elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

El cardenal Sean O’Malley, consejero directo del Papa pide al ejército que apoye a Guaidó – Católicos en acción – 27 de Enero 2019

El arzobispo de Boston: “Guaidó podría evitar una guerra si tuviera más apoyo

El arzobispo de Boston: “Guaidó podría evitar una guerra si tuviera más apoyo”

El cardenal Sean O’Malley, consejero directo del Papa, desea un cambio en Venezuela y el apoyo de los militares y miembros del Gobierno al líder opositor y presidente de la Asamblea. Pide al ejército que apoye a Guaidó: “Es decepcionante que todavía no lo haya hecho”.

La crisis de Venezuela es uno de los temas de conversación principales en los corrillos de la jerarquía eclesial que acompaña al papa Francisco en su viaje a Panamá para asistir a la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ). La Santa Sede se ha implicado plenamente en los últimos tiempos —sin demasiado éxito— en la búsqueda negociada de una salida a la situación que vivía el país. El jueves lanzó un comunicado apoyando cualquier proceso que evite “ulterior sufrimiento a la población”. Una construcción retórica muy vaticana que permite aludir a la idea de una transición pacífica con unas elecciones libres al final del camino. Justo lo que propone ahora el jefe de la Asamblea y líder opositor del país, Juan Guaidó.Algunos pesos pesados de la Iglesia, sin embargo, empiezan a pronunciarse más claramente.

La figura de mayor relevancia eclesiástica —fuera de Venezuela— que ha hablado hasta la fecha sobre el tema ha sido el cardenal y arzobispo de Boston Sean O’Malley (Lakewood, Ohio, 1944) en una entrevista con EL PAÍS, America Magazine y Corriere della Sera. Consejero directo del Papa (forma parte del órgano de seis cardenales que le asesora en las reformas) y presidente de la comisión que Francisco creó a su llegada para prevenir los abusos, O’Malley pide el apoyo a Guaidó. “Esta mañana [del viernes] me ha decepcionado mucho leer que los militares no estén todavía con el presidente interino Guaidó. Venezuela ha heredado corrupción e incompetencia y la gente sufre mucho. Tiene que haber un cambio. Juan Guaidó ha propuesto una fórmula que podría evitar una guerra civil y más violencia si tuviera más gente apoyándole desde el Gobierno y el Ejército”, señala el hombre que cambió el rumbo de la Iglesia en Boston tras el histórico caso de abusos a menores que destapado en 2001.

El Vaticano ha evitado estos días pronunciarse de forma clara. No es el estilo y su diplomacia trabaja sigilosamente para no perder las vías de interlocución con el Gobierno de Maduro. Pero O’Malley, que goza de gran predicamento en la Iglesia católica y en Latinoamérica, no tiene duda de cuál será el papel de la Santa Sede en la crisis. “El Vaticano es muy cauteloso. Quiere hacer lo que piden los obispos de Venezuela. Tenemos la ventaja de contar con el cardenal Parolin, que fue nuncio en Caracas (2010-2013) y es hoy el Secretario de Estado de la Santa Sede (el número 2). Conoce bien la situación y a los obispos de allí. Es verdad que la intervención que se hizo hace poco no fue un gran éxito, pero el Vaticano quiere apoyar lo que quieren que se haga los obispos, que son los que están sobre el terreno”.

Los prelados venezolanos y una gran parte de la comunidad católica de ese país se han impacientado a menudo con los tiempos de la Santa Sede para tratar de mediar en la crisis. También con su ambigüedad respecto a la condena del Gobierno de Nicolás Maduro. El Vaticano, de hecho, estuvo presente con un representante en su ceremonia de investidura el pasado 10 de enero, algo que incomodó a parte de la jerarquía eclesiástica del país. En este momento, sin embargo, da la impresión, tal y como señala O’Malley, que no hay fisuras en la postura común. “Venezuela es un gran país, pero la gente sufre demasiado. Esperemos que esto [el movimiento de Guaidó] sea un paso hacia adelante”, apunta el cardenal respecto al intento de cambio de las últimas horas.

El paradero de Guaidó es otra de las grandes incógnitas estos días. También para la Iglesia. El arzobispo de Boston, que asegura sentirse muy cercano en Venezuela, no oculta la inquietud por la suerte que pueda correr la persona a quien él se refiere como “presidente interino”. “Rezo muy duro, estoy preocupado por su seguridad. Si esto fracasa, ¿cuál será el futuro de Venezuela? La gente se muere de hambre en el país con más petróleo del mundo. Es una desgracia”.

El Papa pide reunirse con los obispos venezolanos en la JMJ para traerle “paz y diálogo” a la crisis

El cardenal Porras no cree “en absoluto” que estalle una guerra civil: “Las armas están solo de una sola parte”.

Ante el agravamiento de la crisis en Venezuela, el Papa Francisco quiere reunirse con los obispos venezolanos que se encuentran en Panamá participando de la Jornada Mundial de la Juventud.

Lo reveló el obispo Mariano Párraga, en declaraciones periodísticas en las que también afirmó que, a su juicio, Nicolás Maduro debería dar un paso al costadotras las masivas protestas opositoras del miércoles.

Párraga, uno de los cinco obispos venezolanos que vinieron a Panamá, manifestó además su temor de que la situación en su pais derive “en una violencia muy grande, no sé si en una guerra civil”.

La Iglesia venezolana está muy enfrentada al Gobierno, definió como ilegal la última elección que reivindica a Maduro y consideró un “signo de esperanza” las protestas de este miércoles.

El obispo señaló que Francisco preguntó el jueves en su encuentro con los obispos centroamericanos si entre ellos se encontraba algún venezolano.

El Papa al llegar a Panamá expresó que quería hablar con nosotros. Lamentablemente, hasta ahora no pudimos contactarnos, pero no porque él no quiera. Él sabe lo que está pasando en Venezuela. Nos tiene en su corazón, nos apoya”.

“Lo único que pide el Papa, como los obispos venezolanos, es un clima de paz, diálogo, no de violencia y odio”, señaló.

Notimérica@notimerica

El obispo venezolano Mariano Parra pide a Maduro que “dé un paso al lado y se retire”http://bit.ly/2B5fpZr 

Obispo venezolano pide a Maduro que “dé un paso al lado y se retire”

El obispo de Coro (Venezuela), Mariano Parra, ha pedido al presidente de su país, Nicolás Maduro, “que dé un paso al lado y se retire”, en relación a los…

notimerica.com

Las palabras de Párraga parecieron salir al cruce de quienes consideran que existen diferencias entre Francisco y la Iglesia venezolana sobre el modo de plantarse ante el régimen y que hay miembros del clero venezolano que creen que el Papa tiene una postura débil.

El miércoles, el portavoz papal, Alessandro Gisotti, dijo que el Papa “sigue de cerca” lo que pasa en Venezuela, que “reza por las víctimas y por todos los venezolanos”, y que “la Santa Sede apoya todos los esfuerzos que permitan ahorrar ulterior sufrimiento a la población”.

Pero no dijo cuál es la posición del Papa ante la controversia sobre quién es el presidente legítimo del país, si Maduro o el titular de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó.

Vatican News

@vaticannews_es

Obispos Venezolanos piden el cese de la represión – Vatican News

En un nuevo comunicado en medio de la crisis que azota el país, los Obispos venezolanos recuerdan al alto mando militar y a todos los organismos de …vaticannews.va

El cardenal Porras no cree “en absoluto” que estalle una guerra civil

Por su parte, el cardenal venezolano Baltazar Porras desea que el ansiado cambio que están esperando en Venezuela se produzca “de manera pacífica y con el menor trauma posible”, según dijo en una entrevista a Efe en Panamá, donde se encuentra para asistir a la JMJ.

La autoproclamación de Juan Guaidó como presidente interino que ha abierto un escenario de incertidumbre en su país ha pillado al arzobispo de Mérida y administrador apostólico de Caracas en Panamá, pero desde la JMJ ha podido ponerse rápidamente en contacto con los máximos dirigentes del Vaticano.

Explica que aún no ha podido reunirse con el Papa Francisco, pero que “está en permanente contacto” con él.

“He estado continuamente en contacto tanto con la presidencia de la Conferencia episcopal como con el secretario de Estado, el cardenal Pietro Parolin, y con el sustituto de la secretaria de Estado, el venezolano Edgar Peña. El Papa sigue con gran interés y preocupación lo que sucede”, afirma.

Porras, hombre muy cercano al pontífice argentino, asegura que Francisco ha manifestado “completa sintonía con lo que el episcopado venezolano está haciendo allá”.

Comenta que desde Panamá ha recibido “una solidaridad enorme, no solo de los obispos de todo el mundo y de las delegaciones, sino de gente que por la calle se interesa de lo que está pasando en Venezuela y Nicaragua y que expresan solidaridad y esperanza por ese cambio que era necesario para vivir en libertad y en paz”.

“La verdad y el bien no están en estos momentos con quienes no respetan la vida, ni los derechos de los demás y la libertad hay que construirla entre todos”, asevera.

Porras espera que ese cambio en Venezuela “se pueda dar lo mas pronto posible y de la manera pacifica y con en el menor trauma también posible”.

La Iglesia del país, explica, va a seguir en estos días “acompañando a la gente” y pidiendo “como ha hecho hasta ahora” que haya respeto a la vida y a los bienes y que se reconozca “que hay una ilegitimidad en el ejercicio del poder, que debe ser para traer un bienestar para el pueblo”.

Para el cardenal, hasta ahora en Venezuela “ha pasado todo lo contrario, solo se ha traído pobreza, la falta de medicamentos, la violencia y este terrible éxodo”.

Porras no cree “en absoluto” que se den las condiciones para que estalle una guerra civil en el país porque para ello “tienen que existir dos grupos armados y las armas están solo de una sola parte”.

“Creo que hay mucha conciencia y serenidad y no solo en la dirigencia sino también en la población, que no quiere que se propicie ningún tipo de conflicto armado porque sería peor, porque las heridas que quedarían serían muy difíciles sanarlas y se acabaría con la búsqueda de una solución pacífica y lo menos traumática posible”, agrega.

No obstante, Porras insta a la población a “no desfallecer” y a que “no sea la emocionalidad y el fanatismo el que nos lleve por otros derroteros”.

Dice que la Iglesia y el Vaticano pueden ayudar con la diplomacia, que ha sido hasta ahora el papel que han tenido “de buscar que haya entendimiento y salidas a la situación que se ha creado, pues la misión de la Iglesia, sin ningún protagonismo, ha sido solo la búsqueda del beneficio de la población“.

Su esperanza es que “Dios y la Virgen den la responsabilidad tanto dentro y fuera del país. No solo los venezolanos sino también a otros Gobiernos para que se dé el cambio que hace falta para beneficio de todo el Continente americano”.

Porras indica que la JMJ tiene su dinámica y que un mensaje de Francisco sobre el asunto en medio de un acto podría “desviar el objetivo de este evento”, pero que es “muy probable que en el Ángelus del domingo o en el viaje de regreso el Papa haga una mención mas directa a esta situación“.

El cardenal Sean O’Malley, consejero directo del Papa, desea un cambio en Venezuela y el apoyo de los militares y miembros del Gobierno al líder opositor y presidente de la Asamblea. Pide al ejército que apoye a Guaidó: “Es decepcionante que todavía no lo haya hecho”.

La crisis de Venezuela es uno de los temas de conversación principales en los corrillos de la jerarquía eclesial que acompaña al papa Francisco en su viaje a Panamá para asistir a la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ). La Santa Sede se ha implicado plenamente en los últimos tiempos —sin demasiado éxito— en la búsqueda negociada de una salida a la situación que vivía el país. El jueves lanzó un comunicado apoyando cualquier proceso que evite “ulterior sufrimiento a la población”. Una construcción retórica muy vaticana que permite aludir a la idea de una transición pacífica con unas elecciones libres al final del camino. Justo lo que propone ahora el jefe de la Asamblea y líder opositor del país, Juan Guaidó.Algunos pesos pesados de la Iglesia, sin embargo, empiezan a pronunciarse más claramente.

La figura de mayor relevancia eclesiástica —fuera de Venezuela— que ha hablado hasta la fecha sobre el tema ha sido el cardenal y arzobispo de Boston Sean O’Malley (Lakewood, Ohio, 1944) en una entrevista con EL PAÍS, America Magazine y Corriere della Sera. Consejero directo del Papa (forma parte del órgano de seis cardenales que le asesora en las reformas) y presidente de la comisión que Francisco creó a su llegada para prevenir los abusos, O’Malley pide el apoyo a Guaidó. “Esta mañana [del viernes] me ha decepcionado mucho leer que los militares no estén todavía con el presidente interino Guaidó. Venezuela ha heredado corrupción e incompetencia y la gente sufre mucho. Tiene que haber un cambio. Juan Guaidó ha propuesto una fórmula que podría evitar una guerra civil y más violencia si tuviera más gente apoyándole desde el Gobierno y el Ejército”, señala el hombre que cambió el rumbo de la Iglesia en Boston tras el histórico caso de abusos a menores que destapado en 2001.

 

El Vaticano ha evitado estos días pronunciarse de forma clara. No es el estilo y su diplomacia trabaja sigilosamente para no perder las vías de interlocución con el Gobierno de Maduro. Pero O’Malley, que goza de gran predicamento en la Iglesia católica y en Latinoamérica, no tiene duda de cuál será el papel de la Santa Sede en la crisis. “El Vaticano es muy cauteloso. Quiere hacer lo que piden los obispos de Venezuela. Tenemos la ventaja de contar con el cardenal Parolin, que fue nuncio en Caracas (2010-2013) y es hoy el Secretario de Estado de la Santa Sede (el número 2). Conoce bien la situación y a los obispos de allí. Es verdad que la intervención que se hizo hace poco no fue un gran éxito, pero el Vaticano quiere apoyar lo que quieren que se haga los obispos, que son los que están sobre el terreno”.

Los prelados venezolanos y una gran parte de la comunidad católica de ese país se han impacientado a menudo con los tiempos de la Santa Sede para tratar de mediar en la crisis. También con su ambigüedad respecto a la condena del Gobierno de Nicolás Maduro. El Vaticano, de hecho, estuvo presente con un representante en su ceremonia de investidura el pasado 10 de enero, algo que incomodó a parte de la jerarquía eclesiástica del país. En este momento, sin embargo, da la impresión, tal y como señala O’Malley, que no hay fisuras en la postura común. “Venezuela es un gran país, pero la gente sufre demasiado. Esperemos que esto [el movimiento de Guaidó] sea un paso hacia adelante”, apunta el cardenal respecto al intento de cambio de las últimas horas.

El paradero de Guaidó es otra de las grandes incógnitas estos días. También para la Iglesia. El arzobispo de Boston, que asegura sentirse muy cercano en Venezuela, no oculta la inquietud por la suerte que pueda correr la persona a quien él se refiere como “presidente interino”. “Rezo muy duro, estoy preocupado por su seguridad. Si esto fracasa, ¿cuál será el futuro de Venezuela? La gente se muere de hambre en el país con más petróleo del mundo. Es una desgracia”.

Ciudad de Panamá 

 

 

El Papa pide reunirse con los obispos venezolanos en la JMJ para traerle “paz y diálogo” a la crisis

El cardenal Porras no cree “en absoluto” que estalle una guerra civil: “Las armas están solo de una sola parte”.

 

Ante el agravamiento de la crisis en Venezuela, el Papa Francisco quiere reunirse con los obispos venezolanos que se encuentran en Panamá participando de la Jornada Mundial de la Juventud.

Lo reveló el obispo Mariano Párraga, en declaraciones periodísticas en las que también afirmó que, a su juicio, Nicolás Maduro debería dar un paso al costadotras las masivas protestas opositoras del miércoles.

Párraga, uno de los cinco obispos venezolanos que vinieron a Panamá, manifestó además su temor de que la situación en su pais derive “en una violencia muy grande, no sé si en una guerra civil”.

La Iglesia venezolana está muy enfrentada al Gobierno, definió como ilegal la última elección que reivindica a Maduro y consideró un “signo de esperanza” las protestas de este miércoles.

El obispo señaló que Francisco preguntó el jueves en su encuentro con los obispos centroamericanos si entre ellos se encontraba algún venezolano.

El Papa al llegar a Panamá expresó que quería hablar con nosotros. Lamentablemente, hasta ahora no pudimos contactarnos, pero no porque él no quiera. Él sabe lo que está pasando en Venezuela. Nos tiene en su corazón, nos apoya”.

“Lo único que pide el Papa, como los obispos venezolanos, es un clima de paz, diálogo, no de violencia y odio”, señaló.

Notimérica@notimerica

El obispo venezolano Mariano Parra pide a Maduro que “dé un paso al lado y se retire”http://bit.ly/2B5fpZr 

Obispo venezolano pide a Maduro que “dé un paso al lado y se retire”

El obispo de Coro (Venezuela), Mariano Parra, ha pedido al presidente de su país, Nicolás Maduro, “que dé un paso al lado y se retire”, en relación a los…

notimerica.com

El miércoles, el portavoz papal, Alessandro Gisotti, dijo que el Papa “sigue de cerca” lo que pasa en Venezuela, que “reza por las víctimas y por todos los venezolanos”, y que “la Santa Sede apoya todos los esfuerzos que permitan ahorrar ulterior sufrimiento a la población”.

Pero no dijo cuál es la posición del Papa ante la controversia sobre quién es el presidente legítimo del país, si Maduro o el titular de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó.

Vatican News

@vaticannews_es

Obispos Venezolanos piden el cese de la represión – Vatican News

En un nuevo comunicado en medio de la crisis que azota el país, los Obispos venezolanos recuerdan al alto mando militar y a todos los organismos de …

vaticannews.va

Por su parte, el cardenal venezolano Baltazar Porras desea que el ansiado cambio que están esperando en Venezuela se produzca “de manera pacífica y con el menor trauma posible”, según dijo en una entrevista a Efe en Panamá, donde se encuentra para asistir a la JMJ.

La autoproclamación de Juan Guaidó como presidente interino que ha abierto un escenario de incertidumbre en su país ha pillado al arzobispo de Mérida y administrador apostólico de Caracas en Panamá, pero desde la JMJ ha podido ponerse rápidamente en contacto con los máximos dirigentes del Vaticano.

Explica que aún no ha podido reunirse con el Papa Francisco, pero que “está en permanente contacto” con él.

“He estado continuamente en contacto tanto con la presidencia de la Conferencia episcopal como con el secretario de Estado, el cardenal Pietro Parolin, y con el sustituto de la secretaria de Estado, el venezolano Edgar Peña. El Papa sigue con gran interés y preocupación lo que sucede”, afirma.

Porras, hombre muy cercano al pontífice argentino, asegura que Francisco ha manifestado “completa sintonía con lo que el episcopado venezolano está haciendo allá”.

Comenta que desde Panamá ha recibido “una solidaridad enorme, no solo de los obispos de todo el mundo y de las delegaciones, sino de gente que por la calle se interesa de lo que está pasando en Venezuela y Nicaragua y que expresan solidaridad y esperanza por ese cambio que era necesario para vivir en libertad y en paz”.

“La verdad y el bien no están en estos momentos con quienes no respetan la vida, ni los derechos de los demás y la libertad hay que construirla entre todos”, asevera.

Porras espera que ese cambio en Venezuela “se pueda dar lo mas pronto posible y de la manera pacifica y con en el menor trauma también posible”.

La Iglesia del país, explica, va a seguir en estos días “acompañando a la gente” y pidiendo “como ha hecho hasta ahora” que haya respeto a la vida y a los bienes y que se reconozca “que hay una ilegitimidad en el ejercicio del poder, que debe ser para traer un bienestar para el pueblo”.

Para el cardenal, hasta ahora en Venezuela “ha pasado todo lo contrario, solo se ha traído pobreza, la falta de medicamentos, la violencia y este terrible éxodo”.

Porras no cree “en absoluto” que se den las condiciones para que estalle una guerra civil en el país porque para ello “tienen que existir dos grupos armados y las armas están solo de una sola parte”.

 

Daniel Verdú@DaniVerdu

El cardenal y arzobispo de Boston, Sean O’Malley (consejero del Papa), pide en esta entrevista el apoyo de los militares de Venezuela a Juan Guaidó. “Es decepcionante que todavía no lo hayan hecho”. https://elpais.com/internacional/2019/01/25/actualidad/1548445540_185164.html 

El arzobispo de Boston: “Guaidó podría evitar una guerra si tuviera más apoyo”

El cardenal Sean O Malley, consejero directo del Papa, desea un cambio en Venezuela y el apoyo de los militares y miembros del Gobierno al líder opositor y presidente de la Asambleaelpais.com

“Creo que hay mucha conciencia y serenidad y no solo en la dirigencia sino también en la población, que no quiere que se propicie ningún tipo de conflicto armado porque sería peor, porque las heridas que quedarían serían muy difíciles sanarlas y se acabaría con la búsqueda de una solución pacífica y lo menos traumática posible”, agrega.

No obstante, Porras insta a la población a “no desfallecer” y a que “no sea la emocionalidad y el fanatismo el que nos lleve por otros derroteros”.

Dice que la Iglesia y el Vaticano pueden ayudar con la diplomacia, que ha sido hasta ahora el papel que han tenido “de buscar que haya entendimiento y salidas a la situación que se ha creado, pues la misión de la Iglesia, sin ningún protagonismo, ha sido solo la búsqueda del beneficio de la población“.

Su esperanza es que “Dios y la Virgen den la responsabilidad tanto dentro y fuera del país. No solo los venezolanos sino también a otros Gobiernos para que se dé el cambio que hace falta para beneficio de todo el Continente americano”.

Porras indica que la JMJ tiene su dinámica y que un mensaje de Francisco sobre el asunto en medio de un acto podría “desviar el objetivo de este evento”, pero que es “muy probable que en el Ángelus del domingo o en el viaje de regreso el Papa haga una mención mas directa a esta situación“.

Comments are closed.

A %d blogueros les gusta esto: