elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Planes de radicalización de Maduro contemplan desmantelamiento de la oposición en Venezuela por Antonio Maria Delgado – El Nuevo Herald – 13 de Octubre 2017

El régimen de Nicolás Maduro aspira a desmantelar totalmente a la oposición en los próximos dos años y utilizaría una posible victoria en las elecciones regionales del domingo para radicalizar su revolución y crear un estado policial donde el precio de disentir públicamente se pagaría con la cárcel, el exilio o incluso la muerte, advirtió un ex ministro chavista.

“Sus objetivos son muy claros”, dijo el mayor general del Ejército Hebert García Plaza, en una entrevista desde Washington. “El gobierno sabe que tiene un lapso de dos años para radicalizar el proceso y quedarse con un grupito que conformarían un supuesto partido político de oposición controlado por ellos mismos [desde el régimen]”.

Maduro, cuya popularidad apenas alcanza el 15 por ciento en medio de la más aguda crisis económica en la historia moderna del país, ya comenzó a dar los primeros pasos para terminar de extinguir los últimos vestigios de democracia, descansando la estrategia sobre la muy polémica Asamblea Nacional Constituyente y planes de persecución política a ser ejecutados a través de las Fuerzas Armadas y los organismos de seguridad del Estado.

La justificación jurídica detrás de una nueva oleada de represión que recaería sobre la recién nombrada Comisión de la Verdad y la Ley Contra el Odio que la Asamblea Constituyente está por aprobar, advirtió García Plaza en una entrevista telefónica.

“El gobierno va al proceso de radicalización de la revolución a través de la Asamblea Nacional Constituyente y planea utilizar las instituciones como la Fuerza Armada para materializar la persecución política”, dijo García Plaza, quien aún mantiene contacto con integrantes del régimen.

“La argumentación jurídica va a ser suministrada por la Comisión de la Verdad y por la Ley Contra el Odio, y estos elementos van a ser usados para desaparecer a los partidos políticos de oposición”, enfatizó.

Para ello, es fundamental salir airoso en los comicios del domingo, dijo García Plaza, quien renunció al gabinete de Maduro en el 2014.

Más que un proceso para escoger gobernadores, los comicios del domingo determinarán si los venezolanos realmente respaldan el pronunciamiento del plebiscito organizado por la oposición el 16 de julio, que declaró ilegal a la Asamblea Constituyente, o si están con la elección que realizó el régimen el 30 de julio para escoger a los integrantes del cuestionado cuerpo legislativo, dijo.

Esa elección del régimen ha sido cuestionada dentro y fuera del país ante la aparición de evidencias de fraude masivo durante esos comicios. Gran parte de la comunidad internacional desconoce la legitimidad de la Asamblea Constituyente.

No obstante, sacar más votos que la oposición el domingo permitiría al régimen argumentar internacionalmente que el pueblo venezolano sigue respaldando el proyecto revolucionario y contener de esa manera futuras sanciones económicas internacionales mientra agudiza la represión en el país, dijo el ex ministro de Alimentación.

García Plaza opinó que la oposición venezolana cometió un gran error al acceder a participar en los comicios bajo las actuales circunstancias, pero señaló que en este momento la población venezolana no tiene más alternativa que salir a votar masivamente contra los candidatos del régimen.

El futuro de las gobernaciones en realidad se convierte en un punto de menor significado en el marco de los planes del régimen.

García Plaza dijo que las intenciones del régimen pueden verse claramente en los últimos pronunciamientos oficiales, que incluyen palabras del propio Maduro asomando la posibilidad de que el régimen procederá a “inhabilitar” a candidatos de la oposición antes, durante o después de las elecciones.

Pero las señales más alarmantes provienen de documentos internos que muestran los preparativos dentro de las Fuerzas Armadas para tratar de instaurar un estado policial en el país.

Un documento de la Fuerza Armada obtenido por García Plaza recientemente, por ejemplo, muestra la utilización de las controversiales unidades que participan en la Operación de Liberación del Pueblo (OLP) contra los manifestantes de la oposición.

Ese programa ha sido denunciado como una serie de operaciones de exterminio contra integrantes de bandas delictivas.

Esas unidades han sido incluidas como parte del Plan República, operación en la que las Fuerzas Armadas toman control de la logística en el día de las elecciones.

La inclusión de las OLP en el Plan República y la posibilidad que sus integrantes sean lanzados a actuar contra dirigentes de la oposición es una situación muy alarmante, dijo el oficial.

Otro de los elementos de alarma es la vigencia del denominado ejercicio cívico-militar “Soberanía”, que en realidad se trata de una nueva versión del Plan Zamora, un temido plan militar que contempla el uso de soldados para contener con las armas alguna situación de gran agitación.

Y más preocupante aún es el riesgo que implica para la sociedad civil la anunciada aprobación de la Ley de Odio.

“Esa ley dice que toda persona que disienta y manifieste contra el régimen está cometiendo un crimen de odio”, advirtió el general.

 

Comments are closed.

A %d blogueros les gusta esto: