elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Maduro denuncia un nuevo plan para asesinarlo por Florantonia Singer – El País – 27 de Junio 2019

A menos de dos meses del alzamiento frustrado del 30 de abril, en respaldo a Juan Guaidó, el chavismo arrecia las detenciones de militares por supuestas conspiraciones

Nicolás Maduro, en el palacio de Miraflores. FOTO: AFP VIDEO: PRESIDENCIA DE VENEZULA

El régimen de Nicolás Maduro ha denunciado este miércoles un supuesto nuevo intento de asesinarlo y sacarlo del poder por la fuerza que ha sido frustrado por sus fuerzas de seguridad. “Hemos revelado, desmantelado y capturado a una banda fascista de terroristas que planearon un golpe de Estado contra la sociedad y la democracia venezolana. Han sido capturados, tras las rejas, con pruebas claras después de seguir a este grupo de delincuentes”, dijo Maduro en una transmisión televisada.

El funcionario chavista mostró vídeos tomados de forma secreta durante conversaciones de los supuestos conspiradores, entre los que, aseguró, están el líder opositor Juan Guaidó y líderes políticos de Chile, Colombia y Estados Unidos. Según su versión, el plan incluía asesinar a Maduro y a otros dirigentes como Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional Constituye, el parlamento paralelo aliado del chavismo.

El pasado viernes, horas antes que la alta comisionada de Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, abandonara el país, fueron detenidos sin órdenes judiciales cuatro oficiales de la Fuerza Armada Nacional, los coroneles retirados de la Aviación Miguel Castillo Cedeño y Francisco Torres Escalona; el capitán de corbeta, Rafael Acosta Arévalo; el general de brigada de la Aviación, Miguel Sisco Mora, director del Servicio Autónomo del Aeropuerto del Estado de Aragua; y dos funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc), los policías José Valladares y Miguel Ibarreto. Sus familiares denunciaron las desapariciones en vídeos o testimonios escritos e indicaron que los hombres fueron capturados por personal del Sebin en distintas zonas de Venezuela.

El fantasma de la conspiración persigue a Maduro desde hace tiempo. En los últimos dos años más de un centenar de militares ha sido apresados. En agosto pasado, durante un acto militar en Caracas, explotaron sin generar daños dos drones con los que supuestamente intentarían darle un atentado. Las dudas sobre la lealtad de su Fuerza Armada Nacional se han disparado en medio del resquebrajamiento de sus apoyos, a raíz del choque de poderes que se ha desencadenó en enero cuando Juan Guaidó se juramentó como presidente interino con el reconocimiento de más de 50 naciones y comenzó su cruzada por la transición a la que insistentemente ha llamado a los militares a sumarse.

El líder del chavismo parece estar en arenas movedizas. En enero ocurrió un alzamiento de militares de bajo rango en Caracas que logró ser controlado. El 30 de abril una operación militar frustrada en apoyo a Guaidó, en la que se logró la liberación de Leopoldo López de su prisión domiciliaria, y que fue planificada por el jefe de Inteligencia del chavismo, Manuel Cristopher Figuera, exdirector del Sebin, hoy en el exilio en EE UU, se convirtió en el más importante quiebre que ha sufrido en sus cuadros de fuerza. Menos de dos meses después, este supuesto nuevo intento de golpe vuelve a tambalear su seguridad.

El clima de desconfianza se ha enrarecido aún más con la suspensión del tradicional desfile militar del Día del Ejercito, que se celebró el pasado lunes en conmemoración de los 198 años de la Batalla de Carabobo. Maduro encabezó un breve acto junto con su cúpula política, desde un podio alejado de los soldados, en el que anunció que para el 2020 llevará a cuatro millones su cuerpo de milicianos.

Ataque a Guaidó

Juan Guaidó desestimó las acusaciones de Maduro de su participación en el supuesto plan magnicida y denunció el intento de secuestro de miembros de su equipo, quienes fueron interceptados por civiles armados en motos, cuando se desplazaban esta mañana por la autopista Francisco Fajardo, en Caracas. El propio Guaidó medió con los sujetos, quienes supuestamente le dijeron que tenían órdenes de llevarlos a la Dirección de Contrainteligencia Militar. “Que le quede claro al régimen que no nos van a intimidar. Una vez que el grupo de civiles armados interceptó a mi equipo, encaramos la situación y logramos que desistieran de ejecutar la orden que les dieron. Exhorto a los funcionarios policiales y militares a no seguir obedeciendo órdenes de un disociado”, dijo el opositor.

Comments are closed.

A %d blogueros les gusta esto: