elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Maduro acaba con el último poder democrático de Venezuela por Dagoberto Escorcia – Diario Vasco – 5 de Enero 2020

El mandatario bolivariano maniobra en la sombra y evita que Guaidó sea reelegido presidente de la Asamblea Nacional

‘Golpe de Estado’, ‘Golpe al Parlamento’, ‘Hoy pierde Venezuela’, ‘Bochorno’, ‘Circo en el Parlamento’. Cualquier titular es válido. No hubo muertos, pero hay quien afirma que el domingo 5 de enero de 2020 pasará a la historia como el día que la dictadura de Nicolás Maduro ejerció su poder y ‘mató’ el único poder democrático que sobrevivía en el país. Este domingo, Juan Guaidó, opositor al régimen chavista y presidente destituido en una votación a la que se le impidió el acceso como a otros muchos diputados, tenía la intención de comunicar al pueblo venezolano los próximos pasos para afrontar la nueva situación.

El líder opositor puede establecer una Asamblea Nacional paralela, pero sin la respuesta y apoyo de los ciudadanos no le será fácil, además de correr el riesgo de perder la inmunidad parlamentaria. De momento, la mayoría de países que han apoyado su presidencia lamentaron y rechazaron los últimos actos sucedidos en el Parlamento.

Guaidó pasó los controles casi tres horas más tarde de lo previsto, pero cuando quiso entrar en el Palacio encontró un nuevo cordón policial que le prohibió el acceso. Intentó el presidente de la Asamblea elegido hace cinco años saltar la valla, pero fue entonces cuando fue golpeado al igual que su equipo, su esposa y otros diputados entre gritos desesperados ante la fuerza policial. Dentro del Parlamento, según diputados que sí pudieron entrar y pertenecientes al grupo de la oposición a Maduro, el circo ya estaba montado. Sin presidente de mesa, sin quórum, sin votos nominales y sin prensa.

Los delegados internacionales tomaron nota y pronto verificarán si lo que ocurrió allí fue ilegal. Luis Eduardo Parra, chavista, y bajo una investigación por corrupción, era el nuevo presidente de la Asamblea Nacional: «Han pasado 21 años y estamos peor que antes. Queremos abrirle la puerta del futuro a este Parlamento», fueron sus primeras palabras antes de convocar a la Cámara para el próximo martes.

Las imágenes que llegaron por la mañana desde los aledaños al palacio de la Asamblea Nacional de Venezuela dibujaban claramente un país bajo una dictadura. Cientos de funcionarios policiales fueron colocados en tres puestos diferentes que servirían para el control de los diputados habilitados para asistir a la Asamblea y también para impedir el paso de los medios de comunicación, a los que tampoco no se permitió su entrada al Parlamento.

«Represión del Estado»

«Estamos asistiendo al desmantelamiento de la república», dijo Guaidó cuando ya desistió de entrar en el Palacio y la ‘mano derecha’ de Maduro, Cabello Diosdado, a través de sus redes sociales, escribía que «Guaidó no era ya el presidente de la AN» y esgrimió incluso que no se presentó a la plenaria porque no tenía los votos suficientes para ser electo. Mientras, el líder opositor atacó a algunos diputados que fueron finalmente convencidos por Maduro para cambiar de lado, a los tildó de «traidores».

«No es posible que los órganos represivos del Estado decidan quiénes son diputados. Vamos a dar la sesión así sea en la calle. Hoy hay una gran oportunidad para Venezuela: unificarnos en torno a las soluciones y eso es lo que está prohibiendo la dictadura nuevamente. Vamos a alzar nuestro derecho», había comentado Guaidó horas antes de los incidentes.

La noche anterior, el régimen de Maduro tampoco estuvo quieto. En la madrugada del domingo funcionarios policiales irrumpieron en las habitaciones de un hotel -Paseo Las Mercedes- donde se hospedaban varios diputados llegados de distintos sitios de Venezuela para acudir a la votación de la Asamblea Nacional. Según la diputada Elimar Díaz golpearon sus puertas bajo el pretexto de que había una bomba: «Una nueva acción de amedrentamiento del régimen, vulgar excusa para infundir terror entre los diputados», señaló. Por su parte, Liz Carolina Jaramillo, diputada por Aragua, también envió de madrugada un tuit alarmante: «Alertamos a Venezuela y al mundo de lo que pueda sucedernos. ¡Estamos siendo acosados!».

Comments are closed.

A %d blogueros les gusta esto: