elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Ética canalla por Aymara Lorenzo – Notiminuto – 18 de Junio 2017

Lo visto hasta ahora demuestra que no es ausencia de ética lo que rige la actuación de militares y policías en la represión.

aymara.jpgCinco letras conforman la palabra ética de la que hay algunos venezolanos que desconocen su significado por lo que hemos visto como testigos de los dos meses y medio en los que el gobierno ha hecho gala de su mejor esfuerzo por reprimir a quienes protestan en su contra. Si nos remitimos al Diccionario de la Lengua Española este precisa que ética es: “Conjunto de normas morales que rigen la conducta de la persona en cualquier ámbito de la vida”.

Si este significado, paradigma en la vida de casi todos —que no todos— los seres humanos lo contextualizamos en el entorno militar, el de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana pudiéramos suponer que es un asunto medular en la formación de los oficiales, de la tropa profesional y alistada. Se trataría entonces del conjunto de normas y valores que guiarían el comportamiento de los efectivos militares, aquellos que tienen la responsabilidad de resguardar la integridad física de los ciudadanos y defender la soberanía de ese Estado.

Ahora bien, causar destrozos a la propiedad privada, destruir ascensores de los edificios, identificados como “los verdes” en El Paraíso, apuntar a los vecinos con armas, como lo hicieron efectivos militares esta semana, ingresar de forma ilegal en las viviendas, acabar con televisores, lavadoras, hurtar componentes de los vehículos, disparar sin ningún tipo de prurito contra una perro, mascota de una de las residentes del lugar, definitivamente no es una conducta apegada a la ética militar. No. La ética con la cual han procedido tanto los efectivos militares como los policiales, bajo la orden del poder ejecutivo con el argumento de “restablecer el orden” ante las protestas que iniciaron en marzo, es una ética canalla.

No es otra sino canalla por ser despreciable y de malos procederes, por cuanto está alejada de lo que debe ser la función y el rol que tienen que cumplir militares y policías en sociedad. Y es precisamente con esta ética canalla con la que insisten en defender la bandera de la paz. Con la que sin ninguna duda avanzan en su propósito de instalar una Asamblea Nacional Constituyente como mecanismo para borrar el Estado tal como está concebido, y garantizarse así su permanencia en el poder pasando por encima, una vez más como han venido haciendo hasta ahora, de la voluntad general.

Los episodios registrados a diario durante la represión a quienes manifiestan en contra del gobierno, o como el mismo hecho que desde el Tribunal Supremo de Justicia haya declarado la constitucionalidad de las bases comiciales para activar la Constituyente, tal y como está planteada, son formas indiscutibles de violencia. Y esta es inversamente proporcional a la capacidad de ejercicio del poder que tiene en este momento el gobierno de Maduro.

 

 

 

Comments are closed.

A %d blogueros les gusta esto: