elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos en la Categoría: Informes

Víctimas de torturas en Venezuela aumentaron 500% en los primeros nueve meses de 2019

Provea señaló que la Dgcim y el Cicpc encabezan la lista de dependencias que refleja el ascenso del terrorismo de Estado en el país

Dgcim

En los primeros 9 meses de 2019 se registró un aumento de 508% en los casos de víctimas de torturas en Venezuela por parte de los organismos de seguridad del Estado.

El  Programa Venezolano de Educación-Acción en Derechos Humanos reveló la cifra en un informe sobre las violaciones de derechos humanos registradas entre enero y septiembre de este año.

La Dirección General de Contrainteligencia Militar y el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas encabezan la lista de dependencias que refleja el ascenso del terrorismo de Estado en Venezuela.

Los casos ocurridos hasta los momentos superan sustancialmente los registrados en 2018, cuando el programa reportó un total de 109 personas afectadas por torturas.

En los primeros 9 meses de 2019 se denunciaron 34 casos de torturas, que incluyeron 554 víctimas individualizadas.

Es el registro más alto documentado por Provea en 31 años de monitoreo del derecho a la integridad personal en el país, señaló el informe.

El número pudiera ser mayor

Provea, no obstante, presume que el número de agraviados pudiera superar la cifra que maneja debido a factores como la opacidad oficial, las dificultades para el monitoreo y el temor para denunciar.

Señaló la ONG que 98,55% (546) de las víctimas individualizadas fueron hombres, y 0,90% (5) mujeres. En el restante 0,54% (3) de los aquejados no pudo identificarse el género.

Provea precisó que las edades de las víctimas oscilaron entre los 18 y los 50 años de edad.

Agregó que la mayoría de las lesiones infligidas a estas personas consistieron en golpes, culatazos, descargas eléctricas, crucifixión, patadas e insultos.

Del total de las víctimas reportadas entre enero y septiembre, 408 fueron privados de libertad por delitos comunes, 124 militares detenidos por supuesta conspiración contra Nicolás Maduro y 22 civiles detenidos por razones políticas.

La tortura en Venezuela se convirtió en una práctica generalizada y sistemática que se comete a diario en la mayoría de las cárceles y centros de detención, denunció Provea.

Aseguró que el régimen de Maduro institucionalizó la tortura y ahora forma parte del repertorio represivo que emplean las autoridades.

La organización también expuso que la violencia institucional es empleada en comunidades pobres y cárceles del país como un mecanismo de control social.

Víctimas de torturas en Venezuela
Infografía: Provea

¿Qué proyecta Ecoanalítica para el dólar, la inflación y el PIB? por Víctor Salmerón – ProDaVinci – 5 de Noviembre 2019

Los directores de Ecoanalítica, Pedro Palma y Asdrúbal Oliveros, quienes presentaron sus proyecciones en el foro organizado por la firma para evaluar las perspectivas en el corto y mediano plazo, pintan un escenario donde el PIB sigue recortándose de manera relevante, la inflación se desacelera pero continúa en un rango muy elevado y la cotización del dólar fluctúa de acuerdo a la magnitud del gasto del Gobierno.

Asdrúbal Oliveros explica que tras el recorte del crédito bancario por el alza del encaje y la reciente indexación de los préstamos comerciales, los bolívares que impulsan la cotización del dólar provienen del gasto público; por lo tanto, existen dos escenarios para el corto plazo: uno donde el tipo de cambio finaliza este año en un rango de entre 40.000 y 45.000 bolívares por dólar, y otro donde alcanza un rango de entre 90.000 y 96.000 bolívares por dólar.

“En el primer escenario, el Gobierno contiene la inyección de bolívares a la economía; y en el segundo, la dosis de gasto público es mayor. Este es el dilema que tiene que resolver la administración de Nicolás Maduro en las próximas semanas”, dice Asdrúbal Oliveros.

Entre los aspectos a considerar en este escenario, destaca que PDVSA aún no ha cancelado 60% de la deuda que tiene con sus proveedores y que la administración pública no ha ejecutado 56% de lo previsto para inversión, dos variables que podrían traducirse en una mayor inyección de gasto.

No obstante, el Gobierno podría disminuir el impacto de una mayor inyección de gasto si aumenta el encaje bancario, incrementa la venta de euros en efectivo y cancela a proveedores con oro y criptomonedas, dos modalidades que ha comenzado a utilizar: “La capacidad de adaptación no es solo del sector privado”, recuerda Asdrúbal Oliveros.

La sobrevaluación

La cotización del dólar ha aumentado en 2019, pero a un ritmo más lento que el experimentado por el precio de los bienes y servicios como alimentos, transporte o electrodomésticos. Este desequilibrio ha derivado en la sobrevaluación del tipo de cambio o, dicho de otra manera: el dólar está artificialmente barato.

“El tipo de cambio de equilibrio, es decir, el valor que debería tener el dólar en este momento para que el producto local sea tan competitivo como el importado, es de 90.414 bolívares y está en torno a 20.000 bolívares. Esto nos explica el auge de los bodegones”, dice Asdrúbal Oliveros.

Profundiza en el tema de la sobrevaluación y agrega que “como el ritmo al que sube el dólar es menor al que se incrementa el precio del resto de las cosas, ahora se necesitan más dólares para comprar lo mismo: para comprar lo que comprabas en enero de este año con 100 dólares al cierre de octubre necesitas 300”.

Las proyecciones de Ecoanalítica contemplan que este año ingresarán al país 3.500 millones de dólares por concepto de remesas y en 2020 unos 4.000 millones.

Avanza el dólar

Un estudio realizado por Ecoanalítica entre el 10 y el 15 de octubre en siete ciudades (Maracaibo, Barquisimeto, Lecherías, Valencia, Puerto Ordaz, Caracas y Maracay) muestra cómo avanza el uso del dólar como medio de pago.

El estudio evaluó 12.600 transacciones en 136 establecimientos comerciales para el pago de seis rubros y determinó que 53,8% de las transacciones se realizaron en dólares, mediante efectivo y transferencias.

La proporción del uso del dólar varía en cada ciudad: en Maracaibo 86%, Barquisimeto 59,6%, Lecherías 59%, Valencia 51,1%, Puerto Ordaz 49%, Caracas 49,5% y Maracay 42%.

Los seis rubros evaluados fueron electrodomésticos, electrónica, alimentos, repuestos, cuidado personal, ropa y calzado.

Inflación y recesión

Pedro Palma explica que la medición de la variación de precios que realiza Ecoanalítica cada semana indica que la inflación se ha desacelerado de manera importante: de una variación en torno a 2.000.000% en 2018, se espera que este año se ubique en 18.500%.

“El problema se ha mitigado, pero está muy lejos de solucionarse. La desaceleración obedece fundamentalmente a que el Gobierno disminuyó la creación de dinero para financiar gasto público, adoptó una política monetaria muy restrictiva al punto que actualmente los bancos solo pueden prestar 80 céntimos de cada bolívar que tienen en depósitos. El crédito prácticamente se ha paralizado y esto incide en el consumo y la demanda agregada”, dice Pedro Palma.

“Otro factor a tomar en cuenta es que ha mejorado la recaudación tributaria porque se ha obligado a las empresas a pagar impuestos por las ventas brutas”, destaca Pedro Palma.

Si bien estas medidas han ayudado a desacelerar la inflación, han acabado con los disparadores del crecimiento: gasto, crédito y consumo, lo que apunta a una profundización de la recesión que comenzó en 2014.

La proyección de Ecoanalítica es que este año el PIB sufra una contracción de 39,1%, donde el PIB petrolero cae 25,2% y el no petrolero 44,3%.

El próximo año

Para 2020, la firma considera que el país se moverá en un escenario con baja probabilidad de un cambio político, reducción de la economía, de las empresas y los negocios; mayor peso de la economía ilegal, mayores niveles de dolarización transaccional y ajuste en los servicios.

La perspectiva es una nueva caída del PIB de 10,8%, inflación de 3.014% y un precio promedio de la cesta petrolera venezolana en torno a 55,7 dólares el barril. El tipo de cambio paralelo cerraría el próximo año en 1.328.395 bolívares por dólar y el oficial en 1.315.111 bolívares por dólar, si es que la depreciación de la moneda es igual a la inflación.

Entorno político

Félix Seijas, director de la consultora Delphos, presentó los resultados obtenidos en la encuesta realizada en septiembre de este año.

Entre los resultados relevantes, destacó que la intención de voto ante unas eventuales elecciones presidenciales se ubica en 57,9% para la oposición y 14,6% para el PSUV, mientras que 14% afirma que no votaría por ninguno de los dos bandos, 11,8% no sabe y 1,6% indica que no votaría.

Ante la interrogante de si Juan Guaidó debe convocar a unas elecciones parlamentarias en 2020, el 62,7% de la población responde de manera afirmativa, 16,3% que no debe hacerlo, 12,9% que quizás sí y 8% que quizás no.

Ante la interrogante: ¿Qué es lo mejor para el bien del país? 8,1% contesta que Nicolás Maduro continúe en el poder, 10,6% que surja alguien que rescate las ideas de Chávez, 35,2% que Guaidó tome definitivamente el poder, 38% que surja otro líder opositor, 5% ninguna de las anteriores, y 3,1% no sabe.

No obstante, Félix Seijas destacó que ha comenzado a disminuir el nivel de confianza en que Juan Guaidó pueda producir resultados concretos de cambio.

“En general la gente tiene buen concepto de Juan Guaidó como persona, pero el deseo predominante es que se apure. Las bases del apoyo han comenzado a debilitarse, por eso el poder de convocatoria es menor, vemos desarticulación de la presión social y gana terreno la idea del outsider”, resume Félix Seijas.

Nubes negras en el Sistema Eléctrico Nacional por IHS Markit – La Patilla – 1 de Noviembre 2019

Es muy probable que la crisis del suministro eléctrico en Venezuela continúe en los próximos meses, afectando la vida cotidiana y paralizando la producción de petróleo en el país, dijo IHS Markit en un análisis publicado ayer.

Venezuela, que sufrió apagones masivos, con alcance nacional, en marzo de este año, continúa siendo afectada por cortes de energía recurrentes y significativos. Los apagones ocurren varias veces a la semana en la capital, Caracas, y prácticamente a diario en otras partes del país, incluido el estado petrolero de Zulia. Existe una alta probabilidad de que los cortes de energía de este año, que dejaron al país sin electricidad e interrumpieron a toda la economía, incluido el sector petrolero, continuarán en los próximos meses, estiman Carlos Cárdenas y Etienne Gabel de IHS Markit

Los apagones de Venezuela provienen de fallas en el sector eléctrico. Como resultado, no hay soluciones rápidas a las causas subyacentes, y es poco probable que el racionamiento de energía y los apagones se eliminen pronto.

En la central hidroeléctrica de Guri, que en los últimos dos años ha suministrado un promedio del 80% de la energía del país, 12 de las 20 turbinas (60%) están fuera de servicio. Además, los transformadores clave que unen Guri y otras centrales hidroeléctricas a los centros de demanda están fuera de servicio. Mientras tanto, la plantilla de centrales termoeléctricas del país tiene solo un 17% de operación. Alrededor de 4 GW de capacidad térmica añadida durante 2009-13, bajo el gobierno de Hugo Chávez, hoy está fuera de servicio.

IHS Markit estima que ahora hay un déficit de 2 GW entre la demanda de energía teóricamente ilimitada de Venezuela y la oferta disponible del país.

Es poco probable que los esfuerzos de recuperación eliminen el racionamiento de energía y los apagones en el corto plazo.

Para mejorar la seguridad del suministro, gran parte de la red eléctrica requiere piezas de repuesto y la participación de personal técnico experimentado. Corpoelec, la compañía eléctrica estatal, carece de esos recursos. Muchos técnicos calificados han dejado la compañía y el sistema ahora está en manos de los militares. La flota térmica no está disponible debido a la escasez de equipos y combustible.

Aunque es poco probable, varios escenarios realistas podrían implicar un apagón a nivel nacional de meses. Una sola línea eléctrica conecta el grupo hidroeléctrico oriental de Venezuela con el resto del país, y dos de sus tres subestaciones están fallando regularmente. Si el último también falla, Venezuela podría perder el 80% de su capacidad de generación disponible.

Los repetidos esfuerzos de los trabajadores no calificados para restaurar la energía han tenido el efecto de dañar los generadores, las líneas de transmisión, los transformadores, los alimentadores de distribución y otra infraestructura de red importante, lo que debilita aún más el sistema. Esta amenaza estuvo presente durante los apagones de marzo de 2019, cuando las réplicas de la frecuencia de la red inestable continuaron durante más de una semana.

Los apagones sistémicos afectan la producción de petróleo, los ingresos estatales del régimen de Nicolás Maduro. La falta de suministro de energía está paralizando a la industria petrolera, la principal fuente de ingresos del país (representa el 95% de las exportaciones del país). Desde abril, la compañía petrolera estatal PDVSA ha comenzado a llevar a cabo varios proyectos destinados a hacer que los campos de producción de petróleo sean independientes de la red eléctrica nacional, con un éxito limitado. IHS Markit estima que el suministro de energía industrial cayó un 41% en los últimos cinco años.

Siendo realistas, el sistema no puede recuperarse completamente sin inversiones y mano de obra calificada de entidades extranjeras, algo que parece poco probable en el entorno económico y político actual, concluye el informe elaborado por Carlos Cárdenas, Director de Riesgo País de América Latina y Etienne Gabel, Director senior de futuros de gas, energía y energía en IHS Markit.

IHS Markit Ltd. es un proveedor global diversificado de información crítica, análisis y soluciones. La compañía ofrece información, análisis y soluciones de próxima generación a clientes en negocios, finanzas y gobierno.

Mayoria de los venezolanos se siente discriminada – Informe del Proyecto Migración Venezuela – Boletin Avila/Montserrate – 1 de Noviembre 2019

E l Proyecto Migración Venezuela es una iniciativa de la revista Semana que ha elaborado un informe sobre la realidad del desplazamiento de venezolanos en el territorio colombiano y las percepciones que sobre esta situación tienen los ciudadanos de ambos países.

Sus conclusiones son producto de los resultados de las encuestas Colombia Opina y Percepción de la Integración, así como de la primera encuesta a migrantes realizada por el Proyecto Migración Venezuela en febrero de 2019, que consultó la opinión de 1.500 migrantes venezolanos ubicados en Bogotá, Barranquilla, Cali, Cúcuta y Medellín

Queremos comentar sus resultados en tres artículos. El primero sienta las bases del documento, el segundo observará la percepción de los colombianos sobre la migración y el tercero expondrá la percepción de los venezolanos sobre el fenómeno.

De acuerdo con el informe, más de 4.3 millones de venezolanos han emigrado de su país por la situación económica y política y 47,5 % de ellos reside de manera irregular en el mundo, lo cual le impide acceder a los sistemas de seguridad social, a trabajo y a vivienda, entre otros.

Esto, obviamente, genera conflictos en las comunidades de acogida que perciben una alta demanda de servicios, muchas veces insuficientes para la población local.

La discriminación y sus alcances

Según la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh), se entiende como discriminación toda distinción, exclusión, restricción o preferencia que se basa en motivos determinados como la raza, el color, el sexo, el idioma, la religión, la opinión política o de otra índole, el origen nacional o social, la posición económica, el nacimiento o cualquier otra condición social y que tengan por objeto o resultado anular o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio, en condiciones de igualdad, de los derechos humanos y libertades fundamentales de todas las personas.

La mayoría de los migrantes son excluidos por tres razones: nacionalidad, falta de recursos económicos o ciertas características (por ejemplo físicas).

La primera se denomina xenofobia, que significa miedo o rechazo al extranjero. La segunda es la aporofobia, miedo o rechazo al pobre, pues el rechazo a los migrantes no necesariamente se da por su nacionalidad. En ocasiones se sobrepone su falta de recursos económicos. Esto ocurre, entre otras, cuando se trata de migrantes irregulares que por su situación legal deben emplearse en actividades informales de las que reciben ingresos muy bajos.

Screen Shot 2019-11-03 at 3.55.36 PM.png

La primera conclusión del Proyecto Migración

“Los flujos migratorios elevados deben ir acompañados de políticas oportunas que eviten que los brotes de rechazo por nacionalidad, raza o nivel económico se propaguen. En Colombia, la mayoría los venezolanos encuestados se siente discriminada, y a medida que la migración crece, también lo hace el desacuerdo de los colombianos en acogerlos.”

Muy preocupante.

En tercer lugar está el racismo, es decir, el odio hacia otros por tener características o cualidades distintas. Este tipo de discriminación es mucho más fuerte, está ligada al color de piel, idioma y lugar de nacimiento (diferente a la xenofobia, pues en este caso, hay manifestaciones de odio), entre otras (ACNUR, 2019).

 

Inmigración venezolana a Perú – BBVA – Octubre 2019

Cómo funciona “La cúpula”, el más poderoso de los 4 grupos criminales que gobiernan Venezuela por Marcos Tarre Briceño – Infobae – 1 de Octubre 2019

Nicolás Maduro y su esposa, Celia Flores, y los hermanos Jorge y Delcy Rodríguez, integrantes de “La cúpula”.

Para septiembre de 2019 los cuatro grupos o feudos de delincuencia organizada que gobiernan a Venezuela son:

  • La Cúpula, liderada por Nicolás Maduro, Cilia Flores y los asesores cubanos.
  • El mal llamado “Cartel de los Soles” o para ser más precisos, el Alto Mando Militar de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana.
  • La tenebrosa “Corporación Siria” liderada por Tareck Zaidan El Aissami Maddah, Vicepresidente del Área Económica.
  • La corporación familiar Diosdado Cabello.

Cada uno de ellos cumple con los estándares de la Unión Europea para ser calificados como grupos de delincuencia organizada.

De estas cuatro organizaciones “La Cúpula” es la más grande y también más difícil de precisar porque mezcla la gigantesca estructura del macro Estado venezolano y del Partido Socialista Unido de Venezuela, PSUV. Maneja actividades lícitas, así como ilícitas. Pero sólo unos pocos integran el núcleo en el que se toman las decisiones para mantenerse en el Poder y repartirse el cuantioso botín. La Cúpula mezcla la gigantesca estructura del macro Estado venezolano y del Partido Socialista Unido de Venezuela

 La Cúpula mezcla la gigantesca estructura del macro Estado venezolano y del Partido Socialista Unido de Venezuela

El núcleo “duro” de La Cúpula se ha ido decantando y ahora lo conforman sólo cuatro personas: El Presidente Nicolás Maduro, su esposa Cilia Flores que se hace llamar la “Primera Combatiente” y los hermanos Rodríguez Gómez. Jorge que ahora ocupa la cartera del Ministerio de Comunicaciones, ha sido vicepresidente de Venezuela y presidente del Consejo Nacional Electoral y alcalde del municipio Libertador; y Delcy Eloína, fue presidenta de la ilegal Asamblea Nacional Constituyente, Ministra de Relaciones Exteriores, Ministra de Comunicaciones y actualmente ocupa la Vicepresidencia de Venezuela. Ambos son hijos de Jorge Antonio Rodríguez, dirigente de la extrema izquierda, asesinado a los 34 años en 1976 por torturas perpetradas por la policía política DISIP. En una sorprendente confesión pública en julio de 2018, la vicepresidente de la República Delcy Rodríguez se refiere a motivaciones muy personales para su participación en el Gobierno:

La revolución es nuestra venganza por la muerte de nuestro padre y sus verdugos… Sabemos que la llegada del comandante Hugo Chávez fue nuestra venganza personal…

El presidente Nicolás Maduro no toma ninguna decisión importante sin que sea antes aprobada por La Habana; y por lo general, las estrategias políticas, medidas o pasos a dar por el gobierno venezolano vienen dictadas directamente desde Cuba y son disciplinadamente instrumentadas por Nicolás Maduro. Así que, la eficiente y planificada seducción que ejerció Fidel Castro sobre Hugo Chávez, al morir éste y asumir la presidencia el “sucesor” recomendado por La Habana, se convierte en una relación de control directo sobre La Cúpula; además de contar con la larga experiencia de los agentes de inteligencia y estrategas cubanos para penetrar, reprimir, dividir, desinformar, manipular y hacer todo lo necesario para que Nicolás Maduro se mantenga en el palacio de Miraflores.

Maduro junto a su esposa, Cilia Flores, que se hace llamar

Maduro junto a su esposa, Cilia Flores, que se hace llamar “la primera combatiente” (AP)

Ya desde los tiempos de las presidencias de Hugo Chávez dejaron de hacerse las reuniones formales de Consejo de Ministro. El “comandante eterno” gobernaba a través de su programa semanal “Aló Presidente” o con las impuestas y larguísimas cadenas de radio y televisión u ocasionalmente convocaba lo que él llamaba el “Alto Mando Político” para algunas cuestiones importantes; los funcionarios acusados de corrupción u otros delitos nunca fueron investigados, sino recompensados y ascendidos y los ministros rotaban sus posiciones, como si todos fueran especialistas o aptos para cualquier cargo. A partir del 2013, con Nicolás Maduro en la presidencia, se mantuvo ese esquema, pero con menos cadenas televisivas. Los obligatorios pases a retiro de la alta oficialidad fueron alterados de acuerdos a las conveniencias del momento y continuaron las rotaciones de los altos cargos, tratando de satisfacer a los diferentes grupos, pero siempre buscando disminuir la influencia de Diosdado Cabello. Los altos cargos se decidirían de la siguiente forma:

-Bueno, señores, aquí tengo la lista de mi próximo gabinete. Tareck, vas a dejar la vicepresidencia…

-¡Pero…!

-Calma, calma… Pasas a ser ministro de Industria y Producción Nacional…

-Pero, presidente…

-Vamos a crear unos cargos nuevos, para que también sigas de vicepresidente, pero del Área Económica, así mantienes la jerarquía…Elías, Aristóbulo te va a reemplazar en el ministerio de educación… Es bueno que descanses un tiempito, luego te reubicamos… Aristóbulo, ¿tú no has ocupado ese cargo, no?

-No, presidente, yo he sido vicepresidente de la República, Canciller, ministro de las Comunas y…

-Señores, dejen las caras largas, ustedes saben bien que estos cargos son por un tiempito… Además, esta lista ya la aprobó La Habana.

-¿Y cómo queda Diosdado?

-Irá a la presidencia de la Asamblea Constituyente, para que se siga desgastando con ese hueso…

Les hermanos Jorge y Delcy Rodríguez. “La revolución es nuestra venganza por la muerte de nuestro padre y sus verdugos... Sabemos que la llegada del comandante Hugo Chávez fue nuestra venganza personal

Les hermanos Jorge y Delcy Rodríguez. “La revolución es nuestra venganza por la muerte de nuestro padre y sus verdugos… Sabemos que la llegada del comandante Hugo Chávez fue nuestra venganza personal”, ha dicho la actual vicepresidenta.

Un segundo círculo de La Cúpula la conforman un puñado de funcionarios que se rotan cargos ministeriales o presiden las principales instituciones del Estado; se mantienen a la orden y al servicio de La Cúpula, prestos a ocupar los altos cargos que se les indique. Ellos son: Aristóbulo Iztúriz Almeida, Jorge Alberto Arreaza Montserrat (todavía esposo de Rosa Virginia Chávez, hija del fallecido presidente Hugo Chávez, del cual está actualmente separado), Iris Varela, Isaías Rodríguez, Hermann EscarráFrancisco Ameliach, Adán Chávez, hermano mayor del difunto presidente y vestigio del chavismo, sólo para mencionar a los más conocidos.

La Cúpula es un grupo de origen fundamentalmente civil, nacido con afinidad ideológica de izquierda. Cuenta como operadores políticos algunos militares activos, como el ministro de Relaciones Interiores mayor general Néstor Reverol y al director de la policía política SEBIN, mayor general Gustavo González Lópezambos en la lista OFAC del Departamento de Estado de Washington y en el caso de Reverol, con un juicio abierto por narcotráfico en Nueva York. Si bien son altos oficiales de las fuerzas armadas, desde los tiempos de la presidencia de Hugo Chávez sus actividades ilícitas los ha convertidos en rehenes de sus propios delitos e individuos sumisos a las órdenes de La Cúpula, que pudiera prescindir de ellos simplemente sustituyéndolos en sus cargos de libre remoción. Ambos fueron “hombres” de Diosdado Cabello e intervinieron en las operaciones de narcotráfico del mal llamado “Cartel de Los Soles”, pero ahora son operadores del principal grupo corporativo criminal. A éste circulo pertenece también la almirante Carmen Meléndez, que bajo el manto protector de la “primera combatiente” Cilia Flores ha sido ministra de la Defensa, de relaciones Interiores, del Despacho de la Presidencia y actualmente es gobernadora del estado Lara.

La Cúpula cuenta también con “Operadores Funcionales” como Mikael Moreno, presidente del Tribunal Supremo de Justicia, de Tibisay Lucenay las otras rectoras del Concejo Nacional Electoral, CNE, el órgano rector en materia electoral y sumiso a las instrucciones del Ejecutivo; Freddy Bernal, quien maneja y dirige la discriminatoria distribución y venta de las bolsas de comida llamadas CLAP e intenta reinar en el fronterizo estado Táchira; Jaqueline Coromoto Faría, actualmente ministra de Comunicaciones.

 Las principales áreas delictivas de La Cúpula son corrupción, sobreprecios, sobornos, nepotismo, comisiones en cuánta obra pública se proyecte, tráfico de influencias y peculado.

Violando todo procedimiento constitucional se ha inventado una especie de “Supra-poder” con la instauración de la Asamblea Nacional Constituyente. También cuenta a medias con las principales policías nacionales. La Cúpula posee un brazo armado propio: las bandas motorizadas armadas que se activan y desactivan para amedrentar, golpear o disparar contra los “enemigos políticos”. Igualmente cuenta con el apoyo, menos incondicional, pero apoyo al fin, de muchos de los Colectivos que gobiernan territorios de la parroquia 23 de Enero de Caracas y de otras ciudades de país.

La Cúpula maneja con total discrecionalidad el presupuesto de la Nación. Es sin duda el grupo más poderoso de Venezuela, por contar con los recursos económicos y logísticos del Poder. Sus principales áreas delictivas son la corrupción, sobreprecios, sobornos, nepotismo, comisiones en cuánta obra pública se proyecte, tráfico de influencias y peculado. Están involucrados en los escándalos de Oderbrecht o las cuentas secretas en Andorraasí como en los multimillonarios negociados surgidos en torno al control cambiario impuesto en Venezuela desde el año 2002. Pero, sin duda el manejo sin controles de la estatal petrolera PDVSA, que antes de 1999 figuraba entre las 10 empresas más poderosas del mundo es su principal fuente de recursos; una segunda, pero no menos importante fuente de ingresos ilícitos gira en torno al control cambiario y los diferentes entes gubernamentales creados para adminístralo: CADIVI, SICAD 1, SICAD 2, SIMADI, CENCOEX… En ellos funcionó la opacidad y discrecionalidad y fueron el paraguas para muchos negociados, algunos burdos, otros más sutiles, para exponenciar fortunas ilegales.

Algunos miembros periféricos de La Cúpula intentaron también hacer sus propias jugadas con el narcotráfico y en 2015 cayeron con pasmosa inocencia en la trampa internacional que les tendió la DEA, lo que se conoce ahora como el caso de los “Narcosobrinos” Efraín Antonio Campo Flores y Francisco Flores de Freitas, sobrinos de sangre y de adopción de la primera dama Cilia Flores.

La ministra del servicio penitenciario Iris Varela maneja la gran industria mafiosa del

La ministra del servicio penitenciario Iris Varela maneja la gran industria mafiosa del “pranato” en las cárceles.

Miembros de La Cúpula participan y se benefician de la gran industria mafiosa llamada “pranato” que se permitió instaurar y consolidar en el sistema penitenciario venezolano y que genera millonarios ingresos a través de “La Causa” que deben pagar puntualmente los presos o sus familiares por sobrevivir u obtener cualquier mejora o beneficio, por el tráfico interno de drogas, prostitución y explotación sexual, por la comida, por vivir hacinados o gozar de alguna mínima comodidad. Las cárceles venezolanas son el infierno en el que reina como ministra del Servicio Penitenciario Iris Varela, a la que llaman “comandante fosforito” por sus encendidas y muchas veces violentas defensas del proceso revolucionario. Es la ministra que mas ha durado en una cartera porque más nadie en la estructura de poder quiere ese cargo. Varela no ha dudado en sacarse fotos en cama con alguno de los “pranes” o de sacar a presos para defender con armas a la revolución, como ocurrió en febrero pasado.

La Cúpula se aprovecha del poder, del acceso a información privilegiada y contar con la protección y la ausencia de controles o de investigación a sus actividades para hacer negocios semi legales o legales con el acceso a dólares a las tarifas preferenciales reservadas al Estado, la obtención de permisos de importación de alimentos y bienes de consumo, la distribución y reventa de alimentos y medicinas, la explotación ilegal o semi legal del oro, la minería a gran escala de criptomonedas, la explotación semi clandestina del oro, diamantes y coltán en el estado Bolívar y por supuesto, del uso y usufructo de bienes, aviones, vehículos, camionetas blindadas, escoltas y facilidades de todo tipo provistas por el Estado.

La Cúpula es responsable directa de muchos homicidios cometidos por las “bandas motorizadas”, su fuerza de choque, tanto en las olas de protestas públicas del año 2014 como en las del 2017; así como de las detenciones arbitrarias e ilegales; y torturas cometidas en los centros de detención hacia líderes y voceros de oposición, periodistas y oficiales de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana detenidos.

La Cúpula, en la que figura como miembro principal Nicolás Maduro, electo de forma dudosa en las elecciones del 2013 y que desde enero del 2019 ha usurpado la presidencia de Venezuela, también es la principal responsable de la crisis general y catastrófica que padece el país: hambre, emigración forzosa de 4 millones de venezolanos, muerte de niños y enfermos por falta de medicinas, inseguridad, carencia de los servicios más elementales y de los derechos fundamentales.

La gestación de los 4 grupos de delincuencia organizada que gobiernan Venezuela por Marcos Tarre Briceño – Infobae – 30 de Septiembre 2019

El ex presidente Hugo Chávez y su sucesor, Nicolas Maduro. Los negocios criminales comenzaron con el primero y se desbocaron tras su muerte.

El ex presidente Hugo Chávez y su sucesor, Nicolas Maduro. Los negocios criminales comenzaron con el primero y se desbocaron tras su muerte.

Para entender lo que ha ocurrido y sigue pasando en Venezuela, es preciso analizar enfoques que, más allá de lo político, imperan y rigen el mundo criminal. Una primera premisa es que a lo largo de la historia se repite con matemática certeza un fenómeno extraño pero comprensible: organizaciones de la sociedad que se armaron para proteger al débil de señores feudales o gobiernos autoritarios evolucionan para convertirse en organizaciones de delincuencia organizada. Esto sucedió en épocas pasadas con las “Triadas” en China, la “Cosa Nostra” en Sicilia, los “Yacuza” en Japón; y en nuestra región en tiempos más recientes, con las FARC colombianas. Estas mutaciones han podido tardar siglos, como con las organizaciones asiáticas o décadas como para las FARC; pero ese mismo fenómeno ocurrió muy acelerado en Venezuela a partir del año 2013, cuando muere el presidente Hugo Chávez y dirigentes pertenecientes a diferentes tendencias del partido oficialista PSUV asumen las riendas del Poder. No se trataba en este caso de grupos que tenían armas para defender al débil; sino de tendencias o parcialidades que coexistían de manera legítima y legal dentro del abanico de fuerzas que conformaban el partido gobernante PSUV y que manejaba y controlaba el líder indiscutible Hugo Chávez. Estas personas y sus seguidores o aliados políticos consolidan su propio espacio, sus feudos o grupos y de forma acelerada, perdiendo fundamentos ideológicos y buscando únicamente el lucro personal y mantener a toda costa sus cuotas del Poder, han mutado a lo que internacional y modernamente se conoce como operadores de “crimen organizado”.

Para la Unión Europa, la Delincuencia Organizada Trasnacional se define y caracteriza por:

  • Colaboración de más de dos personas
  • Actuación prolongada en el tiempo
  • Comisión de delitos graves
  • Búsqueda de beneficios o de poder
Y al menos dos los siguientes indicadores:

Reparto especifico de tareas

Uso de algún tipo de control interno

Extensión al ámbito internacional

Uso de la violencia

Blanqueo de capitales

Uso de estructuras económicas o comerciales

Corrupción de autoridades públicas o empresas

Una segunda premisa del mundo criminal consiste en que es mucho más rentable y conveniente llegar a acuerdos y pactos para repartir negocios o territorios entre las organizaciones delictivas que enfrentarse en guerra internas. El mayor ejemplo es quizás la creación en los años 30 del siglo pasado de “La Comisión” a instancias del famoso gánster Lucky Luciano para dirimir cualquier diferencia entre las cinco familias de la mafia italoamericana que dominaban el crimen en Nueva York y se la pasaban enfrentándose en inútiles y sangrientas guerras. La Comisión fue una especie de “Consejo de Administración” que supervisó las actividades de la Mafia norteamericana y servía de mediadora cuando surgían conflictos entre las diferentes “familias”.

En el caso venezolano, la evolución fue distinta. Los jefes de cada feudo desempeñaban altos cargos burocráticos o partidistas y ya tenían sus propias estructuras, organizaciones y seguidores. En vida, Hugo Chávez jugaba y manipulaba los diferentes intereses o presiones de esos grupos y lograba mantener el equilibrio o desplegaba su liderazgo para imponer una dirección que sería acatada por todos. Pero con su ausencia todo el entramado revolucionario estaría en potencial peligro.

Durante los diferentes periodos de tratamiento en La Habana, Fidel Castro tuvo a su alcance y disposición a un enfermo y debilitado Hugo Chávez para influir sobre la escogencia de su sucesor; y por supuesto que este mantuviera todos y cada uno de los acuerdos y ayudas suscritas con Cuba. En un de las salas especialmente habilitadas para el paciente en el CIMEQ, en el barrio de Siboney, Castro le habría dicho:

-Hugo Rafael, óyeme tú, este muchacho Nicolás… Es bueno, te es muy leal…

-Si, pero es un poco bruto.

-Pero, chico, mejor así… Lo rodeamos con gente inteligente y listo.

-Puedo lograr que formalice su relación con Cilia. Ella es más comprometida ideológicamente, pero no es suficiente. Si allá empiezan a pelearse a dentelladas por el Poder, todo se va al carajo… Mi liderazgo deberá ser sustituido por acuerdos de interés común para todos. Fidel, necesito que tu gente nos ayude con eso.

-Hugo Rafael, chico, tú sabes que puedes contar conmigo para eso y para todo.

Fidel Castro junto a Nicolás Maduro, en 2013 en La Habana. El extinto líder cubano se encargó de rodear con hombres de su confianza al heredero de Chávez cuando este enfermó

Fidel Castro junto a Nicolás Maduro, en 2013 en La Habana. El extinto líder cubano se encargó de rodear con hombres de su confianza al heredero de Chávez cuando este enfermó

El teniente coronel Hugo Chávez que además de una incuestionable “intuición política” poseía también lo que se puede llamar “intuición criminal” para sembrar las bases de todo el desastre que actualmente ocurre en Venezuela, incluyendo la evolución de sus sucesores a jefes de bandas de delincuencia organizada, fue muy claro en el último mensaje que pronunció al país designando a Nicolás Maduro como su sucesor, justo antes de partir hacia la muerte en Cuba:

“Si en algo debo insistir en esta nueva… en este nuevo escenario, en esta nueva batalla, en este nuevo trance, diría un llanero por allá… Bueno, es en fortalecer la unidad nacional. La unidad de todas las fuerzas populares, la unidad de todas las fuerzas revolucionaras, la unidad de toda la fuerza armada, mis queridos soldados, camaradas, compañeros… La Unidad del Ejército, mi Ejercito, mi amado Ejercito… La marina, mi amada marina… Digo esto porque… Bueno, los adversarios, los enemigos del país no descansan ni descansarán… ¿Cuál es nuestra respuesta? Unidad, unidad y más unidad. Esa debe ser nuestra divisa… La unidad, la unidad, la unidad…”

Una tercera premisa que se repite en el mundo de las organizaciones criminales, es que, una vez con éxito en una modalidad delictiva, es mucho más fácil reinvertir los recursos obtenidos para fortalecer la propia industria delictiva o incursionar en otras modalidades, más que tratar de legitimar los capitales. El tráfico de cocaína genera ingentes recursos, aunque sea sólo por fungir como facilitadores locales de los envíos de organizaciones internacionales. En Venezuela, a partir del año 2002, luego de que altos oficiales y jerarcas del gobierno se involucran en el tráfico de la cocaína de las FARC, empiezan también a desarrollar diferentes modalidades criminales, como el contrabando de gasolina, el microtráfico de cocaína, la reventa de productos básicos regulados, el tráfico de armas hacia las cárceles y otras.

Una cuarta premisa del mundo criminal es que, luego de períodos de violencia, cuando se instaura lo que algunos expertos han llamado “pax mafiosa”, la violencia que generan sus actividades tiende a disminuir. Esto pareciera estar ocurriendo en los dos últimos años en Venezuela. Luego de un incremento incesante del índice de homicidios a partir de 1998, cuando ocurrieron 4.550 casos hasta registrar 28.479 en el 2016; en el año 2017 comienza un leve descenso que se acentúa el año siguiente, coincidiendo con las políticas de exterminio y de forzado acuerdo con las bandas criminales por el control del microtráfico de cocaína que imponen sectores del gobierno.

A estas premisas internacionales se añaden factores ya netamente locales. La izquierda democrática, la izquierda pensante que dominaba el mundo cultural venezolano y las universidades públicas, se fue separando gradualmente del chavismo al punto de que para la “Siembra del Comandante Eterno”, como los chavistas llaman la muerte de Hugo Chávez, sólo lo rodeaban incondicionales de poco talento, limitada formación, ambición desbocada, ningún principio ético, moral o democrático y desmesurado afán de lucro. En un arrebato de sinceridad, uno de ellos, Diosdado Cabello, en ese momento todopoderoso presidente de la Asamblea Nacional, en el 2013, confesó públicamente: “Él era el muro de contención de muchas de esas ideas locas que se nos ocurren a nosotros. Él imponía su liderazgo, su prudencia y su conciencia y nos evitaba actuar en muchas ocasiones con estas ideas locas nuestras. En la revolución, el cuerdo es el comandante Chávez, que nos ha enseñado. Nosotros hemos tratado de aprender con él…”

A diferencia de las familias que se repartieron las actividades criminales en Nueva York, que desde su origen se dedicaron a actividades ilícitas, las cuatro corporaciones o feudos que se reparten el “Botín Venezuela” nacieron como grupos con intenciones políticas o gremiales y evolucionaron rápidamente hacia organizaciones criminales. El “Botín Venezuela” es cuantioso. Una información publicada por el periodista venezolano Francisco Olivares en el 2017 señala que el monto manejado por las diferentes “mafias venezolanas” en los 18 años de gobierno chavista podría rondar los 800 mil millones de dólares.

La ya mencionada mutación también ocurrió porque durante sus gobiernos el teniente coronel Hugo Chávez se encargó sistemáticamente de corromper y premiar a corruptos y deshonestos como mecanismo para asegurar lealtades y debilitar la institucionalidad, disponiendo libremente y sin controles de la hacienda pública e incitando a sus funcionarios a “ensuciarse las manos” y hacer fortunas personales. Para el año 2013, cuando muere Hugo Chávez, los diferentes grupos que conforman las altas esferas del Gobierno ya estaban acostumbrados a tratar, negociar, asociarse y beneficiarse de negocios y grupos criminales con total impunidad.

Maduro junto al presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello, uno de los hombres fuerte del régimen que conduce su propio clan criminal. (REUTERS)

Maduro junto al presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello, uno de los hombres fuerte del régimen que conduce su propio clan criminal. (REUTERS)

A estos factores se añade el desprecio del fallecido Hugo Chávez hacia los valores y principios democráticos: separación de poderes, libertad de prensa, elecciones libres, etc… Cuando Chávez era presidente su gobierno se podía calificar, de acuerdo con el lenguaje de los politólogos como de “Autoritarismo Competitivo”. Al asumir la presidencia Nicolás Maduro en el 2013 luego de unas cuestionables elecciones y usurpar la presidencia luego de las fraudulentas elecciones de 2018, rechazadas por la mayoría de los países democráticos del mundo, se pasa a un “Autoritarismo Hegemónico”, es decir en lenguaje más comprensible, a una moderna dictadura dura y cruel y del uso instrumental de la Delincuencia Organizada a funcionar como Estructuras de Delincuencia Organizada. Culmina así uno de los fenómenos político-criminales mas singulares de la historia: una nación pasa a ser gobernada abiertamente por el crimen organizado.

Cada uno de los grupos o feudos que existían durante los gobiernos de Hugo Chávez compitieron para afianzar su poder, mantener y crecer sus espacios, se fue desdibujando el componente ideológico y ya con Nicolás Maduro en la presidencia a partir del 2013, bajo el mantra del “culto al Comandante Eterno” se neutralizaron, eliminaron y apartaron a figuras que se hacían llamar “chavistas originarios” como Jorge Giordani, Rafael Ramírez, Alí Rodríguez Araque, Nelson Merentes, José Vicente Rangel y a la propia familia Chávez. Algunos cayeron o envejecieron, muchos se resignaron y otros se adaptaron a los nuevos tiempos.

Entonces la mesa estaba servida para que los herederos políticos y militares que se afianzaran en el Poder se definieran por sus acciones, comportamiento y modus operandi típicos de la delincuencia organizada. Sin embargo, las redes y alianzas que tejieron no han dejado de transformase, mutar y evolucionar desde posiciones grupales con ideales a posiciones personales y grupales lucrativas y aún siguen en proceso de constante transformación para adaptarse a cualquier circunstancia que les permita aferrarse al Poder.

Para octubre de 2019 los cuatro grupos o feudos de delincuencia organizada que gobiernan a Venezuela son:

  • La Cúpula, liderada por Nicolás Maduro, Cilia Flores y los asesores cubanos.
  • El mal llamado “Cartel de los Soles” o para ser más precisos, el Alto Mando Militar de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana.
  • La tenebrosa “Corporación Siria” liderada por Tareck Zaidan El Aissami Maddah, Vicepresidente del Área Económica.
  • La corporación familiar Diosdado Cabello.

Cada uno de ellos cumple con los estándares de la Unión Europea para ser calificados como grupo de delincuencia organizada.

La Guerra Silenciosa de Estados Unidos y la “Paciencia Estratégica” por Casto Ocando – Primer Informe – 7 de Julio 2019

En su esfuerzo por acabar con la dictadura de Nicolás Maduro, Estados Unidos está empleando sanciones abiertas, y operaciones encubiertas que están golpeando con ferocidad al régimen, gracias al trabajo de más de una docena de agencias federales y de inteligencia, y al apoyo internacional. Estos son los escenarios de la guerra silenciosa contra Nicolás Maduro.

En Noviembre de 2017 el presidente norteamericano Donald Trump hizo referencia por primera vez al concepto de “paciencia estratégica”, una doctrina que caracterizó la política de seguridad nacional de la Administración Obama. Trump declaró que esta doctrina era un fracaso de Estados Unidos frente a las amenazas del mundo, especialmente Corea del Norte.

Tiempo después, en marzo de este año, el Secretario de Estado Mike Pompeo también se refirió al tópico, particularmente para cuestionar los efectos de la paciencia estratégica obamista en Venezuela, asegurando que había empeorado la situación del país.

Básicamente la idea transmitida por Trump y Pompeo era: “basta de esperar por soluciones pacíficas, hay que actuar con fuerza y decisión”.

El concepto de la paciencia estratégica ha vuelto a relucir estos últimos días en Estados Unidos, pero en un sentido completamente distinto al expresado por Trump y Pompeo.

El Jefe del Comando Sur, con sede en Miami, el almirante Craig Faller, por ejemplo, declaró que Venezuela requiere ahora “una cierta paciencia estratégica” para alcanzar los objetivos, posiblemente en respuesta a los clamores dentro y fuera de Venezuela de que Estados Unidos actúe militarmente contra la dictadura de Maduro lo más pronto posible. La situación en el país está “estancada”, dijo Faller, por lo cual recomendaba esperar.

Otra personaje clave, el diplomático William Brownfield, ex embajador en Caracas y Bogotá, y ex Zar Antidrogas del Departamento de Estado, fue aún más específico: hay que tener paciencia estratégica para dar tiempo a que las sanciones y medidas de Washington contra el régimen hagan su efecto devastador.

”Hay que tener la paciencia para permitir a la estrategia producir el resultado positivo”, dijo Brownfield en una entrevista reciente.

Es bien sabido que Trump ha demostrado que no tiene mucha paciencia él mismo: ha criticado personalmente a sus asesores por la tardanza en producir resultados efectivos y sacar a Maduro del poder, según reportamos en esta columna. Pero tras lo que aparenta ser un abandono de interés por parte de la Casa Blanca, el nuevo discurso de la “paciencia estratégica” es ahora considerada por Washington el mejor curso de acción. Estas son algunas de las razones del por qué.

Los efectos de las sanciones de Estados Unidos no sólo están a la vista, sino que están golpeando con ferocidad al régimen.

Como ya se sabe, gracias a las sanciones el sistema financiero occidental ha sido prácticamente cerrado a los operadores del alto chavismo, el más reciente de los cuales es el propio hijo de Maduro, Nicolasito.

Es cierto que el régimen ha acudido a sistemas financieros alternos, tratando de hacer operaciones en rublos, yuanes y liras turcas, entre otras monedas. También es conocido que está tratando de vender crudo y oro como contrabando, a escondidas, y a grandes descuentos por los riesgos que implica para el comprador.

Pero el proceso de transferir esas operaciones al sistema financiero internacional para poder cubrir una amplia gama de necesidades y compromisos es increíblemente complicado para el régimen de Maduro, especialmente a la hora de darle legitimidad y monetizar tales operaciones y contrabandos, y usarlos para pago de deudas, bienes y servicios.

“Las sanciones han desbancarizado completamente a los chavistas”, me comenta un banquero venezolano que conoce de cerca los mecanismos usados por el chavismo para mover fondos.

Incluso para aquellas cuentas mantenidas por testaferros que pasaron los estrictos controles de la banca internacional, el problema no se detiene. Cada transacción, sea por transferencia electrónica o de tarjetas de crédito para uso de terceros, está sometida a un apabullante escrutinio de compliance, si las personas, empresas o beneficiarios son venezolanos o están relacionados con Venezuela.

Esa fue la razón por la cual la firma Caribbean Overseas LTD, el mayor proveedor en Aruba de alimentos al mayor, especialmente carne de primera, suspendió envíos de $100,000 semanales a Caracas, destinados a mantener bien provista la alacena de Nicolás Maduro y su entorno familiar.

La lista de afectados es larga: la flotilla de aviones del tuerto Andrade y su socio Gorrín, decomisada en Miami; los más de $500 millones congelados a Samark López, el testaferro de El Aissami; los centenares de millones congelados a empresas de lavado de dinero vinculadas a Delsy Rodríguez; y los miles de millones inmovilizados a operadores como Roberto Rincón y Alex Saab, entre otros.

Pero quizá más importante sean las acciones encubiertas que actualmente se despliegan en varios frentes claves, utilizando el enorme potencial de recursos y herramientas con que cuenta el gobierno norteamericano, incluyendo assets militares, que están causando un gran desasosiego entre los maduristas.

Considérese la decisión de cinco departamentos -Justicia, Tesoro, Estado, Seguridad Nacional y Defensa-, de concentrar recursos y esfuerzos para atacar desde diversos ángulos la organización criminal madurista.

Al menos 17 agencias de inteligencia –desde las más conocidas como el FBI, la DEA y la CIA, hasta las menos familiares como la National Reconnaissance Office, que controla los satélites espías de Estados Unidos—tienen sus recursos enfocados, en parte o en mucho, en la actividades de la organización criminal de Maduro-Cabello-Cuba.

La capacidad de escucha electrónica, lo mismo a través de intervenciones a distancia como a través de aeronaves tecnológicamente avanzadas, mantiene un flujo de información en tiempo real que permite a Estados Unidos y sus aliados estar al tanto de lo que se discute en los chats y las conversaciones chavistas al más alto nivel.

No por casualidad entre los soldados de fuerzas especiales enviados por Rusia a Venezuela recientemente, se encuentran especialistas de guerra y espionaje electrónico del ejército ruso, presuntamente para contrarrestar la penetración de las comunicaciones por parte de Estados Unidos y sus aliados.

Lo mismo los hackers chinos, que operan sigilosamente en varios edificios de Caracas, aunque ya no de manera anónima.

Desde hace más de 6 meses opera en Venezuela un pequeño ejército de agentes e informantes infiltrados a diversas instancias, incluso dentro de importantes organismos de decisión del régimen, según me informaron fuentes en tres agencias de inteligencia.

Según estas fuentes, en las últimas semanas, la infiltración de assets en Venezuela ha adquirido proporciones hercúleas, en proporción a las crecientes operaciones para contener el tráfico de drogas y los operativos de traslado de dinero en efectivo, producto de la venta de cocaína, controladas por los capos de Maduro.

El trabajo de interdicción, por ejemplo, con la ayuda de un número creciente de informantes venezolanos que desertaron, ha contribuido enormemente a dibujar con precisión el mapa de las redes criminales del régimen: laboratorios, aeronaves, casas donde guardan dinero en efectivo, rutas, cooperadores en varios países, conexiones con Cuba, Honduras, México. “Todo está mapeado”, me dice uno de los informantes que llegó hace un par de meses a Estados Unidos tras un periplo de varias semanas que lo llevó desde Apure hasta Perú y de ahí a Puerto Rico y Washington, donde coopera con las autoridades.

La otra cara de la moneda de esta ofensiva son las investigaciones criminales contra aliados del régimen, actualmente desarrolladas en una decena de fiscalías federales a lo largo de Estados Unidos.

Estos procedimientos no se detienen simplemente en la acusación formal. Incluyen también órdenes de búsqueda y captura, congelamiento de bienes y cuentas, investigación de entornos familiares y profesionales.

Dicho de otro modo: una cacería internacional en combinación con gobiernos de tres continentes, vigilando entradas y salidas por avión o embarcaciones, visitando propiedades y realizando allanamientos con autorizaciones judiciales tan válidas en Miami como en Santo Domingo, Madrid o Zurich, Suiza. O Dubai y Sudáfrica, por no hablar de toda Latinoamérica.

“Se trata de una guerra global en todos los frentes pero sin balas ni misiles”, me dijo esta semana un diplomático norteamericano. “Es una estrategia más efectiva, sin el costo político de invadir”, apuntó.

¿Conoce el presidente interino Juan Guaidó, o la Asamblea Nacional controlada por la oposición, los detalles de estas masivas operaciones encubiertas en la que participan también otros países de América Latina y Europa?

Una pregunta más adecuada sería: ¿Tienen Guaidó y sus aliados opositores el poder de controlar esta maquinaria letal que, inexorablemente, llevará a la salida de Nicolás Maduro del poder?

Los que piensan que Estados Unidos no invadirá formalmente a Venezuela, probablemente estén en lo cierto. Pero quizá una pregunta más apropiada sería: ¿es necesaria una invasión?

Notas:

Tras la pista del dinero

El Task Force de Fincen-Departamento del Tesoro que opera desde Nueva York con agentes de varias agencias como el FBI, el IRS, la DEA y de Homeland Security Investigations, está avanzando en una tarea particular: identificar los banqueros y operadores financieros que diseñaron y construyeron complejas estructuras como hedge fundsholdings y empresas de fachada a nivel mundial para esconder para esconder decenas de miles de millones robadas al fisco de Venezuela. Las pesquisas, según las fuentes, apuntan a un grupo de banqueros de origen judío en Nueva York, asesores financieros venezolanos que operaban desde España y militares retirados que manejan cuentas de generales chavistas en Hong Kong y China continental. Muchas de las pistas de las investigaciones han salido de operadores financieros que están bajo investigación criminal en Estados Unidos y que han decidido cooperar. Otros datos claves fueron proporcionados por chavistas que saltaron la talanquera, incluyendo los operadores vinculados al empresario venezolano Roberto Rincón, y los casos investigados en España como Nervis Villalobos y César Rincón. Otra fuente clave ha sido el ex jefe de la Dirección de Inteligencia Militar (DIM) Hugo Carvajal, alias El Pollo. Carvajal mantenía un registro detallado de las cuentas en el extranjero mantenidas por connotados chavistas, incluyendo Nicolás Maduro, Cilia Flores, Rafael Ramírez, Jorge Arreaza y los hermanitos Rodríguez. Otro informante ofreció dar detalles para identificar la ubicación de una fabulosa fortuna controlada por Rafael Ramírez, pero la cooperación no ha sido posible hasta ahora por desacuerdos en los porcentajes de la recompensa.

Así opera la maquinaria de lavado

El Task Force de Fincen-Tesoro están prestando particular atención a empresas y operadores vinculados directa o indirectamente a Nicolás Maduro y su entorno. El tipo de operaciones y empresas sospechosas que están investigando de cerca en Estados Unidos, tienen estas características: 1, subsidiarias con nombres similares en Venezuela; 2, exportan a Venezuela equipo pesado, partes automotrices y equipo electrónico. Este modelo criminal ha sido catalogado como TBML: Trade Based Money Laundering. O lo que es igual: lavado de dinero a través de operaciones comerciales. Las áreas de operaciones bajo la lupa van desde el Sur de la Florida –Miami, Fort Lauderdale, Weston, Boca Ratón, Palm Beach-, el área metropolitana de Houston, Texas; todo el Caribe –República Dominicana en particular-, y el sur de Europa, según fuentes. El dinero típicamente se mueve desde este tipo de empresas a otras ubicadas en Hong Kong, España, Portugal, Panamá, Florida y Delaware. Pese a que los pagos de contratos con el gobierno se hacían en dólares, debido a las sanciones, las transferencias comenzaron a hacerse en euros. Pero muchas empresas han sido atrapadas cuando cambiaron los euros a cuentas en dólares, mediante empresas y bancos ubicados en Estados Unidos, a través de las llamadas nested accounts, cuentas bancarias abiertas en el sistema financiero norteamericano a través de bancos corresponsales, pero en realidad controladas por entidades foráneas. Muchas empresas que hacen o han hecho negocios con el régimen madurista operan usando este sistema de cuentas bancarias porque proveen del preciado anonimato. Pero Fincen está chequeando cuáles de estas instituciones están haciendo transferencias a lugares donde no tienen normalmente actividad financiera.

Venezuela está considerada como el mayor foco de corrupción en América – El Nacional – 23 de Septiembre 2019

El informe señaló que 87% de los encuestados sitúa a la Presidencia de la República, encabezada por el oficialista Nicolás Maduro, como la institución más corrupta del país

corrupción
Foto: EFE

Venezuela es el mayor foco de corrupción del continente, de acuerdo con el último informe del Barómetro Global de Corrupción en América Latina y el Caribe 2019.

El informe señala que la gran mayoría de los venezolanos considera que el régimen de Nicolás Maduro es el responsable de la corrupción del país.

El Barómetro Global de Corrupción indicó que el alto índice de percepción de la corrupción existente en Venezuela permanece invariable respecto al informe del año pasado.

El estudio precisó que para 87% de los venezolanos el fenómeno de la corrupción en el país continúa en aumento, y 93% lo cataloga como el problema más grave.

La encuesta realizada entre enero y abril de este año a más de 17.000 personas en 18 países de la región registró que los ciudadanos opinan que la mayoría o todas las personas en las instituciones del gobierno son corruptas.

87% de los encuestados sitúa a la Presidencia de la República como la institución más corrupta del país, seguida de los empleados públicos, la asamblea nacional constituyente, policías, jueces y magistrados.

Instituciones públicas 

En el informe de 2018, el primer puesto de esta lista lo ocupaban los agentes de seguridad, que son ahora superados por la Presidencia oficialista. 62% de las personas asegura haber sido víctima de sobornos al acudir a instancias policiales.

Los procesos para obtención de documentos de identidad se ubican como el segundo servicio público donde más se reciben sobornos.

91% de los venezolanos piensa que la labor del gobierno en la lucha contra la corrupción es cada vez más deficiente.

Los líderes religiosos, los periodistas, las ONG y los miembros de la Asamblea Nacional gozan de muy buena imagen ante la opinión pública venezolana.

En América Latina y el Caribe, Venezuela ostenta el triste primer lugar en percepción de corrupción. En segundo lugar se encuentra República Dominicana, seguido por Perú, Trinidad y Tobago, Panamá, Brasil, Chile, Honduras y Colombia que superaron la tasa de 50%.

México y Perú secundan a Venezuela con las mayores tasas de incidencia de sobornos por servicios públicos en los últimos 12 meses. Barbados es el país en que los ciudadanos perciben menor corrupción.

Key facts about U.S. Hispanics and their diverse heritage by Luis Noe-Bustamante – Pew Research Center – 16 de Septiembre 2019

The U.S. Hispanic population is diverse. These nearly 60 million individuals trace their heritage to Spanish-speaking countries in Latin America and to Spain, each with distinct demographic and economic profiles. But as migration patterns from Latin America change, the origins of U.S. Hispanics are beginning to shift. Here are key facts about how the U.S. Hispanic origin groups are changing and how they differ from one another.

Hispanic origin profiles, 2017

The 15 largest U.S. Hispanic groups by origin (based on self-described race or ethnicity)
U.S. Hispanic population: 58,838,000
1 Mexicans 36,634,000
2 Puerto Ricans 5,614,000
3 Salvadorans 2,307,000
4 Cubans 2,298,000
5 Dominicans 2,067,000
6 Guatemalans 1,444,000
7 Colombians 1,246,000
8 Hondurans 940,000
9 Spaniards 810,000
10 Ecuadorians 738,000
11 Peruvians 679,000
12 Nicaraguans 464,000
13 Venezuelans 421,000
14 Argentines 278,000
15 Panamanians 210,000
Source: Pew Research Center tabulations of the 2017 American Community Survey (1% IPUMS).
Venezuelans, Dominicans and Guatemalans saw the fastest population growth since 2010. From 2010 to 2017, 10 of the 15 largest origin groups grew faster than the Hispanic population overall, which increased 16%. The Venezuelan population in the U.S. increased 76% to 421,000 in 2017, by far the fastest growth rate among Hispanic origin groups. Among groups with populations above 1 million, Dominicans and Guatemalans had the fastest growth. Their populations grew by 37% and 30%, respectively, during this time. Puerto Ricans, the second-largest origin group, saw their population in the 50 states and the District of Columbia jump by 20%, to 5.6 million in 2017. (Another 3.2 million live in Puerto Rico.)

At nearly 37 million, Mexicans are the largest origin group and make up 62% of Latinos, but this share has decreased from a recent peak of 66% in 2008. The Mexican population grew by 11% from 2010 to 2017, tied for the lowest growth rate among the 15 origin groups. The Peruvian and Ecuadorian populations in the U.S. saw similarly slow growth rates.

Immigrants are a declining share of the Latino population. The share of Latinos in the U.S. who are immigrants declined to 33% in 2017, down from 37% in 2010, due in part to slowing international migration from Latin America. The immigrant share among Nicaraguans fell from 63% to 55% during this time, the largest drop among the 15 largest Latino origin groups. Guatemalans and Ecuadorians followed with a 7 percentage point decline over the same period. Meanwhile, the Venezuelan and Spaniard populations bucked the trend as their foreign-born shares increased between 2010 and 2017.

Immigrant share falls in 12 of 14 largest Latino origin groups since 2000The vast majority of Latinos are U.S. citizens. About 79% of Latinos living in the country are U.S. citizens, up from 74% in 2010. This includes people born in the U.S. and its territories (including Puerto Rico), people born abroad to American parents and immigrants who have become naturalized citizens. Among the origin groups, virtually all Puerto Ricans are U.S. citizens. Spaniards (91%), Panamanians (89%) and Mexicans (79%) have some of the highest citizenship rates, while Hondurans (53%) and Venezuelans (51%) have the lowest rates.

Among groups with more recently arrived immigrants, Venezuelan immigrants (58%) and immigrants from Spain (38%) have the highest shares who have been in the U.S. for less than 10 years.

A growing share of Latino immigrants are longtime U.S. residents. Nearly four-in-five Latino immigrants (78%) have lived in the U.S. for more than 10 years, up from 64% in 2010. Panamanian (88%) and Mexican (84%) immigrants have the highest shares on this measure. Many Latino immigrants have been in the U.S. for decades – 46% of Latino immigrants have lived in the U.S. for 21 or more years.

The share of Latinos who speak English proficiently has increased. In 2017, 70% of Latinos ages 5 and older spoke English proficiently, up from 65% in 2010. Spaniards (93%), Panamanians (87%) and Puerto Ricans (83%) had the highest shares of English proficiency, while Hondurans (48%), Guatemalans (48%) and Salvadorans (53%) had the lowest shares. The share of Mexicans who speak English proficiently (71%) is similar to that of Latinos overall.

The makeup of the Hispanic population varies widely across major metropolitan areas. Mexicans comprise more than two-in-three Hispanics in the Los Angeles and Houston metro areas, reflecting their majority share among the national Hispanic population. But in many other metro areas, other origin groups make up the largest share among Hispanics. Puerto Ricans are the largest group in the Orlando, Florida, metro area, while Salvadorans are the largest in the Washington, D.C., metro area. Cubans are the largest origin group in the Miami metro area.

Latino populations in U.S. metro areas are more diverse along the East CoastThe median age of U.S. Latinos has increased since 2010. Latinos had a median age of 29 years in 2017, up from 27 in 2010, but well below the national median of 38 years for the overall U.S. population. Of the 15 largest Latino origin groups, Cubans and Argentines had the highest median ages, at 40 and 39. Meanwhile, Mexicans (27) and Guatemalans (28) were the youngest groups.

Venezuelan-origin Hispanics have the highest share with a bachelor’s degree.About 16% of Latino adults ages 25 and older have a bachelor’s degree or higher, up from 13% in 2010 but lower than the overall U.S. population (32%). Among Latino origin groups, Venezuelans (55%) and Argentines (43%) have the highest shares with a bachelor’s degree or higher, while Guatemalans (10%) and Salvadorans (10%) have the lowest shares. Each origin group has seen this share increase since 2010.

Latinos’ economic conditions vary widely by origin group. Argentines had the highest median household income, at $68,000, almost $20,000 more than the overall Latino median ($49,010). Hondurans had the lowest median income at $41,000, about $8,000 lower than the Latino median. Mexicans had a median income ($49,000) similar to the Latino median. (For the most recent income figures for all Hispanics from the U.S. Census Bureau, see “Income and Poverty in the United States 2018.”)

For more information on Hispanics in the 50 states and the District of Columbia, see Pew Research Center’s detailed fact sheets for the 15 largest Hispanic origin groups. The fact sheets describe demographic, employment and income characteristics of each group.

A %d blogueros les gusta esto: