elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

El técnico de la selección sub-20 de Venezuela envía un mensaje a Maduro: “Paremos las armas” por Alfredo Meza – El País – 9 de Junio 2017

1496964360_175835_1496967050_noticia_normal_recorte1.jpgEl equipo dirigido por Rafael Dudamel jugará la final del mundial de esta categoría frente a Inglaterra

Ha sido un hito histórico para el precario fútbol de Venezuela. La selección masculina de jugadores menores de 20 años ha conseguido el boleto a la final del campeonato mundial de la categoría, que se celebra en Corea del Sur, después de ganarle a Uruguay en la tanda de penaltis. El director técnico, Rafael Dudamel, no ha podido desmarcar la gesta deportiva de la situación política de Venezuela, donde el Gobierno reprime con saña las manifestaciones opositoras desde hace dos meses y medio. El entrenador le ha mandado un mensaje al presidente Nicolás Maduro en la entrevista posterior al partido: “Presidente, paremos ya las armas”.

La dimensión del logro no se compadece con un fútbol casi primitivo, con inversiones de dudosa procedencia, y con clubes poco competitivos en los torneos internacionales -Copa Libertadores y Copa Sudamericana-, pero, para un país semiparalizado, ha caído como la mejor noticia después de varias semanas de intensas refriegas. Fue, sin embargo, una alegría a medias la de los venezolanos. Apenas 12 horas antes del compromiso de Venezuela con Uruguay fallecía Neomar Lander, de 17 años, en circunstancias que aún no están claras. También un joven de 17, Samuel Sosa, anotó en el tiempo añadido el tanto que llevó al alargue y a la posterior definición desde el punto penal.

Conocido por su franqueza, su carácter explosivo y un liderazgo a veces incómodo, Dudamel no perdió la ocasión para establecer las comparaciones: “Hoy la alegría nos la ha dado un chico de 17 años (por Samuel Sosa), y ayer murió uno de 17 años (por Neomar Lander). Presidente, paremos ya las armas. Que esos chicos que salen a la calle quieren una Venezuela mejor, que ría y que disfrute de la vida en territorio venezolano, como lo quieren los muchachos de la Vinotinto”.

El régimen ha preferido pasar de largo del comentario para intentar sacar rédito político del logro. Maduro ha tuiteado: “Nuestros muchachos de la Vinotinto sub-20 son el orgullo de una patria digna, forjadora de grandes victorias”. Como ya es costumbre en la era chavista, los grandes logros del deporte venezolano se intentan asociar con la propaganda del Gobierno, que intenta imponer la idea de que, a diferencia del pasado, ahora sí se invierte en los atletas.

Es la primera vez que Venezuela llega a la última instancia de la fase final de un mundial. Dudamel ha logrado convocar a los jugadores más talentosos de la categoría y aislarlos de un entorno hostil para potenciar sus cualidades. Bastante conocida es la historia de Adalberto Peñaranda, el jugador con más solera dentro del equipo, que estuvo a punto de perder su carrera cuando en 2015, antes de darse a conocer en el Granada, recibió un tiro en la pierna en una riña callejera. Pero también está el relato del arquero Wuilker Fariñez (Caracas FC), quien logró separarse, gracias a un campamento deportivo organizado por Empresas Polar -que lo llevó a entrenarse en las categorías menores del Real Madrid- y a la férrea crianza de su padre, de las malas compañías del barrio del oeste de Caracas donde nació. O la de Yeferson Soteldo (Huachipato, Chile) que le declaró al diario El Mercurio de ese país que si no fuera por el fútbol tal vez estaría muerto.

Todos ellos, junto al mediocampista Yangel Herrera, que juega en el Manchester City, intentarán el domingo darle a Venezuela su primer título mundial en el fútbol. El rival será Inglaterra, que venció a Italia 3 – 1.

 

Comments are closed.

A %d blogueros les gusta esto: