elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Dictadura de Maduro amenazó con inhabilitar a funcionarios que apoyen al presidente (e) Juan Guaidó – Alberto News – 18 de Enero 2020

Amoroso dijo de que se les hace seguimiento a “las personas que están recibiendo el dinero de Guaidó y su banda de malandros”, al asegurar que “serán inhabilitados y se les congelarán todos los bienes, incluyendo a los alcaldes que se están prestando para hacerle daño al pueblo venezolano”.

Además, ha agradecido al dictador Nicolás Maduro por “el apoyo y la asignación de créditos” a diferentes instituciones públicas que “benefician a los trabajadores”.

Sin embargo, los hechos contradicen las palabras del funcionario: el régimen atraviesa un situación crítica, en donde los propios trabajadores del estado sufren las consecuencias de una economía raquítica. Además, se sabe que el propio ejército, la institución que más protegió el chavismo, no puede mantener a sus filas, quienes cada vez se alimentan peor.

Estas afirmaciones se producen después de que el pasado 5 de enero las fuerzas de seguridad cercaran el Parlamento para impedir que Guaidó y sus diputados entraran para participar en la votación en la que se eligió a la nueva cúpula del Congreso.

Guaidó calificó los actos vividos este miércoles como una “toma” de la sede del Legislativo ejecutada por “paramilitares”, lo que considera que “devela” la “dictadura” de Nicolás Maduro.

Guaidó fue ratificado en una votación celebrada en la redacción del diario venezolano El Nacional, por 100 votos, 16 más de los necesarios, mientras que Luis Parra fue elegido para el mismo cargo por ‘chavistas’ y la oposición minoritaria en el Palacio Legislativo.

Desde entonces, ambos se reivindican como presidentes de la Asamblea Nacional. En el caso de Guaidó reviste mayor importancia porque este puesto le da la legitimidad constitucional para mantenerse como “presidente encargado” de Venezuela.

‘Casas muertas’ de Miguel Otero Silva por Ana Teresa Torres – ProDaVinci – 18 de Enero 2020

‘Casas muertas’ de Miguel Otero Silva

En 2020 se cumplen sesenta y cinco años de la publicación de Casas muertas, de Miguel Otero Silva. Para recordarlo, iniciamos esta serie dedicada a valorar la novela con el trabajo de Ana Teresa Torres aparecido originalmente en el volumen compilado por Rafael Arráiz Lucca: Miguel Otero Silva: una visión plural (Caracas, Universidad Metropolitana / Libros El Nacional, 2009). (pp. 83-89).

«Para la preparación de Casas muertas me fui a Ortiz, que para entonces estaba al borde del derrumbe total, busqué a los sobrevivientes de la época terrible, que eran muy escasos, y ellos me contaron cómo eran en esa época los árboles y los pájaros, qué se comía, cómo se vestían, qué canciones cantaban, y yo comencé a llenar cuadernos con sus confidencias. Entre esos interrogados estuvo una vieja maestra de escuela que me suministró los datos más valiosos, me refirió las mejores anécdotas y que aparece luego en la novela bajo el nombre de «la señorita Berenice». [1]

Para prepararme yo a escribir estas páginas repasé algunos textos sobre la obra de Miguel Otero Silva. Los deseché por completo. No porque niegue el valor de la crítica, de la cual soy alumna respetuosa, sino porque comprendí que lejos de aproximarme al libro me extrañaban de él. Voy a leer esta novela –me dije– como si nada supiera de Otero Silva, como si nunca hubiese conocido a Miguel, como si ni siquiera me acordase de que nació en Venezuela en 1908. Voy a leerlo sin memoria ni deseo. Por supuesto, eso no es posible, pero al menos logré despojarme de las categorías (si la novela será criollista o costumbrista, si pertenecerá o no a la literatura de la violencia, si resuelve algún problema venezolano) y de todos los prejuicios a favor o en contra que rodean a Casas muertas. Me quedé solamente con Cercanía de Miguel Otero Silva de Efraín Subero (1978), valiosísima obra referencial, y así pude disfrutar a solas una novela deslumbrante. Cerré el libro con esa excepcional sensación que nos deja saber que hemos atesorado una pequeña joya literaria. Es probable que otras novelas de Otero Silva, por su mayor envergadura, hayan dejado atrás esta historia sencilla y conmovedora, publicada en 1955 por la Editorial Losada de Buenos Aires, reeditada después múltiples veces, dentro y fuera de Venezuela, y traducida al francés, italiano, búlgaro, ruso, sueco, checo, estonio, polaco y portugués, pero fue para el autor una obra fundamental, como veremos a continuación, y lo es también para nosotros.

Cuando Efraín Subero le preguntó, en una entrevista para Papel Literariode El Nacional, en diciembre de 1966: «¿Cuál ha sido el momento decisivo de su vida literaria?», contestó así:

«Después de pensarlo bien le responderé que cuando me puse a escribir Casas muertas. Llevaba quince años enfrascado en el periodismo, fundando diarios y semanarios, ya a punto de ser catalogado en los breviarios de literatura como poeta de un solo libro (Agua y cauce) y como novelista de una sola novela (Fiebre), cuando decidí retornar a un oficio que antes había tanteado. Perdido en el hábito de escritor, cada párrafo de Casas muertasme costó penoso trabajo e innumerables tachaduras y enmiendas. Cuando terminé el libro, no sabía si publicarlo o echarlo a la candela, y si decidí lo primero fue gracias al entusiasmo generoso que desplegó José Rafael Pocaterra cuando leyó los originales». [2]

Le debemos, entonces, a Pocaterra que se evitara ese incendio. Que la novela atravesó por un largo proceso de maduración, no queda ninguna duda; que, como indica la cita inicial, el autor sabía emplear muy bien su sabiduría periodística, tampoco. Pero ninguna de las dos virtudes, la del corrector o la del periodista de investigación, pueden dar cuenta del efecto estético de la narración. Si me olvido de que la novela habla de la Venezuela gomecista –y lo mejor para leerla es dejarlo a un lado de momento–, se alza con el impacto de un drama lorquiano: la sencilla vida de un pueblo cuyas mujeres usan mantilla, sus curas son capaces de disparar si hace falta, su viejo filósofo masón, el amor que rompe la monotonía en la vida de una joven, la muerte acechando desde la primera línea. Pero, vayamos por capítulos.

Un entierro

Pero había muerto Sebastián, cuya presencia fue un brioso pregón de vida en aquella aldea de muertos, y todos comprendían que su caída significaba la rendición plenaria del pueblo entero.

Descrito en clave de tragedia, en una entrada imponente en la que nos parece ser parte de la comitiva que sigue el entierro de Sebastián Acosta, nos encontramos con personajes luminosos y rotundos. En el primer capítulo, que comienza por el final, en un desarrollo cinematográfico de la narración, conocemos a la protagonista, Carmen Rosa Villena, a su madre doña Carmelita, a su sirviente Olegario, y al padre Pernía. Cada uno de ellos hace su aparición como si fueran personajes de teatro, cada uno de ellos con su dignidad e importancia, de acuerdo con su posición en la trama, pero cada uno, también, pulido e impecable. Sabemos que un entierro no es raro en Ortiz, la gente está acostumbrada a recorrer ese camino a pie al cementerio porque se los lleva «la económica» (la fiebre que duraba cuatro días, y evitaba gastar en médicos y medicinas, que, por otra parte, no había), pero su descripción lo hace único. Ha muerto el héroe y su muerte no deja esperanza.

La rosa de los Llanos

Nunca, en ningún sitio, se vivió del pasado como en aquel pueblo del llano.

A Ortiz se la llamaba «la rosa de los Llanos». Las invocaciones del pueblo en sus tiempos de esplendor tienen una resonancia mítica, precisamente porque toda la intensidad está dispuesta en su vida interior, celebrada como un mundo propio. No nos aturden otras referencias acerca de sus circunstancias ni del país al que pertenece. Es una aldea con existencia intemporal, como Macondo o Comala o Santa María. Ni el autor conoció aquella edad dorada, ni nosotros tampoco, pero es precisamente esa restauración maravillosa de una historia, en sus edificaciones, sus fiestas, su música, lo que nos permite sentir la nostalgia de sus habitantes, que quizá tampoco conocieron ese tiempo, pero lo sueñan, y soñarlo les hace ser, por un lado, más tristes, pero, por otro, más felices. Ortiz existe en el mapa; de haber sido «la rosa» no podemos dar fe, pero su imagen utópica, de un tiempo irreconocible, mueve la vida y la muerte de los sobrevivientes, aferrados a sus ruinas, en memoria de la gloria perdida. Mejor metáfora del país, no se encuentra fácilmente.

En este segundo capítulo conocemos a Hermelinda, la sirvienta de la casa parroquial; a la señorita Berenice, la maestra; al señor Cartaya, anticlerical y amigo del cura; a Epifanio, el dueño de la bodega; y a Casimiro Villena, el padre de Carmen Rosa, antiguo hacendado, que quedó inútil después de la peste española, y dejó a su viuda y a sus hijas un almacén: «La espuela de plata», en la que se vende de todo, y ostenta un cartel que dice: detal de licores.

La iglesia y el río

Ciertamente, la iglesia y el río eran ya los dos únicos sitios de solaz, de aturdimiento, que le restaban al pueblo.

No es difícil imaginar el hastío de Carmen Rosa, cuando su hermana Marta se casa, y ella queda sola con su madre y Olegario, yendo a la iglesia, a veces al río, como únicas distracciones, y ayudando a vender en el almacén. Ya presentados los principales personajes, y el estado de ánimo de esta joven, el novelista nos ha preparado para el acontecimiento capital de su existencia. Esta planificación de los capítulos en secuencias coherentes que se van desplegando siempre con la información de algo que no sabíamos en el capítulo anterior, y que cierra cada uno como si fuese un cuento autónomo, sería un excelente ejemplo para cualquier narrador.

Parapara de Ortiz

Un día de Santa Rosa apareció Sebastián.

Así comienza nítidamente el capítulo quinto. Toda la información está en esa frase. Santa Rosa es la fiesta patronal que el pueblo no deja de celebrar, a pesar de su mengua. Y Parapara de Ortiz es como nombran a Parapara, por considerarla población tributaria, pero Sebastián deja bien claro que él es de «Parapara de Parapara», y ese talante nos indica claramente que Carmen Rosa, en medio de la procesión, los cohetes y la pelea de gallos, tiene ya un motivo para salir del hastío de la iglesia y el río.

Pecado mortal

La presencia de Sebastián fue para Carmen Rosa el punto de partida de una extraña transformación en su manera de ver las cosas, de ver a otros seres, de verse a sí misma.

Hubiésemos pensado que, en su aburrimiento y soledad, una de las pocas jóvenes solteras del pueblo, y con algo más de educación que el resto (logró pasar a quinto grado sin poder estudiarlo porque en Ortiz no había quinto grado), nos prefiguraba una pequeña Bovary criolla, pero el autor nos previene. Lo que cambia en ella, al conocer a Sebastián, es que ella se transforma, que ella logra ver más allá del horizonte infinito del llano. Quien quiera ver un romanticismo tardío entre Sebastián Acosta y Carmen Rosa Villena, es libre de hacerlo, pero todo indica lo contrario. Carmen Rosa es –y aquí sí me acuerdo de que es venezolana– esa mujer que se seca las lágrimas, hace las maletas, y se pregunta por dónde sigue la vida cuando todo parece haberse perdido. Carmen Rosa, hundida en un pueblo en estado de derrumbe, es una mujer moderna, que sin tener una alta educación, intuye el destino de su país, y renuncia a quedarse en el pasado. Y esa transformación nos prepara para el sorprendente final. El novelista quiere tanto a su protagonista que no la deja morir ni de pasión ni de paludismo.

Este es el camino de Palenque

Tan sólo vislumbraron el destino que les aguardaba cuando el autobús abandonó la carretera que iba en busca del mar y torció bruscamente hacia los llanos.

Todo hace suponer que este capítulo en la mitad del libro, que parte la vida secreta y aislada del pueblo, también partirá la novela. Sebastián se irá detrás de los que luchan contra Juan Vicente Gómez, y esa era la causa de su muerte que supimos en el primer capítulo. Un héroe de la dictadura. En verdad, ese era el deseo del protagonista pero no tiene lugar. Lo interesante de esa lectura del país que aquí se propone es que la narración se centra en una insignificante y minúscula población, a la que llegan lejanos ecos de que el poder está en otra parte, en un lugar que casi no tuviera que ver con ellos, del que poco o nada saben, pero los atraviesa el camión que transporta a los jóvenes estudiantes a un presidio o campo de concentración llamado Palenque. Esta visión de la historia, que un día cualquiera se anuncia como un camión que atraviesa los parajes desasistidos, es también una metáfora iluminadora del país.

El compadre Feliciano

Cuando dijo «hay que hacer algo» en el patio de las Villena, no lo dijo por decir, sino porque lo escuchaba como mandato imperioso de su condición humana.

Feliciano es el amigo de Sebastián, que sí se une a la lucha. Mientras tanto, todos estos acontecimientos preparan en el pueblo una suerte de movimiento. Los conspiradores son Sebastián, la señorita Berenice (que inesperadamente era dueña de una pistola) y el señor Cartaya. Inicialmente mantienen fuera de sus planes a Carmen Rosa y a la señora Carmelita. Es la ingenuidad de estos héroes imposibles lo que presta mayor drama al episodio. No estamos en presencia de grandes gestos heroicos, ni de complejas intrigas políticas, sino de pequeños seres, que en la soledad de un pueblo en estado de desaparición, han escuchado hablar de que hay gente que se está alzando contra el dictador. Lo han escuchado de la misma manera lejana y maravillada con la que han escuchado hablar de todo lo que no conocen: Caracas y el mar.

Petra Socorro

En la acera de enfrente, con las uñas clavadas en los barrotes de madera de una ventana trunca, Petra Socorro, que ya no era la putica de El Sombrero sino la mujer de Pericote, lloraba desgarradoramente, como un animal golpeado.

Pericote, un vecino de Ortiz, será víctima del coronel Cubillos, representante en el pueblo del orden y la dictadura. La historia, un tanto secundaria, nos presenta a dos personajes, Petra y Cubillos, que contribuyen con su narración particular a hacernos entender la atmósfera de represión y temor. Pericote muere –ya lo habrá adivinado el lector– porque el coronel Cubillos quiere a esa mujer para él.

Por cierto, que los personajes femeninos son dignos de resaltar. Ni doña Carmelita es una víctima aplastada por las circunstancias, sino una mujer capaz de luchar; ni Petra, que abandonó la prostitución cuando conoció a Pericote, se deja acoquinar por Cubillos; ni la maestra Berenice es sólo una mujer encargada de enseñar a leer y a escribir a los pocos niños que quedan en el pueblo.

Entrada y salida de aguas

No siempre llovía igual, pero siempre llovía.

Este capítulo no tiene la función de avanzar la historia. Es una suerte de descanso del narrador que ofrece en él unas de las mejores páginas de todo el libro. Nos hace pensar que en la lluvia que cae sobre Ortiz, en su desolación, Otero Silva se adelantaba a García Márquez y a Rulfo.

Hematuria

O se aclara la orina o se tranca la orina. Y si se tranca la orina te quedaste sin novio.

Para la escritura de este capítulo debe haber servido la siguiente información que nos da el autor:

«Posteriormente recibí algunas clases o lecciones de Patología Tropical, auxiliado en el trance por nuestros eminentes científicos Enrique Tejera, Juan Francisco Torrealba y Félix Pifano». [3]

Aquí se muestra en firme el talante del novelista que sabe que para ficcionar es necesario, primero, saber del asunto.

La fantasía de Sebastián era ser un héroe («su fantasía era hazañosa y justiciera»), pero el autor no se lo permitió. No es fácil oponerse a la voluntad de un protagonista, pero Otero Silva le tuerce el destino y lo hace morir en la cama, como todo el mundo, como casi todo Ortiz. Es el paludismo, que debió ser el más temible peligro de aquella Venezuela. Crea así un imaginario de la patria: no sólo está enferma de dictadura, es un país amenazado por un mosquito.

Casas muertas

Y cuando se acaba un pueblo, Olegario, ¿no nace otro distinto, en otra parte?

Volvemos a la escena inicial, al entierro de Sebastián, a los pésames que recibe la novia, a la tristeza de una casa vacía. Pero, cuando creíamos que allí enterraría su juventud, como una Doña Rosita la soltera, el novelista nos da vuelta a la historia. Ahora es cuando empieza su vida. Y nos vamos de Ortiz para acompañarla en su aventura petrolera, porque Carmen Rosa monta a su mamá, a Olegario, y los tereques de «La espuela de plata» en un camión (si así puede llamarse) que conduce un trinitario. Del mismo modo en que pasaron los presos de Palenque, Carmen Rosa ha visto pasar gentes que emigran hacia Oriente y ella será la heroína que inicia el éxodo, porque se niega a morir en su pueblo, y prefiere comenzar de nuevo en otro, que todavía no existe, y se llamará El Tigre.

Así que quien quiera seguir sabiendo de ellos no tiene sino que comenzar a leer Oficina Nº 1 y en el primer capítulo se los encontrará.

***

Referencias

[1] Subero, Efraín. «Entrevista de Miguel Otero Silva». En Cercanía de Miguel Otero Silva. Caracas, Oficina Central de Información, 1978. (p. 46).

[2] Subero, obra citada, p. 44.

[3] Subero, obra citada, p. 64.

Compradores de petróleo venezolano cancelaron pedidos ante la exigencia de pagar en petros – El Nacional – 17 de Enero 2020

Nicolás Maduro anunció que desde el próximo lunes las tarifas portuarias se deben cancelar en petros

petros

Foto: Bloomberg

Algunos compradores de petróleo venezolano cancelaron sus pedidos, debido a la exigencia de pagar las tarifas portuarias en petros. Así lo dio a conocer Bloomberg.

La cantidad de pedidos cancelados supera el millón de barriles de petróleo.

Esta semana el régimen informó que las tarifas marítimas dejarán de cobrarse en euros, ya que será obligatoria la cancelación en petros. Dicha medida entrará en vigencia el próximo lunes.

La información publicada por Bloomberg reveló que los compradores detuvieron las compras por temor a ser sancionados por el gobierno de Estados Unidos.

Esto, por las sanciones impuestas por el Departamento del Tesoro contra el régimen madurista.

Particularmente, el uso del petro generó temor, debido a que sobre dicha moneda pesa una sanción, que fue impuesta en marzo de 2018.

Comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia: Por unas elecciones libres y transparentes en Venezuela en 2020 – 16 de Enero 2020

cabezote-logo-cancilleria-2018-2022.jpg

comunicado-de-prensa-4_28_0_1.jpg
La crisis multidimensional que padece Venezuela ha generado el éxodo de más de 4,8 millones de personas y cifras de centros de estudios internacionales estiman que en 2020 más de 6,5 millones de venezolanos habrán huido de su país, convirtiendo a esta situación en una de las más críticas del mundo. Venezuela vive un cuadro generalizado de violaciones sistemáticas de derechos humanos y libertades fundamentales, denunciadas por organismos internacionales de protección de derechos humanos, y padece el colapso de su sistema económico y de sus servicios en salud y educación. La Venezuela próspera del pasado ha dejado de existir.

Colombia, al igual que otros países, enfatiza en que una transición rápida hacia la democracia es la ruta hacia la paz y el desarrollo en Venezuela y la superación de la crisis requiere de elecciones libres, limpias y transparentes organizadas por un Gobierno transicional, que cuenten con la supervisión de la comunidad internacional.

Venezuela enfrenta una encrucijada en 2020 y la celebración de elecciones a finales de este año debe contribuir a diseñar el futuro del país en los años venideros, incluyendo la compleja tarea de reconstruir las instituciones y la infraestructura destrozadas por un régimen ilegítimo y dictatorial. El año 2020 debe ofrecer a los ciudadanos venezolanos lo que han venido reclamando por más de una década: elecciones presidenciales y parlamentarias genuinas, libres y justas que les permitan elegir a sus líderes e iniciar el mencionado proceso de reconstrucción institucional, social y económica.

La comunidad internacional debe respaldar a la población venezolana en ese anhelo. A continuación, se mencionan las medidas que, además de enmarcarse en la Constitución venezolana, se requieren para poner término a la crisis que afecta al país y a su población. Cualquier proceso que se desvíe de esta ruta no puede ser considerado como legítimo o creíble:

1. Las elecciones deben ser garantizadas y supervisadas por un Gobierno de transición con la más amplia aceptación.
2. Corresponde a unas autoridades electorales independientes conducir y administrar cualquier elección. El proceso electoral tiene que ser impulsado por una nueva Comisión Nacional Electoral (CNE), balanceada e independiente, cuyos nuevos integrantes deben ser elegidos por la Asamblea Nacional como lo ordena la Constitución, tan pronto como sea posible, para que cuente con tiempo suficiente de preparar las elecciones.
3. Para asegurar los principios de Justicia y proteger la integridad de la elección y la legitimidad del voto se requiere la existencia de un Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) reconstituido, justo e independiente.
4. Las elecciones deben estar abiertas a la participación de todos los partidos y candidatos. Se deben eliminar todas las restricciones sobre individuos y partidos políticos y permitir la libre participación de todos en las elecciones presidenciales y parlamentarias.  Esto incluye otorgar garantías de protección a quienes han abandonado el país temiendo por su seguridad, y la liberación de todos los prisioneros políticos y las demás personas que han sido privadas de su libertad de manera arbitraria.
5. Todos los candidatos y partidos, así como el electorado, deben tener acceso libre e ilimitado a los medios de comunicación, fuentes de información independientes, recursos de telecomunicaciones e Internet. No debe permitirse que el régimen ilegítimo de Maduro dicte el contenido a los medios de comunicación que deben ser libres e independientes.
6. Debe protegerse el ejercicio de los derechos a la reunión y la protesta pacífica, y la libertad de expresión, sin represión ni represalias. No deben existir interrupciones de los servicios esenciales como el acceso a las telecomunicaciones y al transporte público.
7. Debe asegurarse una observación electoral independiente, compuesta por expertos nacionales e internacionales, que ejerza esa función sin restricciones ni presiones de cualquier naturaleza.
8. En línea con estas medidas, y para garantizar su implementación real, Colombia insiste en la urgencia del restablecimiento y la protección de todas las competencias constitucionales de la Asamblea Nacional, única autoridad parlamentaria, constitucional y legítima de Venezuela.

Con el fin de facilitar lo anterior, nos declaramos dispuestos a:

  • Exhortar a las autoridades venezolanas a adherirse a los criterios enunciados en este comunicado;

    Facilitar el proceso para que los ciudadanos venezolanos, donde quiera que estén, ejerzan sus derechos de participación electoral mediante su voto, de manera libre e informada;

    Suministrar el apoyo técnico que sea necesario para facilitar el proceso de registro de votantes; y,

    Contribuir con un equipo de observadores electorales independientes, altamente calificados, que puedan comenzar a trabajar con la nueva autoridad electoral en cuanto sus miembros sean designados por la Asamblea Nacional.

Bogotá D.C., 16 de enero de 2020

Tesoro de EEUU extiende por 90 días licencia que protege los activos de CITGO – Alberto News – 18 de Enero 2020

El Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, extendió por 90 días -hasta el 22 de abril-, la licencia que impide que tenedores del bono PDVSA 2020 ejecuten la garantía sobre Citgo.

todas las transacciones relacionadas con la provisión de financiamiento y otras transacciones en el Petróleos de
Venezuela, S.A. 2020 Bono de 8.5 por ciento que estaría prohibido por Subsección l (a) (iii) de la Orden Ejecutiva (E.O.) 13835, según enmendada por E.O. 13857 del 25 de enero de 2019, están autorizados», reza parte del comunicado.

Asimismo, este departamento extendió la licencia de operación para Chevron y otras empresas estadounidenses en Venezuela.

Oficina de Control de Activos Extranjeros de los EEUU extendió permiso a Chevron para seguir en Venezuela – Alberto News – 18 de Enero 2020

Chevron Corp

El cese de las operaciones de la petrolera Chevron en Venezuela estaba previsto para este 22 de enero pero la Oficina de Control de Activos Extranjeros de los Estados Unidos (OFAC por sus siglas en inglés) por tercera vez le extendió el tiempo de permanencia: ahora el permiso es hasta las 12:01 de la noche del 22 de abril con bastante que pueda ser renovado.

La primera licencia que recibieron estas cuatro compañías estadounidenses hace un año contemplaban que el cese de operaciones en el país sudamericano debía concluir el 26 de julio, días previos se emitió una extensión de la licencia que extendió ese plazo al 22 de octubre, luego vino el 22 de enero y ahora esta nueva fecha.

Screen Shot 2020-01-19 at 12.41.46 PM.png

 

El Supremo venezolano investiga pagos de 1.000 millones de dólares del chavismo a partidos como Podemos por Carlos Cuesta – OK Diario – 18 de Enero 2020

El Supremo venezolano investiga pagos de 1.000 millones de dólares del chavismo a partidos como Podemos

Miguel Martín Tortabú

El Tribunal Supremo venezolano avanza en su investigación a Podemos por la financiación recibida de narcodictaduras. Ya ha analizado 17.000 documentos probatorios de los pagos a la formación morada y otros partidos de extrema izquierda extranjeros, y, según sus propias explicaciones, ha encontrado el rastro de abonos por valor de mil millones de dólares del chavismo destinados a crear partidos de extrema izquierda como Podemos.

La información ha sido confirmada por el presidente del Tribunal Supremo de Venezuela en el exilio, Miguel Ángel Martín Tortabú. Y él personalmente afirma que “nosotros revisamos casi 17.000 elementos probatorios” en el análisis de los pagos procedentes de Venezuela. Se trata de contratos abonados a empresas afines al chavismo y no ejecutados, informes encargados a organizaciones de tipo político carentes de sentido, pagos por labores de consultoría, etc. Y en ellos se pueden llegar a sumar “mil millones de dólares” cuyos conceptos no se han cumplido o son totalmente superfluos.

“Hay banqueros y organizaciones peligrosas que hay que revisar, no sólo venezolanas, porque estoy hablando no sólo de dinero venezolano, sino que se está utilizando dinero sospechoso que va a otros sitios. En el caso de Odebrecht, nosotros encontramos que hay dinero en Andorra, dinero que llegó a España, a bancos españoles, dinero que fue a Estados Unidos —millones de dólares llegaron a EEEU—, dinero que fue a paraísos fiscales en el Caribe, dinero que fue a República Dominicana. Es decir, nos encontramos con un entramado criminal donde no sólo está involucrado Nicolás Maduro. Él no es el único, es un entramado grande”, señala Martín Tortabú.

Todo ese material será sumado en breve a una línea de investigación conjunta formada entre el Tribunal Supremo de Venezuela en el exilio, la Fiscalía General de Bolivia y las autoridades brasileñas. Una línea que puede llegar a contar con un país más: España.

Y es que Vox se ha sumado a esta iniciativa y no está dispuesto a que el caso por la financiación ilegal de Podemos quede tapado, ni en España, ni por la nueva fiscal general y los deseos de Pedro Sánchez. El partido de Santiago Abascal ya ha presentado denuncia ante la Fiscalía Anticorrupción contra la formación de Pablo Iglesias por financiación ilegal procedente de narcodictaduras, tal y como adelantó OKDIARIO.

La acción de Vox pretende que, si la fiscal general Dolores Delgado opta por no secundar el caso y negar la acusación, será el propio partido de Abascal el que emule lo ocurrido con el 1-O y los golpistas separatistas y se persone como acusación popular para exigir llegar hasta el final en los cobros de la cúpula de Podemos procedentes de dictaduras extranjeras.

Y esa investigación a los fundadores de Podemos y su estructura de apoyo se suma a la mencionada del Tribunal Supremo Venezolano en el exilio y las autoridades brasileñas, que han cerrado un pacto de colaboración para relanzar esta investigación y llegar hasta el final en las cuentas de la cúpula de Podemos.

Bolivia parte de un posible delito de malversación de fondos públicos realizado por el Gobierno de Evo Morales y quiere saber el destino exacto de ese dinero bajo el convencimiento de que ha sido dirigido a fomentar sus apoyos políticos en su país y en el extranjero: en concreto, y en este caso, en España, por medio de pagos a quienes posteriormente fundaron Podemos.

Maduro dio a Rusia e Irán la explotación de torio, un mineral para misiles por Sabrina Martín – Panampost – 17 de Enero 2020

El diputado Américo De Grazia informó que soldados rusos e iraníes de Hezbolá, estarían a cargo de la explotación del mineral en el parque nacional Canaima

De Grazia advirtió que desde Venezuela, sobre todo desde el Arco Minero existe un financiamiento al terrorismo. (oro información)

El régimen de Nicolás Maduro otorgó a Rusia e Irán la explotación exclusiva del torio en Venezuela, un mineral estratégico para la construcción de misiles con el que se estaría financiando el terrorismo internacional.

El diputado Américo De Grazia informó que tanto soldados rusos como iraníes de Hezbolá estarían a cargo de la explotación de dicho mineral en el parque nacional Canaima, declarado por la Unesco como patrimonio de la humanidad; esto a cambio de apoyo al régimen de Nicolás Maduro.

Americo De Grazia

@AmericoDeGrazia

Cómo opera las FAN de Padrino López el ? con una “empresa” llamada CAMIMPEG (compañía anónima militar de minería, petróleo y gas); encargada de asignar operaciones ilícitas, para que los grupos criminales exploten minerales.

Americo De Grazia

@AmericoDeGrazia

Salvo el Torio, mineral estratégico para la construcción de misiles, cuya explotación exclusiva está reservada para los Rusos, con soldados; y los Iraníes, con Hezbolá. Dónde, en el parque nacional Canaima, declarado por la UNESCO patrimonio de la humanidad.

De Grazia advirtió que desde Venezuela, sobre todo desde el Arco Minero existe un financiamiento al terrorismo, situación que se habría convertido en un «seguro de vida» para la tiranía.

Hay que recordar que en noviembre de 2019 el régimen de Maduro firmó un acuerdo con Irán que según Joseph M. Humire, especialista en Seguridad regional, podría convertirse en una amenaza mundial.

«Yo no he podido descubrir qué están haciendo con la nanotecnología, pero puedo especular que sería utilizado más por un programa de armamento, contando desde misiles hasta armas de destrucción masiva, no lo puedo asegurar, pero creo que es por esa dirección es que hay que mirar, porque Irán tiene la capacidad de hacerlo, hay que recordar que el Departamento del Tesoro los llamó Los Reyes del doble uso», enfatizó.

El país suramericano tiene 300 000 toneladas en dos yacimientos de torio, el más grande está en el Cerro Impacto en el Amazonas y el segundo en El Baúl, en el estado Cojedes en el centro occidente del país.

Para nadie es un secreto que Maduro ha otorgado minas a potencias extranjeras a cambio de respaldo político, militar y de inteligencia.

El pasado 4 de diciembre se conoció la presencia de un numeroso grupo de militares rusos que habría llegado al estado Bolívar en Venezuela, la cual podría estar relacionada con el Arco Minero del país.

Nueva masacre en el Arco Minero

La Zona de Desarrollo Estratégico Nacional Arco Minero del Orinoco es un área rica en recursos minerales que el Gobierno de Nicolás Maduro pretende explotar. Ocupa mayoritariamente el norte del estado Bolívar y en menor proporción el noreste del estado Amazonas y parte del estado Delta Amacuro. Cuenta con 7 000 toneladas de reservas de oro, cobre, diamante, coltán, hierro, bauxita y otros minerales.

Sin embargo, ahora la tiranía de Maduro estaría interesada en desplazar a los pranes (líderes carcelarios) del poderío de algunas minas, para entregarle el control de las mismas a la guerrilla colombiana ELN a cambio de «complicidad, lealtad política y el compromiso de sostenerlos en el poder».

Americo De Grazia

@AmericoDeGrazia

ELN & Pranes, se enfrentan en El Manteco, por el control de las minas de la zona. Víctimas directas e inocentes, de estos enfrentamientos? Los campesinos y productores del sector. Rol de las FAN? cómplices de los guerrilleros.

Americo De Grazia

@AmericoDeGrazia

Qué persigue la entregándoles las minas al ELN y desplazando a los Pranes? Complicidad, lealtad política y el compromiso de sostenerlos en el poder. A cambio de qué? De compartir dividendos, producto del Oro, diamante, coltán.

El diputado De Grazia denunció este viernes 17 de enero una nueva masacre por el control del oro entre el ELN y los pranes. Dijo que se presume que hay 20 muertos.

Según el periodista holandés los militares venezolanos están clandestinamente involucrados en la industria ilegal del oro, apoyando a las pandillas a cambio de una parte de sus ganancias. “Los mineros pagan dinero de extorsión, conocido como ‘vacuna’, a los pranes o líderes carcelarios, a cambio de que se les permita trabajar”, señala el reportaje.

Disparos en las piernas y otras torturas: cómo opera la mafia chavista del oro en Venezuela por Demian Bio – Infobae – 18 de Enero 2020

Un video publicado el viernes en redes sociales ilustra el alcance de las prácticas implementadas por estos grupos irregulares, los cuales cuentan con la complicidad del régimen de Nicolás Maduro. El rol de la minería ilegal en sus finanzas y los pasos de la oposición y la comunidad internacional para limitar su comercio

“Pon la pata, dale” ordena una voz anónima que porta una pistola. La pierna no se apoya en el suelo, pero igualmente recibe un disparo. “Dale, el otro”, exige la voz. Y uno tras otro, cuatro jóvenes enfrentan el mismo desenlace en menos de 30 segundos.

Las imágenes, compartidas el viernes por el diputado venezolano Américo de Grazia, ilustran las violentas prácticas de las distintas mafias que -con el beneplácito y complicidad del régimen de Nicolás Maduro- controlan la minería ilegal de oro en Venezuela.

Las sanciones a la comercialización del petróleo -implementadas en 2019 por Estados Unidos y la Unión Europea, entre otros actores internacionales de peso- han exacerbado las limitaciones financieras de un régimen que ha sumido a Venezuela en una crisis sin precedentes para un país que no está en guerra. Ellas implican la prohibición de la importación por parte de empresas estadounidenses, y de realizar transacciones que involucren petróleo venezolano en la divisa del país.

En consecuencia, la mayor parte del comercio de este recurso que todavía se realiza involucra a los pocos aliados que conserva el régimen: Rusia, China y Cuba. Pero los envíos suelen tener el propósito de reducir las amplias deudas que el régimen tiene con estos países, más que generar efectivo fresco. De hecho, Bloomberg reportó el viernes que las reservas líquidas del país se encuentran por debajo de los USD 1.000 millones. Las reservas internacionales, en tanto, están en su nivel más bajo en 30 años.

Por esta razón, la extracción irregular de oro ha pasado a tener un rol preponderante en la economía chavista. El mineral se encuentra presente en el área conocida como el Arco Minero del Orinoco, ubicada en la región centro-sur del país. Tiene una superficie de más de 100.000 kilómetros cuadrados y se extiende desde la zona fronteriza con Guyana hasta aquella que limita con Colombia.

En 2016, Maduro anunció la creación del “Plan de Oro”, mediante el cual aseguró se explotarían los recursos presentes en el área, algo que permitiría obtener un beneficio estimado de USD 5.000 millones por año a partir de 2019. Eso no sucedió.

Nicolás Maduro sostiene una barra de oro durante una reunión con representantes del sector minero en Puerto Ordaz, Venezuela (Reuters)

Nicolás Maduro sostiene una barra de oro durante una reunión con representantes del sector minero en Puerto Ordaz, Venezuela (Reuters)

Ante la falta de infraestructura -tanto física como legal- los agentes del régimen han estimulado la minería a pequeña escala, una actividad que, además de tener efectos nocivos para el medio ambiente, plantea peligros para aquellos involucrados en la extracción física del mineral en dos áreas: por los perjuicios de salud que acarrea la tarea en sí, y por el hecho de tener que someterse a las bandas criminales que las controlan.

En diálogo con Infobae, De Grazia explicó que las imágenes corresponden a un castigo aplicado por grupos criminales -conocidos también como pranes- en control de una mina. “(Los disparos) son una forma de penitencia que le ponen a los mineros cuando estiman que ‘se comió la luz roja’: esto significa que haya reportado menos oro del que se suponía había producido, o alguna otra falta, menor o mayor”.

En este caso particular, estimó que la falta “no debió haber sido grave porque los disparos fueron en las piernas”. “Si hubiera sido más grave, les hubieran tirado a las manos y en otros casos los podrían haber matado”. “Una persona a la que le dan un tiro no puede trabajar más en esa mina. Y no lo hacen solo para castigar a quien comete una falta, sino para que los demás entiendan como se pagan”.

El diputado explicó que, pese a subyugar a los mineros, las bandas no tienen dificultades para reemplazarlos. “Cuando matan a uno llegan 10. Es una de las pocas maneras de subsistencia que existen en el área. Hay gente que llega de Venezuela, Brasil, Colombia, Guyana, gente de pueblos indígenas”, detalló. E indicó que la alternativa, sobre todo para este último grupo, son los “cambalaches”: es decir, vertederos de basura.

El vínculo con el régimen, explicó De Grazia, se da a través de la llamada Compañía Anónima Militar de Industrias Mineras, Petrolíferas y de Gas, o Camimpeg. “No te puedes meter sin su aval”, dijo. Además, CNN reportó que numerosos militares tienen presencia en compañías que refinan el oro extraído en las minas, lo que contribuye a ilustrar el vínculo entre estos grupos.

Una vez operativos, los grupos criminales toman el control del área, al punto de asumir atribuciones que normalmente le corresponden a un Estado, como lo es el monopolio de la fuerza.

Una mina en el Callao. Foto: Reuters

Una mina en el Callao. Foto: Reuters

Según consignó The New York Times, Maduro ha decidido canalizar los recursos del régimen hacia la capital en detrimento de las zonas rurales, lo que ha llevado a que, en distintos casos, oficiales de policía abandonen sus destacamentos para buscar maneras de subsistir. El medio describe el caso de los habitantes del pueblo de Parmana que, al verse rebasados por el crimen, recurrieron a una guerrilla colombiana en control de una mina de oro cercana para que les proveyera protección.

Sin embargo, el vacío de poder implica también la posibilidad de que los distintos grupos peleen entre sí para expandir sus áreas de influencia, y la cantidad de minas que tienen bajo su control.

El mismo viernes se reportó que miembros del Ejército de Liberación Nacional, una guerrilla colombiana con presencia en Venezuela, se enfrentaron con una banda por el control de una mina ubicada cerca de El Manteco, en el municipio Piar de Bolívar. De acuerdo a El Pitazo, que recogió testimonios de vecinos del lugar, ocho personas habrían muerto a manos del ELN.

De Grazia echó luz sobre el episodio: “La zona esta controlada por un pran llamado ‘El Ciego’, pero el régimen decidió sustituirlo por el ELN. Para poder hacerlo tienen que matarlos. De eso se trató lo que ocurrió en la mañana del viernes”.

Pero hay zonas que también están vedadas a los grupos criminales. Según indicó De Grazia, estas son aquellas donde tienen intereses Rusia e Irán. “Además de oro, en el cinturón hay presencia de un mineral llamado torio. Este se usa para la fabricación de misiles y es de administración exclusiva y está monopolizado por los rusos e iraníes”, aseguró.

No obstante, el chavismo tiene su foco puesto en el oro. Y expertos aseguran que, una vez extraído, puede tomar uno de dos caminos: uno esser comercializado por el régimen. El otro es desconocido.

Con respecto al primero, se han documentado envíos de oro a Turquía a cambio de efectivo que se usado para comprar alimentos. Sólo en 2018 el chavismo vendió 73 toneladas de oro venezolano a los Emiratos Árabes Unidos y Turquía

Y pese a que Estados Unidos impuso sanciones a su comercio, a lo largo de 2019 el régimen logró evadirlas en distintas ocasiones y concretar ventas en los Emiratos Árabes Unidos, Uganda y Turquía.

Por ello, con el objetivo de continuar cerrando el cerco, el presidente encargado Juan Guaidó solicitó oficialmente a la Unión Europea que catalogue al oro como “oro de sangre” para evitar que “financie al paraestado”. “Es parte de lo que podemos hacer más efectivo, ¿para qué? Para que no alimenten al paraestado”, sostuvo Guaidó, que destacó que la oposición busca que “ese tráfico de oro se transforme en vacunas para los niños de nuestros hospitales (…) en tratamientos médicos”.

En tanto, sobre el segundo se explayó la periodista de investigación Lisseth Boon, quien en un foro sobre la minería ilegal en Venezuela organizado en diciembre por el Atlantic Council, un think tank ubicado en Washington D.C, explicó que “organizaciones sin fines de lucro calculan que un promedio de 80 toneladas de oro al año se están fugando de Venezuela, por caminos irregulares, sin ningún tipo de rendimiento de cuentas“.

A su vez, explicó que las rutas del contrabando tienen dos destinos: las Islas Aruba, Bonaire y Curazao, en el caribe y, por tierra, mediante las fronteras con Colombia y Brasil. Según cifras de Transparencia Venezuela, el 30 por ciento de la producción de oro se destina a estos propósitos.

A juzgar por las cifras disponibles, la combinación del efecto de las sanciones y los niveles de producción alcanzados no son suficientes para satisfacer las necesidades financieras del régimen. Desde que Maduro está a la cabeza del régimen, las reservas de oro han disminuido en un 60 por ciento, graficó Boon. Y la evidencia indica que la tendencia continuará en esta dirección.

Alacranes y alimañas por Trino Márquez – Blog Polis – 17 de Enero 2020

Perder la AN sería una catástrofe que se sumaría a la precariedad en la que se encuentra la oposición desde que se debilitaron los partidos, los sindicatos y todas las demás organizaciones de la sociedad civil. Lo másconveniente es anticiparse a la treta y tener la respuesta adecuada para atenuar su efecto negativo. Hay que evitar que las alimañas sigan actuando con impunidad.

El 2020 comenzó a todo vapor. Nicolás Maduro enfiló la nave contra la oposición parlamentaria. Asedio, emboscadas, agresiones físicas, disparos. El régimen perpetró el asalto a la Asamblea Nacional, concebido y diseñado a finales del año pasado. La operación alacrán se convirtió en operación alimaña. El gobierno logró torcerles el brazo a un grupo de parlamentarios que hasta hace poco habían militado en Primero Justicia y Voluntad Popular, pero que luego optaron por resolver su propio déficit personal, olvidarse de sus organizaciones y electores, y valerse de unos argumentos de ocasión para justificar la felonía.
Hasta ahora, al gobierno no le han salido los planes como esperaba. La mayoría de parlamentarios que apoyan a Juan Guaidó se ha mantenido cohesionada en torno al reelecto Presidente de la Asamblea Nacional. Esos diputados han demostrado un  enorme coraje y compromiso con sus votantes. Se han ganado de nuevo el apoyo y el respeto de la nación y de los factores internacionales que respaldan a la oposición venezolana. En cambio, el triunvirato presidido de Luis Parra no levanta vuelo. Ningún país democrático se ha pronunciado a su favor. Por allí hubo una lánguida declaración del gobierno ruso diciendo que esa directiva era legítima. Lo mismo hizo Cuba, el eterno chulo del madurismo. Pero más allá de ese estrecho círculo de incondicionales, nadie los toma en serio, ni dentro ni fuera del país. Son demasiado chambones. Forman la comparsa de un régimen que necesita dividir y agredir para mantenerse mandando. En la presentación de la Memoria y Cuenta ante la asamblea constituyente, el propio Maduro los ignoró. No les dio ninguna relevancia. Solo representan un lastre con el cual hay que cargar y utilizar cuando convenga.
La decisión del TSJ, bufete de Miraflores, de pedirle a Parra que presente el Acta firmada por la ‘mayoría’ de los diputados que votaron por él en la sesión del 5 de enero, hay que verla con cuidado. Podría ser una treta dirigida a revestir al triunvirato de cierta legitimidad. Es posible  que la Sala Constitucional, con el material que le entregue Luis Parra, resuelva que la sesión de ese día fue legal, que se ajustó a los extremos exigidos por la Constitución y el Reglamento Interior y de Debates, y, por lo tanto, que la junta directiva y la asamblea nacional surgida de ese acto son totalmente legítimas. El TSJ estaría expidiendo la partida de nacimiento del triunvirato de la AN madurista. Si esta fuera la jugada, ese grupo de parlamentarios quedaría facultado para designar el Comité de Postulaciones, nombrar un nuevo CNE, y este podría convocar las elecciones parlamentarias contempladas para 2020, en el menor tiempo posible. Todo cubierto con el manto de legalidad proporcionado por Maikel Moreno y allegados.
Si este lúgubre vaticinio se cumple, la oposición quedará entrampada en la recurrente discusión entre electoralistas y abstencionistas. Esta fractura se ensanchara a medida que avance el cronograma electoral. La manera de detener esta marcha hacia el abismo reside en preverla con suficiente anticipación. Estar conscientes de que esos comicios pueden efectuarse en cualquier momento de este año. Lo único taxativo que establece la Constitución es que la próxima Asamblea debe instalarse el 5 de enero de 2021. Para llamar a elecciones cuando se le antoje, al gobierno le basta con exhibir el maquillaje legal que le proporcione el TSJ y el nuevo CNE, el soporte de la cúpula militar, los grupos paramilitares (llamados de forma eufemística colectivos) y la milicia, y la disposición de usar de forma obscena la maquinaria gubernamental. Los demás que se acoplen o se abstengan; peor para ellos.
El régimen ha demostrado carecer de límites a la hora de ejecutar operaciones arteras. Perder la AN sería una catástrofe que se sumaría a la precariedad en la que se encuentra la oposición desde que se debilitaron los partidos, los sindicatos y todas las demás organizaciones de la sociedad civil. Lo más conveniente es anticiparse a la treta y tener la respuesta adecuada para atenuar su efecto negativo. Hay que evitar que las alimañas sigan actuando con impunidad.
A %d blogueros les gusta esto: