriamente”. 14 de agosto de 2014. http://www.corpoelec.gob.ve/noticias/proceso-de-licitaci%C3%B3n-para-la-modernizaci%C3%B3n-de-las-unidades-de-guri-culmin%C3%B3-satisfactoriame

El legado petrolero de Hugo Chávez Frías por Gustavo Coronel – La Patilla – 2 de Octubre 2018

Un grafitti dice “Fuerza Pueblo” con la silueta roja de Hugo Chávez en  Barinas, Venezuela Junio 12, 2017 | REUTERS/Carlos Eduardo Ramirez

Durante el período 1999-2018 Venezuela ha sido material y espiritualmente destruida por un gobierno liderado, primero, por el fallecido Hugo Chávez Frías y, a partir de 2013, por Nicolás Maduro Moros.

Trabajo Especial de Gustavo Coronel | Geólogo, exdirector de Pdvsa

Agonizante en 2012 Chávez impuso al país a Maduro, quien ha acelerado el proceso de destrucción nacional comenzado por Chávez. Durante estos casi veinte años de régimen abiertamente dictatorial Venezuela ha experimentado cambios dramáticos, casi todos negativos:

1- Ha pasado de una tasa de inflación de 35% en 1999 a 14.000% en 2018
2- El Producto Interno Bruto experimentará este año una caída del 15% mientras el promedio en América Latina es de un aumento del 2-3%
3- El 70% de las empresas existentes en 1999 han cerrado sus puertas
4- Existe una crisis política, social y económica que ha colocado al país en el foso del progreso en la región latinoamericana.
5- La corrupción del régimen es de una magnitud nunca antes vista en el país
6- Unos dos millones de ciudadanos se han ido de Venezuela, en su mayoría miembros de la clase media, los mejor educados.
7- Desde el régimen se ejercen el abuso de poder, la represión a la disidencia y la ineptitud en las funciones de gobierno.
8- Venezuela ha sido transformada en un satélite político de la Cuba castrista, a la cual el régimen chavista le transfiere alrededor de 4000 millones de dólares al año, en dinero efectivo o petróleo.

Este escrito describe el proceso de destrucción que Hugo Chávez llevó a cabo en la industria petrolera venezolana, su trágico legado petrolero.

I. LA INDUSTRIA PETROLERA VENEZOLANA ANTES DE LA LLEGADA DE HUGO CHÁVEZ AL PODER

En 1999, cuando Hugo Chávez fue elegido presidente de Venezuela, la industria petrolera venezolana tenía casi 30 años de haber sido “nacionalizada”. Realmente nunca hubo una verdadera nacionalización sino una estatización de la industria, ya que el monopolio de la actividad fue a manos de una empresa 100% propiedad del estado, prohibiéndose a empresas petroleras privadas venezolanas como Mito Juan y Talón continuar llevando a cabo sus actividades. Durante estos treinta años PDVSA se mantuvo operando de manera razonablemente eficiente, aunque con el correr del tiempo el mundo político comenzó a intervenirla de manera progresiva. En la década de 1990 estudios hechos por empresas consultoras para PDVSA ya mostraban que PDVSA tenía exceso de personal y que su comportamiento y resultados operacionales y financieros eran inferiores a los de las grandes empresas transnacionales.

Sin embargo, sus aportes al país durante estos treinta años fueron positivos. Con excepción de un caso de espionaje industrial en donde un pequeño grupo de empleados de comercialización internacional de la empresa Maraven (Caso de los Petro Espías) se apropiaron indebidamente de dinero de la empresa, caso denunciado en su momento, la industria petrolera venezolana estuvo esencialmente exenta de escándalos de corrupción como los que han abundado en este siglo bajo el régimen chavista.

II. HUGO CHÁVEZ LLEGA A LA PRESIDENCIA

Al llegar a la presidencia en 1999 Hugo Chávez dijo que, en primer lugar, “resolvería los problemas políticos”, para luego encargarse de los asuntos económicos y sociales. Esta fue una curiosa manera de establecer prioridades, ya que es imposible separar lo político de lo económico y de lo social. En todo caso ello lo llevó, en un inicio, a designar a un tecnócrata de la industria petrolera, Roberto Mandini, como nuevo presidente de PDVSA. Esta designación apuntaba en la dirección correcta, ya que Mandini era un gerente probado de muchos años de experiencia en el sector petrolero. Sin embargo, Chávez le colocó al lado un “comisario político”, un ex-empleado de la empresa de bajo nivel, llamado Héctor Ciavaldini, quien había sido despedido de PDVSA por incompetente y la había demandado en búsqueda de dinero. La misión de Ciavaldini era la de informar a Chávez sobre Mandini.

Mandini no estaba acostumbrado a trabajar en estas condiciones. Su descontento con esta situación se incrementó rápidamente. A los pocos meses fue a Miraflores a hablar con Chávez y le exigió la remoción de Ciavaldini. Pensaba Mandini que Chávez apreciaría la diferencia entre un espía ignorante, Ciavaldini, y un gerente de primera línea como él.

Mandini se equivocó. El despedido fue él. Al tomar esta decisión Hugo Chávez dio el primer paso firme hacia la destrucción de Petróleos de Venezuela. Héctor Ciavaldini fue nombrado presidente de la empresa excediendo – con su pobre labor – las peores expectativas sobre su calidad gerencial. Comenzó, por instrucciones de Chávez, una cacería de brujas en contra de los gerentes profesionales de la empresa no afectos al nuevo gobierno y se involucró en una arrogante batalla en contra del sindicato petrolero con motivo del nuevo contrato colectivo.

En adición a sus abusos y desaciertos Ciavaldini continuó su demanda en contra de la empresa, lo cual representó algo nunca visto antes. ¡Una empresa demandada por su presidente!

Chávez se dio cuenta de la incompetencia de Ciavaldini y lo destituyó, nombrando en su lugar a un General del Ejército, Guaicaipuro Lameda, quien era un competente hombre de finanzas. Lameda visitó La Habana y tuvo una larguísima entrevista con Fidel Castro, dándose cuenta de que Chávez había caído bajo la tutela intelectual de Castro. A su regreso Lameda se convenció de que la única manera de mantener eficiente a PDVSA era con el concurso de la gerencia profesional. De manera progresiva se puso al lado de esa gerencia y en contra de los deseos de Chávez de manejarla políticamente. Chávez lo destituyó y Lameda se enteró de esta destitución en la radio, mientras manejaba su auto por Caracas.

III. LOS CUATRO PASOS EN LA DESTRUCCIÓN DE PETRÓLEOS DE VENEZUELA

Control político: el primer paso en la destrucción de PDVSA

Al despedir a Guaicaipuro Lameda Hugo Chávez tomó una decisión que generaría su salida de la presidencia, al menos por breve tiempo. Nombró presidente de la empresa a un profesor marxista de la Universidad del Zulia llamado Gastón Parra. Parra era un estudioso de los aspectos financieros y legales de la industria petrolera pero carecía de conocimientos sobre los aspectos gerenciales y operacionales de la industria petrolera y de experiencia en el plano internacional. Consideraba a los gerentes profesionales como vendidos al imperialismo estadounidense y sus escritos estaban llenos de críticas hacia la industria petrolera venezolana. En un discurso pronunciado en Enero 2004 Hugo Chávez admitió, con cínico orgullo, que este nombramiento había sido hecho por él para provocar una rebelión en PDVSA y poder llegar a controlarla políticamente.

Este nombramiento de Gastón Parra provocó una reacción de los empleados de PDVSA, la llamada Gente del Petróleo. Esta reacción desencadenó una movilización general de la población, culminando en una gigantesca marcha en Caracas, en la cual unos 700.000 venezolanos marcharon hacia el centro de Caracas. Chávez ordenó la represión de los manifestantes, quienes fueron agredidos a disparos desde el sector llamado Puente Llaguno. Igualmente Chávez ordenó al ejército salir a la calle con tanques y armas largas. El ejército se negó a cumplir esas órdenes y le pidió la renuncia. En la madrugada del 12 de Abril, 2002, el general Lucas Rincón (hoy embajador del régimen en Portugal) dijo a los venezolanos que la Fuerza Armada le había pedido la renuncia a Chávez y que este había aceptado el pedido. En un contragolpe militar días después el general Raúl Baduel restituyó a Chávez en la presidencia.

Chávez regresó a la presidencia decidido a tomar el control político de PDVSA, ahora con la excusa de la insubordinación de los empleados. Procedió a despedir a unos 22000 técnicos y gerentes de la empresa, decisión que condenó a la empresa a operar con una nómina progresivamente incapaz. La consecuencia de esta decisión fue no solo la caída en la calidad técnica y gerencial de la empresa sino la pretensión de remplazar calidad con cantidad. Hoy en día PDVSA tiene unos 160.000 empleados, casi cinco veces más de los que tenía en 1999.

El cambio en la Misión de PDVSA: segundo paso en su destrucción

Al regresar al poder, después de su breve expulsión, Hugo Chávez remplazó a Gastón Parra por Ali Rodríguez Araque, uno de sus cómplices de mayor confianza y le dio instrucciones que marcaron el segundo paso en el camino de la destrucción de la empresa. Le ordenó que cambiase la Misión de la empresa, de empresa petrolera a empresa social Desde 2002 hasta 2004 Rodríguez actuó para llevar a cabo esta orden. PDVSA pasó de ser una empresa que producía petróleo y gas para su venta a ser una empresa que construía casas, que financiaba programas sociales, que importaba comida y otras actividades no relacionadas con su misión original. Uno de los resultados inmediatos de este cambio fue el incremento de la nómina y otro, peor aún, fue el rápido incremento de la corrupción. La conversión de una empresa comercial en una empresa social es, de manera inevitable, una sentencia de muerte. Durante su presidencia de PDVSA Ali Rodríguez Araque puso los activos y equipos de la empresa a la libre disposición del gobierno de Chávez, lo cual dio origen a la híper-corrupción que se desarrolló a partir de su presidencia.

Ministro de Energía y Petróleo se convierte en presidente de PDVSA: el tercer paso en su destrucción

Cuando Rafael Ramírez, el ministro de Energía y Petróleo fue nombrado, simultáneamente, Presidente de PDVSA, se perdió toda posibilidad de mantener controles financieros y operacionales en la empresa. La misma persona se convirtió en supervisor y supervisado. Este es un pecado capital en la gerencia de cualquier empresa, la cual debe tener contrapesos institucionales. Estos contrapesos se perdieron con la llegada de Ramírez a PDVSA. Esta intolerable dualidad iba a durar unos diez años, desde 2004 hasta 2014. Durante este período se abrieron todas las compuertas de la corrupción. Ramírez manejaba la empresa como cómplice directo de Hugo Chávez. El ingreso petrolero que debía ingresar al país vía el Banco Central de Venezuela fue desviado, en gran parte hacia fondos financieros sin transparencia alguna, como es el caso de FONDEN. La empresa se comenzó a endeudar en gran escala para financiar las campañas políticas de Chávez. De una deuda de unos $3000 millones en 2001 PDVSA pasó a tener una deuda no menor de unos $80.000 millones en 2014, ya que se confiscaron numerosas empresas de servicios petroleros sin pagar indemnización, se emitieron bonos en dólares por un valor de unos $50.000 millones y se recibieron préstamos cuantiosos de Chevron, Schlumberger y de los gobiernos de Rusia, Japón y, particularmente, de China. Las finanzas de PDVSA se debilitaron de tal manera que el Banco Central de Venezuela comenzó a imprimir dinero inorgánico para inyectarle bolívares a PDVSA, una deuda interna que equivale hoy a unos $50.000 millones adicionales y que nunca va a ser pagada por la empresa.

Durante la presidencia de Rafael Ramírez el Director de Exploración y Producción fue Eulogio del Pino, quien luego lo remplazaría en la presidencia en 2014. Estos dos personajes actuaron sin controles para otorgar contratos multimillonarios a empresas sin credenciales. Ambos están bajo investigación de híper-corrupción. Del Pino está preso en Venezuela y Ramírez está perseguido por la justicia internacional. Los casos de presunta corrupción más notorios, los cuales no han sido debidamente investigados durante este período de Ramírez-Del Pino incluyen:

– Contratación de la gabarra Aban Pearl a una empresa intermediaria, a un sobreprecio de unos $350.000 diarios. Esta contratación arrojó pérdidas a la Nación por unos $300 millones

– Contratación de Gabarras de Perforación a la empresa PetroSaudí, una empresa corrupta, la cual le dio a PDVSA dos gabarras viejas a un grosero sobreprecio. Este contrato dio pérdidas a PDVSA por más de $1000 millones

– Adquisición de turbinas y otros equipos generadores de electricidad a la empresa Derwick Associates, a sobreprecios que han sido estimados en unos $1500 millones

-Contratación directa de tanqueros al empresario Wilmer Ruperti, luego demandado por la misma PDVSA, por falsificar su nombre en contrataciones con una empresa Rusa. Inexplicablemente Ruperti es aún contratista de PDVSA y ha financiado la defensa de los narco-sobrinos de Cilia Flores, condenados en Nueva York por contrabando de drogas

– Fraudes de contratación con Bariven, por parte de Roberto Rincón y asociados en Houston, con montos defraudados que se estiman en más de $1000 millones. Hay una media docena de gerentes de PDVSA presos en USA por este fraude, además de Roberto Rincón y su socio

– Lavado de dólares por parte de ex-empleados del Ministerio a cargo de Ramírez y de familiares del ministro, en bancos de Andorra y España. Hay gente presa en Venezuela y en España, incluyendo a Nervis Villalobos, ex-viceministro en el ministerio de Ramírez y Diego Salazar, primo hermano de Ramírez, además de los hermanos Luongo, del mismo grupo. Las sumas mencionadas por las informaciones de prensa montan a unos $4.000 millones de dólares

– Fraude relacionado con ventas de petróleo venezolano a través de empresas comercializadoras en conspiración con empresas venezolanas y empleados de PDVSA, por montos que se estiman en unos $10.000 millones. Este fraude ha sido objeto de una demanda en curso en el estado de Florida y ocurrió durante toda la presidencia de Ramírez y ocurre todavía

– El inmenso fraude de PDVAL, en el cual se importaron miles de toneladas de alimentos ya en mal estado y se enterraron cerca de los puertos venezolanos. Este fraude le costó a la Nación miles de millones de dólares y nadie ha sido castigado, ni siquiera investigado debidamente

– El saqueo del Fondo de Pensiones de los empleados de PDVSA, en el cual se perdieron unos $500 millones, sin que ello haya sido debidamente manejado por la empresa.

– El contrabando en gran escala de hidrocarburos a países limítrofes, manejado por presuntos cómplices de Ramírez y/o del Pino, tales como José Luis Paradas y su prima Gladys.

Un informe de la Asamblea Nacional de Venezuela responsabiliza a Rafael Ramírez por la pérdida para la Nación de unos $11000 millones, gigantesca suma con la cual Venezuela hubiera podido hacer tareas constructivas en favor de sus ciudadanos. En su momento el ilegítimo Tribunal Supremo de Justicia venezolano, hoy bajo la presidencia de un asesino, prohibió cualquiera investigación en contra de Ramírez, quien anda libre todavía. La mayoría de los contratistas corruptos de PDVSA arriba mencionados no han sido llevados a la justicia y viven a todo lujo en USA o en Europa.

Control de PDVSA por el sector militar: cuarto paso en su destrucción

Una vez despedido Rafael Ramírez de la presidencia de PDVSA el sucesor de Chávez, Nicolás Maduro, nombró a Eulogio del Pino como nuevo presidente de la empresa, quien se mantuvo allí desde 2014 hasta 2017. Como hemos dicho arriba, del Pino era un cómplice de Ramírez. A pesar de tener mucha mejor formación académica, su formación ética no era mejor. Durante su paso por la presidencia de la empresa cometió, al menos, dos grandes crímenes en contra de la Nación: (1), le dio entrada a la empresa a los militares, ignorantes en materia petrolera, quienes han logrado contratos de servicios petroleros a través de una empresa fantasma llamada CAMIMPEG; y (2), estructuró un absurdo sistema de planificación corporativa en base al cual se involucraba a miles de obreros en la elaboración de un demagógico Plan Corporativo, el cual estaba línea con el grotesco Plan de la Patria, documento politiquero y cursi creado por Chávez para “guiar” las políticas del Estado. Este sistema de “planificación” llevó a los obreros a pensar que ellos eran los nuevos gerentes, lo cual ha incrementado el caos gerencial de la organización. En especial la entrada de los militares a controlar la empresa ha sido el golpe de gracia para PDVSA. Maduro nombró presidente a un general de la Guardia Nacional, Manuel Quevedo, completamente ignorante en materia petrolera y permitió la entrada al sector de una empresa militar llamada CAMIMPEG, sin experiencia alguna en el sector, la cual se ocupa de servir de intermediaria entre PDVSA y empresas de servicios de experiencia, con el fin de obtener una parte de los beneficios de los contratos. Esta intermediación simplemente ha representado una manera más de saquear a PDVSA.

IV. LOS RESULTADOS DE LAS POLÍTICAS PETROLERAS DEL CHAVISMO

Las consecuencias de las destructivas políticas petroleras impuestas por Hugo Chávez y por su sucesor, Nicolás Maduro, están a la vista y pueden resumirse de la siguiente manera (cifras aproximadas):

 

 

 

Estas cifras, aunque aproximadas, reflejan la realidad del colapso sufrido por PDVSA durante los 20 años bajo el régimen chavista. Pero las cifras solo nos dan parte de la historia. El centro de investigación, INTEVEP, ha prácticamente desaparecido. El centro de Entrenamiento Empresarial, el cual llegó a ser reconocido a nivel regional, ya no existe. Los accidentes industriales se han multiplicado. En 2012 una gran tragedia en la refinería de Amuay cobró 50 vidas y fue producto de falta de mantenimiento, por lo cual las empresas aseguradoras rehusaron pagar los daños. Los derrames petroleros también se han multiplicado y han contaminado ríos importantes, como el rio Neverí en el oriente de Venezuela. Las deudas de la empresa y su creciente incapacidad de pago le han restado credibilidad y prestigio internacional a la empresa. Sus tanqueros son capturados en puertos extranjeros por acreedores que exigen su pago. En la OPEP, Venezuela carece de la influencia que tuvo en el siglo pasado y las cifras de producción que utiliza la organización son diferentes a las que envía el régimen, el cual carece de credibilidad en el seno de la organización.

Toda esta tragedia ha sido causada por la política petrolera impuesta por Hugo Chávez, la cual se basó en dos componentes principales: (a), Total control estatal del negocio y (b), Utilización de los ingresos petroleros venezolanos como arma política doméstica e internacional.

(a) Control total del negocio

Aunque el control estatal ha sido una constante de la política petrolera venezolana durante los últimos 50 años, Hugo Chávez la llevó a extremos populistas y demagógicos, más que nacionalistas, que resultaron ser especialmente negativos para el país. En efecto, Chávez hostigó de tal manera a las empresas transnacionales que las más importantes se fueron del país, incluyendo Shell, British Petroleum, ExxonMobil, y ConocoPhilips, las cuales habían sido protagonistas del desarrollo de la Faja del Orinoco y factores fundamentales en la construcción de plantas especiales de mejoramiento del petróleo extra pesado en esa región. Al salir estas empresas se paralizó ese desarrollo. Durante el régimen chavista no se ha construido ninguna otra planta de mejoramiento para ese petróleo y, como consecuencia, Venezuela se ve obligada a importar petróleo liviano para mezclarlo con el petróleo pesado de la faja del Orinoco, a costos excesivos. En realidad, hasta esa actividad está paralizada porque PDVSA no tiene dinero para pagar por la importación.

Para agravar aún más la situación Chávez procedió a invitar a Venezuela, como remplazo de las empresas de experiencia, a un grupo de empresas de países ideológicamente afines, es decir, Rusia, China, Vietnam y Cuba. Ninguna de estas empresas tenía la misma tecnología o solidez financiera o gerencial de las que se habían ausentado. Ello provocó el estancamiento del desarrollo de la Faja del Orinoco, área que contiene significativas reservas de petróleo pesado que no se han desarrollado debidamente en los últimos 20 años. La relación entre estas empresas extranjeras y el régimen chavista ha sido tan insatisfactoria que algunas de ellas también se han ido del país, incluyendo a PetroVietnam. Hoy en día la inversión petrolera extranjera en Venezuela esencialmente ha desaparecido, ya que las empresas foráneas en la Faja y en otras áreas petroleras se mantienen a la expectativa, en vista de la inestable situación política y financiera existente en el país y a las caóticas actuaciones del nuevo presidente de PDVSA, General Manuel Quevedo. Más aún, estas empresas pidieron en Abril de este año al régimen que despida al general Quevedo por incompetente.

(b) utilización del ingreso petrolero venezolano como arma política doméstica e internacional

El tutelaje ideológico ejercido por Fidel Castro sobre Hugo Chávez llevó a la utilización del cuantioso ingreso petrolero venezolano para comprar lealtades políticas en la región latinoamericana y en todo el mundo para “la revolución bolivariana”, nombre que contaminó la figura del libertador Simón Bolívar. En el plano doméstico el ingreso petrolero no fue debidamente utilizado para la estructuración de programas de educación, de salud y de infraestructura que pudieran sacar a los venezolanos de la pobreza sino en la estructuración de una política de dádivas y limosnas diseñada para mantener a los pobres venezolanos con algún dinero en el bolsillo, a cambio de su lealtad política al régimen. Miles de millones de dólares fueron utilizados en financiar las llamadas “Misiones”, la cuales daban a los venezolanos pobres un pescado al día sin enseñarlos a pescar. Aunque es imposible saber cuánto dinero fue malgastado y robado en estas actividades populistas, no creo exagerado decir que sobrepasó los $200.000 millones. Estamos hablando del llamado gasto social entre 2005 y 2014, etapa durante la cual entraron a Venezuela no menos de unos $500.000 millones de ingresos petroleros.

Pero si la corrupción imperante en el plano doméstico fue horrorosa no es menos cierto que en plano internacional fue muy cuantiosa. Para comenzar, Hugo Chávez transfirió a Cuba petróleo subsidiado, prácticamente, por valor de unos $50.000 millones entre los años 2003-2012. Otros $15.000 millones de subsidio fueron a los pequeños países del Caribe y de Centro América, también en forma de subsidios. Chávez hizo promesas y dio dinero para la construcción o modernización de hasta 17 refinerías en todo el mundo, en Brasil, Nicaragua, Cuba, Jamaica, Siria y hasta las islas Fiji. Dio dinero a Irán, a Bielorrusia, a Hezbollah, a Uruguay, a la Argentina de los Kirchner, a las FARC, todo en base a acuerdos políticos. Dio contratos corruptos a Odebrecht, en complicidad con Lula da Silva. Financió, con dinero petrolero venezolano, las campañas presidenciales de Ollanta Humala en Perú, Daniel Ortega en Nicaragua, Frente Farabundo Martí en El Salvador, Andrés López Obrador en México, Rafael Correa en Ecuador, Cristina Fernández de Kirchner en Argentina y, sobre todo, Evo Morales en Bolivia. En total, unos $150.000 millones de dinero venezolano fueron a financiar los locos proyectos geopolíticos de Hugo Chávez en todo el mundo.

Hugo Chávez fue culpable de despilfarrar o de permitir el robo por sus amigos de una suma cercana a los $450.000 millones de dinero venezolano. El resto del dinero fue utilizado en proyectos y programas sociales que nunca dieron frutos, excepto la creación de una estructura de corrupción doméstica y transnacional.

Hoy en día la población venezolana es más pobre que cuando Hugo Chávez llegó al poder

V. CONCLUSIÓN

El trágico incremento de la pobreza en Venezuela es inexplicable ya que las presidencias de Chávez y Maduro obtuvieron ingresos totales que sobrepasan $1.3 millones de millones. Un país que obtenga esta magnitud de ingresos, con una población de 30 millones debería ser una tacita de plata. Pero Venezuela es hoy un país miserable, con una población hambrienta, enferma, desconsolada, sufriendo los abusos de un régimen cruel, inepto y corrupto.

El legado de Hugo Chávez ha sido uno de muerte, corrupción, enfermedad y destrucción material y espiritual. Quienes llevaron a cabo sus órdenes en el sector petrolero, fueron sus cómplices y deberán ir a la cárcel: Héctor Ciavaldini, Ali Rodríguez Araque, Rafael Ramírez, Asdrúbal Chávez, Eulogio del Pino, Nelson Martínez, Manuel Quevedo, las directivas de Petróleos de Venezuela desde 2004 en adelante, gerentes y empleados involucrados en la híper-corrupción imperante en la empresa. Son centenares de bandidos que deben ser castigados por la justicia. La mayoría de ellos andan libres, disfrutando de sus dineros mal habidos. Por ello es que la justicia deberá prevalecer.

Por qué si no hay justicia, habrá revancha.


REFERENCIAS

  1.  Para una amplia discusión de estos índices, ver: “1981-2015, Una Memoria Ciudadana”, Gustavo Coronel, Amazon Books, 2018
  2.  Detalles del proceso nacionalizador y post-nacionalizador de la industria petrolera venezolana pueden encontrarse en “The Nationalization of the Venezuelan Oil Industry”, Gustavo Coronel, Lexington Books, 1993, 1994
  3.  Ver: http://lasarmasdecoronel.blogspot.com/2017/10/la-tragica-involucion-de-la-gerencia-en.html
    La trágica involución de la gerencia en PDVSA: de Alfonzo …

    lasarmasdecoronel.blogspot.com

    La crisis gerencial en PDVSA estalló en 2002, cuando el difunto nombró a Gastón Parra presidente de la empresa petrolera. Parra, a quien conocí muy bien, era un profesor universitario dotado de una estrecha visión de la industria petrolera, totalmente apegado a una visión marxista de la economía, quien apenas habría visto un pozo petrolero en fotografías.

  4.  Detalles en: http://lasarmasdecoronel.blogspot.com/2009/12/pdvsa-en-2002-violacion-protestas.html y video de su discurso:https://www.youtube.com/watch?v=DhKxPNmewA0
    LAS ARMAS DE CORONEL: PDVSA en 2002: violación, protestas …

    lasarmasdecoronel.blogspot.com

    El 15 de Enero de 2004 Hugo Chávez presentó ante la Asamblea Nacional su versión de lo ocurrido en PDVSA durante 2002 y 2003. Hablando con un acento pomposo, mezcla de Fidel Castro y Joselo, el dictador dijo esencialmente que el 2003 “les había traído el regalo de PDVSA”.

    UD. LO VIO – CHAVEZ: “GENERAMOS EL PARO PETROLERO”

    www.youtube.com

    CHAVEZ: “LAS CRISIS SON NECESARIAS Y HAY QUE GENERARLAS…

  5.  La historia de estos acontecimientos es narrada en sumo detalle en: “The Silence and the Scorpion:, Brian Nelson, Nation Books, NYC, 2009
  6.  “Un futuro para Venezuela”, Revista SIC, Junio 17, 2005, http://revistasic.gumilla.org/2015/un-futuro-para-pdvsa/
    Un futuro para Pdvsa | Revista SIC – Centro Gumilla

    revistasic.gumilla.org

    José R. Medina. Han pasado ya más de diez años desde que el Gobierno tomó el control absoluto de la industria petrolera y decidió cambiar la misión y visión de dicha empresa; alineándola con el modelo país que el difunto presidente Chávez instauró en Venezuela.

  7.  Información del diario El Nacional: http://www.el-nacional.com/noticias/politica/saab-implica-rafael-ramirez-corrupcion-millardos-dolares_217146 ; http://www.reportero24.com/2014/04/25/gustavo-coronel-carta-a-rafael-ramirez-2/ y Wall Street Journal:https://www.wsj.com/articles/u-s-investigates-venezuelan-oil-giant-1445478342
    GUSTAVO CORONEL: Carta a Rafaél Ramírez | Reportero24

    www.reportero24.com

    “Que lástima que no exista la prisión perpetua…”. Sr. Ramírez: Deseo hablarle con la mayor seriedad y sentido de responsabilidad, indignado ante los desafueros que ustedes han cometido en estos pasados 15 años.

  8.  Ver Caracas Chronicles, Julio 2012 https://www.caracaschronicles.com/2012/07/18/the-aban-pearl-stew/
  9.  Ver: http://www.sarawakreport.org/2017/01/petrosaudis-1mdb-financed-venezuelan-adventure-and-the-money-it-didnt-make/
  10.     INFODIO, el blog de Alek Boyd tiene múltiples detalles sobre  corrupción en los contratos de Derwick Associates, ver:http://infodio.com/240518/francisco/dagostino/elemento/bribes/pdvsa/derwick
  11. http://www.recivex.org/ens-2006-11-27-EN.pdf ; http://resistenciabucarecaracas.blogspot.com/2007/12/gobierno-ruso-demanda-wilmer-ruperti.html
  12. http://elestimulo.com/elinteres/como-roberto-rincon-estafo-1-000-millones-a-pdvsa/ ; http://fcpa.stanford.edu/enforcement-action.html?id=588
    Foreign Corrupt Practices Act: Enforcement Action

    fcpa.stanford.edu

    Roberto Enrique Rincon-Fernandez (“Rincon”) was a resident of Texas who controlled, together with others, a number of closely held companies, which were used to secure contracts with Petroleos de Venezuela, S.A. (“PDVSA”), the state-owned and state-controlled oil company in Venezuela.

    ¿Cómo Roberto Rincón estafó $1.000 millones a Pdvsa?

    elestimulo.com

    El proceso de los Estados Unidos de América contra el millonario venezolano Roberto Enrique Rincón Fernández por fraude y sobornos por al menos 1.000 millones de dólares de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) da nuevas pistas sobre la corrupción en los gobiernos chavistas, e involucra sin nombrarlos a ejecutivos de la estatal, según las actas del caso.

  13. https://www.diariolasamericas.com/america-latina/andorra-investiga-35-exaltos-cargos-pdvsa-corrupcion-n4147702 ; https://elpais.com/internacional/2018/04/06/actualidad/1523042786_132646.html
    Andorra investiga a 35 personas por el saqueo de PDVSA

    elpais.com

    Un juzgado indaga la estructura de la petrolera venezolana por un desfalco de 2.000 millones

    Andorra investiga a 35 exaltos cargos de PDVSA por …

    www.diariolasamericas.com

    Una jueza de Andorra remitió a Venezuela una lista con los nombres de 35 personas a quienes está investigando el pequeño país europeo en una causa sobre una trama de corrupción que involucra …

  14. “Rebosan las cloacas de petróleos de Venezuela”, http://lasarmasdecoronel.blogspot.com/2018/03/rebosan-las-cloacas-de-petroleos-de.html
    LAS ARMAS DE CORONEL: REBOSAN LAS CLOACAS DE PETRÓLEOS DE …

    lasarmasdecoronel.blogspot.com

    Hace unas horas salió a la luz un nuevo saqueo de petróleos de Venezuela, algo de una magnitud sin precedentes, aún mayor que las notas estructuradas, que la Faja del Orinoco, que los bolichicos de Derwick Associates que las gabarras de Petrosaudí y Aban Pearl o los tanqueros de Ruperti.

Informe Estado de Derecho y Derechos Humanos en Venezuela – CIDH/OEA – Diciembre 2017

COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS

Institucionalidad democrática, Estado de derecho y derechos humanos en Venezuela

INFORME DE PAÍS

Para leer el Informe completo abrir el siguiente enlace:

Venezuela2018-es (1)

Empresa “ficticia” usada en esquema de corrupción está vinculada al empresario Raúl Gorrín por Maibort Petit – Venezuela Política – 27 de Julio 2018

El empresario Raúl Gorrín, sería el conspirador número 7 en un supuesto esquema de corrupción, según el cual, empresarios y funcionarios vinculados al régimen de Nicolás Maduro habrían lavado cerca de UDS 1.200 millones obtenidos fraudulentamente a través del régimen cambiario venezolano. Documentos prueban que el mencionado abogado actúo como representante de la empresa ficticia usada por Francisco Convit y los otros demandados para justificar una transacción por unos USD 600 millones de dólares con una empresa estadounidense, revelan documentos.
El 23 de julio de 2018, el gobierno de los Estados Unidos acusó a empresarios venezolanos y de otras nacionalidades, en conjunto con exfuncionarios del gobierno venezolano, de enriquecerse al beneficiarse del enorme diferencial que existe entre la tasa de cambio oficial y la del mercado negro, lo cual les permitió amasar fortunas que la fiscalía estadounidense estima en miles de millones de dólares.
Uno de los principales acusados de la trama de corrupción es el venezolano, Francisco Convit Guruceaga, conocido como “bolichico” y quien forma parte de la cuestionada contratista del estado venezolano, Derwick Associates, señalada de haber logrado contratos con millonarios sobreprecios millonarios en el sector de energía venezolano.
Junto a Convit Gurucea, en los documentos del tribunal aparecen los nombres de varios acusados y se menciona la existencia otros co-conspiradores no identificados. Dice que los CONSPIRADORES 1 – 9 son algunos de los miembros adicionales no acusados de la conspiración junto con otros. CONSPIRADORES 1 – 9 incluyen otros funcionarios anteriores de PDVSA, personas asociadas con CONVIT, miembros informados de los “boliburgues” y lavadores profesionales de dinero de terceros”. Entre los demandados, se encuentra un ciudadano alemán, arrestado el martes en el Aeropuerto Internacional de Miami, Matthias Krull posee residencia legal panameña y es banquero en Suiza, dicen los reportes.

El segundo demandado es Gustavo Adolfo Hernández Frieri, un  ciudadano colombo-estadounidense arrestado en Italia el 25 de julio de 2018, acusado de usar sus empresas financieras con sede en Miami, Global Security Advisors y Global Strategic Investments, para lavar dinero a través de inversiones falsas en fondos mutuales.

En este caso también fueron acusados los exfuncionarios Abraham Edgardo Ortega, exdirector ejecutivo de finanzas de la petrolera estatal, Petróleos de Venezuela, S.A., PDVSA, y el abogado Carmelo Urdaneta Aqui, exasesor legal del Ministerio de Petróleo y Minería de Venezuela. Vale destacar que la investigación de esta demanda se produjo a lo largo de dos años y, según las alegaciones, la conspiración se extendió entre 2014 y 2016, tiempo en el cual el Ministerio de Petróleo e Hidrocarburos contó con tres ministros, a saber: Rafael Ramírez (2013-2014); Asdrúbal Chávez (2014-2015) y Eulogio del Pino (2015-2016).
Otro acusado es el banquero uruguayo Marcelo Federico Gutiérrez Acosta y Lara.
La demanda asegura que los acusados acumularon millones de dólares beneficiándose del uso del tipo de cambio preferencial otorgado solo a personas allegadas al régimen chavista.
La llamada “Operación Fuga de Dinero” devela la existencia de una conspiración internacional para lavar fondos de PDVSA a través de Miami y de varias organizaciones internacionales de lavado de dinero, dicen los documentos del tribunal.

“Específicamente, las investigaciones revelaron el uso de propiedades inmobiliarias de Miami y esquemas sofisticados de inversiones falsas para lavar cientos de millones de dólares estadounidenses”, señala la acusación.
Entre los datos aportados se destaca el hecho diferencial entre el tipo de cambio preferencial oficial y el tipo de cambio real, adquirido en el mercado negro, el cual era de diez a uno en el 2014, lo que en esencia permitía adquirir USD 100 millones pagando sólo USD 10 millones, refieren uno de los documentos.
La demanda señala que los acusados trataron de hacer uso de un empresario identificado en los documentos como Fuente Confidencial (CS, en inglés) para que les ayudara a lavar una porción de los fondos malversados en el esquema de corrupción.
La operación duplicó el monto a USD 1.200 millones en mayo del 2015, asegura la acusación, a la vez que señala que en un principio el informante acordó realizar negocios con los demandados y que su rol era comprar dólares a muy buen precio y luego venderlos a sus clientes en Venezuela.
Los papeles de la corte dicen que el informante ejecutó varias operaciones de esta naturaleza que equivalían a decenas de millones de dólares, que obtuvo inicialmente en euros.
No obstante, las operaciones empezaron a tener problemas cuando los acusados de realizar la conspiración no entregaron los soportes debidos para justificar el origen de los fondos ante las autoridades federales encargadas de velar por la transparencia del sistema financiero internacional. Asimismo, señala que en una ocasión, los demandados presentaron documentos falsos.
En la demanda aparece información relacionada con un encuentro que sostuvo el CS en las oficinas de  Francisco Convit en Caracas cuando el ahora informante del gobierno estadounidense diera a conocer a los acusados que no podía continuar operando en esas circunstancias.
Dice que en esa reunión, el principal acusado Francisco Convit junto a Urdaneta, Amparan y el informante, discutieron los pormenores de las operaciones, y destaca que Convit tenía una pistola en la mesa y que había llevado al lugar un pastor alemán con un collar eléctrico. “Convit tenía el control remoto del collar y comentó que él no siempre podía controlar al perro”, dice la demanda.
El informante aseguró en su testimonio que el día de ese encuentro, había mucha seguridad en la oficina y que el ambiente era intimidatorio por parte de Convit, según los papeles de la corte.
CS empezó a grabar sus conversaciones con los acusados para evidenciar las operaciones fraudulentas y que servirán de evidencia en el tribunal.
Un documento ficticio
 
La acusación dice que uno de los documentos que el principal acusado de la operación, Francisco Convit, entregó al informante CS para justificar la transacción fraudulenta de dinero entre un banco europeo y las empresas de los demandados, fue un contrato ficticio, en formato PDF, de una compañía de Hong Kong, llamada Eaton Global Services Limited.
Según records del año 2015,  Eaton Global Services Limited está ubicada en Suite 2405, Progress Commercial Building 9, Irving Street, Causeway Bay, Hong Kong.
Documentos en nuestro poder, refieren que el representante de Eaton Global Services Limited es el empresario venezolano Raúl Gorrín, quien aparece como co-conspirador en este caso. El abogado, revelan los documentos, ha usado la firma para realizar transacciones de compra-venta en Caracas e, inclusive, para realizar pagos por servicios publicitarios a empresas ubicadas en el estado de la Florida, realizando para ello transferencias a bancos norteamericanos, entre ellos la entidad financiera comunitaria US Century Bank, fundada en Miami (El Doral), Florida, el 28 de octubre de 2002.
En otro documento se establece un vínculo entre la mencionada empresa y el empresario coacusado. La evidencia es un boleto de compraventa de “una embarcación usada tipo lancha, marca Intermarine, serial  ITV 02621-gasa, equipada con dos motores fuera de borda, color blanco, de 10,70 MTS de eslora, 2,75 manga”.
Señala el documento que “La venta se estableció en un monto de USD 100.000,00, el cual se pagó en dos partes. El día de la venta el comprador pagó USD 45.450,00 por concepto de seña y el saldo USD 54.550,00 que se abonarían en la fecha el que nuevo dueño tomara posesión del bien adquirido”. El documento fue firmado en Caracas el 27 de julio de 2015.
En referencia de la empresa en la demanda legal interpuesta por la fiscalía del Distrito Sur de la Florida, se señala que el día del encuentro en Caracas, “Convit envió al CS un documento (PDF) para justificar la transferencia entre la Institución Financiera Europea 1 y la confianza de la CS. Convit había enviado un contrato falso firmado entre una compañía ficticia de Hong Kong, Eaton Global Services Limited, y la empresa el CS, con una firma falsificada en nombre del administrador fiduciario del CS.
Dice el documento que CS advirtió que “nunca antes había visto este contrato”. El contrato de empresa conjunta falsa, con fecha del 17 de diciembre de 2014, contemplaba una operación ficticia por 600 millones de dólares realizado por las empresas conjuntas, es decir entre Eaton Global y la empresa de CS; el supuesto negocio de la empresa conjunta fue la fabricación de los préstamos a PDVSA.
El 9 de febrero de 2015, el CS le dijo a Convit que el contrato de empresa conjunta falsa que pretendían usar Convit y Urdaneta como documentación para las transacciones con su empresa norteamericana, era un contrato falso y que no debía ser utilizado ni proporcionado a cualquier banco.
El CS también solicitó los contratos de intercambio subyacentes originales y Convit respondió que Urdaneta tenía copias físicas y  que las entregaría. Días después en Venezuela, Urdaneta entregó personalmente a CS  los documentos  y le explicó que los documentos fueron entregados por el  “CONSPIRADOR 1”, un exfuncionario de PDVSA.
Estos documentos, que CS proporcionó a las autoridades federales en Miami, revelan la fuente de los fondos de PDVSA y la naturaleza del plan que el gobierno estadounidense denominó Operación Fuga de Dinero.

Reactor El Palito, vendido como chatarra, generaría ganancias mil millonarias a sus nuevos dueños por Maibor Petit – Venezuela al Día – 30 de Julio 2018

el-palito-1.jpg
Nueva información, recibida a raíz de la publicación de la primera versión de esta nota, señala que el mencionado reactor fue reemplazado hace unos 10 años a pesar de estar en perfectas condiciones para su uso. El equipo fue sustituido por el proyecto PICC, que iba ser ejecutado en 2003 pero fue terminado con un atraso de un quinquenio en 2008. Luego de ser desincorporado, el catalizador estuvo abandonado frente al edificio administrativo de PDVSA.
Posteriormente, fue vendido fraudulentamente como chatarra y ahora se asegura que el comprador final, que supuestamente está en Repúblia Dominicana, evalúa si dicha unidad será repotenciada (lo cual es absolutamente posible) y entregada a la refinería Refidomsa PDV como inversión, o desmantelada para vender por separado las toneladas de platino que están en su interior. Esta última opción permitiría lograr millones de dólares en ganancias.
Asimismo, uno de los señalados como presunto asociados de los contratistas de esta trama, niega su asociación y explica que nada tiene que ver con las empresas y los negocios bajo escrutinio. He aquí las actualizaciones de esta historia.
 Aun cuando existen normas expresas que lo prohíben, en la Refinería El Palito procedieron a la desincorporación de un reactor, que fue vendido como chatarra a la empresa mercantil Recuperadora de Materiales Platinum C.A., operación con la que violaron un decreto de la Presidencia de la República que prohíbe la exportación de materiales estratégicos. Una venta que se hizo por 25 millones de bolívares pero que podría significar ganancias milmillonarias en dólares para sus beneficiarios y, lo peor, escondería un fraude en razón de que el aparato en cuestión se encuentra realmente operativo.

Aun cuando existen normas expresas que lo prohíben, en la Refinería El Palito procedieron a la desincorporación de un reactor FCC, que fue vendido como chatarra a la empresa mercantil Recuperadora de Materiales Platinum C.A., operación con la que violaron un decreto de la Presidencia de la República que prohíbe la exportación de materiales estratégicos. Una venta que se hizo por 25 millones de bolívares pero que podría significar ganancias milmillonarias en dólares para sus beneficiarios y, lo peor, escondería un fraude en razón de que el aparato en cuestión se encuentra realmente operativo.

El reactor FCC es un recipiente grande donde ocurre el craqueo de los residuos pasados de otras unidades para producir gasolina y tiene en su interior toneladas de platino que es el material que se usa como catalizador. De acuerdo a una información suministrada por una fuente interna, que pidió mantenerse en el anonimato, “El reactor objeto de la venta fraudulenta fue reemplazado por un proyecto que se llamó en su momento PICC, cuya ejecución se suponía estaba prevista concluirse para el 2003 pero fue terminado en el 2008”.

el-palito-2.jpg

El experto señala que el reactor FCC es de alta metalurgia y podría ser utilizado con algunas modificaciones en otra refinería. No obstante, advierte que “esos sobrantes pudieron ser desincorporados y vendidos buscando el mejor negocio para el dueño original (Petróleos de Venezuela S.A) . En este caso no parece ser así”.

Agrega además que en “PDVSA puede haber cientos de casos similares de equipos y tubería nuevos o usados que pueda estar siendo negociados bajo el mismo esquema. Lamentablemente, en estos momentos nadie controla nada la empresa estatal”.

Ganancias millonarias para el dueño final

Paralela a la explicación ofrecida por al citada fuente, quien trabajó en la planta para el momento de la desincorporación del equipo, otro informante consultado revela que “el reactor será supuestamente trasladado a República Dominicana para ser entregado al nuevo dueño, que aún no ha decidido si lo repotenciará para colocarlo en la refinería Refidomsa PDV, o mejor aún, se desmantelará para venderlo “pero no como chatarra como el níquel, cobre, acero Monel, refractario,sino como algo más valioso como lo son las casi 40 toneladas de platino, (que es el material usado como catalizador) y cuyo costo en el mercado en euros es de 23.292,15 € por kilogramo, con lo cual podría generar más de USD 900.000.000,00 en ganancias”.

La toma de decisiones

Los encargados de tomar decisiones en el complejo refinador de Petróleos de Venezuela S.A., tenían conocimiento de la normativa toda vez que existe una circular del SENIAT identificada bajo el Nº 000070, de fecha 17 de abril de 2018, dirigida a los gerentes de aduanas, en la cual se hace referencia al Decreto Nº 2.795 de fecha 30 de marzo de 2017, publicado en Gaceta Oficial Nº 41.125[1], de la misma fecha, en el que el Presidente de la República establece restricción para la exportación de los materiales estratégicos, entre los que se mencionan residuos sólidos de aluminio, cobre, hierro, bronce, acero, níquel, y demás metales comunes o chatarra ferrosa en cualquier condición.

Asimismo, la Providencia Administrativa Nº 002-2012, publicada en la Gaceta Oficial Nº 40.042[2], de fecha 2 de noviembre de 2012, establece que, previa autorización de la “Comisión de Enajenación de Bienes Públicos, corresponde a la Superintendencia de Bienes Públicos (SUDEBIP), ordenar el remate, venta, donación o destrucción de los bienes propiedad de la República cuya administración le corresponda”, reza en su artículo 1.

Del mismo modo, el artículo 2 de la providencia indica que “la enajenación de los Bienes Públicos bajo la modalidad de venta o permuta, salvo las excepciones de Ley, deberá realizarse mediante un proceso de Oferta Pública a cargo del Comité de Licitaciones del órgano o ente que enajenará el bien”.

Por otra parte, la Gaceta Nº 40.042 que publica la Providencia N° 003-2012[3], establece que para la enajenación de los Bienes propiedad del Sector Público Nacional regulados por la Ley Orgánica de Bienes Públicos, deberá contarse igualmente con la autorización previa de la Comisión de Enajenación de Bienes Públicos, debido a que dicha comisión determinará el precio que servirá de base para la enajenación de dichos bienes.

Agrega que el precio que servirá de base para la enajenación de los Bienes Públicos adscritos a los órganos y entes que conforman el Sector Público Nacional, será determinado por la Comisión de Enajenación de Bienes Públicos.

La revelación fue proporcionada por fuentes ligadas al caso, que aseguran que el reactor, cuyo peso es de 300 toneladas, fue vendido a la empresa mercantil Recuperadora de Materiales Platinum C.A. La negociación fue constatada oficialmente, ya que la misma quedó registrada en la Notaría Pública Cuadragésima Primera de Caracas, del Municipio Libertador, Nº 41, Tomo 27, Folios 130 al 133, de fecha 13 de abril de 2018, en la que Bassem Xavier Jammoul Hajali y David José Márquez Lovera, titulares de las cédulas de identidad Nº V- 18.290.6110 y V-11.742.747 y los Registros de Información Fiscal (RIF) J-18290611-1 y J-11742747-8, respectivamente, estamparon sus firmas en representación de la compañía compradora.

Jammoul Hajali y Márquez Lovera constituyeron la empresa Comercializadora de Metales Gold Main C.A., la cual se encuentra inscrita en el Registro Mercantil Séptimo del Distrito Capital, en fecha 16 de mayo de 2018, anotada bajo el Nº 71, Tomo 32-A. En la operación del registro se coloca el reactor como el capital de la empresa, afirma las fuentes consultadas.

El plan, agregan nuestros informantes, es desmantelar el reactor y exportarlo para venderlo en una alta cantidad de dólares en complicidad con algunos funcionarios.

Oficialmente, Recuperadora de Materiales Platinum C.A., registrada en el Registro Mercantil Primero del Estado Guárico, bajo el Nº 352-8764, Tomo 44-A PRO, Nº 16, del año 2017. RIF J-41056306-0, está representada por Eligio Molina Sandoval, C.I. V-10.740.505. Los récords oficiales revelan que la empresa habría comprado el reactor mediante documento de asignación emitido por la Gerencia de Comercialización de Recuvensa de PDVSA Industrial S.A., suscrito por su representante, José Villalobos. El referido documento, emitido por la petrolera y que sirvió para materializar la operación, está identificado con el Nº PDVSA-RECV-217-023 REF: 0018-2017-PIN-REC-A-OC, de fecha 15 de diciembre de 2017, el cual se encuentra en la sede de la Planta de Petróleos de Venezuela PDVSA de la Refinería El Palito, Municipio Puerto Cabello, Población El Palito, Estado Carabobo.El precio de la venta fue de Bs. 25.000.000, como señalamos al principio.

No es chatarra

 

El objeto de discusión de la operación no estaría centrada en la venta de materiales estratégicas a pesar de estar expresamente prohibido por todas las disposiciones legales antes señaladas que prohíben la comercialización de bienes públicos, sino en el hecho de que existe una denuncia que advierte de que el referido reactor no sería desmantelado, ni convertido chatarra, sino en que presumiblemente el aparato se encuentra operativo y sería sacado de Venezuela en perfecto estado de funcionamiento, asegura la denuncia.

Es de alertar que en el documento de asignación emitido por la Gerencia de Comercialización de Recuvensa de PDVSA Industrial S.A., la petrolera se compromete al desmantelamiento del reactor y a obtener los permisos necesarios, de lo contrario devolvería los Bs. 25.000.000 y Bs. 200.000.000 como indemnización.

Tal desmantelamiento —de acuerdo a la denuncia— estaría muy lejos de concretarse. Las fuentes señalan que  “David Márquez Lovera y Bassem Xavier Jammoul Hajaly estarían en conversaciones con Humberto José Requena Marcovitch, para concretar la venta del reactor por una suma mil millonaria en dólares”.

Requena Marcovitch es propietario de la constructora Maniobras Civiles C.A., empresa contratista del Estado que realizó varias obras en el estado Carabobo durante el mandato de Francisco Ameliach. Igualmente, posee empresas en Orlando y Miami donde tiene negocios desde 2012. En Orlando es dueño de Maniobras Civiles INC en la cual se encuentra asociado a las siguientes personas: Marcelo Tunoni, Carlos Marcovitch, Rolando Quintero, Carlos Sequera, José G. Pérez, Lohannis Carrillo.

La empresas y los responsables están vinculadas con las direcciones que aparecen a continuación:

Requena Marcovitch aparece como propietario de otras cuatro empresas que por ahora están inactivas, a saber:
Materiales Terreos C.A. Inc (2011); Rkg Designs, Inc.(2012); Maniobras Civiles, Inc. (2011) y Avamusa Commodities LLC (2013); CHPM Development 1 INC, (2,3,4)  en asociación con Marcelo Marcial Tutoni, Carlos Marcovitch, Rolando Quintero, y otros.  Las últimas cuatro corporaciones pasaron al estatus de inactivas voluntariamente en 2013.
palito-3.jpg
Tutoni, a su vez,  representa a la empresa AMK Construcciones C.A. registrada por ante el Registro Mercantil III, de la Circunscripción Judicial del Distrito Capital y Estado Miranda, en fecha 10 de junio de 1999, bajo el Nº 08, tomo 11-A Pro; modificados sus Estatutos Sociales en fecha 22 de abril de 2008, bajo el Nº 79, Tomo 7-A Pro. Esta firma es concesionaria en la explotación de minas de oro en el estado Bolívar.
Una de las fuentes citadas, vinculada al caso, dice que Tunoni está vinculado con el oficial del Ejército, Said Aurelio Cabrera Abraham, con quien mantendría supuestamente negocios ilícitos y una relación de prestanombre. Cabrera ha sido señalado de supuestamente hacer uso incorrecto de las divisas otorgadas por Cencoex.  Cabrera Abraham aparece asociado con Rafael Ernesto Reiter Muñoz en una empresa creada en  Panamá el 15 de octubre de 2014 denominada Inversiones RC 58 INC, bajo el registro 846641y el número de compañía 846641S.
palito-4.jpg
palito-5.jpg
El portal Poderopedia informó que el coronel el ejército Cabrera Abraham tiene otra empresa que funciona en Caracas llamada Plymouth Overseas Limited, registrada en el RNC, donde aparece como inhabilitada para contratar con el Estado. Además, esta tiene su propio portal web, en el que se relata que la compañía presta servicios tecnológicos en el área de consultoría, seguridad de datos y diseño de redes.

Pedro Antar no es socio de Marcelo y Marcial Tutoni

En la primera versión de esta nota periodística basada en una denuncia en nuestro poder se hace mención a Pedro Antar como supuesto socio de Marcelo Marcial Tutoni un relacionado a Humberto José Requena Marcovitchen en una trama de empresas que estarían involucradas en hechos irregulares. Específicamente, la información por nosotros emitida dice que “El otro socio relacionado es Pedro Antar, acusado de fraude por ser el responsable de mantener una red de exportaciones ficticias entre Venezuela y Ecuador que le permitió millonarias ganancias a través de dólares preferenciales otorgados por Cadivi y el Sucre, sistema de compensación de pagos creado por los países del Alba”.

Apegados a la ética procedemos a publicar la versión sobre este hecho ofrecida por Antar, quien aseguró en una comunicación enviada a nuestro correo que su persona no tiene participación alguna en la trama de corrupción denunciada en la nota publicada el 30 de julio de 2018 en estas páginas y afirmar que, por el contrario fue víctima de un fraude que lo involucró en esta situación.

Sobre lo afirmado en esa primera versión de la información, Antar sostiene lo siguiente:

“Mi dirección de casilla postal quien (sic) existe bajo mi nombre por mas de 20 años fue utilizada sin mi consentimiento ni autorizacion (sic) por El representante de la Empresa INVERSIONES SILTOR 2009 Pedro Silva quien conozco (sic) hace mas de diez años”.

En tal sentido, Pedro Antar explica que:

“Según Publicación de el (sic) periódico el universo en Ecuador (sic) quien inicio esa investigación y luego de entrevistarme y someter a mi esa pruebas se determino (sic) y está (sic) publicado correctamente que esa Empresa cometió un fraude y abuso de utilizar mi dirección de casilla postal como referencia en la transferencia que ellos enviaron a su misma cuenta en USA pero es imposible que un dinero enviado a su banco via transferencia bancaria llegue a mi casilla”.

Se refería Pedro Antar a una investigación desarrollada por el diario El Universo (Ecuador), El Nuevo Herald (Miami) y Armando.Info (Caracas), en la que Pedro Emilio Silva Conde valiéndose del Sistema Único de Compensación Regional (Sucre), había establecido un mecanismo de legitimación de capitales que en Ecuador se conoció como el caso Escastel, una empresa de Quito que “exportaba maquinarias y verduras con precios sobrevalorados a Venezuela”, refiere una nota aparecida en el medio de comunicación ecuatoriano.

Esa misma información de El Universo señalaba que “Silva recibió también $ 2 millones de Escastell y otra compañía de Tulcán que también fue investigada. Los recibió en una cuenta a nombre de la empresa estadounidense Inversiones Siltor 2009. Para realizar esos giros se consignó como dirección una casilla postal en Miami, cuyo titular es el abogado Pedro Antar. Este aseguró que no conocía sobre esas transacciones y que Silva lo había hecho a sus espaldas”[9].

Antar nos remite una comunicación de Mónica Almeida, directora del El Universo, en la que la periodista reproduce una publicación en la se da fe de las aclaratorias de Antar sobre el caso que lo involucraba y en la que este asegura que había sido víctima de un fraude por parte de Silva.

Asimismo, Pedro Antar nos envía una comunicación de la empresa Brickell Mail, fechada el 24 de abril de 2015, en la que el representante de la misma, Jorge Baez, deja constancia de que Pedro Antar ha sido cliente de Brickell Mail Receiving, Inc. desde el 31 de agosto de 1999 y donde certifica que él (Antar) es el único propietario de la dirección 444 Brickell Avenue, Suite 51-448 Miami, FI 33131.

Pedro Antar nos formula una segunda aclaratoria con respecto al siguiente párrafo aparecido en nuestra publicación y en el que él aparece referenciado junto a empresas de su propiedad:

“En estos momentos, Pedro Antar posee tres empresas activa en Miami, Florida bajo las siguientes denominaciones: Von Suckow Trade Group, Inc (creada en 2008); FS Property Holding LLC (activa desde 2013) y Rocawell Corporation (2012). También aparecen en los récords las siguientes firmas inactivas Energreen S A Corp (2012), Sysco Wireless Corp. (2000); Red Bud Bay, Inc. (2006); Hypermedia Systems Corp (2006) y Gsl Limited Group Inc. (2012)”.

Al respecto, Pedro Antar señala que:

“Las empresas que nombran en su artículo (sic) son 100$ mías (sic) y no tienen ningún tipo de sociedad con las personas que nombran en el artículo (sic) más que ellos son clientes míos y no socios, los cuales están demandados en las corte de justicia en Miami-Dade por incumplimiento de contrato y que esas demandas reposan en el archivo online del Miami Dade Court donde pueden acceder libremente”.

Un informe sobre el reactor

Según la data registrada, el caso de venta fraudulenta del reactor formó parte de un informe que se entregó al Ministerio del Poder Popular de Petróleo.

Las evidencias a las que se hace referencia en esta nota son parte de una serie de documentos entregados a las autoridades federales de los Estados Unidos.

A %d blogueros les gusta esto: