elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

“A lo único que le temen Nicolás Maduro y su banda es a la Corte Penal de La Haya” – Entrevista a Santiago Cantón – Periodista Digital – 17 de Febrero 2018

El ex secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de DDHH y experto de la OEA evalúa la crisis en Venezuela
thumb.jpeg
“La Corte Penal Internacional de La Haya es la única que hoy tiene dientes, puede morder y hacerle daño a Maduro y compañía”, aseguró Santiago Cantón en diálogo con Infobae.

Para el ex titular de la CIDH y actual secretario de DDHH de la provincia de Buenos Aires, lo que sucede en Venezuela ya superó las violaciones a los Derechos humanos, hay “técnicamente” un ataque generalizado y sistemático contra la población civil: delitos de lesa humanidad.

El 8 de febrero pasado, la fiscal Fatou Bensouda de la Corte Penal Internacional (CPI) abrió un examen preliminar sobre Venezuela por la “fuerza excesiva” de la policía para “dispersar y reprimir manifestaciones” y “graves abusos” a detenidos, cometidos desde abril de 2017.

“Esto demuestra que lo que veníamos diciendo varios, y la presión de muchos gobiernos imponiendo sanciones, funcionó. Porque era medio llamativo que no se hiciera una investigación. En 2006 se intentó abrir una pero se cerró sin que pase nada. Llegamos a esto, en gran parte, por el trabajo de la OEA, que mostró que la situación es grave”.
Cantón es uno de los tres expertos independientes convocados por la Organización de Estados Americanos para analizar cientos de testimonios de ejecuciones extrajudiciales, torturas y censura durante la administración de Nicolás Maduro.

“Nuestro trabajo es aportar información adicional que recabamos en audiencias y en investigación, y mostrar cómo -en efecto- se viola el Tratado de Roma, que es por el cual se rige la Corte Penal Internacional. El caso se tiene que abrir y se tiene que ampliar. Yo creo que la investigación que se está haciendo es un  marco muy limitado, sólo a hechos ocurridos alrededor de las manifestaciones, y nosotros sabemos que han habido situaciones más graves”.

-¿Por qué debería ampliarse?
-Porque además de personas asesinadas en las manifestaciones, nosotros sabemos que hay por lo menos más de 200 casos documentados de tortura en una cárcel de Caracas, que son ajenas a las manifestaciones. También sabemos de persecución política evidente y muy clara, que no está asociada específicamente a las manifestaciones. Queremos que se investigue desde 2014. Nosotros queremos que se amplíe temporal y materialmente.

-¿En la CPI se puede juzgar a Maduro?
– Completamente. La diferencia entre la CPI y la Corte Interamericana de DDHH es que hay responsabilidad individual. Se va en contra de personas, de Maduro y de los funcionarios de este Gobierno. Hay personas presas en la cárcel de La Haya por decisiones de la Corte. El Tribunal condena a una persona por delitos de lesa humanidad y le avisa a Interpol que lo busque… Funciona el sistema, quizás no como todos queremos, pero funciona y ha funcionado.

-Que hay violaciones a los DDHH en Venezuela está probado por numerosos informes, pero ¿cómo se prueban los delitos de lesa humanidad?
-En los últimos 14 años sabemos que hay violaciones de DDHH. Esto no es una visión política, lo ha dicho la Comisión Interamericana de DDHH, que no puede ser juzgada como conservadora. A mi me tocó decirlo en el año 2000, en el primer informe sobre la situación de los derechos humanos en Venezuela. En 2009 también se hizo un informe muy duro y ahora acaba de presentarse otro, muy muy duro. Sabíamos de las violaciones a los derechos humanos ahora estamos demostrando que son delitos de lesa humanidad.

-¿Cual es la diferencia?
-Están establecidos en el Tratado de Roma. Técnicamente es un ataque generalizado y sistemático contra la población civil. Eso es lo que estamos viendo en Venezuela.

– ¿Cómo actuó y actúa la comunidad internacional?
-Venezuela mostró el fracaso de la comunidad internacional, en particular el de América Latina, para resolver el conflicto. En 2001 aprobamos una Carta Democrática Interamericana cuyo objetivo era, justamente, evitar estos hechos. Porque nos pasó con el Perú de Fujimori. Como consecuencia surgió la Carta, para actuar ante las democracias que aparentaban ser y no son, como el Perú de Fujimori y como Venezuela. Este mecanismo pensado como garantía colectiva para defender la democracia fracasó por culpa del anterior secretario general de la OEA (por el chileno José Miguel Insulza), porque el Mercosur y la Unasur no hicieron lo que tenían que hacer. Porque los gobiernos de la región prefirieron el petróleo de Venezuela en lugar de denunciar las violaciones a los derechos humanos. Muchos países, incluyendo Argentina.

 

Comments are closed.

A %d blogueros les gusta esto: