elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

La nueva independencia por Eduardo Colmenares F. – Mayo 2017

Siempre se sospechó que la llegada de Chávez al gobierno, traía consigo un caballo de Troya dentro del cual venía escondido la entrega del país a organizaciones de la izquierda radical, encabezadas por la Cuba de los Castro. Era una invasión ideológica solapada para llevarnos al fracasado modelo marxista, mediante el cual se nos conduciría a la “felicidad” alcanzada por Cuba, bajo la mano de los hermanos Castro. Esta idea fue la guía que serviría de rumbo a los periplos de Chávez en sus años de gobierno acompañados por los residuos tóxicos de la izquierda nostálgica, quienes deambulaban en Venezuela, tanto en la sociedad civil como militar, en el despertar del 2000, convencidos que “por fin ese engendro militar de mente privilegiada les haría realidad las sueños que con tanto ahínco seguían desde su juventud. A este movimiento, envuelto en un llamativo paquete de Socialismo del Siglo XXI, se le sumaron los componentes de la izquierda latinoamericana del llamado Foro de Sao Paolo, también penetrado por Fidel desde Cuba. Venezuela resultaba clave en esa ecuación de dominación por sus considerables recursos naturales los cuales les serviría para financiar sus ideas marxistas por toda Latinoamérica. Surgen entonces otros gobiernos de izquierda como el de Brasil con Lula a la cabeza, el de los Kirchner en Argentina, Ortega en Nicaragua, Morales en Bolivia, Correa desde Ecuador y lo que es muy lamentable, las FARC desde Colombia, quienes se unen a esa “alianza”, manejada desde Cuba, para asaltar el poder en Venezuela y saquear los inmensos recursos provenientes de la renta petrolera.

Los venezolanos de la oposición siempre creían en una penetración cubana en los asuntos internos del país que era bien disimulada por Chávez mediante su personalidad histriónica, escudada en la imagen del Libertador, para desde ahí pregonar que él era el heredero de las ideas bolivarianas, al proclamar, en el bicentenario de la independencia, la segunda independencia de la “patria nueva”, vendida como una panacea, bajo el nombre de “Socialismo del Siglo XXI”. Al enfermar Chávez se empieza a debelar la gran dependencia que su gobierno mantiene con el régimen castrista cuando antes de morir, regresa a Venezuela desde Cuba para declarar a Maduro como su sucesor. ¿Y quién es Maduro? Un ser extraño sin constancia de ser natural del país, devenido a la política dentro del propio chavismo, sin ninguna formación académica, chofer de profesión y cuya única formación proviene de un curso básico de comunismo, cuando joven en Cuba. En otras palabras, le realizaron un lavado de cerebro total como “comisario” del partido comunista de Cuba, a las órdenes de los Castro. No cabria ninguna duda que fueron los Castro los que sugirieron o recomendaron, a Maduro, fácilmente manipulable por ellos, lo que equivale a reconocer que, en Venezuela, el poder del Estado está infiltrado y usurpado por una potencia extranjera. Maduro por su lado, además de ser prisionero de los Castro, esta rodeados de aquellos quienes han tomado al narcotráfico como un negocio, incluyendo su propia familia y poseen expedientes de narcotraficantes, solicitados desde los EEUU. Maduro solo obedece ordenes de Raúl Castro, y primero muere que renunciar, si así lo decide Raúl, quien es el verdadero caudillo detrás del poder en nuestro país y quien posee la última palabra sobre las decisiones del chavismo.

Expuesto lo anterior, leo con interés las valientes declaraciones de la semana pasada atribuidas a la Rectora de la UCV, Dra. Cecilia García Arocha, según las cuales nuestra patria está siendo colonizada por Cuba con la aceptación de una camarilla cívico-militar de lacayos de la dictadura cubana y añade que estamos en GUERRA contra Cuba. Así como nos enfrentamos al imperio español en la guerra de la independencia, debemos pelear por nuestra  segunda independencia de la dictadura cubana, quienes nos colonizan por igual. En el fondo somos nosotros los ciudadanos de la sociedad civil, con jóvenes estudiantes y líderes políticos valientes al frente, los que hemos asumido la responsabilidad de dar la lucha, por cuanto la sociedad militar, que juró defender nuestra soberanía, no ha estado a la altura de las circunstancias y han volteado sus armas para agredir al pueblo y defender a unos delincuentes. Qué triste…hasta allí llego la maléfica influencia de la aventura chavista, lavando el celebro de muchos oficiales y tropas con mentes de pollo, bajo el lema: “Patria, Socialismo o Muerte”, dándoles cabida a altos oficiales en de negocios propios del mundo civil para corromperlos y por último infiltrándolos con los espías del G-2 cubano. Parece que acabaron con el ejército de libertadores que tanto nos orgullecía para convertirlos en ejército de traidores y asesinos. encabezadas por un ministro arrodillado a Cuba y quien cínicamente declara “Protestas están en la línea de subversión e insurrección ARMADA”. Entérese Padrino López, las protestas son pacíficas y sin armas y sí son subversivas e insurreccionales porque Maduro y su combo violan constantemente la constitución y se nos usurpó arbitrariamente una salida electoral, como fue el revocatorio. Las armas las tiene Uds. y sus paramilitares terroristas, pero recuerde, acabado el socialismo y la “patria cubana”, lo único que les quedaría seria la muerte. Nosotros contamos con un “arma” que es la mayoría del pueblo en resistencia, apegados al derecho que nos da el Art 350 y con muchas razones de la que Uds. carecen: principios y valores, tiempo, paciencia y el apoyo irrestricto de la comunidad internacional.

Acorralado por el pueblo con una aprobación a su gestión de gobierno que apenas sobrepasa el 10%, Maduro toma la iniciativa de convocar una asamblea constituyente bufa sin que la apruebe el pueblo en un referéndum para otorgarle el carácter originario, tal como establece el Art 347 de la Constitución. Otra flagrante violación constitucional que pone más razones y presiones a las protestas de calle en todo el país. Sus intenciones son claras, ganar tiempo, desviar la atención de las protestas y aprovechar para imponer, si lo dejamos, una asamblea realmente “prostituyente”, solo de chavistas y sin el carácter “originario”. ¡CIUIDADO! Una constituyente requiere de al menos tres elecciones y de 6 a 8 meses para concretarla. Un fraude más en esta cadena de insensateces. El ambiente político no está, en este momento, para debatir una constituyente como debe ser. Ya la sociedad civil, con una cultura democrática marcada por casi 4 generaciones y con el respaldo del 77% del pueblo decidió: SALIR DEL GOBIERNO DE MADURO a costa de cualquier sacrificio. Dado el deterioro de la calidad de vida del venezolano, la incapacidad del régimen para rectificar, o dialogar, no existe otra opción, sino la activación de la calle en resistencia civil, guiada inteligentemente desde la MUD para que Maduro salga por las buenas o por las malas. Los regímenes comunistas salen de implosiones dentro de sus propias filas, presionados por el descontento general. Así ocurrió en la URSS, así cayó el muro de Berlín y así triunfaron los sindicalistas polacos.

¡VIVAN MUESTROS HEROES CAIDOS EN BATALLA Y ABAJO CUBA Y SUS SECUACES!

 

Comments are closed.

A %d blogueros les gusta esto: