elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Venezuela lidera el ranking de miseria económica mundial por sexto año consecutivo – El Nacional – 6 de Agosto 2020

El Índice de Miseria de Bloomberg, que cuenta las perspectivas de inflación y desempleo para las economías de 60 países, ubicó también en los primeros puestos a Argentina, Sudáfrica y Turquía

miseria económica
Foto Kerwing Hernández @kerwinghg

Venezuela lideró por sexto año consecutivo el ranking de miseria económica mundial publicado por Bloomberg este jueves 6 de agosto.

La economía venezolana sigue sufriendo los altos precios, con una tasa de inflación actual del 4,043%.

El Índice de Miseria Económica de Bloomberg, que cuenta las perspectivas de inflación y desempleo para las economías de 60 países, ubicó también en los primeros puestos a Argentina, Sudáfrica y Turquía.

Estados Unidos cayó 25 puestos y se proyecta que verá la peor reversión de la fortuna este año, en gran parte debido a la pandemia. La caída se produce cuando el presidente Donald Trump lucha por la reelección, mientras millones de estadounidenses permanecen desempleados.

Islandia, Israel y Panamá son los países que más se acercan a ese nivel de deterioro en la clasificación anual.

El estudio de Bloomberg estima que casi todas las economías encuestadas serán más miserables este año en medio de la pandemia por el covid-19, y los analistas esperan un mayor desempleo.

Tailandia fue el país con la economía menos miserable, mientras que Taiwán mejoró dos puntos, ubicándose en el número seis y Singapur saltó al número dos en esa escala.

Europa mejoró en 10 puntos, ya que se estima que a diferencia de otros continentes, su economía no se vea tan afectada por la pandemia.

En China, donde el coronavirus se apoderó por primera vez, la economía se verá moderadamente afectada, mejorando siete lugares.

Los puntajes de este año en el Índice de Miseria se basan en encuestas de Bloomberg de las estimaciones de los economistas para el crecimiento de los precios de 2020 y el desempleo en cada economía y compara esos valores con los datos reales del año pasado.

 

Presentación de resultados 2019-2020 – Junta Administradora ad hoc de PDVSA – Julio 2020

Fijando perspectiva por Humberto García Larralde – La Patilla – 2 de Agosto 2020

download.jpgLa actual situación venezolana, por su complejidad, dificulta visualizar salidas concretas al gravísimo atolladero en que nos encontramos. Para empezar, es imposible digerir que quienes detentan el poder, deliberadamente adopten políticas y conductas perjudiciales a la población. Pareciéramos estar en un mundo invertido, en el cual el fin del gobierno fuese destruir la economía, apropiarse de los dineros públicos y acabar con la producción petrolera. Y lo ha logrado: la economía es, hoy, apenas un tercio del tamaño de cuando Maduro ocupó la presidencia y la producción petrolera, para junio, sólo un 15% del existente cuando comenzó su gestión. Convertir a Venezuela, otrora el país más próspero del continente, en el más pobre — como constata la ENCOVI 2019 –, constituye una proeza insólita. Lo único que hace dudar de que fuese este su propósito es que, al haberse logrado en tan poco tiempo, revela una eficiencia (macabra) impensada en la gestión del régimen.

Más allá, turba el desprecio absoluto de Maduro por el parecer de la inmensa mayoría del país, que clama desesperada por un cambio político. Niega todo lo que se espera de un mandatario. Asimismo, desconcierta su desdén por una opinión pública mundial que lo insta a respetar la constitución y los derechos humanos, a pesar de que ello repercute en sanciones que cercan su margen de operaciones.

La situación que se evoca es la de un mundo bizarro que no obedece a criterios de racionalidad, por lo menos de aquellos basados en el bienestar y la libertad de los venezolanos. Con un “anti-gobierno” de tal naturaleza, es harto problemático entenderse. ¿Con base en qué objetivos, metas? El hecho de que, contra todo pronóstico, continúa en el poder, representa un insulto a la razón y a nuestro sentido de justicia. Que los malos de la partida parecieran salirse con las suyas en estos momentos –con tan terribles costos para la población–, contraría nuestra fe básica en la convivencia en sociedad. Hablo de “malos” a conciencia: no hay forma de pensar que los destrozos causados –por su magnitud y extensión-, hayan sido por accidente o producto de la ignorancia de sus ejecutores. Han sido resultado de políticas deliberadas.

En ese mundo al revés, Maduro se mantiene, como es sabido, con base en la fuerza bruta. Desata, desde el poder, la violencia de sus esbirros y órganos represivos, conformando –bajo tutoría cubana– una eficaz maquinaria de terrorismo de estado para someter a la población. Hoy, lo auxilia el estado de emergencia implantado con la excusa de combatir el Covid-19. El confinamiento extendido, el racionamiento de la gasolina, los toques de queda y las medidas de represión para su cumplimiento –las arbitrariedades y atropellos cometidos por la Guardia Nacional–, complementan el ansiado control social despótico.

La presteza en acudir a la fuerza obedece a dos factores: la defensa del régimen de expoliación del que son beneficiarios los detentores del poder; y la legitimación que otorga una construcción ideológica perversa, destinada a exculpar los atropellos cometidos en la prosecución de lo anterior. El régimen de expoliación explica la obstinación de Maduro y su camarilla por el poder, desafiando el deber ser. Para ello, desmanteló el Estado de derecho y cultivó cuidadosamente una sociedad de cómplices dedicados a depredar la riqueza social, corrompiendo a las cúpulas militares y segregando o castigando (cárcel, tortura, amenazas a familiares) a los honestos. Destruyó, así, a la economía, mientras pisoteaba los derechos de los venezolanos. Hoy impera sobre nosotros una nueva oligarquía, militar y civil, conformando verdaderas mafias que dominan las fuentes de su expoliación sobre las riquezas del país: extorsión y confiscación de empresarios, saqueo de las riquezas minerales de Guayana, despojo de PdVSA, robos de dineros públicos, estafas, tráfico de drogas, etc.

El constructo ideológico patriotero y comunistoide pretende absolver, entre las filas oficialistas, esta depredación, creando una falsa realidad que aísla a los perpetradores de estos delitos contra la nación de toda increpación, cobijándolos como “revolucionarios” que obran en beneficio del pueblo. La destrucción de la institucionalidad democrática y de la rendición de cuentas se justifica ¡alegando la construcción del socialismo! Lejos de sentir arrepentimiento por sus atropellos, emergen imbuidos de una pretensión de supremacía moral” (¡!) que los lleva a insultar a todo aquel que los critique.

Esta postura alimenta sentimientos de desesperación entre algunos opositores, porque pareciera que un régimen que no tiene razón de existir, que representa un sinsentido, está ganando la partida. La confusión y merma en la iniciativa del liderazgo democrático contribuye con esta percepción. Los venezolanos no la hemos tenido fácil en esta lucha contra el fascismo, más con la experticia y represión que ha aprendido de los cubanos.

Pero, al poner las cosas en perspectiva, se observa que el fracaso aparente de la oposición se mide sólo en su incapacidad de desalojar a los mafiosos del poder, no porque su proyecto haya sido derrotado, perdido vigencia o apoyo. La supuesta victoria del fascismo reside exclusivamente en que todavía detenta los mandos del Estado. Pero ¿ha fortalecido su proyecto, ha ganado más adeptos, convencido a la opinión pública mundial? ¿Ha logrado insuflarle sentido a su gestión, asegurar su futuro? Al contrario, el chavomadurismo no tiene factibilidad alguna como propósito. Su único objetivo es sobrevivir, pero ya no como proyecto político, sino para mantener el régimen de expoliación, que es su razón de existir. No tiene vida más allá, pero tampoco alternativa. Cual parásitos, los chavistas son incompatibles con la prosperidad de su anfitrión; Venezuela. Pero al matar a ésta, acaban con su propia existencia.

La oposición democrática está obligada a reunir fuerzas para darle el empuje final a estos trogloditas y rescatar a la nación de su aniquilación. No obstante las dificultades, debe aprovechar todas las oportunidades para debilitar aún más al fascismo e impedir que asuma la iniciativa. Debe arrinconarlo políticamente. Esto significa asumir una política proactiva ante la convocatoria arbitraria a elecciones parlamentarias hecha por Maduro, exentas de toda garantía para que se exprese la voluntad popular. Como señala Henrique Capriles, no basta denunciarlas por fraudulentas y cruzarnos de brazos a esperar que, a cuenta de tener nosotros la razón, se derrumbe definitivamente el apoyo al régimen o intervengan fuerzas externas que lo desalojen. Con esa convocatoria tan burda, Maduro se ha puesto el mismo contra la pared. Solo si la oposición se mantiene inerme, podrá sacarle provecho político.

No se trata de decidir entre ir o no al diálogo con la mafia militarizada, o de acudir, o no, al llamado electoral. Obviamente, no hay la más mínima intención, por parte de los fascistas, de ceder poder por cualquiera de estas vías. Acabar con el juego democrático es un propósito crucial, por ende, de su mandato. Pero eso les coarta sus posibilidades de respuesta ante las amenazas crecientes que representan las sanciones, el encogimiento de sus bases de depredación y el malestar de la población. No tienen como labrar consensos que alivien sus problemas de gobernabilidad y su apoyo, tanto interno como externo, es cada vez más menguado. La verdadera disyuntiva está, entonces, en cómo aprovechar las coyunturas que se presenten, sean cuales fueran éstas, para fortalecer la opción democrática y debilitar, aún más, las posibilidades de esta mafia de mantenerse. Refugiarse en el uso de la fuerza, cada vez más compartida con cuerpos irregulares, tiene un indudable costo político.

Sé que es muy cómodo hacer recomendaciones desde afuera. Ofrezco mis excusas por tal atrevimiento. Pero me ampara una enorme confianza en esa nueva generación de jóvenes políticos que han asumido un rol protagónico en la lucha por desalojar al fascismo, conscientes de que su permanencia acaba con toda posibilidad de construirse un futuro provechoso. Demás está repetir que la unidad de propósitos y de acciones será decisiva para que su liderazgo rinda los frutos esperados.

Owens-Illinois reclama tanquero venezolano para cobrar deuda por expropiación – El Nacional – 6 de Agosto 2020

La empresa, que ahora se llama OI Glass Inc, se está cobrando parte de un laudo arbitral de 500 millones de dólares que ganó en 2015 contra Pdvsa

Owens-Illinois
Foto Archivo

El fabricante estadounidense de vidrio OI Glass Inc, anteriormente conocida como Owens-Illinois Inc, presentó una demanda en Singapur para tratar de apoderarse de un buque petrolero propiedad de Pdvsa.

Con esta acción la empresa se cobraría parte de un laudo arbitral de 500 millones de dólares que ganó en 2015, luego de que en 2010 el fallecido presidente Hugo Chávez ordenó la expropiación de dos de sus plantas ubicadas en Venezuela.

En la citación en el tribunal de Singapur, con fecha 4 de junio y a la que tuvo acceso la agencia ReutersOI Glass afirmó que tenía derecho a acciones en Ayacucho Shipping Pte Ltd con sede en Singapur, una asociación entre Pdvsa Marina y Petrochina.

El buque era uno de los cuatro que las dos compañías poseían a través de la empresa conjunta de Singapur, CV Shipping, que comenzó un proceso de liquidación administrado por el tribunal en febrero, según un boletín oficial de ese país.

En un intento por afectar la transferencia del barco a Owens-Illinois, Venezuela convirtió a INEA en la propietaria de Ayacucho y cambió el nombre del buque a Máximo Gorki, de acuerdo con la base de datos de envío Equasis y Refinitiv Eikon.

Transocean Shipping Co Ltd, con sede en Moscú, se convirtió en el gerente de la nave.

El Máximo Gorki ha estado en aguas venezolanas desde 2018 y Pdvsa lo ha utilizado como un almacén flotante durante el último año, indicó Refinitiv Eikon.

La compañía ahora planea enviarlo a un astillero chino para su mantenimiento y descargar los 2 millones de barriles de crudo pesado, aunque aún no tiene un cliente en espera.

El barco tiene un valor de alrededor de 24 millones de dólares, de acuerdo con una fuente de Reuters.

""

Owens-Illinois reclama tanquero venezolano para cobrar deuda por expropiación

La empresa, que ahora se llama OI Glass Inc, se está cobrando parte de un laudo arbitral de 500 millones de dólares que ganó en 2015 contra Pdvsa

Anuncios
Owens-Illinois
Foto Archivo

El fabricante estadounidense de vidrio OI Glass Inc, anteriormente conocida como Owens-Illinois Inc, presentó una demanda en Singapur para tratar de apoderarse de un buque petrolero propiedad de Pdvsa.

EN VIDEOS nuevo

Con esta acción la empresa se cobraría parte de un laudo arbitral de 500 millones de dólares que ganó en 2015, luego de que en 2010 el fallecido presidente Hugo Chávez ordenó la expropiación de dos de sus plantas ubicadas en Venezuela.

En la citación en el tribunal de Singapur, con fecha 4 de junio y a la que tuvo acceso la agencia ReutersOI Glass afirmó que tenía derecho a acciones en Ayacucho Shipping Pte Ltd con sede en Singapur, una asociación entre Pdvsa Marina y Petrochina.

El buque era uno de los cuatro que las dos compañías poseían a través de la empresa conjunta de Singapur, CV Shipping, que comenzó un proceso de liquidación administrado por el tribunal en febrero, según un boletín oficial de ese país.

En un intento por afectar la transferencia del barco a Owens-Illinois, Venezuela convirtió a INEA en la propietaria de Ayacucho y cambió el nombre del buque a Máximo Gorki, de acuerdo con la base de datos de envío Equasis y Refinitiv Eikon.

Anuncios

Transocean Shipping Co Ltd, con sede en Moscú, se convirtió en el gerente de la nave.

El Máximo Gorki ha estado en aguas venezolanas desde 2018 y Pdvsa lo ha utilizado como un almacén flotante durante el último año, indicó Refinitiv Eikon.

La compañía ahora planea enviarlo a un astillero chino para su mantenimiento y descargar los 2 millones de barriles de crudo pesado, aunque aún no tiene un cliente en espera.

El barco tiene un valor de alrededor de 24 millones de dólares, de acuerdo con una fuente de Reuters.

Owens-Illinois reclama tanquero venezolano para cobrar deuda por expropiación

La empresa, que ahora se llama OI Glass Inc, se está cobrando parte de un laudo arbitral de 500 millones de dólares que ganó en 2015 contra Pdvsa

Anuncios
Owens-Illinois
Foto Archivo

El fabricante estadounidense de vidrio OI Glass Inc, anteriormente conocida como Owens-Illinois Inc, presentó una demanda en Singapur para tratar de apoderarse de un buque petrolero propiedad de Pdvsa.

EN VIDEOS nuevo

Con esta acción la empresa se cobraría parte de un laudo arbitral de 500 millones de dólares que ganó en 2015, luego de que en 2010 el fallecido presidente Hugo Chávez ordenó la expropiación de dos de sus plantas ubicadas en Venezuela.

En la citación en el tribunal de Singapur, con fecha 4 de junio y a la que tuvo acceso la agencia ReutersOI Glass afirmó que tenía derecho a acciones en Ayacucho Shipping Pte Ltd con sede en Singapur, una asociación entre Pdvsa Marina y Petrochina.

El buque era uno de los cuatro que las dos compañías poseían a través de la empresa conjunta de Singapur, CV Shipping, que comenzó un proceso de liquidación administrado por el tribunal en febrero, según un boletín oficial de ese país.

En un intento por afectar la transferencia del barco a Owens-Illinois, Venezuela convirtió a INEA en la propietaria de Ayacucho y cambió el nombre del buque a Máximo Gorki, de acuerdo con la base de datos de envío Equasis y Refinitiv Eikon.

Anuncios

Transocean Shipping Co Ltd, con sede en Moscú, se convirtió en el gerente de la nave.

El Máximo Gorki ha estado en aguas venezolanas desde 2018 y Pdvsa lo ha utilizado como un almacén flotante durante el último año, indicó Refinitiv Eikon.

La compañía ahora planea enviarlo a un astillero chino para su mantenimiento y descargar los 2 millones de barriles de crudo pesado, aunque aún no tiene un cliente en espera.

El barco tiene un valor de alrededor de 24 millones de dólares, de acuerdo con una fuente de Reuters.

Régimen de Maduro comenzó a pagar el bono de guerra económica a pensionados – El Nacional – 6 de Agosto 2020

El monto otorgado se suma a los 400.000 bolívares que recibieron en julio correspondiente a la pensión de agosto, que pagó el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales

bono guerra económica
EFE/Miguel Gutiérrez

El régimen de Nicolás Maduro comenzó el miércoles a pagar 610.000 bolívares por el concepto de bono contra la guerra económica a los adultos mayores, que otorga a través del sistema Patria.

Este monto se suma a los 400.000 bolívares que recibieron en julio correspondiente a la pensión de agosto, que pagó el Instituto Venezolano de los Seguros Sociales.

En total, los pensionados recibirán este mes 1.010.000 bolívares.

Con esta cantidad, ningún venezolano puede tener acceso a los productos esenciales de la canasta básica. Apenas pudieran comprarse un kilo de queso y medio cartón de huevos.

El régimen “dignifica” a los pensionados

El IVSS anunció en julio en Twitter, con bombos y platillos, que iban a depositar en las cuentas de los adultos mayores los 400.000 bolívares. “El gobierno bolivariano dignifica a las adultas y adultos mayores de la patria“, aseguró la institución.

La algarabía con la que se anunció el pago de pensiones hizo ruido hasta entre los seguidores del chavismo. Luigino Bracci Roa, parte del aparato de propaganda del régimen, criticó la forma de dar a conocer la noticia.

“Entiendo los graves problemas en los que estamos como país, que nos impiden pagar una pensión acorde. Pero, por favor, rediseñemos o pensemos mejor los mensajes, para que nuestros adultos mayores no se sientan burlados”, escribió en la red social.

El IVSS pidió a los adultos mayores hacer uso de los medios y canales electrónicos. Las instituciones bancarias están trabajando en un horario restringido y aplicando las recomendaciones sanitarias exigidas para evitar la propagación del covid-19.

“¿A ustedes no les da pena decir que 400.000 bolívares dignifican a un pueblo? Si eso no alcanza ni para el café. En lo que hay que montarse es en una alternativa económica que salve al pueblo. No vemos luz, el dólar sube, el bolívar no vale nada”, respondió otro ciudadano a la publicación del IVSS.

Y se sumaron más:

“Creo que 400.000 bolívares de pensión, con el precio de los alimentos y medicinas en dólares, no dignifica a nadie. ¿Se imagina una persona del gobierno lo que es vivir con esa cantidad en un mes? Sin ayuda familiar, los que están solos pasaron a ser personas en riesgo”.

“Camaradas, vean eso con cuidado, no se sigan burlando del pueblo. Acuérdense de que el pueblo es como el elefante y Dios. Son tardíos, pero no olvidan. Dejen la burla y la falta de respeto. El pueblo tiene hambre y necesidades”.

“Yo pensé que eran 400 dólares. ¿Será que esta gente en verdad cree que con 400.000 bolívares se puede hacer mercado? En verdad, no les da pena publicar eso. Seguimos mal y nada que resuelven al necesitado. A ellos seguro no les falta nada”.

Testimony of James B. Story Nominee for United States Ambassador to Venezuela -Senate Foreign Relations Committee – 6 de Agosto 2020

Mr. Chairman , Ranking Member , Members of the Committee, I am greatly honored to appear before you today as the President’s nominee to serve as the United States Ambassador to the Bolivarian Republic of Venezuela. I deeply appreciate the trust and confidence shown by the President and Secretary Pompeo in asking me to take on this important responsibility to represent the American people. If confirmed, I look forward to continuing to work with this Committee and Congress in advancing our goal of peaceful restoration of freedom, democracy, and stability in Venezuela. Achieving this objective is key to maintaining the Western Hemisphere as the “Hemisphere of Freedom” and vital to providing for the security of the United States. A hemisphere of free people, living in liberty, peace, and prosperity, engaging in mutually beneficial trade, working together to combat common problems such as transnational criminal organizations, is good for the Americas and good for the United States of America.

Mr. Chairman, Ranking Member, as you and the Members of the Committee well know, our families are the keys to our successes in our professional and personal lives. The opportunity to appear before you today would not have been possible without the unconditional support of my wife, Susan, who has been my partner in diplomacy since she agreed to move our wedding date to accommodate the Department of State over 22 years ago. She and our son, Mac, have served the American people with distinction throughout these last 22 years – 17 for Mac – and I am eternally grateful to them.

I come before the Committee after serving nearly two years as the Chargé d’Affaires
for Venezuela: first, at the U.S. Embassy in Venezuela, and then, following the March 2019 suspension of operations, of the newly established Venezuela Affairs Unit in Bogotá, Colombia. I have been blessed to work with an incredible team in Caracas, Bogotá, Washington, and throughout the interagency – a team that has worked tirelessly to advance American values abroad and to engender justice and freedom for Venezuelans who have long suffered under a brutal dictatorship. While, as a team, we have faced significant challenges, I would like to assure the Committee that your public servants in diplomacy remain staunchly committed to their responsibility of representing the United States.

U.S.-Venezuela Relations

The United States and Venezuela have a long history. We were one of the first countries to recognize the new republic in 1835, were among the first to help in developing its oil industry in 1914, and we have since developed a deep cultural affinity for shared pastimes, from baseball to barbecue. Venezuela is not only the birthplace of Simón Bolívar, but it has a long history of being a strong supporter of struggling democratic movements throughout Latin America, and a history of welcoming migrants and refugees from all over the Western Hemisphere and Europe. As a friend to the American people, the Venezuelan government gave us the statue
of Simón Bolívar, El Libertador, that continues to stand proudly on Virginia Avenue, near the Organization of American States headquarters building in Washington, D.C.

Long the regional champion for liberation and democracy, Venezuela now faces its own fight for freedom from tyranny. Our commitment to the Venezuelan people and the democratic ideals upon which the Venezuelan Republic was founded is unwavering. This commitment is important, now more than ever, as the Venezuelan people and these ideals are in crisis.

Maduro’s Man-Made Crisis

A failed economic ideology championed by Chávez during times of high oil prices led to its inevitable political descent to totalitarianism. Totalitarianism, masquerading as populism, with the active interference and participation by the Castro regime in Cuba and other malign actors, led to vast corruption and mismanagement that destroyed nearly every institution in the country. Before U.S. economic sanctions were introduced, Venezuela’s ability to deliver basic services such as electricity, water, food, and medical care was already in free fall. Today, more than 5 million Venezuelans have fled their country to others in the region, the largest forced displacement in the history of Latin America. In addition, another 7 million Venezuelans face malnutrition and are in desperate need of humanitarian assistance inside Venezuela. Today, the Coronavirus poses yet another dire threat to a country without the ability to provide even basic medical care. However, due to the herculean efforts of our colleagues in the U.S. Agency for International Development, Department of State’s Bureau for Population, Refugees, and Migration, and other bureaus and agencies, we have been able to help Venezuelans across the hemisphere and within Venezuela deal in some measure with this man- made humanitarian disaster.

I want to thank Congress for its recognition of this crisis, its support through legislation and monetary assistance, and its continued commitment to the Venezuelan people. Because of this support, the United States is the single largest donor of humanitarian assistance for the Venezuela regional crisis. Over the last three years, the United States has provided more than $856 million in both humanitarian and development assistance to support programs inside Venezuela and in 16 neighboring countries. This assistance works to support our democratic partners in the hemisphere who are directly affected by Venezuela’s forced displacement. Partners such as Colombia, Peru, and Ecuador have borne the brunt of caring for these refugees and other Venezuelans displaced abroad, but as good neighbors they have done so with generosity. Unfortunately, if left unchecked, the Venezuelan situation could prove destabilizing to the hemisphere: a dim prospect. In order to respond swiftly and effectively to life-threatening conditions, humanitarian organizations must be permitted full and unhindered access to reach all of the people in need in Venezuela. If confirmed, I will work with the international community and humanitarian assistance agencies of the United States to expand this reach to stabilize Venezuela.

I mentioned earlier that nearly all of Venezuela’s institutions have been destroyed, yet throughout this entire struggle, a singular governmental structure has remained resolute in its support for democratic ideals, the National Assembly of Venezuela. Despite regime intimidation, the illegal and unconstitutional arrest of several of its members, and the forced exiles and attacks against their family members and friends, the National Assembly continues to work to restore a fully democratic and representative government. These efforts have been led by the President of the National Assembly and Interim President of Venezuela, Juan Guaidó. Recognized by nearly 60 countries as the legitimate leader of Venezuela, Interim President Guaidó continues to work with the National Assembly, the only remaining democratic institution in Venezuela, to represent the hopes and aspirations of all Venezuelans against the illegitimate Maduro regime. I salute the bravery of Interim President Guaidó and the members of the National Assembly. Together with all those who are fighting for change – journalists, NGOs, human rights defenders, teachers, nurses, students – these democratic actors count on our support and that of the broader international community to tell their story.

 

Framework for Change

In order to make true and lasting positive change in Venezuela, the country and government must be returned to the Venezuelan people – and the people must be allowed to participate in free and fair presidential elections. Earlier this year, the United States proposed a pathway to resolving Venezuela’s political crisis that is rooted in a peaceful, democratic, negotiated transition.

This framework reflects the efforts of dozens of countries and regional organizations, such as the Organization of American States, Lima Group, and European Union in seeking a peaceful political resolution to the Venezuela crisis. It builds on the Oslo Process negotiations. Together, we have called, and continue to call, on all who are truly interested in the welfare of the Venezuelan people to support this framework as a peaceful path toward a better future. I believe this framework protects the interests and equities of all Venezuelans who desperately seek a resolution to this dire crisis. We will continue to work with our partners to increase support for this framework and to intensify international pressure against the illegitimate Maduro regime to ensure that it, too, sees this framework as the best option out of this crisis. Free and fair presidential elections, convoked by a transitional government that represents all political equities, offer the best pathway towards a peaceful transition.

While Maduro and his allies have denounced sanctions as blocking aid from people in need, that is far from reality. Our Venezuela sanctions program maintains broad exemptions and authorizations that allow for the provision of humanitarian assistance, and we are vigilant in working to prevent overcompliance issues and addressing any concerns that sanctions are preventing humanitarian goods or services from entering Venezuela. The sanctions are doing what they are designed to do: block Maduro and his allies from profiting off of their ill-gotten gains. Additionally, the U.S. government has been clear that these sanctions policies are intended to change behavior and that we will consider lifting sanctions if there are concrete meaningful actions to combat corruption in Venezuela, end human rights abuses, and restore democratic order. The democratic transition framework explicitly lays this out. Yet Maduro has refused to address the original sin of the fraudulent May 2018 presidential elections and consider a path towards reestablishing democratic governance, instead choosing to tighten his perceived grip on power by any means. Until he relents and there can be truly free and fair presidential elections, Maduro’s regime will continue the policies of oppression, human rights abuses, corruption, ineptitude, and mismanagement. A peaceful, political, democratic, and constitutional transition in Venezuela is in the interests of all Venezuelans, its neighbors, and the United States. If confirmed, I will work tirelessly with my team to ensure this transition is successful.

Following the institution of the transitional government and administration of free and fair presidential elections, the follow-on goal of U.S. policy is clear: to help Venezuelans return democracy and the rule of law to their country, and then bring mutual prosperity to our two nations. Recovery can only begin when the government respects the rights of all Venezuelans, regardless of political party, economic status, or connections. When these conditions are met, Venezuela’s talented population can retake its future and the millions of Venezuelans previously forced to flee their country will be able to return to their homeland – a land in need of
healing, and open to opportunities and growth, refocused on its most important resources, its citizens.

If confirmed, I look forward to once again raising the American flag above our embassy in Caracas. In returning our full diplomatic presence to the country, it is my intent, in representing the American people, to promote democracy and the rule of law, to build respect for human rights, to facilitate U.S. support to the Venezuelan people through development and humanitarian assistance, and to assist Venezuela in its return to economic stability. I pledge to continue
to work diligently with our Venezuelan and international partners to uphold the democratic principles we hold dear in the United States and to proudly represent the American people. In supporting a new, truly representative government in Venezuela to reopen its economy to the world market, U.S. companies will be able to reestablish their presence and be partners in building value for both countries. The scars left by the Chávez and Maduro periods will not heal quickly, but they can and will heal. And in the end, a truly free Venezuela, returned to its democratic traditions, as first espoused by Bolívar, can again be a stabilizing force in the region and a close friend and partner of the United States of America.

Mr. Chairman, Ranking Member, and Members of the Committee, thank you for this opportunity to appear before you. I welcome any questions you may have.

Cabriola por Carlos Omobono – El Nacional – 6 de Agosto 2020

download.jpg
En mi andadura por Italia… vine a dar con un karaoke para ancianos, una actividad recreativa que estimula recuerdos agradables al escuchar e interpretar viejas canciones, siguiendo ritmo y palabras. Gestión del ocio para los adultos mayores en Milán, con el propósito de entretenerlos con pasatiempos que les permitan mantener activa la memoria.

En contraste, en Turín, la Asociación de Pensionados Venezolanos Residentes en Italia (Apevereit) denuncia la vergonzosa interrupción del pago de las pensiones en el exterior sin aviso, ni explicación.

IVSS“El gobierno venezolano, con cínica indiferencia y abandono, ha incumplido desde hace más de cuatro años (diciembre de 2015) con el envío de los montos de sus respectivas jubilaciones a las personas beneficiarias de las mismas”, informó Sandra Bucci, presidente de Apevereit. “Los jubilados y pensionados de edad avanzada con problemas de salud solo cuentan con su pensión o jubilación para subsistir, lo que los hace dependientes de la caridad o ayuda de sus familias o amigos”, agregó.

El Instituto Venezolano de los Seguros Sociales, sin embargo, afirma: “Queremos recordar que el gobierno bolivariano cumple todos los compromisos adquiridos con los pensionados y resguarda el bienestar integral de los venezolanos. ¡Desde el IVSS seguimos trabajando por los pensionados de la patria!”

El pago que procesa el “trabajador” IVSS para pensionados es de 2 dólares mensuales y, aún así, esa mísera suma no viene erogada a los beneficiarios en el exterior, solo ristras de mentiras son las que dispensan. Huelga algún otro comentario.

Resulta imperativo denunciar a estas autoridades y a sus funcionarios por la deslealtad a la obligación del artículo 80 de la Constitución Bolivariana y al Acuerdo Bilateral Venezuela-Italia, el Convenio de Seguridad Social del 07/06/1988, ratificado con la ley 06/08/1991 y que entró en vigor el 11/01/1991. Según esta ley, los pensionistas deben recibir la pensión mensual en Italia, lo que no ocurre, manteniendo a todas estas personas mayores en estado de indefensión. “Un lento genocidio”, alerta Bucci de Apevereit.

Demasiado tiempo se ha esperado para que esta embarazosa realidad de mendicidad social sea atendida y debidamente resuelta, son muchos los pensionados esperando una solución, cerca de 5 millones de personas.

Es así como la Federación de Asociaciones de Pensionados y Jubilados de Venezuela en el Exterior (Fapejuvex) realizó, por consenso, una Protesta Virtual Mundial el pasado 23 de julio, para exigir al régimen que normalice los pagos y cese en su talante de maula. Mientras, ese mismo día en la Plaza de La Moneda, en Caracas, una actividad pacífica liderada por Juan Ovalles, presidente de la Asociación de Jubilados y Pensionados de la C. A. Metro de Caracas (a quien, seguramente, Maduro conoce desde cuando trabajó como chofer de Metrobús), protestó por pensiones dignas, manifestación que terminó disuelta por la gerontofobia de la GNB (la barbarie rompe su propio récord) y, además, llevándose detenido a un tocayo y colega, Carlos Julio Rojas, por hacer lo mismo que yo estoy haciendo (desde el exilio en un país democrático): relatar que los adultos mayores venezolanos enfrentan condiciones de escasos ingresos y dificultad en el acceso a los sistemas de protección social y salud, unos en Venezuela, otros en Italia, en España, Portugal … y pare usted de contar, lo cual, obviamente, repercute en sus condiciones de vida.

Como “doloroso” definió el presidente (e) de Venezuela, Juan Guaidó, “que los adultos mayores jubilados tengan que salir a protestar, en medio de la pandemia de covid en el país, para exigir una pensión justa y digna; protestando en la calle a pesar de la represión cobarde de la dictadura”.

Pensionados y jubilados venezolanos vejados y sufriendo, a manos de estos seudocomunistas incapaces, el martirio de la paciencia.

Usando la cultura como recurso útil en el intento de dilucidar algún significado político a lo que hoy ocurre, vergonzosamente, respecto a los pensionados, reproduzco lo que recita el marxista “dogmático” llamado Pío Miranda en la obra teatral El día que me quieras del desaparecido dramaturgo venezolano José Ignacio Cabrujas:

—Cuando era niño, en Valencia, mi santa madre, Ernestina, viuda de Miranda, enfermera jubilada del Hospital de Leprosos, lectora perpetua de El Conde de Montecristo, se ahorcó en su habitación. ¿Sabes cómo mierda se ahorcó? Amontonó en el suelo Los miserables de Víctor Hugo, El coche número 13 de Xavier de Montepin, La dama de las camelias de Alejandro Dumas hijo, El crimen del padre Amaro de Eça de Queiroz y una edición ilustrada de la Biblia. Se subió́ a la pila de libros y ni siquiera, maldita sea, me dejó una carta explicativa. Se limitó a saltar sobre la narrativa romántica, con una fiereza inexplicable. (Breve pausa) ¡Leí́ los libros de aquel patíbulo que mamá había hecho en su dormitorio, buscando una clave, una respuesta, una explicación cualquiera…! ¡Y no encontré́ nada! ¡Páginas y páginas… y nada! (Pausa)… ¡Yo te podría decir que soy comunista por la cojonudez del Manifiesto, por el hígado de Marx y la cabeza de Federico Engels! ¡Pero soy comunista por la declaración de Aura Celina Sarabia, cocinera de la Pensión Bolívar donde murió́ mamá! ¿Y sabes por qué se ahorcó mamá? ¡Porque redujeron el presupuesto del Ministerio de Sanidad y hubo un error en la lista de pensionados! Aura Celina me lo dijo: ¡Un error en la lista de pensionados y tres quincenas sin el dinero! ¡Murió́ de vergüenza…!”

Política petrolera venezolana en tiempos de catástrofe por Carlos Mendoza Pottellá – Academia – Octubre 2019

“Venezuela se acerca a la debacle”
 Juan Pablo Pérez Alfonzo, 1978
 
Resumen:
La profunda crisis política, social y económica que confronta hoy Venezuela es el resultado de la acción de una serie de factores políticos, geopolíticos y económicos, todos los cuales inciden y se manifiestan de manera determinante en la salud y el futuro de su industria petrolera, actividad que ha llegado a generar más del 90 por ciento de sus ingresos externos y que, portal circunstancia, ha sostenido durante nueve décadas a una sociedad adicta al apalancamiento externo e incapaz de desarrollar una economía productiva autónoma.Este trabajo se enfoca en el análisis de los factores determinantes de la involución de la industria petrolera, algunos de los cuales tienen sus determinantes externos, en el escenario geopolítico del pasado y presente siglo, pero otros, a mi manera de ver fundamentales, han sido producto de erradas políticas económicas y de gestión general y específica de ese sector industrial. De manera particular, abordo la crítica a la planificación petrolera venezolana que comienza a diseñarse a partir de la reversión a la Nación, en 1976, de las concesiones otorgadas a las corporaciones internacionales para el desarrollo de la actividad petrolera, desde 1908.Una planificación de mundos ilusorios, basada en una errónea percepción delas circunstancias naturales que determinaron la mayor acumulación de petróleo extra pesado del mundo en nuestro país. Una planificación en la cual continúan incidiendo, aún desde los puestos de comando de la industria “nacionalizada”, los intereses del capital petrolero internacional y de sus respectivas metrópolis.
1 Actualización desde los botes salvavidas de
“Política petrolera venezolana a la manera de los Músicos del Titanic”, del 20 de mayo de 2018.
 
2 Juan Pablo Pérez Alfonzo Revista “Semana”, Vol. XXI, Nº 235, Caracas 1978. Reproducido enPetróleo y Ecodesarrollo en Venezuela,Dorothea Mezger (Compiladora), ILDIS, Caracas 1981 y en el Suplemento de la Revista BCV — 1, Enero-Junio 2008,
“Profecías Cumplidas Banco Central de Venezuela, Caracas 2008
El articulo completo puede leerse en el siguiente enlace:

Junta Administradora ad hoc de PDVSA resalta manejo transparente de sus filiales en EE.UU. – Centro de Comunicación Nacional – 5 de Agosto 2020

En función del compromiso que mantiene con la transparencia, el Presidente de la Junta Administradora ad hoc de Petróleos de Venezuela, S.A. (PDVSA), Luis A. Pacheco, presentó –ante las comisiones permanentes de Energía y Petróleo, Finanzas y Desarrollo Económico, y Contraloría– un resumen detallado sobre la gestión de la nueva administración de la estatal petrolera y sus empresas filiales, destacando el estatus actual de los activos recuperados o que aún se encuentran en disputa por su control, como es el caso de Nynas y otros activos de PDVSA en el Caribe. El representante de la Junta Administradora ad hoc aclaró que, en el caso de PDV Holding, Inc., CITGO Holding, Inc., y CITGO Petroleum Corporation, se trata de empresas registradas en el estado de Delaware, en Estados Unidos, y por ende, PDVSA ejerce su labor de accionista de acuerdo a las leyes de ese país.

Luis Pacheco destacó que para el momento en que se recibieron las compañías en 2019, estas atravesaban por una situación muy crítica, los bancos se negaban a renovar las líneas de crédito, existía un endeudamiento inadecuado, PDV Holding, Inc., CITGO Holding, Inc., y CITGO Petroleum Corporation, se encontraban bajo sanciones impuestas por la Oficina para el Control de Activos Extranjeros (OFAC por sus siglas en inglés), había irregularidades en contratos suscritos por las administraciones anteriores, y CITGO estaba prácticamente perdida como consecuencia de las irresponsables políticas de expropiación y endeudamiento de los regímenes de Hugo Chávez y Nicolás Maduro, quienes además llevaron a las compañías a enfrentar litigios internacionales, poniendo en peligro su propiedad y permitiendo que avanzaran sin ejercer defensa alguna.

El Presidente de la Junta Administradora ad hoc de PDVSA puntualizó que una vez que las juntas directivas asumieron el control total y por ende, la administración de las compañías, se logró avanzar –a pesar de la limitación de recursos humanos y financieros– en su recuperación, fortalecimiento y protección, mediante un exitoso refinanciamiento del 70% de la deuda de las entidades de CITGO –equivalente a 3.090 millones de dólares–, mejoras en las calificaciones de riesgo crediticio, aplicación de medidas para lograr una sólida gobernanza corporativa, el aumento en la capacidad de refinación en 20.000 barriles por día que permitió alcanzar un nuevo record de exportación de productos en el cuarto trimestre de 2019, un destacado desempeño ambiental y de seguridad, la reorientación del gasto dando prioridad a la inversión y al mantenimiento de las refinerías, y la contratación de asesores externos para realizar auditorías internas. Luis Pacheco agregó que se mantiene una relación de colaboración constante con las propias investigaciones que lleva adelante el Departamento de Justicia de EE. UU. Además, entendiendo la importancia que representan estos activos para la nación venezolana y el énfasis que se ha hecho en su defensa, se logró la protección de la administración norteamericana a las entidades de CITGO ante los acreedores.

Sobre las metas que se han trazado para 2020, el representante de PDVSA se refirió a los esfuerzos que se continúan haciendo para garantizar la protección de los activos de Venezuela en el exterior, así como las acciones en materia operativa y financiera –como la reducción en un 10% de las inversiones, y el refinanciamiento de la deuda– que se han tomado para contar con mayor liquidez de las entidades de CITGO ante la incertidumbre causada en el mercado por la pandemia del COVID-19.

En referencia a la Fundación Simón Bolívar –fundación benéfica de CITGO Petroleum Corporation– el presidente de la Junta Administradora ad hoc de PDVSA destacó que –a partir de la llegada de la nueva administración– la Fundación replanteó su rol para poder maximizar el impacto de la ayuda que da a los venezolanos dentro y fuera de Venezuela, logrando así beneficiar –de la mano de diferentes y reconocidas ONG– a 33 hospitales, más de 10.845 profesionales de la salud, más de 257 comedores o centros comunitarios asistidos y un aproximado de 15.000 comidas servidas al mes.

Luis Pacheco puntualizó que, aunque el último año ha sido de logros importantes, el peligro sobre los activos no ha desaparecido, ya que la sombra del legado de los litigios y el cúmulo de deudas aún persiste; agregó que las soluciones sostenibles pasan por cambios políticos y legales que regresen a Venezuela a la normalidad democrática; y concluyó destacando que “todos los esfuerzos y logros materializados por las nuevas juntas directivas nos han permitido posicionar a las compañías –a pesar del crítico contexto mundial y las condiciones adversas que se encontraron– con mayor fortaleza y competitividad de cara al rol fundamental que van a desempeñar para la reconstrucción de Venezuela, una vez llegue el momento”.

La rendición de cuentas de la Junta Administradora ad hoc de PDVSA fue realizada en un acto público en la Asamblea Nacional, en el que los diputados asistentes tuvieron la oportunidad de formular preguntas y despejar dudas. Con el fin de continuar impulsando la transparencia, que ha sido una máxima del Gobierno Legítimo, la sesión fue transmitida en directo a todos los venezolanos.

Embajador Ecarri alertó sobre el riesgo que correrá Rolando Figueroa si es extraditado a Venezuela – Centro de Comunicación Nacional – 5 de Agosto 2020

El pasado 21 de julio, el Consejo de Ministros de España, ratificó la decisión de la Audiencia Nacional de España de extraditar al ciudadano venezolano Rolando Figueroa, el mismo a quien el Estado español le concedió la residencia por razones humanitarias y está casado con una ciudadana española.

Ante esta decisión, el Embajador de Venezuela ante el Reino de España, Antonio Ecarri Bolívar, ha manifestado su preocupación ante una situación que pondría en riesgo la vida de un ciudadano venezolano.

“Nosotros respetamos escrupulosamente el Estado de Derecho y la autonomía de las decisiones del Poder Judicial español, pero nos llama poderosamente la atención que el Gobierno de España, a través de su Consejo de Ministros, ratifique la solicitud de extradición de un Tribunal Supremo de Justicia, como el de Venezuela, cuyas decisiones son consideradas contrarias a Derecho, porque la designación de sus Magistrados fue ilegal, tal como lo consideró la Asamblea Nacional de Venezuela, única institución legalmente reconocida por España y más de 60 países del mundo”

En este caso concreto, el acusador de Figueroa es el usurpador Fiscal General de Venezuela, Tarek William Saab, quien ha sido sancionado por la Unión Europea, al igual que los magistrados Maikel Moreno, Presidente del TSJ, y su Vicepresidente, Juan José Mendoza, por lo que Ecarri ha asegurado que “de consumarse esta extradición, la vida de este ciudadano corre inminente peligro, al ponerlo en manos de un régimen que viola reiteradamente los Derechos Humanos, tal como se evidencia del Informe de la Alta Comisionada de los DDHH de la ONU, Michelle Bachelet, que la Justicia en Venezuela está politizada y, en consecuencia, no es justa ni equitativa”.

Venezuela es un país donde, si bien no hay pena de muerte establecida por la ley, sí que existen las ejecuciones extrajudiciales, como fueron los lamentables casos del Concejal Fernando Albán, quien fue lanzado del piso 9 de la Dirección General de Contra Inteligencia Militar, mientras era interrogado; y el caso del Capitán de Corbeta, Rafael Acosta Arévalo, quien fue torturado y asesinado bajo la custodia de la misma Dirección.

En definitiva, ha enfatizado Ecarri, “esto es un tema de Derechos Humanos y lo que queremos es que no se siente un precedente para todos los procedimientos abiertos en Venezuela contra venezolanos que se encuentran en el exterior, perseguidos por un estado violador de los DDHH, como lo es el Estado Venezolano. Es por eso que hacemos un llamado al Gobierno de España, para que reconsidere esta medida que vulnera los DDHH más elementales y que, además, entra en contradicción con las declaraciones de la Unión Europea, la ONU y todos los organismos internacionales defensores de los DDHH”, finalizó.

A %d blogueros les gusta esto: