elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Los paramilitares más violentos desconfían de Maduro porque iba a «venderlos» en la negociación de Oslo por Gabriela Ponte – ABC – 26 de Mayo 2019

download.jpg
Colectivos fuertemente armados en una calle de Caracas – 

ABC habla con líderes de los llamados «colectivos», a los que el mandatario chavista permite que se financien con las bolsas de alimentos Clap para tratar de recuperar su confianza.

Maduro consiente que las ayudas sociales que ofrece a la población a través de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción, conocidas como las cajas de comida Clap –proyecto que coordina Freddy Bernal– sirva para financiar a estos grupos paramilitares. Este diario pudo saber que los integrantes del colectivo Tres Raíces revenden estas cajas de comida con la complicidad y apoyo de altos cargos del régimen. Lo hacen en la zona E del barrio 23 de Enero, donde tienen varios galpones y casas en las que guardan grandes lotes de alimentos importados desde México y Brasil. La zona es custodiada por los colectivos y la Policía tiene prohibido acercarse al lugar.

El precio oficial de la caja de alimentos a las familias es de 2.500 bolívares, pero el colectivo las revende en 52.000 bolívares –un litro de leche cuesta 20.000 bolívares–. El pago se hace en efectivo y se aceptan bolívares, dólares y euros.

La traición

¿Por qué consiente Maduro que ocurran estos cambalaches? ABC pudo saber que los principales colectivos se enteraron de que en las recientes «negociaciones» de Oslo entre el Gobierno y la oposición, el representante del presidente encargado, Juan Guaidó, exigió el desmantelamiento de estos paramilitares. Fue una exigencia que el chavista aseguró que Maduro la aceptaría. Desde entonces, la desconfianza y el malestar de los colectivos hacia Maduro, que al fin y al cabo no es Chávez, va en aumento y así el presidente intenta calmarlos.

«Allí se maneja más dinero que en una agencia bancaria», explicó a ABCuna mujer que vive en la zona E. «La reventa de los productos subsidiados es un secreto a voces, todos lo saben, pero nadie dice nada», comentó. Se sabe que a través de la venta de estos productos el colectivo Tres Raíces consigue los recursos para financiar sus actividades, pagar el salario de sus integrantes e incluso para comprar armas.

Orlando Reyes es el nuevo líder del Colectivo Tres Raíces. Hay que consultar con él cualquier cosa que se quiera hacer en el barrio. Después de varias semanas de gestiones ABC consiguió hablar con él. Hace un año, el nombre de este colectivo saltó a los medios de comunicación de medio mundo porque el que era entonces su líder, Heiker Vásquez, participó en las operaciones para capturar y matar a Óscar Pérez, un policía, exmilitar y actor, acusado de terrorismo por parte del Gobierno, que robó un helicóptero, sobrevoló Caracas y lanzó dos granadas que no llegaron a explotar sobre instituciones públicas. Vásquez, además de jefe de Tres Raíces, vestía uniforme de la Policía Nacional Bolivariana y junto con las Fuerzas de Acciones Especiales, FAES, rodearon Pérez y sus seis acompañantes. En la refriega Vásquez murió y al verse rodeado tras perder a sus compañeros Óscar Pérez se rindió pero, a pesar de ello, fue asesinado a tiros y luego rematado, tal y cómo confirma a ABC uno de los líderes de Tres Raíces.

La muerte de Vásquez fue confirmada por Freddy Bernal, el coordinador de los Claps y presunto jefe nacional de estos colectivos. La exfiscal general, Luisa Ortega Díaz, ahora perseguida por el regimen y ahora exiliada, señaló que sobre Vásquez pesaban cinco expedientes por diferentes delitos y que tenía una orden de arresto que nunca llegó a ejecutarse.

Aliados y rivales

Entre los colectivos existen rivalidades que muchas veces se saldan con enfrentamientos armados y muertes. El barrio 23 de Enero tiene una superficie de dos kilómetros cuadrados y acoge a casi 300.000 habitantes. El territorio está dividido entre los colectivos que operan en el lugar. Tres Raíces tiene su radio de acción en las zonas de El Observatorio y las zonas más cercanas al palacio de Miraflores. Además, controlan varias infraestructuras como un estadio, un centro de educación, dos ambulatorios y tienen sus oficinas en la planta baja de dos edificios. «Estoy dispuesto a morir por defender la patria», se despide Reyes, líder de Tres Raíces.

Otro de los colectivos formado bajo la tutela del gobierno venezolano es «Ana Karina Rote», que domina la zona de Caricuao al oeste de Caracas, en donde se ha instalado un campo de entrenamiento de personal civil para la defensa de la patria en caso «de alguna invasión armada por parte de Estados Unidos», según uno de sus miembros.

El campo de entrenamiento se ubica en una zona de montaña, en un sector denominado UD-5, en donde «reclutas» aprenden a formar y desfilar, leyes vigentes, ejercicios militares y el uso de armas de guerra. Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, mostró en su programa «Con El Mazo Dando», esos entrenamientos con armas y el manejo de motos de altas cilindradas. «Nosotros nos estamos preparando para defender la revolución en cualquier terreno», señaló el número dos de Maduro.

Uno de los líderes del colectivo Ana Karina Rote explica a ABC que, además de Caricuao, están presentes en otros sectores de Caracas, en donde ofrecen talleres de educación para el trabajo, enseñan la agricultura urbana y promueven la convivencia. «Atendemos temas sociales de la población, pero también somos un grupo armado que reconocemos a Nicolás Maduro como nuestro único presidente y tenemos la misión de neutralizar, por cualquier medio, las acciones de calle violentas que pretendan realizar los representantes de la ultraderecha, que quieren fabricar las condiciones necesarias para que Estados Unidos nos invada. Aquí hay un pueblo que se moviliza con las armas», aseguró.

Batallón de Vanguardia

Igual que en el 23 de Enero, los integrantes del colectivo Ana Karina Rote están armados, pero no dicen quien les provee las armas. De este colectivo ha surgido un nuevo grupo denominado Batallón de Vanguardia, integrado por líderes comunitarios, con el fin de diseñar nuevas políticas de acción ante la tensa situación que atraviesa el país. «Estamos articulados con los demás colectivos de Caracas y de todo el país; queremos la paz y la defenderemos a toda costa, si es necesario con las armas», subraya.

 

El chavismo y la oposición de Venezuela acudirán en Oslo a una segunda cita por Ludmila Vinogradoff – ABC – 25 de Mayo 2019

El ministro de Comunicación, Jorge Rodriguez, estuvo presente en la primera cita y acudirá a la cita
El ministro de Comunicación, Jorge Rodriguez, estuvo presente en la primera cita y acudirá a la cita – Efe

La primera fue tan solo de exploración, afirma a ABC el diputado Williams Dávila

El diputado Williams Dávila anunció que en los próximos días tendrá lugar en Oslo el segundo encuentro entre la oposición y el chavismo, atendiendo la invitación que cursaron las autoridades de Noruega para buscar una solución política a la severa crisis que vive Venezuela al borde de una «catástrofe».

En declaraciones a ABC, el también miembro de la Comisión de Política Exterior de la Asamblea Nacional y presidente de la Comisión Internacional del Parlasur señaló que la primera ronda, celebrada hace una semana en Oslo, fue solo de aproximación y exploratoria.

Aclaró que las partes «no se sentaron juntas, no hubo ningún tipo de diálogo, solo unas conversaciones que efectuaron la gente de Noruega por separado. Lo único que acordaron fue que próximamente se iban a reunir».

En ese sentido, Dávila ratificó que la cita será en Oslo, adonde viajarán delegados de la oposición, como el segundo vicepresidente de la Asamblea Nacional, Stalin González, el exalcalde de Baruta Gerardo Blyde y el exministro de Transporte Fernando Martínez Mottola. También podría incluirse el exrector del Consejo Nacional Electoral Vicente Díaz, en representación de Juan Guaidó.

Por la parte del oficialismo es probable que los representantes de la primera ronda -el ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, y el gobernador de Miranda, Héctor Rodríguez– repitan su asistencia en la segunda cita. También iría el canciller, Jorge Arreaza.

Dávila dijo que la agenda que lleva la oposición a Oslo es la misma de siempre: primero el cese de la usurpación, un gobierno de transición y elecciones libres y justas. «El fin de la usurpación no es negociable ni modificable», subrayó.

«La agenda de Guaidó es la que vamos a seguir en Noruega mientras en paralelo seguimos la agenda nacional de las asambleas, protestas en la calle y denuncias, pese a las persecuciones, amenazas y torturas a las que nos somete el régimen de Maduro», dijo.

El diputado sostiene que la reunión de Noruega, que está siendo apoyada por el Grupo de Contacto Internacional y el Grupo de Lima, «no es simplemente una conversación para alargar el tiempo de Maduro, porque a Maduro ya se le agotó el tiempo en el cargo».

Añadió que la oposición va a Noruega a denunciar las cosas y buscar la salida de Nicolás Maduro mientras el país se está devastando. «La oposición está clara en que hay que negociar la salida de Maduro. Hasta Uruguay del Grupo de Contacto sabe que Maduro debe irse porque con él no hay una solución».

 

Los negociadores de Maduro y Guaidó se reunirán esta semana en Oslo – El País – 26 de Mayo 2019

Los delegados del presidente venezolano y de su rival, el presidente de la Asamblea Nacional, inician las conversaciones con un cara a cara auspiciado por Noruega

El líder opositor Juan Guaidó en un acto con sus seguidores en Carora (Venezuela).
El líder opositor Juan Guaidó en un acto con sus seguidores en Carora (Venezuela). AP

Los delegados del presidente venezolano Nicolás Maduro y de su rival, el presidente interino Juan Guaidó tendrán su primer cara a cara en Oslo esta próxima semana, en el marco de la mediación noruega, según anunció este sábado el líder opositor. En las últimas semanas los representantes se habían reunido por separado con representantes de la Cancillería noruega. 

Embedded video

Nicolás Maduro

@NicolasMaduro

Agradezco al gobierno de Noruega por sus esfuerzos para avanzar en los diálogos por la Paz y la estabilidad de Venezuela. Sale hacia Oslo nuestra delegación con buena disposición para trabajar la agenda integral acordada y avanzar en la construcción de buenos acuerdos.

Sin mención explícita al encuentro con sus adversarios, Maduro tuiteó: “Sale hacia Oslo nuestra delegación con buena disposición para trabajar la agenda integral acordada y avanzar en la construcción de buenos acuerdos”.

Esta será la primera vez en que ambas partes tendrán contacto directo, un avance desde que Noruega diera a conocer su mediación la semana pasada. El Gobierno noruego había anticipado horas antes el regreso de los delegados a Oslo la semana próxima como continuación a la labor medidadora mediación del país escandinavo.

“Informamos que los representantes de los principales actores políticos de Venezuela han decidido regresar a Oslo la próxima semana para continuar un proceso facilitado por Noruega”, anunció el ministerio de Asuntos Exteriores cancillería en una nota.

Las autoridades de Noruega reiteraron un “compromiso de seguir apoyando la búsqueda de una solución acordada entre las partes para Venezuela”, de las que elogió “sus esfuerzos” y “su disposición”.

Pese a aceptar la mediación noruega, Guaidó dejó en claro este sábado que, como ya lo había dicho, cualquier negociación es la que “lleve al cese de la usurpación” de la presidencia por parte de Maduro, “transición y elecciones libres”. “Aquí más nunca nos van a confundir con un falso diálogo”, proclamó horas antes frente a centenares de seguidores en Carora, en el Estado de Lara, al oeste del país.

Guaidó se ha mostrado cauto ante esta iniciativa, a sabiendas de la impopularidad del diálogo entre los opositores, decepcionados por cuatro intentos fallidos desde que llegó Maduro al poder en 2013. “No entraremos en procesos dilatorios que retrasen la libertad y solución al caos que padece nuestro país”, subrayó. “Hemos hecho todo y vamos a insistir, porque hoy combinando todas las estrategias, todas las herramientas, es que vamos a lograr terminar de dar el paso definitivo”, explicó en Carora. A su vez, el Gobierno de Noruega tampoco habla de diálogo ni de negociaciones y no da detalles sobre lo que denomina “contactos preliminares”.

Hace dos semanas, Guaidó autorizó la presencia de sus enviados en Oslo, pero negó de forma tajante que haya habido una “negociación”. Dijo, en cambio, que había atendido a una petición de las autoridades noruegas.

¿Y ahora, Venezuela? por Héctor Schamis – Infobae – 25 de Mayo 2019

No soy venezolano, si bien he sido llamado “venezolano honorífico” varias veces, y me han agradecido por mi compromiso con los derechos humanos vulnerados en dicho país muchas más. Siempre respondí con un “nada, es reciprocidad por los setenta, Maduro es Videla”. Agregando que la destrucción de la democracia en Venezuela es una amenaza para la democracia de toda la región, por lo cual nos compete a todos.

Y no, no soy “de derecha”, jamás lo he sido. Vengo de aquellos lugares donde los grupos de tareas del “Proceso” se llevaban a mis compañeros de clase, niños de escuela, menores de edad. Alguna vez, por eso mismo, comparé a los colectivos en motocicleta con los Ford Falcon sin placa.

He seguido a Venezuela de cerca, tengo colegas cercanos y amistades entrañables. Algunas de esas amistades se sienten como familia. He seguido a la diáspora, el exilio y la migración. Estuve en Cúcuta dos veces para verla de cerca, acompañando a Luis Almagro. He participado en centenares de reuniones con la dirigencia democrática y con líderes internacionales. He escrito varios textos académicos e incontables columnas de opinión sobre esta tragedia venezolana.

Esta especie de prefacio es para decir que voy a ser duro, conmigo mismo para empezar, pero no solo conmigo. Creo que me he ganado ese derecho. Lo confieso, he pronosticado la inminente caída de Maduro demasiadas veces, para equivocarme siempre y luego volver a creer que sería cuestión de unos pocos días otra vez. Y así más tarde insistir con mis obstinados pronósticos errados, la pura expresión de deseos.

Pero no tanto tampoco. Es que en un país con inflación de a millones por ciento, ese gobierno cae. En un país con una contracción económica de más del 50 por ciento en cinco años, ese gobierno cae. En un país con pobreza creciendo al 90 por ciento en igual lapso, ese gobierno cae. En un país donde escasean los alimentos, ese gobierno cae. En un país donde un enfermo renal no encuentra dónde hacerse una diálisis, ese gobierno cae. En un país donde no hay electricidad, y por consiguiente no hay agua, ese gobierno cae.

Pongamos todo lo anterior junto en un solo país, y ese gobierno no cae. Paradójico, pero ese país es Venezuela, donde la teoría y la historia se invalidan cada día.

Y, claro, sabemos bien porqué no cae, pues no gobierna un partido, ni coalición, ni institución política o militar alguna, sino que “gobierna” (enfatizo comillas) una organización delictiva transnacional que ha hecho del país su aguantadero y de los venezolanos sus rehenes. Por supuesto, alcanza con cualquier película de atracadores de bancos—mi favorita siempre ha sido “Tarde de Perros” con el gran Al Pacino—para saber que los desalmados malhechores no dejarán libre a los inocentes porque se les pida con amabilidad.

Es decir, porque uno se siente a conversar con ellos de manera educada, lo cual ya ha ocurrido tantas veces que asusta y abruma. Pues, ¿es ingenuidad? Miro hacia atrás en el tiempo y me pongo a pensar en el hilo conductor de tantas notas que escribí y no puedo dudar un instante. Una palabra es constante: ciclos. Ciclos de esperanza, activación de la sociedad, protesta y movilización seguidos por una suerte de fatal e inevitable decepción.

Es la frustración causada por sucesivos ciclos de “diálogo”. Vuelvo a resaltar comillas, diálogo que nunca fue tal sino una burda estrategia para alargar el horizonte temporal del dictador acorralado. En 2013 con los 11 puntos de Chávez, en 2014 con las conversaciones en Miraflores, en 2016 con el enviado del Papa y el referéndum revocatorio cancelado, en 2017 en República Dominicana, en 2018 con la participación de varios políticos en los fraudes electorales.

Siempre con el asesoramiento de Zapatero, además, negociando la casa por cárcel de algún preso para desmovilizar a la sociedad y luego arrestar a otros dos; la puerta giratoria de la que habla Foro Penal. Para volver a empezar de cero, así como ahora vuelve a empezar todo en Oslo.

El “thriller” de lo que ocurre ya lo contó Orlando Avendaño en una soberbia nota, “A espaldas de la ruta de Guaidó”. El fiasco del 30 de abril, la desazón de la administración Trump con el protagonismo de Leopoldo López opacando al Presidente (E), la confusión entre el personal del gobierno de Guaidó. Y por supuesto el completo hermetismo de lo que se negoció, tanto que Julio Borges reconoció no estar enterado del encuentro en Noruega.

Pues así es cómo se erosiona la confianza de la sociedad y la credibilidad del gobierno interino frente a la comunidad internacional, 56 países que han reconocido a Juan Guaidó. El problema no es hablar, dialogar, ni negociar, ni mediar. El problema son los términos.

Sería bueno negociar y haber negociado con el régimen, pero hacerlo en serio. Alcanza con un curso básico para saber que acercar dos partes en conflicto requiere construir confianza, para lo cual es imprescindible tener gestos de buena voluntad. Ocurre que el régimen jamás tuvo uno de esos gestos y que el campo democrático tampoco se lo exigió, ni antes ni ahora en Oslo.

No sería tan complicado: quieren calmar la calle y quieren una foto, pues liberen a los presos políticos, es decir, a los médicos, a los periodistas, a los tuiteros, a los adolescentes que someten a la justicia militar, al tercio de la Asamblea Nacional que está en la cárcel, en el exterior o en alguna embajada. Esos son los presos del régimen. Es recurrente: el régimen ha logrado sus objetivos sin necesidad de conceder nada a la otra parte. Eso no es una negociación.

Ante la opacidad frente al mundo y la propia dirigencia de la Asamblea Nacional, le siguen la confusión posterior, la catarata de declaraciones contradictorias. El diputado Williams Dávila dice que “oposición y oficialismo viajarán nuevamente a Noruega para buscar soluciones”. Maduro pasó de usurpador a legítimo, es el oficialismo. El propio Guaidó dijo que irán a Oslo la semana próxima para tres cosas: cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres. A un mínimo, se duda de la secuencia de ello, Maduro anunció elecciones parlamentarias adelantadas, que no serían libres sino amañadas, desde luego.

La cancillería de Noruega ratificó que las delegaciones venezolanas regresarán a Oslo para continuar “la búsqueda de una solución acordada entre las partes”. La hoja de ruta de los tres pasos, aquella que fue distintiva de la Presidencia de Juan Guaidó ya no se ve tan clara. Una de esas partes son los usurpadores.

Si hasta la elección de Noruega huele a una fatal predicción a derrota, agregado a una soberana ingenuidad. Son buena gente los noruegos, tienen esa innata bondad escandinava socialdemócrata y son los dueños del Nobel de la Paz. El problema es que hablan con La Habana, hablan con La Habana todo el tiempo. Por ello tal vez es que no reconocieron a Guaidó. Si querían una democracia europea para facilitar la negociación, podían elegir entre otras 33 que sí lo hicieron.

¿Y ahora, Venezuela? Sería especialmente desafortunado que todo esto vuelva a ser una repetición de lo ya visto, otro ciclo de esperanza truncado por la decepción. Es que nunca antes la democratización de Venezuela había estado tan cerca como en estos últimos meses, casi al alcance de la mano, casi al otro lado del mismísimo puente Simón Bolívar.

Noruega: Actores políticos de Venezuela regresarán a Oslo la próxima semana – El Nacional – 25 de Mayo 2019

La ministra de Asuntos Exteriores, Ine Eriksen Søreide, dijo que su nórdico “elogia a las partes por sus esfuerzos y agradece su disposición”

1558818448820.jpg

 Ine Eriksen Søreide, ministra de Asuntos Exteriores de Noruega

El gobierno de Noruega afirmó el sábado en un comunicado en su página oficial que los “principales actores políticos de Venezuela” regresarán a Oslo, capital de ese país, la semana próxima. Se continuará “un proceso facilitado por Noruega”, indicó. 

“Noruega elogia a las partes por sus esfuerzos y agradece su disposición”, afirmó la ministra de Asuntos Exteriores del país nórdico, Ine Eriksen Søreide.

Oslo señaló que reitera su “compromiso de seguir apoyando la búsqueda de una solución acordada entre las partes para Venezuela”.

El presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, ha insistido en que no ha habido invitaciones para dialogar. “El grupo de contacto internacional nos invita, que quieren facilitar una solución, y el régimen hace ruido. Noruega, un país que ha mediado conflictos en todo el mundo, nos invita, y el oficialismo quiere hacer ver eso como un diálogo. ¿Ustedes creen que nos van a ver la cara de tontos? No, señor”, aseveró en un encuentro con ciudadanos en Barquisimeto.

Guaidó confirmó a mediados de este mes que envió a Noruega al segundo vicepresidente del Parlamento, Stalin González; al ex alcalde Gerardo Blyde y al ex ministro Fernando Martínez Mottola.

Por parte del régimen de Nicolás Maduro acudieron Jorge Rodríguez y Héctor Rodríguez,

Lea el comunicado en la página oficial del gobierno noruego: www.regjeringen.no

Announcement about Venezuela

We announce that the representatives of the main political actors in Venezuela have decided to return to Oslo next week to continue a process facilitated by Norway.

We reiterate our commitment to continue supporting the search for an agreed-upon solution between the parties in Venezuela.

– Norway commends the parties for their efforts and appreciates their disposition, states the Norwegian Minister of Foreign Affairs Ine Eriksen Søreide.

Original text in Spanish:

Informamos que los representantes de los principales actores políticos de Venezuela han decidido regresar a Oslo la próxima semana para continuar un proceso facilitado por Noruega.

Reiteramos nuestro compromiso de seguir apoyando la búsqueda de una solución acordada entre las partes para Venezuela.

– Noruega elogia a las partes por sus esfuerzos y agradece su disposición, afirma la Ministra de Asuntos Exteriores Ine Eriksen Søreide.

Diputados venezolanos denuncian en España a exjerarcas chavistas por el saqueo del país por Fernando J. Peréz – El País – 14 de Mayo 2019

Los miembros de la Asamblea Nacional presentan el escrito ante la Fiscalía General del Estado para “repatriar los capitales robados”

Rafael Ramírez, en Nueva York en noviembre de 2017 cuando era embajador de Venezuela ante la ONU. rn
Rafael Ramírez, en Nueva York en noviembre de 2017 cuando era embajador de Venezuela ante la ONU.JEWEL SAMAD GETTY IMAGES

Un grupo de diputados venezolanos ha presentado este martes en la Fiscalía española una serie de denuncias contra antiguos jerarcas del chavismo, entre ellos el expresidente de la empresa estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) y exministro de Energía Rafael Ramírez, o la extesorera nacional Claudia Díaz, por el saqueo a gran escala de fondos públicos y las maniobras financieras para blanquear estos capitales. Los denunciantes, miembros de la Asamblea Nacional venezolana –la cámara legislativa, enfrentada al Gobierno de Nicolás Maduro– registraron su escrito con el objetivo último de “bloquear los recursos” supuestamente expoliados por los antiguos altos cargos y “conseguir la repatriación de los bienes robados”, según declaró el portavoz de los parlamentarios, Luis Parra.

La denuncia contra Ramírez relata una serie de operativas corruptas que este realizó desde la cúpula del régimen chavista y desde la estratégica PDVSA, que dirigió entre julio de 2002 y septiembre de 2014. Según el escrito, Ramírez malversó “miles de millones de dólares” que debían ser destinados a mejoras del sistema eléctrico venezolano y para aumentar la producción petrolera y gasística. Este desvío masivo de fondos está detrás, según los denunciantes, del colapso que atraviesa la red energética en Venezuela –con apagones continuos que llegan a durar días– y la “abrupta caída” en la extracción de crudo.

El escrito relata otros actos de corrupción, como la importación de 15.500 toneladas de alimentos en mal estado o la compra de 30 equipos de perforación petrolera y un taladro con un sobreprecio de 45 millones de dólares. Una investigación del Departamento del Tesoro de Estados Unidos detectó el uso de empresas ficticias para desviar por lo menos 4.200 millones de dólares propiedad de PDVSA. Bajo el amparo de Ramírez, según la denuncia, el exviceministro venezolano de Energía Nervis Villalobos recibió más de 70 millones de dólares en cuentas en Andorra, que permanecen bloqueadas.

Otra de las denuncias se refiere a Claudia Díaz, a la que se acusa del desfalco del Tesoro venezolano, a cuyo frente fue nombrada por el fallecido comandante Hugo Chávez. Esta antigua miembro de la cúpula venezolana obtuvo, según la denuncia, “enormes beneficios económicos” de su paso por el poder. Tanto ella como su esposo, Adrián José Velásquez, “incrementaron su capital de manera desproporcionada en sus ingresos ordinarios” y “procedieron a adquirir bienes muebles e inmuebles en territorio español”.

Ambos cónyuges, que viven en Madrid, están siendo investigados por blanqueo de capitales en relación con los llamados Papeles de Panamá. El pasado febrero, la Audiencia Nacional vetó su entrega a Venezuela porque “existen fundamentos suficientemente sólidos” que indican que el régimen de Nicolás Maduro “no respeta los derechos humanos de quienes discrepen de él”.

La denuncia relata que el financiero Raúl Gorrín, actual propietario de Globovisión, ha amasado una fortuna de no menos de 4.200 millones de euros, gracias a los llamados “bonos estructurados”, un sistema por el que se invertían los ingresos petroleros de Venezuela en la compra de deuda de países aliados del chavismo. Gorrín y su cuñado Gustavo Perdomo “eran los últimos beneficiarios de 10 cuentas en los bancos suizos EFG Bank de Zúrich y Compagnie Bancaire Helvétique (CBH) de Ginebra, desde donde se recibieron y ordenaron cientos de transferencias millonarias”, señala la denuncia.

“Mientras en Venezuela el pueblo se muere de hambre, come de la basura, no tienen hospitales de calidad, no tienen escuelas, nuestros niños están desnutridos, hoy todos ellos y su entorno viven en el mundo con grandes riquezas y esto no puede quedar impune ante la historia”, manifestaron los parlamentarios venezolanos tras interponer la denuncia ante la fiscalía. La comisión que acudió ante el ministerio público español estaba formada por los diputados Conrado Pérez, Richard Eloy Arteaga, Luis Eduardo Parra, José Luis Pirela, Adolfo Ramón Superlano, Jose Dionisio Brito y Chaim Jose Bucaran.

“Esta denuncia encierra una cantidad de delincuentes enchufados en el Estado, amparados en un esquema de impunidad que nosotros vamos a romper cueste lo que cueste, porque vamos hasta las últimas consecuencias”, ha dicho el diputado Pineda a los periodistas tras registrar los escritos.

Comunicado de la Presidencia (E) sobre la mediación de Noruega – 25 de Mayo 2019

Las tres historias paralelas Por Luis Vicente León – El Universal – 26 de Mayo 2019

Las negociaciones, lamentablemente expuestas, tienen varios grupos interesados en promoverlas, pero también todos los monstruos desatados para bombardearlas

Hay tres historias desarrollándose en paralelo. La primera se refiere a la radicalización del gobierno luego de los eventos del 30 de abril, con lo que intenta debilitar a la oposición civil, desmembrando la AN y a los grupos de soporte de Guaidó.

La segunda es la radicalización de la oposición, la cual ya no se concentra en su acción de calle, que presenta un desgaste natural, sino en la agudización de las sanciones americanas que están escalando a niveles extremos y que anuncia un deterioro exponencial de la economía y el ingreso este año.
La tercera vertiente se refiere a las negociaciones políticas. El tiempo en conflicto afecta a ambas partes y abre espacios para esta ruta. Es obvio que el gobierno perdió gobernabilidad y no está en capacidad de resolver prácticamente ningún problema relevante del país, más allá de mantener medio prendida la ciudad de Caracas y evitar que se le venga encima la destrucción de la infraestructura. La economía está fuera de control y no hay política económica que pueda rescatar equilibrios básicos. Simplemente se concentra en mantener los repartos de CLAPs, permitir las importaciones privadas, hacerse los locos en la formación de precios internos y conseguir mecanismos de evasión de sanciones con sus principales aliados y asesores especializados. Pero nada evita el deterioro galopante y el empobrecimiento de la población, lo que amenaza conflictividad social futura.
Por su parte, la presión interna en el sector militar parece ser muy importante, pues sobre ellos recae la responsabilidad de mantener al gobierno en el poder, mientras se agudizan las sanciones y amenazas contra ellos y ahora también contra sus familias. El gobierno necesita bajar la presión antes que el sector militar pudiera estar tentado a tomar el poder por su cuenta.
Para la oposición, la presión de negociar también está presente. Si bien sabe que no es una acción popular y que puede ser la fuente de un conflicto interno con los radicales e incluso con algunos moderados, ya empieza a entender que la secuencia de eventos ha mostrado que las expectativas de sacar a Maduro como una respuesta automática a contar con ayuda inernacional, un nuevo liderazgo unificado y la mayoría del país apoyándolos, estaban sobredimensionadas. Se necesita mucho más, empezando por una oferta creíble de inclusión de la elite cívico-militar que es poder.
No parece que el sector militar se pueda fracturar internamente, como ha intentado fallidamente la estrategia opositora. Es una institución corporativista y evitará, a toda costa, un conflicto interno que los lleve a la guerra civil. Eso hizo fallar los intentos de usar la ayuda humanitaria y también el treinta de abril como disparador.
Por su parte, se reducen las expectativas de que EEUU intente resolver el problema con acciones militares, generales o quirúrgicas, en el corto plazo. Con esto en la mano, parece que la oposición va reduciendo su idea de que tiene a Maduro a punto de caramelo, lo que genera más apertura para mirar opciones de acuerdos, con apoyo internacional. Este tercer proceso es incipiente y muy tortuoso pero comenzó, sin tener claro dónde y cómo puede terminar.
De estas tres vertientes, los resultados visibles son que el gobierno ha debilitado al equipo opositor y ha perdido miedo a atacarlo, aunque no avanza contra Guaidó en lo personal, quien mantiene altos niveles de soporte y prestigio. EEUU agiganta sus acciones contra Maduro, pero de rebote se incrementa el impacto negativo sobre la vida cotidiana de la población y, finalmente, las negociaciones, lamentablemente expuestas, tienen varios grupos interesados en promoverlas, pero también todos los monstruos desatados para bombardearlas. Así las cosas.

Acción Militar interna o externa y el monopolio de la violencia inoculada por Tomás Kaurima – La Patilla – 25 de Mayo 2019

Es ingenuo pensar que llegue uno de nosotros a la Presidencia y por magia desaparezcan los conflictos. Obvio que heredaremos un polvorín. Suficientemente más complejo que el heredado por Betancourt en los años 60. Las FFAA de entonces, desplazadas del poder con la caída de Perez Jiménez, fueron reducidas a sus cuarteles. Y no obstante produjeron el Carupanazo, el Barcelonazo y el Porteñazo. Entonces no tenían el virus “ideologizante” del culto a la personalidad caudillesca del “comandante eterno”, ni operaban en mafias financieras de negocios turbulentos de las drogas, el petróleo, el diamante, el oro o el coltan; el contrabando y todos los ilícitos imaginados o por imaginarse.
De hecho, no tenían entonces nexos con la guerrilla colombiana, ni con organizaciones terroristas, ni grupos irregulares nacionales, políticos o delincuenciales.

Sumemos otro escenario de los sesenta: las dictaduras de derechas, como Trujillo en República Dominicana, que veía en Venezuela una amenaza a su régimen y orquestó el atentado de los Próceres contra Betancourt. Y, adicionalmente, otro adversario a confrontar era Fidel Castro, tirano cubano de izquierda, artífice de la lucha armada, en esa década, contra la democracia.

Hoy no es menos complicado el escenario. Los enemigos de la cultura occidental y la democracia tienen muchos intereses involucrados en nuestro territorio. Justo ahora no podemos darnos el lujo de lucir desconcertados. Por supuesto que estamos conscientes del reto que encaramos. Esto transciende al hecho jurídico y leguleyo, no sólo a lo previsto en nuestra constitución por lo de la asistencia militar, tal como lo señala el artículo 187.11 o el Tratado interamericano de Asistencia Reciproca (TIAR) o bien el R2P, sino al interés que priva en este momento para salir del atolladero inducido por el régimen de Maduro, bajo el signo de la amenaza de convertir a Venezuela en una guerra civil de proporciones internacionales.

En consecuencia, ya no se trata de lo que le conviene o interese a otros, sino a nosotros. ¿Tenemos, o no, aliados para enfrentar la coyuntura ? Actuemos en consecuencia. Si los tenemos, obremos con ellos, de no tenerlos, busquémoslos.
¿No fue eso lo hizo De Gaulle para liberar a Francia de la ocupación nazi? ¿No fue lo que hizo Churchill con los aliados para derrotar a Hitler? ¿No fue acaso una inspiración similar de autodefensa la asumida por Vietnam para salir de Pol Pot en Camboya; incluso en contra de sus aliados históricos, ideológicos, militares y financieros de China y la URSS? Y los desafiaron; en una guerra que duró 10 años y que hábilmente, como siempre, los izquierdopatas, en su misión gato, saben hacer muy bien al ocultar, para que no hieda, la caca que generan.

¿Qué argumentos jurídicos o tratados fueron los que usaron entonces estos personajes ante la imposición de la realidad que los apremiaba?

Ejemplos más vinculantes a nuestra vernácula tradición histórica como los de Miranda y Bolivar peregrinando en Rusia, Francia, Inglaterra, EEUU y Haití. O el “Leander”, cuya réplica exhibe el régimen en el Parque del Este. A Miranda se lo entregaron en Río Caribe. ¿Cuál es el complejo, que deben aprobar la acción primero afuera para nosotros suscribirlo? ¿La Legión Británica fue una iniciativa de los ingleses o de Bolívar? ¿El problema es de EEUU o nuestro? ¿Quién debe asumir la direccionalidad?

Si la iniciativa la asumen afuera, me temo que debemos preparar espacio para nuestro propio Guantánamo. Si la iniciativa parte de nosotros, tendremos autoridad para sugerirles cuándo retirarse. Y poder indagar con los interesados “cuánto le debo y de qué le debo”.

¿Puede Venezuela Ser El País Más Libertario de Latinoamérica? por Jose Miguel – iF Revista Digital – 23 de Mayo 2019 

Puede-Venezuela-Ser-El-País-Más-Libertario-de-Latinoamérica-revista-digital-revista-libertaria-capitalismo-venezuela-libertad-900x550.jpg

“El venezolano es socialista”

Quiero comenzar con “lo que se habla en la calle”. En “la calle” se dice que los orígenes de nuestra república “son socialistas” y que por eso, “el venezolano es y será socialista”.

Si llegas a discutir con opinadores de redes sociales, te dirán que nuestra historia solo guarda una triste inclinación socialista. Acusarán a algunos próceres de “haber sido de izquierda”, de no comulgar con las ideas de derecha ni libertarias, de declararse anti-imperialistas y otro centenar más de “estamos condenados a ser socialistas”.

Si decides hablar con los que yo llamo los “libert-arios”, esa raza “pura” e inerte de personas con mucho conocimiento -quizás-, pero cero tacto ni inteligencia al momento de promover las ideas y que se atribuyen a sí mismos el tener “Pedigree” en los ideales libertarios, te dirán que “Simón Bolivar era socialista”, que “Francisco de Miranda era un tibio socialdemócrata” y que “El venezolano lleva el socialismo en la sangre”. Lo curioso es que ellos nacieron y crecieron en la misma tierra también.

Para ellos, Venezuela no tiene potencial para ser el país más libertario de Latinoamérica.


La cúpula política

Si miramos a los partidos tradicionales, los que han gobernado desde los orígenes de la democracia en Venezuela, entonces sí, todos son socialistas. Y si miramos el panorama actual en el que el partido que controla la droga y el poder en Venezuela (PSUV) es comunista y los partidos que integran esa obra maestra de la Inteligencia Cubana G2, la falsa oposición (AD, UNT, PJ, VP, AP, entre otros), la cosa deprime.

A eso sumémosle que los principales políticos, medios de comunicación, periodistas, opinadores, comediantes, “empresarios” e influencers venezolanos, también llevan dentro de sí ese cáncer llamado socialismo.

Nada alentador.


¿Y qué vamos a hacer si “todos somos socialistas?

Pues si te dejas llevar por las opinadores y por los libertarios, terminarás diciéndote en el espejo que “eres un socialista”. Si te crees las conclusiones sobre nuestros próceres y nuestros “orígenes socialistas”, dirás que estamos condenados desde el inicio. Y si observas el panorama actual, a los partidos, a los políticos, a los medios, a los periodistas, a los chistosos, a los “empresarios” y a los influencers, dirás que no hay salida.

Pero estarás muy lejos de la realidad.


Los libertarios en Venezuela

Ningún otro país en Latinoamérica tiene tanta actividad en la promoción y defensa de las ideas de libertad hoy día, como Venezuela.

Sea que el venezolano esté en Venezuela aún, lo que ya lo convierte en una acto de valentía, o que el venezolano esté en algún otro país, el crecimiento en la promoción, difusión y defensa de las ideas libertarias por parte de venezolanos no tiene comparación ni competencia en Latinoamérica.

¿Que lo aprendimos de la peor forma? ¿Que ha sido una consecuencia de lo que nos tocó vivir? El venezolano, especialmente la juventud con edades entre los 18 y los 40 años de edad hemos desarrollado una pasión y una dedicación por las ideas de libertad, que no se ve en ninguna otra parte del mundo.

Movimientos, revistas digitales, medios de opinión alternativa, blogs, grupos de Facebook, grupos de WhatsApp, cuentas de Instagram, La Resistencia, protestas, cervezadas liberales, GoFundMe, Live en redes sociales, canales de YouTube, conversatorios, diálogos socráticos y cuanta idea se nos ocurren, han saltado las barreras impuestas por la izquierda venezolana y hoy día, los libertarios representamos la amenaza más real que los socialistas venezolanos hayan visto a lo largo de su estadía en el poder.

¿No me creen? Nada más vean cómo han perdido poder en la opinión pública. Aún con todo el aparato mediático, cada vez que los libertarios y radicales nos unimos en una misma linea, la izquierda venezolana sufre, se retracta, da explicaciones y… sí: ¡Ataca! ¡Insulta! Señal de impotencia.


¿Puede Venezuela llegar ser el país más libertario de Latinoamérica?

Cuidado y si ya no los somos, no en términos políticos ni económicos -por supuesto-, pero sí en términos filosóficos y sociales.

Piensa en esto: Yo nací y crecí en Venezuela, de seguro usted también. Recibí la misma educación que millones. Compartí con muchos socialistas. Mis mejores amigos eran socialistas. Pase por la escuela, el bachillerato y la universidad en las que se enseña socialismo y se hace política de izquierda, y yo no soy socialista.

De seguro mis “ancestros” -y los tuyos también- formaron parte de estos partidos políticos tradicionales. De seguro creyeron en el socialismo durante su juventud, lo defendieron, lo practicaron, lo apoyaron. Es probable que hasta hayan ocupado posiciones de poder, la historia da para todo. Y aún así, yo soy libertario.

Lo mejor de todo es que no somos pocos. Cientos, miles son los que hoy día, habiendo nacido y crecido en la Venezuela “condenada a ser socialista” se declaran libertarios, se comportan como libertarios y sus acciones hablan en consecuencia con sus principios.

Es a ellos a quienes yo les tengo fe, una fe terrenal, una fe basada en la razón.


¿Por qué?

Y aquí quiero remitirme a los movimientos y medios libertarios y liberales, como Derecha CiudadanaiF Revista DigitalRumbo LibertadDisobey, el Movimiento Libertario de Venezuela y Vente Joven. Porque estos movimientos y medios que se han formado en Venezuela, aún con todo el sistema represivo detrás, con todo el bloqueo mediático de la izquierda y nuestros supuestos “orígenes y condena a ser socialistas”, representan una luz al final del túnel.

Si usted ha leído el libro 1984 de George Orwell y recuerda a Winston Smith escribiendo a escondidas de “El Gran Hermano”, entonces se identificará con los libertarios en Venezuela. Si usted ha leído la historia de los emprendedores de Silicon Valley, quienes desde un Garage y con una idea, formaron empresas que nadie imaginó posibles, entonces se identificará con los movimientos y medios libertarios -por muy pequeños que sean- formados en Venezuela. Y si usted recuerda el Holocausto y la persecución despiadada a los judíos, entonces usted entenderá a los libertarios en Venezuela y lo que les ha tocado vivir.

Aún así, se atreven a declararse libertarios en el país más peligroso del mundo para hacerlo.


Todo gran viaje comienza con algo pequeño: el primer paso.

Los libertarios en Venezuela lo dimos hace mucho tiempo.

Porque es mentira esa generalización que afirma que “el venezolano es socialista”. Hay muchos, claro que sí; pero también hay muchos que no lo son. Porque es mentira que “Venezuela está condenada a ser socialista”. En manos de la izquierda, claro que sí; pero en manos de los libertarios no. Y porque es mentira que “el socialismo está en la sangre y la idiosincrasia del venezolano”. En la educación, en la política, en la economía y en muchos otros ámbitos del acontecer venezolano, claro que sí; pero en la sangre, en la mente, en la voluntad y el compromiso de quienes no se han dejado contaminar por estas ideas, no.

Venezuela puede ser un ejemplo para la región. Venezuela puede ser el país más libertario de Latinoamérica, emergiendo entre los escombros, los cadáveres del socialismo y esquivando las balas de la izquierda, para sorprender al mundo como la nación más libre del continente.

¿Qué hace falta? Bueno, una limpieza de la clase política (PSUV- Frente Amplio MUD), el apoyo a nuevos movimientos libertarios y medios de opinión alternativa y… que los libertarios quieran. ¿Quieran qué? Trabajar en equipo, cosa que lamentablemente no saben hacer muchos.

¡Alianzas! Hacen falta alianzas: Alianzas libertarias.

 

A %d blogueros les gusta esto: