elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

El Banco Central de Venezuela admite que el PIB se ha hundido un 52% con Maduro por Florantonia Singer – El País – 29 de Mayo 2019

Tras cuatro años de silencio estadístico, la institución divulga los indicadores que confirman la recesión sostenida que vive el país petrolero desde mucho antes de las sanciones de EE UU

Latas de atún en un mercado de Venezuela.
Latas de atún en un mercado de Venezuela. GETTY

El Banco Central de Venezuela llevaba desde 2015 sin publicar indicadores económicos. Hasta este martes, cuando los datos que se han ocultado de forma sistemática aparecieron inesperadamente reflejados en la página web de la institución. Las cifras ahora conocidas revelan una caída del PIB 52,3% desde 2013, cuando Nicolás Maduro fue elegido presidente. El Banco Central estima, además, que la inflación ha alcanzado la cifra más alta en la historia reciente del país al pasar del 180,9% en 2015 al 130.060% en 2018.

Aun así, es el primer reconocimiento explícito del régimen chavista del inmenso deterioro en el que está inmersa la economía venezolana. De hecho, para la inflación acumulada en los primeros cuatro meses de 2019, el régimen de Maduro tiene una estimación aún peor que la de la Asamblea Nacional, que lo calcula en el 666%. El banco central lo sitúa en más del 1.047% solo entre enero y abril.

La información que se divulgó por sorpresa el martes incluye la balanza de pagos. Estos datos revelan que las importaciones. Estas últimas cayeron de 57.183 millones de dólares (millones de euros) en 2013 a 14.886 millones (millones de euros) en 2018, una caída en picado mucho antes de que Estados Unidos impusiera sanciones económicas y petroleras al país, lo que ha mermado aún más las arcas públicas.

Ese descenso en las compras del exterior explica a las claras el fuerte desabastecimiento de bienes que padecen los venezolanos, dado que es una economía que tiene que importar la práctica totalidad de los bienes que consume. Esa curva coincide con la de los ingresos por exportaciones de petróleo, que se redujeron a un tercio —de 85.603 millones de dólares en 2013 a 29.810 millones de dólares en 2018—, a causa de la abrupta caída de la producción de crudo por los malos manejos de la petrolera estatal y por la corrupción. Este año, la producción de petróleo en Venezuela ha caído a su mínimo histórico: 740.000 barriles diarios, por primera vez por debajo de Colombia, según ha señalado la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). El petróleo es la principal, y casi única (96%), fuente de ingresos del país caribeño.

El informe del Banco Central dibuja una economía totalmente demolida. Según la institución, el sector de la construcción cayó un 95% entre el tercer trimestre de 2013 y el tercer trimestre de 2018; el de manufactura, un 76%; el comercio, un 79%, y las instituciones financieras, un 79%. Según los datos difundidos el martes, hacia finales de 2018 el colapso se aceleró.

Según las estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial, la economía venezolana caerá un 25% adicional este 2019, lo que se sumará a la caída del 52,3% estimada desde 2013, con datos del Banco Central y de la consultora Ecoanalítica. El organismo emisor reduce la caída acumulada desde 2013 al 47,7% porque no ofrece datos del PIB más allá del tercer trimestre de 2018.

La reiterada excusa de Nicolás Maduro para justificar la profunda crisis que se vive en Venezuela, que también tiene expresión en el aumento de la pobreza y el desempleo tras 18 meses en hiperinflación, ha sido la “guerra económica” que desde Estados Unidos y otros países no alineados a su Gobierno han emprendido contra el país y su mandato.

En noviembre pasado, el Gobierno de Nicolás Maduro iba a ser sancionado por el Fondo Monetario Internacional con la pérdida de voto dentro del organismo por el incumplimiento en la rendición de cuentas sobre el manejo de la economía. El ultimátum que el organismo hizo que el BCV comenzara a enviar parte de los datos atrasados. Ahora, la difusión sorpresiva de estas cifras, señalan algunos economistas, podría responder al cumplimiento de un requisito en una posible búsqueda de financiamiento internacional en medio de la apretada situación financiera que enfrenta el régimen de Maduro. Ningún portavoz del Gobierno ni del BCV reaccionó ayer a lo revelado.

En las últimas semanas, de manera silenciosa, la economía cotidiana ha dado un viraje. Una aparente liberación de los precios, que ha permitido que los anaqueles de los supermercados vuelvan a estar llenos, y del mercado cambiario, en el que ahora pueden participar los bancos privados, ha sorprendido a los venezolanos. No obstante, los cambios son insuficientes para mejorar la situación, pues en cualquier caso son pocos los que en la destruida economía venezolana pueden pagarlos.

Comments are closed.

A %d blogueros les gusta esto: