elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

15 píldoras sobre la consulta popular por Thaelman Urgelles – 17 de Julio 2017

 

Unknown.jpeg

1. La jornada cumplida por el pueblo venezolano este 16 de julio introduce un cambio irreversible en la lucha de los venezolanos por su democracia y su libertad.
2. Haga lo que haga la dictadura después de hoy, no podrá detener su creciente deslizamiento hacia la salida del poder. El fin del dominio abusivo de Maduro y su pandilla en Venezuela será cosa de días.
3. No existe aún una respuesta específica sobre el modo cómo habrá de ocurrir el abandono del poder de la narcocúpula, pero tal imprecisión no es algo inusual. Todos los regímenes de este corte que se derrumban producen en las vísperas esa incertidumbre de cómo ocurrirá. Lo sabremos en poco tiempo.
4. Por lo pronto, se puede concluir que la dictadura posee aún una delgada ruta para salir del poder con un mínimo resto de dignidad, así como conservar perspectivas de que los sectores no corrompidos del llamado chavismo sobrevivan como una opción política minoritaria. Esto es, que regresen al 5 o 7% histórico del que nunca debió salir esa fracasada posición ideológica.
5. Esa ruta estaría marcada por la aceptación de la abrumadora voluntad ciudadana de hoy, mediante el retiro incondicional de la propuesta de fraude constituyente, junto a un cronograma de entrega de la conducción del Estado a la Asamblea Nacional, único poder legítimo a estas alturas, junto al fragmento del poder ciudadano representado por la Fiscalía General.
6. Es muy probable que la cúpula dictatorial no logre establecer en su seno el acuerdo necesario para adoptar la razonable conducta que he referido. En tal caso continuarán estirando una cuerda que ya no soporta mucho más, alargando inútilmente su agonía, con el consiguiente saldo sangriento para nuestra valiente población, pero también con más duras consecuencias para ellos, de cara a la justicia nacional e internacional.
7. En el campo democrático, lo ocurrido este domingo marca el cierre definitivo de un debate que había quedado resuelto desde 2015, pero que algunos insensatos mantienen artificialmente vivo, únicamente en las redes sociales. Me refiero a la validez ya irrebatible de la ruta democrática, pacífica, constitucional y electoral para derrotar a un régimen de corte autoritario que se fue deslizando progresivamente a la abierta dictadura que es hoy.
8. El persistente estribillo “dictadura no sale con votos” ha quedado demoledoramente sepultado. Porque los votos emitidos hoy, así como los que lo precedieron en la construcción de esta mayoría aplastante, son los que habrán sacado a Nicolás Maduro.
9. Igualmente, quedó claramente demostrada la falsedad de las ilusiones (por algunos alimentadas) de que la solución de nuestra desgracia iba a provenir de los cuarteles. Lo demostraron los ciudadanos con sus votos, por si ya no lo habían hecho los propios militares con su vergonzosa evasión del deber constitucional de proteger a la población civil en vez de asesinarla, y de garantizar la vigencia de la Constitución reiteradamente violada por la dictadura y sus acólitos.
10. Cualquiera que sea en los próximos días la conducta de los militares, y su propia incidencia en la solución de esta desgracia, su papel quedará reducido a una lamentable condición subalterna. La victoria democrática será enteramente civil y ciudadana, un hecho afortunado para nuestros hijos y nietos, que podrán crecer en una República con R mayúsculas, sin la amenaza que representa un sector que tiene armas en su poder, mientras es incapaz de sintonizar con elementales principios de lo que es una Nación y una República, en una sociedad libre. Habrá que acometer la tarea de rehacer, muy reducidas, a esas fuerzas militares, aunque es válida la tentación de seguir el ejemplo tomado por Costa Rica hace 68 años.
11. Resulta una conmovedora enseñanza de la vida, que haya sido con el voto que los venezolanos dieran la paletada de tierra final a la calamitosa aventura chavista. Fue, por supuesto, necesaria la determinada acción ciudadana en las calles, también pacífica, enfrentando con extraordinario valor la represión criminal. Pero que haya sido un acto electoral el que coronó esta larga lucha representa casi una moraleja de relato fantástico, en tanto retrata la maravillosa condición pacífica y convivente de los venezolanos, en íntima conjunción con una dirección política respetada y acatada por abrumadora mayoría.
12. Y es este otro de los hechos ratificados por los venezolanos con un soberbio mazazo electoral: la MUD, al unísono con nuestra Asamblea Nacional, constituye la indiscutible e indisputada dirección política de la lucha democrática de los venezolanos. El acierto con el que tomó sus decisiones en todos estos años, el coraje y la humildad con que corrigió sus errores y la paciencia con la que convivió con el tenaz azote de agresivos atacantes del propio campo opositor, lucen enormes en la hora del triunfo clamoroso de su estrategia, su táctica y sus operaciones.
13. Al reconocer este liderazgo, para nada desdeño el papel fundamental jugado por nuestros heroicos jóvenes y estudiantes –auténtica vanguardia de la lucha en las calles de toda Venezuela-, de las organizaciones e instituciones de la sociedad civil y los derechos humanos, de todo el pueblo venezolano en general. Lo que digo está referido al papel dirigente de la MUD y de nuestros diputados, que a partir de hoy sólo seguirá siendo cuestionado por los necios irreductibles, o por aquellos que, ya únicamente en sus descocadas fantasías, aspiran a descalificarla para desplazarla de su histórico rol.
14. Por supuesto que ese liderazgo adquiere hoy una responsabilidad mucho mayor, a la que tiene que honrar sin dudas ni dilaciones. Porque el mandato recibido de los ciudadanos comporta que tome decisiones, esta misma semana, dirigidas a remover del poder a la narco-cúpula cívico-militar y a todo el ilegítimo entorno institucional edificado en estos últimos años. De no hacerlo, produciría una decepción devastadora sobre la población.
15. Felicitémonos los venezolanos de formar parte de este amado lugar del mundo, de esta espléndida comunidad capaz de producir los hechos más maravillosos con toda naturalidad y alegría. Cuando hoy somos objeto de la admiración de la humanidad, sus protagonistas lo asumimos con la mayor humildad, como si desde siempre formara parte de nuestro ser.

Comments are closed.

A %d blogueros les gusta esto: