elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Archivos en la Categoría: Artículos de Prensa

“ Es el petróleo, imbécil” por Eddie A. Ramírez S. – Noticiero Digital – 20 de Febrero 2018

 

Unknown

El título de este artículo lo tomo del libro “Usurpación Constituyente (1999,2017), de Allan R. Brewer-Carías, de lectura obligatoria para quienes deseen conocer parte de los orígenes de nuestros males. El destacado jurista sostiene que “El mal manejo del petróleo, después de hacer depender absolutamente todo el país del mismo, será en definitiva, por la hambruna, lo que ocasionará el desenlace. Y eso será lo que producirá más temprano que tarde el colapso del régimen”.

El conocido profesor afirma que “tenemos un gobierno asambleario y tumultuario, que actúa sin Constitución, conducido por un reducido grupo de asaltantes del poder, sin control alguno, configurándose como el reino de la arbitrariedad”.

¿Cómo llegamos a esta situación? Pensamos que quizá el sistema bipartidista se terminó de desprestigiar a finales de los ochenta, bajo la presidencia de Lusinchi. Según Brewer, el detonante de esta situación ocurrió en 1993, cuando Acción Democrática defenestró a Carlos Andrés Pérez y Rafael Caldera descuartizó a Copei. La Asamblea Constituyente de 1999 “sirvió de vehículo para permitir el asalto al poder por parte de la logia militar que había dado el fracasado golpe de Estado de 1992, cuyos miembros se apoderaron de todas las instancias del poder para implantar un modelo de Estado totalitario y cleptocrático”. La Asamblea Constituyente del 2017 “terminó de destruir los últimos vestigios que podían aún existir del nunca estructurado Estado democrático ….quizá con el objeto de estructurar otro Estado siguiendo el modelo arcaico soviético y cubano”.

Para Brewer-Carías, el régimen está en estado de “apoptosis”, es decir que se está autodestruyendo, tal y como hace un organismo multicelular para desprenderse de células dañadas. Al respecto señala seis factores: 1-. El aislamiento internacional del régimen. 2-El fracaso de querer implantar una doctrina bolivariana. 3- La destrucción masiva de la institucionalidad democrática. 4- Las violaciones a los derechos humanos. 5- El fracaso económico y social de la gestión de gobierno y 6- El fracaso en el desarrollo de la industria petrolera.

En este artículo nos referiremos al último punto. Nadie debe dudar de la destrucción de Petróleos de Venezuela (Pdvsa) y sus filiales. En los primeros años del totalitarismo esta empresa siguió funcionando por la inercia natural de una actividad que fue bien manejada desde sus inicios. Poco a poco fueron surgiendo los resultados del despido masivo de casi 23.000 trabajadores, los cuales tenían un promedio de quince años de experiencia. Por el deseo de poner a la empresa al servicio del partido de gobierno, fueron despedidos el 67% de la nómina ejecutiva, 67% de la mayor, 29% de la menor y 27% de la nómina diaria, perdiéndose una inversión de 21 millones de horas-hombre de adiestramiento, con un costo de unos dos mil doscientos millones de dólares. A esto hay que sumar que los nuevos directores y gerentes fueron designados por su afinidad política al gobierno, quienes descuidaron el mantenimiento, no realizaron las inversiones para sostener y aumentar la producción, y eliminaron el centro de adiestramiento . Por si fuera poco, la corrupción se adueñó de la empresa.

Las cifras que suministra Venezuela a la OPEP y las que esta estima evidencian la caída de la producción. Las reseñas de la prensa ponen de relieve los accidentes en las refinerías y las paradas no programadas de las mismas. Así mismo, es relevante las renuncias masivas de trabajadores por falta de seguridad en el trabajo y deplorables condiciones socioeconómicas.

Ya los mismos rojos denuncian el deterioro de la empresa y la corrupción. El expresidente Rafael Ramírez semanalmente señala que las directivas que le sucedieron manejaron muy mal la empresa. Por su parte la espernible ministra Iris Varela lo acusa de “volver mierda “ a la empresa. El expresidente Del Pino reconoció que “descuidamos el mantenimiento para favorecer los programas sociales”. El embustero Maduro dice que “desde el inicio de este año la producción aumentó en 250.000 barriles por día, cifra que dista de lo que informó el ministerio de Energía y Petróleo a la OPEP y lo que esta estima. Para completar el panorama, el usurpador Tarek Saab ha imputado por corrupción a unos 70 gerentes, inclusive a dos expresidentes de Pdvsa. A Rafael Ramírez, con el cual no tengo relación familiar como declaró la posesa Iris, lo tienen en caldo de ñame.

Coincidimos con Brewer-Carías en que el fin del régimen está cerca y en la vital importancia del petróleo en la economía venezolana. Quizá no será posible recuperar a Pdvsa y, en el mejor de los casos, quedará reducida a su mínima expresión. Sin embargo, la industria de los hidrocarburos tendrá que volver a florecer. La tecnología y la inversión se podrán conseguir sin mayores dificultades, pero el recurso humano será limitante. Desde luego el Estado tendrá que disminuir su participación debido a que los rojos lo tienen en la carraplana.

Como (había) en botica: Más grave que el deterioro de la industria petrolera es la situación de nuestras universidades por la falta de recursos económicos y porque se están quedando sin profesores. También preocupa la cantidad de médicos que están emigrando. Padrino López tolera el maltrato a sus compañeros de armas, entre ellos a los generales Vivas y Baduel ¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!

Baltasar Garzón, el español que vino a Caracas para arreglar defensa de Maduro en La Haya por José R. Santamaria – El Cooperante – 19 de Febrero 2018

11806255.jpgBaltasar Garzón pretendió ingresar de incógnito al país, pero no contaba con la astucia de otro pasajero del vuelo Bogotá-Carcas – quizás agente secreto del Cuerpo Nacional de Policía, de España- y ¡click! fue captado “manos en la masa” desembarcando en Maiquetía.

¿A qué vino a Caracas? La pregunta reventó las redes sociales y pronto, la misma Internet la respondió, para disgusto del “turista jurídico”: ¡Garzón vino a hacer arreglos, para la defensa de Nicolás Maduro en la Corte Penal Internacional, de La Haya! Defender a su modo, pero a eso vino.

Está fresca la recomendación de “no viajar a Venezuela” expedida a sus nacionales, el 1 de junio del año pasado por la Cancillería española. No se necesitaba ser muy zahorí para deducir que Garzón no había llegado al país a echarse un chapuzón en “Playa Pantaleta”. Vino a guisar.

Defensor “oficioso” de Maduro

Consultamos nuestros archivos y conseguimos al irascible Garzón ¡pero qué delicado!, erigido en defensor no tan oficioso, como se verá, de Nicolás Maduro. Lo hizo en declaraciones a “WRadio”, Colombia, el 4 de septiembre de 2015, reproducidas, entre otros medios de comunicación, por EFE. “Baltasar Garzón, no ve viable denuncia de Colombia contra Maduro en la CPI”, tituló la reputada agencia de noticias, el respectivo boletín informativo.

“Creo, con todo respeto a las demás opiniones, que una denuncia ante la CPI no sería viable. Dentro de los artículos del Estatuto de Roma no veo el encaje muy claro de la situación que se está viviendo y del drama que se están viviendo en la frontera con Venezuela”, manifestó Garzón en una entrevista en WRadio.

Todos los criminales, aun los más repugnantes, tienen derecho a la defensa, lo que incluye no criminalizar a quienes asuman su asistencia letrada. Pero una cosa es dar la cara en estrados y exigir juicio justo para cualquier acusado y otra, hacerlo de manera, subrepticia, clandestina, soterrada, para poder seguir ponderando como adalid justiciero. Gravísimo, si la actuación tras bambalinas agazapa valimiento, verdadero o meramente jactancioso, del letrado. Veamos.

Encuentro con el “Pollo” Carvajal, los narcosobrinos y presuntos integrantes del Cártel de los Soles

A finales de julio de 2016, un jet ejecutivo, valorado en 40 millones de dólares, decoló en el aeropuerto internacional Santiago Mariño que sirve a la isla de Margarita, Venezuela. Sus tres pasajeros, Carlos Eduardo Urbano – propietario de la aeronave, boliburgués, de uña en el rabo, megamillonario, gracias a sus contrataciones con entes del estado Anzoátegui, tiempos de Tarek William SaaB, incluidos – y Abel Torres Serrano, súbito español – cuyo papel en la trama no ha podido ser determinado.

El tercer y último pasajero ¿adivinen? Baltasar Garzón. Los viajeros, fueron recibidos a pie de escalerilla de avión, por una caravana compuesta por decenas de escoltas oficiales, varias camionetas suburbanas blindadas de la gobernación de Nueva Esparta y por Hugo Carvajal, “El Pollo”, incluido en la “OFAC list” por trafricar, no precisamente cotufas. Y de la pista de aterrizaje, directo, sin pasar inmigración ni aduana, a unos apartamentos de lujo colocados a disposición por el entonces, gobernador del estado, Carlos Mata Figueroa, a quien alguna prensa vincula con el Cártel de los Soles.

Los “turistas”, no contaron con la astucia ¡otra vez! del servicio secreto del CPN y del periódico ABC de España. El reportaje por demás acucioso, informó, pelos y señales de la gira.

Infraganti, como fue su encuentro con el legendario “Pollo”, Garzón no pudo desmentirlo. Se limitó a seguir su patrón de conducta. El patrocinio judicial, de personas, impresentables, sin dar la cara, a escondidas, posando de “imparcial”, de “notable”, de cruzado de la lucha anticorrupción y de la tuición de los DDHH ¿Y el tráfico de drogas no es un delito de lesa humanidad?

No obstante, los pretextos de la visita, no pudieron ser más especiosos, torpes, estúpidos, risibles, de no mediar el calibre de los delitos, de por medio. Algo que no habla muy bien, de sus meninges, ni de sus presuntas habilidades de jurista.

Dijo, Garzón, que sus encuentros con el “Pollo” no fueron como su defensor, sino como redactor “independiente” de un pretendido dictamen o informe que cuestionaba “la validez de los procedimientos utilizados por EE.UU para pedir la captura, fuera de su territorio, de supuestos delincuentes”. Menuda independencia, la de quien viaja a Venezuela en medio de semejante parafernalia. Si así, se defiende a sí mismo, sus clientes sabrán lo que les espera.

Al extremo, que el objeto del pretendido informe “independiente”, según el propio Garzón, apuntaría, a proteger, ni más ni menos, que a los narcosobrinos presidenciales, al deslegitimar sus detenciones, en Haití. Por menos que eso, les revocaron lasa visas norteamericanas, a los defensores de Pablo Escobar.

Banco de Andorra: Otra vez, Garzón, tira la piedra y esconde la mano.

Ocurrió, con motivo del congelamiento, en el Banco Privado de Andorra, de la cuenta bancaria de alrededor de 400 millones de dólares, a nombre de empresas del venezolano, Diego Salazar Carreño. De nuevo, Garzón, esta vez en compañía del exprimer ministro francés Dominique de Villepin, no contaron con el seguimiento de los sabuesos del CNP. Unas escuchas telefónicas a los implicados, Nervis Villalobos (exviceministro de petróleo), Fidel Ramírez (hermano de Rafael Ramírez exministro de petróleo y expresidente de Pdvsa), Luis Carlos de León, César Rincón Godoy y Rafael Reiter, todos venezolanos, solicitados por la justicia gringa, dejaron a Garzón y a De Villepine al descubierto.

Audios reveladores de la relación de Baltasar Garzón con el caso Diego Salazar Carreño. La Banca Privada de Andorra contrató al exmagistrado español para desbloquear las cuentas millonarias del primo de Rafael Ramírez, sospechoso de lavado de dinero. Las audiograbaciones del CNP español siguen dando tela para cortar. La investigación por el lavado de dinero en Andorra vincula a Baltasar Garzón, juez inhabilitado de la Audiencia Nacional de España y la citada banda de “bolivarianos”.

Garzón le cobró al BPA, la bicoca de US $ 800 mil dólares –suma incriminadora, por desproporcionada para tal clase de dictámenes- que habría servido a un juez andorrano, evidentemente coludido, de respaldo para descongelar los fondos.

Había demasiado compatriotas, implicado en el affaire y como los venezolanos somos poco fiables en lo que a guardar secretos se refiere, pronto se coló la información: En reunión celebrada en el bufete de Garzón, este último les exigió a los mencionados “angelitos” en presencia de sus letrados venezolanos, españoles y andorranos, diez millones de dólares americanos “¿Y por qué hemos de pagarle a, a usted, señor Garzón tal cantidad, si no es nuestro abogado y, además ya le cobró al BPA, quien fue su contratante?” – respondieron los saqueadores de nuestra Tesorería.

Al final, sintiéndose extorsionados, transaron el asunto: US $ 2.000.000,00. Ladrón que roba ladrón, se habrá dicho, para sus adentros y sus afueras el impertérrito, cobrador de peaje.

Vende valimiento en la Fiscalía y en la presidencia de la Corte Penal de La Haya

Jacques Vergès, fue un letrado francés que se ganó el merecido mote de “Abogado del Diablo”, por sus controvertidas defensas, del nazi, Klaus Barbie, de Carlos Ramírez, “El Chacal” y de una larga ristra de sanguinarios terroristas. Con todo, cuando Vergès murió, el presidente del Colegio de Abogados de París, le pronunció una emotiva oración de fúnebre, a pie de catafalco. Después de todo, el oficio del abogado es eso: abogar y Vergiès lo hacía con vehemencia, gallardía. Daba la cara, sobre todo.

Garzón, se esconde bajo las faldas de la notoriedad que obtuvo al ordenar la captura del tirano Augusto Pinochet. Tira la piedra y esconde la mano. Ahora, en el caso Venezuela/Corte Penal Internacional, vende valimiento, influencias, conchupancias, con el exfiscal de la CPI, Luis Moreno Ocampo, otro pillo, quien a su vez, se jacta de “controlar” a la presidenta de dicha Corte, Silvia Fernandez, kirchnerista, como, él, a la actual, Fiscal, Fatou Bensouda, su exsubalterna y al jefe de acusaciones de la mencionada fiscalía, Fabricio Guriglia, argentino, marido de Helen Duffy, abogada defensora del propio Garzón, en sus líos por prevaricato.

En medio de tal maraña pecaminosa, surge la figura de la que se hace llamar, “embajadora de Venzuela ante la Corte Penal Internacional” Haifa El Aissami, hermana del Vicepresidente de Venezuela, cabildera en delictiva e impúdica ante tales instancias. Demasiada “casualidad”, el viaje de Garzon a Caracas, cuatro días antes del anuncio de la Fiscal Besouda, de la apertura del caso Maduro & Cia, en la Fiscalía de la CPI. Que cada cual saque sus conclusiones. Que cada cual haga de su camisa y su reputación, un sayo. Traficar con los caídos en la lucha libertaria de Venezuela, para ganarse unos millones es otra cosa, eso nos lo tomamos y tomaremos en serio, señor Garzón.

 

 

¿Dónde está Venezuela en el ranking de los colapsos económicos? por Víctor Salmerón – ProDaVinci – 19 de Febrero 2018

Desde 2014 la economía venezolana no deja de contraerse y el país sufre uno de los peores desastres de la historia contemporánea. José Manuel Puente, profesor del IESA y de la Universidad de Oxford, y Jesús Rodríguez, académico de la Universidad de Warwick, calculan la magnitud del descalabro en su investigación Venezuela en etapa de colapso macroeconómico: un análisis histórico y comparativo.

Para el período 1980-2017, el análisis emplea datos de 192 países registrados por el Fondo Monetario Internacional (FMI). En el caso de Venezuela se tomaron las cifras del Banco Central entre 1950 y 2015. Ante la decisión del gobierno de ocultar la información oficial, se usaron proyecciones del FMI para el intervalo 2016 – 2017.

Dashboard 1.png

Puente indica:

“Tomando en cuenta la proyección del FMI de que la economía venezolana retrocedió 18% en 2016 y 12% en 2017, en los cuatro años del período 2013-2017 el PIB (Producto Interno Bruto) se redujo 34,6%, es decir, desapareció más de un tercio de la producción total de bienes y servicios. Un colapso solo comparable con economías que han vivido grandes desequilibrios macroeconómicos o conflictos bélicos”.

Similar a una guerra

Venezuela ocupa la octava casilla en el ranking de los países que padecieron una contracción ininterrumpida del PIB durante cuatro años entre 1980 y 2017. Es el único país latinoamericano de la lista, superando a Zimbabue, Congo y Bulgaria. En el primer lugar se ubica Libia, con una reducción de la economía de 67,9%, seguida por Ucrania, Sierra Leona, Arabia Saudita, Tayikistán, Moldavia y Turkmenistán​.

Puente destaca un aspecto relevante:

“Al menos la mitad de los países de esta clasificación han estado inmersos en guerras civiles o alta conflictividad política. Otro aspecto a resaltar es que a excepción de Libia, Zimbabue y Venezuela, el resto de los casos se produjeron durante los años ochenta y noventa, es decir, en las últimas dos décadas los colapsos de esta magnitud son una rareza. Libia sufre una guerra civil mientras que Zimbabue ha sido objeto de sanciones por parte de la Unión Europea y Estados Unidos por recurrentes violaciones de los derechos humanos”.

Líder en Latinoamérica

Si solo se observa Latinoamérica, Venezuela ocupa el primer lugar entre los países que han sufrido las mayores contracciones del PIB durante cuatro años consecutivos entre 1980-2017, seguido por Trinidad y Tobago, Surinam, Argentina, Nicaragua, Guyana, Uruguay, Bolivia, Saint Kitts and Nevis y Paraguay.

Dashboard 1 copy.png

Puente pone en contexto esta clasificación:

“Para analizar este resultado es importante el caso de Nicaragua. Durante los primeros años de la presidencia de Daniel Ortega, entre 1984 y 1988, la producción de bienes y servicios en este país se redujo 17,4% en medio del conflicto político y el bloqueo comercial que le aplicó Estados Unidos. Sin embargo, esta caída representa aproximadamente la mitad de la contracción experimentada por Venezuela en los últimos cuatro años”.

También utiliza a Argentina como punto de comparación:

“Argentina padeció una fuerte crisis entre 1998-2002. Recordemos que hablamos de los tiempos del corralito y en ese lapso de gran inestabilidad el PIB cayó 18,4%, una contracción muy inferior a la de Venezuela”.

Las consecuencias de chavismo

Desde 1951, la fecha más antigua en las estadísticas oficiales, Venezuela no había experimentado cuatro años consecutivos de caída del PIB. Al evaluar como un todo a los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro el saldo no es positivo.

Puente precisa:

“El PIB de 2017 es 3,3% inferior al de 1998, lo que implica que los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro prácticamente representan dos décadas perdidas en términos de crecimiento económico y un proceso que deja al país con un aparato productivo profundamente diezmado y con una escasa capacidad para generar riqueza”.

Para evaluar con mayor rigurosidad lo sucedido en el período 2013-2017, la investigación incluye el PIB per cápita del lapso 1951-2017 a precios de 1997. El análisis de este dato concluye que la producción de bienes y servicios por habitante se redujo 38% en los últimos cuatro años y se ubicó al nivel de 1955.

Otro aspecto a tomar en cuenta es que el chavismo alargó el estancamiento que padece Venezuela desde 1980. Puente afirma:

“Luego de casi cuatro décadas, el país no ha mostrado avances significativos en la producción de bienes y servicios para mejorar el bienestar de la población e incluso presenta niveles de actividad económica inferiores a los registrados en 2003 y 1989, años en que Venezuela experimentó fuertes caídas del PIB y altos niveles de conflictividad política y social. En resumen, en los últimos cuarenta años, la economía venezolana simplemente no ha crecido”.

Modelo en implosión

Si bien el gobierno de Maduro insiste en que la crisis obedece al declive de los precios del petróleo y a la “guerra económica” orquestada por las empresas privadas, Puente y Rodríguez sostienen que el país sufre el colapso de un modelo desacertado que pudo flotar, pero estaba hecho para hundirse.

La lista de fallas que explican la implosión incluye: un esquema de extrema regulación a través de controles de precios, de cambio y tasas de interés; un proceso de expropiación sistemática que contrajo el aparato productivo y pulverizó la inversión privada nacional y extranjera; un elevado incremento de la deuda de la nación; la inexistencia de un fondo de estabilización para enfrentar las fluctuaciones en los precios del petróleo y una fuerte apreciación del tipo de cambio oficial que generó un boom de importaciones e impactó negativamente a los sectores que producen bienes transables.

Puente indica:

“Es el colapso de un modelo. En 2013 con los precios del petróleo en torno a cien dólares el barril la economía apenas creció 1,3%. El declive en la cotización del barril agudiza una contracción que comenzó antes. Además, no existe ninguna otra economía petrolera que presente los desequilibrios macroeconómicos que Venezuela está evidenciando: aguda contracción económica, alta y persistente inflación y sistemática escasez de bienes básicos”.

Puente explica que otro aspecto a considerar es que entre 1998 y 2017, el PIB de Venezuela cayó 3,3% mientras que las economías de los países miembros de la OPEP crecieron en promedio 162,6%.

Dashboard 1-2.png

Tres patologías

Todo apunta a que Venezuela camina a un quinto año consecutivo de recesión. A las proyecciones de entidades financieras, firmas especializadas y analistas, el profesor del IESA agrega la teoría económica:

“Para rescatar el crecimiento, mejorar el abastecimiento y controlar la inflación en una economía como la venezolana se requiere de un conjunto de medidas adecuadas y tiempo. Se necesitan entre diez y catorce meses para que la economía responda a los incentivos correctos. Estamos en febrero de 2018 y no se ha hecho nada de lo necesario. Por lo tanto, es prácticamente seguro que este año continúe el ciclo recesivo”.

Desde su punto de vista todo apunta a un mayor deterioro en 2018:

“A este agudo ciclo recesivo se une una hiperinflación y el incremento intermensual de los precios se está acelerando, por lo tanto, lo peor está por venir al punto de que el FMI proyecta inflación de 13.000% para este año. Además, hay un desabastecimiento brutal. Entonces, estamos ante tres variables que tienen un impacto devastador desde el punto de vista social”.

No duda en advertir: “No hay cambio económico sin un cambio político. Nicolás Maduro no quiere ni puede, no tiene la visión, el equipo y la credibilidad para aplicar un plan de reformas exitoso”.

Hay salida

Aunque Venezuela ha sufrido un colapso severo y todo apunta a que seguirá deteriorándose este año, Puente señala que de aplicarse los correctivos adecuados, el país puede salir del túnel y comenzar a transitar el camino hacia la recuperación y la prosperidad.

“Hay que dejar claro que existen las medicinas para curar esta enfermedad, Venezuela no está condenada a una catástrofe. Entre las medidas que habría que tomar se encuentran eliminar el control de precios, desmontar el control de cambio, aplicar un tipo de cambio único competitivo y reestructurar la deuda externa. Asimismo, es necesario obtener recursos financieros para fortalecer el sector externo y financiar un programa social de emergencia que incluya subsidios directos”.

 

Inicia preventa de criptomoneda venezolana por Sonia Domínguez Ramírez – Yo influyo – 20 de Febrero 2018

cripto_monedas.jpg
En Venezuela inició la preventa de la criptomoneda llamada El Petro, que de acuerdo al gobierno de Nicolás Maduro, tiene el respaldo de la riqueza petrolera, gas, oro y diamantes de esa nación, su precio es de 60 dólares –lo que equivale al precio de un barril de petróleo en enero–, lo que de acuerdo a las autoridades hace que esté a la vanguardia de las criptomonedas existentes y sea el criptoactivo más seguro del mundo.

El precio del Petro no estará vinculado a la especulación del mercado y de agencias calificadoras de riesgo, sino a recursos naturales, afirman las autoridades.

De acuerdo a la Agencia Venezolana de Noticias, el ingeniero en ciencias de la computación y emprendedor Blockchain, David Jaramillo, aseguró que el gobierno venezolano comprendió una de las principales necesidades en el mundo de los activos digitales: ofrecer una garantía en recursos naturales.

La moneda, a diferencia de otras en el mundo, es emitida por un banco central. El gobierno de Venezuela la aceptará como método de pago para transacciones oficiales y de impuestos.

EU con reservas

En Estados Unidos los legisladores prevén la necesidad de conformar nuevas reglas con la finalidad de imponer una supervisión federal más estricta sobre las criptomonedas.

En la Unión Americana las monedas digitales actualmente caen en un área gris jurisdiccional entre la Comisión de Valores y Bolsa (SEC), la Comisión de Comercio de Futuros de Productos Básicos (CFTC), el Departamento del Tesoro, la Reserva Federal y los estados individuales.

Entre los grandes temores se encuentra el comercio especulativo por lo que algunos legisladores están buscando que los activos digitales se regulen como valores y estén sujetos a las reglas de protección del inversor de la SEC.

Con información de Radio Caracol, AVN y La Razón

Cedice alertó que peligra suministro de gasolina en el país por paralización de refinería de Amuay – Descifrado – 19 de Febrero 2018

 

Representantes del Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad (CEDICE Libertad) informaron que la refinería de Amuay, ubicada en el estado Falcón está casi totalmente paralizada debido al colapso del craqueador catalítico, que aunado a la falta de inversión, robos y mala gestión de la planta, crean un escenario muy oscuro para el futuro de esta refinería y para la oferta de gasolina en el país.

Precisaron que la refinería de Amuay tiene una capacidad instalada para procesar 645.000 barriles de petróleo al día y convertirlos en gasolina.

“Las refinerías de Amuay y Cardón conforman el Centro Refinador Paraguaná, el más grande del país, con la capacidad de procesar 955.000 barriles diarios de petróleo; lo que significa que la paralización de la planta más grande de ese Centro, reduce drásticamente la oferta de gasolina en el país, informó Cedice Libertad en un comunicado.

Desde principios de febrero no se conoce la situación exacta de la planta Amuay, que ya se encontraba paralizada desde principios de enero, pero es fácil prever que no puede compensarse en un par de semanas los daños acumulados por años de mala gestión, señalaron en Cedice.

“Esta situación amenaza con hacer otro récord mundial para Venezuela, convirtiendo a nuestro país no sólo en el primer país petrolero que quiebra y enfrenta hiperinflación, sino en el país petrolero con la mayor reserva de crudo en el mundo, que se queda sin gasolina”, expresó la economista Karelys Abarca, investigadora del Observatorio de Gasto Publico de Cedice Libertad.

Señaló que ese “patético resultado” deviene en parte del subsidio a la gasolina, que destruyó la producción interna de este derivado, al descapitalizar a la industria por vender la gasolina subvalorada sólo por una medida populista, provocando así una caída dramática de la inversión en mantenimiento y renovación de estas plantas. “En el caso de Venezuela, ocurre aquello de que en casa de herrero cuchillo de cartón”, agregó Albarca.

Venezuela y el «socialismo como problema» por Tomás Straka – Nueva Sociedad – Febrero 2018

4sdkkuRWXFYI.jpg

La utilización del término «socialista» para definir al sistema venezolano puede suponer un lastre para las izquierdas democráticas de la región. ¿Todo socialismo lleva necesariamente a una situación como la que hoy vive el país gobernado por Nicolás Maduro?

Hace casi medio siglo, exactamente en 1969, apareció en uno de los libros más polémicos e influyentes de la literatura política venezolana. Se trataba de Checoslovaquia, el socialismo como problema, escrito por Teodoro Petkoff. Ese mismo año el Frente de Liberación Nacional, la alianza entre el Partido Comunista y el Movimiento de Izquierda Revolucionaria que había intentado reproducir en Venezuela una revolución como la cubana, decidía abandonar las armas y desarrollar una autocrítica sobre su accionar. Algunos guerrilleros e intelectuales comunistas ya habían empezado a dudar de su ideología y de sus métodos tras sus propias experiencias en Europa Oriental, destino de no pocos exilios. Otros habían comenzado a desarrollar la autocrítica al ver los problemas entre Fidel Castro y la Unión Soviética. Sentían que, de una manera u otra, eran solo piezas en la política internacional cubana. Sin embargo, la gota que rebasó el vaso fue la invasión soviética a Checoslovaquia en 1968.El socialismo, tal como lo concebían, no sólo no ofrecía más libertad y bienestar a los pueblos, sino que, por el contrario, era incluso capaz de reproducir intervenciones imperialistas como aquellas que habían aprendido a odiar en América Latina.Algo andaba muy mal en el socialismo real.¿Para eso hemos arriesgado nuestras vidas? – se preguntaban entonces.

El libro de Petkoff fue un éxito inmediato.Su desenfado, su estilo periodístico y la fama de su autor, célebre por sus evasiones de cárceles militares, lo impulsaron a la palestra pública.Para 1971 ya había roto con el Partido Comunista y junto a un grupo importante de la Juventud Comunista y otros ex comandantes guerrilleros fundaba el Movimiento al Socialismo (MAS), en un primer momento definido como parte del «nuevo comunismo». Era el intento de una renovación que entusiasmó a la mayor parte de los intelectuales, artistas, estudiantes y profesores.La resonancia fue tan fuerte que el líder soviético Leonid Brezhnev citó Petkoff en su discurso en el 24° Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética de ese mismo 1971 como uno de los grandes enemigos del comunismo a nivel mundial.El escritor y político pasó de ser una estrella venezolana a cobrar resonancia internacional. Todo esto viene a cuento porque a casi cincuenta años de estos sucesos Venezuela vive muchos de los peores efectos del socialismo real.Es una situación que merece ser analizada desde muchos ángulos pero que inicialmente demuestra que el debate planteado por aquel libro -y por toda la obra posterior de Petkoff, que lo llevó a ser uno de los principales opositores a Hugo Chávez- está lejos de carecer de vigencia. Es una situación que demuestra que el socialismo como problema no se liquidó con la caída del Muro de Berlín y el triunfo de Occidente en la Guerra Fría. Este no es un asunto reservado meramente para historiadores. El problema sigue vigente y puede afectar, como sucede en Venezuela, a millones de personas.Las polémicas que se han tejido en torno a Gustavo Petro y Andrés Manuel López Obrador, que puntean en las encuestas en Colombia y México para el momento que se escriben estas líneas, conectan de forma directa con el meollo de este asunto: ¿todo socialismo ha de conducir «necesariamente» a un desastre humanitario como el venezolano, o es posible que haya otro más exitoso?

Las evidencias parecen decir abrumadoramente que sí es posible. En primer lugar, por las experiencias de las socialdemocracias europeas. Y, en segundo término, por el ciclo de gobiernos izquierdistas que, aunque con una tradición distinta a la socialdemócrata, dirigieron a América Latina en las dos primeras décadas del siglo XXI. Exceptuando el caso venezolano, estos gobiernos fueron más bien exitosos.Aunque no hay que soslayar que contaron con el alza de los commodities -¡aunque ninguno como Venezuela con el boom petrolero de aquellos años!- y que en algunos casos terminaron en medio de escándalos, la posibilidad de respetar las reglas de la democracia, la empresa privada y la disciplina fiscal con políticas de inclusión social, es posible para la izquierda moderna. En este sentido, se diferencian de aquello que en su libro Las dos izquierdas, Petkoff denominó como la «izquierda borbónica». Es decir, aquella que, como se decía en el siglo XIX de los Borbones, «ni aprende ni olvida». No estamos en condiciones de decir qué tan «borbónicos» (o «chavistas») puedan ser Petro y López Obrador, aunque sí que de querer serlo no contarían con el viento a favor que supo aprovechar Chávez: ese enorme poder que otorga en Venezuela el control de la única fuente de ingresos del país: la industria petrolera. Tampoco contarían con la ausencia de contrapesos sociales reales –como un empresariado o unos partidos de oposición potentes– ni tendrían una estrecha alianza con los militares.Chávez no es reproducible sin esas condiciones específicas de Venezuela, sobre todo sin la riqueza petrolera que una vez produjo el llamado «excepcionalismo venezolano» (el país supuestamente próspero, libre y feliz de la década de 1970) y que en buena medida produjo un «nuevo excepcionalismo». Me refiero al que, de nuevo amparado por el petróleo, se decide por lo que más nadie piensa: una especie de socialismo real en el siglo XXI.

En cualquier caso, Venezuela es un problema para ellos como para cualquiera que se declare de izquierda.Si aceptamos que una política como el Primer Plan Socialista del Desarrollo Económico y Social de la Nación, promulgado por Hugo Chávez en 2007, constituye el único socialismo posible, hay que darle la razón a Donald Trump cuando afirmó que la crisis venezolana no se debe a que el socialismo no se haya aplicado correctamente, sino por el contrario, porque se aplicó vehementemente.A una década de ese «socialismo bolivariano», Venezuela, sin ser exactamente una economía de corte soviético, ya dibuja una especie de síntesis de las calamidades de los socialismos reales.La lista, naturalmente, debe arrancar con la escasez de productos de primera necesidad y de medicinas –un hecho que crea las largas filas que fueron el signo distintivo de los países del bloque soviético- pero que incluye otros aspectos distintivos y particularmente patéticos: la gigantesca brecha entre los que tienen acceso a divisas y los que solo ganan en moneda nacional, la dolarización de facto para comprar cualquier bien más o menos importante (una casa, un automóvil, pero poco a poco también operaciones médicas, pasajes aéreos, tratamientos estéticos), un floreciente mercado negro, y la llamada «inflación socialista» similar a la vivida por Yugoslavia en la década de 1960, por Rumania en la década de 1980 o por Corea del Norte entre 2002 y 2009. Todo esto se combina con apagones y deficiencia en el transporte público y con el deterioro sistemático de las infraestructuras, hasta crear ciudades ruinosas y oscuras como La Habana o muchas capitales de Europa del Este, que rememoran los peores períodos del viejo socialismo real. Esto, por supuesto, se completa con una enorme cantidad de personas intentando salir del país de cualquier manera.

Los temores en el resto de América Latina de que un Petro o un López Obrador escojan un camino «borbónico» no son del todo infundados: tienen ante sí un espectáculo capaz de asustar a cualquiera.Además, no siempre el resto de la izquierda se deslinda con la suficiente claridad del régimen venezolano. En ocasiones, hasta lo apoya como Podemos en España.Por eso el «socialismo como problema» sigue estando vigente.Han pasado casi cincuenta años de la publicación del libro de Petkoff y aquello que olía mal en Checoslovaquia y parecía haber muerto dos décadas después, pugna por sobrevivir del otro lado del globo.Enfrentarlo, por lo tanto, sigue siendo uno de los principales retos de la izquierda moderna y democrática, ya que en eso estriba mucho de su credibilidad y viabilidad en el porvenir.Podría usarse la tesis de Brezhnev, pero invertida: el principal peligro del socialismo es no leer a Petkoff; el principal enemigo del socialismo ha sido, desde siempre, eso que se llamó «socialismo real».

Una carta de amor por Laureano Márquez – RunRunes – 14 de Febrero 2018

laureano-marquez-opinion-640x330Amor mío:

Hace algunos años te escribí esta carta. Te la reenvío hoy, día de San Valentín porque creo que los sentimientos que en ella expreso no han cambiado en lo más mínimo:

Cómo haré, vida mía para enamorarte de nuevo, para que este amor mío no se pierda en medio de este absurdo destino que nos ha tocado vivir. Qué haremos para que vuelvas a creer en mí y yo en ti, para que todas estas cosas que nos han pasado no destruyan ese sentimiento tan bonito que tenemos. Tú y yo lo sabemos, este amor nuestro es lo más grande que hay, porque este es el amor sobre el cual otros amores se levantan. ¿Por qué lo hemos deshonrado tanto? ¿Por qué nos hemos hecho daño si sabemos que no podemos vivir el uno sin el otro? ¿Cómo haremos para recobrar la confianza perdida, para pasar la página de tantos dolores y daños causados? ¿Por qué estamos destruyendo lo que sabemos es sagrado?

Tú lo sabes, yo no puedo estar lejos de ti. Tus ausencias me matan. Te extraño. La vida no me sabe igual si no te tengo cerca, me le falta brillo, color, alma. Y aunque este en el lugar más hermoso, tu ausencia me agobia. No se cómo vivir sin ti y además no quiero intentarlo. Es que como te llevo dentro de mí, la distancia no hace sino acrecentar mi dolor, mi sufrimiento. Cuando siento tu calor en mí, tu cercanía en las cosas de mi vida, soy feliz. Por ti amo, sufro y espero.

¿Por qué no nos atrevemos a soñar juntos un destino mejor? Un destino de hijos bellos que nos se los lleve una bala en el Día de la Juventud, mientras protestan por la inseguridad. Yo te he esperado y te espero. Hasta el fin de mis días si es preciso. No sé si algún día me cansaré y me vaya por ahí con alguien que me ofrezca promesas de amor que no me llenaran como las que sueño contigo, pero que termine aceptando con resignación. No es lo que quiero: me niego a que mi destino sea una vida de frialdad distante. Quiero la emoción y pasión que tú me das, la fuerza con que cada día me mantienes en pie, para seguir adelante y luchar. Cuando la tristeza y la desolación me vencen, tú me animas.

Hoy es el día de los enamorados y quise escribirte esta carta de amor, para que sepas que sigo locamente enamorado de ti, que me haces falta como eras, tolerante, amable, bella; para decirte que podemos reconstruir lo perdido, que la fuerza de nuestro amor puede vencer cualquier adversidad.

Hoy quisiera llevarte a cenar, pero la oscura noche que nos envuelve activa todos nuestros miedos, enciende todas las alarmas (y además este año San Valentin cayó en ayuno). No te mando un ramo porque no hay flores en el mundo para tanto sentimiento. Solo puedo ofrecerte hoy, como regalo, esta carta de amor en la que va mi alma comprometida en seguirte adorando con todas mis fuerzas y de que ese amor se convierta en lucha por verte sonriente y feliz.

Te amo, Venezuela.

 

Un millón de venezolanos ha salido de Venezuela, según la ONU por Daniel Alvarez – Venepress – 17 de Febrero 2018

1511989187_MigracionVenezonalos.jpg

Estados Unidos es principal país en 2017 y Colombia tiene más solicitudes de estatus legal alternativo

Según la agencia de la ONU para los Refugiados, un millón de venezolanos han dejado el país, producto a la crisis política, económica y social, asimismo más de 100.000 venezolanos han solicitado asilo desde 2014, más de la mitad en 2017, y aproximadamente otros 190.000 han tramitado un estatus legal alternativo en países de la región.

1518820329_Según_la_ONU_un_millón_de_venezolanos_ha_salido_de_Venezuela_producto_la_crisis1518820329478.png

En el nombre de la democracia por Cayetana Aljovín – El Comercio – 18 de Febrero 2018

“La decisión del Perú [de retirarle la invitación a Nicolás Maduro] no hace otra cosa más que mostrar firmeza en la defensa de los principios democráticos”.

“La convocatoria oficial a elecciones anticipadas en Venezuela rompió el compromiso del gobierno de Maduro de llevar a cabo comicios democráticos”.
5a88dbd1ddde0.jpeg
Hace unos días una periodista de una cadena hispana de Estados Unidos me preguntaba qué más hacer para asegurar que las cosas cambien en Venezuela y si las declaraciones de los países u organismos tenían alguna utilidad. La respuesta fue clara y simple: no hay nada peor que el silencio. El silencio nos compromete, nos hace cómplices.

Y ese ha sido el motivo de la invariable posición de firme defensa de la democracia en la región que ha liderado el presidente Pedro Pablo Kuczynski y que lo llevó a proponer, en agosto pasado, la constitución de un grupo de países –el Grupo de Lima– el cual respondió a la necesidad de unir esfuerzos para detener el desmantelamiento de las instituciones democráticas de Venezuela. Así, y luego de que el gobierno de Maduro decidiese la instalación de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) en reemplazo ilegal e ilegítimo de la representación parlamentaria elegida libremente por el pueblo venezolano, fue que una docena de cancilleres reunidos en Lima alza su voz por los miles de venezolanos que lamentablemente no podían hacerlo en libertad.

El Grupo de Lima nace con la intención de contribuir a encontrar una solución pacífica y negociada a la grave crisis política y humanitaria que está sufriendo Venezuela. Por ello, es que se respaldó la decisión de dos de sus miembros, Chile y México, de acompañar el diálogo iniciado a fines del año pasado en Santo Domingo, República Dominicana, entre el gobierno de Nicolás Maduro y la oposición venezolana. El objetivo del diálogo era establecer condiciones básicas para celebrar elecciones presidenciales democráticas que permitiesen resolver la crisis política.

Esa era la situación política en el momento en el cual el Gobierno Peruano invitó a los 35 jefes de Estado del continente a asistir a la VIII Cumbre de las Américas.

Sin embargo, el panorama cambió abruptamente cuando el 23 de enero pasado, mientras el Grupo de Lima estaba reunido en Santiago de Chile evaluando el desarrollo del diálogo entre el gobierno y la oposición de Venezuela, la ANC manifestó en Caracas que adelantaría las elecciones presidenciales. El anuncio evidenció la decisión del gobierno de Maduro de descarrilar el diálogo en curso para encontrar una salida democrática a la crisis venezolana. Recordemos que justamente la fecha de las elecciones era uno de los puntos materia de negociación.

En Santiago, el Grupo de Lima rechazó el adelanto de las elecciones. Señaló que hace imposible realizar comicios democráticos, transparentes y creíbles, con la participación libre de todos los actores políticos y garantías mínimas. Declaró que bajo dichas condiciones sus resultados carecerán de legitimidad y credibilidad.

Dos semanas después, el 7 de febrero, el órgano electoral venezolano, entidad subordinada al gobierno de Maduro, anunció que las elecciones adelantadas se llevarán a cabo el 22 de abril. Dicha acción motivó que el Gobierno del Perú convocara la reunión del Grupo de Lima sostenida el martes pasado en la sede de la cancillería.

La convocatoria oficial a elecciones anticipadas en Venezuela, sin haber alcanzado un acuerdo con la oposición, rompió el compromiso del gobierno de Maduro de llevar a cabo comicios democráticos. Dejó en evidencia que ese gobierno está decidido a evitar una competencia electoral limpia y justa e impedir que los venezolanos expresen con total transparencia su libre voluntad en las urnas.

El Grupo de Lima subrayó además que no puede haber elecciones libres y justas en Venezuela con presos políticos, líderes políticos inhabilitados arbitrariamente y la autoridad electoral bajo control gubernamental. Reiteró que sin la participación de todos los partidos políticos, observadores internacionales independientes y mínimas condiciones democráticas ese proceso electoral no tendrá legitimidad ni credibilidad.

En vista de lo anterior, y en ejercicio de sus atribuciones como país anfitrión de la VIII Cumbre de las Américas, el Perú señaló a los miembros del Grupo de Lima que la presencia del presidente Maduro ya no será bienvenida en el encuentro de mandatarios de la región. El Grupo de Lima respaldó la iniciativa manifestando su respeto a la decisión adoptada por el Gobierno Peruano en defensa de la democracia en Venezuela.

La decisión del Gobierno del Perú se basó, y así también lo consideró el Grupo de Lima, en la Declaración de la Cumbre de Quebec del 2001, la misma que señala que la alteración o ruptura inconstitucional del orden democrático de un Estado constituye un obstáculo insuperable para la participación de su gobierno en el proceso de cumbres americanas.

Por tanto, la decisión del Perú no hace otra cosa más que respetar los compromisos internacionales suscritos y mostrarse a su vez firme en la defensa de los principios democráticos, posición que es acompañada, además, por otros 13 países de la región.

Por otro lado, quería aprovechar este espacio para hacer notar que lo importante de la Cumbre de las Américas en Lima no está referido a quién asiste o deja de asistir a la misma. La Cumbre de Lima tiene como objetivo central encarar la nueva amenaza que está erosionando la gobernabilidad democrática en toda la región: la corrupción. La expansión de prácticas sistematizadas de corrupción está corroyendo la estabilidad de las instituciones democráticas y la confianza pública en ellas. Es una amenaza que atraviesa fronteras internacionales y está afectando a gobiernos centrales, regionales y locales en diferentes países del continente. Demanda por tanto una respuesta regional efectiva, concreta y concertada.

El Perú ha venido trabajando, en estrecha coordinación con la Organización de Estados Americanos (OEA) y los países de la región, en los preparativos para la VIII Cumbre de las Américas. Nuestro objetivo es que el encuentro de jefes de Estado en Lima no se traduzca en textos meramente declarativos, sino en la adopción de acciones y medidas concretas para combatir con mayor eficacia la corrupción y la impunidad, a fin de defender la gobernabilidad democrática regional de la epidemia de corrupción.

Es momento de que todos alcemos nuestra voz e implementemos acciones concretas en defensa de la democracia, la gobernabilidad y la lucha contra la corrupción. Eso es lo que la VIII Cumbre de las Américas anhela y, además, lo que nuestros pueblos demandan.

 

A %d blogueros les gusta esto: