elecciones7Oenbilbao

Punto de encuentro de Venezolanos votantes en Bilbao

Trasplante de pene en China por Claudio Nazoa – El Nacional -15 de Noviembre 2018

Claudio Nazoa
Un equipo de cirujanos en China le trasplantó el pene de un cadáver de 22 años a un hombre de 44, o sea, un pene con 22 años menos de uso. El receptor, debido a un accidente, perdió las 3 cuartas partes de su miembro original y solo le quedó un toconcito de 4 centímetros.

Si para un hombre normal a veces es complicado sacarlo del pantalón para hacer pipí, imaginemos las dificultades que tuvieron los médicos para reubicar con éxito un pene de un cuerpo a otro.

En Internet, hasta la foto del pipí donado encontré. ¡No es que era una cosooota asíííí! No. Era un bichito amarillo de unos 12 centímetros dormido. 4 del toconcito y 12 del donante. ¡16 centímetros dormido! Nada despreciable. Ya quisiera yo pa’ un día de fiesta.

Recreemos una situación.

Nuestro hombre llega tarde a casa con su pipí ajeno:

—¡Toooconcito Albelto! (así se llama el chino) ¿Dónde estabas? Seguro que andabas con tus amigotes comiendo lumpia y arroz frito especial.

Él, orgulloso y asustado, abre la bragueta del pantalón y le dice a su cuaima:

—Mamao (así se llama la china). No lo vas a creer. Mira…

—¡Toooconcitooo!, ¿por qué andas con el pipí de Yosilolegalo?

—¡Mamao!, ¿cómo sabes que de aquí para allá es de Yosilolegalo?

El matrimonio se convirtió en un infierno. Cuando Toooconcito hacía el amor con su esposa, doce centímetros eran cachos de Yosilolegalo. Me imagino la conversación poscoito:

—Toooconcito, nunca me habías hecho el amor así. Sentí algo… totalmente diferente –diría ella.

—¿O sea que te gustó, Mamao? –comentaría celoso– ¿Qué parte te gustó más?

Estoy escribiéndoles a estos médicos chinos para saber qué hicieron con el pedacito que sobró. Ojalá lo hayan metido en hielo, alcohol o algo así, porque puedo jurar que si me lo ponen, ni mis mujeres ni yo lo devolveremos. Hablé con el urólogo venezolano Dr. Humberto Berríos, experto en trasplantes, y con el cirujano estético Dr. Juan Manuel Fuentes para que, en caso de no poder ir a China, me hagan la difícil operación.

El guiso de los médicos cubanos – Editorial El Nacional -15 de Noviembre 2018

No había que dejar pasar mucho tiempo para que la situación de los médicos cubanos en Brasil hiciera crisis y llegara al rompimiento, luego de la elección que llevó a la presidencia de la república al candidato Jair Bolsonaro, ex oficial del Ejército y veterano diputado reelecto en varias ocasiones.

El programa de exportación de médicos desde Cuba, inventado por el propio Fidel Castro luego de darse cuenta de la sobreproducción de galenos en la isla, fue precedido siempre de una intensa campaña de propaganda para proyectarla internacionalmente como una misión romántica y humanitaria dirigida a prestar atención a los desheredados del planeta, es decir, aquellos países denominados, con cierto dejo de cinismo, subdesarrollados.

Pero siendo Cuba por sí misma una isla empobrecida y hambrienta, aunque bien educada y formada según el propio comandante Fidel, no podía cargar con esa misión tan peligrosa y, peor aún, costosa en grado sumo. De manera que bajo el manto de la ayuda humanitaria cubana iban escondidos intereses políticos y económicos. Los primeros ya lo hemos padecido y seguimos padeciendo en Venezuela con el errático régimen del heredero Maduro, luego de la muerte del galáctico comandante Chávez.

En cuanto a los intereses económicos y luego del fracaso continental de la revolución bolivariana, han salido a la luz muchísimas evidencias de alta precisión en las cuales queda patéticamente demostrado el gran negocio que se escondía detrás de la gran farsa de la ayuda de Cuba “para los países hermanos de América Latina”.

Poco a poco se ha ido reconstruyendo este macabro plan de enviar a jóvenes profesionales cubanos a practicar en el exterior su profesión de médico mediante contratos leoninos que ya quisieran los esclavistas de siglos atrás haber puesto en práctica.

Si bien es cierto que se les pagaba y se les paga en dólares (no en bolívares ni en petros) pero con una “pequeña diferencia” que consiste en que el profesional cubano no cobra sino una fracción reducida de su sueldo y, por supuesto, el resto va directo a los bolsillos de los mandamases del Partido Comunista cubano. Un negocio más que redondo.

Como lo señalan las informaciones de las agencias internacionales de noticias, estos servicios médicos “representan actualmente la principal fuente de ingresos de Cuba con unos 11.000 millones de dólares anuales”, superiores de lejos de los que produce el turismo internacional en la isla, con jineteras y jineteros incluidos.

Conocidas estas cifras no queda más que estallar de ira por la gran mentira que no solo los gobiernos de Brasil o Venezuela nos han hecho tragar, sino por el cinismo que exhibe Cuba proclamando su “ayuda humanitaria y desinteresada” hacia los sectores más pobres de la población.

Ahora el presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, les ha anunciado a los jefes cubanos que cesa el Programa Más Médicos y que además deberán cumplir con “la aplicación de un test de capacidad, el pago directo del salario integral a los profesionales cubanos –la mayor parte del cual se destina actualmente a la dictadura cubana– y a la libertad para que traigan a sus familias”. Desde luego que Cuba no aceptó. Ni pendejos que fueran.

 

Como ZTE ayuda a Venezuela a implementar un control social al estilo chino por Angus Berwick – Reuters – 14 de Noviembre 2018

Críticos dicen que China exporta herramientas que ayudan a los gobiernos a monitorizar a los ciudadanos. El presidente venezolano Nicolás Maduro se reunió recientemente con el presidente chino Xi Jinping en Pekín.

El gigante chino de telecomunicaciones ZTE está ayudando a Venezuela a construir un sistema que supervise el comportamiento de los ciudadanos a través de una nueva tarjeta de identificación. El “carnet de la patria”, que ya está siendo usado por el Gobierno para rastrear votos, preocupa a algunos.

En abril de 2008, el entonces presidente venezolano Hugo Chávez envió a funcionarios del Ministerio de Justicia a visitar a sus homólogos en el centro de tecnología chino de Shenzhen.

La misión era conocer el funcionamiento del programa nacional de documentos de identidad de China, según dijo un miembro de la delegación venezolana. Pero una vez en Shenzhen, los venezolanos se dieron cuenta de que una tarjeta podía hacer mucho más que solo identificar al dueño del documento.

“Lo que vimos en China cambió todo”, dijo el asesor técnico Anthony Daquin, miembro de aquella delegación venezolana. Su asombro inicial, dijo, se volvió gradualmente en temor de que un sistema así pudiera llevar a cometer abusos contra la privacidad de las personas en Venezuela. “Ellos buscaban tener el control de los ciudadanos”, agregó.

Al año siguiente, cuando Daquin confesó sus preocupaciones a funcionarios venezolanos, fue detenido y extorsionado por agentes de inteligencia, dijo el asesor a Reuters. Le rompieron varios dientes al golpearlo con una pistola y lo acusaron de “traidor”, aseguró Daquin, quien dijo que por eso huyó del país.

Portavoces del gobierno venezolano no hicieron comentarios sobre la versión de Daquin.

El proyecto languideció, pero casi 10 años después de aquel viaje a Shenzhen, Venezuela lanzó una nueva tarjeta de identificación inteligente conocida como “carnet de la patria”.

La tarjeta transmite datos de sus titulares a servidores de computadoras. El carnet está cada vez más vinculado a la entrega de alimentos subsidiados, salud y otros programas sociales del gobierno, de los que depende la mayoría de los venezolanos para sobrevivir.

Y ZTE, cuyo papel en el proyecto de la patria se detalla aquí por primera vez, está en el corazón del programa.

Como parte de un esfuerzo oficial de 70 millones de dólares para reforzar la “seguridad nacional”, Venezuela contrató el año pasado a ZTE para armar una base de datos con los carnets y crear un sistema de pago móvil para usar con la tarjeta, según contratos revisados ​​por Reuters.

Un equipo de empleados de ZTE ahora funciona dentro de una unidad especial de CANTV, la compañía estatal de telecomunicaciones de Venezuela que administra la base de datos, según dijeron cuatro empleados actuales y anteriores de CANTV.

El carnet de la patria genera preocupación entre algunos ciudadanos y grupos de derechos humanos que creen que es una herramienta para que el gobierno del presidente Nicolás Maduro monitorice a la población y reparta los escasos recursos entre sus leales.

“Es un chantaje”, dijo Héctor Navarro, uno de los fundadores del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela y exministro de Chávez, sobre el programa del carnet de la patria. “Los venezolanos que tienen el carnet de la patria tienen más derechos que los que no lo tienen”, agregó.

En una entrevista telefónica, Su Qingfeng, el jefe de la unidad de Venezuela de ZTE, confirmó que la empresa vendió a Caracas los servidores para la base de datos y que está desarrollando la aplicación de pago móvil.

La compañía, dijo Su, no violó las leyes chinas o locales y no tiene ningún papel en la forma en que Venezuela recopila o utiliza los datos de los titulares de tarjetas.

“No apoyamos al gobierno”, dijo. “Solo estamos desarrollando nuestro mercado”.

Un derrumbe de la economía en Venezuela está provocando  hiperinflación, escasez generalizada de alimentos y medicamentos y un éxodo creciente de ciudadanos desesperados. El presidente Maduro, el sucesor de Chávez, ha sido sancionado por Estados Unidos y es criticado por gobiernos desde Francia a Canadá por ser cada vez más autocrático.

Pero Maduro tiene un aliado. La tarjeta también muestra cómo China, a través de empresas vinculadas con el estado como ZTE, exporta conocimientos tecnológicos que pueden ayudar a los gobiernos de ideas afines a rastrear, recompensar y castigar a los ciudadanos.

La base de datos, según empleados del sistema de tarjetas y capturas de pantalla de datos de usuarios revisados ​​por Reuters, almacena detalles como cumpleaños, información familiar, empleo e ingresos, inmuebles propios, historial médico, beneficios estatales recibidos, presencia en las redes sociales, membresía de un partido político y si una persona votó.

La divulgación por parte del gobierno de la participación de ZTE se ha limitado hasta ahora a una referencia pasajera en un comunicado de prensa de febrero de 2017 que le da crédito a la compañía por ayudar a “fortalecer” la base de datos.

El gobierno de Venezuela no respondió a las solicitudes de comentarios para este artículo. Nadia Pérez, portavoz de CANTV, la firma estatal de telecomunicaciones, declinó hacer comentarios y Manuel Fernández, el presidente de la compañía, no respondió a correos electrónicos ni a mensajes de texto de Reuters. El Ministerio de Justicia de China y su embajada en Caracas no respondieron a los pedidos de comentarios.

Aunque ZTE cotiza en bolsa, su principal accionista es una empresa estatal china y el gobierno es un cliente clave.

ZTE se ha enfrentado a Washington en el pasado por tener tratos con gobiernos vistos como autoritarios.

La compañía pagó este año 1.000 millones de dólares para llegar a un acuerdo con el Departamento de Comercio de Estados Unidos, en una de las varias multas que la empresa recibió tras enviar equipos de telecomunicaciones a Irán y Corea del Norte, violando las sanciones de Washington y leyes de exportación.

La acción del Departamento de Comercio fue desencadenada por un informe de 2012 de Reuters indicando que ZTE vendió a Irán un sistema de vigilancia, que incluía componentes de Estados Unidos, para espiar las telecomunicaciones de sus ciudadanos.

Expertos legales en Estados Unidos dijeron que no está claro si ZTE y otras compañías que proveen el sistema del carnet de la patria violan sanciones impuestas por Washington a altos dirigentes venezolanos al dar herramientas que los críticos creen que refuerzan la permanencia del gobierno en el poder.

Fernández, el presidente de CANTV, es uno de los sancionados debido a la censura que la empresa aplica al internet en Venezuela, según un comunicado del Departamento del Tesoro. Pero las prohibiciones hasta ahora buscan primordialmente frustrar los negocios con Maduro y otros altos funcionarios, no el comercio habitual en Venezuela.

Aún así, los legisladores estadounidenses y otros críticos del gobierno de Maduro están preocupados por el papel de ZTE en Venezuela. “China está en el negocio de exportar su autoritarismo”, dijo a Reuters el senador estadounidense Marco Rubio, en un correo electrónico.

“La creciente dependencia del régimen de Maduro en ZTE en Venezuela es solo el último ejemplo de la amenaza que las empresas chinas dirigidas por el Estado representan para los intereses de seguridad nacional de Estados Unidos”, agregó.

Para entender cómo funciona el carnet de la patria y cómo nació, Reuters revisó contratos confidenciales y documentos internos del gobierno relacionados con su desarrollo. También entrevistó a docenas de empleados actuales y anteriores de ZTE, del gobierno venezolano y de CANTV, o la Compañía Anónima Nacional Teléfonos de Venezuela, como se conoce formalmente a la empresa.

Los entrevistados confirmaron los detalles del proyecto y los orígenes del plan que narró Daquin.

“UN INTENTO DE CONTROLARME”

A lo largo del año pasado, Maduro instó a los ciudadanos a inscribirse y sacar la nueva tarjeta, y dijo que es esencial “construir un nuevo poder popular en Venezuela”. Unos 18 millones de personas -más de la mitad de la población- ya lo han hecho, según cifras del gobierno.

“Con este carnet vamos a hacer todo de ahora en adelante”, dijo Maduro por la televisión estatal en diciembre pasado.

Para alentar su adopción, el gobierno ha dado premios en efectivo a los titulares de los carnet por desempeñar tareas cívicas, como reunir a los votantes.

También ha otorgado pagos únicos, como a las mamás inscritas en el sistema, a quienes dio un bono por el Día de la Madre de aproximadamente dos dólares. El pago, en mayo pasado, era equivalente a casi un salario mínimo mensual, que alcanza para comprar un cartón de huevos al ritmo actual de la inflación.

Maduro además está tomando medidas para forzar la adopción de la tarjeta.

El gobierno ahora dice que los venezolanos necesitan el carnet para recibir beneficios que incluyen medicamentos, pensiones, canastas de alimentos y combustible subsidiado.

En agosto, los jubilados protestaron frente a las oficinas principales del instituto nacional de seguridad social y se quejaron de que la regla de exigir el carnet de la patria para cobrar su dinero limitaba el acceso a pensiones ganadas con esfuerzo.

Benito Urrea, un diabético de 76 años, dijo a Reuters que una médica estatal le negó recientemente una receta de insulina y lo acusó de ser miembro de la “derecha” porque no se había inscrito en el sistema del carnet. Como muchos venezolanos, sobre todo aquellos que se oponen al gobierno de Maduro, Urrea ve la tarjeta con sospecha.

“Lo sentí como un intento de persuadirme, comprarme, por mis necesidades”, dijo Urrea en su departamento de Caracas.

Reuters no pudo ponerse en contacto con la doctora.

Con los servidores comprados a ZTE, el gobierno está creando una base de datos que algunos ciudadanos temen esté identificando a quienes apoyan al gobierno y a los que no lo hacen.

Parte de la información, como los datos de salud, se recopila al usar el carnet. Otros datos se obtienen al inscribirse.

Los titulares de tarjetas y los grupos locales de derechos humanos dijeron a Reuters que los administradores hacen preguntas sobre ingresos, actividades políticas y perfiles de redes sociales antes de emitir el carnet.

Los funcionarios públicos se enfrentan a una presión especial para inscribirse, de acuerdo con más de una docena de trabajadores estatales.

Al escanear sus tarjetas durante la elección presidencial en mayo pasado, los jefes les dijeron a los empleados de varias oficinas gubernamentales que les enviaran fotos de ellos en las urnas, aseguraron.

Un documento del Ministerio de Justicia revisado por Reuters mostraba una lista de empleados estatales que no votaron.

Después de que Chávez asumió la presidencia en 1999, buscó empoderar a los venezolanos “invisibles” que no podían acceder a los servicios básicos.

En los años siguientes, más ciudadanos recibieron documentación, pero los carnets eran frágiles y fáciles de falsificar, según un informe del Ministerio de Justicia de 2007.

El informe, revisado por Reuters, recomendó una nueva tarjeta habilitada para usar un microchip que sería más difícil de falsificar, pero no se avanzó en ese esfuerzo.

Ese diciembre, luego de casi una década de gran popularidad, Chávez sufrió su primera derrota electoral, perdiendo un referéndum para eliminar los límites al período de gobierno.

Poco después, los precios del petróleo se desplomaron,  golpeando a la economía casi monoproductora.

Chávez se esforzó para apaciguar su base de clase trabajadora, incluyendo a muchos que aún carecían de esos documentos de identidad. Y envió a China a Daquin, el principal asesor de seguridad de la información de su Ministerio de Justicia.

La tecnología que Daquin y sus colegas conocieron en Shenzhen fue la base de lo que se convertiría en el “Sistema de Crédito Social” de China.

El sistema, en constante evolución y parte del cual usa “tarjetas inteligentes de ciudadanos” desarrolladas por ZTE, califica a las personas según su comportamiento, incluida su solvencia financiera y la actividad política.

El buen comportamiento puede hacer que los ciudadanos  obtengan descuentos en servicios públicos o préstamos. Las “malas notas” pueden llevar a que se les prohíba usar el transporte público o que sus hijos no puedan ingresar a las mejores escuelas.

Los ejecutivos de ZTE mostraron las tarjetas inteligentes venezolanas a las que se integró una identificación por radiofrecuencia o RFID, una tecnología que permite a través de ondas de radio rastrear la ubicación y datos.

Otras tarjetas utilizan los llamados códigos de respuesta rápida, o QR, códigos de barras matriciales que se usan comúnmente para almacenar y procesar información.

Después del viaje, Venezuela volteó la mirada a Cuba, su más cercano aliado político, y le pidió ayuda para crear su propia versión de tarjetas RFID.

“El nuevo objetivo era Big Data”, dijo Daquin.

En junio de 2008, Venezuela acordó pagarle a una empresa estatal cubana 172 millones de dólares para desarrollar seis millones de tarjetas, según una copia del contrato.

Los funcionarios del gobierno cubano no respondieron a las preguntas sobre el acuerdo.

Para el año 2009, Daquin comenzó a inquietarse por el potencial que tenía el programa del carnet para cometer abusos en la privacidad de los ciudadanos. Y expresó sus preocupaciones ante funcionarios como Vladimir Padrino, un general de la época que ahora es ministro de Defensa de Venezuela.

El Ministerio de Defensa no respondió a las llamadas telefónicas, correos electrónicos ni a una carta presentada por Reuters para hacer comentarios.

En la mañana del 12 de noviembre del 2009, en su panadería habitual de Caracas, seis oficiales armados con uniformes de la agencia nacional de inteligencia esperaban a Daquin, según contó a Reuters.

Le mostraron fotos de su hija y lo obligaron a conducir hacia el este, hacia la ciudad de Guatire. En un camino secundario, dijo Daquin, lo golpearon con pistolas, le metieron un arma en la boca y le sacaron varios dientes, que aún le faltan.

“¿Por qué traicionas a la revolución?”, preguntó uno.

Le exigieron 100.000 dólares por su liberación, dijo Daquin.

Daquin, quien dice que había estado ahorrando durante años para comprar una propiedad, fue a su casa, sacó dinero de una caja fuerte y se lo entregó a los hombres. Esa noche, reservó un vuelo para él, su esposa y sus tres hijos a Estados Unidos, donde ha vivido desde entonces, trabajando como asesor de seguridad de la información.

Su hermano, Guy, que también vive en Estados Unidos, confirmó la narración de Daquin.

La documentación revisada por Reuters corrobora su papel en el Ministerio, y personas familiarizadas con el trabajo de Daquin confirmaron su participación en el proyecto del carnet.

Después de que Daquin huyó, el contrato con Cuba no llegó a ninguna parte, según otro exasesor.

En marzo de 2013, Chávez murió. Maduro, su heredero como candidato del Partido Socialista, fue elegido presidente al mes siguiente. El prolongado desplome petrolero arrastró a Venezuela a la recesión.

“AVERIGUAREMOS”

Con el aumento de la pobreza y el hambre, el gobierno lanzó en 2016 un programa para distribuir paquetes de alimentos subsidiados. Contrató a Soltein SA de CV, una compañía con sede en México, para diseñar una plataforma en línea para rastrear los paquetes, según los documentos revisados por Reuters.

La plataforma fue el comienzo de la base de datos que ahora se usa para el sistema del carnet de la patria.

Los directores de Soltein, según los perfiles de LinkedIn, son en su mayoría exempleados estatales cubanos.

Una persona que contestó un teléfono registrado a nombre de Soltein negó que la empresa trabajara en el sistema de la patria. Una mujer en la dirección registrada de la compañía en la ciudad turística de Cancún dijo a Reuters que nunca había oído hablar de Soltein.

El sistema funcionó. Un 90 por ciento de los residentes del país recibe hoy los paquetes de alimentos, según un estudio publicado en febrero por la Universidad Católica Andrés Bello y otras dos universidades.

Ya más satisfecho con su capacidad de rastrear las entregas, el gobierno buscó saber más sobre los beneficiarios, de acuerdo con personas involucradas en el proyecto. Así que volvió a ZTE.

La empresa china, que está en Venezuela desde hace aproximadamente una década, tiene más de 100 empleados que trabajan en dos pisos de un rascacielos de Caracas. Primero trabajó con CANTV, la compañía de telecomunicaciones, para habilitar la programación de televisión en línea.

Como muchas empresas estatales en Venezuela, CANTV está sedienta de inversiones.

ZTE se convirtió en un socio clave, asumiendo muchos proyectos que alguna vez hubieran sido responsabilidad de CANTV, dijeron personas familiarizadas con ambas compañías.

La compañía china está ayudando hoy al gobierno de Venezuela a construir seis centros de respuesta a emergencias que monitorizan las principales ciudades del país, según un comunicado de prensa de 2015.

En 2016, ZTE comenzó a centralizar para el gobierno la vigilancia por video de todo el país, dijeron empleados actuales y anteriores.

En su empuje final por los carnets de la patria, el gobierno ya no consideraba la tecnología RFID, según personas familiarizadas con el esfuerzo. La tecnología de rastreo era demasiado costosa.

En cambio, le pidió a ZTE que lo ayudara con los códigos QR, los cuadros en blanco y negro que los usuarios de teléfonos inteligentes pueden escanear para dirigirse a sitios web.

ZTE desarrolló los códigos, a un costo de menos de 3 dólares por cuenta, y el gobierno imprimió las tarjetas, vinculándolas a la base de datos de Soltein, dijeron esas fuentes.

En una llamada telefónica con Reuters en septiembre, Su, el jefe de negocios de ZTE en Venezuela, confirmó el acuerdo de la compañía con CANTV. Se negó a responder otras preguntas.

Maduro presentó las tarjetas en diciembre de 2016. En un discurso televisado, sostuvo una, agradeció a China por prestar un apoyo que no especificó y dijo que “todo el mundo debe carnetizarse”.

El sistema de identificación, que aún se ejecuta en la plataforma Soltein, todavía no se había migrado a los servidores ZTE.

El desastre pronto golpeó. En mayo de 2017, los hackers irrumpieron en la base de datos del sistema del carnet.

El ataque fue llevado a cabo por activistas anónimos anti Maduro conocidos como TeamHDP.

El líder del grupo, en una cuenta en Twitter bajo el nombre @YoSoyJustincito, escribió que el pirateo fue “sumamente sencillo” y estaba motivado por la misión del TeamHDP de exponer los secretos de Maduro.

El hacker, que habló con Reuters por mensajes de texto, se negó a ser identificado y dijo que ya no está en Venezuela. Un administrador de CANTV que luego ayudó a migrar la base de datos a los servidores ZTE confirmó los detalles de la violación.

Durante el hackeo, TeamHDP tomó capturas de pantalla de los datos de los usuarios y eliminó las cuentas de los funcionarios del gobierno, incluido Maduro. Más tarde, el presidente apareció en la televisión escaneando su tarjeta y recibiendo un mensaje de error: “La persona no existe”.

Las capturas de pantalla de la información de varias cuentas de tarjetas, compartidas por TeamHDP con Reuters, incluían números de teléfono, correos electrónicos, domicilios, participación en eventos del Partido Socialista e, incluso, si una persona tiene una mascota.

Las personas familiarizadas con la base de datos dijeron que las capturas de pantalla parecen auténticas.

Poco después del hackeo, Maduro firmó un contrato de 70 millones de dólares con CANTV y un banco estatal para proyectos de “seguridad nacional”. Eso incluyó el desarrollo de una “base de datos centralizada de la patria” y una aplicación móvil para procesar los pagos asociados con la tarjeta, como la compra de la caja de alimentos que entrega el gobierno a precio de descuento.

“Es un chantaje. Los venezolanos que tienen el carnet de la patria tienen más derechos que los que no lo tienen”

Héctor Navarro, uno de los fundadores del Partido Socialista Unido de Venezuela y exministro

“La seguridad integral de la nación (…) pretende ser vulnerada por factores apátridas y antiimperialistas”, dice el contrato, que sostiene que una parte no revelada del dinero provendría del Fondo Conjunto de China y Venezuela, un programa de financiamiento bilateral.

Un contrato relacionado, también revisado por Reuters, asigna la base de datos y los proyectos de aplicaciones de pago a ZTE. El documento no revela cuánto de los 70 millones de dólares se destinarían a la empresa china.

ZTE declinó comentar sobre los detalles financieros de su negocio en el país petrolero. Ni el gobierno venezolano ni el chino respondieron a preguntas de Reuters sobre los contratos.

En julio de 2017, Soltein transfirió la propiedad de los datos del sistema de la patria a CANTV, según muestran los documentos del proyecto.

Un equipo de una docena de desarrolladores de ZTE comenzó a reforzar la capacidad y la seguridad de la base de datos, dijeron los empleados actuales y anteriores de CANTV.

Entre otras medidas, ZTE instaló unidades de almacenamiento de datos construidas por Dell Technologies Inc., con sede en los Estados Unidos, según un documento de ZTE. La portavoz de Dell, Lauren Lee, dijo que ZTE es un cliente en China, pero que la empresa no vende equipos a ZTE en Venezuela.

Agregó que Dell revisó sus transacciones en Venezuela y que tampoco tenía conocimiento de ninguna venta a CANTV.

“Dell se compromete a cumplir con todas las leyes aplicables donde hacemos negocios”, dijo Lee en un correo electrónico. “Esperamos que nuestros clientes, socios y proveedores sigan estas mismas leyes”.

En mayo, Venezuela celebró elecciones que fueron desacreditadas por gobiernos extranjeros después de que las autoridades electorales venezolanas inhabilitaran a varios partidos de oposición.

Antes de la jornada electoral, los funcionarios del partido gobernante instaron a los votantes a estar “agradecidos” por la generosidad del gobierno a través de los carnet de la patria.

Instalaron quioscos llamados “puntos rojos” cerca de los centros de votación, donde los votantes podían escanear sus tarjetas y registrarse. El mismo Maduro prometió un “premio de la patria” para quien votara.

Los que escanearon sus tarjetas más tarde recibieron un mensaje de texto agradeciéndoles por apoyar a Maduro, según varios titulares de tarjetas y un mensaje de texto revisado por Reuters.

Los premios para votar, sin embargo, nunca fueron emitidos, dijeron los dueños de las tarjetas y personas familiarizadas con el sistema.Los empleados actuales y anteriores de CANTV dicen que la base de datos registra si votó una persona, pero no cómo.

Sin embargo, a algunos votantes se les hizo creer que el gobierno lo sabría.

Una organizadora de un comité de distribución de alimentos en la ciudad de Barinas, en el oeste del país, aseguró que empleados del gobierno le pidieron a ella y a sus colegas que les dijeran a los beneficiarios de las cajas con comida que podían saber cómo votaron.

“Nosotros nos vamos a enterar si va a votar o no por el gobierno”, recordó la mujer haberles dicho.

Los trabajadores del Estado dicen que son un blanco. Una presentación interna de CANTV del año pasado dijo que el sistema puede transmitir información de la base de datos a los ministerios para ayudar a “generar estadísticas y tomar decisiones”.

Después de la votación, oficinas gubernamentales, como el estatal Banco Bicentenario, enviaron listas a CANTV con nombres de empleados estatales para determinar si habían votado, según un gerente que ayudó a configurar los servidores.

El Banco Bicentenario no respondió a un pedido de comentarios.

Ahora que los datos personales están tan disponibles, algunos ciudadanos temen perder más que sus empleos, dijo Mariela Magallanes, una legisladora de la oposición que encabezó una comisión para investigar los carnet de la patria.

“El gobierno sabe exactamente quién es más vulnerable a la presión”, dijo.

Declaración del Bloque Constitucional sobre el 10 de Enero 2019 – 12 de Noviembre 2018

COMUNICADO

1.- Que, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 231 de la Constitución, el próximo 10 de enero de 2019, debe darse inicio a un nuevo período constitucional, con la toma de posesión del cargo de Presidente de la República por parte del candidato que hubiere resultado triunfador en una elección presidencial libre, justa y competitiva.

2.- Que, en Venezuela no se ha celebrado ninguna elección libre, justa y competitiva para Presidente de la República, pués el proceso “electoral” del pasado 20 de mayo, en el que supuestamente resultó electo Nicolás Maduro, es constitucionalmente ilegítimo no sólo por haber sido inconstitucionalmente adelantado, sino fraudulentamente ordenado por una entidad manifiestamente espuria, como es la Asamblea Nacional Constituyente, instalada por la sólo voluntad de Nicolás Maduro;

3.- Al margen de la incostitucionalidad señalada, dicho proceso se realizó con absoluto menoscabo del principio de integridad electoral, al haber estado plagado de irregularidades en todas y cada una de sus fases;

4.- El seudo proceso electoral está afectado de ilegitimidad popular (INTERNA), al haber sido impugnado transversalmente por toda la Venezuela democrática, por violación al principio jurídico de supremacía constitucional y fraude al principio político de soberanía popular. Así lo determinó la Asamblea Nacional, mediante “Acuerdo de Desconocimiento de la Farsa Electoral del 20M”, de fecha 22 de mayo de 2018; los partidos políticos comprometidos con la Constitución y la democracia; las Academias; este Bloque Constitucional de Venezuela; las Universidades; los gremios; la Conferencia Episcopal Venezolana, entre otras organizaciones libres y autónomas del país;

5.- A su vez, el precitado pseudo proceso electoral está afectando la ilegitimidad internacional (EXTERNA), dado que las mayoritarias expresiones de la comunidad internacional han señalado, clara e inequívocamente, que por su incompatibilidad con un proceso electoral libre, justo y competitivo, no reconocen sus resultados, entre ellos el Grupo de Lima el 21 de mayo de 2018; la OEA, según Resolución de fecha 5 de junio de 2018; Comunicado del G7 (Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, Reino Unido, y Estados Unidos) y la Unión Europea mediante comunicado conjunto de fecha 23 de mayo de 2018, entre otros países e instancias multilaterales;

6.- Al margen de la ilegitimidad interna de la referida farsa electoral, el sedicente candidato Nicolás Maduro ya estaba incurso en usurpación del cargo de Presidente de la República y en situación de ilegibilidad constitucional genérica, amplia y permanente, derivada de: 1) Las dudas razonables no disipadas en relación a su doble nacionalidad; 2) La inhabilitación Constitucional al haber sido formalmente declarada su falta absoluta por la Asamblea Nacional dado el abandono del cargo en que incurrió, según consta en el “Acuerdo sobre el Abandono de las Funciones Constitucionales de la presidencia de la República en que ha incurrido Nicolás Maduro Moros” de fecha 9 de enero de 2017; y por último no menos grave, 3) La inhabilitación Sobrevenida por efecto de la sentencia condenatoria del Tribunal Supremo de Justicia de fecha 16 de agosto de 2018 la cual lo condenó a pena de presidio por la comisión de los delitos de corrupción y legitimación de capitales. Circunstancias éstas que lo inhabilitaron para ejercer la presidencia de la República, y por consiguiente para postularse a procesos (legítimos) de elección presidencial.

El BLOQUE CONSTITUCIONAL DE VENEZUELA DECLARA:

PRIMERO: Que el próximo 10 de enero de 2019, oportunidad en que se inicia un nuevo período constitucional la Nación no dispone de una persona electa para tomar posesión de tal cargo, ya que hasta la presente fecha no se han realizado las elecciones para Presidente de la República en los términos establecidos en la Constitución de la República;

SEGUNDO: Que la comunidad internacional debe estar atenta ante el eventual arrebato y consumación de un nuevo acto de usurpación del cargo de Presidente de la República de Venezuela, por parte de Nicolás Maduro el próximo 10 de enero de 2019; y condenar, de la manera más enérgica posible, tal hecho, en los términos establecidos en el derecho internacional para situaciones ilegítimas como éstas;

TERCERO: Que, al no haberse celebrado ninguna elección libre, justa y competitiva para Presidente de la República ninguna “jugada” de la seudo Asamblea Nacional Constituyente podrá resolver qué hacer el 10 de enero de 2019, fecha de inicio de un nuevo período constitucional para que asuma un presidente electo, al estar dicha ANC desconocida nacional e internacionalmente;

CUARTO: Que la Asamblea Nacional ante la proximidad del 10 de enero de 2019 y la eventual materialización de un nuevo acto de usurpación, por parte de Nicolás Maduro, de conformidad con los términos del “Acuerdo de Desconocimiento de la Farsa Electoral del 20M”, de fecha 22 de mayo de 2018; no sólo condene enfáticamente esta nueva usurpación sino que adicionalmente tome las medidas que constitucionalmente hubiera lugar;

QUINTO: Que, todos los venezolanos, civiles y militares han de estar unidos y permanecer firmes y comprometidos con los pronunciamientos nacionales, especialmente de nuestra Asamblea Nacional, y de los organismos internacionales, así como de los mandatos constitucionales que obligan al mantenimiento del orden público constitucional; y,

SEXTO: Que, las instituciones fundamentales de la República han de tener en cuenta, debidamente, el momento histórico que vive nuestra Nación, claramente reflejado en las pérdidas de vidas producto de la violencia, la incapacidad de la población para adquirir alimentos, salud, servicios públicos y los millones de venezolanos que se han visto obligados a abandonar el país, para que actúen conforme a su deber democrático y constitucional, de asegurar la paz, la defensa y preservación de la República Democrática.

En Caracas, a los doce (12) días del mes de noviembre de 2018.-

Coordinación Nacional: Cecilia Sosa Gómez, Blanca Rosa Mármol, Román Duque Corredor, Jorge Rosell Senhen, Alberto Arteaga Sánchez, Rubén Pérez Silva, Pedro Rondón H. y René Molina Galicia.

Coordinación Ejecutiva: Perkins Rocha. Profesores: Aníbal Rueda, María Concepción Mulino, Julio Elías Mayaudón, Ramón Escovar León, Carlos Ayala Corao, Rafael Badell Madrid, Juan Carlos Apitz, Ana María Ruggeri, Luis Beltrán Guerra, Salvador Yanuzzi, Alvaro Badell Madrid, Rodrigo Rivera Morales, Alejandro Canónico, Franklin Hoet, Gustavo Linares Benzo, Nelly del Valle Mata, José Francisco Comte, Marcos Solis Saldivia, Mariana León Mármol, Flor Zambrano, Rafael Chavero, Eustoquio Martínez, Carlos Camero, Alejandro González Valenzuela, María Luisa Acuña, Gustavo Tarre Briceño, María Amparo Grau Togores, Gonzalo Pérez Salazar, Iván Pérez Rueda y Moisés Troconis Villareal.

Federación de Colegios de Abogados de Venezuela: Marlene Robles, (Presidenta), Norma Delgado Aceituno, Clara Inés Valecillo; Jesús Vergara Peña y José Luis Machado. Presidentes de Colegios de Abogados de Venezuela: Lourdes Vallenilla (Amazonas), Luis Beltrán Calderón Mejías (Anzoátegui), Rosalino Medina (Aragua), RoldanTorres (Apure), Rombet Camperos (Barinas), Nelson Riedi (Carabobo), Roberto Andery (Cojedes), Omer Figueredo (Delta Amacuro), Yvett Lugo (Distrito Capital), Wilme Pereira (Falcón), Mary de Muguesa (Guárico), José Luis Machado (Lara), Eliseo Moreno (Mérida), Letty Piedrahita (Miranda), Jesús Ramos (Monagas), Pedro Arévalo (Nueva Esparta), Zoila Calderón (Portuguesa), Orlando Velásquez (Sucre), Mario Torres (Zulia). Bloque Constitucional. Capítulo España. Coordinador Carlos Sarmiento Sosa.

Alí Rodríguez Araque, te agradezco y te acuso por Eddie Ramirez – RunRunes – 13 de Noviembre 2018

e1468-captura2bde2bpantalla2b2018-09-012ba2bla2528s25292b12-10-042bp-2bm

Alí, antes de que te vayas al otro plano, al que varias veces te han mandado las redes sociales, o que también me vaya, que es lo único seguro que tenemos, quiero expresarte mi agradecimiento personal y, al mismo tiempo, mi acusación como venezolano.

Fuiste guerrillero durante años. Dicen que Fausto era perverso y rencoroso. La democracia que combatiste con las armas y el terror te perdonó y permitió tu elección al Congreso Nacional. Tuviste libertad para discutir y legislar, sin que una Constituyente anulara tu gestión, sin riesgo de que allanaran tu inmunidad, ni que los medios te silenciaran.

Con Chávez lograste ser Ministro de Energía y Minas y, poco después, representante de Venezuela ante la OPEP. Tuve la esperanza de que las brisas del Danubio hubiesen disipado tus ideas decimonónicas. A raíz de los sucesos de abril del 2002, asumiste la presidencia de Pdvsa. Declaré y escribí que eras la mejor carta del Gobierno para esa posición. Vendiste la imagen de hombre serio y en las reuniones parecía que ibas a manejar a la empresa como un negocio al servicio del país.

Se impusieron las brisas de Sierra Maestra. No eres un hombre serio, sino uno que nunca ríe, pero lo grave es que pronto permitiste que Pdvsa fuese utilizada para realizar proselitismo político. Me mandaste a amonestar porque dí unas declaraciones sobre petróleo, la cual acepté porque realmente no me correspondía e incluso en una video conferencia interna reconocí mi falta. Me jubilé el 31 de octubre del 2002, aspirando que hubieses dejado de ser Fausto para convertirte en un gerente.

Estando jubilado estalló el paro cívico nacional del 2 de diciembre del 2002, convocado por todos los partidos políticos de oposición, la CTV y Fedecámaras, al cual se sumaron miles de trabajadores petroleros por decisión individual. Después de haber participado activamente en el paro petrolero de abril 2002, consideré que, a pesar de no estar en la empresa,no podía pasar agachado, por lo que dí declaraciones y escribí a favor del paro. Como consecuencia me “despediste por faltar al trabajo”a fines de abril del 2003, es decir después de seis meses de no ser trabajador activo.

Alí Rodríguez Araque, te estoy eternamente agradecido por ese despido. Te cuento que como presidente de la Junta Directiva y Director-Gerente de Palmaven, filial de Pdvsa, tuve oportunidad de interactuar con otros directivos de la Casa Matriz y filiales, excelentes profesionales y la mayoría de una gran calidad humana, tales como Juan Chacín, Claus Graff, Gustavo Inciarte, Nelson Vásquez y Carlos Castillo, para citar solo algunos que ya no nos acompañan. Es decir que solo tenía oportunidad de relacionarme con un grupo reducido de ejecutivos petroleros.

Gracias a tí se me abrió un universo de gente maravillosa. Alí, no te imaginas lo que me he beneficiado al conocer obreros, secretarias, técnicos, profesionales y gerentes que demostraron principios y valores y por ellos lo arriesgaron todo. Algunos fallecieron por falta de asistencia médica. Muchos han tenido dificultades económicas, pero ninguno ha cedido. Gente del Petróleo sigue presente y comprometida, no solo asistiendo a protestas, asambleas de ciudadanos, reuniones con partidos políticos, elaborando propuestas para la recuperación de la industria petrolera cuando finalice la dictadura, y varios escriben en los medios de comunicación.

Alí, a título personal debo agradecerte porque al despedirme me diste la más satisfactoria oportunidad de mi vida, pero como ciudadano venezolano te acuso de la destrucción de Pdvsa y filiales. Solo un fanático como tú pudo despedir a casi 23.000 trabajadores calificados, 67% de la nómina ejecutiva gerencial , 67% de la nómina mayor (profesional, técnico y supervisorio) , 29% de la nómina menor (operadores, artesanos, secretarias) y 27% de la nómina diaria (operadores y mantenedores). Ese despido masivo fue porque, al igual que el nefasto teniente coronel, necesitabas “tomar esa colina que era Pdvsa” para ponerla al servicio de tu llamada “revolución”.

Alí no solo cometiste un genocidio laboral, sino que nombraste en cargos importantes a activistas políticos. Tus pecados no terminan allí. Acabaste con la Orimulsión aceptando la recomendación de tu amigo Mommer, por cierto acusado de corrupción. Esto lo dice incluso alguien como Al Shereidah, estudioso del tema petrolero y crítico de la Pdvsa meritocrática. Dejaste en tu lugar al inepto y también acusado de corrupción, el rojo-rojito Rafael Ramírez, a quien protegiste y después abandonaste. Fuiste ministro de Relaciones Exteriores, de Finanzas y de Energía Eléctrica. Los resultados están a la vista.

Pasas tus últimos años como embajador en Cuba. No te importa estar rodeado de la miseria del pueblo, porque disfrutas de los privilegios diplomáticos. Alí, aparta de tu mente ese “mar de la felicidad” y reflexiona sobre tu obra: la Pdvsa roja produce solo un poco más de un millón de barriles diarios de crudo, tres veces menos que la Pdvsa meritocrática, las refinerías están en el suelo, importa petróleo , gasolina y diesel, hay escasez de gas de bombona, de combustibles líquidos y de aceites minerales, la deuda es inmensa y la corrupción alcanzó nivel estratosférico.

Fausto, la historia te recordará como perverso y destructor.

Como (había) en botica: La muerte de Modesto Díaz en el Sebin por falta de atención médica es otro asesinato del régimen ¡No más asesinatos, torturas, presos, ni exiliados!

El bombeo de crudo sigue a la baja en Venezuela por Alberto Toro Vielma – Venepress – 13 de Noviembre 2018

El nivel de producción es casi un 39 % menor que el promedio de 2017

El bombeo de crudo sigue a la baja en Venezuela

La extracción de petróleo en Venezuela mantuvo el pasado octubre su tendencia a la baja y se situó en 1,17 millones de barriles diarios, un 3,3 % menos que el mes anterior, informó hoy en Viena la OPEP.

Ese nivel de producción es casi un 39 % menor que el promedio de 2017, según los datos recogidos en el informe mensual sobre el mercado publicado por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), de la que Venezuela es miembro.

La OPEP atribuye esas cifras a “fuentes secundarias”, es decir, estimaciones de diversos institutos independientes.

El ritmo de bombeo en Venezuela lleva a la baja desde 2015 y la producción actual es la menor en tres décadas, con la excepción del radical desplome en 2002 y 2003, cuando una huelga en la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa) hundió las extracciones por debajo de los 100.000 barriles diarios durante varios meses.

El informe no incluye los datos oficiales de las autoridades venezolanas sobre producción en octubre.

Las últimas cifras oficiales disponibles son los 1,434 millones de barriles diarios que Caracas comunicó para el mes de septiembre, 200.000 más de los que las fuentes secundarias calcularon para ese mes.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, dijo el pasado septiembre que la producción petrolera se duplicará en un año con el plan de recuperación que se ha implementado la empresa estatal Pdvsa, y aseguró que en ese tiempo se deben cumplir metas, entre ellas, proveer “un millón de barriles para China”.

What’s happening in Venezuela by Center for Strategic and International Studies CSIS – Noviembre 2018

Capriles: la muerte de un héroe (y el nacimiento de un fracasado) por  Orlando Avendaño – Panampost – 14 de Noviembre 2018

Henrique Capriles, otrora héroe, líder e inspirador de la sociedad, se convirtió en un fracasado. En un marginado del cuadrilátero

Henrique Capriles inspiró a toda una sociedad. (Wikimedia)

Mi familia lloraba. Yo confiaba demasiado. Le dije a mi madre: “Tranquila, él sabe qué hacer”. Acababan de anunciar en televisión los resultados de las elecciones presidenciales de abril de 2013. Nadie le creía a la presidente del Consejo Nacional Electoral, Tibisay Lucena, que acababa de brindarle el triunfo a Nicolás Maduro.

Sabíamos que el verdadero ganador había sido Henrique Capriles. Por primera vez, sin pruebas, teníamos la certeza. Le habían robado las elecciones. Confiábamos en que aquello sería un punto de inflexión cuya consecuencia ineludible sería la libertad. Porque Capriles pelearía. Porque Capriles respondería a quienes depositaron en él las esperanzas. A quienes le dieron su voto para que fuera presidente.

Existía ese convencimiento, casi infalible, de que el líder propondría la ruta adecuada, porque Capriles se había convertido en eso: «Un líder». También en un «héroe» para muchos. El único que en años parecía contar con los atributos que lo elevaban a la altura del desafío. De la frágil tesitura. A la altura de Hugo Chávez —y, entonces, por encima de su sombrío y tardo delfín, Nicolás Maduro—.

Henrique Capriles había sido diputado, el presidente más joven de la entonces Cámara de Diputados (1999), dos veces alcalde de Baruta y dos veces gobernador del estado Miranda —uno de los más importantes del país—. Era popular. Era querido y admirado. Nadie en ese entonces notaba que el político acudía a terribles y peligrosas tácticas, como la degradación del lenguaje, gestos populistas y coqueteo con el mismo socialismo chavista. Todos andaban embelesados —¡todos andábamos!—. Embobados con su chabacanería y su aparente coraje.

Entre otros dirigentes —muchos de los cuales gozan hoy, sin duda, de mayor popularidad— Henrique Capriles se alzó para ser quien rete al impávido —y casi omnipotente— Hugo Chávez. Ni María Corina Machado, ni Diego Arria ni el otrora fenómeno, Leopoldo López, pudieron contra él en las primarias de la Mesa de la Unidad de febrero de 2012.

Recorrió el país en una campaña esbozada para enamorar. «El flaco» despertaba casi la misma adoración que el gran populista rojo. Los mítines eran una locura. Gente eufórica. Lloraba y cantaba. Sentían vívidamente el eslogan de la campaña: “¡Hay un camino!”. Y todos querían abordar «el autobús del progreso».

“¡Se ve, se siente, Capriles presidente!”.

“¡Hay un camino! ¡Hay más esperanza! ¡Hay una voz en el pecho que ahora quiere gritar! ¡Con Capriles Radonski, pa’ lante es pa’ lla!”.

“¡Está aclarando la mañana en Venezuela! ¡Despierta el pueblo que ama la vida y la paz!”.

Era imposible no emocionarse. Que la alegría y el optimismo no se contagiara. Que alguno no portara el pavoso tricolor, en la muñeca o en el cuello. O que alguno no agitara la bandera o vistiera la gorra de siete estrellas.

Pero perdió contra Chávez. Y lo reconoció. Y entonces la vida, siempre tan tierna y dadivosa, nos dio a todos otra oportunidad con la muerte del commander. Y una oportunidad extraordinaria, porque ahora Capriles debía enfrentar a un subnormal, híbrido perverso entre Jim Carrey y Jeff Daniels en Dumb and dumber. Un reto aparentemente fácil y en un período de tiempo que le favorecía enormemente.

Henrique Capriles demostró, nuevamente, gallardía y entereza para andar por el país. Incansable, extendió su inhumana campaña. Y aumentó la intensidad. Porque debía evitar la derrota, bochornosa en ese inmejorable contexto.

En el momento cumbre todos andábamos embriagados por el «fenómeno Capriles». Aunque perdimos, aunque nos robaron, aunque esgrimieron su cinismo, nadie decayó. De pie, firme, toda una sociedad se mantuvo a la expectativa. Lista al llamado de la trompeta. Presta para las indicaciones de su líder. Para oír y acatar.

Pero cuando escuchamos las órdenes lamenté haberle dicho a mi madre: “Tranquila, él sabe qué hacer”. Y de allí en adelante lamenté haber tratado de tranquilizar a alguien, alguna vez en mi vida, diciéndole que Henrique Capriles sabía qué hacer. Que era un estadista. Que él sabría responder. Que él triunfaría. Que él se impondría.

Aquello fue un golpe que nos despertó del embrujo. Que permitió a la sociedad darse cuenta de los gestos vulgares, de lo poco alturado de su discurso, de sus intentos de degradar la política; de su desconocimiento del talante y la naturaleza de su enemigo; de su lejanía de lo urgente, de la realidad. Y en medio de esa crucial tesitura murió un héroe.

Luego, artífice de otros desengaños. Responsable de diálogos, de la insistencia en la ruta electoral, de la banalización del carácter totalitario del régimen y, ahora, del apartheid político.

Capriles perdió en 2012. Luego perdió en 2013. Luego en su intento de desmontar el fraude, de imponer el referendo revocatorio, de que lo crean coherente —o no desequilibrado, al menos—, de mantener reuniones aborrecidas. Sus ideas, absurdas y simplonas, no se venden más. Y entonces Henrique Capriles, otrora héroe, líder e inspirador de la sociedad, se convirtió en un fracasado. En un marginado del cuadrilátero. Apenas comentarista, con espasmos cada cierto tiempo. Pataletas y reproches infantiles del que pide a gritos que le regresen sus glorias. Que vuelva a ser relevante.

La última rabieta fue la de este 13 de noviembre: odas a las cajas CLAP, ese repulsivo sistema de control totalitario del régimen de Nicolás Maduro; desprecio por los venezolanos (“Si usted sale a la calle y pregunta sobre Zapatero, ¿sabe qué le va a responder la mayoría de los venezolanos? Que ese es el señor que arregla los zapatos, unos zapatos que los venezolanos no tienen para comprar”); insistencia con la irrealizable ruta electoral; y, por último, la exposición del mayor rencor, de la tirria y el resentimiento contra la disidencia. La evidencia de que Henrique Capriles no perdona que ya no sea relevante.

“Dentro de la oposición existe una pequeña secta extremista (…) Hay un extremo metido en las redes sociales que no ayuda (…) Es una secta que quiere imponerse (…) Aquí lo vamos a combatir, porque no se trata de que este país cambie una dictadura roja por otro color. Queremos vivir en democracia. Rescatarla (…) A esa secta la vamos a combatir, porque los que estamos en el centro combatimos a los extremos”, dijo en su programa semanal, que transmite en streaming.

“Esta secta se cree una supremacía blanca”, sentenció.

Uno podría especular: Henrique Capriles se refiere a quienes no comparten su visión infantil de la tragedia venezolana. Por lo tanto, los llama “secta extremista”. Y así, los criminaliza. Ahí sí abre las fauces, enseña los colmillos y asoma las garras. Pero no venderá el libreto de corajudo. No lo es.

El más bien monaguillo de la “oposición”, figura idónea para la autoayuda barata, no asusta. Dueño de los statements vacíos y abarrotados de lugares comunes, se cuadra ahora; se planta, aprieta los puños y yergue el cuello. Pero no lo hace contra la dictadura, los narcotraficantes del régimen, el Ejército de Liberación Nacional y contra todo lo que él ha trivializado. En cambio, se endereza contra la oposición verdadera, que hoy destaca y se alza sobre los cadáveres de los héroes muertos como él. Esos que alguna vez inspiraron y terminaron convirtiéndose en fracasados.

Hyperinflation, Political Change in Venezuela by TalCual – Latam Herald Tribune – 14 de Noviembre 2018  

Venezuela is together with Zimbabwe the only two nations with hyperinflation in this century. And the country can set new records despite a forecast by the IMF of hyperinflation exceeding 1 million percent. Specialists have pointed out that according to experience abating hyperinflation represents a change in policies from those who rule the country, or a change in governments

All forecasts for 2019 are truly alarming. Hyperinflation already completed its first year. According to International Monetary Fund (IMF) forecasts, annual inflation may exceed 1 million percent. In this way, Venezuela would easily exceed the highest inflation known so far in Latin America (Bolivia) in the last century. It would be placed in the rankings of a few countries with hyperinflation throughout the year.

We are, together with Zimbabwe, the only nations that have got to know these processes in this century. The country can set new records. We heard local economist Asdrúbal Oliveros pointing out two original features of hyperinflation in Venezuela: it is the only oil-producing country where this situation has been produced and also the only where it has coexisted with cash shortages.

Local economist, university professor and former Minister Rodrigo Cabezas has stressed in several forums and interviews that the policy of the government lacks a coherent plan to combat inflation. While it is true that initially with the announcements of President Nicolás Maduro had emerged favorable expectations in some sectors, as reflected in a survey conducted by the Catholic University Andrés Bello, those expectations were dashed a few days later when the increase of the minimum salary became nothing with the massive increase in prices on a daily basis.

Jesus Faría, and economist and member of the Constituent Assembly, recognizes that the Government has not been able to cope with the “hyperinflationary scourge” and that it will be able to do so thanks to an increase in oil production when it is widely known that the very serious situation in the oil industry is the result of the ongoing mismanagement and corruption there.

The United Nations Food and Agriculture Organization (FAO) said in a recent report that our country has registered the largest increase in hunger and malnutrition between 2016 and 2018. That report draws particular attention because, a few years ago, that organization had praised Venezuela for its alleged performance in that area.

Specialists have pointed out that according to experience abating hyperinflation represents a change in policies from those who rule the country, or a change in governments, with the rare exception of Zimbabwe which attempted to overcome it by allowing the use of various foreign currencies.

Despite rumors circulating on the Government’s intention to bring forward a comprehensive economic plan whose priority objective would be to tackle the main problem of the economy, we have serious doubts about that purpose because of the dogmas and concepts that members of Venezuela’s ruling elite are prisoners of.

Various spokespersons of the democratic opposition have announced a few days ago that they would be holding a series of meetings in order to move in the right direction, however it is required to have a sense of urgency in line with the needs. For its part, Frente Amplio (Broad Front), a coalition of opposition political parties and civil society, has been developing a series of extremely important initiatives, among them the holding of regional congresses which will culminate with the celebration of the national event later this month.

All these activities are necessary and important, but the reconstitution of a political leadership to assume the leadership of the democratic opposition makes an urgent priority. This seems so simple to achieve, but it has been impossible until now. Inexplicably.

Parlamento declara ilegal Presidencia de Maduro desde 2019 y pide elecciones – Panampost – 13 de Noviembre 2018

La Asamblea Nacional venezolana, de mayoría opositora, declaró como inconstitucional que Nicolás Maduro, siga ejerciendo la presidencia a partir del 10 de enero de 2019, cuando le correspondería iniciar el nuevo período, y pidió elecciones generales con condiciones democráticas

El Parlamento señala que procurarán “junto a la comunidad internacional” una “solución política que conlleve” a “condiciones electorales democráticas, de modo que sean posibles unas elecciones generales” que sustituyan a Maduro en la presidencia. 

El Parlamento venezolano, de mayoría opositora, declaró como inconstitucional que el presidente, Nicolás Maduro, siga en su cargo a partir del 10 de enero de 2019, cuando le correspondería iniciar el nuevo período presidencial, y pidió elecciones generales con condiciones democráticas.

El Legislativo hizo esta declaración debido a que consideran como fraudulenta la elección del pasado mayo cuando la mayoría de los partidos políticos de oposición no participaron por, entre otros motivos, estar inhabilitados y en la que resultó reelegido Maduro.

El documento, que no contó con el voto de dos fracciones opositoras -18 diputados- por, en principio, no tener conocimiento previo del acuerdo, señala que procurarán “junto a la comunidad internacional” una “solución política que conlleve” a “condiciones electorales democráticas, de modo que sean posibles unas elecciones generales”.

Concretamente piden unos comicios en los que puedan participar libremente los inhabilitados y exiliados políticos y con un Consejo Electoral equilibrado, “en fecha y condiciones que garanticen el derecho a elegir de los venezolanos, bajo observación nacional e internacional calificada e independiente”.

Se solicita además la disolución de la “espuria” Asamblea Nacional Constituyente (ANC), un órgano constituido solo por oficialistas.

Se pide, asimismo, la restitución del Estado de derecho y de los poderes del Parlamento que fue despojado de sus competencias constitucionales, apenas fue electo, por un supuesto desacato al Supremo que ordenó la destitución de tres diputados indígenas por un “fraude” en su elección durante 2015.

Además, en este acuerdo se exige “la atención urgente” a las necesidades del país, así como la liberación de los presos políticos que cifran en 232 hasta el 4 de noviembre.

El Legislativo señala también que apela a la comunidad internacional para “mantener de manera efectiva y progresiva la presión legítima” sobre el Gobierno.

“Todo ello en procura de una solución a la crisis y la construcción de una transición democrática ordenada e inmediata, sin las cuales ninguno de los problemas que sufre Venezuela tendrá solución”, agrega el texto en el que se afirma que solo la “solución política” hará posible la construcción de un nuevo Gobierno.

La mayoría de las peticiones contenidas en este acuerdo son las mismas demandas que hizo la oposición hace un año cuando acudió a un proceso de diálogo con el Gobierno sin tener éxito.

Los 14 diputados que no avalaron este acuerdo consideran además que este documento es promovido por quienes creen en un diálogo como vía de solución a la crisis, una idea que no comparten, pues aseguran que en el Gobierno no se puede confiar.

Por su parte, la fracción de La Causa R -4 diputados- salvó su voto porque tampoco conocía en detalle el mismo, y señaló que mañana informaran su posición oficial sobre el acuerdo.

A %d blogueros les gusta esto: