elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Refugio o no refugio: un falso dilema – Boletin Avila/Montserrate – 15 de Noviembre 2019

Screen Shot 2019-11-19 at 12.29.05 PM.png

L a movilidad humana proveniente de Venezuela es un asunto complejo y novedoso para las sociedades que la están experimentando, ya sean los propios venezolanos o las poblaciones de acogida. América del Sur está poniendo a prueba su estructura legal humanitaria, así como los instrumentos de refugio y asilo. La magnitud y velocidad del fenómeno es superior a la de cualquier otro flujo migratorio experimentado históricamente en la región.

En este marco, todas las organizaciones de Derechos Humanos, así como la arquitectura humanitaria de Naciones Unidas e, incluso, algunas voces desde el gobierno interino de Juan Guaidó, han venido insistiendo en la necesidad de reforzar la figura del refugio. La complejidad y las particularidades de los procesos sociales desatados por el éxodo venezolano merecen un análisis cuidadoso antes que dar respuestas automáticas. Es indispensable ofrecer la posibilidad de refugio a quienes se ven forzados a abandonar Venezuela, como una de las opciones legítimas y razonables.

Las razones que definen la condición de refugiado no las declara el Estado receptor sino las particularidades que dieron lugar a la salida del país de origen. Además, nuestra diáspora es mixta, una parte de ella es migración económica y así podría ser gestionada.

Es necesario ayudar a los gobiernos de acogida a edificar otras opciones, a desarrollar otras prácticas para soluciones duraderas. Resulta muy cuesta arriba que el reconocimiento generalizado de la condición de refugio para los venezolanos sea aceptado por los Estados receptores y, paradójicamente, podríamos estar desincentivando la búsqueda de fórmulas de integración más permanentes.

¿Se habrán percatado quienes tienen a su cargo estudiar y aplicar las políticas migratorias del intenso movimiento interno en los países de acogida y entre países que está adquiriendo la migración venezolana? ¿Estarán al tanto de que la categoría de “migración pendular” cada vez se corresponde menos a aquella que se producía solo en las zonas fronterizas? ¿Se tomará en cuenta que estas fronteras se están ensanchando? ¿Sabrán que ya hay caminantes de retorno que vienen de Lima, de Santiago o de Quito, algunos de ellos incluso con destino a Venezuela?

Movimientos migratorios a gran escala como estos obligan a que se ajusten las formas habituales de otorgamiento de refugio o asilo. Esta migración está en pleno desarrollo y está conformando comportamientos que vale la pena observar y considerar a la hora de aplicar políticas públicas para su integración. Es necesario edificar soluciones duraderas para la migración .

Comments are closed.

A %d blogueros les gusta esto: